Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

Viaje de Instruccion 13 de 1913   

(Viaje 34 de Instruccion / 13° de la Fragata)

 

Navegando con buques brasileños - Construcción del "Moreno" y "Rivadavia" - La vida a bordo

ITINERARIO: Zarpó el 6 de marzo de 1913 y regresó el lo de noviembre de 1913. Madryn - Comodoro Rivadavia - Cook - Puerto Militar - Santa Elena - Barbados -New York - Boston - Azores - Lisboa - Toulon - Spezia - Trípoli - Gibraltar - San Vicente y La Plata. Navegó 25.000 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES
Comandante: Capitán de Fragata D. Horacio Ballvé; 2." Comandante: Teniente de Navio D. Horacio Esquivel; Tenientes de Fragata: D. Alberto Palisa Mujica, José C. Gregores, Juan C. Mihura, Carlos A. Siegriet, Ezequiel Real de Azua, Víctor Fablet; Alférez, de Navio: D. Osvaldo Repetto; Ingeniero Maquinista de l.\ D. Gualterio Carminatti; Ingeniero Maquinista de 2.a: D. Toribio Romero; Ingeniero Maquinista de 3.a-' D. Edelmiro Bianchi; Cirujano del.": D. Diego Héctor Berri; Contador de 1.a: D. Guillermo O. Zapiola; Capellán: D. José Rebagliatti; Profesor de Inglés: D. Stanley C. Hart; Aspirantes a Guardiamarinas: D. Enrique Arce, Francisco Clarizza, Ernesto Basílico, Raúl Aliaga, Adolfo Pomar, Alfonso Goux, Mario Casari, Atilio Malvagni, Leonardo Mac. Lean, Domingo Asconapé, Horacio Smith, Raúl Bravo, Daniel García, Matías López, Juan Gregores, Ricardo López, Raúl Somerville, Celestino Menéndez, Rafael Braida; Suboficial Timonería de 2.a.- D. José Cervantes García; Contramaestre de 1.a: D. Agustín Defagot; Contramaestre de 2.a: D. Manuel Cornelio, Juan Miró, Federico Prat Argentó; Condestable Instructor de 1.a: D. Ramón E. Vides; Condestable Torpedista de 2.a: D.Justo Cer-vetto; Mecánico Electricista Principal: D. Milos D. Ruzich; Mecánico Electricista de 1.a: D. Juan Loesche Mecánico Electricista de 1.a Radiografista: D. Nicolás E. Gómez; Maestro de Armas de 1.a: D. Luis Julista; Maestro de Armas de 2.a: D. Domingo Rosales; Carpintero de 1.a: D. Luis Cavassa; Maestro de Banda de 1.a: D. Lorenzo Fresia; Maestro de Banda de 2.a: D. Pascual Griego.

LA VIDA A BORDO
EL Capitán de fragata, D. Horacio Ballvé, fué el jefe de la décima tercera excursión de la "Sarmiento". La mayor parte del viaje lo realizó la fragata navegando a la par del acorazado brasileño "Minas Geraes" y del buque-escuela de la misma bandera "Benjamín Constant". Esa circunstancia contribuyó a que los marinos y los alumnos de las dos escuelas celebraran diversos actos de camaradería con la mayor cordialidad.

Antes de llegar a los Estados Unidos la fragata argentina realizó una navegación de dos meses que mantuvo a la tripulación en la ansiedad de llegar a puerto, exteriorizada en la forma que hemos descripto al referirnos a viajes anteriores. El comandante Ballvé, haciéndose cargo, y sintiéndola él mismo, apresuró la marcha y dio así a los tripulantes un buen estímulo para soportar la larga travesía. En estos períodos prolongados de navegación es cuando más se siente la dura fagina de la vida de a bordo.

Quien haya visitado la "Sarmiento" y observado la estrechez de las cámaras del comandante y de los oficiales, los reducidos camarotes de la oficialidad, el dormitorio, comedor y sala de estudios, que utilizan los cadetes en el mismo compartimiento del buque, podrá tener una idea de lo que es la vida a bordo de la fragata. El piano, que continuamente está desafinado, es una de las pocas diversiones que se permiten los oficiales y los guardiamarinas. Alguna vez viaja algún marinero o conscripto que posee ciertas habilidades musicales o vocales, y que es invitado a lucirlas para entretenimiento de la tripulación. Como los repertorios de estos aficionados no son muy variados, muy pronto dura el atractivo que con muy buena voluntad descubren los del barco.

Por lo general, las voces del piano son apagadas por otra música desafinada: la de la vajilla y la de los ventiladores. A ciertas horas el olor a cocina se esparce por todo el buque, y lejos de resultar ese tufillo un aperitivo termina por incomodar a toda la gente de a bordo.

Seis de los 16 camarotes para oficiales están ubicados en la primera cubierta y son ocupados por los de mayor antigüedad. Solamente a ellos les está permitido abrir el "Ojo de Buey" en las noches calurosas a fin de poder recibir el aire refrescante del mar, sin correr peligro de que una ola se introduzca rápidamente en el "dormitorio". No tienen esa misma ventaja los que se alojan en los camarotes de la segunda cubierta, que ha dado en llamarse el Barrio Chino. En estos últimos es donde se perciben mejor los ruidos desagradables; allí realizan algunas tareas de servicio los clases. Se limpian las armas; los hombres de la servidumbre bajan y suben con los elementos necesarios para la comida. Hay constantemente una actividad menuda que perturba las lectura, las meditaciones o los recuerdos.

La cámara de oficiales es el lugar más propicio para realizar reuniones amables, leer libros o revistas, estudiar. Las conversaciones, generalmente, giran acerca de las perspectivas del tiempo y de los puertos próximos a visitar. Cuando llega a la cámara el oficial de derrota, es acosado a preguntas referentes a las distancias navegadas, las que faltan para llegar a la próxima costa, el estado de las corrientes y los vientos. El oficial de maniobra y el de velamen y el jefe de máquinas, también resultan víctimas de esos interminables interrogatorios, que envidiaría por su abundancia y complejidad el abogado que tiene que preparar un pliego de posiciones.

Entretanto en las máquinas y carboneras operan silenciosa y resignadamente los hombres encargados de esas funciones. Permanecen encerrados soportando temperaturas elevadas y casi asfixiados por el polvillo del carbón que se esparce en ese compartimiento del barco. La lubrificación, la limpieza, la observación técnica de esos resortes importantes del buque, requieren noción de la responsabilidad y una firme voluntad para no decaer un solo instante en la atención constante que reclaman. No obstante la resistencia probada de esos héroes ignorados, de cuando en cuando, puede verse en la enfermería a alguno de ellos que ha sido vencido por la fatiga. El enfermo sufre más moral que físicamente. Hubiera deseado poder resistir al cansancio, que entregarse a la ventaja de una tregua a su labor.

Cuando estos hombres bajan a tierra, fácil es suponer la voluptuosidad con que buscan las más simples distracciones, con qué entusiasmo ingenuo se entregan a las diversiones más comunes, con qué avidez buscan los placeres que proporciona la breve estada en tierra. La ciudad desconocida adquiere en la imaginación de esos tripulantes aspectos de aventura y contornos novelescos. Todo lo que se ve despierta admiración y en el apresuramiento de las rápidas recorridas se exalta el afán de recoger el mayor número posible de impresiones raras, de encantos nuevos, que retenidos en la memoria servirán para confortar el ánimo en las 'largas travesías y para matizar las referencias del viaje al regresar a la patria. Después de esas brevísimas horas de descanso, otra vez a bordo, de nuevo a la fajina pesada y continua.

A veces al regresar a bordo y emprender nuevamente la marcha, es necesario echar mano de la Yarrow, una tercera caldera que se utiliza cuando el barco tiene que navegar en contra de fuertes corrientes. El jefe de máquinas da las órdenes correspondientes. Mientras se controla la entrada de carbón, dos foguistas alimentan las calderas de combustible cada quince minutos, avivan continuamente el fuego utilizando palas, barras y rodos de hierro, y los conscriptos casi desnudos acarrean desde las carboneras el carbón que ha de ir empleándose en la caldera recientemente prendida.

En este viaje los marinos argentinos tuvieron oportunidad de visitar los acorazados que se construían en los Estados Unidos por cuenta del gobierno argentino: El "Moreno" y el "Rivadavia", actualmente modernizados, estaban para esa fecha en construcción en los astilleros norteamericanos. Oficiales y guardiamarinas sintieron la satisfacción de ser los primeros en conocer esas nuevas unidades de nuestra Escuadra, que con el tiempo debían tripular o comandar.

SIN NOVEDAD HASTA LA COSTA SUR
La "Sarmiento" fué despedida el 6 de marzo de 1913 por el Señor Presidente de la República y el Ministro de Marina. Levó anclas del puerto de Buenos Aires a las 2.40 de la tarde de dicho día con rumbo a Puerto Madryn a donde amarró el día 12 a las 9 de la mañana, por haber tenido vientos contrarios el día 11.

Un paisaje de la costa sur

La navegación se efectuó sin novedad v la estada en Puerto Madryn fué aprovechada en ejercicios prácticos, especialmente de maniobra y en la organización de las escuelas que debían funcionar a bordo.
La fragata zarpó de ese puerto el 26 de marzo con rumbo a Puerto Militar, habiendo fondeado en la travesía en Comodoro Rivadavia, Isla de Año Nuevo, Puerto Cook. La fragata llegó a Puerto Militar el 10 de abril. El 16 salió para la Isla de Santa Helena.
Durante la travesía no hubo novedades de importancia, habiendo tenido buen tiempo y encontrándose constantemente en zonas de altas presiones, con cielo cubierto y ambiente extraordinariamente húmedo. La Fragata ancló en Santa Helena el 7 de mayo a las 21.30.
La "Sarmiento" hizo el saludo reglamentario al cañón, pero no pudo ser contestado por no existir en ese puerto batería. El Gobernador de la Isla mandó agradecer y explicar las razones por las cuales no había sido aquél contestado.
Se realizaron las visitas oficiales, siendo invitados a un te por el Gobernador en su residencia y a un almuerzo en casa del Jefe Militar de la Isla, un capitán del Ejército Colonial.
El día 10, toda la plana mayor y los aspirantes visitaron Longwood y la tumba de Napoleón. Ese mismo día el comandante Ballvé ofreció un almuerzo a bordo al Gobernador. A las 10 de la noche del día 10 se zarpó con destino a Barbados, después de haber permanecido en Santa Helena los dos días fijados en el itinerario. Hasta ese último puerto la fragata había navegado 3.366 millas.

ARRASTRADA POR LA CORRIENTE
El capitán Ballvé, resolvió seguir otra ruta de la indicada en los derroteros oficiales, considerando que para cualquier emergencia contaba con la máquina. Fuertemente arrastrados por la corriente, hasta noventa millas en algunas singladuras, y habiendo tenido siempre vientos favorables y algunas veces bastante frescos, se recorrió en 9 días la distancia entre Fernando de Noronha y Barbados habiendo tenido singladuras de 230, 250 y hasta de 300 millas. El 1" de junio se fondeó en Barbados a las 15.3 0.

En su parte oficial el comandante de la "Sarmiento", refiere lo siguiente:
"Sabía — dice — por comunicaciones radiográficas que se dirijían a este puerto el acorazado brasileño "Minas Geraes", trayendo a su bordo al Ministro de Relaciones Exteriores del Brasil en viaje a Norteamérica. También venía el buque-escuela "Benjamín Constant", que había hecho escala en Para y navegaba delante nuestro, pero muy retirado de la costa. "El 2 5 de mayo, recibimos un amable radiograma del Comandante y oficiales del "Minas Geraes", saludándonos en el día de nuestra fiesta nacional. "Al llegar a este puerto (Barbados), se encontraba fondeado el "Minas Geraes", que había llegado el 1" de junio temprano. El "Benjamín Constant" entró recién a la tarde del 2 de junio."Fueron cambiadas las visitas de cortesía con el "Minas Geraes", que es mandado por el Capitán de Navio, Thedin Costa. Al llegar el "Benjamín Constant", se le hizo la visita de cortesía de oficial, la que fué devuelta".

CORDIALIDAD ARGENTINO-BRASILEÑA
El 3 de junio los oficiales de la "Sarmiento" y un grupo de seis aspirantes fueron a visitar a sus colegas del "Benjamín Constant", quienes prometieron devolver la visita. Como demostración del grado de buena relación que se mantenía entre los oficiales de la marina argentina y los de la brasileña, el 4 de junio se realizó a bordo de la "Sarmiento" un almuerzo ofrecido por sus oficiales a varios colegas del "Minas Ge-raes", con quienes se habían relacionado en tierra.
El Ministro de Relaciones del Brasil fué visitado por el Capitán Ballvé en su alojamiento provisional de Barbados v después de haber el comandante de la "Sarmiento" presentado sus saludos y mantenido una cordial conversación con el canciller brasileño, éste lo invitó a almorzar en compañía del oficial que le servía de ayudante, habiéndose realizado el almuerzo el 4 a bordo del "Minas Geraes". La visita fué devuelta por el ministro pocas horas después por intermedio de un ayudante.

El día 3 de junio, con motivo del aniversario del natalicio del Rey de Gran Bretaña, el Gobernador de la Isla invitó al Comandante de la fragata a empavesar el buque y a concurrir a la noche a un banquete en la gobernación. En ese banquete el Ministro de Relaciones Exteriores del Brasil 'conversando con el comandante de la "Sarmiento", le expresó sus deseos de visitar la fragata y quedó convenido que la visita se realizaría al día siguiente 4 de junio.
"La manifestación de tal deseo — dice el capitán Ballvé — por parte del Ministro, tuvo su origen en una conversación en la que yo signifiqué al comandante del "Minas Geraes", que me sería muy grato recibir esa visita. El Ministro — agrega — se demostró especialmente amable durante el almuerzo y luego en la reunión posterior. Es un hombre muy agradable, de maneras sencillas y que parece de mucha acción y grandes méritos por su empeño en pro del progreso de su país, temas sobre los cuales conversa con facilidad. A las 3.3 0 de la tarde, de acuerdo con lo establecido, vino a bordo el Señor Ministro, siendo recibido con los honores reglamentarios. Después de presentarle a la plana mayor, pasamos a la cámara donde fué servida una copa de champaña. Momentos después el canciller brasileño se retiró, tributándosele en ese acto los honores al cañón".

Los oficiales

LA ANSIEDAD DE TOCAR PUERTO
La "Sarmiento" que había navegado hasta Fernando de Noronha 3.711 millas, zarpó de ese puerto el 4 de junio a la noche con destino a Nueva York. Al mismo tiempo zarpó de Barbados el acorazado "Minas Geraes".
"El día 14 de junio a las 12 de la noche se avistó al faro Barnegat y al día siguiente entramos a puerto, tomando fondeadero en el Hudson River.
En esta travesía se ganaron tres días con relación al itinerario, circunstancia especialmente favorable por cuanto se trataba de la primera escala en un puerto de grandes atractivos como los ofrece esta ciudad y que todos a bordo deseaban disfrutarlos después de dos meses de viaje sólo interrumpidos por las cortas estadas en las islas de Santa Helena y Barbados. Eruconsideración a ello, y teniendo en cuenta el importante juego que corresponde al factor moral, tanto en la plana mayor como en el personal subalterno, recorrí la segunda mitad de la travesía funcionando siempre la máquina sin correr así las contingencias de permanecer completamente parados los días de calma y de brisas desfavorables que tuvimos, ofreciendo en esta forma un estímulo bien apreciable al personal que tendría mayor tiempo de permanencia en un puerto de marcado interés para todos.
"Al llegar recibí las visitas oficiales de práctica, que fueron devueltas. El Jefe del Navy Yard, se adelantó a ofrecerme facilidades para que los aspirantes visitaran los Arsenales, lo que acepté en el acto.
"Dirigí un telegrama al Señor Ministro Argentino en los Estados Unidos y al día siguiente me llegó una comunicación del segundo secretario de la Legación, haciéndome saber que el ministro se encontrábate en viaje a California. También despaché una nota en la que pedía instrucciones al ministro, si es que las había, respecto a las visitas a establecimientos militares, recibiendo una contestación del segundo secretario en Ja que hacía saber que trasmitiría mi nota al Señor Ministro. "Visité al cónsul general de nuestro país, que está establecido en esta ciudad. Al día siguiente me fué devuelta la visita viniendo el Cónsul a almorzar a bordo. "Igualmente pasé a saludar al Jefe de la Comisión Naval Argentina.

"Convine con el Jefe de dicha comisión un programa de visitas para los oficiales y aspirantes, habiendo el mencionado jefe facilitado en todo sentido su realización, poniendo a un oficial para acompañar a los oficiales y aspirantes y dando las órdenes convenientes a los miembros de la misma Comisión en los distintos puntos a fin de que las visitas resultaran útiles y agradables."Así se organizó una primera jira en la que se visitó la Bethlehem Steel Company, el Navy Yard de Washington, la Escuela Naval de Annapolis, figurando en el programa la recorrida de las ciudades de Washington y Baltimore. En una segunda gira se efectuó la visita al acorazado "Moreno", algo rápidamente, puesto que la inspección detenida y realmente provechosa se hará al gemelo "Rivadavia", que está mucho más adelantado. Después recorrimos la Atlantic City, que es un punto de veraneo. Finalmente se ha combinado la visita muy interesante a la fábrica donde se están preparando las pólvoras para nuestros buques.
"El 17 de junio entraron los acorazados "Minas Geraes" y "Arkansas" escoltando éste al primero. Fueron cambiadas las visitas de práctica.
"Durante la permanencia en este puerto se han realizado varias reuniones de carácter social. He adoptado la forma más cómoda de retribuir las atenciones recibidas, invitando a almorzar o comer a bordo por grupos reducidos, lo que ofrece la oportunidad de agasajar más especialmente a los huéspedes, como no podría hacerse en reuniones numerosas. "Debo mencionar muy especialmente el banquete ofrecido por la Comisión Naval Argentina, que fué lucido y que se realizó en el Plaza Hotel.

"Los comandantes del "Arkansas" y "Minas Geraes", dieron almuerzos a bordo a los que fui invitado en compañía de dos oficiales. Los dos almuerzos fueron retribuidos con otro que les ofrecí a bordo en la forma que ellos lo habían iniciado. También se realizaron una matinee en el "Minas Geraes" y un baile en el "Arkansas". Los aspirantes visitaron detenidamente al "Minas Geraes", especialmente invitados a ese objeto".

LOS AGASAJOS EN NUEVA YORK
Los marinos de la "Sarmiento" fueron agasajados en Nueva York, de acuerdo al siguiente programa:
Junio 15. — Domingo: Se realizó la visita de cortesía de los Jefes del Navy Yard y de la Guarnición de Nueva York.
Junio 16. — El comandante de la "Sarmiento" hizo las visitas al Navy Yard, Cónsul General Argentino y Jefe de la Comisión Naval Argentina.
Junio 17. — Entraron los acorazados "Minas Geraes" y "Arkansas", haciéndoles las visitas oficiales y también las de comandante. El General, Jefe de las fuerzas de Nueva York, devolvió la visita, acompañado por el Jefe del Navy Yard. Los aspirantes visitaron la Isla Governer, presenciando algunos ejercicios de la tropa.El Cónsul General Argentino almorzó a bordo.
Junio 18. — Varios oficiales y todos los aspirantes visitaron el Navy Yard de Brooklyn. Los comandantes del "Minas Geraes" y "Arkansas" devolvieron la visita. Se cambiaron visitas de cámara con los oficiales del "Minas Geraes" y "Arkansas".
Junio 19. — El Almirante Betbeder, su familia y dos oficiales de la Comisión Naval Argentina, almorzaron a bordo.
Junio 20. — El Comandante de la "Sarmiento" y dos oficiales del buque asistieron a un lunch ofrecido por el Comandante del "Arkansas".
Junio 21. — El comandante de la "Sarmiento" salió para Filadelfia y Canden con objeto de visitar el acorazado "Moreno", en construcción.
Junio 23. — El Comandante de la fragata y varios oficiales y todos los aspirantes fueron a Bethlehem para visitar la fábrica de cañones. Se les ofreció un gran lunch, al que asistieron las principales autoridades de la casa, que también les acompañaron durante la visita. Los oficiales y aspirantes siguieron viaje a Filadelfia. El segundo comandante y oficiales asistieron a un "garden party" en la casa de Mr. Hearst.

Con periodistas del grupo Hearst en Nueva York

Junio 24. — Los oficiales y aspirantes recorrieron Washington y visitaron el Navy Yard. Un grupo de oficiales de mar y marineros asistieron a un partido de football.
Junio 25. — El Comandante Ballvé y dos oficiales asistieron a un almuerzo dado por el Comandante del "Minas Geraes". Los oficiales y aspirantes pasaron de Washington a Annápolis donde visitaron la Escuela Naval, siendo obsequiados con un lunch.
Junio 26. — Regresaron los oficiales y aspirantes que andaban de excursión. Se dio un almuerzo a bordo a los Comandantes del "Minas Geraes" y "Arkansas", acompañados cada uno de dos oficiales. Un grupo de oficiales asistieron a un "garden party", que se realizó en el "Minas Geraes". El Comandante de la "Sarmiento", oficiales francos y todos los aspirantes asistieron al gran banquete dado en su honor en el Plaza Hotel, por la Comisión Naval Argentina.
Junio 27. — Se dio un almuerzo a bordo en honor del Presidente de la Bethlehem Steel Company, asistiendo también el vicepresidente, los dos con sus respectivas señoras, y el Jefe y oficiales argentinos que residen en Betlhehem, también con sus respectivas señoras. Los aspirantes fueron al "Minas Geraes" especialmente invitados para visitar el buque y asistir después a una marinee. Un grupo de oficiales asistió a una "soirée" dada en el "Arkansas".
Junio 28. — Los aspirantes a las ordenes del jefe de estudios, salieron para visitar el acorazado "Moreno" en construcción en Canden y después recorrer la playa del Atlantic City. Entró la fragata-escuela brasileña "Benjamín Constant", cambiándose las visitas de cortesía. La visita de comandante fué hecha por el segundo comandante de la "Sarmiento", por encontrarse ausente el comandante.
Junio 29. — Regresaron los aspirantes que estaban en excursión. Varios oficiales y 80 hombres de tropa asistieron a una representación teatral invitados por Mr. Hearst.
Junio 30. — El Comandante, varios oficiales y 12 aspirantes asistieron a un lunch ofrecido en su domicilio por el Sr. Nixon y señora.
Julio 1". — Todos los aspirantes, acompañados por un oficial, salieron en excursión visitando la Fábrica de Pólvoras en Haskells. Llegó a Nueva York S. E. el Señor Ministro Argentino en los Estados Unidos, Dr. Rómulo S. Naón, quien ofreció esa noche una comida en el Ritz Carlton Hotel, asistiendo el Comandante de la "Sarmiento", varios oficiales y seis aspirantes.
Julio 2. — Se ofreció a bordo un almuerzo, al que asistió el Señor Ministro Argentino, Almirante Betbeder y señora, Mr. Nixon y señora, y tres personas más de la sociedad de Nueva York.
La fragata zarpó el 2 de julio con destino a Boston.

LA CONSTRUCCIÓN DEL "RIVADAVIA"
Se realizaron en la travesía varias clases prácticas y observaciones, circunscriptas al lapso señalado, por cuanto la fragata debía encontrarse en Boston el día del aniversario patrio a fin de asistir a un lunch que ofrecía el Señor Ministro Argentino en Norte América, siendo necesario llegar con anticipación para hacer las visitas oficiales antes del 9 de Julio. Debido a una niebla espesa que envolvía la fragata ésta tuvo que recalar cerca del faro flotante de Nantucket Shoals. A mediodía del 7 de julio entró lo fragata a Boston.

Fué recibida la visita de cortesía del "Navy Yard" y del buque norteamericano con distintivo de comandante superior, la del Ministro Argentino, Dr. Naón, la del Capitán Moneta y la del Vicecónsul Argentino en Boston. El 8 de julio el comandante Ballvé, acompañado del Vicecónsul Argentino, realizó las visitas reglamentarias al Gobernador del Estado de Massachusets y al Intendente de Boston.

Durante el día 8 fué visitado el acorazado argentino "Rivadavia" por parte de la mayoría de la plana mayor y la tripulación de la "Sarmiento". El Sr. Capitán Moneta hizo preparar todo cuanto convenía con relación al viaje a Quincy, al almuerzo y a la visita al acorazado y al Astillero. Todos esos preparativos resultaron muy bien organizados. El resto de los oficiales y de la tripulación efectuaron la visita el 11 de julio.

LA CELEBRACIÓN DEL 9 DE JULIO
"El 9 de julio — expresa el capitán Ballvé en su parte oficial — concurrieron a bordo para presenciar la ceremonia de izar el Pabellón Nacional a las 8 de la mañana, el Señor Ministro Argentino, Almirante Betbeder y otros jefes de nuestra Armada. La tripulación de la fragata, después de dar los vítores reglamentarios a la patria, cantó el Himno Nacional y el canto a la Bandera. "El Señor Ministro Argentino ofreció un lunch en un gran hotel, habiendo invitado a las autoridades civiles, Jefe de los buques americanos, Jefe del Arsenal, a varias personalidades de la ciudad y a todos los miembros de la Comisión Naval Argentina. El lunch, en honor de la "Sarmiento", se realizaba el día del aniversario patrio.

"Muy lucida resulto la fiesta y llena de animación. Habló el Señor Ministro Argentino, luego el Intendente de Boston, el Jefe de la Casa Forer River, el Almirante Betbeder, el Comandante de la "Sarmiento" y también el Señor Ministro del Uruguay en Norte América.
"Al efectuarse las visitas el día 8 de julio, hice saber al Jefe del "Navy Yard" y al Comandante Superior de los buques norteamericanos, que el día siguiente empavesaríamos a las 8 de la mañana y que no haríamos salvas en virtud de encontrarnos en el interior del puerto. El 9 de Julio todos los buques norteamericanos izaron su engalanado y se recibió la visita de un oficial que fué a cumplimentarnos por nuestro aniversario. Ambas atenciones fueron debidamente agradecidas.
"Terminado el lunch, un grupo de oficiales y todos los aspirantes recorrieron la ciudad en automóviles, invitados por el Intendente de Boston. A la noche se realizó un "party" en los alrededores de la ciudad, ofrecido por el Intendente a todos los aspirantes y al que concurrieron también algunos oficiales. "Con objeto de retribuir estas atenciones del Intendente, ofrecí a dicho funcionario y a su familia una comida a bordo, que presidió el Señor Ministro Argentino.

"El 12 invité a una comida a bordo al Vicecónsul Argentino y a otras personas. Finalmente, el día de nuestra salida di un almuerzo de despedida, invitando a los Jefes de la Comisión Naval Argentina que se encontraban en Boston. "Todas estas comidas se han realizado en la cámara del comandante, para lo cual se tiene todo organizado, resultando estas reuniones muy lucidas y agradables. Se realizan con servicio propio, amenizándolas la banda del buque, con programas musicales que han merecido elogios.
"De acuerdo con la orden telegráfica de V. E. debíamos demorar la salida para poder ser presentados a S. E. el Señor Presidente de la República de los Estados Unidos el día 10 de julio, que fué la fecha fijada primeramente para la recepción. En consecuencia de haber recibido comunicaciones el Señor Ministro Argentino de que el Presidente difería la recepción para el día 14 de julio, fecha en que recién regresaría a Washington desde el punto en que se encontraba veraneando, dirigí un telegrama a V. E. comunicando tal circunstancia, que nos obligaba a permanecer en Boston hasta el 15 de julio.

Los guardiamarinas

"El día 13 salí para Washington acompañado por cuatro oficiales y 3 aspirantes. Llegamos a esa capital a las diez de la mañana del 14. Efectuamos las visitas a los Ministros de Relaciones Exteriores y Marina, siendo luego recibidos por el Señor Presidente. A las 5 de la tarde tomamos el tren de regreso, llegando a Boston el 16 a las 10 de la mañana, pudiendo así zarpar a la tarde, como lo tenía resuelto. "Durante la permanencia en Boston los aspirantes hicieron una visita a la "General Electric Company", que está en Lynn, cerca de Boston.

 

En Boston Commons, Julio 12 de 1913, bajando de los botes, abajo preparandose para el "tug of war"

 

Visitantes y curiosos en la visita argentina a Boston.

  

"El 2 de agosto, poco antes del mediodía, la fragata fondeó en el puerto Horta de la Isla Fayal para embarcar carbón.
"En Fayal — dice el parte — no hay cónsul argentino, pero al fondear se me presentó el Cónsul de Francia a ofrecerse para visitar al Gobernador. Acepté el ofrecimiento tan amable, y dos horas después de fondear efectué la visita oficial. Quise eximir al Gobernador de la retribución de la visita, pero no pude lograrlo, y a las 4 de la tarde llegó a bordo, rindiéndosele los honores de ordenanza". El mismo día la fragata zarpó de Fayal con rumbo a Lisboa, no ocurriendo ninguna novedad digna de mención durante esa travesía. A las 8.3 0 del día 7 de agosto, salvada la barra la fragata entró a la ría de Lisboa, recibiendo inmediatamente la visita de un oficial que había sido designado ayudante del comandante de la "Sarmiento".

LA PERMANENCIA EN LISBOA
"Después de amarrar — expresa el capitán Ballvé — fui a tierra para saludar al Ministro y al Cónsul General de nuestro país. Esa misma tarde, después de almorzar en compañía de los dos funcionarios citados y sus respectivas familias, concurrí, acompañado por el Señor Ministro, el Cónsul, el Secretario de la Legación y un oficial ayudante de la casa del Señor Presidente de la República para inscribir nuestros nombres en el libro de registro y dejar nuestras tarjetas, pues el Presidente se hallaba gravemente enfermo desde hacía una semana. "Cumplido este deber de cortesía, pasamos a saludar al Presidente del Gabinete y a los Ministros de Relaciones Exteriores y Marina. Más tarde fui, también en compañía del oficial portugués que se había puesto a mis órdenes, a saludar al Jefe del Arsenal y Capitán del Puerto.

"El Señor Ministro Argentino invitó a comer esa noche al que suscribe y a cinco oficiales de la "Sarmiento" en su domicilio, y después concurrimos a una representación teatral. "El Señor Ministro Argentino me significó que juzgaba indispensable ofrecer un almuerzo a bordo en razón de que cuando él comunicó al Gobierno de Portugal que la "Sarmiento" llegaría el 26 de julio, S. E. el Señor Presidente de la República había decidido dar una gran recepción en nuestro honor, la que no pudo realizarse en virtud de no haber llegado en la fecha fijada. Con posterioridad el Señor Presidente se enfermó de mucha gravedad, y por lo tanto al arribar la "Sarmiento" no pudo realizarse la proyectada recepción.
"En vista de las razones expuestas juzgué que estaba en el deber de secundar los propósitos de nuestro Ministro en Portugal, haciendo un esfuerzo para limpiar el buque, que había terminado el embarque de carbón al caer la noche anterior al día fijado para el almuerzo. A pesar de tan serio inconveniente, pudo presentarse el buque en condiciones aceptables, teniendo en cuenta el antecedente señalado.

"Así, pues, el día 10 tuvo efecto el almuerzo que fué de 18 cubiertos y al que asistieron el Jefe del Ministerio, el Ministro de Relaciones y su señora, secretario de los ministros y el oficial portugués a mis órdenes. Entre los funcionarios argentinos figuraba el Señor Ministro Argentino, su esposa e hija, el secretario de la Legación, el Cónsul General Argentino y señora, el comandante, segundo comandante y tres oficiales de la "Sarmiento". El Ministro de Marina y el Jefe Superior de los buques portugueses, se excusaron por serles absolutamente imposible concurrir. "Tengo la satisfacción de comunicar a V. E. que el almuerzo fué servido en forma irreprochable con los elementos del buque, siguiendo el propósito que me he impuesto y al cual responde en forma eficaz la organización de los servicios concurrentes.

"En el momento de los brindis el Señor Ministro Argentino pronunció unas palabras adecuadas a las circunstancias, que fueron contestadas por el Jefe del Gabinete, que brindó por nuestro país, el Presidente Sáenz Peña y por el Ejército y Marina Argentinos, a quienes se refirió especialmente en el curso de su brindis. El Comandante de la "Sarmiento" agradeció los conceptos expresados por el Jefe del Gabinete y puso de relieve el significado moral de los viajes de la "Sarmiento", y lo que ella representa para nuestra marina y nuestro país. "Después de una larga y agradable reunión, siendo más de las 4 de la tarde, se retiraron los invitados extranjeros, rindiéndose los honores debidos al Jefe del Ministerio. "A las 5 se retiró el Señor Ministro Argentino y demás invitados, habiendo manifestado espontáneamente que estaban muy contentos por el éxito de la fiesta.

"Una vez izadas las lanchas, largamos la amarra al muerto y nos pusimos en movimiento, siendo las 5.20 de la tarde del día 10 de agosto, saliendo con destino a Toulón. "Momentos antes de zarpar llegó un radiograma del Ministro de Marina de Portugal expresando en su nombre y en el de la Armada Portuguesa, sus saludos y buenos deseos por nuestro viaje. "A la noche se recibió otro telegrama muy expresivo del Presidente del Gabinete, saludando a la "Sarmiento" en nombre del Gobierno de Portugal, que agradecía los gentiles homenajes que les habíamos tributado.

UNA CUESTIÓN PROTOCOLAR
"El 11 de agosto a las doce del día nos encontrábamos a la entrada del Estrecho de Gibraltar, que terminamos de pasar a las 14, siendo favorecidos por la corriente de marea que es allí considerable. Justamente al terminar el pasaje, sobrevino una espesa niebla que nos acompañó todo el día siguiente hasta la noche. "Sin más novedad que la referente a un viento bastante fresco que nos sopló en el golfo de Lyon, desde la noche del 14 y que continuaba aún el 15 al entrar al sotavento de las costas vecinas a Toulón llegamos a este puerto a las 2.30 de la tarde, quedando amarrados a la boya de un muerto alrededor de las 3.

"Saludé a la plaza y luego a la insignia del Vicealmirante que arbolaba en el acorazado "Voltaire", haciendo la salva reglamentaria de quince cañonazos. Se presentó luego un oficial ayudante de Estado Mayor quien después de saludar en nombre del Jefe de la Escuadra, Vicealmirante Lapeyrere, que se encontraba ausente con licencia, me significó que correspondía una salva de 17 disparos, por cuanto, con la última organización de las fuerzas francesas, que se habían concentrado en el Mediterráneo, el Jefe lo era de todas las fuerzas. Después de hacerle un breve comentario sobre que la insignia era la misma antigua que figura en todos los códigos y expresarle que me había adelantado a efectuar el saludo a la insignia faltando a los reglamentos de la Marina Argentina, que prescriben que ellos deben efectuarse después de recibida la visita oficial, lo que hice como un cortés homenaje, en vez de completar la salva con dos nuevos disparos conforme me lo indicaba el oficial francés, ordené una nueva salva completa de 17 disparos, significando al citado oficial que los otros 15 los agregaba al saludo hecho a la Nación Francesa, que contaba con tan grandes simpatías por parte de la Argentina. El 16 por la mañana visité el buque jefe primero, y después a todos los buques insignia. A la tarde fui a tierra a saludar al Prefecto Marítimo, que es la más alta autoridad militar en la localidad. Las visitas de retribución fueron hechas todas por los propios almirantes".

La oficialidad de Mar

UNA EXCURSIÓN A ROMA
La fragata llegó a Spezia y el 31 de agosto a la noche, el Almirante Jefe de la Zona, ofreció una comida a la plana mayor del buque en el Círculo Naval, que está instalado en un nuevo y espléndido local. Asistieron a la comida las autoridades civiles y militares de la localidad. El Contraalmirante Partorelli hizo un brindis muy amable que fué contestado en términos adecuados al ambiente y a las circunstancias. Fué despachada desde Spezia una excursión a Roma formada por todos los aspirantes, que visitaron dicha capital durante cuatro días, regresando a bordo el 4 de septiembre, víspera de la salida. El día 5 fué ofrecido por el Comandante Ballvé un almuerzo a bordo a las autoridades de Spezia, en retribución a la comida antes mencionada. La reunión transcurrió muy amablemente.

Ese mismo día a las 7.15 de la tarde zarpó la "Sarmiento" con destino a Trípoli.
Desde el 8 de septiembre a mediodía se sintieron vientos contrarios que retardaron considerablemente la marcha. El 11 de septiembre, después de rebasar la Isla de Malta y en situación recién de aprovechar el viento, éste amainó; algunas horas después volvió a establecerse una brisa del S.S.E. que se sintió hasta cerca de Trípoli, donde entró la "Sarmiento" el 12 del mismo mes a las 3 de la tarde, saludando a la plaza.

LOS PELIGROS DE UN PUERTO SUCIO
"Al fondear — dice el parte — se recibieron las visitas del Yate "Tobruc", del Jefe del Puerto y de un Jefe de la Marina Italiana, que está adscripto a la gobernación.
"En nombre del Gobernador de la Tripolitania se me comunicó que el estado sanitario era el normal, pero que había siempre algunos casos de bubónica, razón por la cual el Gobernador al saber que la "Sarmiento" se dirigía a Trípoli, había despachado un telegrama al Gobierno italiano para que nos previniera. El Gobierno de Italia pasó la comunicación, sin duda, a la Legación Argentina, puesto que al fondear recibi un telegrama del Encargado de Negocios en el que me indicaba la conveniencia de informarme sobre el estado sanitario local.

El aviso significaba un acto de previsión que agradecí debidamente al Gobernador, General Garioni, quien me explicó que había procedido así en consideración a que se trataba de un buque-escuela. Me informaron también que ellos no tomaban ninguna medida extraordinaria. Considerando que el peligro de contagio, era, en realidad remoto, dadas las muy pocas relaciones que tendríamos con la población, decidí aceptar el paseo en automóviles para recorrer el oasis circunvecino y el almuerzo que nos ofreció el Gobernador para el día siguiente.

Fué establecido en todos sus detalles el programa de las visitas oficiales y de las invitaciones mencionadas, anunciando nuestra partida para la tarde del día 13, después de obsequiar a bordo con una copa de champaña a los jefes del Ejército y Armada que desearan concurrir. A la excursión en automóvil fueron varios oficiales y diez aspirantes. Muy amablemente se mostraron todos los jefes a quienes visité oficialmente, así como todos los que tuvimos oportunidad de tratar durante la corta permanencia en Trípoli.

"Al almuerzo ofrecido por el Gobernador concurrieron todos los jefes superiores y autoridades, habiendo reinado la mayor cordialidad. El Gobernador pronunció algunas palabras y brindó por nuestro país, su Ejército y Marina. Contesté haciendo referencia a dos episodios de la historia romana, que ligué en forma conceptuosa a los acontecimientos actuales relacionados con la reciente acción italiana en África y brindé por Italia, su Ejército y su Marina. "A la tarde me fueron devueltas todas las visitas y un núcleo de jefes superiores italianos concurrieron también pasando unos momentos a bordo y recorriendo el buque. "Una vez que se retiraron las visitas zarpamos con destino a Gibraltar.

"El Jefe de la Marina Italiana, adscripto a la Gobernación, qua se nos mostró muy solícito desde nuestra llegada, al saber que pensábamos hacer carbón, me significó que él se encargaría de todo para salvar las dificultades y demoras que se presentarían. Más tarde me comunicó que ya estaba todo dispuesto y que al día siguiente temprano atracaría una chata con las treinta toneladas que necesitábamos. También me hizo saber que el carbón era del depósito del gobierno italiano. Como yo le significara que deseaba pagar ese carbón me contestó que bastaba un recibo que él elevaría al Ministerio y que éste resolvería.

"Previendo que ese carbón sea donado, puesto que sólo se trata de 30 toneladas, en nombre del buque, remití al Gobernador la suma de veinticinco libras esterlinas con destino a una escuela de huérfanos que se ha fundado en Trípoli y en la cual se han recogido una cantidad de niños abandonados, cuyos padres han desaparecido en la guerra. Además, pasé una nota al Ministro en Roma, Dr. Epifanio Pórtela, para que tenga conocimiento del embarque del carbón y pueda proceder como sea del caso".

"La "Sarmiento" fondeó en Gibraltar el 21 de Septiembre a las 14.30. En Gibraltar se suscitaron algunos inconvenientes de carácter protocolar por culpa de un oficial subalterno, pero que fueron subsanados, recibiendo el comandante de la "Sarmiento" explicaciones del Vicealmirante Jefe Militar de la Plaza. La fragata salió en seguida para Algeciras en donde se proveyó de agua dulce en abundancia y sin ningún gasto, debido a las gestiones que realizó el cónsul, ingeniero inspector retirado D. Adolfo Rugeroni. El Gobernador de Algeciras visitó el buque acompañado por sus ayudantes, el Capitán del Puerto y otros funcionarios. El Vicecónsul Argentino ofreció un baile en su casa, al que concurrieron las autoridades y un núcleo de personas distinguidas de la localidad. De ese puerto se zarpó el 23 de septiembre de 1913

UN TEMPORAL DE CUATRO DÍAS
El 26 de septieníbre a la 1 de la tarde la "Sarmiento" fondeó en la Gran Canaria en donde hizo provisión de carne congelada argentina y zarpó dos horas después con rumbo a San Vicente. En este puerto sólo se demoró el tiempo necesario para rellenar las carboneras. El itinerario marcaba una permanencia de tres días, pero como el buque llevaba un atraso de nueve, se resolvió permanecer en San Vicente lo necesario para realizar la carga de carbón.
A las 6 de la tarde del día 30 de septiembre se dejó dicho fondeadero, zarpando con rumbo a San Borombón. Durante la travesía el barómetro comenzó a bajar el 14 de octubre y el 16 a las 9 de la mañana se inició un temporal de S. E. que sopló durante cuatro días, obligando a capear, lo que ocasionó un retardo definitivo de tres días. El 20 por la mañana volvió la fragata a rumbo y desde ese momento hasta fondear en los alrededores del pontón-faro Recalada, se navegó con calma. En dicho lugar se encontraba la flotilla de torpederas y el destróyer Catamarca, que habían sido despachados al encuentro de la "Sarmiento" para conducir a tierra al cirujano de la fragata que iba enfermo. Una vez fondeada la fragata fué a bordo el jefe de la flotilla y más tarde se recibió la visita de los comandantes de las torpederas, así como también la de los oficiales de los mismos. La travesía de San Vicente hasta Recalada comprendió 4.12 5 millas. El primero de noviembre de 1913 la "Sarmiento" estaba de regreso en el puerto de La Plata, después de haber navegado 25.000 millas.

LA MONOTONÍA DEL MAR
"La vida del oficial de marina, que tiene sus goces y sus emociones, tiene también largos días de monotonía. Cuando el barco se arrastra pesadamente sobre un mar adormecido; cuando un cielo borrascoso pesa por todas partes sobre el océano; cuando horas sin programa se suceden lentas e interminables, sin poder luchar contra la inercia de las horas, y la mirada se extiende sin descanso sobre la quietud de los mares; la existencia resulta penosa y triste.
"En esos momentos difíciles, no raros en los viajes de larga duración, los más felices caracteres, de caen presionados por una especie de extraña neurastenia. "El buque se convierte en un claustro y la fisonomía de los compañeros y la falta de novedad en el tema de las conversaciones, cansan el espíritu hasta el fastidio. Pero cuando los vapores del cielo se disipan y una brisa favorable estremece el velamen, el horizonte del mar y el horizonte del alma parecen embellecerse al mismo tiempo. La nostalgia se desvanece, la amistad renace y los encantos de la vida se animan y se coloran al descubrir en el distante horizonte, las formas caprichosas de la tierra deseada".
de "La novela del mar"

CONSCRIPTOS
Donatelli Eugenio, Delarys Edmundo, Arancibia Ignacio, Jordán Albino, Martínez Fausto J., Molla Martín, Maidana Miguel, Núñez Heraclio, Otarola Fidel A., Peña Jacinto L., Soria Segundo P., Ábrate José, Frontini Francisco, Almeida Ceferino, Acosta Domingo, Arce Vital, Arrieta Francisco, Andrade Manuel, Benavídez Juan, Campaña Miguel, Cisneros Ambrosio, Etchepare Severo, Gómez Francisco, Herrera José M., Lamberto José A., Méndez Pedro A., Núñez Martín, Maldonado Manuel, Peralta Narciso, Ríos Ramón, Vargas José R., Zubiri Pedro, Avila Tránsito, Fernández Andrés, Giuardullo Luis M., Marcos Amadeo, Casal Juan A.
Escribientes: Mur Luis Fermín, Rodríguez Manuel, Serras Prats Alberto.
 

La Sarmiento en Darsena Norte

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar