Historia y Arqueologia Marítima  HOME

"ALMIRANTE IRIZAR - SU INCENDIO" 

 

Fuentes Armada Argentina - Wikipedia - Irizar.org/ Archivos de Histarmar

El 10 de Abril del 2007 el rompehielos ARA “Almirante Irízar” sufrió un incendio a bordo a unas 140 millas (250 km) al este de Puerto Madryn (Chubut). Los 296 tripulantes y pasajeros abandonaron el buque en las 24 balsas salvavidas, sin que se registraran víctimas. El incendio se inició a las 20:25 hs del 10 de abril, en la navegación de regreso de Ushuaia, luego de haber finalizado la Campaña Antártica de Verano 2006/2007, de cuatro meses de duración.

El siniestro destruyó primero el sistema de energía (del que dependía el dispositivo de extinción principal), también ardió el hangar donde se encontraban dos helicopteros Sea King. Por lo que al descontrolarse el fuego, obligó al Comandante del buque, el Capitan de Fragata Guillermo A.N. Tarapow, a ordenar a las 23.30 la evacuación total del buque durante las primeras horas del 11 de Abril. La operación se completó con éxito cuando a las 6:45 fueron rescatados los últimos náufragos de las 32 balsas salvavidas usadas, entre ellos, personal civil de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y efectivos del Ejército, la Fuerza Aérea y de la Armada.reportándose sólo cuatro heridos leves y ninguna víctima fatal.

El primer pedido de rescate fue recibido por el capitán del pesquero Magritte, Carlos de la Vega, a las 22:45  Inmediatamente el pesquero junto a sus 19 hombres se destacó a la zona del siniestro. Buques que se encontraban navegando en inmediaciones, acudieron en auxilio del “Irízar”. Los primeros en arribar a la zona fueron el petrolero de bandera panameña “Scarlet-Ibis” y el pesquero uruguayo “Magrit”, quienes iniciaron el embarco de los náufragos. De inmediato  un avión de reconocimiento B-200 de la Armada y un Casa de la Prefectura Naval sobrevolaron la zona y mantuvieron localizadas a las balsas salvavidas. Un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea y un Fokker F-28 de la Armada fueron destacados a Trelew para colaborar en la evacuación de la tripulación del rompehielos, quienes fueron transportados a la Base Naval Puerto Belgrano y al Destacamento Aéreo Naval del aeropuerto internacional de Ezeiza.

 “Nos dieron abrigo, ropa, inclusive se sacaron prendas que llevaban puestas para que nosotros estemos lo más cómodos posibles a bordo, de hecho cocinaron un asado al mediodía y con toda esta ayuda el ánimo se mantuvo siempre arriba. Para esa gente no tengo palabras de agradecimiento”, dijo el Jefe de Comunicaciones del Irizar, Teniente de Navío Alexis Santos.

En la zona del siniestro permanecia el Guardacostas “Thompson” de la Prefectura Naval Argentina. En el mismo se encontraban embarcados el Comandante Conjunto Antártico, Capitán de Navío Alejandro Losada junto a los Jefes de Máquinas, Operaciones y Control de Averías del rompehielos. Comandante del Rompehielos A.R.A. “Almirante Irízar”, Capitán de Fragata Guillermo Tarapow permanecio embarcado en la unidad, manteniendo las tradiciones navales de no abandonar su buque..

  

El Destructor A.R.A. “Almirante Brown”, y las corbetas A.R.A. “Guerrico” y A.R.A. “Robinson”, junto con dos helicópteros AS-555 Fennec de la 1er Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, destacados en apoyo del rompehielos, estaban en estación a una milla náutica del ARA “Almirante Irízar”, alistando sus medios para estudiar la situación, hacer los peritajes que correspondiesen, y ver la posibilidad de remolcarlo hasta la Base Naval Puerto Belgrano. A estas unidades se sumará el aviso ARA “Suboficial Castillo”, también en apoyo de la nave siniestrada.

 

       

A su vez la Armada Argentina dispuso un Orion P-3, un B-200 Cormorán para sobrevolar la zona donde se encuentra el buque y otro Fokker F-28 para transporte. Se ordenó que zarparan las corbetas milísticas A-69 ARA Granville (P-33) y Meko 140A16 ARA Robinson (P-45) y el destructor misilístico Meko 360H2 ARA Almirante Brown que se encontraban en las Base Naval Mar del Plata y Base Naval Puerto Belgrano. El destructor fue destacado con dos helicópteros AS-555SN "Fennec" a su bordo, de la 1° Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros. Por su parte, la Prefectura Naval Argentina envió un CASA 212 para que sobrevolara el lugar del siniestro, y al guardacostas Thompson para asistir al buque siniestrado. Navega hacia la zona el aviso ARA Suboficial Castillo (A-6), con la intención, cuando la meteorología lo permita, remolcar al buque hacia la Base Naval de Puerto Belgrano.

  

13/4/2007 comenzo el salvataje

El 13 de abril abandonó momentáneamente el buque su Comandante, el CF Guillermo Tarapow, que se destacó en el destructor ARA Almirante Brown .

   

 Luego, con personal técnico de la Armada Argentina, regresó al buque para comenzar las evaluaciones del estado de la nave y apagar los últimos focos del incendio. Varios grupos de trabajo ya desarrollan tareas en forma coordinada contra el incendio embarcados en el rompehielos, tras la puesta en servicio a bordo de 4 motobombas que alimentan de agua a dos líneas de mangueras. Con esto se comenzó a enfriar las secciones externas del barco y así intentar extinguir los focos de fuego, al mismo tiempo que tienen planificado que el aviso ARA Suboficial Castillo (A-6) se ubique al costado del RHAI para acelerar el enfriamiento. Una vez controlada la situación podrá establecerse con certeza las tareas de evaluación y su posible remolque.

      

Con una situación meteorológica desfavorable, pero con el ánimo bien alto, un equipo de 30 hombres de la Armada, bajo el mando del Comandante del buque, Capitán de Fragata Guillermo Tarapow se abocaron a la inspección y alistamiento del Irizar para su salvataje. A ellos se sumaron el Comandante Conjunto Antártico y los jefes de Máquinas, Operaciones y de Control de Averías del rompehielos junto a personal del Servicio de Salvamento de la Armada y de la Agrupación de Buzos Tácticos quienes también estaban a abordo. En las imagenes de abajo se puede apreciar lo dificil de la maniobra de los helicopteros y del personal, con el buque escorado y moviendose por el oleaje.

 

Se estaba realizando la primera fase de la operación de salvamento que consiste en la inspección de la unidad en búsqueda de posibles focos de incendio y la identificación de áreas peligrosas. A partir de ello, se evaluará la posibilidad de remolcarlo a la Base Naval Puerto Belgrano.En la zona, el aviso ARA Suboficial Castillo comenzó a refrigerar con su cañón hidrante los mamparos de la banda de babor que se encuentran con mayor temperatura. “Cuando un buque de estas características arde, su estructura puede alcanzar cientos de grados de temperatura lo que puede producir incendios posteriores”, comentó el Capitán de Fragata Roberto Ulloa del Departamento Comunicación Institucional de la Armada.

   

“En el equipo de salvataje predomina el optimismo. Los hombres están trabajando muy duramente pero con cautela, ya que el riesgo está presente. Es un trabajo en equipo donde junto al alto espíritu de cuerpo de todos los buques que participan predomina el profesionalismo” agregó el Capitán Ulloa.

Permanecen embarcados en el Irizar, su comandante junto a treinta hombres de las dotaciones de las Unidades Navales que se encuentran operando en la zona, personal de la Agrupación Buzos Tácticos y del Servicio de Salvamento de la Armada que suman a la operación sus capacidades de rescate y auxilio de personal. Las tareas de refrigeración con agua de las secciones externas, posibilitaron el ingreso al interior para combatir o retardar el fuego. El 15 de abril, finalmente, se controlaron todos los focos de fuego en el interior del buque. En la nave, que continúa controlada y náuticamente segura, se pudo liberar la pala del timón que se encontraba trabada en 20° hacia babor (lado izquierdo del buque) para evitar que ofrezca resistencia durante el traslado que por cuestiones meteorológicas se encuentraba demorado.

El aviso ARA “Teniente Olivieri” se sumo mas tarde al grupo de apoyo para el abastecimiento de repuestos, grupos electrógenos portátiles y grilletes de cadena para complementar el tren de remolque.

Aprovechando el mejoramiento de las condiciones meteorológicas imperantes en la zona de operaciones, los buques de la Armada Argentina iniciaron todos los preparativos necesarios para dar comienzo a las tareas de remolque del Rompehielos ARA “Almirante Irizar”. Con tal motivo, se solicitó al remolcador “Libertador”, nave de la empresa SATECNA, puesta a disposición de la Armada , se dirija hacia el lugar del siniestro para sumarse a las tareas de recuperación y remolque del Rompehielos. Una vez arribado el remolcador al lugar se iniciará el armado del tren de remolque (conjunto de cables, cabos y cadenas que permitirán el remolque del buque).

En horas de la noche del 17/4 se inició el remolque del Rompehielos Almirante Irizar con destino a la Base Naval Puerto Belgrano.El buque, que se encontraba controlado y náuticamente seguro, está siendo remolcado por el Remolcador Libertador de la Empresa SATECNA y por el Aviso ARA “Suboficial Castillo” a una velocidad de 5 nudos (aproximadamente 8 km por hora). El tren de remolque tiene una longitud de un kilómetro de largo en total, contabilizando el largo de cada buque. Inicia el tren el remolcador Libertador. De él parten 350 metros de cable de acero que son tomados por el Aviso Suboficial Castillo.

Este último buque posee un guinche de remolque con un regulador automático de tensión desde donde sale una combinación de cables de acero y cabos (sogas) de perlon (nylon de alta resistencia) de una longitud de 450 metros. La combinación del guinche y el cabo de perlón provee la elasticidad necesaria para absorber las tensiones provocadas en la línea de remolque.

 

Aqui se aprecia el remolque y el excelente espiritu del personal a bordo

El Comandante del buque hace entrega del mismo a su llegada a la Base Naval de Puerto Belgrano.

El rompehielos de la Armada Argentina amarró a las 21 en la dársena de la Base Naval Puerto Belgrano, luego de ser remolcado durante tres días. A su arribo, el comandante del “Irízar” dijo: "hemos salvado el 85% del buque".“La tripulación del ‘Irízar’, apostó a la vida, con determinación, con gran profesionalismo, auxiliando a todos los integrantes que conformaban la dotación del buque, y cada uno de ellos pudo abandonar el buque con la asistencia del otro”, dijo el Almirante Godoy en su mensaje de bienvenida.
“La gente que estaba a bordo y todos los que nos rodearon, miembros de las Fuerzas Armadas, de seguridad, marinos mercantes, Aviación Naval, demostraron que defendían al ‘Irízar’ porque lo aman, como lo aman todos porque es un símbolo argentino”, concluyó

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar