Historia y Arqueologia Marítima

HOME

ANTARTIDA Indice Antártida

Diario Orcadas del Sur

Carl Stålhandske

Introduccion Febrero  1913 Acomodarse Marzo Abril- Mayo -  Fallece Wiström Junio
Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
Enero 1914 Febrero1914 Fotos dotacion 1912 Otras fotos personales    

2 de diciembre

Ayer no te escribí nada y por eso dormí mal. No debe repetirse. Hoy me dediqué a hacer nuevos barriletes. Actualmente hay buen tiempo y no es tan difícil. Mañana voy a hacer mediciones magnéticas . El hielo empieza a irse en la bahía del sur pero todo el mar está lleno de bloques de hielo. Los barcos balleneros deberían llegar ahora en diciembre. Si tuviera una carta de ti estaría contento y feliz hasta que me vaya de acá. Buenas noches querida Ingirid.

3 de diciembre

Hoy hice mediciones magnéticas  por la mañana y por la tarde.  Estoy cansado. Dormí mal a pesar de haberte escrito como debo. Ahora la nieve se derrite con pasos gigantéscos. Buen tiempo y mucha luz. Lo peor ya se acabó. Empiezo a creer que esto un día se terminará. Ha sido el año más largo de mi vida lo que no me extraña. Buenas noches querida Ingirid.

4 de diciembre

Sigue el tiempo lindo. La nieve se derrite a cantidades en las montañas . Como siempre mis planillas me apuran. No tengo otra cosa de contar que te extraño sin cesar, pero no sirve decirlo. Pronto se acaba la espera.  Buenas noches querida Ingirid.

5 de diciembre

Nada de escribir. Sólo decirte buenas noches.

6 de diciembre

Esta tarde tratamos de divertirnos. Stuxberg ha traducido el himno de Orcadas al castellano y Berg lo grabó en el gramófono y los demás auydamos en el coro. Andersson y Berg fueron a pescar en la bahía del norte y atraparon siete peces. De momento no estoy muy bien, me resulta difícil dormir.  A lo mejor me estoy poniendo nervioso hacia el fin. Sin embargo espero que aguante el tiempo que queda. Buenas noches querida Ingirid, voy a tratar de dormir.

7 de diciembre

Dormí bien. Arreglé mi cama de modo que estoy más cómodo. Ese fue el problema, estaba incómodo. No son los nervios pero hoy día  se suele echar la culpa a ellos por cualquier cosa. Sigue la temperatura templada  y la nieve se derrite, pero ahora hay un tiempo espantoso. Buenas noches, pequeña Ingirid.

8 de diciembre

Mi más querida Ingirid, de qué voy a escribir esta noche? No ha pasado nada. Andersson está contando sobre la historia antigua de Inglaterra y resulta difícil ordenar los pensamientos. Ahora pasó a otro tema.¿ Cuál es la nación que tiene las mujeras más lindas del mundo? El mantiene que es Islandia y yo participo cada tanto de la conversación. La nieve sigue derritiendose. Llueve. De día busco los barcos balleneros. Debe ser es un poco temprano creo. Sin embargo, si tuviera una carta. Buenas noches querida Ingrid.

 9 de diciembre

Nada nuevo. De momento reina la niebla constante acá en las Orcadas. Estoy harto de todo acá abajo. Es un período muy duro. Si estuviera del todo seguro de mi trabajo sería otra cosa, pero eso de trabajar duro sin certeza sobre el resultado, es casi insoportable. Pero, ¿qué se va a hacer? Sólo esforzarse con buena cara. Buenas noches querida Ingirid.

10 de diciembre

He hecho mediciones  magnéticas  todo el día y acabo de terminar el cálculo. Me voy a acostar. Andersson y Berg estuvieron cazando y pescando y volvieron con mucha aves como peces. Buenas noches querida Ingirid.

11 de diciembre

Ya es tarde y tengo que acostarme después de haberte escrito unas palabras.  He trabajado con Stuxberg hoy. Ahora duermo bien por las noches y me va bien. Miro a ver si ves  los barcos balleneros cada día, pero todavía hay hielo de modo que es difícil llegar. Sólo quedan dos meses  Ingirid. En dos meses volveré a verte Ingirid.  Mi querida Ingirid te extraño tanto que no sé qué hacer. Buenas noches .

13 de diciembre

 No te escribí nada ayer, lo siento. Fue mi intención hacerlo, pero me fui a acostar sin embargo. Como siempre no había nada que escribir. Lo mismo hoy. Estos días ha nevado mucho, pero espero que no dure mucho. La Navidad se acerca. La próxima Navidad, la celebraremos juntos, ojalá. Creía que sería así esta Navidad pero no va a ser así desgraciadamente. Buenas noches, querida Ingirid.

14 de diciembre

Un día sereno y tranquilo. De veras calmo. Bueno, es domingo. Estuve con Berg en las montañas para buscarle un huevo que no podía alcanzar. Aparte de esto nada , como de costumbre. Buenas noches mi Ingiridita.

15 de diciembre

Hoy Andersson y Berg se fueron a juntar huevos. Andersson se cortó un dedo al arreglar sus ataduras de esquí. Por eso le cosimos su dedo esta noche. Andersson se hizo el héroe y no se  alteró lo más mínimo, a pesar de que no teníamos otro instrumento que una aguja común.  Ahora tengo que acostarme. Buenas noches querida Ingirid.

 

16 de diciembre

Querida Ingirid. Como siempre nada para escribir. Estoy leyendo un libro de Honoré de Balzac, un libro con el que Stuxberg fanfaronea mucho haber leído . Dice que es el que mejor conocido del carácter humano. Casi mejor que Shakespeare. A mi me parece un poco exagerado,  pero debo admitir que a veces es muy acertado describiendo los carácteres. ¿Has leído algo de él? Una vez casados leeremos juntos en voz alta y seguiremos con la literatura cuanto podamos. Esto siempre me ha gustado pero, por desgracia, durante la última parte de mi vida he tenido poca posibilidad de satisfacer este deseo. Buenas noches, Ingirid. Verás, lo pasaremos bien juntos.

17 de diciembre

Hoy hice mediciones  magnéticas y por lo tanto estoy cansado. Vivimos días lindos y cálidos. La nieve se derrite pero no veremos tierra sin nieve este año, no creo. Buenas noches mi Ingirid.

18 de diciembre

Lo de siempre. No pasa nada. Hasta ahora ningún barco ballenero. No tengo nada que escribir, querida Ingirid. No quiero escribir más, quiero hablar. Tenemos tantas cosas de tratar, Ingirid al vernos de nuevo. Qué poco tiempo estuvimos juntos de novios! Los pocos ratos que estuvimos juntos tuve otra cosa que hacer que hablar. Sabes que actuar vale más que hablar. Cuando nos veamos de nuevo creo poder hacer las dos cosas. Buenas noches Ingirid.

19 de diciembre

Tampoco hoy nada. Temo que mis anotaciones se paren del todo, pero el final se acerca y debe ser por eso. Hoy ha llovido mucho pero la nieve resiste y no quiere irse. Esta noche soñé contigo. ¿Sabes lo que soñé? Pues, yo estaba trabajando en una mesa y de repente sentí que tú estabas detrás de mí. Me di vuelta y allí estabas tú riéndote con dos pasteles en un platito. Los pasteles estaban rellenos de espuma de crema con los bordes duros. En el sueño no los comí, sólo me pregunté cómo podía sentir que estabas tú presente en el cuarto. Desgraciadamente ha desaparecido nuestro libro de sueños y no puedo saber lo que significa. Pero no importa.  De todos modos fue un sueño bonito, no te parece? Tú tenías una cara feliz y llevabas un delantal.  Por lo visto viniste directamente de tus quehaceres en la cocina para dar a tu hombre un bocado para probar. Seguro que significa un hogar feliz. Lo que a mí me molesta es que no aproveché para darte un beso. Merecías una recompensa por tal gesto de bondad. Pero en realidad fui yo quien tuve la recompensa. Para mí, lo mejor que me puedo imaginar es un beso de ti. Buenas noches, querida Ingirid y gracias por la visita. ¿Volverás esta noche? Entonces estaré más alerto.

21 de diciembre

Ayer no escribí nada. No tuve nada que contar. Es lo mismo hoy excepto que llueve.  Tengo tanto sueño esta noche, casi no llego a mantener los ojos abiertos. Me voy a acostar. Buenas noches querida Ingirid.

22 de diciembre

Mi más querida Ingirid. Nada que escribir hoy tampoco. Pues, sí, los perros han escapado, todos menos Nilla que es demasiado gordo para excursiones agotadoras. Espero que vuelvan. Todavía el hielo queda  en la bahía del sur. Ningún barco ballenero. Ingirid, querida Ingirid pronto se acerca el día cuando te vaya  a ver de vuelta. No me atrevo a soltar la alegría, porque aún faltan varias semanas. Buenas noches mi Ingiridita.

23 de diciembre

Hoy es la pequeña Nochebuena como dicen ustedes los noruegos. Ningún ambiente navideño acá a pesar de tener nieve y hielo. Sin hogar no hay ningún ambiente de Navidad. Mañana es Nochebuena y haré mediciones magnéticas. Ingirid, querida, menos mal que estás en casa con tu familia en Navidad. Si estuviera contigo sería otra cosa para mí. El año pasado tuve tus cartas ahora sólo me quedan los recuerdos de lo pasado  y la esperanza  de un futuro y claro no está mal, mejor que nada. Pensarás mucho en mí y me extrañarás  en la Navidad. Creo que sí, porque lo hago yo. A mí no me queda otra cosa.  Bueans noches querida Ingirid. Mañana no te escribiré nada. Haremos una reunion para tratar de acordarnos de la Navidad. Seguramente sin éxito. Lo hemos intentado tantas veces,  sin otro resultado más que un poco de dolor de cabeza al día siguiente.

25 de diciembre

Día de Navidad. Ayer estuvimos celebrando hasta más tarde que de costumbre. No me duele la cabeza pero estoy un poco cansado. Demasiado cambio en  la vida cotidiana no es bueno  acá en las Orcadas. Los perros se han ido otra vez. Todos menos la madre Nille. Es el tercer día de su ausencia. Empiezo a preocuparme, pero volverán. La nieve se derrite en forma violenta. Hoy hace 6 grados sobre cero. Buenas noches, Ingirid y Feliz Navidad.

26 de diciembre

Los perros todavía no han vuelto. Pronto tendremos tierra sin nieve. Más de 9 grados sobre cero. Qué calor! Tenemos un trabajo duro en sacar toda la basura y materiales acumulados alrededor de la casa durante dos años. En este momento volvió uno de los perros, Jeppe, y otro se ve más lejos en el hielo. Qué bueno. Son tan divertidos. Buenas noches querida Ingirid.

 

27 de diciembre

Ahora todos los perros están en casa. Hambrientos y agotados. Me ha dolido la cabeza todo el día, pero parece que va a ceder. No tengo nada que escribir. Buenas noches Ingirid.

28 de diciembre

Mi más querida Ingirid, no tengo nada que contar esta noche. He perdido por completo las ganas de escribir. El hielo de la bahía del sur se fue esta noche. Al menos es algo.  Ahora los barcos balleneros pueden llegar con tus cartas. Si tuviera noticias tuyas pronto. Me gustaría tanto saber que estás bien y sana y que me extrañas etc. etc. Hoy hice orden  con “ mi ropa urbana”, como se dice en términos marineros, saqué todas las manchas. Mañana la arreglaré  y plancharé de modo que esté lista cuando desembarque en Buenos Aires. Buenas noches mi querida Ingirid.

29 de diciembre

Hoy puse cartón en el tejado y lo terminé de un lado. Stuxberg casi terminó su baúl después de dos meses de trabajo. No logré arreglar mi ropa hoy. Buenas noches Ingirid, tengo que trabajar un poco son Stuxberg.

30 de diciembre

Hoy mi ropa está en orden y puesta en mi maleta. También tus cartas están metidas en la maleta. Y tu foto. Estoy preparado para salir en cualquier momento. Todavía ningún barco ballenero. Con suerte el barco llegue ya en enero. Pero lo más probable es que llegue alguna vez en febrero. Un mes y medio como mucho. Mi corazón salta pensando en el día cuando vuelva a verte y dejar todo eso. Todavía no me atrevo a pensar demasiado en ese momento. A veces pienso en nuestro primer encuentro después de la larga separación. Será un rato difícil Ingirid. No sé si voy a llorar o reír. Probablemente las dos cosas a la vez. A lo mejor me desplome por completo. Empiezo a sentir algo raro pensando en eso, de manera que creo que cuando llegue el momento, no quede mucho de mí. Sin embargo pasará rapido . A los pocos días contigo volveré a la tranquilidad y dejaré de sentir esta tensión. Buenas noches pequeña Ingirid.

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar