Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice articulos publicados de la Academia Uruguaya de Historia Maritima y Fluvial

ASPECTOS COMERCIALES Y POLITICOS DEL APOSTADERO DE MONTEVIDEO

Publicado Por la Academia Uruguaya de Historia Maritima y Fluvial, 1997

Indice Prologo Politica Internacional en la Época El Sistema Geoestrategico Español El equlibrio naval
El Apostadero de Montevideo y las Islas Malvinas El Montevideo del Apostadero Aspectos comerciales y politicos del Apostadero. Montevideo visto desde el Mar Los Gobernadores y el Apostadero
Sus Comandantes Los Ingenieros de Marina Las operaciones Britanicas y Españolas en el Plata 1806-7 Las Batallas del Apostadero  

 Académico Ingeniero ADOLFO KUNSCH OELKERS      

INTRODUCCIÓN 

            La presencia del Apostadero de Montevideo coincide con los últimos 38 años de la dominación española en la orilla norte del Río de la Plata.  En ese breve período, Montevideo se transformó de ser una apacible ciudad provincial en 1776, a presentar un aspecto casi metropolitano, con privilegios propios frente a la Capital del Virreinato en 1810.

            Procuraremos estudiar la evolución de varios aspectos del comercio de esa ciudad en proceso de crecimiento y como influyeron en ella las disposiciones reales y algunos de los principales entornos históricos de la región.

            Al instituir el Apostadero en 1776, hacía apenas medio siglo que Zabala, Gobernador de Buenos Aires, ahuyentó a la expedición portuguesa de Freitas Da Fonseca y fundó, por su parte, el puesto de vigía del acceso al Río de la Plata primero y ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo después.

            Hacía también menos de treinta años que la Corona había declarado a ésta "Plaza de Armas y Gobierno Político y Militar", estableciendo algunas dependencias del Gobernador de Buenos Aires, pero también varias condiciones de dependencia directa del Rey, comenzando por el nombramiento del Gobernador.  Creemos que aquí nace esa naturaleza tan particular de los orientales que, en medio de dos países colosales, nos mantenemos en una posición mezcla de modestia y arrogancia que hasta hoy nos distingue.  

INSTITUCION DEL APOSTADERO. 

            Cómo era la ciudad de Montevideo en 1776, cuando el Rey Carlos III decidió asegurar sus posesiones del Atlántico Sur, y vigilar con cuidado la puerta al Pacífico que eran el estrecho de Magallanes y el paso de Drake?.

            Ya transitaba por allí un volumen comercial significativo que tenía sus principales componentes en la importación de negros de Africa y la exportación de cueros vacunos secos y salados.

            Ya se había establecido (1767) un sistema de correos entre Montevideo y La Coruña, en número de cuatro por año, con transporte de pasajeros y cargas.  Observemos aquí que ya apareció así una diferenciación con la capital Buenos aires, pues es de suponer que su condición de tal generaría el mayor volumen de correspondencia y pasajeros, y sin embargo los buques llegaban sólo hasta Montevideo, debiendo aquélla ir a buscarlos con un nuevo embarque.

            Evidentemente ya se habían hecho notar los inconvenientes que encontraban los buque oceánicos en la navegación por el Río de la Plata y en la falta de un fondeadero reparado en Buenos Aires, fondeadero éste que presentaba serias incomodidades para embarque y desembarque de pasajeros y cargas, así como para las reparaciones que aquellos buques de madera necesitaban después de una travesía larga.

            Qué tamaño tenía Montevideo en 1776?.  Isidoro De María nos transmite en su "Montevideo Antiguo" que en 1757 (comienzos de la Gobernación) la ciudad tenía 1660 almas y 170 casas, y en 1778 habían aumentado a 4270 personas y 920 casas.

En 1809 contaba con 7 a 8 mil habitantes.

            Qué fuentes de riqueza rodeaban a Montevideo?  Un comercio de esclavos provenientes de Africa y Brasil, que ingresaban a la ciudad y de ahí se distribuían al resto del continente sur, incluyendo Chile y Alto Perú.  Un territorio sin demasiadas escabrosidades, poblado por millones de cabezas de ganado vacuno silvestre, cuyos cueros eran apetecidos por una Europa que estaba entrando en la era industrial y necesitaba correas para transmitir la energía y movimiento que se generaban en la máquina de vapor.  Un sistema económico español colonial de rigidez muy estricta, que prescribía que las colonias sólo podían comerciar con España y en buques españoles, lo que planteaba posibilidades de comercio ilícito a base de contrabando, para abastecer de manufacturas europeas a los territorios que llegaban hasta el Perú.

            Lo anterior significa que el Apostadero se instaló en un puerto amplio y accesible, en cuya orilla se desarrollaba una ciudad acostumbrada a las tareas marítimas, tanto comerciales como de apoyo a las naves que allí arribaban.  Y a su vez el Apostadero significaba para la ciudad la permanencia de uno o más buques de guerra y el acantonamiento de cierta cantidad de tropas de marina para la defensa de la base y para embarcar en caso de una acción de guerra.  

INSTITUCIóN DEL VIRREINATO DEL RíO DE LA PLATA. 

            Apenas estaban los habitantes de Montevideo acostumbrándose a la existencia del Apostadero, cuando son sorprendidos por la noticia de que el Rey Carlos III ha elevado la región a la categoría de Virreinato y ha nombrado primer titular del mismo a Don Pedro de Ceballos, ya conocido en su cargo de Gobernador de Buenos Aires, ejecutivo, eficiente y probo.

            El nuevo Virrey zarpó de España a la cabeza de una enorme escuadra de 17 naves de guerra y 116 mercantes, con la misión de poner en orden las fronteras entre las posesiones de España y Portugal.  Ocupa la isla de Santa Catalina en febrero de 1777, prosigue hacia el sur, ocupa la Colonia del Sacramento en junio y manda demoler la ciudad hasta los cimientos.

            Cesando la actividad guerrera por haberse firmado el tratado de San Ildefonso, se instala en Buenos Aires el 15 de octubre de 1777, donde permanece por menos de un año.  En ese período, buscando desarrollar el comercio, dictó un auto declarando libre el comercio del Río de la Plata con la Península y las demás colonias, abriendo sus puertos a las naves mercantes españolas, puertos hasta entonces limitados a los navíos de registro.  Este auto, aprobado luego por la Corte, precedió al famoso "Reglamento del Comercio Libre" que la Metrópoli dictó para sus colonias en 12 de octubre de 1778, incluyendo allí sin restricciones los puertos de Buenos Aires y Montevideo.  También habilitó trece puertos de España para el comercio colonial. 

PERÍODO DESDE LA FIRMA DEL REGLAMENTO DE COMERCIO LIBRE (1778) HASTA LA INSTALACIÓN DEL CONSULADO DE BUENOS AIRES (1794). 

            Este período fue particularmente favorable al comercio de Montevideo.  Se siguió con el tráfico de negros provenientes de Africa y Brasil, y el embarque de cueros, tanto provenientes de la Banda Oriental como de Buenos Aires.  Esto último se concretaba con la traída en lanchas para ser cargados en Montevideo, en lo que nos volvemos a encontrar el escaso entusiasmo de los buques oceánicos por afrontar los aspectos negativos del Río de la Plata.

            Durante esta etapa el comercio de Montevideo se ve reforzado por la aparición de una industria que creció rápidamente al estar estrechamente vinculada a la producción de cueros y desde luego, a la existencia de una fabulosa cantidad de reses vacunas en el territorio que rodeaba a la ciudad puerto.  Nos referimos a la industria saladeril. 

            Para ilustrar el considerable aumento de la actividad económica de Montevideo veremos algunos ejemplos de la actividad portuaria.

-  Pivel Devoto menciona que el 5 de marzo de 1781 salió un convoy de veinticinco embarcaciones llevando 432.000 cueros registrados.  Separados del convoy salieron seis correos anuales, que son unas regulares fragatas, y otras embarcaciones sueltas.  Todas o las más llevaron cueros y era conocido que quedaba en la ciudad en almacenes, en pilas por los huecos y por la campaña cargamento para un par de convoyes como el que salió.

-  Bauzá indica: los estados oficiales de 1792 demuestran la importancia adquirida por el comercio uruguayo. Según ellos entraron en Montevideo ese año 67 embarcaciones conduciendo mercaderías por valor de 2:993.267 pesos, y salieron 69 con valores en plata y frutos del país que sumaban 4:750.094 pesos.

-  También dice Bauzá: en el año 1802 Montevideo comenzaba a desplegar buenos elementos de progreso.  Durante ese año entraron al puerto, procedentes de la Península y puertos extranjeros, 188 buques de alto bordo, siendo 151 españoles, y habían salido 166 buques siendo españoles 130. Las necesidades del transporte interno crecieron a tal punto que los movimientos de cabotaje estuvieron representados ese año por 648 entradas de los ríos y 640 que salieron para el mismo destino.

-  El Cap. Merino relata: Montevideo tenía en 1805, en plena guerra con Inglaterra, un movimiento anual de 116 entradas de buques de ultramar.  Discriminados por banderas dan idea del impulso de su tráfico: 47 españoles, 27 portugueses, 20 norteamericanos, 8 hamburgueses, 6 ingleses (apresados por corsarios), 4 porteños y 4 con matrículas de Prusia, Dinamarca, Chile y Perú.

-  Pivel Devoto expone  que el 27 de setiembre de 1806 el Comodoro Popham, bloqueando Montevideo, intimó a que salieran los buques neutrales surtos en el puerto.  Los mismos estaban distribuidos en la siguiente forma: 11 portugueses, 16 norteamericanos y 3 dinamarqueses.  Si agregamos a éstos las naves españolas, mercantes y de guerra, que probablemente fueran muchas más, tendremos idea de un puerto muy atareado.

-  Finalmente, las condiciones marítimas de mediados de 1814 eran las siguientes, aún después de tres años de sitio:

            - Merino: el número de sumacas, en 1814, dedicadas a la navegación fluvial era de 18, las escunas 19 y las balandras 62.

            - Merino: en el último año de la dominación española había en Montevideo 48 carpinteros de ribera y 62 calafates, número muy apreciable para la época.

            - Bosch: al capitular el Montevideo español, en su puerto cayeron en poder de Brown doce barcos realistas y un centenar de mercantes de todo tonelaje.  

INDUSTRIA SALADERIL 

            El iniciador de la actividad de conservación de carnes fue Don Francisco De Medina, hombre de empresa que también incursionó, aunque sin éxito, en la caza de ballenas.  Observó que al cuerear los vacunos se descartaba toda la carne, la que podía ser un excelente alimento a bajo precio.

            El procedimiento de conservación de la época consistía en salar la carne durante 40 a 50 días, después de lo cual se dejaba secar y se envasaba en toneles de madera.  Esta actividad provocaba la navegación a la Patagonia, adonde llegaban los barcos a cargar sal, y por supuesto la tonelería era otro oficio imprescindible al saladero.

            Don Francisco De Medina tenía el proyecto de producir grandes cantidades de tasajo para abastecer mediante contrato a toda la armada española.  Pero su muerte prematura canceló la actividad de su saladero del Colla.

            No obstante, el ejemplo dio fruto con otros importantes empresarios de la plaza, comenzando así una industria que estaba en plena actividad al producirse el levantamiento patriótico de 1811.  Uno de los primeros en implantar su saladero en la costa del arroyo Miguelete fue Don Francisco Antonio Maciel, y la actividad fue continuada por su viuda al morir aquel en el combate del Cardal contra los ingleses.

            En 1785 se hizo el primer ensayo de vender tasajo en Cuba, siendo el catalán Juan Ros quien cargó en su buque LOS TRES REYES 106 quintales de tasajo, y fue tan feliz su ensayo   que, en un segundo viaje, condujo a La Habana 1200 quintales del mismo artículo. Resultó ser un excelente alimento para los esclavos que trabajaban en los cultivos de azúcar, generándose una corriente permanente de exportación.  Diez años más tarde, como la producción superaba a la demanda cubana, en 1796 se hicieron ensayos de llevar carne salada a la isla de Francia (hoy Mauricio), con buenas perspectivas de éxito.  En 1798 se ensayó un envío a la costa del Pacífico, colocándose bien e indicándose que los compradores peruanos preferían el tasajo del Río de la Plata al charque de Chile.

            No olvidemos, por otra parte, que los numerosos navíos mercantes que atendían el comercio de ultramar eran compradores inevitables del tasajo producido en los saladeros, para alimento de sus tripulaciones.

            A diferencia de los cueros, que llevaban poco valor agregado, el tasajo era producto de un proceso industrial que involucraba instalaciones edilicias, corrales, y sobre todo mano de obra, tal como troperos y peones asalariados para tareas de matanza, corte de la carne en tiras, exposición al secado, puesta en salmuera y, finalmente el envasado en barricas de madera.

            Colateralmente, se cuereaban los animales y se estaqueaban los cueros al sol para secar, y la grasa y el sebo se derretían en tinas, envasándose en barriles o formas de marquetas.  Todas las tareas mencionadas se distribuían entre peones asalariados y negros esclavos.

            El buen éxito comercial de esta industria condujo a que fueran muy numerosos los establecimientos.  Pivel Devoto nos indica 16 nombres de estos empresarios y los señala como "los más importantes".  

CONSULADO DE COMERCIO 

            En 1794 se instala en Buenos Aires el Consulado de Comercio, con autoridad judicial en materia de derecho mercantil, y desde el comienzo de su actividad no escatimó empeños en contrarrestar con medidas arbitrarias la creciente prosperidad del puerto de Montevideo.

            La primera medida es imponer al comercio montevideano una fuerte contribución para reunir dinero con que ayudar a la Madre Patria en la guerra contra Francia.  El comercio de la Banda oriental, con el apoyo del Cabildo, reclama ante el Consejo de Indias y éste da la razón a los reclamantes, desautorizando el impuesto.

            En Montevideo se crea en 1795 la Junta de Comerciantes, la cual deja sentado que "ese comercio es distinto e independiente del de Buenos Aires, no pudiendo el Consulado imponerle medidas sin su consentimiento".

            A continuación el Consulado se opuso a la instalación de una farola en el Cerro de Montevideo, procurando en cambio la colocación de fanales en la costa sur del río, en la ruta hacia Buenos Aires.  Pero Madrid confirmó la instalación en el Cerro.

            Siguió el Consulado su oposición elevando a la Metrópoli un solemne pedido para que se declarase como único puerto habilitado para el comercio de ultramar el de la Ensenada, anulando así el de Montevideo.  Como el Consejo de Indias       demoraba la respuesta, la Junta Consular presionó al Virrey Del Pino y obtuvo de éste un decreto especial de fecha 2 de enero de 1801 concediendo la habilitación del puerto de la Ensenada, lo que sirvió de base a comenzar las obras de muelle y camino de acceso a la capital.  Pero Montevideo gozaba de buen nombre con el Rey y el Consejo de Indias, y la gestión de Buenos Aires se desechó, estableciendo la Corte que aquel puerto era, por naturaleza y posición geográfica mejor que la Ensenada, emitiéndose la Real Orden de 7 de diciembre de 1802, que mandó suspender los trabajos del pretendido puerto.  

COMERCIO DE ESCLAVOS 

            En los primeros años de su existencia, Montevideo sólo tuvo entre sus habitantes pocos negros esclavos, dedicados al servicio doméstico, y esta situación varió muy poco por años.

            Esporádicamente se recibieron navíos que traían negros de Africa y a cambio se llevaban cueros en su viaje de regreso.

            La habilitación de la Aduana de Montevideo en 1779 facilitó las tratativas de navíos portugueses que, mediante autorización del Intendente de la Real Hacienda, desembarcaban los negros que conducían.  Se procuraba, en cambio, impedir el desembarco de todo otro tipo de mercaderías que configurasen contrabando.

            Verdadera importancia económica adquirió este comercio al expedirse el 2 de junio de 1787 el Real Permiso que autorizaba a la Compañía de Filipinas a introducir negros desde Africa por los puertos de Montevideo, Chile y Perú.  El detalle curioso es que la Compañía podría armar buques en Inglaterra, los cuales debían enarbolar bandera española en el Atlántico Sur.  Este detalle les haría ser considerados navíos de Registro de Comercio, salidos de algún puerto habilitado de España, y podrían cargar cueros y otros frutos en el viaje de retorno.

            Con ánimo de prevenir las introducciones clandestinas el Real Permiso expresaba: "Los buques que se empleen en este tráfico no podrán conducir a los puertos coloniales más que los esclavos, con su ropa y víveres de rancho", debiendo ser decomisado cualquier otro efecto que se encuentre a bordo.  En caso de que las embarcaciones de la Compañía se dirijan de retorno a puertos ingleses deberán pagar en la Aduana de Montevideo el importe de derechos que cueros y demás efectos pagarían al llegar a los puertos habilitados de España, y además los que correspondan por exportación al extranjero.

Esta autorización incrementó mucho el comercio de esclavos y el movimiento general de comercio en Montevideo.

            Las posibilidades descritas se ampliaron en forma considerable en la Real Cédula de 24 de noviembre de 1791, por la que se autorizó por seis años a españoles y extranjeros a introducir negros en las colonias americanas, libres de toda contribución.  Incluía esta Real Cédula la disposición de que Montevideo sería puerto único de introducción de esclavos para esta parte del continente.  Este privilegio fue renovado sucesivamente en 1798 y 1804.

            A partir de 1791 se agregaron muchos comerciantes de Montevideo al tráfico negrero, ya sea armando barcos para ir a buscar los esclavos, ya sea comerciando con ellos expidiéndolos a los puntos de destino.  Los orígenes de la mercadería humana eran Africa y Brasil, este último preferido por estar más cerca y ser los viajes más cortos, por tanto menor el riesgo de muerte de los transportados.

            Veamos algunas cifras sacadas del libro "La esclavitud en Uruguay" de Ema Isola.

            -Desde 1791, en tres años Montevideo recibió 2689 negros

            -Durante 1797 se denunció la entrada de 11 naves negreras con más de 1135 negros

            -Durante 1798 se registró entrada de 12 navíos con más de 1449 negros

            -En 1799 arribaron 30 embarcaciones, 19 de ellas  procedentes de Brasil

            -En 1804 desembarcaron más de 2315 esclavos procedentes de Africa y 849 de Brasil, en 19 barcos

            -En 1805 entraron de Africa 1517 negros en 20 naves, y 2013 de Brasil en 39 barcos

            -En 1806 llegaron 16 naves con 2261 negros de Africa y 20 naves con 472 de Brasil

            Ema Isola estima que entre 1751 y 1810 entraron por el puerto de Montevideo 20.000 esclavos, la mayor parte de ellos en tránsito.  Cada uno , por supuesto, dejó su monto de ganancia para el comerciante que operó con él y con los artículos que llevaron los buques negreros en viaje de retorno.  También costos de Aduana y otros impuestos enriquecieron el tesoro de la ciudad.

            La Real Cédula de noviembre de 1791 contribuyó enormemente a intensificar el tráfico del puerto de Montevideo, con la entrada de esclavos, la salida de cueros y, por qué no suponerlo, el contrabando combinado con ambos movimientos.  Durante la primera década del siglo XIX el comercio alcanzó niveles máximos, originando una gran expansión de la ciudad y mejoramiento en su calidad edilicia.

            El 4 de marzo de 1795 la Corona dictó la Real Orden que autorizaba, por vía de ensayo, el comercio de puertos del Río de la Plata con las colonias portuguesas del Brasil, pudiendo las embarcaciones regresar con negros, azúcar, café y algodón.

            Naturalmente Buenos Aires trató de que los buques salidos de allí retornasen también allí.  Pero el 15 de noviembre de 1797 la Superintendencia General de la Real Hacienda y el Virrey resolvieron que las embarcaciones procedentes de colonias extranjeras o las que traían negros, debían dirigirse a Montevideo, no pudiendo desembarcar en Buenos Aires efecto alguno.  No desistieron los capitalinos de querer recibir negros allí directamente, pero el 29 de agosto de 1806 la Corona dictó resolución manifestando que las Reales Cédulas de 24 de noviembre de 1791 y 22 de abril de 1804 sólo permiten la introducción de negros en el Virreinato por el puerto de Montevideo.  

DEFENSA DE MONTEVIDEO 

            A mediados de la última década del siglo XVIII toman consistencia los rumores y noticias de que Inglaterra prepara una agresión al Río de la Plata y es necesario preparar un plan o sistema de defensa.

            El sistema español clásico aplicado a sus colonias era levantar fortificaciones destinadas a proteger ciudades, puertos y bocas de río.  Sistema netamente estático, que falló el número suficiente de veces para considerarlo casi inútil.  Ejemplos son la toma de Montevideo por los ingleses, la toma de Portobelo, Cartagena, Panamá por los piratas de Morgan y la gran plaza de América que fue La Habana, tomada por los ingleses.

            En 1797 se hace cargo de la Gobernación y la Comandancia de Marina el Brigadier José de Bustamente y Guerra, e inmediatamente inicia la concreción de un plan de defensa de la plaza, que consistía en la construcción de un gran número de lanchas cañoneras, capaces de disparar balas rojas.  La filosofía del plan se basaba en el axioma que quien es dueño del mar lo es también de la tierra.  Estas lanchas, mucho menos costosas que navíos grandes, operarían en las vecindades del puerto preferentemente en horas nocturnas, recogiéndose de día al abrigo de baterías de tierra fijas o móviles.

            Se construyeron veinticinco unidades, lo que señala la interesante capacidad financiera de Montevideo, puesta al servicio de su defensa.

            En ocasión de las Invasiones Inglesas rindió dividendos esta escuadra de naves pequeñas, apreciándose que la flota inglesa no pudo entrar al puerto de Montevideo hasta que se tomó totalmente por asalto la ciudad y las lanchas quedaron sin respaldo.

            Otra novedad del gobierno de Bustamante y Guerra fue el muelle que, a su impulso, se construyó por empresarios particulares y mejoró el movimiento de cargas.

            También está marcado este período por la instalación en el Cerro de una farola, largamente anhelada por los navegantes para ayudar a esquivar el temido Banco Inglés.  Si bien se admitía que un faro en Isla de Flores daría mejor guía, se desechó por el alto costo estimado, y hubo que esperar a 1828.  

CORSARIOS DE MONTEVIDEO 

            El 5 de octubre de 1804 se produce el ataque de un escuadrón inglés a la flotilla de cuatro fragatas españolas, procedentes de Montevideo y ya a la vista de España.  Una de las naves atacadas vuela en explosión de santabárbara y las otras tres son capturadas y llevadas a Portsmouth.

            El ámbito comercial de Montevideo se conmovió al llegar la noticia, pues en la captura se perdió entre mercaderías y caudales la suma de 1:562.542 pesos fuertes de dicho comercio, sin incluir lo perdido en la voladura de la MERCEDES.

            Inmediatamente los empresarios de Montevideo asediaron al Gobernador Ruiz Huidobro para armar naves en corso, con las cuales desquitar los valores perdidos, en base a buques ingleses capturados.  Pero el pundonoroso Gobernador dispuso esperar la noticia oficial del estado de guerra y esta se tuvo en la proclama que el Virrey Marqués de Sobremonte dirigió a la opinión pública, con fecha 5 de abril de 1805.

            Inmediatamente se activaron los preparativos de equipar barcos, artillarlos y reunir tripulaciones con el fin de emprender una guerra casi privada contra la Gran Bretaña.

            Como trámite indispensable para que se otorgaran las patentes de corso y se autorizara la salida de los buques, fue la firma de fianzas en favor de armador y capitán, extendidas ante los Escribanos de Marina.  Cada fianza debía hacerse por valor de 60.000 reales plata por buque y por igual valor por cada Patente de Presa otorgada en blanco, destinadas a traer a puerto las embarcaciones apresadas.  Esto nos transmite que los comerciantes de Montevideo estaban dispuestos a comprometer importantes sumas de dinero en procura de resarcirse de los valores capturados por los ingleses en la agresión de Santa María.

            Otro documento que debía extenderse, también ante Escribano de Marina, entre armador y tripulación, era la contrata, en la que se establecía la forma de adjudicar las distintas cuotas parte correspondientes a cada uno de los participantes.

            Según el magnífico libro "Los corsarios de Montevideo" de Don Agustín Beraza, salieron de la plaza ocho buques corsarios entre junio de 1805 y mayo de 1806, cuatro de los cuales trajeron a puerto doce presas, de las cuales diez eran de bandera inglesa.  Los demás corsarios emprendieron viajes de "corso y mercancía", no haciendo capturas.

            Las presas traídas a Montevideo, sus cargamentos y valores contenidos, debieron ser sometidas al Tribunal constituido por la Junta de Marina, órgano que integraba el Apostadero, la que debía laudar sobre la legitimidad del incautamiento, el buen uso de la Real Ordenanza que se había comprometido a cumplir el corsario y la adjudicación de los valores según la contrata celebrada antes de zarpar.  

INVASIONES INGLESAS 

            El 27 de junio de 1806 un ejército inglés se apoderó de Buenos Aires, donde permaneció hasta el 12 de agosto, en que se rindió ante las tropas organizadas en Montevideo comandadas por Liniers.

            La población de Montevideo, alarmada por el intento inglés de convertir el Río de la Plata en colonia británica, se dio con entusiasmo a organizar un ejército destinado a expulsar a los ingleses.  Para ello se necesitaba dinero que permitiera equipar soldados, buques y comprar armas y víveres, y los vecinos se impusieron una cuota mensual para financiar gastos y sueldos.  Se organizaron además varias suscripciones, entre las que destacó la iniciada por Da. Josefa Morales de Ruiz Huidobro, esposa del Gobernador, a la que concurrieron las principales señoras de la ciudad.  Los hacendados aportaron caballadas, los saladeristas carne para alimentación de los soldados y los dueños de embarcaciones contribuyeron con éstas y sus tripulaciones.  El resultado fue un ejército de 1400 hombres y una flotilla de 5 zumacas y 17 lanchas cañoneras, los cuales cruzaron el río y reconquistaron Buenos Aires.

            La flota inglesa se dirigió a Maldonado y tomó la ciudad, permaneciendo allí en espera de refuerzos.  Recibidos éstos avanzaron sobre Montevideo y la tomaron por asalto el 3 de febrero de 1807.  Permanecieron ocupando la ciudad hasta el 9 de setiembre.

            Mientras tanto, el cuerpo expedicionario se dirigió a Buenos Aires, atacando la ciudad los días 5 y 6 de julio, siendo rechazado y firmando una capitulación que incluía el compromiso de evacuar Buenos Aires a los 10 días y Montevideo a los dos meses.

            Durante los siete meses de permanencia en Montevideo los ingleses pusieron en práctica medidas de gobierno y económicas que hicieron reflexionar a los ciudadanos sobre su comparación con el sistema político y económico español.  La libertad de comercio, la tolerancia ante todas las opiniones, el reconocimiento de aptitud a todos los ciudadanos para servir destinos públicos según sus dotes personales, pasaron del estado de aspiración lejana a la categoría de credo político y programa de gobierno exigible.

            Entre los hechos más destacados cabe mencionar los siguientes:

 - Mantenimiento del Cabildo en sus funciones

 - Arribo de comerciantes ingleses que traían géneros y manufacturas para vender a precios reducidos. A su vez compraban productos del país con ventajas para los comerciantes locales.

 - Las prácticas de vida diaria fueron influidas por la cultura de los ingleses; y resultaron de la convivencia conceptos distintos de la sociedad , del respeto a las personas, de sus derechos y libertades.

 - La imprenta, desconocida hasta entonces en la ciudad, permitió la publicación del primer periódico, "La Estrella del Sur", donde aparecieron conceptos nuevos como el examen público de la situación en España, su estado político y la incapacidad de mantener la posesión de sus regiones de ultramar.  Se puso en evidencia el absolutismo férreo español y el castigo por ley de la libertad de pensamiento en cuestiones políticas.

            La perturbación dentro del sistema económico y aduanero, provocada por la entrada de artículos extranjeros, vendidos durante los siete meses de la ocupación sin recargos de fletes y exonerados de los exorbitantes impuestos españoles, fue tremenda y de repercusión muy amplia.  Los precios ínfimos de las mercaderías inglesas atrajeron la visita de compradores de Buenos Aires e interior del Virreinato, y hasta de Brasil, provocando muy buenas ganancias a los comerciantes de Montevideo.

            Ya sobre el final de la ocupación, los ingleses, imposibilitados de llevarse las mercaderías traídas, bajaron los precios espectacularmente para deshacerse de aquéllas, lo que provocó una enorme ganancia final para los comercios del Virreinato.  Los compradores de la capital transportaron en masa los efectos clandestinamente a través del río, dando lugar a la alarma del Consulado, que veía así violadas las disposiciones más radicales del comercio español.

            No teniendo medios de evitar el contrabando, se decidió actuar rápidamente y, con fecha 28 de setiembre de 1807, dispuso que todas las mercaderías de origen inglés depositadas en Montevideo se afectaban con un impuesto "de círculo" de 52% de su valor, para el pago del cual todos los comerciantes debían  hacer declaración de sus existencias.

            Dicho impuesto, inconsulto como todas las disposiciones del Consulado de Buenos Aires, produjo en Montevideo la más viva protesta y la clara negativa a pagarlo.  Se dio representación al apoderado de comercio en la capital pero, aunque se redujo el gravamen a 25% para las mercaderías vendidas en Montevideo, se mantuvo la tarifa alta para las que se exportasen a Buenos Aires.  Inútiles fueron las gestiones ante el Virrey, quien confirmó el 30 de junio de 1808 la aplicación del gravamen.

            Las razones que amparaban el impuesto eran:

 - El derecho de círculo permitiría equilibrar la balanza comercial de la capital

 - La baratura de los precios de adquisición convertiría a los introductores en monopolistas, en perjuicio de los que no hubieran hecho esa clase de operaciones

 - En fin, que los comerciantes que por respeto a las leyes no habían traficado con los ingleses, serían los perjudicados, siendo beneficiados los que pasaron por encima de las disposiciones prohibitivas.

            El 2 de julio el Cabildo convocó a reunión de comerciantes, con el resultado de que se decidió enviar comunicación al Dr. Nicolás Herrera, diputado del Cabildo en España, para que formalizase el reclamo ante la Corte, solicitando la anulación del impuesto.  Resultado fue que la reclamación confiada a la sagacidad de Dn. Nicolás Herrera encontraría pleno éxito, resolviéndose por la Junta Gubernativa de España en 20 de enero de 1809 la exoneración del impuesto de círculo a los comerciantes de Montevideo y la devolución de las cuotas que se hubieran satisfecho.

            Pero, de todos modos, en esta época la situación de antagonismo entre las dos ciudades del Río de la Plata había avanzado tanto que hacía imposible la aplicación del impuesto.  

ACONTECIMIENTOS DE 1808 

            Durante el trámite de anulación del impuesto de círculo éste ya había sido superado por un nuevo intento de exacción.

Con el objeto de financiar obras de defensa de la ciudad de Buenos Aires, amenazada por un nuevo ataque inglés, cuya proximidad se descontaba, el Virrey emitió un decreto de fecha 23 de mayo de 1808, disponiendo la aplicación a Montevideo de nuevos derechos que recaían no ya sólo sobre las importaciones extranjeras sino sobre las exportaciones de productos del país.

            El comercio con Brasil se hacía en gran parte por Montevideo, así como las exportaciones para La Habana y colonias del Pacífico tenían aquí un fuerte mercado.  Las introducciones de mercaderías de países neutrales, incluso el comercio negrero, quedaban seriamente afectados.  Para las exportaciones de productos del país el arancel propuesto era tan importante que los cueros se recargaban 62,5%, el sebo 33,5% y el trigo 20,5%.

            Para el comercio de Montevideo estos recargos tendrían efectos demoledores y se preveía la destrucción de su riqueza productiva.  Correspondió al Cuerpo de Hacendados la defensa de los intereses que Buenos Aires procuraba destruir, pero la cuestión no llegó a una solución final legal debido al proceso de distanciamiento de las dos ciudades.

            En setiembre de 1808 se constituyó en Montevideo una Junta Gubernativa, lo que formalizó la independización  de nuestra capital de la cabeza del Virreinato.  Salvo un fugaz período de paz durante el ejercicio de Cisneros, prácticamente ya no cesaría por muchos años la enconada rivalidad entre las dos ciudades del Plata.  

MONTEVIDEO CERCADA 

            Llega la revolución de mayo de 1810 y Montevideo se mantiene fiel a la Corona española por cuatro años más, lo que políticamente le significa la gloria, pero económicamente fue una catástrofe.

            El pronunciamiento de Artigas en 1811, la batalla de Las Piedras y los sitios de la ciudad amurallada prácticamente arruinaron su creciente riqueza.  Su poderío económico, basado en la producción rural, quedó descalabrado por impedir la guerra el acceso a los ganados que suministraban cueros, carne y demás.  La industria saladeril se quedó sin materia prima y, además sin mano de obra, pues los hombres acudieron al llamado de la Revolución, abandonando ganados y sementeras de la agricultura incipiente.  Los ejércitos en pugna se alimentaban con los vacunos y se apoderaban de las caballadas para utilizarlas en la guerra.  Los hacendados se encerraban en la ciudad sitiada o se unían a los ejércitos revolucionarios, según su opinión política, los esclavos acudieron en masa al llamado de la libertad y los portugueses se dedicaron a arrear ganado hacia su territorio del Río Grande.

            Gracias al puerto y a la escuadra española basada en él, Montevideo pudo mantener en alto el pabellón peninsular, probablemente con la esperanza de ver aparecer en el horizonte un día las velas de un cuerpo expedicionario español que le devolviera su territorio y su esplendor comercial, reincorporando el Virreinato al imperio colonial.

            Pero la novel escuadra de Brown vino a desequilibrar la situación, sitió a Montevideo por el mar, le capturó hasta los pescadores que con sus barcas traían un escaso alimento a la población y, cuando el Apostadero intentó un último chispazo de gloria, su armadilla quedó aniquilada en la batalla de Buceo, peleada en los días 14 a 17 de mayo de 1814. 

            El 20 de junio de 1814 Montevideo capitulaba y el día 23 se arrió por última vez la bandera de España en el Apostadero.  

APÉNDICES 

- Bibliografía

- Disposiciones reales

- Efemérides de Montevideo

- Jefes del Apostadero

- Gobernadores del Paraguay

- Gobernadores de Montevideo

- Gobernadores del Río de la Plata

- Virreyes del Río de la Plata

- Reyes de España

- Tipos de embarcaciones

- Clasificación de los esclavos


 BIBLIOGRAFÍA 

-  Acuña de Figueroa F.;  "Diario histórico del sitio de Montevideo".

-  Azarola Gil L. E.;  "Historia de la Colonia del Sacramento", y "Los orígenes de Montevideo".

-  Barrán J.P./ Nahum B.  "Bases económicas de la revolución artiguista".

-  Bauzá F.;  "Historia de la dominación española en el Uruguay".

-  Beraza A.  "La economía en la Banda Oriental 1811 - 1820", y "Los corsarios de Montevideo".

-  Bertocchi A.;  "Oyarbide - Piloto de la Real Armada", y "Banco Inglés - Memorias de naufragios".

-  Blanco Acevedo P.;  "El gobierno colonial en el Uruguay y los orígenes de la nacionalidad".

-  C. E. H. O. P. U.  "Puertos y fortificaciones en América y Filipinas".

-  De María I.;  "Montevideo antiguo".

-  Haring Clarence;  "Comercio y navegación entre España y las Indias".

-  H. D.;  "Ensayo de Historia Patria".

-  Isola E.;  "La esclavitud en el Uruguay".

-  Martínez Montero H.;  "Armada Nacional, estudio histórico biográfico", y "El Apostadero de Montevideo".

-  Millot y Bertino;  "Historia económica de Uruguay".

-  Pivel Devoto J. E.;  "Raíces coloniales de la revolución oriental de 1811".

-  Puiggros R.;  "Historia económica del Rio de la Plata".

-  Ramos Pérez D.;  "Historia de la colonización española en América".

-  Reyes Abadie / Bruschera / Melogno;  "La Banda Oriental (Pradera - Frontera - Puerto)".

-  Villalobos S.;  "Comercio y contrabando en el Río de la Plata y Chile".

-  Williman J. C. / Panizza C.;  "La Banda Oriental en la lucha de los imperios".

-  Zum Felde A.;  "Proceso histórico de Uruguay ".


                                        DISPOSICIONES REALES 

1617  - 16 de diciembre -  Real Cédula que consagra la división del Plata en dos Gobernaciones: la del Paraguay o del Guairá con capital en Asunción y la del Río de la Plata con capital en Buenos Aires.

 1713  -  Tratado de Utrecht.

 1713  -  Marzo  -  Tratado de Asiento de negros.  Firmado en Madrid entre España e Inglaterra, instituyendo la importación de negros y el "Navío de Permiso".

 1720  -  Real Ordenanza "Proyecto para los navíos de Registro y Avisos.

 1749  -  Diciembre 22 -  Real Cédula expedida por Fernando VI creando el cargo de Gobernador de Montevideo, declarándose a esta ciudad "Plaza de Armas y Gobierno Político y Militar".  Este Gobernador debía ser nombrado directamente por el Rey y, si bien estaba subordinado al de Buenos Aires, en los casos graves tendría bastante independencia, llegando a tener la representación exterior del país a nombre del            soberano.

 1765  -  Octubre 16 -  Real Decreto que concluyó con el régimen de puerto único, autorizando el despacho de navíos de nueve puertos españoles (Santander, Gijón, La Coruña, Sevilla, Cádiz, Málaga, Cartagena, Alicante y Barcelona) y cinco islas americanas (Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, Margarita Trinidad) extendiéndose luego a Luisiana (1768), Campeche (1770), Yucatán (1770) y Santa Marta (1776).

 1767  -  Febrero 27 -  Real Pragmática que dispone la expulsión de los jesuitas de todos los dominios de la Corona de España.

 1767  -  Se crea un sistema de paquebotes de correo entre Montevideo y La Coruña, en número de cuatro por año, permitiendo a la venida la entrada de mercadería, y la extracción de cueros y sebo al regreso.

 1770  -  Diciembre 7 -  Real Orden reiterando las normas que hacían de Montevideo puerto terminal y único para intercambio de correspondencia y pasajeros entre el Río de la Plata y La Coruña.

 1775  -  Se repite la disposición de que los bajeles de S.M. que cumplían los correos marítimos, al regresar a Ferrol o La Coruña pudieran hacerlo conduciendo cueros y frutos de Montevideo.

 1776  -  Agosto 8 -  Real Cédula que creó el Virreinato del Río de la Plata.  Disponía que éste se formase con las gobernaciones del Río de la Plata, del Paraguay, de Tucumán, la Presidencia de Charcas y la Gobernación de Cuyo.

 1776  -  Agosto 9 -  Real Orden, firmada en San Ildefonso, dispone la presencia permanente de dos fragatas en el Río de la Plata, una en las islas Malvinas y otra en Montevideo.  Esta fue la institución del Apostadero.

 1776  -  Noviembre 16 -  Real Orden disponiendo que todas las naves en viaje del Callao a un puerto peninsular recalen en Montevideo para recibir órdenes.

 1776  -  Noviembre 26 -  Real Orden estableciendo que los buques que hicieran la carrera de la Península al Callao deberán ser registrados en Montevideo (quitando las facultades que hasta entonces habían ejercido las autoridades bonaerenses).

 777  -  Noviembre 16 -  Auto del Virrey Ceballos estableciendo el libre comercio dentro de su territorio (auto de libre internación) y prohibe la exportación de oro y plata hacia el Perú.  Como consecuencia, desde Cuyo y Chile, Alto y Bajo Perú y Asunción una vasta red de comercialización convergió a Buenos Aires.

 1778  -  Febrero 2 -  Real Cédula hizo extensiva a Buenos Aires la concesión del comercio libre contenida en el decreto de 16 de octubre de 1765.  Al disponer la Corona que el Virrey del Río de la Plata y      el Contador Mayor formasen los aranceles de los derechos que debían exigirse, facultó a la vez a aquellas autoridades para que determinasen si el puerto de Montevideo debía también ser habilitado para el comercio libre.

 1778  -  Octubre 12 -  Real Pragmática "Reglamento y Aranceles Reales para el Comercio Libre de España e Indias".  Esta dispone la habilitación de 13 puertos de España, 22 de América, eliminó y disminuyó impuestos al comercio y navegación entre las colonias y la metrópoli.  Los puertos se clasificaron en nueve mayores y trece menores, tributándose más en aquellos que en estos.  Los productos       extranjeros eran gravados más que los españoles e indianos.

 1779  -  Febrero 10 -  Real Decreto de creación de la Aduana de  Montevideo.  Confirma un orden de cosas ya existente, previendo que la mayor parte de las embarcaciones de registro que saliesen de los puertos españoles tendrían por destino el de Montevideo, donde serían desembarcadas las mercaderías que luego eran transportadas a la capital.

 1779  -  Setiembre 24 -  Real Cédula que creó el cargo de "Comandante del Resguardo de todas las Rentas en Montevideo y costas del Río de la Plata", con sede en Montevideo.

 1787  -  Junio 2 -  Real Permiso autorizando a la Compañía de Filipinas, por vía de ensayo, a introducir negros desde Africa por los puertos de Montevideo, Chile y Lima.

 1789  -  Febrero 28 -  Real Cédula que consagró la libre importación de negros.

 1791  -  Noviembre 24 -  Real Cédula por la que se autorizó a españoles y extranjeros a practicar durante seis años el comercio de negros e introducirlos en los Virreinatos del Río de la Plata y Santa Fe, Capitanía General de Caracas e islas de Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico, libres de toda contribución.  Se incluye en esta Cédula la concesión a Montevideo del privilegio de puerto único de introducción de esclavos para las posesiones españolas de esta parte del continente

 1793  -  Enero 24 -  Real Orden que ampliaba las concesiones acordadas en la Real Cédula de 24 de noviembre de 1791.  En ella se establecía que todo español pueda hacer las expediciones destinadas a cargar negros desde cualquier puerto de España o América, al Africa y que todo lo que embarque para este tráfico sea libre de derechos.

 1794  -  Reglamento para el Resguardo del Río de la Plata.

 1795  -  Marzo 4 -  Real orden que autorizaba por vía de ensayo el comercio de los puertos del Río de la Plata con las colonias portuguesas de Brasil.  Las embarcaciones que extraían  frutos de Buenos Aires y Montevideo para aquellas colonias podían regresar con negros, azúcar, café y algodón.

 1797  -  Mayo 13 -  Real Orden por la que el Consejo de Indias declaró que el Consulado de Buenos Aires no tenía potestad para incluir a los comerciantes de Montevideo en el donativo que aquel ofreció a la Corona para las urgencias de la guerra con Francia.

 1797  -  Noviembre 15 -  La Superintendencia General de la Real Hacienda y el Virrey del Río de la Plata resuelven que las embarcaciones procedentes de colonias extranjeras o las que conducían negros al Río de la Plata, debían dirigirse a Montevideo, no pudiendo desembarcar en Buenos Aires efecto alguno.

 1797  -  Noviembre 18 -  Disposición de la Corona autorizando a realizar el comercio con buques neutrales, que podrían introducir efectos no prohibidos desde puertos neutrales o españoles, pero con la obligación de retornar a éstos.

 1798  -  Abril 12 -  Prórroga por dos años del plazo fijado por la Real Orden de introducción de esclavos de 24 de noviembre de 1791.

 1799  -  Abril 20 -  Real Orden invalidando la disposición de 18 de noviembre de 1797.

 1799  -  Setiembre 30 -  Real Orden disponiendo la erección de una farola en el Cerro de Montevideo.

 1800  -  Julio 18 -  Real Orden de derogación, reiterativa de la de 20 de abril de 1799.

 1804  -  Abril 22 -  Real Cédula concediendo prórroga para el tráfico de negros, de doce años para los españoles y seis años para los extranjeros.

 1809  -  Noviembre 6 -  Resolución del Virrey Cisneros liberando el comercio con extranjeros, aliados y neutrales.  Este decreto sigue rigiendo el comercio de Montevideo después de mayo de 1810.


EFEMERIDES

 1723 -   Junio 29 - Cédula del Rey Juan V de Portugal impartiendo instrucciones al Gobernador de Río de Janeiro Ayres de Saldanha de Albuquerque para enviar fuerzas militares a Montevideo con orden de fortificarse.

 1723 -   Noviembre 22 - Llegada de la expedición de Maestre de Campo Manuel de Freitas da Fonseca a la bahía de Montevideo, encontrándola desocupada.

 1723 -   Diciembre 1 - El práctico del Río de la Plata Pedro Gronardo, recién llegado de Montevideo, informa al Gobernador Zavala sobre la llegada de los portugueses y sus preparativos de fortificación.

 1724 -  Enero 19 - Freitas da Fonseca reembarca a sus hombres y se retira, haciéndose a la vela antes de que las fuerzas navales de Buenos Aires, al mando de Salvador Posse, le cerraran el paso.

 1726 -   Agosto 28 - Auto de Zavala proponiendo al Cabildo de Buenos Aires trate de que se trasladen a Montevideo algunas familias porteñas. Pero, a las promesas de títulos y prerrogativas sólo respondieron (tal vez por temor a los terribles malones charrúas) siete familias, formando un total de 37 personas.  Estas deben considerarse como los primeros vecinos de Montevideo.

 1726 -   Noviembre 19 - Llegan de España las primeras 20 familias canarias, enviadas por D. Francisco de Alzáybar, en la nave NUESTRA SEÑORA DE LA ENCINA.

 1726 -   Diciembre 24 - Zavala funda la ciudad de Montevideo.

 1727 -   Enero   - Se determinan las festividades de la ciudad.

 1728 -   Reparto de las primeras estancias.

 1729 -   Marzo 27 - El Capitán Alzáybar trae de España 400 soldados y 30 familias canarias.  Los soldados viajaron en el navío SAN FRANCISCO y las familias en el buque SAN MARTIN.  En las dos naves nombradas y el SAN BRUNO viajaron misiones religiosas compuestas por jesuitas, franciscano y un domínico.

 1730 -   Enero 1 - Zavala crea el primer Cabildo de Montevideo.

 1734 -   Tercer sitio de la Colonia por el Gobernador Salcedo.

 1736 -   Enero 31 - Muerte de Zavala en Santa Rosa del Paraná.

 1737 -   Tratado de París que establece un armisticio entre España y Portugal.

 1744 -   El Comodoro Anson, al volver de su expedición al Pacífico, informa en Inglaterra sobre las ventajas que supondría contar con una base de operaciones en las bajas latitudes del Atlántico (por ejemplo: en las islas Malvinas)   

 1749 -   Diciembre 22 - Real Cédula de Fernando VI creando el cargo de Gobernador de Montevideo, declarando a esta ciudad "Plaza de armas" y "Gobierno político y militar".

 1750 -   Enero 13 - Tratado de Madrid (o de Permuta) por el que España cede a Portugal las Misiones Orientales, Río Grande y gran parte de la Banda Oriental, a cambio de la Colonia.

 1751 -   Marzo 14 - Asume su cargo el primer Gobernador de Montevideo, Mariscal de Campo D. José Joaquín de Viana.

 1757 -   Viana funda con indios de las Misiones la ciudad de Maldonado, la cual tomó su nombre del de un faenero llamado Francisco Maldonado, que se estableció en aquel paraje a principios del siglo XVIII.  Púsose su capilla bajo la advocación de San Fernando, en honor del soberano reinante Fernando VI.

 1762 -   Agosto  - Campaña de D. Pedro de Ceballos, Gobernador de Buenos Aires, contra los portugueses y 4 sitio de la Colonia.

 1762 -   Ceballos funda la villa de San Carlos con las familias portuguesas diseminadas en el este de la Banda Oriental.

 1763 -   Enero 6 - Defensa de Colonia, en poder de Ceballos, contra una escuadra luso británica, en que , luego de tres horas de duelo artillero, se hunde el buque insignia, navío LORD CLIVE.

 1763 -   Abril - Ceballos ocupa las fortalezas Santa Teresa y San Miguel.

 1763 -   Febrero 10  - Nuevo Tratado de París, por el que los portugueses recuperan la Colonia y los españoles el Río Grande.

 1764 -   Febrero - Bougainville funda Port Louis en las islas Malvinas.

 1764 -   Abril 8 - Asume el 2 Gobernador de Montevideo D. Agustín de la Rosa, el que será depuesto por el Gob. Vertiz el 5-2-1771.

 1765 -   Setiembre   - Londres despacha al Capitán John Mac Bride para organizar un establecimiento en Puerto Egmont, punto que había sido reconocido y situado en enero de dicho año por el Comodoro Byron.

 1766 -   Enero 8 - Mac Bride llegó a las Malvinas, tomó posesión de la tierra y estableció la base que se le había ordenado.  En un posterior reconocimiento del archipiélago el jefe inglés se encontró con la colonia francesa, intimando estérilmente su desalojo.

 1766 -   Octubre 17 - Zarpa de La Coruña el C/N Felipe Ruiz Puente con la comisión de recibir de los franceses el traspaso de Port Louis, reclamado por España en su carácter de "dueño del Continente".  Llevaba Ruiz una escuadra compuesta por las fragatas           LIBRE y ESMERALDA, las urcas PEREGRINA y BIZANA y las saetías SANTO CRISTO DEL CALVARIO y NUESTRA SEÑORA DE LOS REMEDIOS.

 1767 -   Abril 1/2 - Bougainville hace el traspaso de la colonia Port Louis a Ruiz Puente.

 1767 -   Febrero 27 - El Rey Carlos III expulsa a los jesuitas de todos sus dominios.

 1769 -   Enero 3 - Fondea en Montevideo la escuadra del General de la Armada Juan Ignacio de Madariaga, designado Jefe de la Escuadra del Río de la Plata.  Componen la misma los siguientes buques: fragatas SANTA CATALINA, SANTA ROSA, SANTA BARBARA e INDUSTRIA, chambequín ANDALUZ y bergantín SAN FRANCISCO DE PAULA.  En vista de la esterilidad de los esfuerzos por obtener por medios pacíficos la evacuación de Port Egmont, se determinó en Montevideo enviar una fuerza compuesta por la SANTA CATALINA, el ANDALUZ y el SAN FRANCISCO DE PAULA , puesta a órdenes del C/F Fernando de Rubalcava.

 1770 -   Mayo 14 - Parte la escuadra de Montevideo, para cumplir exitosamente su misión, en jornada incruenta, tras lo cual Madariaga regresa a España con su SANTA CATALINA.  En tanto, las fragatas SANTA BARBARA e INDUSTRIA retornan al Plata parte del regimiento de Mallorca, efectos no utilizados en la operación y casi todos los pertrechos dejados por los ingleses en la evacuación.

 1771 -   Febrero 5 - Destitución de la Rosa.  Este se había hecho tan odioso durante su gobierno, acumulando riquezas usurpadas y falseando las elecciones para elegir un Cabildo a su gusto, que el Gobernador de Buenos Aires,  Juan José de Vértiz, se vio obligado a destituirlo reemplazándole interinamente el ex Gobernador Viana.  Por motivos de salud éste renunció el mando a principios de 1773.

 1771 -   Setiembre 16 - En razón de protesta por la ocupación de Port Egmont, Inglaterra obtiene su devolución.

 1773 -   Enero 21 - Asume el tercer Gobernador de Montevideo, D. Joaquín del Pino, primero interinamente nombrado por Vértiz, y luego confirmado en 1776.

 1774 -   Victoriosa campaña de Vértiz contra los portugueses, que, derramados por nuestros campos, se daban a hurtos y pendencias.

 1774 -   Real Cédula ampliando la libertad de comercio, por la cual se concedía a estos pueblos la libertad de comercio con Perú, Méjico, Nueva Granada y Guatemala.  Tal concesión fue de mucha importancia para estas tierras, y no tardaron en hacerse sentir sus felices efectos.  De los puertos del Plata, hasta entonces desiertos, salieron en gran cantidad sus productos naturales, y vinieron en cambio del Perú muchos artículos cuyo consumo influyó para hacer la vida más agradable.

 1775 -   Los ingleses evacúan su colonia de puerto Egmont en las islas Malvinas, quedando éstas en poder de España.

 1774 -   Fundación de Canelones, con familias asturianas y gallegas.

 1776 -   Abril 1 - Nueva irrupción de los portugueses sobre Río Grande.

 1776 -   Agosto 8 - Real Cédula crea el Virreinato del Río de la Plata, disponiendo que se forme con las Gobernaciones Río de la Plata, Paraguay, Tucumán, Cuyo y Presidencia de Charcas.  El territorio de ese Virreinato se dividió después  (Ordenanza de Intendentes de 1782, dada por Carlos III) en ocho Intendencias, a cargo cada una de ellas de un Gobernador Intendente.  Estas eran: Buenos Aires, Córdoba, Salta, Paraguay, La Paz, Potosí, Charcas y Cochabamba.  Todos los Intendentes dependían del Superintendente General, residente en Buenos Aires.  Montevideo fue designado además Gobernación política y militar, lo que le confería una categoría distinta a las demás regiones del Virreinato, debido a que la proximidad de los portugueses hacía indispensable la permanencia de numerosas fuerzas en la frontera que iba desde las Misiones Orientales hasta la laguna de los Patos.

 1776 -   Agosto 9 - Real Orden firmada en San Ildefonso dispone la presencia permanente de dos fragatas en el Río de la Plata, una en las islas Malvinas y otra en Montevideo.  Esta fue la institución del Apostadero.

 1776 -   Noviembre 13 - Zarpa del puerto de Cádiz D. Pedro de Ceballos con una formidable Armada para actuar contra los portugueses.  Al nombrar a Ceballos Virrey del Río de la Plata el Rey le confió una poderosa expedición para vengar los atropellos de los portugueses en América del Sur.  Dicha expedición se componía de: navíos MONARCA, SAN JOSE PODEROSO, AMERICA, SEPTENTRION y PRINCESA, fragatas SANTA  MARGARITA, SANTA TERESA, LIEBRE, VENUS, SANTA CLARA, SANTA ROSA y JUPITER, un chambequín, dos paquebotes, un bergantin, dos bombardos, una saetía, una urca y dos brulotes, seguida de un convoy de 93 transportes que conducían el ejército fuerte de unos 9.000 hombres.  Estas fuerzas navales habíanse puesto al mando de Francisco Xavier Everardo de Tilly y García, marqués de Casa Tilly, condicionado al superior y absoluto de Ceballos.

 1777 -   Junio 3 - 5 sitio y destrucción de la Colonia.  Después de un corto sitio Ceballos entró en la ciudad y mandó demoler las casas, arrasar las fortificaciones y cegar el puerto, a fin de acabar con las disputas entre España y Portugal.

 1777 -   Tratado de San Ildefonso, que fija el límite entre las posesiones de España y Portugal.  Por el mismo los portugueses recuperaron la isla de Santa Catarina y la mayor parte de Rio Grande, y España quedaba en posesión de la Colonia, reducida a escombros.

 1778 -   Real Cédula ampliando la libertad de comercio, también llamada "Reglamento del comercio libre"; la cual concedía al Río de la Plata nuevas franquicias de comercio.  Se extinguieron entonces los derechos que pagaban a su introducción muchas manufacturas españolas. Se crearon las aduanas de Montevideo y Buenos Aires.

 1782 -   Real Ordenanza de los Intendentes de Ejército y Provincia para el Virreinato del Río de la Plata, por la cual éste queda dividido en ocho Intendencias.  La Gobernación de Montevideo no se incluyó en el cambio de régimen, conservando su situación autonómica.

 1789 -   Setiembre 20 - Arriban a Montevideo las dos corbetas DESCUBIERTA y ATREVIDA que componen la expedición político-científica comandada por el C/N D. Alejandro Malaspina.  Permanecerán en Montevideo hasta el 16 de noviembre.

 1790 -   Termina el gobierno de del Pino, sucediéndole interinamente D. Miguel de Tejada.

 1790 -   Setiembre 20 - Se coloca la piedra fundamental de la iglesia Matriz.  Fue consagrada el 21-10-1810.

 1790 -   Asume el 4 Gobernador de Montevideo, D. Antonio de Olaguer y Feliú.

 1794 -   Creación del Consulado de Buenos Aires.

 1794 -   Febrero 14 - Entran por segunda vez al puerto de Montevideo las dos corbetas DESCUBIERTA y ATREVIDA de Malaspina, luego de recorrer la costa oeste de sudamérica, cruzar el océano Pacífico dos veces, recorrer aguas de Filipinas y otras y cruzar por segunda vez el cabo de Hornos.  Las dos naves permanecen cuatro meses en Montevideo zarpando el 21 de junio, en convoy con varios buques mercantes rumbo a Cádiz.

 1797 -   El Gobernador Feliú es ascendido al Virreinato de Buenos Aires, siendo nombrado para sustituirlo el Brig. D. José de Bustamante y Guerra.

 1797 -   Febrero 11 - Asume el cargo Gobernador Militar y Político de Montevideo y Comandante General de los bajeles del Río de la Plata el Brigadier de la Real Armada D. José de Bustamante y Guerra.

 1797 -   Creación del cuerpo de Blandengues.

 l801 -   Los portugueses arrebatan las Misiones Orientales.

 1802 -   Abril 4 - Inauguración del primer faro del Río de la Plata, ubicado en la cumbre del Cerro de Montevideo.

 1802 -   En este año entraron o salieron del puerto de Montevideo 1288 buques de cabotaje y 354 de ultramar.

 1804 -   Enero 12 - Bustamante y Guerra es sustituido en los cargos de Gobernador Político y Militar de Montevideo y Comandante de Marina del Río de la Plata por el Brigadier D. Pascual Ruiz Huidobro.

 1804 -   Octubre 5 - Los ingleses atacan una escuadrilla de cuatro fragatas españolas en el combate de Santa María, haciendo volar una de ellas y capturando las otras tres.

 1806 -   Junio 27 - Una fuerza de desembarco de 1600 ingleses se apodera de la ciudad de Buenos Aires.

 1806 -   Agosto 12 - Reconquista de Buenos Aires por un ejército armado en Montevideo, al mando del Cap. de Navío Don Santiago Liniers.

 1806 -   Octubre  - La escuadra del Comodoro Popham atacó la plaza de Montevideo.  Luego de un recio combate de tres horas sin progresos desistió y se dirigió a Maldonado, apoderándose de la ciudad y la isla Gorriti.

1807 -   Enero  - Llega el General inglés Auchmuty con un refuerzo de 4.300 hombres.

 1807 -   Enero 18 - Los ingleses desembarcan en el Buceo.

 1807 -   Enero 20 - Combate del Cardal, en el que los ingleses dispersan la guarnición de Montevideo.

 1807 -   Febrero 3 - Asalto y toma de Montevideo por las tropas del General Auchmuty.

 1807 -   Mayo 10 - Llega a Montevideo el Teniente General Juan Whitelock y se hace cargo del Comando General.

 1807 -   Julio 6 - Whitelock intenta conquistar Buenos Aires, con un ejército de 12.000 hombres, pero fracasa y es obligado a capitular.

 1807 -   Setiembre 9 - Los ingleses se retiran de Montevideo.

 1807 -   Setiembre 14 - Asume el 7 Gobernador de Montevideo, Don Francisco Javier de Elío.

 1808 -   Setiembre 21 - Cabildo abierto en que los montevideanos crean su Junta de Gobierno, independiente de Buenos Aires. 

1809 -   Julio  - Llega a Buenos Aires el Brigadier de la Real Armada D. Baltasar Hidalgo de Cisneros, para sustituir a Liniers como Virrey del Río de la Plata.  Asume el 30 de julio.  Cisneros proclama una ley de libre comercio con ingleses y portugueses, que trajo muchos beneficios a la población.  

1809 -   Abril - Elío se retira a España.

 1810 -   Mayo 25 - Revolución de mayo, en que los porteños destituyen al Virrey Cisneros, creando la primera Junta de Gobierno propio.

 1810 -   Octubre 7 - Llega de España el Mariscal Gaspar Vigodet, nombrado Gobernador de Montevideo por el Consejo de Regencia de Cádiz, en reemplazo de Soria que lo era interinamente.  Entre sus disposiciones figura la comisión al C/N Michelena de apoderarse del arroyo de la China (Concepción), a fin de dificultar las comunicaciones con el litoral del Uruguay.

 1811 -   Enero 12 - Regresa de España el ex Gobernador Elío, con el título de Virrey del Río de la Plata.

 1811 -   Febrero 12 - Elío declara la guerra a la Junta.

 1811 -   Mayo 18 - Batalla de Las Piedras.

 1811 -   Mayo 21 - Artigas acampa en el Cerrito e inicia el sitio de Montevideo.

 1811 -   Mayo 27 - Benavídez se apodera de la Colonia.

 1811 -   Junio 1 - Llega Rondeau al Cerrito y toma la dirección del sitio.

 1811 -   Julio 15 - Asalto a la isla de Ratas de 70 hombres al mando de J.J. Quesada, en dos lanchones comandados por D. Pablo Zufriategui.  Elío trata de desquitarse haciendo bombardear Buenos Aires por el C/N Michelena, sin mayores resultados.

 1811 -   Julio  - Los portugueses, llamados por Elío, invaden la Banda Oriental.

 1811 -   Octubre 20 - El Gobierno porteño celebra un armisticio con Elío y levanta el sitio.

 1811 -   Octubre-Noviembre-Diciembre - Exodo del Pueblo Oriental.

 1811 -   Noviembre 18 - Abolición del Virreinato por Elío.  Sustituyóle Vigodet con el título de Capitán General.

 1812 -   Octubre 20 - Rondeau llega al Cerrito y formaliza el 2 sitio.

 1812 -   Diciembre 31 - Batalla del Cerrito, donde Rondeau derrota y rechaza a los realistas.

 1813 -   Enero 20 - Artigas, vuelto del Ayuí, acampa en Paso de la Arena con 5.000 hombres.

 1813 -   Abril 4 - Artigas reúne en Peñarol el primer congreso nacional.

 1813 -   Agosto - La plaza recibe un importante refuerzo de 1.200 soldados.

 1813 -   Noviembre  - Los realistas arrebatan a los patriotas la isla Martín García.  Expedición comandada por D. Jacinto Romarate.

 1814 -   Enero 20 - Artigas se retira del sitio.

 1814 -   Mayo 14 al 17 - Brown, al mando de la escuadra de Buenos Aires, destruye la escuadra realista en el combate del Buceo.

 1814 -   Junio 20 - Capitulación de Montevideo español.


JEFES DEL APOSTADERO DE MONTEVIDEO 

 1.abr.1773 -  2.feb.1778:  C/N Juan Antonio Camino

 2.feb.1778 -  1.mar.1784:  C/N Gabriel Guerra

 1.mar.1784 -  5.may.1785:  C/N Francisco Idiáquez de Borja

 5.may.1785 - 16.abr.1786:  C/F Santiago de Hezeta

16.abr.1786 - 20.abr.1786:      Ramón de Clairac

20.abr.1786 - 23.feb.1789:  C/N Antonio Basurto

23.feb.1789 - 18.abr.1792:  C/N José de Orozco

18.abr.1792 -   .mar.1795:  Brig. Antonio de Córdova

  .mar.1795 - 11.feb.1797:  C/N José Adorno

11.feb.1797 - 12.ene.1804:  Brig. José de Bustamante y Guerra

12.ene.1804 -  3.feb.1807:  Brig. Pascual Ruiz Huidobro

 3.feb.1807 - 30.jun.1809:  C/N Santiago de Liniers

30.jun.1809 -   .nov.1812:  C/N José María Salazar

  .nov.1812 - 20.jun.1814:  C/N Miguel de la Sierra


GOBERNADORES DEL PARAGUAY DESPUÉS DE LA MUERTE DE GARAY 

            1584  Juan de Torres Navarrete

                 (sobrino del 4 Adelantado)

            1587  Juan de Torres de Vera y Aragón

            1591  Hernandarias de Saavedra

            1594  Fernando de Zárate

            1595  Juan Ramírez de Velazco

            1598  Diego Valdez de la Banda

            1600  Hernandarias, nuevamente

            1609  Diego Martínez Negrón

            1615  Hernandarias, otra vez

            1618  Creación de la Gobernación del Río de la Plata


GOBERNADORES DE MONTEVIDEO 

José Joaquín de Viana              14.mar.1751  -   8.abr.1764

Agustín de la Rosa                  8.abr.1764  -   5.feb.1771

José Joaquín de Viana               5.feb.1771  -  10.feb.1773

Joaquín del Pino                   10.feb.1773  -        .1790

Miguel de Tejada (int.)                   1790  -   2.ago.1790

Antonio Olaguer y Feliú             2.ago.1790  -     feb.1797

José de Bustamante y Guerra           feb.1797  -     ene.1804

Pascual Ruiz Huidobro                 ene.1804  -   3.feb.1807

Francisco Javier de Elío (int.)    14.set.1807  -   3.abr.1810

Joaquín de Soria (int.)             3.abr.1810  -   7.oct.1810

Gaspar de Vigodet                   7.oct.1810  -  20.jun.1814


GOBERNADORES DEL RÍO DE LA PLATA 

            1618  Diego de Góngora

            1623  Alonso Pérez de Salazar

            1624  Francisco de Céspedes

            1632  Pedro Esteban Drávila

            1637  Mendo de la Cueva y Benavídez

            1640  Ventura Mujica

            1641  Andrés de Sandoval (interino)

            1641  Jerónimo Luis de Cabrera

            1646  Jacinto de Lariz

            1653  Pedro Baigorri Ruiz

            1660  Alonso Mercado y Villacorta

            1663  José Martínez de Salazar

            1674  Andrés de Robles

            1678  José de Garro

            1682  José de Herrera

            1691  Agustín de Robles

            1700  Manuel de Prado Maldonado

            1704  Alonso de Valdez Inclán

            1708  Manuel de Velazco

            1712  Alonso de Arce y Soria

            1715  Baltasar García Ros

            1717  Bruno Mauricio de Zavala

            1734  Miguel de Salcedo

            1742  Domingo Ortiz de Rozas

            1745  José de Andonaegui

            1756  Pedro de Ceballos

            1766  Francisco Bucarelli

            1770  Juan José de Vértiz           

            1776  Creación del Virreinato del Río de la Plata  Por Real Cédula de 8 de agosto.


VIRREYES DEL RIO DE LA PLATA

             1776 - 1778 :  Cap. General D. Pedro de Ceballos

            1778 - 1784 :  D. Juan José de Vértiz y Salcedo

            1784 - 1789 :  Marqués de Loreto D. Nicolás del Campo

            1789 - 1795 :  General D. Nicolás de Arredondo

            1795 - 1797 :  D. Pedro Melo de Portugal y Villena

            1797 - 1799 :  D. Antonio Olaguer y Feliú

            1799 - 1801 :  Marqués de Avilés D. Gabriel de Avilés

            1801 - 1804 :  D. Joaquin del Pino

            1804 - 1807 :  Marqués de Sobremonte D. Rafael de S.

            1807 - 1809 :  Cap./Navío D. Santiago de Liniers

            1809 - 1810 :  Brig. D. Baltasar Hidalgo de Cisneros

            1811 - 1811 :  D. Francisco Xavier de Elío 

            El 14 de diciembre de 1811 Elío abolió el Virreinato  del Río de la Plata, reducido a la ciudad sitiada de  Montevideo.  Esta plaza capituló ante las fuerzas  patriotas el 20 de junio de 1814, cesando con ello la dominación española en el Río de la Plata.


REYES DE ESPAÑA VINCULADOS A LAS COLONIAS AMERICANAS                

                1479 - 1516 :  Fernando, Rey de Aragón

                1474 - 1504 :  Isabel, Reina de Castilla

                1504 - 1516 :  Juana la Loca, reina de Castilla                                               

                1516 - 1556 :  Carlos I            │ 

                1556 - 1598 :  Felipe II           │ 

                1598 - 1621 :  Felipe III          │  Habsburgos

                1621 - 1665 :  Felipe IV           │  o Austrias

                1665 - 1700 :  Carlos II           │ 

                                               

                1700 - 1746 :  Felipe V            │ 

                1746 - 1759 :  Fernando VI         │ 

                1759 - 1788 :  Carlos III          │  Borbones

                1788 - 1808 :  Carlos IV           │ 

                1808 - 1833 :  Fernando VII        │ 

                                                

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar