Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice  BN Puerto Belgrano

El Ferrocarril Sud y el Ferrocarril "Estratégico"

El Texto de este capitulo esta extractado completo de la Revista Digital "El Archivo" del Archivo Municipal de Punta Alta.

Cuando se piensa en los orígenes del asentamiento de Punta Alta, con mucha razón uno se remite a los inicios de las obras de la Base Naval de Puerto Belgrano. Y se dibuja la imagen de una ciudad íntimamente ligada desde su germen, al puerto militar. Si bien esto es verdad, la simplificación del proceso histórico deja pedazos de pasado oculto entre los pliegues de la memoria. A tal punto que se nos escapa la importancia que tuvo el tren en la generación y posterior desarrollo urbano. Sobre el papel que en Argentina le cupo al ferrocarril como factor de poblamiento en la llanura pampeana, Félix Weinberg expresó:

"El ferrocarril, más allá de su función económica de transporte de cargas, posibilitó la movilización y dispersión de individuos y grupos familiares por la campaña y hacia ella, y que parte de esos migrantes se congregaran y asentaran a la vera de las estaciones originando nuevos pueblos. Y cuando otros factores coadyuvaron en esta dirección fue un acelerador y multiplicador del proceso de poblamiento en las áreas rurales. Con el paso de los años cada estación se convertirá en un centro urbano, habiéndose constituido así centenares de nuevas poblaciones, algunas de las cuales, por una confluencia de diversos factores, alcanzarán rápidamente jerarquía de verdaderas ciudades"

Al respecto, Silvia Grippo precisa:

"A diferencia de otras regiones del mundo, especialmente europeas, donde las construcciones ferroviarias fueron promovidas por una demanda preexistente de capacidades de transporte entre centros urbanos, en el suroeste pampeano el colono siguió el camino abierto por el riel. Salvo algunos pequeños poblados (avanzadas de frontera) difícilmente había ciudades o pueblos rurales esperando ser conectados por el ferrocarril. La expansión de la población y la urbanización siguieron como una consecuencia, propagándose desde los centros de tráfico ya establecidos".

Poblados nacidos a la vera de las vías, creciendo en torno a una estación cuyo nombre tomaban. Y, se verá, Punta Alta no escapó a este destino.

El Ferrocarril del Sud en Punta Alta

A principios del siglo XX, la zona de Bahía Blanca dependía del capital de origen inglés, invertido en forma de rieles y de muelles. El Ferrocarril del Sud que llegó en 1884 y que con sus vías extendidas por toda la provincia de Buenos Aires y el Valle de Río Negro y su puerto cerealero, Ingeniero White, constituyó prácticamente un emporio comercial en el sudoeste bonaerense. Fue por eso que, cuando se proyectó extender las vías desde Bahía Blanca al puerto militar en construcción, el Ferrocarril del Sud fue el encargado de realizar la tarea

Desde el comienzo, el proyecto de construcción de la Base Naval incluía el ferrocarril. Éste era sumamente necesario para proporcionar suministro de material y víveres a los obrajes. Si bien las tareas preliminares habían comenzado ya a fines de 1897, la empresa contratista Dirks, Dates & Van Hatten inició formalmente los trabajos previstos en Puerto Belgrano en mayo de 1898, cuando aún no se había llegado a un acuerdo entre el gobierno nacional y la compañía ferroviaria.

El obrador principal se construyó en Arroyo Pareja y Ciudad Atlántida, lugar ideal por su fácil accesibilidad por mar que permitía el abastecimiento al campamento obrero que albergaba mil hombres. Un conjunto de unas quince manzanas, compuesta por algunas casillas de madera y chapa y carpas para los trabajadores.

  

El 2 de junio de 1898 se aprobaron las bases del contrato entre el Gobierno y la compañía ferrocarrilera.

"Artículo 1: La Empresa del Ferro-carril del Sud se compromete á construir y esplotar [sic] por su cuenta, sin prima ni garantía, un ramal de Ferro-carril y telégrafo, que, partiendo de la estación "GRÜNBEIN", termine en una estación en Punta Alta denominada "ARSENAL"

Arículo 9: El Ferro-carril del Sud construirá, además, por cuenta del Poder Ejecutivo, un ramal estratégico desde la Estación "ARSENAL" (Punta Alta) hasta el paraje conocido "Punta Sin Nombre", y tres ramales secundarios, de acuerdo con el plano, presupuesto y especificación que apruebe el ingeniero Director de las obras del Puerto Militar"

La obra se ejecutó en forma veloz, según lo proyectado por el ingeniero encargado de los estudios de la traza, Carlos Malmén, responsable también de la línea Bahía Blanca-Neuquén, recientemente establecida.

A los 48 días de comenzada la obra, de 21 km. de extensión desde Grünbein a P. Alta, se colocaba el último riel. Según lo informado por el ingeniero Luiggi, el ramal estratégico en total "tiene 28 kilómetros de largo, fue construído en 85 días á pesar de las dificultades de tener que construir un puente de 220 metros a través del Arroyo Pareja..."

Puente sobre el Arroyo Pareja el 15 y el 20 de Septiembre de 1898.

"Clavado del ultimo pilote del puente por S.E. el Sr. Ministro de Guerra y Marina D. Nicolas Levalle, el 29 de Agosto de 1898".

 

En el mes de agosto de 1898 corrió el primer tren desde la estación Grünbein para transportar los grandes cañones a emplazarse en las baterías.

Cañones de 24 c/m Krupp en espera de ser transportados a Punta Sin Nombre /septiembre 1898). Museo Naval

Finalmente, el 26 de septiembre de 1898 comenzó a funcionar el servicio de carga y el 1° de noviembre el de pasajeros. El tren llegaba a la estación llamada Punta Alta (el nombre Arsenal, que figura en el contrato de obra fue reemplazado por el topónimo),más tarde Puerto Belgrano, donde hoy funciona el Museo Naval.

Inspección al Ferrocarril Estratégico del Presidente de la Nación Julio Argentino Roca. 1899. Museo Naval.

"Inauguracion del Ferro Carril estratégico en el Arsenal de la Armada por el  Ministro de Guerra y Marina Tte Gral. Dn Nicolas Levalle el 30 de Agosto de 1898."

El pueblo crece en torno a las vías

A partir de ese entonces, se mejoraron sustancialmente las condiciones de comunicación y de aprovisionamiento del área. A tal punto que el grueso de la población abandonó el campamento de Arroyo Pareja y Ciudad Atlántida y se trasladó en proximidades de la flamante estación. Al pueblo naciente, Luiggi lo llamó Uriburia, en homenaje al presidente José Evaristo Uriburu, efector de las obras en puerto Belgrano. Pero la costumbre impuso la denominación más sencilla de Punta Alta, como el nombre inicial de la estación de ferrocarril y que derivaba del accidente geográfico próximo.

Rápidamente se levantaron edificios de toda suerte. En octubre de 1898, un periódico bahiense consignaba que:

Hay en Punta Alta más de 30 casillas de madera, algunas construidas con todo costo y chic, como el chalet del ingeniero Luiggi. Estas construcciones forman la actual "ciudad" de Punta Alta, sin contar las muchas carpas que constituyen la vivienda de los trabajadores.

Meses más tarde, el naciente poblado contaba con casas de ladrillo, hoteles, fondas, almacenes y toda clase de comercios. Ya lo habitaban no solamente obreros de la construcción sino también quienes venían a tentar fortuna, abasteciendo de alguna manera al creciente mercado local. Muchos de ellos eran extranjeros: italianos y españoles en su mayoría, pero también los había franceses, holandeses, alemanes.

   

 Las construcciones se agruparon a lo largo de la futura Avenida Colón (llamada en ese entonces Progreso), que corría paralela a las vías. También hubo una concentración edilicia inicial en la calle Transvaal (hoy Bernardo de Irigoyen), que cortó en ángulo recto el trazado ferroviario, y desembocó directamente en la estación. Estos dos ejes organizados a partir de un elemento nuevo como lo era el complejo ferroviario, determinaron la particular traza urbana de la ciudad. Ésta, anárquicamente como fue delineada, no respetó la orientación catastral que poseían los terrenos. Las calles que se abrieron paralelas a Progreso y a Transvaal siguieron la alineación de los puntos cardinales; lo cual provocó innumerables inconvenientes sufridos hasta hoy: sol de frente en horas del amanecer o del crepúsculo, vientos encontrados, etc.

Punta Alta y el tren del progreso

Enganchada a la doble locomotora de la Base Naval y del ferrocarril, la población puntaltense siguió creciendo a un ritmo espectacular: los 790 habitantes de 1901 se volvieron 7500 para 1906 y casi 10.000 para 1914. Punta Alta se reafirmaba en la senda del progreso que, en ese entonces, se pensaba indefinido y vinculado a la maravilla del tren. De allí que el nombre dado a la calle que se extendía, polvorienta, junto a las vías (Progreso) haya expresado no ya un deseo sino una realidad que se evidenciaba palpable en los rieles que cortan médanos y salitrales. Puede decirse que la Base le dio al pueblo su razón de ser, pero que el ferrocarril contribuyó a su fisonomía urbana. Más adelante, vendrían otros capitales ( de origen francés), a trazar otros rieles que vincularían Punta Alta con Rosario primero y (en abierta competencia con los ingleses) con Bahía Blanca después. A partir de allí, se abrió otro capítulo de redefinición del espacio urbano

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar