Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Armada
LA ARMADA DE LA REPUBLICA ARGENTINA Y SUS UNIDADES EN EL SIGLO XX.

Por Alberto Hernandez Moreno

Antecedentes Los Años de la Gran Guerra El Buen Obrar argentino durante la Década Difusa (1918/1928)
La Edad Dorada de la Armada Argentina - 1928/  1948 Los años dificiles y la voluntad de resurgimiento (1948/ 1968) Los 70: década de la recuperacion.
La ARA y las Malvinas El Canto del Cisne (1983 - 1990) El Ocaso
El futuro y conclusiones.

 El ocaso 

Esa poderosa escuadra de portaaviones, destructores, submarinos, fragatas y corbetas tenía fecha de caducidad; en unos casos por circunstancias externas (como consecuencia del embargo británico), y en otros por causas internas de índole económica y también política.

 El embargo británico dijimos que tuvo como primeras víctimas a los destructores Hércules y Santísima Trinidad. Ante la falta de repuestos, se decidió que uno de los dos serviría como fuente de materiales para su gemelo, y el elegido para la supervivencia fue lógicamente el Hércules, que aunque era 5 años más viejo, navegaba bien, a diferencia del Santísima Trinidad. Éste realizó su último lanzamiento de misiles Sea Dart en 1987, y en 1989 dejó de navegar para siempre. 

Adscrito primero a la 1ª Divisón de Destructores y después al Comando Naval Anfibio, el buque fue poco a poco canibalizado y de él sólo queda hoy su casco intacto pero hueco. El Hércules continuó como destructor antiaéreo unos años más; en 1993 lanzó su último Sea Dart, en 1994 fue dado de alta en el Comando Naval Anfibio (despojado ya de sus capacidades originarias y principales), y en 1999 fue dado de baja como destructor y modificado para operar como transporte de comandos, con capacidad para operar con dos Sea King en su nueva plataforma y hangar. Triste final para un buque que no fue concebido para realizar una función tan difusa y poco práctica como el desembarco de tropas en botes de goma...

También las MEKO-360 (por sus turbinas) padecieron el embargo, y Argentina tuvo que buscar canales alternativos (casi rozando el contrabando) para garantizarse repuestos en Canadá.

Pero los las circunstancias internas las que más contribuyeron al derrumbe de la ARA: por falta de fondos se abandonó la construcción de submarinos, se postergó la de las últimas corbetas hasta el siguiente siglo, se canceló la prolongación de la vida útil del Veinticinco de Mayo, se abandonó al submarino San Luis en el Domecq García antes de iniciar su gran carena de media vida en 1989 (desde entonces ha sido usado como fuente de repuestos para el Salta), se retiró a los transportes logísticos Capitán Panigadi, Río Gallegos y San Nicolás, se vendió a un particular el único medio de desembarco de la ARA, el LST Cabo San Antonio, y, sobre todo, se arrinconó la modernización de las unidades existentes, que con el paso de los años han visto mermado su valor militar considerablemente al no estar debidamente actualizadas (es el caso de las MEKO-360, las MEKO-140 y las A-69). Numerosas aeronaves se han perdido en accidente o se han dado de baja sin la llegada de sustitutos, y los buques de superficie siguen sin contar con un helicóptero embarcado eficaz (se compraron 4 Eurocopter AS-555SN Fennec, que carecen de capacidades antisubmarinas, para las fragatas). 

Las únicas novedades de la ARA en los últimos 10 años han sido la entrega de las MEKO-140 que restaban, el alta del Hércules como transporte rápido, la compra de un buque de aprovisionamiento de combate de segunda mano a Francia (el ex-Durance, ahora ARA Patagonia), la adquisición de tres nuevos transportes logísticos (el petrolero Ingeniero Julio Krause y los gemelos ASTRA Federico y ASTRA Valentina, que a los pocos años de la cesión fueron arrinconados en un muelle de Buenos Aires y allí siguen, sin navegar) y de tres buques auxiliares multipropósito (Punta Alta, Ciudad de Rosario y Ciudad de Zárate) el armamento de misiles MM-38 en las lanchas rápidas Intrépida e Indómita y la instalación del sistema de combate autóctono Miniacco en las corbetas Gómez Roca y Drummond. Triste balance de incorporaciones para un período tan largo en el que las unidades adquiridas en los últimos 20 años han ido entrando en franca obsolescencia.

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar