Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice del Archivo Fotografico

    Fotografías de BROSZEIT-BORRA (circa 1925) de la COLECCIÓN FAMILIA BORRA

"FOTOGRAFIAS BAJO RIESGO DE VIDA"

Selvetti y Varela

Julio del 2011

Investigación: Juan Carlos Borra -

Introduccion Biografias Anexo I Gente
Aviones Buenos Aires - Centro 1 Buenos Aires - Centro 2 Buenos Aires - Palermo-Belgrano
Buenos Aires - otros barrios 1 Buenos Aires - otros barrios 2 Buenos Aires - Riachuelo Buenos Aires - Puerto
Costa Norte - Tigre-S. Fernando Costa Norte - S. Isidro-Vte. Lopez Otras Ciudades  

ANEXO I

Gracias a la valiosa aportación de las notas técnicas escritas por Broszeit en la revista "Foto Magazine" (*) - cuya existencia yo desconocía hasta ahora - que fueron halladas por Abel Alexander en su colección particular y generosamente facilitadas para perfeccionar este trabajo - y en virtud del interés ilustrativo del desarrollo técnico logrado sobre el tema en la época que estamos tratando y la contribución a la investigación de la obra, nivel profesional y trayectoria de Enrique Broszeit - que fue esencial en la iniciación y formación fotográfica de Juan Bautista Borra -, transcribimos a continuación textualmente dichos artículos:

1) Aparecido en el N° 2 - Año 1 - Febrero de 1927 de la revista FOTO MAGAZINE (Publicación mensual ilustrada de arte Fotográfico -Director: Gonzalo F. Prado)

"Original de Aerofotografía - Enrique Broszeit -LA CONFECCIÓN DE LAS CARTAS TOPOGRÁFICAS (Especial para FOTO MAGAZINE)"

"Desde que los primeros aviones desplegaron sus alas para ir en pos de la nube vagabunda, conquistando a paso gigantesco el reino del espacio, sabias cabezas comenzaron a ocuparse seriamente para adaptar la fotografía en la aeronavegación. Mientras los hermanos Wright, el maravilloso Santos Dumont, Bleriot, Lat-hám, Rumpler, etc., daban sus primeros pasos vacilantes para escalar el infinito inasequible del cielo azul, la cámara fotográfica ya había vuelto en muchas ocasiones con sus laureles bien ganados, de múltiples vuelos en globo libre.

Los años han transcurrido y la experiencia-madre de la divina sabiduría-nos ha enseñado que la "Aerocar-tografía" está en una perfección tal, que es digna de dedicarle algunas líneas, y animar a los señores lectores a fomentarla y divulgarla.

El trabajo consiste en la toma de una serie de fotografías, desde un aeroplano en vuelo, teniendo la cámara en posición absolutamente vertical. Las imágenes obtenidas se imprimen en papel delgado (brillante si es posible) y se pegan en un cartón a modo de "mosaico terminando así un llamado "croquis de orientación". Su aplicación práctica es muy limitada, pues adolece de un sinnúmero de imperfecciones. Si bien i cierto que conociendo la distancia focal del objetivo, su ángulo y altura de vuelo, ya es fácil calcular la escala de nuestro plano fotográfico, a pesar de ello, nuestro trabajo no es exacto.

Tomemos como base un terreno relativamente llano. Debemos volar a 1200m aproximadamente; las condiciones de vuelo son buenas, pero a pesar de ello el avión sufre continuamente los embates del viento, produciendo un leve balanceo. El operador fotográfico por instinto se empeñará, si es que toma las vistas a pulso, de sostener la cámara en posición perpendicular, mas no obstante esta previsión tendremos entre las 40-60 placas, varias, quizás muchas tomadas en declive, con el eje óptico oblicuo y con la consiguiente molestia de falsa escala y distorsión, y lo mismo ocurre con frecuencia, que se producen, agujeros, es decir: partes del terreno que han quedado sin fotografiar, dificultando mucho la unión de las imágenes, y teniendo que repetir muchas veces el vuelo para completar las partes omitidas si es exigido un trabajo de mayor precisión, será menester dedicar mas prolijidad, y emplear elementos muy completos. Para este fin se han construido ya aparatos tan perfectos, que el método que pasaré a describir, satisface ampliamente las más ambiciosas ambiciones.

El procedimiento se emplea preferentemente cuando se trata de terreno relativamente llano, (como en el caso anterior) en el que las oscilaciones hasta 150-200 metros no producen errores notables. Las cámaras aéreas de Ernemann, Zeiss, Goerz, Mester, Folmer y Schwing (Kodak) Koritska, etc., son de una construcción tan impecable que en manos expertas rinden un trabajo tal, que puede competir dignamente con las mediciones terrestres, usadas hasta ahora con la gran ventaja de ahorrar tiempo y dinero. Estos aparatos se instalan por lo general en el fondo del fuselaje del Avión, funcionan automáticamente durante el vuelo accionados por electricidad, o manivela.

A mi opinión la máquina más notable es la Messter. Yo he tenido ocasión de operar esa cámara causándome profunda impresión su rendimiento y perfección. Ella consta de 4 elementos diferentes, pero unidos entre sí: 

1º Un pequeño dínamo de 40 volts puesto en marcha durante el vuelo por una hélice montado sobre el eje de su propia bobina que alimenta un:

2º Motor eléctrico de 1/20 H acoplado sobre una caja de 4 velocidades desde donde parte un eje trasmisor flexible para accionar el mecanismo de la:

3º Cámara fotográfica propiamente dicha, que tiene una capacidad de 120 m de película ortocromática o pancromática de 6 cm. de ancho sin perforación. Estando en marcha se mueve el obturador de ranura a 1/250 de seg. Cada vez que la película haya avanzado 24 cm. de su longitud.El operador durante el vuelo no hace más que observar el terreno a través del:

4º Visual provisto de un sistema de agujas móviles, que una vez regulado el cambio de velocidades, deben marchar a la misma velocidad que el terreno que se desliza debajo nosotros.

En esta forma se toman 480 vistas automáticamente sin interrupción. El equipo completo pesa 32 kg. El aparato se provee con un objetivo Tessar 4,5 de 25 cm. o sino de 50 cm.

Para hallar la escala de la foto obtenida, basta multiplicar la altura de vuelo por 4 si se usa el Tessar de 25 cm., y por 2 si se usa el de 50 cm. Las fajas de película se recortan y pegan hasta formar negativos de 24x30 de las cuales se hacen copias directas que también a su vez se unen. La "Aereogeodesia" ha ocupado intensamente a los técnicos del mundo entero. En Francia, Inglaterra, Estados Unidos de Norte América, se han terminado valiosos trabajos, pero sin la menor idea de herir susceptibilidades debo decir que la mayor perfección en esta rama ha sido alcanzada en Alemania. No solo por sus buenas cámaras, sino por sus valiosos elementos de auxilio.

Veamos el siguiente caso: Una fotografía aérea tomada al azar en un ángulo desconocido, es decir para utilizar esta placa necesitamos hallar el declive y la inclinación lateral de la misma (decanto). Para esto se utiliza el "teodolito fotogramétrico" (Lo construye Heyde y Zeiss).

El aparato (Fig. 1)** consta de 2 partes principales; una destinada a sostener la placa sujeta al examen, y la otra forma un teodolito propiamente dicho. La primera parte es movible, pudiendo inclinarse más o menos con respecto a la horizontal, y en su fondo se coloca la placa que puede girar en su plano, también a voluntad.

Delante de la placa existe un objetivo cuya distancia focal es igual al objetivo empleado para la impresión del negativo. La placa se ilumina por atrás. Los rayos luminosos, procedentes de los puntos de la fotografía, forman los mismos ángulos horizontal y vertical con que entraron en el objetivo de la cámara los rayos correspondientes del terreno en el momento de obtener la foto.

Si se enfila con el anteojo del teodolito un punto de la imagen a través del objetivo del portaplacas, se obtendrán en los limbos respectivos los valores del ángulo horizontal y vertical que corresponden al punto enfilado, haciendo innecesario toda clase de cálculos engorrosos. Con estos datos ya podemos pasar a rectificar la imagen con el "Integrator" o sea el aparato corrector que se emplea en la sección Aerofoto de la Junkers (Fig. 2)**.

La misión de cualquiera de estos aparatos en convertir una foto oblicua, en foto vertical. Pasaré a explicar brevemente el funcionamiento del "Integrador" (Fig.3)** de Frasea para dar una idea de su sencillez.

Sobre un soporte movible en sentido giratorio se coloca la vista aérea. Una linterna con su condensador proyecta la imagen por un objetivo sobre un marco con un chasis donde va colocada una placa sensible. Mientras este marco en movimiento cruza el eje óptico, el soporte del negativo se mueve en sentido paralelo al mismo. Una cortina con pequeña abertura se mueve con sentido opuesto al desplazamiento de la placa sensible. En el movimiento comienza a ampliarse sobre la placa sensible la zona más cercana al horizonte, es decir la parte de la placa original por la consecuencia lógica de la perspectiva, aparece lejana y pequeña. La cortina sigue moviéndose lentamente para exponer la placa, se mueve el soporte del negativo en perfecto sincronismo con el chasis. Los ángulos de declive y de decanto se rectifican por escalas existentes en un costado del aparato. Cuando la exposición llega a su término, se ha ampliado un punto lejano de la placa, y reducido el punto cercano de la misma. En esta forma obtenemos una perspectiva achatada; o sea una placa, apta para trabajos matemáticos de planimetría.

Para dar terminación a mis "interminables frases" suplico a mis estimados lectores prestar a estas últimas palabras la debida atención. El trazado de las cartas por medio de del Autocartógrafo de Heyde-Hugershoff(fig.4) ** (continuará)"

1) Aparecido en el N° 3 - Año 1 - Marzo de 1927 de la revista FOTO MAGAZINE (Publicatión mensual ilustrada de arte Fotográfico -Director: Gonzalo F. Prado)

"Original de Aerofotografía - Enrique Broszeit -LA CONFECCIÓN DE LAS CARTAS TOPOGRÁFICAS (Especial para FOTO MAGAZINE) (Conclusión)"

"La fotogrametría aérea tiene la gran ventaja sobre la terrestre por su vasto campo que comprenden las vistas tomadas a grande altura de los puntos de observación aérea. Para el empleo del Autocartógrafo es indispensable la aplicación de la estereoscopia en la fotografía aérea.

Todos sabemos que la sensación de espacio, es independiente a las circunstancias externas y solo se produce por la visión binocular.

Del objeto que se examina se forman en las retinas dos imágenes que aun cuando corresponden al mismo original, no son iguales entre sí. Mientras el ojo izquierdo desde su punto de observación ve los objetos del primer plano corridos más hacia la derecha, el otro ojo en cambio ve los mismos objetos más hacia la izquierda. Ambas imágenes se fusionan en nuestro cerebro en la llamada imagen virtual, de la cual tenemos la sensación de la plástica real o relieve.

Cuanto más lejos está el punto observado, cuanto mas paralelos corren los rayos visuales de ambos ojos mas desaparece por completo el efecto plástico de la visión binocular.

Si se podría conseguir un aumento en la separación de los ojos, por ejemplo un alejamiento triple y una separación de ojos triple se obtendría un efecto estereoscópico igualmente eficaz, pero al alejamiento del objeto corresponde una disminución proporcional del tamaño de la imagen que se forma en la retina y con ello también disminuye el efecto estereoscópico el cual recobrará su intensidad con el empleo de aparatos amplificadores de observación. Un estereoscopio gigantesco puede decirse del Autocartógrafo. A una altura de 1.600 m. para la escala 1:10.000 o 3.000 m para 1:25.000 se toman desde el aeroplano las fotografías en una inclinación no mayor de 30° a pulso, y a razón de una vista cada 600 a 800 m. de separación.

Los dos positivos correspondientes de la zona que se desea diseñar se colocan a ambos lados, izquierdo y derecho respectivamente, en los portaplacas del aparato, se iluminan con lámparas eléctricas como un lorama. Por medio de lentes y prismas se reflejan ambas imágenes al observador quien ve el paisaje con toda la riqueza de detalles y relieve ante sus ojos como si estuviese en el aire. Una marca movible en la imagen señala exactamente el lugar por donde se produce el trazado de la línea de lápiz sobre el papel, que está extendido sobre el tablero en la parte trasera del aparato. Con los pies se mueve el lápiz en el sentido de marcar las capas altimétricas y con un volante de mano se dirige la dirección. En esta forma es factible la confección de mapas con la mayor exactitud haciendo caso omiso de la configuración del terreno, pues el aparato registra todo automáticamente. En la última exposición de vialidad en la Rural fue presentado por el Instituto Geográfico Militar un aparato muy parecido, pero de construcción nacional. Solo que se usaban para la proyección del plano, vistas tomadas desde tierra.

Con estas explicaciones creo haber dejado constancia de cuan vastas aplicaciones tiene la fotografía en la época actual.

En Europa y especialmente en Alemania no hay ningún rincón, ni una uña de terreno que no haya sido levantada en un plano catastral y sin embargo siguen haciéndose maravillosos trabajos de perfección, sin descanso.

Estos métodos que acabo de describir superficialmente no tiene la intención de abolir los vastos conocimientos de nuestro hermoso ejército de Agrimensores Nacionales muy al contrario; esos son los hombres que necesitamos. Por otra parte no hace falta una buena escuadrilla de aviones y sus pilotos, pues las tenemos; basta señalar a: Olivero, Luro, Hillcoat, Poli, Galli, Zanni, Castex, Olmos, Díaz, etc., todos hombres de excelente pasta.

La Argentina hermoso país de las promesas aun tiene interminables leguas sin reconocer, y ya es hora de poner manos a la obra para dejar constancia dentro de pocos años que también aquí sabemos hacer un trabajo de provecho. Las autoridades han demostrado tener interés en estos trabajos cuando no hace mucho el Capitán Sydney H. Holland (con quien me inicié hace mas de 3 años en la práctica de la Aerofoto) terminó un maravilloso plano fotográfico de la ciudad de Buenos Aires."

(*) La revista "Foto Magazine", que era dirigida por X prestigioso Gonzalo Prado, contó desde su primer lúmero (enero 1927) con la colaboración de Broszeit posteriormente éste fue incluido en el plantel fijo de colaboradores; esto muestra el nivel alcanzado por éste y como se perfiló como una figura brillante que logró, gracias a sus conocimientos, trabajo incesante, jerarquía profesional y trayectoria, integrar el reducido núcleo de fotógrafos notables de la época.

(**) La limitación del presente folleto impide la reproducción de las figuras y fotos incluidas en los artículos; los interesados en ellas pueden dirigirse a las fuentes mencionadas.

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar