Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

     VIAJE  29

VIAJE  52 de INSTRUCCION/29 de  LA FRAGATA 1931

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

Preparativos para la partida - Fiestas en Mar del Plata -Un percance al salir de Puerto Belgrano

ITINERARIO: Zarpó el 21 de febrero de 1931 para regresar el 24 de noviembre de 1931. Buenos Aires - Mar del Plata - Miramar - Bahía San Sebastián - Año Nuevo -Crossley - Bahía Aguirre - Ushuaia - Punta Loyola - Santa Cruz - Oso Marino - Comodoro Rivadavia - Bahía Bustamante - Camarones - Madryn - Golfo San José - San Antonio - Puerto Belgrano - Pernambuco - Barbados - Nueva York • Boulogne sur Mer - Southampton - Bremen - Brest - Casablanca - San Vicente - Río de Janeiro -Buenos Aires. Navegó 19-213 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES
Comandante: Capitán de Fragata Francisco Lajous; 2.° Comandante: Teniente de Navio Juan As-conapé; Jefe de Estudios: Teniente de Navio Daniel García; Tenientes de Fragata: Ernesto F. Boggiano, Carlos G. Salas, Pedro V. Ghirimoldi, José A. Dellepiane, Walter A. von Rentzell, César A. Lera, Fidel A. Degaudenzi, José E. Arce, Jorge J. Resio; Ingeniero Maquinista de i.V Bf.njamín N. Cosentino; Ingenieros Maquinistas de 2.a: Américo M. Doglia, Miguel A. Cosenza; Ingeniero Electricista de 2.*: JuanG. Meier; Cirujano de 1.a: Elier Gómez Llueca; Contador de l.A: Enrique Kofman; Contador de 3.a." Emilio P. Rodríguez; Capellán: Pedro Munárriz; Cadetes, Cuerpo general: Julio A. Celery, Federico A. Machain, Néstor Rodríguez (x), Alberto Goffre, Arturo H. Rial, Rodolfo N. M. Panzarini, Fernando M. I. Muro de Nadal, Ramón de Errasti, Alberto Pablo Vago, Mario Osvaldo Rey, Diego Roquero, Carlos Alberto Juvenal, Héctor Azcueta, Agustín Ricardo Penas, Agustín P. Lariño, Mario E. D. Sanguinetti, Carlos Núñez Monasterio, Tomás Sanz Elías, Ángel L. Fernández Gamio, Domingo L. Caretta, Armando Payer, Alfonso Ítalo Galeota, José L. Gómez, Guillermo A. Arias Duval, Horacio I. Barbitta, Luis Mallea Godoy, Jorge Darío Peirano, Pío Enrique Ceballos, Pedro Pilar Rivero, Osvaldo A. Salinas, Juan C. Coronado, Héctor J. Contal, Carlos A. Luna, Miguel A. Muro, Carlos H. Barthe, Pedro C Yachelini; Cuerpo Ingenieros Maquinistas, Cadetes: Óscar Juan Baldassare, Amadeo D. Candía (x), Enrique Ricardo Antonio Carranza, Martín H. Etchevers, Edmundo M. Gómez, Luis Arquímides Pardo, Miguel Rosa Pérez Farías, Daniel Alberto Ponce, Adolfo Carlos Schuldt. - Los marcados (x) son becados paraguayos.

CONSCRIPTOS
Marineros: — José Reymundo Alcíbar, Eduardo Correa, Alfredo Collosa, Gregorio Correa, Juan F. D'Agnese, Agustín P. Fernández, José Frigluolo, Ruperto J. García, Toribio E. Gregoret, Claro Ramón Ibarguren, José Nicanor Medina, Germán Pérez Reinello, Ángel F. Quintana, Aniceto Roldan, Eduvige^ Sotelo y José Manuel Várela.
Artilleros. — Julián Osear Asconapi, Everardo Ca-valli, Luis Cirilo Carrasco, Dionisio Ramón Cirigliano, Luis P. Cantoni, Francisco A. Durand, Pedro Firma-paz, Juan Klein, Hipólito Moreyra, Pedro Fortunato Percara y Genaro Paredes. Torpedista — Bonifacio Pérez. Radiotelegrafista — Lucio Rosario Tirao. Maquinistas — Sixto Acosta, Cirilo Amado Arrieta, Félix Bcnir.cz, Enrique Bordón, Juan Alejo Carvallo, Teófilo Deis, José Antonio Fina, Donato Gigliotti, Pedro González, Saturnino A. Juárez, Casimiro Jaime, Martín Lescano, Juan Carlos I.orea, Severo Larra-zábal, Laurindo Federico, José Novelli, Clcofe Romero, Dionisio Agustín Sala, Lidoro Arturo Soria, José Torncy y José Miguel Urroz. Furrieles — Enrique Botta, Ramón Reinaldo Ar-quez, Ricardo Bernárdez Martínez, Bernardo Guillermo Calace, Néstor Juan A. Gargiulo, Juan F. Justo, Ricardo Jones, Nicasio E. Moran, José M. Núñez, Arturo Amado Rodríguez y Santiago Young.
. Otros servicios — Miguel Gerónimo Monzón, Antonio Molina, Armando Poveda, Agustín G. Contre-ras, Cayetano Mesineo, Ernesto Pablo Odello, Luis Blue, Fernando Meló, Juan Pérez, Donato Abato, Vicente Bordoni, Felipe Briantz Maón, Luis E. Charro, Primo Cenci, Adolfo Gonzalía, Rogelio Zacarías FIc-rrera, Manuel M'erchan, Vicente Fermín Mencs, Juan Ochotarena, Félix Eloy Osorio, José María Pereyra, Isidro Rosa Rolleri, Gilberto Tonino, Eriberto de C López, Manuel Giacusa, Olegario Hernández, Mariano Mignnc, Juan Pedro Saja y Juan Carlos Salotti.

PREPARATIVOS DEL VIAJE
En los primeros días del mes de febrero de 1931 la "Sarmiento" comienza a alistarse para emprender el 31* viaje de instrucción de los aspirantes, al mando del Capitán de Fragata, D. Francisco Lajous. Al muelle llegan todos los días camiones cargados de las mercaderías que constituyen la provisión de víveres para la larga travesía. Los hombres de la tripulación trabajan incesantemente en las tareas de colocar en las bodegas las provisiones. Los jefes y oficiales vigilan esa labor, dan indicaciones, requieren mayor celeridad para que la carne de frigorífico que se descarga de los camiones no reciba mucího tiempo el excesivo calor de la estación, pues, puede sufrir sus consecuencias y echar a perder la mercadería. El 18 de febrero se ultiman los preparativos. Visitamos la fragata y el comandante Lajous nos invita a almorzar. Es un almuerzo frugal, nos advierte, pero eso no nos preocupa, no solamente porque sabíamos por anticipado que se trataba de una frase cortés, sino porque lo que más nos interesaba era permanecer en la cámara del Comandante unas horas a fin de reconstruir con la imaginación, ayudada por la conversación de los distinguidos marinos, Jas escenas que se producen en todos los puertos cuando llega la fragata y se organizan pequeñas fiestas para retribuir las atenciones que reciben invariablemente los tripulantes de la "Sarmiento" de las autoridades de das ciudades que visitan.

Nos sentamos a la mesa del Comandante, el Capitán Lajous, el Segundo Comandante, teniente de Navio D. Juan Asconapé y los autores de este libro. A medida que se evocan recuerdos, se relatan episodios y se citan nombres de las personalidades mundiales que han desfilado por esa cámara, ésta va adquiriendo proporciones mayores a las que habíamos observado al recibir la primera impresión, En ella han bebido la cordial copa de champaña el Zar de Rusia, el Emperador de Alemania, el Rey de España, el Primer Presidente de la República Alemana y un gran número de personajes de destacada actuación en la historia universal contemporánea. La vieja fragata, que tanto cariño inspira a los argentinos, se nos presenta en ese instante como una reliquia histórica, llena de recuerdos, que inspiran gratas evocaciones. Nos embarga una respetuosa atención a todos los detalles que observamos, y cuando los jefes del buque evocan algunos episodios memorables de los viajes, se apodera de nosotros una emoción patriótica, al pensar que ese barco esbelto y pequeño, ha recorrido todos los mares del mundo, llevando una noción de lo que somos a los países que nos ignoran, y contribuyendo a estrechar vínculos de confraternidad internacional con aquellos que mantienen antiguas relaciones con la Argentina.

 

MENU 1931 Dársena Norte, Febrero 18 de 1931 -

Antes de partir el jefe de estudios, teniente de navio D. Daniel Garcia, acompaña a los aspirantes a realizar varias visitas a establecimientos industriales de la Capital, a fin de que los alumnos lleven urna impresión cabal de nuestro desarrollo económico. También se efectúa una detenida visita a los grandes diarios metropolitanos. El 18 de febrero los cadetes asisten a una misa en el Asilo Naval, acompañados de la plana mayor y un crecido número de familiares. El acto religioso estuvo a cargo del Vicario General de la Armada, Monseñor Dionisio R. Napal. Durante la ceremonia religiosa la Sra. de Serrano tocó en el órgano el Ave María de Gounod y algunos trozos de música sagrada, que cantó ante el recogimiento de los asistentes. Monseñor Napal pronunció una elocuente alocución, señalando el nuevo viaje de la "Sarmiento" como una embajada de espiritualidad y de cultura, que cruza todos los mares consolidando la educación de nuestros marinos, al mismo tiempo que divulga las riquezas materiales y morales de nuestro suelo. Invocó la mayor felicidad para los que se alejaban como por los que aguardan su regreso, colocándolos bajo el amparo de Stella Maris, la Estrella del Mar, como denominan los marinos a la virgen María, protectora de los navegantes. Terminada la ceremonia religiosa se efectuó una visita al establecimiento.

Por primera vez, desde el año 1916, no participan de estos viajes los alumnos del cuerpo de ingenieros electricistas, que quedan en la Escuela a fin de realizar la jira de instrucción a Europa a bordo del "Bahía Blanca", para regresar desde Italia en los cruceros "Almirante Brown" y "25 de Mayo", que se encuentran actualmente en construcción en aquel país. Por razones de economía fué modificado el primitivo itinerario, prolongando el viaje por los puertos del sur y acortando las estadas en los puertos extranjeros. También fué necesario modificar el itinerario a fin de aceptar la invitación formulada por la Municipalidad de Boulogne Sur Mer para que los marinos argentinos participaran en las fiestas que se celebran allí en honor del sabio francés Federico Sauvage, que aplicó a la navegación el principio de la hélice. La estada en Boulogne tendrá pues, este año uina significación especial, ademásdel homenaje que habitualmente rinde la tripulación de la fragata al General San Martín al pié del monumento erigido en dicha ciudad en 1909 al Gran Capitán.

LA PARTIDA
El 21 de febrero la "Sarmiento" estaba lista para zarpar. A mediodía llegó al costado de la nave el ministro del Interior en ejercicio de la presidencia del gobierno provisional, acompañado del ministro de Marina, contraalmirante Abel Renard y de su edecán naval, teniente de fragata Aureliano Lares, con el objeto de asistir al almuerzo de despedida que ofrecía a bordo el ministro de Marina a las autoridades nacionales. Fueron también comensales los ministros de Relaciones Exteriores y de Guerra, el ministro plenipotenciario del Paraguay, Dr. Vicente Rivarola, el Intendente Municipal de la Capital, el Director General del personal de la Armada, capitán de navio Jorge Campos Urquiza, el Jefe del Arsenal Naval de Buenos Aires, capitán de navio José Guisasola, el jefe de la secretaría del ministerio de Guerra, coronel Enrique 1. Rotjer, el jefe de la secretaría del ministerio de Marina, capitán de fragata Eleazar Videla y el comandante Lajous.

 Libre el barco del público que lo había invadido poco antes, y, después de haberse reproducido las escenas de la despedida, se hizo formar a toda la tripulación y luego apareció en el puente el jefe interino del gobierno provisional, acompañado de altos jefes de la Armada y del Ejército. Previo un toque de atención, se dio lectura del orden del día asentada en el libro de a bordo, dirigida por el jefe del gobierno a los tripulantes del buque-escuela, que dice así:
"La fragata "Presidente Sarmiento", zarpa hoy iniciando su trigésimo primer viaje de instrucción. Escuela práctica de los cadetes navales, continúa rindiendo con eficacia los servicios a los que se le destinó, después de haber llevado a su bordo, como aspirantes, como maestros o como conductores, a las generaciones de marinos que honran los cuadros de la Armada Nacional. Bajo la advocación del estadista genial que presidió los destino de la República, sigue su derrotero de trabajo y honor, y ante la tarde cuando nuestro pabellón se recoja bajo cielos extraños, que se asome ante vuestro recuerdo la imagen de la patria, para renovar ante ella el juramento sagrado de vivir y morir por su amor".

El "bataclán". Conscriptos Salotti, Moran, Calace, Young, Turnay, Gugliotf i, Odello, D'Agnese y Justo, después de un ensayo

Poco después de las 16 los remolcadores se pusieron en movimiento para conducir la fragata hasta el canal de salida. Lentamente el barco se fué alejando entre las despedidas efusivas del gentío que había quedado en el muelle, y que para [poder ver al buque hasta el último instante, se aglomeró en sitios estratégicos, invadiendo una buena parte aquellos buques que se encontraban en desarme amarrados al murallón del Arsenal. Cumpliendo una práctica establecido el buque se detuvo en la rada para la revisación y ajuste del instrumental y para organizar los diversos servicios de a bordo.

Estando ya en viaje la "Sarmiento" su Comandante recibió un expresivo radiotelegrama del presidente interino, que fué contestado por el capitán Lajous en los siguientes términos: "El Comandante, plana mayor, cadetes y tripulación del buque-escuela "Presidente Sarmiento", al formular votos por la ventura personal de V. E. agradecen al señor presidente en ejercicio del gobierno provisional de la República, sus amables saludos y augurios de éxito, deseando significarle además su sincero reconocimiento por haber llevado a nuestra despedida el adiós oficial y afectivo registrado en la primera página del libro de órdenes del buque con la firma de V. E., significativo gesto que a la vez nos obliga y nos alienta".

Por la elocuente sencillez con que ha sido escrito, transcribimos a continuación una impresión de la partida redactada a bordo por uno de los cadetes y publicada en "La Prensa". Hela aquí:

"El corazón late apresuradamente; un nudo hace presa de mi garganta.
Siento dos brazos paternales que aprisionan todo mi ser, al mismo tiempo que unas lágrimas, rodando por las mejillas de mi padre, vienen a caer en mi chaquetilla.
Se largan las amarras. Ya están a bordo. Una pitada ronca, llena de amargura, es el mejor testimonio de una despedida vehemente.  El buque se aleja lentamente; se oyen voces desde tierra: adiós, adiós, buen viaje.
Pañuelos, brazos, se mueven continuamente en el muelle. Es una muchedumbre tan compacta que forma un solo bloque que se desvive por agitar pañuelos y desear buena suerte.
A bordo toda la tripulación formada, sigue con la vista el movimiento de la gente en tierra. Se ve reflejada en cada marinero la emoción de la despedida.
Enfrente, en los muelles, sus caros familiares, ven partir con orgullo al hombre suyo que atravesará los océanos y navegará bajo el firmamento azul, viendo como el pabellón argentino se despliega con el viento por todos los mares, llevando en la pureza de sus colores el mejor símbolo de lo sublime del alma argentina.
Rompe la banda el silencio que invade a todos los tripulantes y la rigidez emotiva de hace unos momentos; la mirada sigue fija en el muelle, en donde manos blancas, manos de madre, manos de hermana, manos de novia, se mueven incesantemente saludando.
Espectáculo excelso, espectáculo conmovedor, que hace que las lágrimas humedezcan los párpados y se agite el corazón.
Las olas van lamiendo el casco, y al entrechocarse producen un ruido especial, que se confunde con el oco que todavía llega de tierra: feliz viaje, suerte a los navegantes.
Va con la despedida la gran honra que le cabe a nuestra marina de guerra, de poder representar a nuestro país en el extranjero, con una legión de gente joven, sana, culta, de cerebros fuertes, de corazones Henos de nobleza y abnegación, de brazos modelados en el trabajo y de rostros curtidos por el sol que alborea en nuestros mares del sur y en nuestras pampas fecundas

La vieja fragata se aleja cada vez más del puerto. Comienza la larga travesía para sus tripulantes. Pictóricos de emoción y llenos de ilusiones, dejan con sentimiento la patria que tanto aman, para recorrer las 19.000 millas que comprenderá su 319 viaje de instrucción.
El sol se va poniendo. Dos aviones "Corsarios" de Punta Indio, nos traen el saludo de los compañeros de la aviación naval, y el amor que le tienen al viejo bajel, donde se han templado tantos corazones de marinos, donde han puesto a prueba su pericia los comandantes, y donde ellos también navegaron como cadetes.

La mujer argentina también se ha asociado al homenaje acompañándonos varios kilómetros en yates, que navegando a la par nuestra, siguen nuestras aguas, augurándonos buena ventura.
El disco del sol se ha sumergido en las olas. El pabellón se recoge en las manos de un marinero. I.a campana pica la hora. Cae la noche y en el horizonte se ven brillar ya las luces de la gran capital del Sur".

EN MAR DEL PLATA
La "Sarmiento" llegó a Mar del Plata el 2 5 de febrero, siendo objeto los jefes, oficiales y cadetes de muchos agasajos por las familias que realizaban allí su temporada balnearia. Con gran lucimiento se realizó a la noche del mismo día la fiesta organizada pollas autoridades del Club Mar del Plata en honor de los marinos argentinos. La reunión se inició alrededor de las 22.3 0, ofreciendo el gran salón de fiestas, que se hallaba profusamente iluminado y luciendo una artística decoración floral, un suntuoso aspecto. La comida transcurrió en un ambiente muy animado, aprovechando un buen número de parejas el programa de baile que interpretaron una orquesta típica y una "jazz band"

Los guardiamarinas

Amenizó también la reunión una troupe de artistas que realizó un variado programa de canto y danza. La fiesta se prolongó hasta las 3 de la madrugada. Ocupó una de las cabeceras de la mesa de honor la Sra. Carmen Molina de Bustamantc quien tenía a su derecha al Comandante Lajous, y a su izquierda al Embajador del Perú, D. Enrique Barreda y Laos; la otra cabecera la ocupó -el presidente del club, D. Luis Bustamantc, teniendo a su derecha a la esposa del Embajador del Perú, Da Sara V. de Barreda y Laos, y a su izquierda a Da.Marta de Bary de Vudoya.
Ocuparon otros sitios a la derecha de la Señora de Bustamante las siguientes señoras:
Señora de Pini, Alberto del Solar Dorrego, Estanislada Anchorena de Paz, presbítero Guido de Andreis, Emma Galloti de Sajo, capellán de la armada Pedro Munarriz, capitán de fragata Raúl Quiroga, María Teresa Quintana de Pcarson, Carlos M. de la Serna y teniente A. Acevedo, y a su izquierda la esposa del consejero de la embajada de los Estados Unidos, señora Elizabeth Moffat de White, capitán de fragata Julio Castañeda, Elvira Bonorino Udaondo de Sojo, señora de Braña, capitán de fragata Jacinto Jafoen, Carmen Bustamante Molina de de la Serna, Federico Santa Coloma y Emilia Belin Sarmiento de Gómez.
En los demái sitios a la derecha del señor Bustamante, estaban las siguientes personas:
José María Paz Anchorena, Miaría Elena Grecn de Del Solar Dorrego, capitán de fragata Carlos Braña, María Luisa Lavié de Rocha, -Mario Gómez, señora de Quiroga, Juan B. Patrone y Carmen Micheo, y a la izquierda José Tomás Sojo, Magdalena Bustamantc de Paz Anchorena, capitán de fragata Sabás Sueyro, Esla Achával de Patrón Costas, Carlos Rocha, señora de Sueyro y Sara Carros de Gallegos Echague.
En otra gran mesa de sesenta cubiertos, tomaron asiento los cadetes navales, cada uno de los cuales era acompañado por una señorita.

El 26 fué servido un almuerzo en el Yacht Club Argentino, en el local que dicha institución posee en Playa Grande. En una mesa adornada con centros de dalias tomaron asiento sesenta personas, entre las que figuraban las autoridades locales, presidentes de diversas instituciones, miembros del cuerpo diplomático y un núcleo de invitados especiales. Contestando al brindis con que ofreció el almuerzo el presidente del club, Dr. Ricardo Herrera, el capitán Lajous, pronunció las siguientes palabras:
"El Yacht Club Argentino, vinculado a nuestra marina por amistad y por similitud de orientaciones, de lo cual es testimonio su merecido privilegio de izar el pabellón de guerra de la República, ha tenido la deferencia de honrarnos hoy con esta simpática fiesta ante el cuadro habitual, donde se desarrollan nuestras actividades, grata emoción del presente e inolvidable recuerdo del mañana. Yo deseo concretarlo en nombre de la plana mayor y cadetes del buque escuela con sinceridad, que es mi única elocuencia, invitando a los presentes a brindar por la ventura personal de los miembros de la comisión directiva y señores socios del Yacht Club Argentino, de Mar del Plata".
A la tarde se realizó a bordo una recepción a la que concurrieron muchas de las principales familias veraneantes. Fueron también obsequiados con un almuerzo criollo en el Parque Carnet y al día siguiente se realizó un gran banquete en el Club Pucyrredón, seguido de un baile de gala, del que participaron las familias más distinguidas que estaban en el balneario. A bordo fué ofrecido por el Comandante un almuerzo de despedida y de retribución de las numerosas atenciones recibidas durante la estada en Mar del Plata.

El 28 la fragata soltó amarras de ese puerto dirigiéndose a Miramar. Tres aviones de la Armada dieron la despedida al buque evolucionando en el momento de la partida. Al aproximarse a Miramar un pequeño bote se acercó al buque y los tripulantes solicitaron al Comandante que, "como el pueblo ha  esperado ansioso y con vivo interés la llegada de la fragata, vaya una representación de marinos a tierra para que pueda ser agasajada en Miramar". Soplaba un poco de viento y había una gran rompiente en la playa. La única forma de acceder al pedido era enviar una delegación en traje de baño hasta la costa, llevando los uniformes para cambiarse en tierra. Así se hizo, formándose una comisión de cuatro oficiales y cuatro cadetes que fueron recibidos con grandes aplausos por un enorme gentío reunido en la costa. Los marinos fueron invitados a un baile en un hotel del balneario y regresaron a bordo al anochecer.

Tenientes Walter A. von RenUell. Fidel A. de Gaudenzi y José Arce, ingeniero electricista Meir, y cadetes Rial, Sanguinetti, Celery y Núnez Monasterio, disponiéndose a retribuir el saludo de la población de Miramar

Con mar de leva y viento zarpó la "Sarmiento" al día siguiente para el sur. En navegación los oficiales, cadetes y tripulantes se distraen con las "mascotas" que llevan a bordo: un chivo de Angora, bastante huraño, regalado por el Director del Jardín Zoológico de Buenos Aires y un pequeño perrito, tan pequeño que cabe en la cartera de una señora. Este último es el regalón de todos, corre y juega sobre cubierta como un chico travieso. Los golpes de mar ponen a prueba al barco, que se balancea continuamente; las olas pasan por encima de la borda y caen en cubierta. El 7 de marzo amaina el temporal y el aspecto de la gente de a bordo es otro. Ha pasado la maila racha. Un programa variado de música criolla entretiene a la tripulación. La "Sarmiento" hizo escala después en los puertos de San Sebastián, Año Nuevo, Bahía Aguirre y Ushuaia. En este puerto la fragata demoró más del tiempo marcado en el itinerario a fin de que los cadetes pudieran realizar un trabajo de relevamisnto hidrográfico en la región. En Santa Cruz los marinos de la fragata permanecieron cuatro días siendo invitados a un baile en el Club Social. La Sociedad de Fomento ofreció un almuerzo campestre a la marinería. Se realizaron otros agasajos que resultaron muy animados. El 21 de abril la "Sarmiento" zarpó para Oso Marino. Al salir para Comodoro Rivadavia el buque tuvo que capear un fuerte temporal, llegando a ese puerto el 23, para permanecer dos días, durante los cuales los cadetes visitaron los Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Hizo después escalas en Bahía Bustamante y Camarones y llegó el 28 a Puerto Madryn. La estada en este puerto duró quince días, habiéndose organizado diversos festejos en honor de la plana mayor, cadetes y tripulación. Se realizaron reuniones sociales, visitas de escolares a la nave, partidos de foot-ball y otros actos. El 3 de mayo los marinos fueron recibidos con gran entusiasmo en Trelew. Visitaron el Colegio Nacional, la Municipalidad y otras dependencias públicas. A mediodía fueron obsequiados con un almuerzo criollo en una chacra del valle. A la noche se realizó un baile de gala en el teatro Verdi. El 16 de mayo la "Sarmiento" recaló en el Golfo de San José, saliendo de ese puerto el 19 con destino a San Antonio, de donde se dirigió a Puerto Belgrano. En Puerto Militar la fragata permaneció veinte días y al zarpar se incorporaron los cadetes del cuerpo de ingenieros maquinistas. El 9 de junio el ministro de Marina, vicealmirante D. Carlos G. Daireaux, se trasladó a Bahía Blanca a fin de despedir al buque, acompañado del Director de Material, capitán do navio Francisco Arnaut, y de su ayudante secretario, teniente de navio Francisco Rano. En Puerto Belgrano se efectuó un desfile del que participaron los cadetes de desembarco de la "Sarmiento" y marinería de los acorazados "Rivadavia" y "Moreno" y de polvorines, formando una columna de mil hombres. El 11 de junio se sirvió un almuerzo a bordo al que concurrieron el ministro de Marina, el jefe de la primera región naval, contraalmirante Enrique G. Fliess, el capitán de navio Arnaut y jefes de las diversas dependencias y buques surtos en el puerto. A las 14 soltó amarras con rumbo a Pernambuco. El 13 el buque se vio obligado a regresar a Puerto Belgrano a consecuencia de haber sufrido un ataque de apendicitis el cirujano de a bordo, Dr. David Helman, que fué reemplazado por el Dr. Elier Gómez Llueca. Efectuado el desembarco la nave emprendió nuevamente viaje para Per-nambuco a donde llegó sin novedad en la navegación el 2 de julio. El 11 de julio se recibió en el ministerio de Marina una comunicación radiotelegráfica del comandante Lajous, informando que por la mañana del día anterior se encontraba navegando cerca de la costa de Cayena, al norte de la América del Sur, a unas 400 millas de Barbados, a cuyas islas se dirigía y a las que llegó el 13. Al mismo tiempo informaba que el aniversario patrio había sido celebrado a bordo con el mayor entusiasmo, finalizando su despacho con un saludo a las autoridades navales con ese motivo. En contestación el ministro de Marina, vicealmirante Daireaux, dirigió al Comandante el siguiente cablegrama: "Agradezco los saludos formulados por el Comandante, plana mayor, cadetes y la tripulación de la fragata-escuela, confiando en que el feliz aprovechamiento del viaje de instruccion que realizan contribuya a la felicidad de la patria que todos anhelamos"

 

Almuerzo campestre en Puerto Belgrano

 

Cabecera de la mesa del almuerzo campestre en Rawson

 

El comandante y cadetes con un grupo de señoritas de Rawson

EN ESTADOS UNIDOS
La fragata continuó su viaje para Nueva York, a donde llegó el 29 de julio, atracando a las 11.30 en los muelles del Río Hudson .La "Sarmiento" llegó en realidad a Nueva York a la medianoche, pero se detuvo frente al puerto hasta la mañana. Navegando despacio, a causa de la niebla, llegó a la estación de cuarentena a las 9.30, donde subieron a bordo los representantes de la marina y del ejército de la Unión, teniente de navio Hampton Ericsson y teniente de caballería Robert Eichelsdoerfer, quienes saludaron, en nombre de sus jefes respectivos, al capitán Lajous. Después de una rápida inspección por parte de los funcionarios de la Sanidad, llegó el remolcador Macón con los funcionarios de la ciudad de Nueva York encargados de dar la bienvenida a los jefes y oficiales de la fragata. En nombre del alcalde Walker, Mr. George Mand dio la bienvenida a los marinos argentinos. También llegaron dos miembros de la Comisión naval argentina en el Macón.

La fragata "Presidente Sarmiento" continuó luego navegando por las aguas de la bahía, y a eso de las 11, al pasar frente al fuerte Jay, en la Isla del Gobernador, disparó el saludo de 21 cañonazos, mientras la banda de a bordo tocaba el "Hiimno de las fajas y de las estrellas" y la tripulación permanecía formada en cubierta. El saludo del barco argentino fué prontamente contestado desde el fuerte Jay, con una ceremonia similar de cortesía internacional. Luego la "Sarmiento" remontó el río Hudson, para atracar finalmente a las 11.30 en el muelle frente a la calle 135. donde se babía reunido una gran multitud de periodistas y de amigos para recibir a los marinos argentinos. Durante una hora el capitán Lajous, su ayudante, el teniente José Dellepiane, y otros oficiales conversaron con los periodistas, y los oficiales y cadetes posaron para los fotógrafos y ante las cámaras cinematográficas.

Después del almuerzo llegó un capitán de la marina de la Unión para conducir a 19 cadetes y seis oficiales, encabezados por el capitán Lajous, a la Municipalidad, donde el alcalde, Mr. James Walker, los hizo objeto de una recepción oficial a las 15.30. En las horas de la tarde y de la noche los oficiales cadetes y marineros de la "Sarmiento" fueron invitados a concurrir a una función de gala en el teatro Paramount, dedicada a ellos por el representante de "La Nación" y por la Paramount Pictures Corporation.

El capitán, acompañado por su ayudante, el teniente Dellepiane, hizo el 31 por la mañana viskas de cortesía al comandante del tercer distrito naval de los Estados Unidos y al Comandante en Jefe del ejército, que tiene establecido su cuartel general en la Isla del Gobernador. Las dos visitas fueron retribuidas inmediatamente. Los oficiales, cadetes y marineros argentinos pasaron la mayor parte del día estudiando la industria cinematográfica local. Por la mañana, las compañías cinematográficas enviaron sus operadores a bordo de la "Sarmiento" para sacar películas y fotografías de los tripulantes mientras hacían maniobras. Por la tarde, de acuerdo con un arreglo hecho por el representante de "La Nación", el capitán Lajous visitó los estudios cinematográficos de la empresa Paramount, en el edificio Astoria, presenciando la impresión de algunas escenas habladas. Lo acompañaron los oficiales Daniel García, Ernesto Boggiano, Carlos Salas, José Dellepiane, César Lera, Fidel Degauden/.i, Jorge Rcsio, Benjamín Cosentino, Miguel Coscnza, Juan Meier, Enrique Kofman, Emilio Rodríguez y cuarenta cadetes. Inspeccionaron todas las dependencias del estudio, y se pasó ante ellos una nueva película hablada en castellano. El comandante de la "Sarmiento" expresó a los funcionarios de la empresa su aprecio por la oportunidad que se brindaba a el y a sus acompañantes de ver una excelente película inmediatamente después de haber sido tomada.

Mientras tanto, 180 marineros y suboficiales de la fragata asistieron por la tarde a una función en el teatro Cosmopolitan, especialmente invitados por la Compañía U.F.A., gracias a un pedido hecho en este sentido por el representante de "La Nación". Después se les sirvió un "lunch" en el sótano del Ratskeller.

A la noche un grupo de suboficiales de la "Sarmiento" asistió a una función en el Teatro Capítol, invitado por la empresa Metro Goldwyn Mayer. Se realizó después una importante reunión social. El capitán Lajous y nueve oficiales de la "Sarmiento" asistieron a una comida ofrecida en su honor por el capitán W. R. Sayles, jefe del tercer distrito naval, en el American Yatch Club. El capitán Sayles expresó el placer que sentía al tener como invitados a los marinos argentinos y brindó por la marina de la República Argentina. Por su parte, el comandante del buque expresó su aprecio por la recepción cordial de que habían sido objeto sus compañeros y él pollos miembros de la marina y del ejército de la Unión y terminó su breve discurso diciendo:

—Mi brindis se concreta a una sola palabra: "Amistad", y lo que deseo es la felicidad personal de usted, capitán Sayles, y de ustedes, señores oficiales. Brindo a la salud del ejército y de la marina de los Estados Unidos.

Después de la comida el capitán Sayles y sus invitados se dirigieron a los estudios de la Broadcasting Nacional, donde se habían reunido previamente los cadetes de la "Sarmiento", para escuchar la transmisión de un programa argentino que empero a las 10.30 y duró media hora. El capitán Sayles pronunció un breve discurso, y el capitán Lajous, que fue presentado por el cónsul general, Sr. Bollini, habló primeramente en idioma ingles, agradeciendo al público norteamericano la calurosa acogida que el pueblo de Nueva York dispensaba a los marinos argentinos, y luego continuó su discurso en castellano, dirigiendo la palabra al público de la República Argentina. Dijo, entre otras cosas, lo siguiente:

"Desde esta magnífica ciudad, que nos ha recibido con un afecto y una gentileza que atestiguan su simpatía por la República Argentina, envío a nuestro gobierno, a las autoridades navales y a nuestros compatriotas el saludo del comando, de la plana mayor, de los cadetes y de la tripulación del buque escuela, y transmito a las familias y a los amigos de los que tripulan la "Sarmiento" mis afectuosos saludos, asegurándoles que el viaje continúa con la mayor felicidad, siendo inmejorables la salud y el espíritu de trabajo y de disciplina de todos los de a bordo. En nombre de los que han podido oírme, y en el nuestro, agradezco a la National Broadcasting Company y al Sr. Max Glüksmann, representante de la R. K. O., su delicada atención al facilitarnos su micrófono para hacer esta transmisión. Buenas noches".

Cuarenta y seis cadetes y dos oficiales de la fragata llegaron el 3 de agosto a la Academia Naval de Annápolis. Partieron de Nueva York ipor la mañana temprano, acompañados por el teniente de navio García y el teniente de fragata von Rentzcl, realizando el viaje en dos coches privados, que puso a su disposición la marina de los Estados Unidos. Los subcomandantes Adler y Taylor, de la armada nacional, acompañaron a los marinos argentinos en el tren, señalándoles todos los puntos de interés durante el recorrido de 320 kilómetros. Al llegar a Annápolis, los jóvenes argentinos fueron conducidos por cadetes norteamericanos hasta la Rotonda, donde les ofreció la ¡bienvenida el contraalmirante F. C. Hart, superintendente de la Academia Naval. Después de visitar los cuartos donde pasaron la noche, en el Bancroft Hall, los cadetes argentinos fueron guiados, en una jira de inspección por todas las dependencias de la Academia Naval, por quince estudiantes que saben hablar en castellano y que les sirvieron de intérpretes durante su permanencia en Annápolis. Los estudiantes se encontraban en las aulas mientras los cadetes argentinos realizaban su inspección, y se les ofreció así una espléndida oportunidad de comparar los métodos de enseñanza que se siguen allí con los de su país. Los visitantes vieron en todos sus detalles la vida que se lleva en la Academia Naval. Visitaron el enorme gimnasio, donde cuatrocientos futuros oficiales realizaban toda clase de ejercicios, desde el boxeo hasta el tiro al blanco, y luego vieron a un grupo de cadetes norte-
americanos que realizaban ejercicios de natación en una gran pileta. Más tarde examinaron el salón de recepciones y los talleres de carpintería, de máquinas y de herrería, donde los cadetes aprenden en todos sus detalles el arte de la construcción de barcos modernos. Al cabo de tres horas de paseos por todas las dependencias de la Academia, los cadetes argentinos fueron conducidos a los salones de recreo, donde se les invitó a divertirse en la forma que cada cual prefería. Algunos se fueron a nadar; otros pasearon en botes y otros más prefirieron al "tennis" y al billar. A la noche se dio un banquete en honor de los cadetes argentinos, y luego los estudiantes norteamericanos cantaron canciones populares, siguiendo así la tradición de la Academia Naval, en la que todas las noches los oficiales y los alumnos se reúnen para cantar.

Al día siguiente los cadetes partieron en tren para Washington, donde fueron huéspedes por un día de la marina de la Unión y visitaron todos 'os puntos de interés de la capital norteamericana.

Los oficiales y los cadetes partieron a la noche para New York, después de ser objeto de una serie de agasajos en Washington durante todo el día y de ser recibidos por el presidente Hoover en la Casa Blanca. A las 12.30 los marinos argentinos visitaron la Casa Blanca, donde el capitán de fragata Lajous fué presentado al Presidente Hoover por el ayudante naval del presidente. Los demás marinos argentinos fueron después conducidos al despacho del primer magistrado y presentados uno por uno al presidente por el comandante de la "Sarmiento". Más tarde se tomó una fotografía de los marinos en compañía de Hoover, en los jardines de la Casa Blanca.

Después de la visita al presidente, los cadetes fueron llevados al Garitón Hotel, donde se sirvió un almuerzo, y mientras tanto, ofreció un banquete a los oficiales en el hotel Mayflower, el secretario interino de Marina, Mr. Ernest Lee Jalhncke. Entre los oficiales presentes figuraron el capitán Lajous, el teniente de navio Daniel García, los tenientes de fragata Waltcr von Rentzell, Fidel Degaudenzi, José Arce y Emilio Rodríguez . Por la tarde los marinos argentinos continuaron sus paseos por la capital y en lugar de cumplir el programa que se habían trazado previamente, de partir de Washington a las 16, se dirigieron a la embajada argentina, donde se les ofreció una recepción a la que asistieron los miembros del cuerpo diplomático y varios personajes de los círculos oficiales, que conocieron al comandante Lajous cuando desempeñaba el cargo de agregado naval en la embajada argentina. Después de la recepción, los visitantes tomaron el tren para Nueva York.

En Nueva York se realizó desde la cubierta de la "Sarmiento" una transmisión radiotelefónica por intermedio de la National Broadcasting Company de los Estados Unidos. Hablaron el 2" comandante, oficiales y cadetes.

A las 23 (hora argentina) exactamente, comenzó la transmisión con una breve introducción a cargo del "speaker" de la National Broadcasting Company, y poco después hablaron el segundo comandante, el capellán y algunos oficiales de la nave, para agradecer la atención y oportunidad que se les brindaba y, especialmente, para dirigir un saludo a las autoridades de su país y también a sus respectivos familiares. La orquesta de la "Sarmiento" hizo escuchar en seguida el conocido tango "La Cumparsita" y terminado esto, cada uno de los cadetes desfiló ante el micrófono para hacer llegar hasta sus padres, hermanos y novias en la patria lejana, a más de 8.000 kilómetros, pero como presentes sin duda breve y cariñoso saludo pronunciado con la emoción que es fácil imaginar.

Hablaron además el boxeador argentino Campólo y el promotor Lectoure. El cantor Spaventa hizo escuchar una de nuestras canciones favoritas. Volvió a halblar el segundo comandante, pero en nombre del primer comandante, cuya ausencia disculpó, pues se hallaba en esos momentos en un banquete oficial, y a continuación la orquesta del 'buque interpretó nuestra marcha "A la bandera", que fué coreada por todos los cadetes. El cónsul general, Señor Bollini, previa una alocución de! "speaker" ingles, hizo notar que estaba trasmitiendo desde la fragata misma, en aguas del Hudson, pasada ya — según hizo notar — la tormenta que amenazaba malograr la realización de esta transmisión, debida a la gentileza de la National Broadcasting Company, y disculpó a algunos cadetes que no pudieron hablar vencidos por la emoción.
El himno norteamericano y el argentino, este último coreado por los cadetes, pudieron escucharse seguidamente a través de la interpretación de la orquesta del buque, y después de ejecutar ésta el tango "Chiqué", volvió a cantar Spaventa, se oyeron algunas otras piezas de nuestro repertorio popular, el segundo comandante de la "Sarmiento" agradeció en nombre de la oficialidad y cadetes la atención de la National Broadcasting, y con la marcha de San Lorenzo se dio por terminada esta audición interesante, que pudo escucharse con bastante claridad. El 5 los cadetes acompañados de los oficiales von Retzel, Grimoldi, Recio y el jefe de estudios teniente García, visitaron la Academia Militar de West Point, siendo muy agasajados durante su visita.

EN BOULOGNE SUR MER
El 7 de agosto la fragata partió para Boulognc sur Mer, llegando el 27 del mismo mes. Con motivo de la llegada de la "Sarmiento" el Embajador Argentino, Dr. Tomás A. Le Bretón, ofreció el 30 de agosto en su propiedad de Arpajon una gran recepción en honor de los marinos.

Concursa de bellezas. El aprendiz Luit Garzón rodeado de cadetes

Bajo la presidencia del almirante Lacaze, el Cercle Unión Interallie les ofreció el 31 otra recepción. El mariscal Lyautey les preparó una fiesta en la Exposición Colonial de Vincennes. El Dr. Le Bretón, acompañado por el agregado militar, coronel Valotta, esperó el 27 en Boulogn: Sur Mer el arribo de la "Sarmiento" y tomó parte en los festejos en honor del inventor francés Frede-ric Sauvage, que se realizaron en dicha ciudad.
La fragata siguió después su viaje de instrucción.

 

 

29° viaje. 1931. Promoción 57? del Cuerpo General y 18? del de Ingenieros (maquinistas)

Para el comando de la fragata fue designado el Capitán de Fragata Francisco Lajous, por Resolución Ministerial de 19 de diciembre de 1930; segundo comandante el Teniente de Navio Juan Asconapé y jefe de Estudios el de igual grado Daniel García.

Los cadetes del Cuerpo General embarcados fueron 36 (promoción 57^), incluido el becado paraguayo Néstor P. Rodríguez, que había completado su curso en la Escuela Naval Militar, iniciado en marzo de 1925; del Cuerpo de Ingenieros realizaron el viaje 10 cadetes de la orientación Máquinas (promoción 18^); dicho número comprendía al becado, también paraguayo, Amadeo D. Candía, que como el anterior, había terminado su curso en la Escuela, a la que había ingresado en marzo de 1926.

No realizaron este viaje cuatro cadetes ingenieros electricistas de la referida promoción, que en su reemplazo hicieron un viaje de instrucción a Europa en el transporte Bahía Blanca, para embarcarse luego en Italia a los cruceros que se encontraban en construcción Almirante Brown y 25 de Mayo y regresar con ellos al país.

En ausencia del Presidente Provisional de la Nación Teniente General José F. Uriburu, despidió a la fragata escuela el ministro del Interior Dr. Matías G. Sánchez Sorondo con una breve alocución, encontrándose también presentes en el acto, los ministros de Marina, Guerra, Relaciones Exteriores, ministro Plenipotenciario del Paraguay Dr. Vicente Rivarola, el Intendente Municipal de Buenos Aires y altos jefes de la Armada y del Ejército.

En este viaje, a pedido del gobierno de Francia, se modificó el itinerario a fin de poder recalar en el puerto de Boulogne sur Mer, para estar presente en las ceremonias que se realizarían en homenaje a Federico Sauvage (1786-1857), que fue el primero en aplicar el principio de la propulsión con hélice en la navegación a vapor, cuyo centenario se cumplía en 1931.

La fragata zarpó del puerto de Buenos Aires el 21 de febrero de 1931 para cumplir la primera etapa en puertos del sur, que comprendió escalas en
los de Mar del Plata, Miramar, bahía San Sebastián, isla Año Nuevo, bahías Crossley y Buen Suceso y XJshuaia, en el itinerario de ida; en el de vuelta, Punta Loyola, Santa Cruz, Oso Marino, Comodoro Rivadavia, bahía Bus-tamante, Camarones, Madryn y San José, para arribar finalmente a Puerto Belgrano el 24 de mayo, luego de más de tres meses de ausencia, aprovechados para la ejercitación práctica del personal de la fragata y de los cadetes embarcados y también, para vincular espiritualmente al país a esas alejadas poblaciones sureñas.

El día 11 de junio largaba amarras de Puerto Belgrano, con la presencia del ministro de Marina, Vicealmirante Carlos G. Daireaux, despidiéndola con una orden a la tripulación y pronunciando una alocución.

Desde la salida navegó con viento tormentoso del S.O. 1/4 S.O., que llegó a alcanzar la velocidad de 22 metros por segundo; la noche de la salida se pasó a la capa a palo seco y máquina a 5 millas, con proa a 170°, pero sin embarcar agua. Al día siguiente el viento giró al S.S.E., disminuyendo en intensidad, quedando el mar muy arbolado. El temporal produjo varias averías como la rotura de la lumbrera de proa y dos escalas de la toldilla, a la lancha a motor N? 2, al bao que le servía de calzo y a la lancha salvavidas del mismo número. El agua entrando en el sollado N? 3, inundó la camareta de cadetes y el cuadrado de oficiales.

El Cirujano de 1® de la fragata Dr. Hugo D. ííelman sufrió un ataque de apendicitis, obligando a la fragata a retornar a Puerto Belgrano, para su internación en el Hospital Naval, siendo reemplazado por el de igual clase Dr. Elier Gómez Llueca.

El temporal había amainado y la operación de cambio del cirujano se realizó en la misma rada, zarpándose al atardecer del día 13 de junio, rumbo a Pernambuco, esta vez con buen tiempo, arribando a ese destino el 27, luego de cumplir una travesía de 2.450 millas en 16 días.

En este puerto de escala permaneció la fragata cuatro días, saliendo el 1° de julio con destino a la isla Barbados, donde fondeó el 13. Durante la navegación, en el cruce de la línea ecuatorial, se realizó el festejo habitual con el bautizo de los neófitos, concurso de disfraces con premios y función teatral por la compañía de a bordo, con gran espíritu y alegría general.

Luego de las visitas y agasajos recíprocos, partió de Barbados el 18 de julio proa a Nueva York, con viento favorable y persistente, que permitió largar paño durante varios días, arribando a destino el día 30 y amarrar en el muelle 135th., de Riverside, luego de las salvas de entrada frente a la isla Gobernador, tocando la banda el himno nacional de los Estados Unidos.

Se intercambiaron las visitas protocolares y los cadetes tuvieron oportunidad de concurrir a la Academia Naval de Annápolis, donde permanecieron alojados un día para convivir con sus camaradas del Norte y conocer su régimen de funcionamiento. El 3 de agosto una comisión de jefes, oficiales y cadetes presidida por el comandante Lajous se trasladó a Washington, siendo recibidos por el presidente de la República Herbert Hoover en la Casa Blanca, concurriendo posteriormente a la recepción oficial en la embajada argentina.
Durante la estadía, los cadetes visitaron el Colegio Militar de West Point y la tripulación tuvo acceso gratuito en las principales salas teatrales, cinematográficas y lugares de diversión.

El 7 de agosto la National Broadcasting Co., organizó desde a bordo una transmisión radiotelegráfica entre miembros de la dotación de la fragata y sus familiares residentes en la Argentina. Las estadías en Nueva York y en Washington fueron excepcionales por las atenciones recibidas tanto oficiales como privadas, especialmente de las empresas cinematográficas Para-mount Pictures y Metro Goldwin Mayer y la transmisión desde cubierta de la fragata en la noche del día 7, que la presencia de argentinos permitió realizar una de carácter popular, en la que el cantor Spaventa contribuyó con sus canciones, hablando el boxeador Campolo, mientras la orquesta del buque escuela hacía oír los acordes de tangos tan populares como la “Cumparsita” y “Chiqué”.

El 7 de agosto zarpó rumbo a Boulogne sur Mer, navegando a vela y a máquina sin novedad, para amarrar el día 2 7 al muelle de ese puerto.

A la tarde del día de la llegada desembarcó la compañía de la fragata escuela al mando del Teniente de Fragata Fidel Degaudenzi, rindiendo honores ante el monumento ecuestre del General San Martín y depositándose una ofrenda floral.

La llegada a este puerto, tan visitado en los viajes de aplicación, tenía por objeto asociarse a los festejos del centenario de la invención de la hélice aplicada a la navegación a vapor del célebre mecánico Federico Sauvage, que tuvieron gran repercusión internacional.

El embajador argentino ante el gobierno de Francia Dr. Tomás A. Le Bretón, el Cónsul General Sr. Fitz Simón, el secretario del Comité San Martín Dr. Machain y el agregado militar Coronel Valotta, habían concurrido a Boulogne sur Mer a recibir a la fragata y participaron en todos los actos de homenaje.

El comandante Lajous se trasladó a París a retribuir la visita del embajador, rindiendo honores ante la tumba del Soldado Desconocido en el Arco de Triunfo y visitando la exposición colonial francesa, donde fueron recibidos por el Mariscal Lyautey.

De regreso de París, el 4 de septiembre se retribuyeron las atenciones recibidas, engalanando la fragata y ofreciendo un té danzante que estuvo muy concurrido por las autoridades y familias e invitados especiales, completado al día siguiente con un almuerzo.

El día 5 partió para Southampton, siendo despedida por un público muy compacto, con grandes demostraciones de simpatía y hurras.

A la entrada a ese puerto de destino se hicieron las salvas reglamentarias, largando ancla en el fondeadero, frente a la isla Cowes, recibiéndose a la tarde la visita del embajador en Londres Dr. Malbrán.

El Almirantazgo británico cursó una invitación para que el buque se trasladase a Portsmouth, que fue aceptada, amarrándose al muelle del arsenal de ese apostadero naval, recibiéndose la visita del jefe almirante. Se visitaron du-
rante esa breve estadía el acorazado Nelson, el portaaviones Courageus, la escuela de artillería en el Excellent y la de torpedos en el Vernon, un submarino y el histórico navio del Almirante Horacio Nelson, el Victory, convertido en museo.

Zarpó rumbo a Bremen el día 15 de septiembre, arribándose el 18, demorada la entrada a causa de la niebla. Retribuidos los saludos y visitas recibidas, durante la permanencia 19 oficiales y cadetes y casi cien hombres de la dotación fueron recibidos en la sala de honor del Senado de Bremen, sirviéndose un banquete. Visitaron la fragata el Príncipe Jorge de Baviera y otras personas y aprovechando esta estadía, delegaciones de oficiales y cadetes visitaron Berlín.

El 27 de septiembre abandonó el puerto de Bremen con destino al de Brest, donde amarró el 2 de octubre. En esta base naval francesa se tuvo oportunidad de visitar al gran acorazado Provence y al buque escuela Jeanne d’Are.

El día 6 largó amarras rumbo al puerto de Casablanca, donde llegó el 12. Se intercambiaron saludos y en los dos días siguientes se visitó la antigua y típica ciudad de Marrakech; en esta oportunidad el Alto Residente General francés, otorgó la condecoración de la Orden de S. M. Cherifien al comandante, a su segundo y al ayudante Teniente de Fragata José A. De-llepiane.

Las atenciones recibidas fueron retribuidas a bordo y al Cónsul argentino en Rabat Sr. Cabrera, se le obsequió una medalla de oro por las atenciones prestadas.

El 17 de octubre abandonó el puerto de Casablanca con destino a San Vicente de Cabo Verde, realizando la travesía a máquina y vela; llegada el día 26 completó carboneras y tanques de agua, proveyéndose de víveres frescos y carne congelada, zarpándose el 29. Las calmas ecuatoriales no hicieron honor a su nombre en esta travesía, pues se navegó con chubascos y vientos que obligaron a cargar velas en varias ocasiones.

El 14 de noviembre fondeó y amarró en Río de Janeiro, donde cumplidas las formalidades y deberes de estilo, volvió a zarpar el día 18 para fondear en Río Santiago cinco días después, rindiendo los cadetes las pruebas de suficiencia del curso ante una comisión presidida por el director de la Escuela Capitán de Navio Pedro S. Casal. El 26 de noviembre terminaba el viaje en el Puerto Nuevo de la Capital, luego de un recorrido de 20.576 millas, de las cuales, 17.035 en aguas extranjeras.

La fragata escuela no permaneció inactiva después de dar término a este último viaje de aplicación; a fines de diciembre zarpó de La Plata con 157 cadetes de la Escuela Naval Militar, en un corto viaje de entrenamiento por el Río de la Plata y el 2 de enero volvía a salir con el minador M-3, que llevaba 48 cadetes, tocando los puertos de Rosario y Santa Fe, punto este último donde arribó el día 8; la llegada de los buques en práctica de instrucción, agolpó una inmensa multitud en el segundo puerto mencionado, calculada en 40.000 personas, asociándose los buques surtos con pitos y sirenas. Se re-caló asimismo, en Bajada Grande y Paraná, rindiendo homenaje al General Urquiza con un desfile de los cadetes.

El 14 de enero fondearon en la rada de Buenos Aires y el M-3 y el remolcador R-9, trasbordaron a los cadetes y equipajes para llevarlos a Río Santiago, mientras la fragata entraba a dársena norte.

El 25 de febrero de 1932 el comandante Francisco Lajous entregó el comando al Teniente de Navio Mario Casari y éste a su vez el día 29, al nuevo comandante Capitán de Fragata Benito S. Sueyro, que debía realizar el viaje 30?.
 

 

 

 

Para comandar la fragata durante este viaje, por resolución ministerial de fecha 19 de diciembre de 1930, se designó al capitán de fragata Francisco La-jous. Se zarpó de Buenos Aires el 2 1 de febrero de 1931 y por ausencia del presidente de la Nación, general José Félix Uriburu, despidió a la nave el ministro del Interior, Dr. Matías Q. Sánchez So-rondo.

El gobierno de Francia solicitó que la Sarmiento se encontrase en Boulogne Sur Mer para intervenir en los actos de homenaje a Federico Sauvage, que fue el primero en aplicar el principio de propulsión con hélice en la navegación a vapor, cuyo centenario se cumplía en 1931. La primera etapa, realizando ejer-citación práctica del personal durante un período de tres meses, se efectuó por puertos de la Patagonia y Tierra del Fuego.

Tras haber cumplido las actividades de esa primera etapa, se recaló en Puerto Belgrano y de allí zarparon el 13 de junio proa a Pernambuco.

Bridgetown, las islas Barbados, fue la siguiente escala del viaje y de allí prosiguió la navegación hasta Nueva York, donde una comisión de oficiales y cadetes se trasladó a Washington presidida por el capitán Lajous, que fue recibida por el presidente de EE.UU., Herbert lioover.

El 7 de agosto, la National Broadcas-ting Co. organizó a bordo una transmisión radiotelegráfica entre miembros de
la dotación y sus familiares en la Argentina. Ese mismo día se zarpó rumbo a Boulogne Sur Mer, donde se intervino en los actos de homenaje a Federico Sauvage.

Southampton, Bremen, Brest, Casa-blanca, San Vicente (Cabo Verde) y Río de Janeiro fueron las siguientes escalas del itinerario. El 24 de noviembre de 1931, con el arribo al Puerto de Buenos Aires, finalizaba el viaje.

1931 Situación mundial

• Francia comienza a rearmarse ante el encumbramiento de Hitler en Alemania.

• En unas elecciones municipales llevadas a cabo en España, los candidatos republicanos resultan victoriosos. Este hecho produce la caída de la monarquía y se instaura un régimen republicano. Alfonso XIII abandona España y se dirige a Italia.

• En Londres, con la presencia de Gand-hi, se realiza una conferencia entre británicos e indios para tratar la situación de la India.

• Japón ocupa la Manchuria y sus fuerzas entran en Shanghai.

• El fascismo sigue fortaleciéndose en Italia.

• Fracasa una reunión entre alemanes y austríacos para establecer los límites de las naciones.

 

 
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar