Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

VIAJE  47 de INSTRUCCION/24 de  LA FRAGATA 1926/27

Después del temporal, en Yokohama, Japón

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

Modernización de la "Sarmiento" - Una consulta médica por radiotelegrafía - Homenajes al Japón

ITINERARIO:

Zarpó el 1." de octubre de 1926 y regresó el I01 de abril de 1927. Birkenhead - Madeira - Colón - Balboa - Honolulú - Yokohama - Kobe - Kure - Manila - Singapore - Colombo - Diego Juárez - Durban - Capetown - Rada La Plata y Buenos Aires. Navegó 29.072 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES
Comandante: Capitán de Fragata Eleazar Videla; 2." Comandante: Capitán de Fragata Víctor Fii.ograsso; Teniente de Navio: Miguel A. Ferreyra; Tenientes de Fragata: Horacio Smith, Juan M. Gregores, Otto Fischer, Manuel A. Pita, Alberto San Martín, Eduardo Videla Dorna; Alféreces desavío. Aureliano G. Lares, Óscar C. Ardiles, Rogelio Sanfeliú; Ingeniero Maquinista de 1.*: Juan N. Cruz; Ingeniero Maquinista de 2.a/Juan Lasgoity; Ingeniero Maquinista de 3.a-' Moisés Romero; Ingeniero Electricista de 3."/Justo P. Torres; Cirujano de 1.": Julio R. Mendilaharzu; Contador de 1.a: Rosario P. DanTagnan; Auxiliar Contador: Marcelino Garayzadal; Capellán: Tomas Villa verde;

Aspirantes a Guardiamarinas: 5-" Año Cuerpo General: Julio Alonso Ball, F. Alvarez Indart, Óscar A. Baisi, Venancio Basso, Eduardo R. Bernabó, Manuel Bianchi, José R. Blanch, Guillermo Brown, Pablo Caillet Bois, Carlos A. Cía, Gastón Clément, Joel Día, Érnüsto R. del Mármol, Alvaro Gómez Villaeañe, Héctor González Warcalde, Horacio Howard, Edgardo J. Izquierdo Brown, Gastón J. Lestrade, VíctorJ. Medrano, Carlos F. Moscarda, Manuel L. Oliden, José Pérez Aquino, Julio A. Petrocchi, Erasmo B. Piazza, Manuel A. Picasso, Óscar J. Rumbo, Juan P. SÁenz Valiente, Guillermo Sánchez Corbs, José Sinay, Juan C. Sosa, Clodomiro F. Urtubey;

Cuerpo Ingenieros Maquinistas, Aspirantes de .5." Año: José S. Aleonsín, Andrés Comolli, Miguel A. Cosenza, Alberto Dalto, Bernardino, F. Figuerero, Carlos A. Goddio, Manuel H. Gorriz, Federico V. Huber, Moisés Matesevich, Cándido M. Milesi, David R. Molteni, Juan C. Parodi, Atilio Pinasco, Enrique G. Raspani;

Cuerpo de Ingenieros Electricistas: Jorge Enrico, Manuel Filipelli; Sub-oficial I." de Mar-José Tomás Gómez; Sub-oficial Maquinista Principal: José Silva; Sub-oficial Maquinista de l.íl: Marcos M. Russo; Sub-oficial Maquinista de 2.a; Enrique Battisti, Alfredo Pagani; Sub-oficial Electricista de 2.a: AmÉrico Allione; Sub-oficial2." Furriel: Joaquín Sequeira Costa; Maestro de Banda de 2.".- Juan Romay.

CONSCRIPTOS
Comité Felipe J., Alcorta León, Cabrera José Pastor, Castro Felipe Santiago, Hernández Rufino, Kol-man Agustín, Lucero Ursullo, Palmero Cristóbal, Aguirre Juan Gualberto, Aranda Pablo, Ballesi Constantino P. P., Bcnicio Faustino, Cabrera Aurelio, Coronel Pablo M., Fachina Domingo, Ferreyra Si-nesio, Franchia Santiago, Juárez Mercedes S., Lorang Enrique, Lorenzini Antonio, Navarro Anastasio, Olivera Lindor, Puente Julio, Rivieri Carlos, Romano Juan Santos, Sarponti Santiago, Stky Julio Juan, Vi-llalba Juan, Andrés Hipólito S., Galli Antonio B., James Alberto P., De Ferraris Juan L. T., González Hilario, D'Onofrio Antonio, Flores Isaac, Mirabal Leandro, Quesada Estanislao, Rossi Pedro C. L., An-tilao Marcos, Bazán Eduardo S., Bournissen Marcelino R., y Funes Emilio.

LA "SARMIENTO" REFORMADA
El 15 de septiembre de 1926 la "Sarmiento" quedó lista en los talleres de la Casa Cammel Laird, en Birkenhead para reanudar sus servicios. Completamente renovada al salir de los astilleros parecía un buque nuevo construido sobre el molde exacto del antiguo. Las pruebas fueron realizadas pocos días después en presencia del contraalmirante Galíndez, jefe de la Comisión Naval Argentina en Londres. Los aspirantes de la Escuela Naval que realizaron ese viaje de instrucción, como también los oficiales y la tripulación llegaron a Liverpool en el transporte "Bahía Blanca" un mes antes-, y realizaron una detenida visita a Londres. El Comandante Stewart que había realizado el viaje anterior dirigió e inspeccionó las reparaciones que se efectuaron en el barco, que inició su jira el 1° de octubre de 1926 de Birkenhead, al mando del capitán de fragata, D. Eleazar Videla. La primera travesía la efectuó desde dicho puerto a Funchal, empleando ocho días en recorrer las 142Ü millas que separan los dos puertos. Permaneció en este último dos días, zarpando el 11 de octubre para Panamá,
En el viaje el Comandante Videla recibió órdenes del Ministerio de Marina de asociarse en nombre del gobierno argentino a los festejos del vigésimo tercero aniversario de la independencia de Panamá.
En la capital de dicha República los marinos argentinos participaron de varios actos oficiales rememorativos de la fecha histórica. Un cuadro argentino de football de la fragata jugó un partido con otro panameño, disputando un trofeo donado por la Municipalidad de dicha capital, resultando triunfante el argentino por dos a cero.

El "Diario de Panamá", comentando editorialmente la llegada de la "Sarmiento", dijo, entre otras cosas, lo siguiente:
"Si nuestro istmo es para los marinos argentinos uno de los puertos de escala de su larga travesía, nuestro pueblo es algo más: es un pueblo hermano y amigo que tiene para la patria de Sarmiento y Mitre un delicado culto que se inspira en el más hondo sentimiento americanista, comprendido ese americanismo como movimiento psíquico colectivo hacia aquellos pueblos que comparten con nosotros la comunidad de orígenes, de glorias y de aspiraciones. Vaya para los gallardos marinos de la "Sarmiento", para los cadetes argentinos y demás tripulantes de la hermosa nave, el saludo cordial y la más afectuosa bienvenida a estas playas, donde se quiere y se admira a su tierra natal con el amor y la admiración que han conquistado los pueblos que como ella marchan a la vanguardia de la cultura del continente".

Al navegar con rumbo a Honolulú el 14 de noviembre recibió una comunicación radiotelegráfica, informando que un buque mercante de pabellón norteamericano, el "Elkton", solicitaba un médico. La fragata y otro buque que navegaba por esas latitudes respondieron al llamamiento. El "Elkton" se dirigió entonces a la "Sarmiento" para formular una consulta médica. Se trataba de un tripulante de unos veinte años que padecía de conjuntivitis en ambos ojos, que perdía sensiblemente la vista, no teniendo a bordo más que argirol y ácido bórico para proporcionar al enfermo. El médico de la fragata, Dr. Mendilaharzu, pescribió en seguida radiotelegráficamente la cura local que era posible, con los reducidos elementos de que disponía el barco desde donde se hacía la consulta. Dos veces por día el Elkton se comunicaba por radio con la "Sarmiento", informaba sobre el estado del enfermo y tomaba nota de la receta del medico de la fragata. Al cuarto día las noticias que llegaban a la "Sarmiento" eran poco tranquilizadoras. Por indicación del Comandante el otro barco se reunió con la fragata a fin de que pudiera ser examinado el enfermo, que fué alojado en la enfermería de la "Sarmiento". Allí convenientemente atendido se inició la mejoría del enfermo. Al llegar a Honolulú fué entregado a las personas que había indicado el capitán del buque norteamericano.

El 27 de noviembre fondeó en Honolulú en donde permaneció hasta el 3 de diciembre. Fué objeto el personal superior de una brillante recepción, realizándose varias excursiones a las islas. El gobernador y los oficiales de la Armada y del Ejército obsequiaron a los marinos argentinos con un lunch. De Honolulú salió para Yokohama, empleando más de veinte días en recorrer los 3.600 .millas que dista esos puertos, a consecuencia de haber tenido que soportar varios temporales durante la navegación.

El arribo de la "Sarmiento" a Yokohama provocó un recibimiento caluroso de la población y de las autoridades japonesas, que, embargadas por el duelo causado por la muerte del Emperador, tuvieron, sin embargo, grandes atenciones con los viajeros. Dando cuenta de esos agasajos varias entidades culturales y comerciales enviaron al ministerio de Marina el siguiente telegrama: "Con el más ardiente entusiasmo recibimos la visita de la gloriosa fragata "Presidente Sarmiento", y nos es grato aprovechar esta ocasión para presentar a V. E. nuestros saludos sinceros y nuestro agradecimiento por la gran simpatía que se sirve demostrarnos y que celebramos, deseando de todo corazón que se estrechen mucho más, si es posible, los vínculos de amistad de nuestras dos naciones por medio de estos mensajeros de paz.

 El programa de agasajos a los bravos tripulantes de la "Sarmiento" no será en su totalidad cumplido, lo que sentimos muy de veras, debido a la inesperada desgracia que aflige a la Nación por la muerte de su Emperador. Rogamos, pues a V. E. que, en atención a esa infortunada circunstancia, disculpe cualquier falta en que podamos incurrir, y le suplicamos ofrezca la expresión de nuestra mayor consideración a S. E. el ilustre presidente de la República". En contestación el contraalmirante Domecq García, envió el siguiente cablegrama: "En nombre del Señor Presidente de la República y en el mío propio, mucho agradezco los términos del conceptuoso telegrama que se han servido dirigirme en ocasión de la visita de nuestra fragata "Sarmiento", que lleva una vez más la reiterada expresión de nuestras simpatías para ese país, que tanto contribuye al progreso de la humanidad. El luto que guarda esa Nación por la muerte de su Emperador ha de restar lógicamente parte de los agasajos que a los tripulantes se tributarían, pero esto no aminorará el reconocimiento y la gratitud de la marina argentina, porque sabe, y porque es tradicional, la hospitalidad que el Japón brinda a todo lo que a nuestro país se refiere".

Los marinos argentinos recibidos en el templo Meiji-Shrine. Tokio

El recibimiento que hicieron a los marinos argentinos, las autoridades y el pueblo en Yokohama, a pesar del duelo nacional, fué entusiasta. Los comandantes fueron condecorados con las órdenes del Sol Naciente y del Tesoro. La "Sarmiento" hizo después escalas en Kobe y Kure. Realizaron una excursión a Kioto y a Naca. El 15 los oficiales y cadetes visitaron la Escuela Naval de Kure y después a Miyajima, mientras los marineros y conscriptos asistieron a una recepción que se realizó a bordo del acorazado japonés "Fuso". La segunda mitad de los oficiales y cadetes visitó Tokio. El Jefe del Estado Mayor de la Armada los invitó a almorzar en el Club Naval de Tsukiji, pasando después al Bazar Mitsukoshi, donde tomaron el te, para asistir luego a una función en el Teatro Imperial. Por la noche comieron con un grupo de marinos japoneses. Visitaron, además, templos, diversos edificios públicos y varios paseos.

Al salir la fragata de Yokohama para Kobe, el ministro de Marina, contraalmirante Domecq García, envió a su colega del Japón, almirante Takarabe, el siguiente despacho cablegráfico: "La visita de la "Sarniento" ha tenido por objeto, no sólo rendir nuestros homenajes al soberano fallecido, sino también agradecer las atenciones que la Marina Japonesa tuvo al enviar en dos ocasiones a aguas del Río de la Plata una división Naval constituida por tres cruceros acorazados, comandada y tripulada por jefes y oficiales que dejaron gratos recuerdos en la Argentina. La tripulación de la "Sarmiento", al cumplir esc deber de atención y de amistad, no hace sino reafirmar las simpatías que toda la Armada Argentino tiene por la gran Marina Japonesa. Reciba V. E. saludos de colega y viejo amigo".

El 10 de febrero de 1927 la "Sarmiento" llegó a Singapore en donde después de una permanencia de un día salió para Diego Suárez en el extremo norte de la isla de Madagascar y el puerto más importante de esa posesión francesa. Tratándose de una navegación que duraría alrededor de 19 días, el comando fué autorizado para hacer escala en Colombo, capital de la isla Ceylán, para el caso de que necesitara reponer sus abastecimientos. En siete días se hizo un recorrido de 1580 millas, llegando a Colombo para hacer provisión de carbón y víveres. Zarpó de Colombo para Diego Suárcz el 14 de febrero, debiendo hacer una travesía de 2.100 millas hasta Diego Suárez.

Tras una breve estada en este último puerto el barco salió para Durban, amarrando a la capital de Natal, en la costa africana del sur el 7 de marzo. Después de 48 horas de estada en Durban, la fragata zarpó para Capetown a donde llegó el 15 de marzo. Durante los seis días de permanencia en la Ciudad del Cabo, los marinos argentinos fueron objeto de muchos agasajos. El 16 fué servido a bordo un almuerzo a las autoridades locales. Pronunciaron brindis el Alcalde de la ciudad y el ministro de Defensa, Mr. Creswell. Ambos ponderaron la cordialidad de las relaciones entre la Argentina y la Unión Sudafricana, expresando la esperanza en que no tardará en intensificarse el comercio entre los dos países, mediante la creación de una línea directa de vapores entre Buenos Aires y Ciudad del Cabo. El Comandante agradeció la espléndida acogida que las autoridades y el pueblo de la Unión Sudafricana ofrecieron a los marinos de la "Sarmiento".

EL REGRESO
El 22 de marzo zarpó la "Sarmiento" de Capetown con rumbo al Río de la Plata, debiendo hacer una travesía de 4600 millas. Un pequeño incidente ocurrido en Capetown, empañó la buena fama de nuestros marineros en el extranjero. Parece que por dificultades en el idioma se suscitó un tumulto en un baile, debiendo intervenir la justicia, que retiró posteriormente la acusación.

En los primeros días de abril de 1927 la fragata se aproximaba al Río de la Plata. Al ponerse en comunicación con la estación radiotelegráfica de Buenos Aires, fué saludada por el ministro de Marina, Domecq García, y a ese saludo, que agradeció el Comandante, siguió un breve informe acerca de los resultados del viaje. "El viaje ha sido, decía el Capitán Videla, completamente feliz y no ha habido ningún inconveniente que lamentar. Se han cumplido las instrucciones de V. E. en todos Jos detalles y con toda amplitud; los aspirantes han realizado normalmente sus cursos de instrucción, completando su práctica marinera en forma tan provechosa que espero que la Escuadra recibirá un grupo de eficientes guardia-marinas. La tripulación ha trabajado en forma muy halagadora, y por su resultado, por la salud de todo el personal, que durante el viaje ha sido muy buena, sin haber tenido jamás un enfermo grave. En todos los puertos hemos sido recibidos y agasajados con manifestaciones de verdadero cariño para nuestro país y muy especialmente en el Japón, donde V. E. ha sido recordado con manifestaciones de verdadera simpatía. El buque se ha portado en todo momento muy bien, ya sea con mal o buen tiempo y las reparaciones efectuadas lo han dejado en condiciones muy eficientes de seguridad".
Seguidamente el contraalmirante, Domecq García, contestó en los siguientes términos: "He escuchado con gran placer el relato que Vd. acaba de hacerme de su viaje tan felizmente terminado, que marcará una nota destacada en los brillantes anales de nuestra marina y aumentará en el ya insuiperado libro histórico de la "Sarmiento" el mucho honor que ella ha aportado a la Marina Argentina, con las escuelas honrosas de los que la mandaron y la tripularon". El 16 de abril del mismo año amarró la fragata a la Dársena Norte, siendo las 14,30 hs. Una numerosa concurrencia se congregó desde temprano en los mu-rallones del Arsenal Buenos Aires para esperar a los viajeros, mientras todos los buques de guerra amarrados allí levantaban su empavesado de gala.

El sermón a bordo

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar