Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

     Recuerdos del Primer Viaje

Por Teodoro Caillet Bois - Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931.

El Capitán de Fragata Caillet Bois fué como cadete en el primer viaje de la "Sarmiento"; en 1910 realizó otro crucero como jefe de estudios. Actualmente(1932), en el retiro, dirige el Boletín Naval, y ha publicado varios trabajos históricos de indiscutible mérito. En este artículo expone sus impresiones recogidas durante el primer viaje.

En el año 1898 llegó al país la "Sarmiento" en momentos en que parecía inminente la guerra con Chile. Hizo la travesía del Atlántico, a son de guerra, en condiciones precarias, con tripulación adventicia, pues había tenido que pasar al Pueyrredón, recién terminado, la que se le destinara en un principio para un viaje de estreno por puertos europeos.

Esa travesía, en la que vino al mando de Enrique Thorne (Hijo del famoso marino Juan Bautista Thorne, de nuestra vieja marina, de la guerra con el Brasil y otras contiendas.) sirvió para demostrar en forma bien práctica las excelentes condiciones marineras del barco. Los balances, sin embargo, resultaron excesivos, y como consecuencia se le quitaron en Buenos Aires las vergas y velas más altas, los "sosobres", reduciéndosele en dos o tres metros de altura el inmenso velamen.

En el mismo año quedó luego aclarado, por lo menos momentáneamente, el horizonte internacional. Los dos presidentes irían en sendos buques de guerra a encontrarse en el Estrecho para el simbólico abrazo de Punta Arenas y a fines de diciembre se resolvió que la fragata haría su primer viaje de instrucción, que sería de circunnavegación.

Ninguno de sus ulteriores viajes, como es natural, suscitó tanta expectativa como éste. Desde los tiempos de Bouchard ningún barco argentino había realizado viaje de tanto aliento. La opinión del vulgo era probablemente que nuestros marinos de agua dulce no estaban en condiciones de abordar semejante empresa. Del punto de vista diplomático se le atribuyó con justa razón la importancia de una embajada extraordinaria, exponente de la cultura y progreso alcanzados por el país.

LA OFICIALIDAD

El comando fué confiado por el ministro Rivadavia al capitán de fragata Onofre Betbeder, con el teniente de navio Enrique Thorne de segundo; sus oficiales de cubierta fueron seis; Leopoldo Gard (encargado | de guardiamarinas), Mariano Beascochea (Secretaría),  Julián Irízar (derrota), Vicente Oliden (torpedos),  Ernesto Anabia, (maniobra), Guillermo E. Mulvany,  (artillería) y Enrique Moreno (señales y encargado de aprendices). Tenientes de fragata todos ellos, varios ascendieron durante el viaje, estando el buque por las antípodas. El cirujano fué el doctor Prudencio Plaza, a quien se debe una crónica del viaje. Farmacéutico, Juan  Fourment; Contador, Luis Scarsi; Jefe de máquinas, Federico Coldwell, con tres oficiales maquinistas: Rodolfo Morales, Tomás Brady y José Máximo Seguí. Electricista, Herbert Blackburn. Tuvieron además tratamiento de oficial el profesor de inglés Daniel Mackinlay Smith, el fotógrafo Pastor Valdéz y el profesor de esgrima Víctor Flechet.

LOS GUARDIAMARINAS

Los alumnos tuvieron en este viaje rango de oficiales pues eran ya guardiamarinas los cadetes egresados hace poco de la Escuela Naval después de cursos abreviados por la inminencia de guerra. (En los viajes que siguieron los alumnos fueron cadetes, o aspirantes, que equivale a lo mismo).

Embarcáronse guardiamarinas de tres promociones, hasta sumar 41, máximum de capacidad de alojamiento para alumnos. Este alojamiento consiste, como siempre, a pesar de todas las modificaciones de detalle, en una regular camareta, donde duermen los muchachos, en coys (hamacas) los que pueden, y los que no, en el piso y bancos. En caso de mal tiempo no hay más remedio que colgar coys, por más que queden éstos más apretados que sardinas en lata, y en tal caso constituye un cuadro curioso el de la capa maciza de coys, moviéndose a una y otra banda con los balances. A diana la misma camareta se transforma en sala de estudio y clases, y oportunamente en comedor.

LA TRIPULACIÓN

Sumó 260 hombres, completando así 320 con los 60 de la plana mayor. Como característica de esta tripulación cabe mencionar: 1') que no se llevaron conscriptos. En el viaje siguiente los llevó por primera vez el barco. En cambio hubo 98 grumetes, niños de 16 a 17 años, que hicieron un rudo aprendizaje en los veinte meses que duró el viaje, y que nos formaron un sólido plantel de hombres de mar en toda la extensión del vocablo. 2'') Que los 4 contramaestres y 15 cabos de mar eran en buena parte españoles, profesionales de primer orden, en particular algunos vicentinos (Cabo Verde) o filipinos, traídos al país con las diversas adquisiciones navales, tipos curiosos de gente que ha corrido todos los mares, que era frecuente ver en nuestros buques hasta hace unos quince años.

EL ITINERARIO

En líneas generales el viaje consistió en contornear la América del Sur visitando las repúblicas hermanas, y en atravesar el Pacífico para volver por el Mediterráneo, llevando el saludo de la Argentina a las principales naciones latinas, y a la gran república del Norte. En particular se reconocerían los puertos que habían sido teatro de las últimas guerras navales: ruso-china, hispano-americana, etc.

Puede decirse también que el itinerario se asemejaba bastante al de la famosa campaña de corso de Bouchard, si bien en sentido inverso, ya que el pabellón volvió a mostrarse, después de casi un siglo, por las islas Sandwich, California, Filipinas, etc., donde está de más decir que nadie recordaba al corsario ni de nombre.

LA PARTIDA

Enero 12 de 1899. Enorme gentío despide al barco en Dársena Norte. El presidente Roca, que ha almorzado a bordo, con sus ministros de Guerra y Marina, pronuncia una corta alocución a los guardiamarinas, y se retira entre los hurras de la marinería repartida en la arboladura. A las 12.30 horas se da máquina adelante.

Al día siguiente, ya en agua salada, se despliegan por primera vez los 2.000 metros cuadrados de paño y se retiran los fuegos. Desaparecen el calor, el humo, la carbonilla y el ruido de la máquina, pero desaparece también un gran comodidad: la luz eléctrica.

Despliéganse también alas y rastreras, velas suplementarias de buen tiempo a los costados de las cuadras. Recorrido del barco a son de mar, en previsión de mal tiempo: ojos de buey, trincas: disminución de paño al anochecer. La primera singladura se cierra sin contratiempo.

Al día siguiente calma, luego niebla y luego los primeros chubascos. El primer pampero también, se ha cargado y rizado velas a tiempo, y el viento no encuentra daño que hacer. La tripulación comienza a foguearse y se inicia la rutina de brigadas y clases.

LA COSTA SUR

Golfo Nuevo, primera escala, puerto inmenso donde podrían evolucionar muchas escuadras a la vez. Los guardiamarinas bajan a efectuar un trabajo hidrográfico en Madryn. El torpedista realiza varios lanzamientos. Llega el veterano "Villarino" en viaje al sur. Llega el San Martín, buque insignia de la división Bahía Blanca, adquisición reciente, lo mejor de la escuadra. Salvas de la Sarmiento a la insignia del capitán de navio José M. García: animadas escenas de camaradería. El capitán García visita a la fragata y dirige, emocionado, una alocución a los jóvenes alumnos.

Cuatro días dura la escala ocupada en diversos trabajos, y el 23 se prosigue el viaje. A poco de zarpar crúzase la fragata con el "General Belgrano" y el crucerito "Patria". El "Belgrano", que trae insignia presidencial, pasa a 800 metros de la "Sarmiento" que ha comenzado ya a desplegar paño. Es la más moderna de nuestras unidades.

En pleno océano nuevamente, con todo el paño largo. Y es del caso decir aquí de una vez por todas que este viaje se hizo enteramente a vela, con la única excepción del mar Rojo, por la dificultad de su navegación a vela; del Mediterráneo, en que se sucedían con rapidez las escalas, y en general de las entradas y salidas en los puertos.

El Golfo de San Jorge se da a conocer con mar gruesa de través, con la que anda a los tumbos la gallarda fragata, dando sus 10 nudos con sólo gavia en dos rizos, foque y dos cangrejas.

                         

Monte Entrance y Punta Kiel, Santa Cruz

Santa Cruz, 28 de enero — Al día siguiente entra el "Patria", y al otro el "Belgrano", que se había quedado esperando afuera, con el Presidente Roca y su ministro Rivadavia. Este ordena al buque-escuela diversos trabajos de balizamiento e hidrografía que ocupan más de una semana, hasta el 10 de febrero.

Crucero Acorazado Belgrano y crucero Patria

En marcha nuevamente, con viento duro, pero favorable. El 11, fondo en la bahía desierta de San Sebastián, sobre Tierra del Fuego. Llega el crucero "25 de Mayo" con órdenes. En Puerto Hambre, estrecho de Magallanes, deberá la Sarmiento esperar al "Belgrano" y "Patria", que llegarán allí desde el oeste doblado el canal de Beagle; navegación peligrosa esta última pues se trata de parajes no surcados por barcos de porte, pero que el ministro Rivadavia, verdadero lobo de mar, sabrá llevar a buen término piloteando personalmente al acorazado.

Con viento duro zarpa la Sarmiento a medianoche, entra al Estrecho y desfila frente a Punta Arenas, donde ya está la escuadra chilena que debe recibir al "Belgrano".

Puerto Hambre, 14 agosto — Paisaje hermosísimo; montañas abruptas surgen del mar cubiertas de tupido bosque. Población: un indio ona, peón de una estancia. A las diez de la noche del día 14, llegan el "Belgrano" y el "Patria", triunfantes de su arriesgada travesía de los canales.

   

Entrada a Puerto Hambre y oficiales en la costa de Puerto Hambre

                       

Oficiales en choza de indios,  Entrada a Bahia Borjas y glaciar

    

Oficiales y personal haciendo un asado en Bahia Borja

EL ABRAZO DE PUNTA ARENAS

Al siguiente mediodía — 15 de enero — zarpan formando escuadra los tres barcos, la Sarmiento al medio, y dos horas después entran al puerto chileno de Punta Arenas, viniendo del oeste, con no poca extrañeza de los dueños de casa, que no suponían que el "Belgrano" pudiera venir por los canales angostos y llenos de peligros. Sucédense dos días de fiestas ininterrumpidas; homenajes de la población austral al primer magistrado de su país: baile y cuadrilla histórica de sus maduras Excelencias con respetables damas; banquetes de gran protocolo en los buques insignia, comidas de camaradería entre oficiales, entre guardiamarinas y entre marinerías. Con esas fiestas, confirmatorias de los fallos del arbitraje internacional se selló en forma ostensible la paz entre dos naciones, hecho auspicioso y trascendental.

   

  Imagen del llamado "abrazo de punta Arenas", en el crucero O´Higgins

Colazo de estas fiestas fué que la Sarmiento tocara en el puerto de Valparaíso, que no figuraba en el itinerario. Tras de un día de navegación por el Estrecho, entre escenarios grandiosos, entró al Pacífico, que en esas latitudes no responde generalmente a su nombre, pero que esta vez no puso mal ceño a la novicia mensajera del Atlántico. Entre otros fondeaderos utilizados en el Estrecho, el de Bahía Borja le hizo pasar un mal rato al comandante, pues habiendo bajado los guardiamarinas a tierra dos de ellos se perdieron entre los bosques y tuvieron que pasar la noche allí, transidos de frío y de humedad. En vano se les hicieron señales de luces y cohetes. Recién al día siguiente lograron acudir, a los cañonazos de alarma del barco.

Cruceros chilenos Condell, Errazuriz, Partt y O´Higgins

Quince días de excelente travesía por el Pacífico. Ejercicios de maniobra, clases, deportes, juegos; conferencias frecuentes en la cámara de oficiales, con asistencia del comandante. Estado sanitario inmejorable.

7 de marzo. Valparaíso — Precedida por un crucero alemán, que la seguirá luego de puerto en puerto, el "Geier", entra la "Sarmiento" saludando a la plaza y a la insignia de la escuadra chilena. Diez días dura esta escala, serie ininterrumpida de fiestas populares y oficiales, navales, militares y sociales, en Valparaíso y en Santiago, que ponen a dura prueba la resistencia física de los marinos. Visita del Presidente Errázuriz al buque. Fué curioso el momento político que en el país hermano les tocó a los "cuyanos" presenciar: Aunque la opinión general era muy favorable a la paz y el arreglo de las cuestiones de límites, no faltaban los políticos ocupados en agitar en sentido contrario las pasiones populares, creando un ambiente delicado y peligroso a las fiestas que se daban a los marinos. El menor traspié hubiera resultado de importancia. Y al respecto puede asegurarse que fué muy hábil y prudente la actuación del comandante Betbeder, demostrando un tacto no común en política y diplomacia. No debe olvidarse que hasta el día anterior se tenía allí todo listo, incluso la opinión pública para la guerra con la Argentina. Entre las figuras interesantes que intervinieron en los festejos merecen recordarse el ministro de Guerra Concha Subercasseaux, que más tarde representó a su país entre nosotros, al general alemán Korner, a quien habíase confiado la organización del ejército, Monseñor Jara, "el apóstol de la paz", etc.

27 de marzo. Callao — Después de diez días de hermosísima navegación. En aquella época ya bastante lejana, ninguna escala podía seguramente ser más grata a los argentinos que la de Lima, la "Ciudad de los Virreyes", por razones más bien románticas que fuera largo exponer. Ciudad de gran abolengo colonial, interesantísima del punto de vista histórico... los restos de Pizarro... 62 iglesias... el barrio chino... Chorrillos, ruinas de la guerra con Chile... etc. Agradables fiestas en tierra y a bordo, de las que participó e! Presidente Piérola. Quince días de escala.

Puerto del Callao

EL PACIFICO

Navegación tropical: cantidad de ballenas. Paso de la línea, con el consiguiente remojón para los neófitos, que son las cuatro quintas partes de la tripulación.

Panamá, 24 de abril — A título de curiosidad, para que se vea lo que cambian las cosas en 30 años, diremos que al llegar a este puerto, la salva de saludo de la "Sarmiento" puso en verdadero apuro a las autoridades, pues no tenían pólvora. Habían mandado por ella al otro lado del istmo, y contestarían al día siguiente.

      

El HMS Imperieuse contesta el saludo, a la der. el puerto de Panama.

    

La gobernacion de Panama y las ruinas de un templo Jesuita.

Hoy día Panamá es quizás el puerto más poderosamente fortificado del mundo. Tampoco tenían bandera argentina, y hubo que prestarles una, cosa que por otra parte ocurrió muy frecuentemente en este viaje.

Visita de oficiales y guardiamarinas al Canal. La importantísima obra estaba en período de reorganización. Habíanse hecho cargo de ella los norteamericanos, después del sensacional fracaso de la empresa de Lesseps, y daba pena ver la inmensidad de materiales abandonados.

Después de tres días de escala continúa el viaje, y con otras diez singladuras arriba el barco a Acapulco (7 de mayo), puerto mejicano de importancia otrora, en la época de los galeones que iban a Filipinas, pero entonces insignificante. Tipos pintorescos de "charros", con descomunal sombrero; corridas de toros populares y riñas de gallos. Puerto hermosísimo.

   

   

   

Con Acapulco terminan por ahora las escalas en países de habla castellana. La siguiente será San Francisco, a 800 millas solamente en línea recta, pero que exigirán 3.700 de recorrido, en inmensa bordada que lleva al buque hasta 1.200 millas de tierra, y que dura casi un mes. Hace su aparición un velero "clipper" de cuatro palos, que en vano intenta luchar en velocidad con la fragata. Esta despliega todo su velamen, a pesar del fuerte viento, y alcanza a dar 10 1/2 nudos.

Celébrase el aniversario patrio (25 de Mayo) en la inmensidad del mar, y cuatro días después enlútase el barco con el fallecimiento del guardiamarina Leopoldo del Campo. Impresionante ceremonia la del sepelio del marino en el mar, entre el furor de los elementos desencadenados que impedían detener el barco, las palabras del comandante en nombre de Dios y de la Patria, la marcha fúnebre tocada por la banda, el cuerpo envuelto en la bandera y arrojado por el portalón a las profundidades.

San Francisco, 6 de junio. — Uno de los puertos más espaciosos y pintorescos del mundo. Ciudad moderna y progresista, que tenía entonces 400.000 habitantes y que fué destruida más tarde por un terremoto. Durante esta escala, que fué de 13 días, el californiano Jeffries, de 23 años, vence al campeón mundial de box Fitz Simmon; acontecimiento trascendental para aquella región del globo.

PAÍSES EXÓTICOS

19 de junio. En marcha otra vez. — Plácida y rápida travesía de 14 días hasta las islas Hawai. Anécdota pintoresca: Un cabo de mar español, andaluz sin duda, entretiene a los grumetes de su trozo de guardia con recuerdos náuticos, una noche en que el buque da grandes balanceos: "Esto no es nada -— les dice — verán Uds. cuando lleguemos "a la mar salada". Sabe Dios dónde suponía aquel lobo de mar que andaría la "Sarmiento". Lo cierto es que andaba a la mayor distancia posible de tierra en toda la redondez del globo.

4 de julio Honolulú — Paisajes de insuperable hermosura: "el Paraíso del Pacífico". Hace dos años que los Estados Unidos se han anexado las islas, haciéndolas progresar a grandes pasos, pero éstas conservan aún casi todo su encanto virginal, que no tardará en desaparecer. Les es dado a los marinos conocer a los descendientes del gran Kameha-meha, el monarca que mantuvo relaciones amistosas con Bouchard.

Seis días de descanso, y la fragata emprende la mayor de sus travesías, 4.200 millas, que le costará 31 singladuras, durante las cuales gana un día, pues del 21 de julio pasa sin transición al 23. Cosas de los geógrafos. El 11 de agosto están en Yokohama.

Un mes dura la permanencia en el Japón, donde todo resulta novedoso y extraño, pues si bien el país acaba de entrar decididamente en la corriente de la civilización occidental, esto ha ocurrido hace tan sólo siete días (decreto histórico 4 de agosto) y las costumbres son aún enteramente exóticas: casas de biombos, kimonos, zuecos de madera, jinrikchas (rickshaws), templos, budas, geishas, tea houses, yu-yitsu... Es el país de la cortesía, pero resulta aún muy peligroso para el extranjero internarse en él.

La "Sarmiento" ocupa sucesivamente varios fondeaderos: Yokohama (15 días), puerto principal, en proximidad de la actual capital; Kobe, en la de varias ciudades de abolengo: Kioto, Osaka y Nara; Kure, arsenal de la marina; Yedashima, escuela naval; Miyashima, isla famosa por su belleza y sus templos, y por último Nagasaki, puerto el más abierto al tráfico con Occidente, frecuentado por buques mercantes y escuadras de guerra europeas en actitudes impositivas que tendrían más tarde su repercusión en la Historia (guerra ruso - japonesa, guerra mundial). La tripulación pudo visitar las sucesivas históricas capitales del imperio nipón, y los guardiamarinas, en particular, recorrieron el importante arsenal de guerra de Tokio, las escuelas militar y naval, etc.

En Yokohama la "Sarmiento" resistió anclada a un ciclón cuyo vértice pasó muy cerca, y que causó destrozos en la bahía, tumbó cantidad de juncos y arrojó a la playa un barco de 7000 toneladas. Asistió a un colosal incendio que destruyó la cuarta parte de la ciudad. Cierto es que la edificación era casi toda de madera y que a la semana quedaba casi completamente reconstruida.

Entre Kobe y Kure, durante la navegación por el bellísimo Mar Interior del Japón, encontróse encallado a un gran transporte norteamericano lleno de tropas para las Filipinas, que una hora antes pasara por el costado de la "Sarmiento '. En uno de los puertos, al recabar permiso para que los cadetes pudieran visitar establecimientos del Estado, las autoridades exhumaron, para ubicar la nacionalidad de sus visitantes, un atlas donde la Argentina figuraba como "República de la Patagonia, capital Concepción" (Algo sabíamos de un Aurelio 1°, rey o Emperador de la Patagonia, pero no de una República).

El 12 de Septiembre se despidió la "Sarmiento" del Japón y al día siguiente entraba ya a aguas chinas. Las primeras escalas tuvieron por objeto los teatros de los principales episodios de la guerra chino -japonesa: el Río Yalú, donde se librara el combate naval decisivo: Talien Wan, donde desembarcaran los japoneses a la conquista de Port Arthur y de la Corea. Port Arthur, ocupado entonces por los rusos (lo tomaron más tarde a sangre y fuego los soldados del Mikado). En este puerto estaba el Pamiat Azowa, primer buque de guerra entre los encontrados hasta entonces que tuviera una bandera argentina. Chefú, puerto chino miserable desde donde partieron los oficiales a visitar a Pekín, extraña capital de un imperio apático y pacifista, que se despedazaban entonces a grandes dentelladas las naciones civilizadas de occidente. Weihaiwei, donde había clavado sus garras el leopardo británico, base de la escuadra del almirante Seymour, Kiau-chau (o "Tsing Tau), donde se había posado el águila imperial de Alemania con propósitos no más confesables, y donde enarbolaba su insignia de almirante el príncipe Enrique de Prusia. Shang Hai, el emporio de Oriente, donde se habían asentado a la vez todas las naciones europeas, cada una con su barrio o concesión, su policía, sus correos, etc.; miles de sampanes salen diariamente a la pesca. Hong-Kong, Gibraltar inglés de aquellos mares.

En la travesía Shang-Hai - Hong-Kong experimentó la fragata su segundo tifón, en el estrecho de Formosa, esta vez sobre la marcha, y lo resistió bravamente, por más que le ocurriera en lo peor el contratiempo de averiársele la maniobra del timón quedando sin gobierno.

Mes y medio prolongáronse las escalas en puertos chinos, en espera del establecimiento del monzón (viento periódico) favorable para la travesía del Océano Indico de este a oeste. El 2 de noviembre se zarpó para Manila y con siete singladuras se llegó a destino. Amplia bahía, donde se librara muy poco antes el primer combate de la guerra hispano - americana, notable únicamente por la decisión del almirante Dewey, pues se decía que la entrada estaba minada y fuertemente protegida: por lo demás su escuadra era muy superior a la española en esas aguas, que quedó aniquilada. Capital del imperio colonial en Oriente, recientemente arrancado a la Madre Patria, huelga decir del entusiasmo que suscitó entre los españoles la llegada de la mensajera de habla castellana que venía de las Antípodas. Los "tagalos" (indígenas) del caudillo Aguinaldo daban mucho que hacer a los soldados americanos — que el espíritu de libertad no es por cierto patrimonio de los poderosos —; tenían aún prisioneros a unos 7000 españoles, tomados en guerrillas, sin que se hubiera librado un sólo combate regular.

Doce días de estada, y prosigue su viaje la fragata cada vez más aguerrida. Viento duro a un largo, es decir, favorable, con lo que la travesía hasta Singapur se hace en el tiempo brevísimo de siete días. Una singladura fué la record de este viaje, 250 millas, o sea a razón de 10,5 nudos.

POR MARES BRITÁNICOS

Singapur está en la punta de la península de Malacca, extremo S.E. de Asía, y es encrucijada de un tráfico marítimo considerable, algo así como Gibraltar y Aden. Encrucijada también de razas, pues allí se mezclan las de toda el Asia con las de la Oceania y las de Occidente. La Gran Bretaña no había descuidado por cierto su ocupación (Recientemente ha desarrollado allí una base naval formidable, relegando a segundo plano a Hong Kong.).

2 de diciembre, en marcha. Diez días de travesía hasta Colombo, capital y puerto principal de Ceylan. Con estas singladuras hacia el oeste puede decirse que comienza decididamente el regreso, apetecido ya de muchos, pues con todo el interés que despierta tanto país exótico, no deja de sentirse la nostalgia del terruño.

Puerto exótico: vendedores indígenas que desparraman en cubierta sus piedras preciosas, sus sándalos y sus sedas. Visita a la antigua capital, Kandy, en el interior, tres a cuatro horas de ferrocarril.

La escala siguiente del itinerario, Bombay, fué suprimida por haber estallado allí una epidemia de bubónica, y la "Sarmiento" trazó rumbo directamente para Aden.

Larga travesía, que se realizó en condiciones ideales, con viento manejable y firme, todo el paño en viento, incluso alas y rastreras, con lo que todos los servicios de a bordo funcionan como un reloj.

Aden, estación británica de centinela a la entrada del Mar Rojo. Felizmente se está en el mes de Junio, y sólo se registran 26'º a la sombra ¡Cómo será en verano! Inmensas cisternas semi artificiales para agua de lluvia, descubiertas a mediados del siglo pasado, y cuya antigüedad no se conoce: Capacidad para 22 millones de galones.

Se inicia el año de 1900 con el barco en navegación. Recíbelo el Mar Rojo con viento duro y desfavorable, por lo que se encienden las calderas. Del puertucho de Moka, donde fondea una hora, para arreglos de arboladura, sale un bote con dos o tres árabes de cabeza rapada y túnica blanca, a intimar que el barco se largue inmediatamente de allí a no ser que necesite carbón o agua.

Suez, 8 enero. Puerto de comunicación entre Oriente y Occidente. Inspección de ordago por las autoridades sanitarias, hombre por hombre, toda una tarde. Port Said, boca del canal en el Mediterráneo; estatua monumental de Lesseps, en el extremo de la escollera, brindando al tráfico mundial la nueva ruta marítima.

MEDITERRÁNEO

El mediterráneo. Entran los marinos en contacto con la civilización de occidente, dejando tras de sí las regiones de razas y costumbres exóticas. Alejandría, ciudad ilustre, desde donde un corto viaje lleva al Cairo, con sus pirámides, su esfinge, sus mil ruinas, tumbas y museos evocadores del pasado milenario.

A partir de aquí se encadenan hasta Gibraltar las escalas con breves travesías a vapor, entre puertos muy conocidos, pero que resultan naturalmente una novedad para casi todos los marinos argentinos.

El Pireo (21 de enero), puerto de Atenas. Ruinas famosas de la Acrópolis, ciudadela de mármol, ruínas que aún hoy, después de 20 siglos, sirven de modelo insuperado al Arte.

Después de cinco singladuras, el arsenal austríaco de Pola, en el fondo del Adriático, y a su frente la romántica Venecia, ciudad de canales y góndolas, que recibe a la Sarmiento como a una niña mimada. Era aquél un período de gran amistad con Italia, que acababa de cedernos y vendernos sus cuatro "Garibaldi". Arsenales, astilleros y museos, frescos, cristales y encajes: "el color y la piedra". Función teatral de gala, con la flamante ópera "Iris", en homenaje a los marinos. En un entreacto Tori Yumi, el niño japonés que trae la "Sarmiento", vestido de kimono legitimo y con legítima cortesía nipona, presenta a la prima donna el obsequio de un gran ramo de flores, del comandante. Con lo que se viene abajo de aplausos el teatro. "

En la navegación a Napóles les es dado a los marinos enfrentar, dentro de 24 horas, los tres volcanes famosos de Europa, Etna, Strómboli y Vesuvio.

Nápoles, 13 febr., desde donde el comandante y oficiales se trasladan a Roma a presentar sus respetos al rey Humberto. Madalena, islita al norte de Cerdeña, base naval italiana, donde el almirante Candíani, gran amigo de los argentinos realiza en obsequio de nuestros marinos interesantísimos ejercicios con torpedos, cañones y óbuses. En la inmediata isla de Caprera visitan éstos la tumba de Garibaldi, y el comandante Betbeder hace el elogio del paladín de la libertad.

Spezzia, gran puerto militar, donde la fragata utiliza uno de los diques para sacudirse el polvo de las sandalias, o más bien dicho las algas y lapas de la carena.

Después de un regular mal tiempo en la travesía, Barcelona (16 de marzo). Recepción en Palacio (Madrid) por la Reina. Agasajos mil de las autoridades, sociedades, gremios, industriales, pueblos y aldeas. La Madre Patria derrama en la ocasión todo el cariño que atesora para con los hijos de su sangre. Corrida de toros en honor de los marinos, en que el comandante Betbeder obsequia a los espadas con una bolsa de esterlinas y una caja de cigarros.

Con Gibraltar (8 de abril) ciérrase la estada de tres meses en el Mediterráneo, y la fragata despliega nuevamente sus alas para cruzar el charco.

EL ATLÁNTICO NORTE

18 de abril. Funchal, isla portuguesa de Madeira, oasis del Atlántico; tres días de descanso previos al largo vuelo (23 días) hasta la isla de Barbados. Antes de entrar a los alisios, piérdense tres días en extensas bordadas hasta las Canarias.

Bridgetown (Barbados), 14 de mayo, isla británica de las Antillas, población hacendosa de negros, notables por su lealtad británica. Por cierto que la "Sarmiento" es mejor tratada que la fragata de Guillermo Brown al término de su famosa campaña de corso.

Y estamos en América. La Guayra, 18 de mayo, puerto principal de Venezuela, y a sólo 10 km. de la capital, Caracas, pero con trayecto montañoso, que hace del F. C. que une a ambos puntos una obra notable de ingeniería. Venezuela era entonces famosa por el número de sus generales, pues en las frecuentes revoluciones dábase ese grado a todo cabecilla que aportase 15 a 20 hombres; calculábase su número en unos 10 mil. En realidad venían a ser los sargentos de otros ejércitos. Salvo excepciones no tenían sueldo y más de uno andaba descalzo.

Hacía un año que se había impuesto en el país el caudillo Castro, que lograría sostenerse por muchos años. Curiosa dictadura, que se me antoja parecida a la de Carlos Antonio López en el Paraguay.

Los marinos de la "Sarmiento" son recibidos solemnemente por el Dictador, que a su vez visita a la fragata (25 de mayo, aniversario patrio), y participa con su esposa en varias fiestas sociales ofrecidas a los marinos. Un decreto especial del gobierno ordena colocar el retrato del general San Martín en el "Salón Elíptico del Capitolio".

Santiago de Cuba, 31 de Mayo, donde acaba de desarrollarse el episodio principal de la guerra hispanoamericana, la destruccion de la Escuadra de Cervera. Se ve aL al "Merrimac" hundido en la entrada para embotellar el puerto, y, sobre la costa, embarrancados, el "Oquendo" y al "Vizcaya".

Travesía lenta por la flojedad del viento. El 8 de junio, recalada a La Habana. Fondea la "Sarmiento" junto a los topes del "Maine", cuya voladura sirvió a los americanos de pretexto para desencadenar la guerra. Como en todos los países de habla española, la llegada del barco de Buenos Aires da origen a indescriptible entusiasmo y a interminables fiestas. En una de ellas se reúnen por primera vez después de la guerra, cubanos, españoles y norteamericanos, separados hasta entonces por hondos rencores. Betbeder pronuncia un discurso mitad en español, mitad en inglés. Cuba estaba ocupada por los norteamericanos, y el pronóstico general — que resultó errado — era que nunca sería independiente.

Saliendo de Cuba, la fragata entra al Gulf Stream, inmenso tapis roulant que conduce al tráfico marítimo de sud a norte a lo largo de los Estados Unidos. El 21 de junio entra al puerto de Nueva York, desfila frente a la estatua de la Libertad, y va a fondear en el Hudson. Estando allí al ancla prodúcese un desastroso incendio en los muelles petroleros de Hoboken, quemándose dos transatlánticos de los mayores del mundo (10.000 tons. c|u.) y pereciendo más de 400 personas. A lo largo de la fragata, que está en zafarrancho de incendio, chorreando agua por todos los poros, desfilan peligrosamente maderos envueltos en llamas.

País que estaba entonces en período de pujante progreso, resulta interesantísima para los marinos la visión de sus maravillas: el puente de Brooklyn, los rascacielos, la interminable serie de muelles, el Niágara, el Arsenal Naval, etc. En el espléndido Colegio Militar de West Point, los cadetes están acampados en carpas, y entre ellos se distribuyen nuestros guardiamarinas, que son sus huéspedes de honor durante 24 horas, incluso paseos a caballo y un animado baile. Para la fiesta nacional del 4 de julio, la "Sarmiento" contribuye con todas sus galas y luces, en el fondeadero de Adsley, algo así como nuestro Tigre.

Los americanos relacionados con nuestro país la agasajan cumplidamente.

Medio mes dura esta escala. Para el 9 de julio el barco está en Newport News, donde hay grandes astilleros (que más tarde construyeron nuestro Moreno), y desde donde los guardiamarinas visitan al arsenal de Norfolk, la escuela Naval de Annapolis, donde se hacían entonces considerables ampliaciones, y Washington. Ceremonia emocionante fué, para los que estaban ausentes ya tanto tiempo de la Patria, la bendición de una bandera de combate costeada por la tripulación y confeccionada por una institución de religiosas de Hong Kong. Trabajo de gran mérito, seda y oro, que hoy figura en nuestro museo naval. Fué madrina la Señora Guillermina Oliveira César, esposa de nuestro ministro Wilde.

 REGRESOI

El buque abandonó luego (20 de julio) las playas norteamericanas para emprender la más larga travesía de la campaña, 7.200 millas, hasta Río de Janeiro. Casi dos meses (57 días) sin más que cielo y agua. Los guardiamarinas se preparan para los exámenes) finales. Uno que otro barco en el horizonte, cetáceos, peces voladores, navios portugueses (nautilus),  constituyen las únicas distracciones. Un ballenero americano envía desde el horizonte bote para confiar su correspondencia, que llegará así más pronto, pues le faltan aún seis meses de faena! Un "clipper" inglés pide un saco de carbón para su cocina... La inmensa bordada impuesta por los alisios conduce casi hasta la costa de África. El 16 de septiembre la "Sarmiento" está frente a su penúltima etapa. A vela entra a la admirable  bahía de Río de Janeiro — la más hermosa del mundo — comienza a recoger paño a la altura del Pan  de Azúcar en correcto estilo, como cumple a marinos avezados y a un buque-escuela, y tan sólo pone en marcha la máquina para los últimos doscientos metros. Después de tan larga navegación cabe imaginar, en aquellos tiempos en que no se conocía la radiotelegrafía, el cúmulo de nuevas y correspondencia que esperaba a los marinos. Una de las noticias de más bulto fué la del asesinato del rey Humberto de Saboya.

A los cuatro días se sigue el viaje. El paquete "Magdalena", de la Mala Real, en viaje a Buenos Aires pasa por el costado, a unos cien metros, entre los hurras entusiastas de los pasajeros.

Horas tan solo duro la última escala, Santa Catalina, cuyo golfo somete a una postrer prueba a los marinos con un regular temporal, y el 25 de septiembre ancla el barco en la rada de La Plata, terminada la campaña, entre los acordes del Himno, nunca más profundamente sentido, y los vivas a la Patria y a la Escuadra. Este viaje ha durado 20 meses y 14 días, con un recorrido de 50.000 millas, y escalas en 71 puertos.

Huelga describir el entusiasmo con que fueron recibidos los marinos de esta larga campaña por la población toda de Buenos Aires. El comandante Betbeder fué saludado con el grado de coronel por el Presidente Roca, quien entregó personalmente a los guardiamarinas sus despachos de alférez.

RESULTADOS DEL VIAJE

Un núcleo de jóvenes oficiales que entran de lleno en la profesión, fogueados por lo menos en navegación y maniobra, y dotados desde un principio con la valiosa experiencia del contacto con el mundo exterior. Un centenar de aprendices transformados en hombres, marineros de verdad, que durante una generación serán los contramaestres eficaces de nuestras naves. Pero, mucho más importante que todo esto, se ha hecho conocer al país, en forma ventajosa, mostrando el pabellón en todos los mares. No es exageración decir que en todas partes fué ello una sorpresa. Y para demostrarlo, ningún caso más gráfico que el que refiere el contraalmirante Beascochea en su "Novela del Mar": En España — nada menos — nuestro ministro confesó que opuso discretamente todas las resistencias posibles al propósito de recibir a los marinos en Palacio, porque hacía muchos años que faltaba de la Patria, y la marina que entonces dejara no estaba preparada para grandes recepciones cortesanas. Cumple agregar que quedó patrióticamente orgulloso del comportamiento de los marinos.