Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

  FRAGATA  “SARMIENTO”

     VIAJE  DE INSTRUCCION N° 40 DE 1919 - CRUCERO PUEYRREDON

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

La conducción de restos de aviadores italianos - En el frente de Verdún - 242 enfermos de gripe

ITINERARIO:

Zarpó el 17 de marzo de 1919 y regresó el 28 de enero de 1920. Puerto Militar - Ushuaia - Gallegos - Santa Cruz - Comodoro Rivadavia - Santa Elena -Madryn - Puerto Militar - Buenos Aires - Río Santiago - Santos - San Vicente - Almería - Ñapóles - Spezia - Toulón - Gibraltar - Canarias - San Vicente - Bahía - Río Santiago y Buenos Aires. Navegó 17.050 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES
Comandante: Capitán de Fragata D. Gabriel Albarracín; 2.a Comandante: Teniente de Navio D. Américo Fincatti; Teniente de Navio: D. Julio C. Dacharry; Tenientes de Fragata: D. Alberto Guerrico, Sabá H. Sueyro, Juan Chihigaren, Marcos Savón; Alféreces de Navio: D. Raúl E. Lajous, CarlosJ. Martínez, Ernesto Basílico, Domingo J. Asconapé; Ingeniero Maquinista Principal: D. Fortunato Pinera; Ingeniero Maquinista de 7.a.- D Lucio J. Casté; Ingeniero Maquinista de 2.a: D. Ernesto Machado; Ingenieros Maquinistas de 3.a/ D. Leonardo de CoustillÁ, Juan N. Esviza, Skrviliano Cruz; Ingeniero Electricista de 2.a; D. Lorenzo Segura Hernández; Cirujano de 1.a: Dr. Ignacio C. Chaves; Contador de 1.a: D. Óscar J. Basail; Auxiliar Contador: D. Víctor Monge; Capellán: D. Juno ComasChi; Aspirantes a Guardiamarinas: D. Carlos Krebs, Aureliano G. Lares, Eduardo A. AuMANN, Alejandro M. Izaouirre, Óscar J. Ardiles, Federico M. Nangold, Edgardo R. Bonnet, Guillermo F. Gregores, Pedro D. Etchichury, José A. Dellepiane, Juvenal D. Bono, Domingo A. Basso, Mario Leoni, Rafael Bronenberg, Marjo Maveroft, Rogelio Saneeliú, César A. Lera, Tomás Nelson Page, Ernesto R. Villanukva, Agustín T. Barrio, José Schwarz, Hermenegildo P. Sepic, Isaac F. Y. Cadaval, Vicente Palumbo, Agustín V. Reynoso, Clodomiro Torres, Julián C. Olalla, Carlos A. Moreno Vera, Ezequiel T. del Rivero; Pedro Mazuré, Ernesto Rodríguez (del Cuerpo General); Aspirantes del Cuerpo de Ingenieros: D. José C. Berttno, Celestino Mattiassi, José Cedola, Bernardo Mac. Gough, Juan Jane, Marino Republicano, Jorge Denax, Isaac Hodesch; Contramaestre Principal: D. Ángel FernÁnduz Rivera; Contramaestres de l.11: D. Segundo Constante, Ramón Patino; Contramaestres de 2.a: D. Guillermo Páez, Blanco López; Sub-oficial Artillero de 2.a: D. Francisco Barrionuevo; Condestables Artilleros Instructores de 1.a: D. Victoriano Paxote, Rodolfo Tronco; Condestable Artillero de 2.a: D. Pudro M. CorvalÁn; Mecánico Artillero de 2.a: D. Horacio Martínez; Condestable Torpedista de 2.a: D. José Meló; Sub-oficial Maquinista de i.".'
D. Peregrino Damonte; Sub-oficial Maquinista de 2.a/ D. Antonio Pérez, Silvestre Quintana, Juan Sánchez; Mecánicos Maquinistas Principales: D. Berilo Celerí, Vicente Giovannoni; Mecánicos Maquinistas de 1.a: D. Manuel Albaredi, Enrique Armando, Víctor Diana, Rafael Fuensalida, Antonio Monti, Luís Mocchi, Pedro Martínez, Arturo Maldonado, Antonio Martín, Juan Palacios, Juan Sfiliooy; Mecánicos Maquinistas de 2.a: D. Ángel Acosta, Carlos J. Cassani, Sadí Rifé; Sub-oficial Electricista de 2.a: D. Antonio Zamboni; Mecánicos Electricistas de 1.a: D. José Frassetti, Ernesto Pereyra, Pedro A. Palacios, Ignacio Saracho; Mecánicos Electricistas de 2.a: D. Emilio Menory, Hugo Moscatelli, Rosendo VelÁzquez; Mecánico Radiografista Principal: D. Enrique Bruno; Maestro de Armas Principal: D. Clodomiro Galíndez; Maestro de Armas de 1.a: D. Miguel F. Reyna; Carpintero de í.s; D. José Guidobaldi; Maestro de Banda de 1.a: D. Lorenzo Fresia; Maestro de Banda de 2.a: D. José Luis Segura.

CONSCRIPTOS
Aguilera Mario, Armendario Clemente, Coronel Zenón, Cruz Sixto, Campero José A., Caffaro José A., Gigena Rafael, Herrera Miguel, López Eusebio, Juárez Domingo, Metifajo Domingo, Montes Sebastián, Padilla Bernardo, Picatto Francisco, Pacheco Aurelio, Palacios José, Romano Plácido. Romero Jerónimo, Reynoso Pablo, Sánchez Miguel, Acosta Fabián, Acuña Elíseo, Araujo Rafael, Alderete Domingo, Aguirre Tiburcio, Bizgarra Francisco, Bracamonte Ramón, Brites Nicolás, Cruz Navarro Juan, Flores Paciente, Guzmán Francisco, González Garlos, Llanos Juan, Montenegro José R., Magno Luque, Medina José, Maidana Julio, Oliva Leopides, Paniagua Aurelio, Quiróz Abelardo, Robledo Porfidio, Ramírez Marcial, Zalazar Pedro, Villalba Justino, Valdez Juan, Villa-fañe José A., Vico Enrique, Romano José, Ramírez Rosario, Valeriano Ccrapío, González Francisco, Ibá-ñcz Felipe, Peratti Ramón, Díaz Juan de la Cruz, Bcrnardi José, Sartori Ángel, Valentimuzzi José, Echaudi Miguel, Acosta Segundo, Rodas Germán, Chaves Pastor, Salas Manuel, Salinas Tomás, Benegas Ramón, Aguirre Jesús, Blanco Alberto, Fernández Juan, Guzmán Pedro, Nicolletti Pascual, Perales Juan, Tcrrilc Ángel, Villacetrú José A.

EL SEGUNDO VIAJE DEL "PUEYRREDON"
Un segundo viaje realizó el crucero "Pueyrredón" a fin de realizar el XIX de instrucción de los aspirantes de la Escuela Naval. El 17 de marzo de 1919 zarpó el buque de la Dársena Norte, después de haber recibido la visita del Ministro de Marina, y de haber sido despedido en la forma de costumbre.
La primera parte del viaje se realizó por el sur, visitando los puertos Militar, Ushuaia, Santa Cruz, Comodoro Rivadavia, Santa Elena, Madryn y regresando a Puerto Militar y a Buenos Aires, para de este último puerto emprender la segunda etapa del viaje.

El crucero por la costa sur, tan familiar para los marinos argentinos, se realizó sin mayores novedades. Las poblaciones costaneras acostumbradas a ver el arribo de la "Sarmiento", recibieron con sorpresa al nuevo buque en que efectuaban su viaje de instrucción los cadetes de la Escuela Naval.
Para muchos viejos pobladores la estada del "Pueyrredón" pasó poco menos que desapercibida. Para ellos era solamente uno de 'los tantos buques de la Escuadra que realizan frecuentes recorridos por esas costas. Sin embargo, en algunos de los puertos visitados se realizaron diversos agasajos a los marinos argentinos, que fueron invitados a pequeñas fiestas y recepciones, organizadas por las autoridades y las poblaciones de los territorios nacionales recorridos.

Hasta en estas excursiones por tierras argentinas, los alumnos de la Escuela Naval, que realizan el viaje de instrucción, desempeñan otra misión útil, a la manera de la función que realizan en el extranjero haciendo conocer la importancia de la Argentina. En esos puertos argentinos, doloroso es decirlo, es necesario también hacer conocer el país. Cada vez que un grupo de jóvenes marinos recorre esas regiones distantes, llevan un poco de nacionalismo a las reducidas poblaciones, en su mayor parte formadas por extranjeros, que viven, alejadas de la metrópoli, una vida ruda de trabajo, que los hace indiferentes a todo lo que no sea el interés pequeño de la aldea en que desenvuelven sus actividades. Los actos que comunmente se organizan en honor de los marinos, adquieren por esa circunstancia una trascendencia especial y el recuerdo que dejan en esos pueblos lejanos, perdurando en la memoria de los habitantes, resulta provechoso y oportuno.

TRASLADO DE RESTOS DE AVIADORES ITALIANOS
El 15 de julio de 1919, el buque-escuela salió nuevamente de Buenos Aires para La Plata, de donde zarpó el 18 para Santos (Brasil), llegando a este puerto el 24 del mismo mes. Al salir de la Dársena Norte fueron embarcados los restos de los aviadores italianos, muertos en el accidente recientemente ocurrido en El Palomar,' Capitán Enzo Giovanardi y Sargento José Sartorelli, de la Misión Aeronáutica Italiana en la Argentina. Los cuerpos fueron colocados en la barbeta de 254 mm. de popa, juntamente con las coronas, placas, etc. que enviaron la Misión Italiana y Sociedades Italianas y Militares Argentinas. En la ceremonia de recepción hicieron acto de presencia los Ministros de Guerra y Marina, de Relaciones Exteriores, de Italia en la Argentina, comisiones del Círculo Italiano "Dante Alighieri", Círculo Militar, Misión Aeronáutica Italiana, aviadores militares argentinos, etc. Se pronunciaron tres discursos y el Capellán de a bordo ofició un responso. En Santos se recibieron también coronas de las Sociedades Italianas.

EXCURSIONES POR CIUDADES BRASILEÑAS
Al entrar a Santos fué saludada la plaza, contestando el "Forte da Barra", antigua construcción que franquea la boca de la ría. Posteriormente se supo que había ocurrido un accidente entre los astilleros del fuerte, del que resultaron dos hombres seriamente quemados. Fueron visitados en Santos el Comandante del "Barroso", el Capitán del Puerto y el Prefecto del Municipio, quienes devolvieron personalmente la visira.

En Sao Paulo fué visitado el Presidente del Estado, el Ministro del Interior y el Prefecto del Municipio, quienes retribuyeron el saludo con tarjetas.
Desde el puerto de Santos se hizo una excursión a la ciudad de Sao Paulo, capital del Estado brasileño del mismo nombre. Participaron del paseo, el Comandante, 10 oficiales y 39 aspirantes. El Gobierno Paulista puso a disposición del Comandante un coche especial de tren para el viaje de ida y vuelta. Las autoridades paulistas trataron a los visitantes con toda atención y cordialidad.

El 28 de julio salió el buque para San Vicente, a donde llegó el 12 de agosto a la tarde, zarpando el 16 con destino a Nápoles. En esta ciudad fueron entregados en una ceremonia expresiva los restos de los aviadores italianos que iban a bordo. Las autoridades napolitanas tuvieron todo género de atenciones con los marinos argentinos. El Vicealmirante Simonetti, Comandante en Jefe del Departamento Marítimo, el General de División Porta, del Cuerpo del Ejército, que tiene su sede en Napóles, el Contraalmirante Rica, Jefe del Arsenal, fueron a bordo a devolver las visitas oficiales,

EN PUERTOS ITALIANOS
El Comandante Simonetti dio una comida al Comandante y a cuatro oficiales, después de la cual se realizó un baile. El Club Savoia también organizó un baile en honor de los marinos argentinos. Fué puesta a disposición de los oficiales y aspirantes una torpedera a fin de que pudieran visitar los Astilleros de Castellamare y Sorrento, y también pasajes de tren para trasladarse a Pozzuoli.

El Ministro de Marina de Italia envió desde Roma al Capitán de Fragata, Cav. Vettori, para que atendiera y facilitara todo lo necesario a los marinos argentinos, habiendo prestado dicho oficial servicios muy apreciablcs. Los aspirantes visitaron Pompcya y los Museos más importantes de Ñapóles.
El 10 de septiembre el buque salió de Ñapóles para Spezia recalando en ese puerto en la mañana del día 12 del mismo mes. Después de las visitas oficiales el Vicealmirante Cagni, Jefe del Departamento Marítimo, invitó a almorzar al Comandante y concedió autorización para efectuar una visita general al Arsenal, que realizó un grupo de oficiales y todos los aspirantes. Los cuatro días siguientes los aspirantes estuvieron en Roma.

En ese lapso los oficiales y cadetes tuvieron ocasión de recorrer los sitios más importantes de la histórica capital del antiguo Imperio romano. La vieja y famosa ciudad les brindó horas de amable descanso. Se realizaron visitas detenidas a los numerosos monumentos antiguos y modernos, a las ruinas llenas de evocaciones interesantes. En los palacios, museos e iglesias visitados, pudieron admirar los grandes tesoros artísticos que se conservan y se exponen a la admiración de los turistas, como el mejor blasón del pueblo italiano.

Los representantes diplomáticos y consulares residentes en Roma, agasajaron a los marinos argentinos debidamente, y las autoridades locales organizaron diversos actos en honor de los mismos, siendo gentilmente atendidos durante la estada en dicha ciudad. El día anterior a la partida ,para Toulón, los aspirantes y un grupo de oficiales se trasladaron a Genova a fin de visitar los Astilleros Ansaldo.

A fin de presentar al Gobierno Italiano el agradecimiento por las atenciones dispensadas al buque y a su estado mayor durante la permanencia en Napóles y Spezia, el Comandante pasó un oficio al Ministro Argentino en Roma, solicitándole que luciera llegar esa expresión a las autoridades. El 20 de septiembre salió el buque de Spezia, llegando a Toulón el 22. Al día siguiente un grupo de oficiales y aspirantes visitaron los astilleros de La Scyne. En los cuatro días subsiguientes se concedió licencia a los aspirantes para ir a París.

EN EL FRENTE DE VERDUN
El Ministro Argentino en Francia, Dr. Marcelo T. de Alvear, solicitó y obtuvo una audiencia del Ministro de Marina. El Ministro Leigues, fué muy atento y la entrevista muy cordial, ofreciendo toda su ayuda. También le concedió el referido ministro al Comandante Albarracín, autorización para que oficiales y aspirantes, en número de 45, visitaran el frente de Verdón. La visita se efectuó de acuerdo al siguiente programa:
Noviembre 9. — Salida de París a las 11 para llegar a Verdón a las 19.54. Los marinos argentinos comieron y durmieron en la ciudadela.
Noviembre 10. — Visita a Verdón. A las 21 llegaron a Chalons. Acompañados por un oficial visitaron las trincheras. El 12 fué visitado el frente de Champagne y el de Reims. Después de haber per noctado en Reims visitaron Berry au Bas y Craonne, regresando a París a las 21 de ese mismo día.

LA GUERRA
Los oficiales y aspirantes que visitaron el frente francés, tuvieron oportunidad de recoger interesantes impresiones. La pequeña ciudad de Verdón a orillas del Masa, ofrecía un aspecto trágico y desolado. Al visitar las trincheras, reconstruyeron en la rápida jira las escenas horrorosas de la guerra. Aquellos fosos húmedos en donde permanecen largas horas los soldados hambrientos, barbudos y sucios; aquella vida miserable, rodeada de peligros, llena de mortificaciones espantosas; aquella lucha constante contra el frío, la humedad, la hediondez, los parásitos; todo el horrible espectáculo de la guerra, como una visión terrorífica, impresionó, seguramente, la imaginación de los jóvenes cadetes. Fué una lección práctica y dolorosa.

Pudieron apreciar así los métodos más modernos de la guerra, y al mismo tiempo darse cuenta de la diferencia que existe entre un combate terrestre y otro marítimo. Sin duda alguna, el primero es más cruel, más inhumano, más mortificante. La lucha en el mar, aunque puede ser todo lo encarnizada que se quiera, no ofrece el aspecto horrible de la vida de trincheras. Pero, en cambio para los militares de tierra la vida en tiempo de paz es más cómoda y agradable que para los marinos. Estos con sólo navegar en épocas normales, tienen que mantener rudas luchas con los elementos, sufrir mayores contrariedades, arriesgar con frecuencia la vida.

La lección fué por muchos conceptos provechosa y su recuerdo perduró en los visitantes como una visión impresionante, que afianzó en sus almas el amor a la patria, a cuya defensa han consagrado sus vidas. A esa altura del viaje la tripulación del buque fué atacada por la gripe, habiendo sufrido las consecuencias de esa enfermedad en diversas manifestaciones, más de la mitad del personal. Hubo un momento que había 242 enfermos. Solamente uno solo de ellos falleció, habiendo los demás mejorado paulatinamente, mediante los procedimientos usuales para esos casos.

UN PERCANCE EN LAS PALMAS
El 6 de diciembre el buque salió de Toulón para Gibraltar, navegando con mal tiempo llegó a Gibral-tar el 10 a las 11 de la mañana. En este puerto el Jefe del Apostadero ofreció hacer entrar el buque a aguas del Almirantazgo, lo que fué aceptado, amarrándolo a dos boyas interiores. Los aspirantes pudieron visitar con permiso especial el Arsenal y las galerías subterráneas de la montaña. Lais autoridades inglesas tuvieron muchas atenciones con los marinos argentinos. La visita oficial fué devuelta por el Almirante Tyrwhitt, no habiéndose cobrado derechos por pilotaje ni remolcadores. El 13 de diciembre se largaron amarras de Gibraltar y pasado el Estrecho se compasaron los compases continuando con rumbo a Las Palmas, fondeándose en el puerto La Luz el 17 de diciembre a las 9 de la mañana.

Un pequeño percance demoró la salida de Las Palmas: el 19 de diciembre a las 11 de la noche se comenzó a levar, pero a causa de haberse roto el perno de la catalina de la gata de estribor y debido a la fuerte marejada, se volvió a fondear en la rada exterior de Las Palmas a la 1 a. m. del dia 20; se trabajó hasta las 5 de la madrugada del mismo día, en que quedó reparada la avería, continuándose luego el viaje. A las 12 de la noche del 22, a causa del excesivo consumo de carbón, se resolvió entrar a Porto Grande (Isla de San Vicente), a fin de completar carboneras, fondeándose en dicho puerto el 25 de diciembre. De Porto Grande salió el buque rumbo al Brasil y de ahí regresó a Buenos Aires, sin novedades dignas de mención.

LA DISCIPLINA
En "La Novela del Mar" el contraalmirante Beascochea define el concepto de la disciplina en un buque de guerra en los breves párrafos que transcribimos a continuación:
"¿Sabes acaso lo que es un buque de guerra; lo que significa mantener la disciplina, cuando se vive en contacto diario con todos sus subordinados? La disciplina, que reposa en la nobleza y firmeza del carácter, en la instrucción técnica y en las virtudes militares? Esa disciplina que se enseña y se mantiene con el ejemplo, esa, que os convierte en un Dios, no siendo más que un hombre!

"Sabes que a un marinero lo mira y lo trata el superior como si fuera un hijo, porque así el deber, el honor y la Patria lo reclaman, y que el respeto exterior nada vale, si uno no se siente respetado! Sabes cuál es el criterio del que manda: la severidad para los malos; la bondad, para los buenos; Isólo la justicia es para todos!

"Tú no sabes, ni aún puedes concebirlo, que en esos buques no disponen sus tripulantes de jefe a grumete, sino de escasos momentos de descanso. Que allí, mientras la humanidad Jucha desesperada por el afán del dinero, sólo se estudia, sólo se habla de artillería, de torpedos y de los múltiples y difíciles problemas profesionales.

"Son buques tripulados por hom'brcs conscientes de su deber y de su responsabilidad sagrada! Buques que no transportan nada de esas cosas que se compran y se venden, pero que siempre están presentes cuando el honor de la patria está en juego!"

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar