Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Armada
LA ARMADA DE LA REPUBLICA ARGENTINA Y SUS UNIDADES EN EL SIGLO XX.

Por Alberto Hernandez Moreno

Antecedentes Los Años de la Gran Guerra El Buen Obrar argentino durante la Década Difusa (1918/1928)
La Edad Dorada de la Armada Argentina - 1928/  1948 Los años dificiles y la voluntad de resurgimiento (1948/ 1968) Los 70: década de la recuperacion.
La ARA y las Malvinas El Canto del Cisne (1983 - 1990) El Ocaso
El futuro y conclusiones.

 Futuro y conclusiones

Del futuro inmediato de la ARA no se puede decir más de lo poco que ha trascendido oficialmente, muy poco debido por un lado al tradicional oscurantismo argentino en materia militar, y por otro a la total ausencia de una política de defensa por parte de los últimos y caóticos gobiernos; además, en Argentina los anuncios de adquisiciones militares son ante todo instrumentos de propaganda política, de ahí su poca seriedad y su carácter cambiante. Los rumores, declaraciones y promesas se han sucedido en los últimos meses, de ellos sólo dos parece que tendrán una realización efectiva, y aun así está nada clara su veracidad o el modo en que serán llevados a la práctica.

El primero de los anuncios realizados oficialmente fue el de la compra del LSD francés Ouragan, un transporte logístico con capacidad anfibia que entró en servicio con la Marine Nationale en 1965, y que sería transferido a Argentina en el año 2005 ó 2006. La adquisición, anunciada bajo el eufemismo de "buque de rescate ante catástrofes y apoyo a la comunidad", fue celebrada en los círculos navales argentinos, que a los pocos meses escuchaban estupefactos que el buque que se incorporaría no sería el Ouragan sino su gemelo Orage, tres años más joven. La inquietud y desconfianza comenzaron a cundir entre estos círculos, que a día de hoy dudan (y tienen motivos para hacerlo) de la veracidad del anuncio.

El segundo, del que se viene hablando desde hace varios años, es el de la construcción de una serie de patrulleros de alta mar (Proyecto PAM) para sustituir a los viejos avisos ex-estadounidenses de los años 40 y 50 y patrullar la Zona Económica Exclusiva argentina. Tampoco sobran motivos para el escepticismo. Desde el primer anuncio, la cifra de unidades (a construir en Argentina) se ha ido reduciendo progresivamente en cada nuevo comunicado, hasta llegar a 4 buques. Y no menos cambiante ha sido el modelo escogido, pues si en un momento se daba por hecho que el elegido era el NPO (Navio de Patrulha Oceânico) portugués, más tarde se anunció a bombo y platillo el acuerdo hispano-argentino para la construcción (y financiación, espinoso asunto donde los haya) de 4 unidades del tipo BAM (Buque de Acción Marítima) proyectado por IZAR en Astilleros Río Santiago... para que a los pocos días el asunto pasase al más absoluto de los olvidos.

Todo lo demás que se diga sobre el futuro de la ARA es mera especulación, cuando no fantasía irrealizable: conclusión de los TR-1700 que se abandonaron en los astilleros Domecq García hace años, modernización de las fragatas MEKO-360, adquisición de helicópteros navales con capacidad antibuque y antisubmarina, recuperación de la capacidad aeronaval de ataque embarcada... expresiones, en suma, de la nostalgia de las épocas pasadas que hemos glosado en estas líneas. Es la nostalgia naval de un país cuya tradición era incorporar los barcos más modernos en su tipo que en ese momento podían encontrarse y que se hizo realidad entre los años 1900-1939 y 1974-1990. Es la nostalgia de una Armada que ha operado con acorazados, cruceros, portaaviones, destructores, submarinos o con la mejor aviación naval de Iberoamérica, que se ha batido casi de igual a igual con la siempre temible Royal Navy, que siempre ha sido el referente en su región, y que ve cómo hoy se va quedando rezagada respecto a sus dos vecinos porque no es capaz no digamos ya de incorporar nuevos buques, sino de mantener actualizados los ya existentes. 

Sirva, pues, este trabajo para ejemplificar cómo una pésima gestión económica llevada a cabo por una clase política impresentable ha sido capaz de volatilizar una ejemplar y modélica tradición naval centenaria. Que a quien corresponda tome buena nota.

                                                                                           Alberto Hernández Moreno

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar