Historia y Arqueologia Marítima

HOME

 Indice Antártida Indice Orcadas 100 años

CIEN AÑOS DE CIENCIA ARGENTINA EN LA ANTARTIDA

 CAPITULO V - A

 TESTIMONIO DE HUGO ALBERTO ACUÑA 

 Hugo Acuña nació en Buenos Aires el 26 de mayo de 1885. Sus padres fueron Jacinto Acuña e Isabel Scöencke. A los 18 años integró la primera comisión del Ministerio de Agricultura para invernar en las islas Orcadas del Sur. Por resolución N° 408 D del 20 de enero de 1904 fue designado agente postal en las islas Orcadas del Sur. Su designación fue suscripta por el Director General de Correos y Telégrafos don Manuel García Fernández. Junto a Luciano H. Valette levantó una carta de las bahías Scotia y Uruguay. Cumplió tareas de observador meteorológico y ayudante en las tareas de biología que desarrolló Valette. A su regreso de Orcadas del Sur prosiguió su carrera de funcionario del Ministerio de Agricultura, hasta que ingresó en el Banco Español, allá por 1910. En esta institución también tuvo destacada actuación, siendo designado por sus méritos primer subgerente de la sucursal  que dicha banca abrió en Río de Janeiro y culminó su carrera como Inspector general de sucursales. Murió en Buenos Aires el 13 de mayo de 1953. 

LLEGADA A LAS ORCADAS 

1914 FEBREO 14. El viento sur soplando con fuerza. Durante la noche los golpes de mar han sido terribles, el barco recibía cada sacudida brusca como si tropezara contra una roca. Los rolidos fueron espantosos. Había que hacer esfuerzos para no saltar de la cama, puesto que éstas son angostas. Doblando fuertemente las rodillas uno se sujeta con ellas y los pies; si no fuera por esto hubiéramos tenido que atarnos para dormir. 

            A la madrugada estábamos cerca de la isla Coronación pero sin poder verla a causa de la oscuridad. Cuando fue de día no veíamos tierra a causa de la bruma. El viento había calmado mucho y los golpes de mar iban siendo cada vez más raros. 

            A las 7 de la mañana nos encontramos de pronto con un enorme iceberg tabular y un momento después se vio la tierra aparecer sobre la neblina. Estas tierras coronadas por grandes picachos cortados a pique, están completamente cubiertas de hielo de un grueso indefinido, y a no ser por las piedras negruzcas dejadas al descubierto por el derretimiento de las nieves y de las rocas que forman sus límites en las costas, con dificultad se las podría distinguir de la prodigiosa cantidad de hielo que las cubre. Seguimos navegando costeando y pasando entre témpanos de hielo. La neblina cada vez más densa, las nubes se mantenían a unos 80 metros de altura; desde temprano caía nieve con una temperatura de 3 grados bajo cero. 

            Como llegábamos a un país donde no rige ninguna clase de leyes ni reglamentos llevábamos a popa izadas juntas a las banderas argentina e inglesa. 

            Cuando estuvimos a la vista del observatorio el “Scotia” empezó a hacer oír su sirena no dejando de pitar sino cuando estuvimos fondeados. Unos minutos antes de las 12 anclamos en una bahía al NO de la isla Laurie, la más oriental de las islas que componen el grupo de las Orcadas australes. 

            En la tierra veíamos a la gente que se acercaba a la orilla y más adentro flameaba la bandera de Escocia. Se echó un bote al agua y fueron a tierra el Dr. Bruce y Mr. Wiltton regresando al poco tiempo con la gente que estaba en la isla y haciendo la presentación. Nuestros nuevos conocidos son: Mr. Roberto C. Mossman, meteorólogo y que será nuestro jefe: Dr. H. Pyry, geólogo de la expedición; Mr. Cutbertson artista pintor y Mr. Ross agregado al servicio zoológico como preparador de pieles y colecciones. Estaban también en la isla dos marineros, uno de ellos haciendo las veces de cocinero. 

            Almorzamos con toda la expedición escocesa, relatándose unos a otros, las novedades ocurridas durante los tres meses que estuvieron separados. A las 6 de la tarde hicimos nuestro primer desembarco y cruzando por un llano cubierto de nieve llegamos a la costa de otra bahía que mira al SE y en donde esta situado el observatorio. Nuestra visita fue muy corta regresando a bordo a las 7 p.m. 

            FEBRERO 15. Por la mañana nos fuimos a tierra. El desembarco es algo dificultoso. La playa esta cubierta de grandes rodados, teniendo que buscar el lugar en que las piedras sean más pequeñas para atracar el bote y al saltar a tierra nos tenemos que meter un poco en el agua pues enseguida hay que poner al bote en seco. 

            El observatorio esta situado en un istmo casi cuadrado de unos trescientos metros de lado. Al NO y al SE dos bahías, al SO una cadena de cerros y al NE un gran glaciar que baja desde la cima de las montañas terminando en el istmo por una pendiente. La casa esta situada a unos 30 metros de la orilla del mar, al pie de los cerros. Las paredes de 1,50 metros de espesor son hechas con piedras colocadas simplemente unas sobre otras y forrado todo con una lona. El techo también es de lona. La puerta de entrada mira al SO. Levantando una cortina de lona se encuentra un pequeño zaguán y después de pasar por una puerta se penetra a la única y pequeña pieza que forma la casa, iluminada por pequeñas ventanas; una que mira al N y otra al SE. 

Al frente de la casa esta el depósito de víveres; las paredes están hechas con cajones, y por techo tiene un viejo bote ballenero. El depósito de carbón esta contra la pared NO de la casa. 

A la hora de almorzar volvimos a bordo, no desembarcando más en el resto del día. Al parecer abundan los cetáceos pues todo el día hemos observado a unos 7 u 8 kilómetros de distancia, un buen número de columnas de vapor, producidas por la respiración de esos animales.  

FEBRERO 21. Hoy hemos trabajado todo el día de concluir la instalación, a la tarde fuimos a bordo, nos despidieron con gramófono y champagne, nosotros cantamos el Himno Nacional Argentino y los ingleses el “God Save de King”. 10 p.m., nos despedimos en medio de repetidos ¡hurras! del Doctor y del “Scotia”; nos vinimos en nuestro bote, mañana parte el “Scotia”. 

FEBRERO 22. A la madrugada se llevaron a bordo un lobodón chico que apareció  días pasados. Se colocó el anemómetro. Por la mañana desembarcó el Dr. Bruce y el Sr. Wilton vinieron a buscar lo que les faltaba embarcar. 

A las 12 p.m. partió el “Scotia”, da la vuelta para pasar por el estrecho de Washington, a las 3 p.m. lo divisamos cruzando entre Saddle y Bernet cap. y poco tiempo después perdiese de vista, ya quedamos completamente abandonados, no veremos ningún otro barco hasta que nos vengan a buscar. 

Esta noche se leyó un poco y a las 10 me voy a la cama. 

A las 8 ½ a.m. el “Scotia” levantó bandera, nosotros izamos la argentina a tope  seguida de la escocesa, a las 11 a.m. se quita ésta quedando sólo la argentina. 

MARZO 1. Hoy cumple años Papá, no puede hacer otra cosa que recordarlo. A las 6 de la mañana me fui a ver la foca que anoche dejé por muerta, pero ya no estaba, había desaparecido. 

            A las 8 ½ a.m. maté otra foca pero a ésta le di bastantes palos para que no me sucediera como con la otra, a la tarde la desollé no toda pues me falta la punta de la cola, que no pude concluir porque llegó la hora de la comida, mañana la concluiré. Es un buen trabajo, las manos se hielan y no se siente el cuchillo. 

EL PRIMER TEMPORAL

 

MARZO 3. Anoche después de las 12 ha soplado un viento terrible del NW a razón de 100 Km por hora; esta mañana cuando me levanté a las 4 ½ vi los efectos del temporal, los atados de Ski que estaban a un lado de la casa y sobre un trineo fueron a dar a las orillas mismas del mar y algunos se cayeron en éste, el trineo se dio vuelta; un barril de alcohol de 150 litros que estaba sobre un cajón fue a parar a 15 metros barranca arriba. Una carpa en la que tenía el Sr. Valette su laboratorio, no pudiendo con el viento arrancar las amarras pues cada estaca tenía gran cantidad de piedras, cortó los cabos y no voló porque estaba contra la casa. Un bañito redondo que todavía no habíamos usado desapareció también. Fue un viento espantoso, la casa temblaba; al lado de mi “coy” tengo un estante con libros y hacían tanto ruido que a cada momento ponía la mano para evita que cayeran sobre mi cabeza, me colocaba la cobija y la almohada de modo que me resguardaran del golpe por si acaso me dormía. Después de la una calmó un tanto el viento y esta mañana hubo bastante neblina hasta las 12 m. Que salió un poco el sol. Desde las 8 me puse con el Sr. Valette a transportar los cajones de la difunta carne al almacén. 

EL MENU 

MARZO 6. Hoy ha amanecido la playa con un ribete de hielo, de los desprendidos del glaciar. 

            Como día de fiesta se ha pasado igual a todos los otros, la única diferencia que hay es que en el almuerzo se suprime la avena, y a la tarde en vez de comer a las 5 ½ es a las 5 p.m. 

            Hasta ahora todo lo que se come invariablemente todos los días es lo siguiente: 8 de la mañana compuesto de: huevos de pengüin, pasados por agua, sopa de avena, café en jarros de medio litro y pan con manteca, miel y dulce.

12 ½  lunch compuesto de carne fría, queso, el o los grandes jarros de té y pan, miel y dulce.

5 1/ comida, guiso de carne de pengüin con papas, sopa de pengüin y postre.

8 p.m. café o té con galletitas; todo el café o té se toma con una narigada de leche conservada diluida en agua.

Los domingos se suprime la sopa de avena, y los sábados antes del café de la noche se toma Whisky. Este es el régimen invariablemente de comida, de vez en cuando como los domingos se cambia la sopa de pengüin por sopa que viene preparada en tarros. Una vez comimos pescado frito cazado en una trampa del Sr. Valette. 

LA MAREJADA 

MARZO 8. hoy me desperté a las 7 por el barullo que se había armado en la pieza; ¿Qué sucedía?. El bote que lo teníamos a un costado de la casa sobre el hielo, se nos iba pues durante la noche se desencadenó un temporal, el mar estaba agitadísimo, las olas se rompen con gran violencia sobre la playa, el mar ha llegado ha desmoronar parte del parapeto que rodea la casa por el lado del mar, toda la parte donde estaba el bote desapareció, la alarma la dio Smith que por casualidad se asomaba a la ventana en el momento de desmoronarse el bote, enseguida se dio la alarma y Smith salió, con el Sr. Valette estaba de guardia, a tratar de salvar el bote, lo que se consiguió, agarrándolo de un cabo que tenía amarrado a proa, el Sr. Mossman alcanzó a levantarse y ayudar al salvataje, pero cuando nos levantábamos el Sr. Szmula y yo estaba todo concluido. El mar ha tenido hoy una violencia extraordinaria, había grandes rompientes y olas altísimas azotaban sin cesar la playa, la trampa que el día anterior fondeamos a 400 metros de la playa y a una profundidad de 12 metros se vino a estrellar a la costa, ésta cubierta de grandes blocks de hielo, pues el fuerte SE. los ha arrimado contra la costa, todo el día ha seguido el mal tiempo aunque el viento ha calmado algo. 

            Anoche a mas del temporal ha nevado en grande, la nieve ha tapado todo; lo que había perdido por el derretimiento lo ha vuelto a ganar. A las 9 ½ todavía sigue el mar furioso, esta noche dormiremos listos para salir al primer aviso, pues en caso de que el mar llegue a seguir carcomiendo la muralla tendremos que salir a trabajar, para evitar que se derrumbe la casa. Hoy es el aniversario del temporal más violento pues en esta misma fecha del año pasado el viento sopló durante 24 horas con una velocidad media 95 km. 

MARZO 9. Hoy ha amanecido el día espléndido como nunca, el cielo ha estado bastante despejado, sólo algunas nubes cruzaban de lado a lado; ha sido un día excepcional, el sol ha brillado todo el día. El mar que ayer estuvo furioso, hoy ha estado tranquilísimo, parecía verdaderamente un mar de aceite. 

            Después del almuerzo dimos comienzo a la reconstrucción de la parte de la terraza que el mar se llevó la noche anterior. Empezamos por poner como cimientos unas bolsas llenas de pedregullo, encima y en línea inclinada hacia la casa, fuimos colocando grandes piedras que al efecto acarreábamos del pié de la montaña, algunas de estas piedras tenían un peso de unos 300 kilos, estas piedras y otras más pequeñas empezamos a escalonarlas para formar la muralla, a las 12m. Suspendimos para tomar el lunch. A las 2 de la tarde reanudamos el trabajo, íbamos a acarrear tres grandes blocks, de los cuales el menor pesaría mas o menos 500 kilos; éste lo trajimos más o menos bien puesto sobre una tabla y tirando por un cabo entre todos conseguimos colocarlo al pié del parapeto. 

            Enseguida comenzamos a cargar la segunda piedra, ésta pesaría unos 1000 kilos, al principio queríamos colocarlas sobre un trineo, pero no pudimos subirla, entonces se resolvió hacerla rodar a fuerza de brazo y atada a un cabo pero no se pudo sino arrastrarla algo más de un metro. El acarreo se efectúa sobre la nieve, y barranca abajo, pero con todo esto la piedra parece clavada en el suelo; Volvióse a pensar en el trineo y para colocarla se hizo una zanja al lado de la piedra para colocar el trineo, a fuerza de soga y brazo se quiso colocarla encima pero cayó arrastrando el trineo sin quedar encima. A fuerza de la palanca y echando el alma por la boca se pudo poner la piedra donde estaba y se ahondó mas la zanja, pudiéndose entonces colocarla sobre el trineo cuyos tirantes se rompieron al sentir el tremendo peso. La piedra ya estaba cargada, sólo faltaba llevarla a su destino, pero no hubo fuerza humana para arrancar el trineo de donde estaba, los cabos crujían amenazando romperse y el trineo se hacía trizas. 

            Viendo que eran inútiles todos los esfuerzos para arrastrarla sobre la tabla. Con la palanca se pudo colocarla encima del trineo improvisado, todos nos pusimos a tirar de las sogas, pero la piedra no se movía, como último recurso uno se colocó atrás y con la palanca iba empujando, de esta manera tirando de los cabos todos los demás se logró arrastrarla, de a tirones se fue arrimando y ganado terreno de centímetro en centímetro se consiguió colocarla. Todos hemos quedado completamente deshechos y no se podía seguir mas, la piedra se colocó a las 4 de la tarde, y dejamos la obra hasta mañana en que seguiremos. 

            A más de esto, a las 5 fuimos a buscar agua, pues, ésta se va a buscar a unos 250 metros de la casa. Se hace una zanja en la nieve y cuando hay derretimiento se llena de agua, y de ahí se puede sacar la que se quiera sin que se concluya. Se trae una pipa de mas de 200 litros puesta sobre un trineo. El cuerpo lo tengo todo dolorido pero como se trabaja ¡por la vida! Si no hacemos esto el mar nos puede dejar sin casa, y sin ésta no podríamos vivir; todos estamos contentos y muy bien. 

            Si el temporal en vez de haber sido antes de anoche hubiera sido el 1° al 4 de marzo, es decir tres o cuatro día antes de seguro que el mar nos lleva la casa, pues como en esos días hizo luna llena había mareas muy altas entonces hubiera arrastrado todo, ya que el temporal con marea baja llegó hasta la puerta de la casa. 

NUEVO TEMPORAL 

ABRIL 4. Amaneció el día horrible, se cumplieron las predicciones de anoche, a las 7 se levantó todo el mundo llamado por Valette que estaba de guardia, pues a esta hora era claro y se veían los efectos del temporal. 

            El SE soplaba con terrible violencia, el mar azotaba la casa, llevándose toda la muralla, lo único que queda en pié son las paredes de piedras, el mar nos rodea por todos lados. A las 8 a.m. tomamos un poco de café y enseguida salimos con carpas para la bahía N. pero fue imposible armarlas a causa del viento; éste nos arrastra teniendo que guarecernos en el gabinete magnético desde donde contemplamos sin poder hacer nada, como el mar azota la casa inundándola esperando que de un momento a otro que ésta desaparezca; no podemos ir a ella para nada pues el mar nos impide. A las 9 bajaba la marea y entonces se pudo ir a la casa a cambiarse la ropa pues todos estábamos completamente empapados y la ropa petrificada con una temperatura de 9° bajo cero; nos pusimos a tomar un poco de té, todos estábamos colocando en bolsa la ropa de abrigo para ponerla a salvo, sufriendo lo que no es para ser escrito cuando sentimos un ruido horrible; un ¡se fue la casa! Salió de todas las bocas, pero no sucedió así, lo que voló fue el depósito derrumbándose los cajones y rompiéndose todo lo frágil, lo único que quedó con techo  fue el depósito de carbón y un rincón; la puerta de casa quedó en el aire teniendo para salir que subir por los cajones que se derrumbaron. 

            La casa se nos va de un momento a otro así es que tenemos que salir para que no se derrumbe encima; toda la ropa con bolsas de dormir las tenemos en depósito de carbón pues esta noche es probable que no la pasemos en la casa, si es que no cambia el viento. 

            A las 3 tomamos algo caliente y al rato Mossman, Szmula y Smith se acostaron para dormir un rato quedándonos Valette y yo, de centinelas para dar la voz de alarma y escapar en cuanto se derrumbe la casa. Como la marea ha bajado el mar no llega ahora hasta la casa pero el viento sigue. 

            8 ½ m. El mar tiene una violencia extraordinaria se levantan olas altísimas arrastrando gran cantidad de pequeños iceberg, los que vienen a dejar en la playa, también flotan las barricas y cajones que habíamos puesto llenos de piedra en el parapeto. La casa queda dentro de la línea del mar y las rompientes llegan a 150 metros adentro del istmo.            El parapeto se ha derrumbado todo quedando no más que las paredes de piedras las que pronto se derrumbaran arrastrando la casa con todo lo que tiene adentro; si ésta se derrumba adiós de nosotros, pues se nos va la ropa de abrigo, quedándonos sólo con lo puesto que esta completamente empapado pues al huir los golpes de mar nos bañaban a mas de meternos hasta la rodilla en el agua que rodea la casa. 

            A las 7 y media a.m. el novómetro salió por los aires mas o menos con las misma fuerza, y si no calma, esta noche en cuanto suba la marea se cae la casa. 

            Las observaciones se han suspendido no tomándose más lectura que la del barómetro que es el único instrumento que esta adentro de la casa. Hace mucho frío adentro y con la cocina prendida ½ grado sobre cero. 

            Las casillas de los instrumentos están cubiertas por una espesa capa de hielo siendo imposible abrirlas hasta tanto no estemos seguro que viviremos. 

            Ya llegó la noche y el SE sigue soplando siempre muy fuerte, el mar esta cada vez mas grueso, la marea esta subiendo y la rompiente llega otra vez a la casa, una piedra mas que caiga y ésta se derrumba, son las 7 p.m. y nos quedan poquísimas esperanzas de que la casa se salve no sabemos cómo pasaremos esta noche, estamos tan impresionados que no se resuelve nada, será lo que Dios quiera.

            Estamos listos para salir en cuanto empiece a caerse, cada racha de viento nos hace dar un salto, no sé que será de nosotros; todos tenemos una cara en la que se pinta el espanto, pues nos imaginamos lo que tendremos que sufrir si nos quedamos sin casa tenemos el invierno delante y sería horrible pasarlo sin techo. 

            Son las 8 p.m. el mar azota la casa, el golpe de mar pasa por arriba de la casa, la marea esta subiendo hasta las 9 en que empieza a bajar, estamos en la hora peor, el corazón no palpita, a cada golpe de mar nos da una sacudida, los ojos se nos agrandan y tenemos caras de desesperados. Szmula duerme. La hora crítica ha pasado. A las 9 ½  Valette y yo no vamos a la cama para tratar de dormir mientras que entre Mossman y Szmula se reparte la guardia de la noche. 

Hasta ahora gracias a Dios la casa se mantiene en pié, pudiendo dormir en ella esta noche; el viento sigue lo mismo pero la marea ha empezado a bajar no rompiendo ya el mar contra la casa; tenemos descanso hasta mañana alas 10 a.m. en que vuelve a producirse la pleamar, y si sigue soplando el SE quien sabe si nos deja la casa. Dormiremos alerta para salir a la primer alarma cada uno con su bolsa de dormir al hombro; en caso de derrumbe no podremos salir por la  puerta pues el nivel del piso ha bajado unos dos metros, teniendo en este momento uno de agua; la única salida que tenemos es por la ventana que mira al N. tenemos un hacha para romperla en cuanto sea necesario salir. De 11 a 12 p.m. de ayer el viento recorrió 111 kilómetros y 105 de 12 a 1 a.m. de hoy. 

ABRIL 5. Por un milagro hoy todavía tenemos la casa, por una gracia de Dios no se ha derrumbado, el SE sigue soplando pero no con tanta fuerza como ayer, el mar se ha retirado a unos 25 metros de la casa. En donde se ha retirado el mar ha quedado una capa de hielo de unos dos metros de espesor, todo esta cubierto por una espesa capa de hielo, las casillas de los aparatos están tapadas por el hielo. 

            Se regularizaron las guardias, teniendo que despejar a fuerza de hacha las casillas de los aparatos. 

            Por el lado del mar el nivel del piso ha bajado mas de 2 metros teniendo para salir de la casa que colgarnos de la puerta y dejarnos caer al suelo. La pared de ese lado esta en el aire, el mar le ha comido los cimientos, queda en pié porque las piedras están unidas por el hielo gracias a esto la casa no se ha caído. El depósito es un montón de ruinas. 

            A la tarde trabajamos como bestias para asegurar un poco la pared colocando unos cajones llenos de pedregullo debajo de las pilas de piedras pero rendidos por el cansancio tuvimos que abandonar el trabajo sin haber llegado a asegurar nada. 

            A la noche todavía sigue soplando el SE con rachas bastantes fuertes pero el mar no llega a la casa. El barómetro no sube, no pasando de los 733 mm. La trampa desapareció. 

ABRIL 6. Desde por la mañana hemos seguido trabajando en asegurar las paredes, llenando de pedregullo gran cantidad del bolsas y cajones; hemos trabajado sin descanso desde las 9 a.m. hasta las 5 p.m. no suspendiendo el trabajo nada más que para el lunch a las 12 ½. 

            Ha sido un trabajo de bestias, con la lengua de fuera, con los pies metidos en los pequeños trozos de hielo de que esta cubierta la playa con una temperatura de 9° bajo cero. A la tarde ya no pudimos más pero seguimos sin descansar se nos iba el alma pero no desmayábamos; a las 5 se suspendió la tarea hasta mañana. Hemos quedado medio muertos, pero nadie se queja ahora el trabajo es para salvar el techo y tener donde pasar el invierno. 

            El viento sopla todavía pero ya bastante débil; el mar se ha serenado y el barómetro ha subido a 744,70. 

ABRIL 7. Hoy ha seguido el trabajo, sin descanso, a matarse lo mismo que ayer. 

            Para asegurar la pared se ha cometido la barbaridad más grande que pueda concebirse; como seguro se han colocado casi todos los cajones de galleta y algunos de arroz y lentejas, ésta fue la idea de Szmula, se ha cometido una gran imprudencia, pues esto es sacarse el pan de la boca para dárselo al mar, pues si vuelve el mal tiempo de SE el  mar se llevara la pared que no ha quedado nada segura y más nuestro pan; ya que éste estaba a salvo deberíamos conservarlo y en caso de quedarnos sin casa tener siquiera que comer, pero sólo a Szmula se le puede ocurrir. Nadie quiere ni puede contradecirlo porque es muy nervioso y pretende saberlo todo, el Sr. Mossman no quiere contradecirle y Valette y yo lo hacemos enseguida más por despecho que por otra cosa. 

            Se retiraron los cajones de víveres de la parte de depósito que voló y se empezó a cerrar y poner puerta a la parte que quedó. 

            Todos trabajamos a cual más o menos, menos Smith pues él dice que es cocinero y no se ocupa de otra cosa que de la cocina. 

EL PAISAJE 

ABRIL 30. Esta mañana a las 6 he contemplado un espectáculo muy bonito, la luna al ponerse parecía que se acostaba en la cima de la montaña a pocos pasos de donde yo estaba.            Durante la noche se vieron los hielos hacia el SE pero no por la oscuridad podía asegurarse si era el pack sólo hoy en cuanto fue de día pude ver que efectivamente era el pack que llegaba; a las 7 de la mañana estaba a unos 8 kilómetros de distancia. A esta distancia se ve una línea blanca con ondulaciones de trecho en trecho.             A las 8 a.m. estaba el pack a 3 kilómetros de la costa. 

            El pack entra de S a N así es como la bahía mira al SE, no puede entrar de lleno en ella; primero dio en el lado de la bahía que mira al S y por esa costa se fue arrimando hasta llegar al istmo mientras que por el centro entraba despacio arrastrado por el SE

            A las 9 cesó de soplar el viento y entonces se hizo muy lento el movimiento de los hielos hasta cesar y quedar a 2 kilómetros de distancia de la casa; esto en el centro y el costado derecho de la bahía, pero por el lado E el pack ha alcanzado junto al istmo con una anchura de unos 50 metros para ir aumentando hacia fuera en semicírculo.            El pack esta formando por planchas de hielo de todos tamaños que sobresalen en el agua con un espesor de 40 centímetros formando entre plancha y plancha unas lagunas que se van achicando cuando la presión del hielo hace que las planchas se vayan uniendo entre sí. 

            Es un espectáculo espléndido, con un día hermosísimo de sol y cielo sin nubes, día el mejor que hemos tenido hasta ahora; todo tenía el aspecto de fiesta, parece que se respira aire más puro, se respira con mas libertad; todo invitaba a la alegría; después de tantos días de mal tiempo uno radiante; el sol más brillante que nunca, iluminaba un espectáculo enteramente nuevo para nosotros; el mar convertido en una inmensa llanura blanca, salpicado aquí y acullá por multitud de pequeños lagos de color verde oscuro, es un espectáculo algo divino, que no puede ser escrito, hay que verlo con un día espléndido como hay para comprender lo hermoso que es, y sentir la emoción que yo he sentido; el corazón late con más fuerza y no pueden contenerse las lágrimas; porque la contemplación de un espectáculo de esta naturaleza hace llorar de felicidad como yo he llorado, pensando en medio de la alegría de un día de sol en lo lejos que estoy de los míos y completamente separado del mundo habitado, por así decir. Pero por un momento uno se olvida de las cosas tristes para dejar lugar a la alegría. 

            El acontecimiento del día ha venido a romper la monotonía de nuestra vida lo que ha hecho que el día haya sido de verdadera fiesta. Los pengüines han estado todo el día de viaje; el pack ha venido trayendo gran cantidad, los que suben a tierra por el lado Sud Este, atraviesan el istmo por grupos para echarse al agua en la bahía N y seguir viaje, pues ese lado esta completamente libre de hielo, no habiendo hoy pack sino a una distancia de 12 kilómetros del istmo. 

            Da gusto verlos todos en fila, vistos de atrás parece una procesión de hermanas de la caridad. 

            A las tres de la tarde sacamos 4 vistas fotográficas del pack, 2 desde el lado E y otras 2 de arriba de la montaña del SW. Para sacar estas dos últimas vistas subimos Valette y yo a una altura de 80 metros; Valette llevando el aparato fotográfico y yo la caja con las placas y demás. Esta ascensión fue dificilísima pues era por un camino casi perpendicular y de piedras muy pequeñas así es que uno tiene que ser muy listo para no rodas; pues el que pierde pié no cuenta el cuento. Hubo momentos en que al pasar por un lado en donde el camino era muy difícil, las piedras empezaron a rodar bajo mis pies y empecé a rodar, pero, felizmente pude apoyarme en una piedra fija y evité la caída. 

            Desde el lugar en que nos detuvimos para sacar las dos vistas contemplamos otro espectáculo magnífico. 

            Por el SE empezando desde la casa teníamos uno 1500 metros de agua verde oscuro, le seguía al pack hasta la isla Ailsa-Craig, atrás de esta isla dos grandes iceberg y volvía a quedar el mar libre hasta unos 8 kilómetros, para seguir otra vez el pack. 

            Por el NW el mar libre hasta afuera de la isla Dipton en donde empezaba el pack, a unos 12 kilómetros del istmo. Estamos ya completamente cercados por los hielos. 

            En la bahía NW vimos también los surtidores de un buen número de ballenas. 

            También sacamos unas fotografías de dos pengüines Gentro a una distancia de 2 metros del aparato. 

            Al ponerse el sol, unas nubes muy altas (cirrus) que estaban al NW, se tiñeron de un color escarlata muy subido lo que agregaba una belleza mas a la esplendidez del día. 

            La noche no ha querido ser menos que el día, pues es casi tan clara como él; el cielo completamente despejado, ni la más pequeña nube empaña su azul y la luna llena cruza el cielo como reina majestuosa de la noche.

            Festejando el acontecimiento del día se destapó la primer botella de coñac, comprado en lo de Gath y Chaves y que Szmula ha hecho creer que costó $ 8 la botella, con esto no quiero decir que lo hayamos festejado bebiendo, pues como coincidió la llegada del pack con el sábado, tomamos coñac en vez del Whisky de costumbre. 

            En el reparto del servicio me tocó la guardia de la 5 a 10 p.m. 

LA CONVIVENCIA 

MAYO 12. Hoy ha vuelto declararse el mal tiempo; amaneció amenazando gran nevada, gruesas nubes negras cruzaban sin cesar; a eso de medio día cayó un poco de granizo y un poco antes de las 2 p.m. nevó durante un cuarto de hora y cesó hasta las 5 de la tarde en que empezó a soplar fuerte el NW y a caer nieve muy espesa, siendo la borrasca muy gruesa. Esta es la primera noche que me hace mal tiempo, al ir a hacerlas observaciones se apaga la lámpara teniendo que volver a la casa a encenderla y salir otra vez, hundiéndose hasta las rodillas en la nieve que se acumula atrás de la casa. 

            A las 12 de la noche no podía levantar la cortina que da salida al exterior, esta cortina de lona es la que hace las veces de puerta de calle, con gran trabajo pude pasar y a fuerza de pala despejé la nieve que se había amontonado en la puerta. 

            Con el cambio de viento al NW la temperatura ha subido considerablemente, pues desde ayer hasta esta noche el termómetro ha subido unos veinte grados. 

            El mar libre de la bahía N amaneció helado, habiendo quedado una superficie casi completamente llana pues no tiene más que las suaves ondulaciones que tenía el agua en el momento de congelarse. 

            El pack se encuentra, por ese lado, a unos 1500 metros del istmo. 

            Hemos patinado un par de horas, como entretenimiento y para hacer ejercicio, muy necesario éste, para facilitar en lo posible el funcionamiento de nuestro organismo que se resiente por la falta de alimentación fresca. 

            Del caballero Szmula todos estamos llenos, hoy hablando con el Sr. Mossman dice que ya no sabe que hacer, pues Szmula no lo deja trabajar, pues en cuanto se pone a hacer algo ya le esta preguntando lo que hace y en cuanto se descuida ya le esta copiando sus observaciones. Szmula se ha convertido en la sombra de Mossman y este SEÑOR que es un especialista en todo lo que se refiere a meteorología, no puede hacer nada sin que Szmula quiera saberlo. 

            Hoy el Sr. Mossman nos recomendaba a Valette y a mí que tuviéramos mucha paciencia para ver si podíamos pasar el invierno sin tener ningún disgusto, que en cuanto llegaba el verano, si es que las cosas no cambian, se tomarían otras medidas, y en caso necesario nos iríamos con carpa a pasar los días a las roquerías de pengüines, dejando a Szmula sólo en la casa y encargado de seguir las observaciones meteorológicas ya que él se dice responsable de los trabajos y que todos menos él consideramos ya como un fracaso, pues como un charlatán de esta especie que no dice una verdad y que pretende saber de todo no puede hacerse nada bueno.

            Hasta ahora ha sido muy grande la paciencia que todos tenemos Para aguantar al nene, pues todo le molesta hasta el que uno hable, y para mostrar que esta disgustado patea como verdadera mula, no le falta nada más que tener cuatro patas pasara ser este animal porque hasta el nombre de tal lleva.

Pagina Siguiente

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar