Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Archivo Fotografico

ARCHIVO DE SANCTIS

Capitulo 8

 

Avanza la Division, con los regimientos que la componen a traves de bosques y cañadones en busca del terreno donde debe batirse con el enemigo, sean para atacarlo, o bien para defenderse. La Sanidad marcha con la tropa en este movimiento.

Ocupada la posicion que constituye el frente de batalla, la infanteria se despliega y emplaza sus nidos de ametralladoras, en tanto que el Comando de División que dirige la accion de guerra, la Intendencia, el Parque Bélico y la Artilleria, se ubican en un sector situado, segun la configuracion de la zona, entre 700 y 1.500 metros de distancia de la linea de infantería. En este sector proximo a la artillería, al Cmando, se instala la Sanidad de la División.

Los Jefes trataban de ubicarnos preferentemente. "Uds. estarán bien aquí", nos decian con buen humor, "el monte es alto, tendran sombra tienen arboles de troncos gruesos, buenos para protegerse contra las bombas; el unico peligro es la artilleria enemiga y los aviones", a lo cual alguien agregaba jocosamente: "y el enemigo si atacara por los flancos o por retaguardia", y s enos observaba atentamente nuestras facciones por si, dada nuestra condicion de novicios, denotábamos temor al escuchar esos presagios.

Escogido el lugar para Sanidad, empieza la labor de los machetes de monte, derribando arboles y amputando ramas, abriendo picadas  haciendo claros en el monte, tratando siempre que las ramas cubran los caminitos, multiples y tortuosos, con el objeto de no denotar a los aviones enemigos nuestra presencia. Una bandera de la cruz roja indica en la entrada de la picada, el sitio en que se encuentra la Sanidad.

Durante la batalla, en plean accion. Nuestri puesto de sangre estaba releto de heridos; heridos de todas clases, de cabeza, de tórax, de abdomen, de extremidades. Una actividad febril se desarrrollaba sin cesar y no habia tiempo que perder ni palabras demás que decir.

Transportados por los camilleros los graves, secundados por sus compañeros otros, o caminando lentamente los que podian hacerlo llegaban los muchachos a la Sanidad con brazos y piernas fracturadas por rafagas de ametralladoras, sangrando abundantemente unos, delirando o sin conocimiento los heridos de cerebro, pálidos y desfallecientes los que tenian hemorragias internas, jadeantes y ansiosos por aire los heridos de pulmon, terrosa la cara del perinoeal por herida de abdomen, con la nariz afilada, con los ojos cercados de negro y la inteligencia intacta, sintiéndose morir.

QUE ESPECTÁCULO! SI LAS MADRES VIERAN SUS HIJOS! QUE CRIMEN ES EL DE LA GUERRA!

Mi colega paraguayo Dr. Melgarejo está en todas partes; los dentistas Dres. Espínola y Ramirez dan anestesia general y aunque no les corresponde secundan la labor médica con todo entusisamo y patriotismo; los practicantes da Ponte y Villamayor se multiplican, los camilleros y ordenanzas tratan de colaborar en lo que mas pueden. Es necesario emplearse a fondo, pero la resistencia física empieza a ceder; no se puede descansar y es imposible turnarse. En uno de estos días, en nuestro Puesto de Sangre, atendimos en colaboracion a mas de doscientos heridos, durante el ataque paraguayo a la retaguardia del Fortin boliviano Saavedra.

El transporte de heridos por los camilleros. El de ésta foto esta herido en el pie. Como puede constatarse la conduccion se hace a traves de las picadas, debiendo agachar la cabeza para no chocar con las ramas y troncos. La Sala de Operaciones: Teniendo por paredes y techo los troncos, rtama sy hojas de los arboles que circundan, la Sala de Cirugía de la Sanidad en campaña esta constituída por una mesa de operaciones y curaciones y otra para el instrumental. Un toldillo a veces cubría, protejiéndose contra los insectos que posaban en los arboles y sus residuos. La mesa de operaciones, veterana, presenta los efectos de la rudeza de los golpes durante su transporte en los largos viajes de camión.

Desde Pitiantuta y Boqueron, !Cuántos heridos han posado sus cuerpos extenuados sobre ella! - Cuántas lágrimas y dolores, cuantas vidas humanas se extiguieron! .......

Es en la forma como indica la foto, con las ropas hechas jirones, como llegan los heridos desde la linea de fuego; observese los pantalones rotos de tanto arrastrarse y de estar continuamente cuerpo a tierra.

Junto a la mesa de operaciones y curaciones. El sombrero ancho semejante al cow-boy es el mas practico para el Chaco. El casco molesta para caminar por las picadas estrechas, aunque es más fresco. En los momentos de peligro utilizaba el de la foto, pues el casco visto por el enemigo denota un oficial, y por consiguiente un buen blanco para un balazo. Rotulos del paquete de curacion individual del soldado paraguayo. Consta de una ampolla conteniendo 3 cc de la formula indicada, d euna venda de 8 mts de largo por 15 cms. de ancho que empieza con un dispositivo de gasa y algodon y de dos alfileres de gancho. En realidad, en general no es el mismo herido en que la emplea, sino sus compañeros o los camilleros que lo recogen.
Balijin (sic) de Sanidad Militar paraguaya, de uso personal. Durante el combate del 27 de Diciembre nuestra Division iba a ser copada por los bolivianos; todos nos preparamos para la defensa y para una posible retirada de urgencia. En éste caso habia que dejar los efectos personales y llevarse lo estrictamente necesario o nada, para ponerse a salvo. Yo preparé el botiquín llenandolo con lo que mas estimaba: los rollos de películas de éstas fotos en primer término y despues lo indispensable que pudiera necesitar: cuatro galletas, una muda de ropa, una venda individual de curacion por si caia herido y mi diario de guerra. Tirado en el suelo y sin ropas, con dos enormes boquetes que son los orificios de salidas de balas de ametralladora que han fracturado el muslo que se halla deformado y acortado. Está esperando turno para que s ele practique la amputacion alta del miembro.

E S T O   E S   L A  G U E R R A!

La Sanidad en el Monte. Con el Capitan de Sanidad, de carrera, Dr. Melgarejo, en el frente de Saavedra, Kilometro 9, despues de un repliegue. La flecha indica un hormiguero, que a montones se encuentran en el Chaco. Soldado boliviano prisionero herido, atendido en el puesto de socorro de regimiento paraguayo; en éste momento se halla en un puesto de socorro de division. De aqui pasará a puesto de reunion de heridos de la division, para ser transportado en un camion a las formaciones sanitarias de retaguardia.
Un héroe anónimo, con el craneo destrozado, ha terminado su existencia. Observar la foto con una lente de aumento. Descansa sobre una camilla rota y ensangrentada, cubierto por una manta patria.

Que noche pasó este muchacho! En su delirio exclamaba: ADELANTE, LO MITÁ!

ADELANTE, LOS  MUCHACHOS!

Fotografias sin comentarios, pero por lo que se ve, son soldados bolivianos heridos, prisioneros de los paraguayos (C.Mey)
En el corazon de la selva; éste pobre negro, gravemente herido, se esta muriendo. Tiene un balazo en el cuello, otro en el brazo y un tercero en el tórax. El practicante Villamayor con la mano derecha lo sostiene por el hombro en tanto que con la izquierda le toma el pulso.

Obsérvese la cara del practicante; es un simpático muchacho que lleva siete meses de vida de campaña. Esta flaco y con el rostro desencajado. Tanto él como sus compañeros deben esforzarse en el cumplimiento de su misión, significando a veces muy ardua la tarea, estando expuestos a todos los rigores del Chaco, asi como los peligros de la guerra, ante el enemigo.

Uno d elos practicantes de nuestra Sanidad, el estudiante de medicina Cañete, desaparecio durante una sorpresa quelos bolivianos efectuaron a nuestra Division hallandose en marcha una noche. Nunca supimos si lo mataron o si lo tomaron prisionero.

A este solda`do paraguayo le hemos amputado la pierna por herida grave de cañon. Unos tijeretazos bastaron, pues habia una fractura con gran destruccion de hueso y de partes blandas. Reposa en una camilla plegadiza con pasarelas d ehierro. Se halla sin ropas y no tenemos mantas para cubrirlo, pues los camiones no llegan por haberse empantanado.
   

Dice mi diario de guerra:

DOS DIAS DE TRISTE RECUERDO. En cierta oportunidad, nuestra División, por razones de estrategia debio replegarse. Los bolivianos se dieron cuenta e iniciaron un cañoneo nocturno mientras la Division se hallaba en marcha. La Sanidad pasó un mal momento pues las granadas estallaban cada vez mas cerca y los camiones que debian trasladar nuestros heridos no llegaban y nosotros no podiamos abandonar el puesto de sangre, hasta no evacuar al ultimo herido. Afortunadamente no hubo nada que lamentar. Esto ocurría el 11 de Diciembre de 1932.

Instalada la Sanidad en una nueva posicion, chocó con la dificultad de falta de elementos, pues el camión que transportaba el material del parque sanitario no podia llegar porque se habia empantanado. Disponiamos de gasas, vendas y algodon, una docena de pinzas y un par de tijeras. Pero faltaba el instrumental de cirujia (sic), de amputaciones, por ejemplo aparatos de suero y otros elementos necesarios para la cirujia de guerra. esta situacion duro dos dias.

Habia que ingeniarse para la solucion de los casos que se presentaban. Recuerdo unos soldados con fracturas de antebrazos y piernas; ráfagas de ametralladoras les habian seccionado ambos huesos y llegaban con mano y pié colgando. Unos tijeretazos bastaban para separarlos. Seccionabamos las partes blandas mortificadas, quedando los huesos haciendo procidencia, ocho, diez centímetros, pues no los podiamos cortar ya que no disponíamos de sierras.

Estos heridos se evacuaban lo mas rapido que se podia y eran operados en Alihuatá, a unas cinco leguas de distancia y donde llegaban, segun los camiones que se dispusiese y el estado de la carretera, dos o tres días despues de haber sido heridos.

Soldado paraguayo con herida perforante de craneo en la region frontal. No puedo olvidarla expresion guaraní que uno de estos muchachos decia durante su delirio:

Rejendupa! Rejendupa! REJENDUPA! REJENDUPA!

Nos martilleaba los timpanos durante dos días y dos noches, hasta que murió. Segun nos tradujeron, quería decir !oye!, !Oye!

Otros traducian por !Avion!,  !Avion! En la oscuridad de la selva, estos lamentos unidos al constante repiqueteo d elas ametralladoras y el tic-tac seguido del piiiiii...... sibilante de las balas de fusil que por ser tiros largos pasan por encima de las copas de los árboles, determinan un estado de animo particular. Es un desasosiego, una intranquilidad espiritual, un deseo que todo terminase con la aparicion de una vez del enemigo, frente a frente, sin tenerle temor al fantasma que significa su inflitracion en el bosque, con lo cual estamos impacientes, sin saber por donde pueden surgir.

HOMENAJE AL SOLDADO DESCONOCIDO

Cercanias de Saavedra, Kilometro 9, proximo al Campo Jordán. CRUZ QUE HE LABRADO EN UN QUEBRACHO BLANCO EN HOMENAJE AL SOLDADO DESCONOCIDO CAIDO EN DEFENSA DE SU PATRIA.

Mas atrás, en el cementerio, del que se distingue, en la penumbra, los monticulos de las tumbas, señaladas con angulos y una cruz.

Un mes despues que yo hube regresado, los bolivianos consigueron su intento; es decir cercar a la Dvisión apareciendo por retaguardia, por lo cual los paraguayos tuvieron que abrir una extensa picada en el bosque, para salvar la situacion dirigiendose a Gondra, posesionándose los bolivianos de Alihuatá, sin entrar en combate. De modo que este cementerio, con mi cruz, paso al dominio del adversario....

Soldado boliviano prisionero herido. La bala entro por la oreja izquierda y salio por el pomulo derecho, destruyendo el velo del paladar. La cara esta hinchada, los parpados semi-cerrados y las moscas "verdes" le han depositado huevos en las heridas, que se han llenado de larvas. Tiene serias dicicultades para comer y tragar; el agua y los alimentos se le escapan por la nariz. Sufre mucho; tiene una sed insaciable. Me pedia agua, de rodillas y con las manos juntas, implorando; como no tenia jarro, le daba tamborcitos vacios de gasas llenos del precioso líquido que hacia desaparecer instantáneamente. Se lo trato en Sanidad con toda consideración, como si fuera paraguayo.

En el fondo d ela foto, el nº 1 señala un soldado muerto y los números 2, soldados heridos, entre los arboles.

Cirujia de urgencia en el Chaco.

Mi camarada Dr. melgarejo, interviene un herido con fractura de muslo,bajo anestesia general, apreciandose la careta y la ampolla de eter a la izquierda. Un camillero tracciona el pie.

Observese con una lente de aumento y se constatará que en los sitios señalados con las flechas, un gusano sube por el brazo del operado y otro por la mesa de cirujía.

Apreciar las dificultades que ofrecen estas intervenciones, las postura sincómodas que deben adoptarse, la falta de compresas esterilizadas. etc., etc.

El 9 de Diciembre el Ejrcito Paraguayo penetro integro en la Selva de Saavedra, considerado por el Estado Mayor como inexpugnable. Nuestra Division se empeño en un tremendo choque contra un enemigo emboscado y superior en numero, procurando interceptar el camino que une Saavedra con Muños, para cercar a los bolivianos, pero fue materialmente imposible avanzar. Tuvimos grandes bajas. Fue una tentativa audaz.

En esta foto tenemos el cuadro simple y sombrio de nuestro puesto de sangre divisionario. Nada mas que una mesa para operar y curar. Nada estable, pues es necesario seguir el movimiento de las tropas. Sobre la mesa, un  herido de cráneo; observar su indumentaria desgarrada. Este muchacho causa lástima.

En primer termino el Dentista Dr. Espínola y el practicante Villamayor. En este dia estan afeitados, para posar; estan flacos, experimentando los rigores de la vida en la selva.

Un cuadro del puesto de sangre.

Observar con una lente de aumento. Es interesante por lo elocuente, y en la realidad es horrible. Los heridos estan hacinados, unos en camillas, otros en el suelo, sobre la tierra, entre las picadas; no hay tiempo para buscar paja para todos. Adoptan posiciones caprichosas segun la localizacion de las heridas y con toda humildad y resignacion esperan pacientemente el turno de la curacion. Pocos se quejan; unicamente lo hacen los que en general, mueren. Durante las operaciones o curaciones dolorosas se portan como verdaderos varones y cuando no pueden tolerar mas el dolor suelen decir: "Imposible! imposible!"..... y nada mas.

Las moscas revolotean sobre las heridas y los vendajes pasados de sangre; se posan y depositan sus huevos. A las pocas horas aparecen las larvas y pese al solicito cuidado que se dispensa a las curaciones es dificultoso evitar el desagradable agregado de las "gusaneras" en las heridas. Los mosquitos y las larvas de mariposas andan por todas partes.

El herido marcado con una cruz acaba de morir. En éste momento, diseminado entre los arboles tenemos un  centenar de heridos y vienen llegando más.

"HERIDOS DE VIENTRE, NO OPERAR; SE MUEREN"

Asi me dijeron en el Comando de Sanidad en Asuncion, como advertencia técnica, cuando partia hacia la zona de guerra, y me lo repitiero en el frente. Esto no me convencia, pues, en la vida civil, no todos los heridos de abdomen esta fatalmente condenados a muerte. Pero la guerra en el Chaco presenta una serie de dificultades para el desempeño de la Sanidad, qque denotan que realmente es imposible intervenir un vientre en el bosque, en el estado actual de los acontecimientos.

Recuerdese lo que hemos referido respecto a las moscas, mosquitos y gusanos. Tengase presente la falta de agua, a veces era tan escasa, barrosa y de mal olor, que era imposible destinarla a otro uso a no ser para aplacar la sed. No es posible disponer de material que ofrezca garantias de esterilizacion como para abrir un abdomen en la slineas avanzadas. Por consiguiente cuando nos llegaban los heridos de vientre les practicabamos curaciones simples, y esperabamos, impotentes para socorrerlos en la forma que debiéramos, que les llegara la hora de la muerte.

Excluida la cirujia de vientre, las intervenciones quirurgicas que se practican en el frente, son los grandes debridamientos, las esquirlectomias, las incisiones amplias, las amputaciones, las desarticulaciones, las extracciones de cascos de granadas y de proyectiles, la extirpacion de tejidos mortificados.

La foto representa una autopsia en el bosque de un herido de vientre en que el proyectil ha efectuado un raro trayecto, penetrando por tórax y perforando estomago e intestinos.

El bosque enmarañado siempre rodea todos los cuadros.

La falta de comodidades hace estas intervenciones muy dificultosas, si a ello se agrega la ausencia de material de autopsia apropiado. Pobre Muchacho!

Sufrió toda la noche, terriblemente.

Se quejaba mucho. Sus lamentos con los de otros, a la vex que el trac-trac de las ametralladoras en la selva, constituían una sinfonía de guerra emocionante.

A la madrugada dejamos de sentir sus lamentos.

Habia muerto.

UNA HERIDA DE GUERRA. Observar que enorme destruccion ha causado una ráfaga de ametralladora en esta pierna fracturada y desgarrada que hubo que amputar por debajo de la rodilla. Los dos huesos rotos, la aponeurosis y los musculos desgarrados, formando sangrientos colgajos que se resecan, practicándosele simultaneamente la esquirlectomia o extraccion de pequeños fragmentos óseos, que denotando una gran pérdida de hueso, nos obligó a efectuar ua ampuitacion alta. Una triste carga de camion. Tres heridos graves que proceden d  ela linea de fuego, de un flanco alejado, transportados en un camion. Sobre el "yasapé", paja chaqueña, a la izquierda un herido de bala en el abdomen. Debajo del vendaje que circunda el abdomen, surjen los intestinos. El que esta sentado tiene un balazo en el brazo y Otro en el vientre, a traves de los vendajes pasa la sangre. El que se hallaba en la cAMilla tiene un balazo enl a columna vertebral, con paralisis en ambas piernas.

LOS TRES MURIERON.

Camion cargando heridos para transportarlos a retaguardia.

El nº 1 esta herido en el pie, el 2 en la rodilla, el 3 en el brazo. Una vez curados los heridos en nuestro puesto sanitario del frente, debian ser rapidamente evacuados a retaguardia. "Es necesario evacuar" era la orden. No se podian amontonar en el puesto de sangre por diversas razones; en camiones eran trasladados a retaguardia, haciendo una terrible "via crucis", pues los saltos del vehiculo  atraves de baches, pantanos, pozos los golpeaban, los sacudian y los fracturados con sus aparatos de inmovilizacion improvisados, se resentian, se quejaban, y los ayes de dolor acompañaban durante todo el trayecto.

En el frente de Saavedra: heridos esperando turno para ser evacuados a retaguardia. Al ser transportados a retaguardia empezaban los heridos a hacer la "vuelta al Chaco", de fortin en fortin, de hospital en hospital, de cirujano en cirujano, de practicante o enfermero en practicante  enfermero, hasta llegar a Asuncion, el sueño dorado de los heridos.

Pero las ansias d ever a sus seres queridos les daba fuerza para soportarlo todo. Ese pasaje de mano en mano indudablemente no es beneficioso a los fines de una buena curacion. Siempre recordaba en el frente las palabras del profesor frances Augusto Broca, quien en su obra "Chirurgie de guerre et d´aprés guerre" dice: "Mas vale ser curado por un médico pasable que por diez hombres eminentes sucesivos y aun simultáneos".

PERO, LA GUERRA ES LA GUERRA.

Hacia retaguardia. Observar el herido marcado con una cruz. Tiene los pantalones rotos, lleva su fusil, esta calzado con sandalias bolivianas, sin medias y con polainas. Los muchachos se arreglan como pueden.

SI LOS EJERCITOS BELIGERANTES TUVIERAN DEL HERIDO UN CONCEPTO MAS HUMANITARIO QUE MILITAR, SI EL OFICIAL D EGUERRA DIERA A LA SANIDAD EL INCALCULABLE VALOR QUE TIENE, INDUDABLEMENTE HABRIA MENOS MUERTOS, MENOS MUTILADOS, Y MAS SOLDADOS CURADOS QUE PUEDEN VOLVER A LA LUCHA.

Foto sin comentarios de de Sanctis, pero que muestra a un  avion sanitario paraguayo llevando heridos. Esta misma foto aparecio en el libro de "Aircraft of the Chaco War", por lo que puede no ser de de Sanctis o le cedio la foto a alquien mas. (C. Mey)

Brazalete personal de la Sanidad Militar Mariscal Jose Félix Estigarribia
   
Prologo
Cap. 1: Desde Rosario hasta Asuncion y desde Asuncion a Puerto Casado Cap. 2: En Puerto Casado: La tolderia de indios Cap. 3: Hacia el frente: desde Pto. Casado hasta el fortin Boqueron
Cap. 4: Desde el Fortin Boqueron hasta el Fortin Alihuata. Cap 5: En el frente: primera division del ejercito paraguayo en los campos de Saavedra. Cap 6: En el frente: vida de campaña en el bosque
Cap. 7: Bombardeos aéreos Cap. 8:En el frente: sanidad militar durante la batalla. Cap 9: En el "Campo Jordan", el ataque boliviano del 27/12/1932
Cap 10: Combate de artillería. Navidad y año nuevo en el frente. Cap 11:El regreso: desde el "Cañadon de la Muerte" hasta el rio Paraguay Cap 12 Desde el Infierno del Chaco hasta la perla del Atlantico.
 

Maniobras 1936

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar