Historia y Arqueologia Marítima

HOME

ACCIDENTES MARITIMOS Indice Accidentes Maritimos

Salem Express

El Salem Express (c)

l Salem Express fue construido en 1.964 en La Seyne (Francia) y es sin lugar a dudas uno de los hundimientos más famosos del Mar Rojo, quizás por ser uno de los más recientes o por la magnitud de la tragedia en la que perecieron centenares de peregrinos procedentes de la Meca.

El 15 de Diciembre de 1991 navegaba bajo pabellón egipcio cubriendo la ruta de vuelta de los peregrinos y transportaba más de 1.500 personas, a pesar de que su capacidad máxima no rebasaba los 700 pasajeros. Su capitán aquella noche (profesor de la Escuela Naval del Cairo) decidió variar la ruta habitual para restar dos horas de travesía, rodeando el arrecife Hyndman que se encuentra frente al puerto de Sáfaga. Su errónea decisión ocasionó que el ferry procedente de Arabia Saudi colisionara frontalmente con dicho arrecife en plena noche, lo que ocasionó la apertura del gran portón de carga de proa, lugar por el que se inundó el barco. La rápidez del hundimiento, que se produjo en menos de 15 minutos, provocó que muy pocos pasajeros pudieran salvarse.

Menos de 200 supervivientes, dejan patente el enorme número de víctimas, sobre el que no hay una certeza absoluta, y que hacen de este naufragio una de las mayores tragedias recientes de la navegación civil y la mayor hasta la fecha producida en el Mar Rojo.

Segun el sitio debuceo.com: "Buceamos en este pecio muy pocos meses después de la tragedia. El buque estaba prácticamente sin colonizar por ningún organismo sésil, volcado totalmente sobre un costado. Pudimos observar que varias de las embarcaciones de salvamento se encontraban sin soltar de sus anclajes, lo que da una idea clara de la rápidez del hundimiento. En el fondo había muchas maletas y fardos de enseres de equipaje abiertos a golpes de cuchillo, producto de algún intento de expolio de su contenido, además de coches de bebe prácticamente intactos, paquetes de cigarrillos, carteras sin documentación, etc. Había transcurrido tan poco tiempo desde el hundimiento que todavía parecía que quedara un haz de vida en su interior, las imágenes que entraban por nuestros ojos nos hacían revivir la tragedia. Sólo pensar en lo que sucedió me ponía la carne de “gallina”. Algo que se hizo más patente cuando decidimos entrar en él. Mientras disfrutábamos de la luz exterior no había ningún tipo de problema pero cuando era necesario utilizar linternas para alumbrar algunos habitáculos temíamos encontrar algún resto humano. En la actualidad, y pese a que los cuerpos especiales del ejercito egipcio recuperaron gran parte de los restos de las personas que quedaron atrapadas en el pecio, todavía es posible observar restos humanos en su interior, sobre todo en el interior de algunos camarotes, algunos de los cuáles permanecieron sepultados en el interior bajo los equipajes."
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Argentina

Direccion de e-mail: meycarlos@fibertel.com.ar