Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Armada Argentina Indice Aviacion Naval

BASES AERONAVALES DE LA ARMADA ARGENTINA

DESTACAMENTOS Y APOSTADEROS AERONAVALES EN LA ANTÁRTIDA ARGENTINA

Introduccion BAN Berisso - Fuerte Barragan BACte Espora BAN Puerto Belgrano-Camp Sarmiento
Dest. Naval Martin Garcia BAN Mar del Plata Dest Antartico Petrel BAN Ushuaia
Bases AN en Santa Cruz Bases AN en Chubut Destacamentos en Bs As BA Punta Indio    2     3  

El uso de destacamentos y apostaderos aeronavales en la Antártida Argentina se remonta a enero de 1942, en los primeros vuelos del Tte. LANUSSE y su Stearman con pontones, en espejos de agua de Decepción y Melchior.

       

El Stearman de la campaña antartica de 1942, en Decepcion y Melchior.

Durante las subsiguientes Campañas Navales Antárticas , perduró el uso de esos apostaderos, cuando se contaba con hidroaviones o anfibios, y se fueron agregando otros nuevos. La Isla Decepción, por su configuración geográfica (Puerto Foster, Teléfono, etc.), fue de uso frecuente de los Catalinas, Walrus o Grummans Goose, y también de los Martin Mariners.

   

Dos Catalinas en maniobra de amarre en Decepcion y un Gruman Goose, tambien en Decepcion

El Destacamento Aeronaval "Teniente Jubany", en caleta Potter, Bahía Media Luna ("Teniente Cámara"), Bahía Margarita, la Barrera de Filchner y otros tantos puntos antarticos, han sido lugar de operaciones, tanto de los grupos terrestres de apoyo, como de los aviones y helicópteros de la Aviación Naval, sin olvidar la Estación Aeronaval Provisoria "Capitán Campbell", en Isla Robertson, y el propio casquete del Polo Sur, ambos utilizados por el Cap. de Fragata QUIJADA y sus dotaciones en el famoso vuelo de 1962, el que llevara por vez primera a los argentinos y a nuestra bandera a esa latitud.

Desde esas más que improvisadas, pero eficientísimas estaciones o apostaderos aeronavales, han operado y operan aeronaves de la Armada Argentina, con infraestructuras más que reducidas, pero con el éxito y el sentido profesional de costumbre. Las Bases Militares del Ejército Argentino en Esperanza, General San Martín, General Belgrano I y II, y también la de Ellsworth, fueron lugares de operaciones en todas las campañas de verano, desde donde los aviones y helicópteros con el ancla sirvieron en tareas logísticas, de rescate, apoyo y todo tipo de trabajos científicos y de rel-vamiento.

ESTACIÓN AERONAVAL "PETREL" ANTÁRTIDA ARGENTINA

Situada en la Isla Dundee, Antártida Argentina, se erigió en la Campaña Naval Antartica de 1950/51 el refugio Naval "Petrel", siendo seleccionado como punto preferente para instalar allí infraestructura aeronaval, dadas las condiciones físicas y meteorológicas del lugar. Utilizada por la Aviación Naval entre 1951 y 1966, todos los informes recogidos durante cerca de 15 años, avalaron la instalación permanente en Dundee de una Estación Aeronaval.

 

Durante la Campaña Naval Antartica 1966/67, el Batallón de Construcciones Navales efectuó las voladuras y demás tareas que dieron por resultado una pista de suelo firme (ripio-tierra), que mejoró la ya existente, convirtiéndola en una de 850 m. de largo por 40 ni. de ancho. Se agregaron además balizas, un hangar metálico, una casa-habitación, equipos de comunicación, antenas, taller y demás medios.
Por Decreto 4684 del 23 de diciembre de 1966, quedó oficializa da la instalación, denominándoselas "Destacamento Naval Petrel". Se inauguran las nuevas obras, oficialmente, el 23 de febrero de 1967.

  

Su primer Comandante fue puesto en funciones por el de la Fuerza Naval Antartica, Cap. de Navio Julio A. O. VÁZQUEZ, ese día, recayendo el comando en el Tte. de Fragata Eduardo FIGUEROA. Dotada la Estación Aeronaval de aviones de distinto tipo (''Beaver", "Twin Otter", "Hiller Porter"), cumplió eficazmente con su misión de control de tráfico aeronaval y naval en la zona, y realizó importantes tareas de relevamiento y salvatajes.

A partir de 1972, se transforma en el Destacamento Naval Antartico "Petrel", pero sin perder sus excelentes condiciones como lugar de operaciones aéreas, muy superiores por razones geográficas y meteorológicas, como los hechos y las circunstancias repetidamente lo vienen demostrando.


Nota: Doy fe de lo ideal que seria tener un aeropuerto Antartico en Petrel, ya que Marambio, por mas sacrificios que hayan hecho sus constructores y el tiempo que hace que esta alli, es un desastre por lo corto de su pista y las horribles condiciones de nubes, que hacen que los Hercules deban salir de Ushuaia sólo cuando se disipan las nubes en Marambio y a veces, como me toco a mí, se debe regresar por estar cubierta la pista por nubes. Cuándo se daran cuenta los responsables del gobierno que no es cuestión de tener un aeropuerto de Fuerza Aerea o Marina o lo que sea, sino un aeropuerto a la altura del que tiene Chile, abierto para todos y dejarse de jorobar en mantener una pista solo porque ya está hecha, por peleas interfuerzas ridículas o por falta de decisiones politicas. Carlos Mey, Diciembre del 2009.

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Martínez - Argentina