Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice articulos publicados de la Academia Uruguaya de Historia Maritima y Fluvial

LOS INGENIEROS DE MARINA DEL APOSTADERO:

ALGUNAS REFERENCIAS BIOGRÁFICAS

 

Publicado Por la Academia Uruguaya de Historia Maritima y Fluvial, 1997

Indice Prologo Politica Internacional en la Época El Sistema Geoestrategico Español El equlibrio naval
El Apostadero de Montevideo y las Islas Malvinas El Montevideo del Apostadero Aspectos comerciales y politicos del Apostadero. Montevideo visto desde el Mar Los Gobernadores y el Apostadero
Sus Comandantes Los Ingenieros de Marina Las operaciones Britanicas y Españolas en el Plata 1806-7 Las Batallas del Apostadero  

 

 Académico Doctor CARLOS  BAUZÁ       

             El funcionamiento del Apostadero requirió el trabajo armónico de profesionales de diversos campos de la Marina tales como oficiales de diferente graduación y especialidad, ingenieros de Marina, administradores, operarios de maestranza, médicos, marinería, etc.

             Había que ocuparse de la lucha contra el contrabando, suministrar apoyo logístico a las islas Malvinas, expediciones poblacionales a la Patagonia y viajes científicos y militares provenientes de la Península, patrullar el Río de la Plata, las costas patagónicas y el estrecho de Magallanes, conceder patentes de navegación y asignar bandera, colaborar con la percepción de rentas e impuestos aduaneros, mantener el "stock" de pertrechos náuticos en el Barracón de Marina, socorrer las naves siniestradas, regular el cabotaje, el practicaje y la pesca artesanal, apresar los barcos extranjeros dedicados a la pesca ilegal, desarrollar una política de faros y muelles, entender en problemas de disciplina, así como asuntos civiles y militares en los buques de la Real Armada y adiestrar a las tripulaciones indígenas.

             Pero además correspondían al Apostadero, otras responsabilidades funcionales que requerían por su naturaleza estrictamente técnica la participación especializada de ingenieros de Marina.

Por ejemplo, la carena y construcción de embarcaciones, las modificaciones necesarias para el armado en guerra de barcos mercantes, el inventario previo de las embarcaciones privadas contratadas por el gobierno, la restitución a su estado original de los barcos contratados transitoriamente por las autoridades y modificados con propósitos militares, la evaluación de la navegabilidad de embarcaciones mercantes y corsarias previo al otorgamiento de autorización para abandonar el puerto, la medida y arqueo de barcos con fines impositivos, la tasación de embarcaciones apresadas o embargadas, previa a su remate, la tasación de barcos constituidos como fianzas legales, la avaluación de pertrechos náuticos vendidos por el Barracón de Marina, y la construcción de algunas obras civiles. También actuaban como asesores en los contratos de la Marina con asentistas de víveres y hospitalidades.

             El Cuerpo de Ingenieros de Marina había sido creado por Real Orden de 24 de diciembre de 1770 durante el reinado de Carlos III. Esta creación formó parte de un fuerte impulso al desarrollo de la Armada española que incluyó, además, la reconstrucción del Real Astillero de Guarnizo, la construcción del Arsenal de El Ferrol, un vigoroso estímulo a los Arsenales de La Habana y Guayaquil y la instalación de fábricas de lonas, jarcias, motonería y de fundiciones de cañones, entre otros.

            Los técnicos se formaban profesionalmente en la Escuela de Ingenieros de Marina fundada en Cádiz en 1772 desarrollando un "curriculum" compuesto de aritmética, trigonometría, álgebra, estática, hidráulica e hidrostática, complementado con dibujo de buques, puertos y arsenales, " visitas de montes ", estudio de modelos de buques así como " campañas de mar ".

             Es interesante detallar el objeto de las Campañas de Mar en un " curriculum " para ingenieros navales, éste era:

".... Provisto del plano, historia del buque y demás noticias y observaciones conducentes, comparar todas las luces, adquiridas con los diversos casos que ocurran abordo; observar los movimientos y marcha del buque en todas sus posiciones; su aguante, resistencia o estabilidad con respecto a los distintos y enormes pesos colocados en su capacidad; notar las ventajas y perjuicios que pueda producir la alteración de su estiba y deducir la mejor posible atendidas todas las circunstancias; el trabajo de su arboladura con las mejoras que advierta puedan verificarse en ella ....".  (1)

("Exposición que hacen al Soberano Congreso Nacional los oficiales del Cuerpo de Ingenieros de Marina de este Departamento, sobre el Proyecto de Ley Orgánica de la Armada Naval en la parte concerniente a aquel Cuerpo". Cádiz, imprenta de Eusebio Díaz Mallo; año de 1821).

            Para ingresar a la Escuela era necesario probar antecedentes de nobleza y ser oficial de Marina, Infantería, Caballería, Artillería o ingeniero del Ejército.

            Se regían por la ORDENANZA DE S.M. PARA EL SERVICIO DEL CUERPO DE INGENIEROS DE MARINA EN LOS DEPARTAMENTOS Y A BORDO DE LOS NAVÍOS DE GUERRA DE 1772 (fig. 1).

             Con anterioridad a la creación de este Cuerpo algunas de estas tareas eran encargadas a otros técnicos de diferente capacitación.  Hay un ejemplo local: así, siendo Domingo Pallarés " delineador de construcción ", desde 1770 ejerció en Montevideo las funciones de ingeniero de Marina, como lo manifiesta en un oficio fechado en 1778 donde declaraba estar a cargo de la carena y construcción naval en dicho puerto (2).

            Aún después de la fundación de la Escuela de Ingenieros de Marina, no siempre hubo disponibilidad de estos profesionales en Montevideo. Durante el desarrollo de la actividad del Apostadero, la documentación muestra que - en ausencia de ingenieros de Marina graduados - diversas responsabilidades correspondientes a estos profesionales eran confiadas a oficiales "encargados en el Ramo de Ingenieros por el Comandante de Marina " - por tanto no titulados de ingeniero -, o a otros técnicos de menor jerarquía profesional formados con la práctica en astilleros peninsulares, tales como delineadores de construcción y contramaestres de construcción.

            Ocasionalmente, algunas tareas periciales navales eran encomendadas a artesanos experimentados pertenecientes a las diversas ramas de la construcción naval tales como maestros mayores carpinteros de ribera, maestros calafates y maestros veleros.

            La política de la Corona en lo referente a la distribución de los ingenieros de Marina en Indias no era equilibrada. Así, en una lista de ochenta y cinco ingenieros de Marina existentes en la Real Marina en 1795,- con especificación puntual de su destino,- hay únicamente dos profesionales asignados a un puerto de Indias, en este caso La Habana, asiento de un importante astillero. En cambio había  tres ingenieros de Marina destacados en Aranjuez,- sobre el río Tajo -" destinados en las embarcaciones de S.M. en aquel Real Sitio" (3).


 

[1]  Figura N 1


 

            En el lapso de los cuarenta y ocho años transcurridos entre la creación del Apostadero el 9 de agosto de 1776 (4) y la capitulación de Montevideo ocurrida el 20 de junio de 1814, la documentación señala la actuación de únicamente tres ingenieros de Marina: Domingo Pallarés, Fernando Sánchez (5) y José de Echegaray. 

            No se ha incluido en esta nómina al ingeniero de Marina Eustaquio Giannini (1750-1814), que estuvo vinculado a la construcción del faro de la isla de Flores, porque no fue asignado al Apostadero, sino a Buenos Aires en 1804- donde transcurrió la mayor parte de su actividad - para dictaminar sobre el muelle que se empezó a construir en aquella ciudad a expensas del Consulado (6).

            El resto de los técnicos fueron oficiales de Marina "encargados en el ramo de Ingenieros". Entre éstos figuran  los nombres de Antonio Mendoza, Pablo Villar, Francisco de Zambrano y Francisco Dávila.

            Nos referiremos con detalle a la actividad de dos ingenieros de Marina que desempeñaron funciones en el Apostadero; ellos son Domingo Pallarés y José de Echegaray. 

DOMINGO PALLARÉS, DELINEADOR DE CONSTRUCCIÓN PROMOVIDO A INGENIERO EXTRAORDINARIO 

            Domingo Pallarés es conocido por ser el autor del:

 ".... Plano de el puerto de Montevideo, y Línea de Defensa q.e deben formar los buques q.e se hallan en el; con el N.o de cañones que hay montados en el Recinto de la Plaza...." fechado en Montevideo el 30 de julio de 1781 (7) (fig.2).

            Pallarés tuvo una formación práctica de " ....delineador de construcción.... " en el Departamento de Cartagena con Eduardo Bryant y en el de El Ferrol con Francisco Gautier pasando a Montevideo por Real Orden de 22 de agosto de 1770 desempeñando funciones de ingeniero de Marina y ".... promoviendo todas las faenas de Construcción y Cadenas q.e hasta ahora han  ocurrido sin yntermicion.... ".  Al parecer fue un técnico eficiente, rico en recursos, capaz de solucionar exitosamente el problema de sendas vías de agua que presentaban la fragata " Soledad " y el navío " Poderoso " de la escuadra de Cevallos al mando del marqués de Casa Tilly, en 1778.

            Respecto a la fragata " Soledad ", surta en Montevideo, Pallarés dictaminó que ".... la fragata no tenía defecto alguno en sus fondos porque se aferraron de firme en el Departamento de El Ferrol y sólo se notaban algunos lagrimaderos que correspondían al pañol de la jarcia.... ".

            Referente al navío " Poderoso "- que venía haciendo agua desde el puerto de Santa Catalina- informó con gran detalle los hallazgos de la inspección que realizó en el casco. El agua entraba ".... por el escape superior de la primera pieza de la roda.... ", había una alteración del nivel de algunas piezas del casco y se verificaba una pérdida de estopa en algunas costuras (8).

            Pallarés dibujó y mandó confeccionar por un herrero unas " planchuelas de fierro de 16 pulgadas de largo, 8 pulgadas de ancho y 12 líneas de grueso mas dos abrazaderas de fierro de 10 pies de largo " para corregir el problema.

            El " Poderoso " dio la quilla " en la banda de afuera de la rada ", la reparación fue exitosa y mereció un juicio escrito laudatorio del comandante de la flota. El 20 de marzo de 1778 Pallarés presentó dichas líneas junto a otros certificados de excelencia,- incluyendo uno de Juan Antonio del Camino, ex jefe del Apostadero - solicitando ".... ser promovido a Ingeniero extraordinario de Marina o ayudante de construcción con el grado de Alférez de Navío.... ".

            El oficio reiterado en Montevideo en 16 de agosto de 1779 y los elogiosos certificados acreditantes de sus méritos fueron entregados al jefe del Apostadero Gabriel Guerra, quien los elevó al marqués González de Castejón. La gestión fue coronada de éxito y el Rey firmó en el Pardo, en 9 de febrero de 1780, una orden nombrando a Pallarés ingeniero extraordinario de Marina con el grado de Alférez de Navío ".... con el sueldo de cuarenta y cinco escudos de vellón al mes....". (Figura N 4).
 

[3][4]JOSÉ DE ECHEGARAY (1763-1842), ÚLTIMO INGENIERO DE MARINA DEL APOSTADERO (9). 

            Este ingeniero de Marina nació en El Ferrol en 1763, de familia noble, hijo legítimo de don Bernardo de Echegaray, natural de Leiza en el Reino de Navarra y de doña María Antonieta Fernández, natural de Nuestra Señora del Sequeiro, Obispado de Mondañedo (10).

            Ingresó de aprendiz de carpintero en el Arsenal de La Carraca y luego navegó como tercer carpintero a bordo del navío "San José".

            Su participación eficiente en las tareas de diseños de planos para la construcción de diques en aquel arsenal le valió la designación de "capataz de la Sala de Gálibos" en 1788.

            Figura entre los egresados de la Escuela de Ingenieros de Marina de 1807 (11). Hallándose en Madrid colaborando con ingenieros de Marina en el dibujo de planos de buques, fue sorprendido por la entrada de las tropas francesas logrando fugar, accediendo posteriormente al cargo docente de "Maestro del ramo de Construcción" en la Escuela de Guardias Marinas del Departamento de Cádiz.

            Por Real Orden de 5 de junio de 1811, contando con 48 años de edad, fue comisionado al Apostadero de Montevideo, viajando en el bergantín - correo "El Tigre" que naufragó en Punta Carretas, salvando su vida. 

             Referiremos tres intervenciones profesionales de Echegaray en Montevideo en diferentes campos de actividad. La primera tuvo lugar en febrero de 1812 con motivo de un contencioso suscitado entre las autoridades y un vecino llamado José de Garmendia, propietario de la balandra "San José y Animas".

            El Gobernador de Montevideo, Francisco Xavier de Elío "tomó a flete", o sea contrató dicha embarcación y la modificó en su estructura para adecuarla a fines militares: la transformó en "bombardera".

            Se firmó un documento estipulando que debía ser devuelta a su dueño en su condición original. Esta obligación no se cumplió y se restituyó la embarcación con las modificaciones realizadas.

            Garmendia reclamó, el Comandante del Apostadero Miguel de la Sierra reconoció la justicia del reclamo y encomendó a José de Echegaray la presupuestación y realización de las obras tendientes a devolver a la balandra su condición original.

            La segunda intervención, en abril de 1812, se refiere al reconocimiento de las condiciones de navegabilidad de un buque destinado al corso, pericia encargada por las autoridades. El informe de Echegaray reza: "el buque a que se contrae esta instancia se halla un buen estado para salir a corso".

            Por último, cabe mencionar su actuación en febrero de 1814, cuando al tenerse noticia en Montevideo, sitiada por tierra, de la inminencia de un ataque naval definitivo por la flota juntista, se decidió la compra y armado en guerra de un barco mercante, para aumentar su potencial naval militar.

            Echegaray revisó los buques surtos en el puerto, seleccionó el más indicado - que resultó ser la fragata mercante estadounidense "Neptuno" -, formuló el presupuesto de los materiales y jornales, tasó la embarcación con su contenido y dirigió los trabajos, no sin recomendar que se pagara a la maestranza "algunos meses de los treinta y tres que se le adeudan porque sin esta circunstancia nos vamos a eternizar con la habilitación del buque" (12). (Figura N 5).

            Cuando capituló Montevideo el 20 de junio de 1814, Echegaray fue declarado prisionero de guerra, trasladado a Buenos Aires y confinado sucesivamente en diversos establecimientos de detención, en el interior; fugó en 1820 - después de seis años de prisión - a Montevideo, entonces bajo dominio portugués, regresando a la Península.

            En España sufrió una indagatoria para probar que había permanecido ideológicamente fiel al Rey, continuando luego con tareas que incluyeron una visita de montes en la Sierra de Segura, asesorías a la Junta del Almirantazgo y colaboración en la reorganización del Cuerpo de Ingenieros de Marina, que pasaba a llamarse Cuerpo de Constructores, en 1827.  Al año siguiente fue nombrado Primer Constructor y Director General interino de este cuerpo en Cádiz.

            Publicó un "Diccionario de Arquitectura Naval" y otros escritos técnicos: fue distinguido con el grado de Capitán de Navío y era Caballero de la Real y Militar Orden y Placa de la Orden de San Hermenegildo; falleció en San Fernando (Cádiz) el 27 de noviembre de 1842 (13). Su foja de servicio indicaba que "nunca había hecho uso de licencias". 

            Con la capitulación de la plaza finalizaron las actividades de un núcleo de marinos e ingenieros navales que integraron con honor el "corpus" técnico de la Marina española en el Apostadero de Montevideo. 


NOTAS

 (1) BAUZA, C.A.: Los ingenieros de Marina del Apostadero de Montevideo. Comunicación al III Simposio de Historia Marítima y Naval Iberoamericana. Buenos Aires, noviembre 20-24, 1995 (en prensa).

 (2) Archivo Histórico Nacional (Madrid). Secretaría de Marina. Legajo 78.

 (3) Lista General de los Oficiales de Guerra de la Real Armada, Año de 1795.

             (4) Se asigna a la Real Orden de 9 de agosto de 1776 el rol de documento fundador de la célula naval inicial del Apostadero (MARTÍNEZ MONTERO, H.: EL APOSTADERO DE MONTEVIDEO. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1978; pp. 182-3).

 (5) Este ingeniero figura como asignado a Montevideo en el " Estado General de la Real Armada " de 1808 con el título de " Ingeniero de marina empleado en este Ramo, con graduación militar. Graduado de Alférez de Fragata ". Hay documentos sobre su actuación a partir de 1798 en el Archivo General de la Nación.

 (6) Véase DESTEFANI, L.H.:Un ingeniero Portuario en el proceso de Mayo. Eustaquio Giannini; capitán de navío, ingeniero portuario. Fundación Argentina de Estudios Marítimos. Buenos Aires, 1970.

 (7) Original en el Archivo General de Simancas. M.P. y D-VII-73.

 (8) Archivo Histórico Nacional (Madrid). Secretaría de Marina, legajo 78.

             (9) - Los datos sobre Echegaray han sido extraídos de su foja de servicio, inédita, existente en el Archivo Museo "Don Alvaro de Bazán, en el Viso del Marquéz, (Ciudad Real) - así como de la documentación del Archivo General de la Nación. Véase además BAUZA, C.A.:" José de Echegaray, último ingeniero de Marina del Apostadero de Montevideo. Revista de Historia Naval (Madrid), en prensa.

             (10) - Parroquia Castrense, San Fernando. Libro 4 de Defunciones. Folio 228 - 228v. (Debo esta información a una gentileza del Profesor José María Cano Trigo, San Fernando (Cádiz).

             (11) - CRESPO RODRÍGUEZ, R.: Un poco de Historia. Ingeniería Naval. Madrid; Diana Artes Gráficas. Año 334, número 373 (julio) 1966, p. 235.

             (12) - Archivo General de la Nación. Expediente 467 A. Marina. "Expediente formado sobre la compra de la Fragata Americana nombrada Neptuno con el objeto de armarla a guerra p.a el servicio de la Nación". Este suceso se presenta con detalle en BAUZA, C.A.: La compra y armado en guerra del buque mercante estadounidense "Neptuno" por las autoridades españolas de Montevideo en 1814. Rumbo al Mar (Montevideo), año 3, núm. 7 (setiembre 1994), pp. 38 - 43.

             (13) - Parroquia Castrense, San Fernando. Libro 4 de Defunciones. Folio 228 - 228v.                   

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar