Historia y Arqueologia Marítima  HOME

Los Barreminas Alemanes de 1922.

Articulo basado en informacion proporcionada por nuestro colaborador Guillermo Cantera; de www.german-navy.de ; de "Apuntes..." de Arguindeguy y de "Historia Marítima Argentina"

Foto de la Revista Fray Mocho Nº 560 del 16.01.1923- "Nuestros buques navegando en fila india en aguas del Helgehörn".

Foto album Arsenal Rio Santiago- Museo Naval de la Nacion

Historia del desarrollo de estos buques

Al principio de la primera guerra mundial la tecnología contra las minas marinas era bastante joven para las fuerzas navales de la época. Diez años antes, la guerra Ruso-Japonesa habia demostrado la eficacia de minas como un arma antibuque. Por lo tanto no es sorprendente que la Marina Alemana comienzara a construir buques diseñados especialmente para la guerra anti-minas.

Los primeros barreminas o rastreadores fueron viejas torpederas que ya no eran utiles como armas ofensivas. Aunque muchos de esos botes fueron usados al principio de la guerra, fué obvio enseguida que un buque especialmente construído era necesario para luchar contra las minas de un modo más eficiente.

Como resultado de ésto, se construyeron más de 130 buques barreminas desde 1914 hasta el fin de laguerra. Por su simple pero efectivo diseño, muchos de los buques sobrevivientes fueron utilizados aún en la segunda guerra mundial, algunos como barreminas y muchos convertidos para otras tareas.

Los primeros meses de la guerra mostraron que los barreminas existentes estaban muy poco armados para protegerse contra destructores aliados u otros barcos menores. Por ello la siguiente generacion de barreminas Alemanes, el Mboot Class 1915 (Minensuchboot)  mostraron una mejora de su armamento, estando equipados con tres cañones de 8,8 cms o dos de 10,5 cms. Adicionalmente, el tamaño y performance del motor fueron incrementados. Se construyeron 29 buques de esta clase.

La Clase de los Mboot1916 fué la que tuvo la mayor cantidad de construcciones durante la primera guerra mundial. No diferían mucho de sus predecesores, pero mostraban un incremento en su tamaño y armamento. Se ordenaron un total de 119 barcos de los cuales la mayoria fueron completados.

Debido a lo peligroso de sus tareas, muchos se perdieron durante la guerra, especialmente por minas. Los mayoría de los buques sobrevivientes de la clase 1915 fueron enviados a chatarra a principios de los 20, algunos fueron exportados y otros reconstruidos para otros usos y mantenidos operativos.

De la clase de 1916, los sobrevivientes fueron usados para diferentes tareas luego de la guerra, muchos fueron modificados como avisos de la Flota u otros buques auxiliares, otros fueron exportados y muchos también vieron accion en la 2ª Guerra Mundial inclusive en su rol inicial de barreminas.

Clase 1915

Clase 1916

Especificaciones Técnicas

Clase Minensuchboot 1915  Minensuchboot 1916 
Dimensiones
Desplazamiento (máx.) 507-513 tons 535-630 t
Eslora (Máx.) 58,20 mts 59,30 m
Manga 7,30 mts 7,30 m
Calado 2,25 mts.  2,15 m
Armamento
Cañones de 10,5 cm L/45 2 (M27-M42) 2
Cañones de 8,8 cm L/30  3 (otros buques)  
Minas 30 30
Propulsion
Ejes: 2 2
Motores: 2 de 3-cilindros de triple expansion  2 de 3-cil de  triple expansion
Performance
Potencia Total: 1800-1890 shp 1600-1850 shp
Velocidad 16,3-16,5 nudos 16-16,5 nudos
Autonomía 2000 millas marinas a 14 n 2000 millas marinas a 14 n

De estos buques, los que fueron vendidos a Argentina y otros países sudamericanos se detallan más abajo.

MBoot 1915 
Nombre Construccion Commisionado Destino
M48 Neptun Rostock, 1916 28.10.1916 Vendido a Argentina en 1922 como barreminas M1Rebautizado Bathurst en 1936. 
M51 Seebeck, 1916 12.10.1916 Vendido a Argentina en 1922 como barreminas M2. Rebautizado BFournier en 1936. 
M52 Seebeck, 1916 26.11.1916 Vendido a Argentina en 1922 como barreminas M3. Rebautizado Jorge en 1936. 
M53 Seebeck, 1916 16.12.1916 Vendido a Argentina en 1922 como barreminas M4. Rebautizado King en 1936.
Mboote 1916
Nombre Construccion Comisionado Destino
M74 Vulcan Bremen, 1917 18.06.1918 Vendido en 1922 a Argentina como Meta. Usado como barreminas M5, rebautizado Murature en 1938. Reclasificado como Aviso Cormoran en 1938.
M79 Seebeck Geestermünde, 1918 19.03.1919 Vendido en 1922 a Argentina como Melitta. Usado como barreminas M6, rebautizado Pinedo en 1938. 
0 Seebeck Geestermünde, 1918 01.04.1919 Vendido en 1922 a Argentina como Msrgot. Usado como barreminas M7, rebautizado Py en 1938. 
M90 Tecklenborg Geestermünde, 1916 23.01.1918 Vendido en 1922 a Argentina como Marianne. Usado como barreminas M8, rebautizado Segui en 1938. Reclasificado como barco de buceo en 1934.
M101 Atlaswerke Bremen, 1917 19.06.1918 Vendido en 1922 a Argentina como Margarita. Usado como barreminas M9, rebautizado Thorne en 1938. Reclasificado como Aviso Petrel en 1938.
M105 Reihersteig Hamburg, 1918 10.10.1918 Vendido en 1922 a Argentina como Mecha. Usado como barreminas M10, reconstruido como yate presidencial Golondrina en 1925. A chatarra en 1958.
M131 Reihersteig Hamburg, 1918   Barco incompleto vendido a Montevideo en 1919.
M139 Tecklenborg Geestermünde, 1917   Vendido en 1919, reconstruido como ferry Helgoland .Vendido a Noruega en 1922 como Tönsberg I, en 1931 a Colombia como patrullero Bogota . Hundido por accidente en 1946.
M147 Flensburger Schiffsbaugesellschaft Flensburg, 1918 May 1920 Vendido incompleto y reconstruido como transporte Erna David , rebautizado Principio en 1922. Vendido a Mexico en los´30, hundido durante una tormenta en 1966.
M151 Hansawerft Tönning September 1920 Barco incompleto vendido y reconstruido como transporte Kosmos I . Vendido a Nicaragua en 1925, usado por varios países centroamericanos. Encallo en 1964.
M158 Nordseewerke Emden   Reconstruido como ferry en 1923, rebautizado Grille. Vendido a Francia como Dinarrd .Vendido a Colombia como patrullero Cordova , hundido por un accidente en 1946.

Su Historia en la Armada Argentina

Los diez rastreadores-barreminas, adquiridos a Alemania en 1920 e incorporados en 1922, fueron de gran utilidad. Estas diez unidades gemelas, tipo Bathurst, construidas durante la guerra, eran muy económicas. Impulsadas por dos máquinas alternativas de triple expansión, 1843 HP, desarrollaban una velocidad de 16 Ns suficiente para cumplir sus funciones específicas. Originariamente sus calderas se alimentaban con carbón, pero en la Argentina fueron progresivamente convertidos para quemar petróleo: el Golondrina en 1923, el Pinedo en 1924, el Seguí en 1927, el Bathurst también en 1927, el King en 1929 y el Murature en 1931. Pese a ello, todavía en 1943 el Thorne y la Sarmiento seguían quemando carbón, detalle que daba lugar a escenas de tipo faraónico protagonizadas por los cadetes que subían y bajaban la negra montaña con canastos del preciado mineral, para llenar los depósitos insaciables. Cubiertos por el polvillo que se pegaba al sudor y se introducía por bocas y narices, de vez en cuando recibían el estímulo de un jarro de agua frappé mejorada por un chorro de caña que disimulaba el gusto de la carbonilla flotante en las gavetas.

 Pero, volvamos a nuestro tema. Con estos buques, que los alemanes trajeron desde su país navegando en convoy con un buque madre de apoyo, el mercante "Fritz Hugo Stinnes V" la Armada cumplió tareas memorables. Por ejemplo, en 1925 el Bathurst realizó un viaje de instrucción al Sur y en 1929, junto con el Pinedo, el Seguí y el Thorne, llegaron hasta el Cabo de Hornos tripulados por cadetes de la Escuela Naval. En 1932 el Thorne fue designado como buque de estacion en Ushuaia, mientras que otros operaron en las duras aguas del Cabo Corrientes, adscriptos a la Base Naval de Mar del Plata. Los 10 rastreadores tipo Bathurst, usados intensamente, fueron la escuela en que las sucesivas promociones se amarineraron practicando tareas de rastreo, minado, hidrografía, patrullado y ejercicios de artillería. 

Construidos en 1918, fueron envejeciendo pero su prestigio se mantuvo, a punto tal que inspirados en ellos en 1935 se puso en Río Santiago la quilla del Bouchard. Este buque, primero de una serie argentina de nueve unidades, entró en servicio en 1937; el último lo hizo el 13 de octubre de 1940 y se llamó Fournier. 

Además de los equipos de rastreo y minado, estos buques poseían artillería: 3 cañones de 75 mm los alemanes y sólo 2, pero de 100 mm, los argentinos. Estos también montaban 2 ametralladoras antiaéreas de 20 mm y dos de 7,65 mm. La diferencia fundamental entre ambos tipos estaba en la propulsión. El Bathurst (alemán) poseía dos máquinas verticales de triple expansión, alimentadas por dos calderas Schulz a carbón; el Bouchard (argentino) tenía, en cambio, dos motores diesel M.A.N. a fuel oil. Esto explica su mayor potencia, autonomía y velocidad de crucero.

Los nuevos rastreadores, como los viejos, fueron asignados a duras misiones en alta mar y en el lejano Sur. El Fournier, por ejemplo, participó de dos campañas en la Antártida, pero en estos barcos existía un defecto preocupante: en circunstancias extremas de mar y viento solían recostarse sobre una banda y permanecer así "dormidos", sin fuerzas para recobrar la  vertical. Los comandantes sabían cómo maniobrar las máquinas y el timón para enderezarlos, pero no por ello la situación dejaba de ser preocupante. Finalmente, la desaparición del Fournier durante un temporal en aguas del Magallanes, en la noche del 21 al 22 de setiembre de 1949, originó una serie de medidas precautorias tendientes a asegurar la debida estabilidad y los buques continuaron operando en alta mar, hasta fines de la década del 60.

   
   
   
Ver tambien la historia particular de cada buque en paginas aparte.