Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

     VIAJE  14 - 1914

(Viaje 35 de Instruccion / 14° de la Fragata)

La Sarmiento en Yokohama

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

Por el Japón - El 9 de Julio en China -Prolegómenos de la gran guerra

ITINERARIO:

 Zarpó el 20 de Febrero de 1914 y regresó el 11 de Octubre de_1914. Puerto Militar - Madryn - Punta Arenas - Papeete - Honolulú • Yokohama - Robe -Kure - Yodo-Sima - Nagasaki - Singapore - Batavia y Capetown.
El itinerario inicial que comprendía algunos puertos del Indico, Mar Rojo y Mediterráneo fué interrumpido en Batavia, de donde la "Sarmiento" hizo ruta a Capetown y La Plata por haber estallado la Guerra Europea. Navegó 27.492 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES

Comandante: Capitán de Fragata D. Abel Renard; 2° Comandante: Teniente de Navio D. Jorge Campos Urquiza; Tenientes de Fragata: D. Eduardo Lezica; Juan Cánepa; Eduardo Scarone; Jorge Reinafé, Máximo A. Kocn, Arturo Ferreyra,Julián De la Peza, Julio O. Dacharry, Heraclio Praga; Ingeniero Maquinista de l.11: D. Juan Marenzi; Ingeniero Maquinista de 3.a.'D. Mario Pavazza, Luis I. Per-tusio; Cirujano Principal: D. César Rollino; Cirujano de l.'1: D. Raúl Sánchez Elía; Farmacéutico de Ia. D. RenéB. Moruno; Contador de 2.a.' D. Manuel C. García; Capellán: D. Luis Egell; Profesor de Inglés: Stanley C. Hart; Fotógrafo: D. Jorge Cullen Ayerza; Fotógrafo: D. Aquiles Sartori; Adscripto al Detall: D. Pedro B. Lainez;

Aspirantes a Guardiamarinas: D. Esteban Zanni; Alberto Gallego Luque, Guillermo B. Mackinlay, Otto Fischer, Juan Carranza, Antonio B. Balcazar, Gustavo F. Pocir, Andrés Schak, Mario González, Miguel Rodríguez, Arturo B. Belloni, Ángel Rodríguez, Roberto Calegari, Juan LlamuÍas, Carlos Saravia, Manuel Pita, Enrique Meunier, Rogelio Pérez, Calixto Oliver, Domingo Balvy, Jorge E. Sciurano, Rómulo Roverano, Federico Martín, Anselmo C. Roca, Juvenal Muñoz, Enrique Pinero, Ángel Acevedo, Arturo Frkyche, Félix Starzi, Mario Doncel, José R. Alzamora, David R. Montes, Mariano H. Melgar, LuisC. Arce; Contramaestre de Z.V D. Agustín Defagot; Contramaestre de 2.*.' D. José T. Gómez, Emilio Herrera, Cirilo López, Primitivo López; Condestable Instructor de 2.a/ D. Eduardo Reyna; Mecánico Torpedista de 2.a/ D. Pablo M. Duborgell; Mecánico Electricista de /."/ D. Pedro Ferré, Ángel Ravizzoli; Mecánico Electricista de 2."/ D. Ángel Parodi; Ayudante Mecánico Electricista: D. Carlos Danón; Maestro de Armas Principal: D. Arturo Suissis; Maestro de Armas de 2.a/ D. Juan I. Rodríguez; Carpintero de 1.a: D. Guillermo González; Maestro de Banda de Ia. D. Pascual Griego; Maestro de Randa de 2.a/ D. José Segura.

 

CONSCRIPTOS
Alvarez Ramón, Contreras Emiliano, Fernández Emilio, Zurro Enrique, Pezzi Alberto, Costilla Juan, Carrizo Segundo, Díaz Pedro J., Orlando Pablo, Peralta Julio, Reyes Francisco, Sánchez Modesto, Salinas Simeón, Soria Luis, Sánchez Félix, Santucho Modesto, Sueldo Serapio, Vera Juan, Verón Ernesto S., Zanabria Ramón, Berón Ernesto R., Brest Cayetano, Boneto Francisco, Castro Isidoro, Cipellatti Ludo-vico, Lconardi Serafín, Robasti Carlos, Romero Eduardo, Dropsi Jorge, y González Luciano. Escribientes; Mur Luis Fermín, González Casas José M., y Serraz Prats Alberto.

LOS EPISODIOS MAS SOBRESALIENTES

EL Primer Ministro de Marina del Gobierno Provisional de 1930, contraalmirante Abel Renard, fué el comandante de la "Sarmiento" en el viaje que realizó el buque-escuela el año 1914. El itinerario que se había trazado para ese viaje quedó interrumpido en Sud África, a causa del estallido de la gran guerra iniciada en dicho año. Después de una accidentada travesía en el Pacífico, la fragata llegó a la isla de Tahití a donde ya había amarrado en viajes anteriores. Fué recibida con gran simpatía por las poblaciones francesa e indígena, que tributaron a los marinos argentinos afectuosas demostraciones.

La banda de música del buque se conquistó la admiración de los habitantes de Papeete, dando varios conciertos. La colonia francesa, al partir el barco obsequió al maestro con un pergamino en el que se había puesto una conceptuosa dedicatoria y con tres perlas negras.
En plena alta mar fué festejado el 25 de Mayo. La bandera nacional fué izada y arriada ese día al mismo tiempo que la banda de música ejecutaba el Himno que era coreado por toda la tripulación. En esos momentos es cuando recrudece la nostalgia que no puede vencer ni el hábito profesional del navegante. A mediodía se hizo una salva de 21 cañonazos.

 

La larga navegación de sesenta días hasta llegar al Japón fué compensada con las bellezas que ofreció a los tripulantes de la "Sarmiento" esa tierra lejana y exótica. Para hacer más atrayente el encanto de la tierra desconocida para la mayor parte de la tripulación, una niebla espesa y persistente ocultó durante todo el día el panorama que tanto se había ansiado contemplar.

Los marinos visitaron Tokio, Yosiwara, Nikko.

Haciendo una excepción a las costumbres protocolares de la Corte, en donde no se acostumbra a recibir oficialmente a jefes inferiores al grado de capitán de navio con mando de fuerza naval, el Emperador del Japón concedió audiencia al capitán de fragata Sr. Renard y al segundo comandante de la "Sarmiento", teniente de navio Jorge Campos Urquiza. El soberano, que se manifestó muy amable con los marinos argentinos, les otorgó condecoraciones del Imperio.

La plana mayor fué obsequiada con un banquete en la Exposición Nacional del Taisho, ofrecido por el Alcalde de Tokio, quien pronunció el siguiente brindis:

"Capitán de Fragata Abel Renard, Comandante de la Fragata "Presidente Sarmiento" y Señores Oficiales de la misma:
"La República Argentina, correspondiendo galantemente a la visita del Crucero-Acorazado japonés "Ykoma" en ocasión del Centenario de la Independencia de aquella Nación, ha enviado a nuestras aguas la Fragata Escuela "Presidente Sarmiento", ya conocida de nosotros. En nombre y representación de los ciudadanos de Tokio y como su Alcalde, es para mí un gratísimo y honroso deber el de manifestar nuestro sincero agradecimiento y profundo respeto a la gran Nación Argentina que en estos momentos representáis.
"Aunque la extensión inmensa del más grande Océano de la tierra separa nuestro país del vuestro, la relación de ambos se hace más estrecha y cordial de día en día. La entusiasta y hospitalaria acogida que dispensasteis a nuestro "Ykoma" en la ocasión antes citada, es prueba de la amistad pasada y garantía de la futura.
"Su recuerdo permanece indeleble en nuestros corazones. Por eso, desde el instante que tuvimos la noticia de que vuestro galante navio, bajo vuestro alto mando, cruzaba el mar inmenso y profundo para venir desde aquellas lejanas tierras a la de este Imperio, nuestros corazones han latido con impaciencia hasta saber de vuestro feliz arribo; hoy la ciudad de Tokio se siente orgullosa y satisfecha de teneros en su seno.
"El duelo que una reciente desgracia nacional ha puesto en nuestras almas, nos impide acogeros, si no con más amor, con mayores y más solemnes muestras de entusiasmo. Por una feliz coincidencia, sin embargo, la Exposición de Taisho nos ofrece una oportunidad para brindaros este modesto agasajo: Os ruego lo aceptéis con benevolencia, más por lo que significa que por lo que es, y que disfrutéis en estos momentos de cordial expansión en que nos complacemos, bebiendo a vuestra salud y a la del Ilustre Presidente de la grande y próspera República Argentina.
"Permitidme añadir una súplica: La Exposición de Taisho, que ha llegado en estos momentos a su período de máxima actividad y animación, presenta a vuestros ojos los productos más característicos de nuestro país, reunidos en breve espacio. Sí los creéis dignos de vuestra atención, examinadlos, formad y trasmitid a vuestros compatriotas una idea de nuestras actividades, que contribuirá, así lo espero, al desarrollo de un provechoso intercambio comercial.
"Para terminar: Como Alcalde de Tokio, os deseo un venturoso viaje de regreso a vuestra amada patria, y os ruego seáis portadores de este mensaje con nuestra profunda consideración y gratitud".
A pesar del duelo que guardaba el Imperio por el fallecimiento reciente de la Emperatriz madre, los marinos de la "Sarmiento" fueron entusiastamente agasajados por sus colegas japoneses. Al partir el 22 de junio, de Yokohama para Kobe la fragata fué escoltada por el crucero "Sagami" durante dos horas, al cabo de las cuales las dos tripulaciones desde las bordas se hicieron los saludos de práctica dando repetidos hurras. Un hidro-aeroplano de la Escuela Imperial de Aviación, aproximándose al buque realizó varias evoluciones, despidiéndolo en esa forma.
De Kobe los guardiamarinas realizaron una rápida jira hasta Kioto.

 

¡CORRESPONDENCIA!

Al llegar a Shangai toda la tripulación recibe la grata noticia de que en ese puerto hay correspondencia para la "Sarmiento".
Las cartas que se reciben a bordo tienen, como es de imaginarse, una condición especial. Nunca se abre con tanta ansiedad una pieza postal, ni se aglomeran en ese breve instante tantos presentimientos, tanta ansiedad, ni mayor curiosidad.
Se conocerán las noticias más recientes, pero que no son las últimas, por cierto. No se sabe, si mientras la carta ha ido a alcanzar al destinatario se ha modificado fundamentalmente el estado de cosas de que se informa. Todos se concentran un momento para leer las noticias esperadas. Por un instante la camaradería que se estrecha a bordo hasta la intimidad, sufre una tregua. Cada cual se ha entregado a sus recuerdos familiares y se siente satisfecho do su aislamiento.

Satisfecha la curiosidad, desvanecidos los temores, experimentadas las sorpresas, pasadas ya todas esas emociones, la gente de a bordo vuelve a estrechar la solidaridad que los une. Poco a poco comienzan las confidencias o se respeta sinceramente la reserva del que seguramente ha recibido malas noticias y quiere ocultarlas.
También deja otras 'amarguras la ansiada bolsa de la correspondencia. No todos reciben la carta esperada. El correo no ha alcanzado la combinación de vapores, o la dirección ha estado mal puesta. Esa carta que muchos no han recibido, es la que causa el momento más desagradable del viaje. Hasta el otro puerto quedará una duda, se alimentará una esperanza, que tal vez no se realice hasta mucJho tiempo después. Entre los que no han recibido carta, están los que no la esperan nunca. Son los más dignos de compasión. Ellos tienen que conformarse con participar de las alegrías o de las -penas ajenas. En esas ocasiones, sufren con mayor intensidad que nunca su desamparo. La mirada se pierde en el puerto de la ciudad desconocida, y en la tristeza que la empaña, parece que se reflejara una amarga observación de viajero; esa gente extraña que transita las calles tampoco tiene hogar, son parias de la sociedad que ambulan con penas ocultas e incurables. Al cruzar nuevamente el mar, estos tripulantes que no tienen quien les escriba una carta, son los que más vocación demuestran por la carrera que han elegido: aman al mar como a una madre de entrañas infinitas, y el flujo y el reflujo de las aguas se les antoja que son monstruosos abrazos, perdidos en la inmensidad.

LA ORGANIZACIÓN INTERNA DE LA NAVE

Es compleja e interesante la organización interna de la fragata en navegación. Un mundo pequeño y complicado, pero de organización perfecta merced a la disciplina, fundamento esencial de todo organismo militar y factor imprescindible 'sin el cual no es dado concebir ninguna institución armada. La disciplina de la gente de mar parece más sólida, más natural que la de tierra. El temple especial del marino, acostumbrado a luchar con los elementos, le dan una serenidad que contribuye a hacer resaltar su disciplina, más que como una condición accesoria de la vida militar, como un adorno, como una elegancia.

El comando dispone al emprender el viaje toda la organización de la nave, sin descuidar un solo detalle, Desde la adjudicación de funciones especiales a los jefes y oficiales del barco hasta la distribución del personal subalterno, todo requiere una atención detenida. Es necesario consultar aptitudes, apreciar la disposición del personal para determinados menesteres, y observar luego el desenvolvimiento de las diversas secciones del buque, a fin de reajustar sus servicios, realizando cambios, efectuando ensayos, corrigiendo defectos. Toda esa tarea se realiza activamente. Los hombres y los elementos de que dispone el barco son sometidos a prueba y a diversas combinaciones. Hombres, máquinas, cañones, aprovisionamientos, combustible, material de enseñanza, cámara y camarotes, calderas y pañoles, velamen y armamentos, tienen que ser conformados a las exigencias de! buque, del personal, de la travesía que se emprende, y, además de lo normal, de lo previsible dentro lo que se puede saber que podrá ocurrir, las medidas y 'las precauciones para lo imposible1 de adivinar, para las sorpresas que les deparan a los navegantes los secretos, los caprichos, las locuras del mar, de los vientos, de las tormentas.
Si con tanta precisión se contempla lo imprevisto, fácil es imaginar, cuan admirable será la organización interna del buque, en donde todo se mueve como una máquina: las clases, los horarios, la alimentación, la higiene, las maniobras, las observaciones, la derrota, las señales, los timones etc.

Cada oficial y cada tripulante tiene su función determinada y precisa, como un resorte disciplinado y consciente. El Comandante, que lleva los hilos de cía compleja organización, recorre con mirada escrutadora todas las dependencias de la fragata: observa, recoge impresiones de la forma en que se desenvuelven los diversos servicios, dispone cambios, corrige errores, imparte órdenes. Lo secunda el segundo Comandante, que también vigila todos los detalles en las funciones que le son propias. Después cada oficial tiene su misión bien determinada: el jefe de estudios, organiza las clases, otros oficiales se ocupan de las distintas secciones: artillería, derrota y navegación, detalle, electricidad, maniobra, meteorología, torpedos, oceanografía, timolcría y señales. Los oficiales de mar colaboran en esos servicias. El maestro de armas vigila la alimentación y el vestuario; los contramaestres trabajan en cubierta con el cáñamo, la brea y la pintura; los mecánicos cuidan grifos y palancas, se preocupan de la lubrificación, cuidan los menores detalles de la maquinaria a fin de evitar fallas y de prevenir desperfectos. Otra parte del personal cumple a la vez funciones, no menos importantes dentro de su propia relatividad: médicos, farmacéuticos, ingenieros, profesores de idiomas, de enseñanza elemental, contadores, fotógrafos, electricistas, contadores, músicos, escribientes, herreros, mayordomos, carpinteros, cocineros, sastres, peluqueros, panaderos, capellanes, mozos de cámara, clases.
Todo ese complicado mecanismo se mueve sin interrupción; los hombres trabajan continuamente, los resortes mecánicos funcionan con admirable precisión. La actividad humana se desenvuelve con exactitud mecánica, pero consciente y firme aún ante el peligro inminente o el cansancio inevitable de una tarca prolongada o excesiva por circunstancias fortuitas; la acción mecánica, merced a la constante
atención de la gente de a bordo, compite en eficacia y en resistencia con aquella otra. En tal forma todo se complementa y la hermosa fragata, que alberga tantas vidas abnegadas, parece que llevara en sus entrañas algo de esas vidas, así como todos sus tripulantes, durante el viaje y al través de los años, llevan en sus almas algo del barco esbelto en que hicieron largas travesías.

HACIA PUNTA ARENAS

Al mando del capitán de fragata, D. Abel Renard, la "Sarmiento" emprendió su 14" viaje de instrucción el 20 de febrero de 1914.
Fué despedida por el Vicepresidente de la República en ejercicio del Poder Ejecutivo, Dr. D. Victorino de la Plaza, Ministro de Marina y altos funcionarios nacionales.
Zarpó de la Dársena Norte a las 1.45 de la tarde.
A las 23.30 del día 23 del mismo mes fondeó en Puerto Militar.

 

El tiempo de la travesía se empleó en distribuir a los oficiales, aspirantes y personal subalterno en sus respectivos roles y en la limpieza general y organización del buque.
Completada la provisión de combustible y de agua dulce se zarpó de Puerto Militar el día 25 de febrero a las 2 de la tarde.
El 27 poco después de mediodía se llegó a Puerto Madryn.
El 28 y por invitación especial del Presidente de la Municipalidad de Puerto Madryn, un núcleo de oficiales concurrió a un baile de fantasía y de disfraz, que se organizó en los salones de la casa Municipal.
El lv de marzo se concedió la primera licencia a la mitad del personal y el 3 a la otra mitad.
Durante la estada en Madryn se realizaron excursiones a Trelew y Gayman. Para trasladarse a dichos pueblos, fué utilizado el Ferrocarril Central del Chubut. Las poblaciones visitadas organizaron diversos agasajos en honor de los marinos argentinos.
El 6 de marzo a las 11 de la mañana la "Sarmiento" zarpó de Madryn para Punta Arenas, siguiendo las instrucciones del itinerario.
Al cruzar el Estrecho se recibió en la "Sarmiento" la noticia de la trágica muerte del Ingeniero Newbery.
El día lia las 4 de la mañana se entró al Estrecho de Magallanes, continuándose la navegación sin novedad hasta las 4.30 p.m. en que se fondeó en la Bahía de Punta Arenas, saludándose la plaza.
Fué recibida el mismo día la visita del Gobernador Marítimo y del Cónsul Argentino, quienes fueron recibidos y despedidos con los honores correspondientes.
El día 13 fué recibida la visita del Gobernador Civil. El Cónsul Argentino y su señora esposa almorzaron a bordo el día 14, en retribución a una comida que había ofrecido dicho funcionario el día anterior.
Hallándose el buque listo para salir de Punta Arenas el día 13, no pudo zarparse en esa fecha por no haberse recibido contestación a un telegrama que se había hecho por vía terrestre solicitando la autorización del caso. Esa demora en la salida, además de ocasionar dos días más de consumo de carbón, tuvo como consecuencia encontrar condiciones desfavorables durante todo el principio de la travesía.

SOPORTANDO RACHAS DE PROA

Se zarpó el 15 a las 12.30 a.m. para estar dentro de las instrucciones y ganar el máximo posible de tiempo. Pocas horas después se levantó mal tiempo del S. E. que obligó a pasar todo el día 15 hasta las 11.30 p.m. fondeado el buque en San Nicolás,
Habiendo mejorado el tiempo se siguió viaje, pero pronto el viento se corrió al N. E. aumentando poco a poco su intensidad, por lo que a la 1 p.m. del 16 se debió tomar fondeadero en Field.
"A la mañana siguiente -— informa el comandante de la "Sarmiento" — se zarpó con el objeto de aproximarse a la salida del Estrecho a fin de darse cuenta del estado del mal tiempo en ese paraje.
"Como el viento del N. E. siguiera refrescando, se juzgó prudente buscar un fondeadero que, no estando tan alejado de Cabo Pilar como Field, permitiera esperar circunstancias favorables para salir al Pacífico.
"Hallándose en las proximidades de la boca de Puerto Churruca, se resolvió entrar a él para pasar la noche. La entrada no ofreció dificultades y se llegó hasta el fondeadero Nassau, notándose que a pesar del viento que soplaba fuera, la bahía estaba completamente tranquila, lo que hizo suponer que fuera abrigada para vientos del N. E. No hubo novedad hasta media noche en que se empezaron a levantar
fuertes rachas que obligaron a fondear la segunda ancla.
"Por la mañana, notándose que el buque no se aguantaba, lo que se debía a que las rachas siguen el contorno de la costa, manteniendo a causa de esto al buque siempre atravesado a la dirección inicial en que soplan, se resolvió dejar el fondeadero. Se levaron las dos anclas y con ellas a la pendura, se pasó a la parte central de la bahía para hacer allí la operación de colocarlas en el varadero, operación que resultó laboriosísima debido a las rachas violentas que se encajonan en el brazo Cosme, pues éste corre precisamente de N. E. a S. O. Mientras duró esta operación se mantuvo el buque proa a las rachas, que en ciertos momentos adquirían tal violencia, que yendo el buque adelante despacio era necesario aumentar la velocidad hasta 50 revoluciones para que no lo llevara atrás.
"Una vez terminada esa faena, se cayó a estribor para tomar la salida. Esta operación resultó muy difícil por causa de que las rachas tomaban al buque de través, a pesar de lo cual se realizó la salida con éxito.
"Una ver afuera se encontró que soplaba un temporal violento del N. E. que había arbolado mucha mar y se resolvió entonces capearlo a máquina, con lo que lentamente el buque iría aproximándose a Cabo Pilar.
"Durante esa noche del 18 el viento llegó a adquirir tal violencia que hubo momentos en que con la máquina a 64 revoluciones, que corresponde a nueve millas y media, el buque no gobernaba. A la madrugada del 19 el tiempo calmó, pero se mantenía muy cerrado por lluvia como había estado toda la noche anterior. A las 7 de la mañana se resolvió aproximarse a la costa para reconocerla y una hora después se distinguía entre chubascos el Cabo Pilar. El viento había disminuido mucho, pero quedaba una mar de leva considerable; se siguió viaje a máquina por ser el viento exactamente contrario, hasta el día 21".

EN COMUNICACIÓN RADIOTELEGRAFÍA CON BUENOS AIRES

"Del 21 a! 23 se pudo navegar a vela; del 23 al 24 se debió utilizar la máquina porque soplaba viento contrario, el que refrescó de tal modo, que a fin de economizar combustible se puso el buque a la capa a la vela durante todo el resto de la singladura. Desde el 25 al 30, en que se pasaron las Islas Fernández, se encontraron vientos más bien flojos, lo que obligó a usar la máquina durante un día que fué de calma absoluta.
"A causa de todas las circunstancias y datos referidos el 3 1 de marzo el buque se encontraba atrasado sobre el itinerario en más de mil millas.
"El buque se mantuvo en comunicación radioteíe-gráfica con estaciones de la costa argentina hasta distancias considerables, principalmente con la estación de Puerto Militar, que durante todo el tiempo trabajó con mucha habilidad y empeño, interpretando hasta nuestra última comunicación a 2.400 kilómetros.
"Hallándose el buque en contacto con la estación radiotelegráfica de Talcahuano, el Jefe del Apostadero Naval de esc paraje envió un radiograma de saludo ofreciendo los servicios de esa estación, atenciones que fueron debidamente agradecidas.
"Al avistar el 30 de marzo la isla de Juan Fernández, la tripulación recordó las célebres aventuras de Robinson Crusoc, relatadas en el viejo libro de Daniel de Foe.
"Al enfrentar a la latitud de Coquimbo, salió al encuentro del barco un cardumen de cetáceos negros y enormes. Los delfines y cachalotes, dando grandes saltos sobre las crestas de ks olas hicieron durante todo el día una curiosa escolta al buque: una tentativa de pesca de tiburones no tuvo éxito. Habiendo
uno de los cetáceos mordido el gancho, al ser sacado del agua rompió la cadena con una enorme sacudida. La pesca había fracasado, pero la tripulación se proporcionó un inesperado entretenimiento.
"La travesía desde aquí a Las Marquesas se hizo con una lentitud Inesperada, por cuanto los alisios del S. E. se encontraron flojísimos a pesar de haber-trazado la derrota alargándola un poco a fin de encontrarlos en su máxima intensidad.
"La navegación por el Pacífico duró cuarenta y un días. Durante esa travesía que abarcó 12.000 millas, fué intensificada la enseñanza práctica, especialmente en las escuelas de cabos, marineros y grumetes. La tripulación, tuvo sin embargo, como se acostumbra en esos casos, sus pequeñas distracciones. Aparte de los habituales juegos de a bordo, el conscripto Alberto Pezzi, ex actor cómico, improvisó un elenco que realizó diversas representaciones matizando así la monotonía de la larga navegación. En esa forma se llegó a Bahía Tai-o-hac en la Isla Nukahiva el día 24 de abril a las 7 de la mañana, fondeándose en ella sin novedad.
"El Gobierno Francés tiene allí un sargento que es la primera autoridad de la Isla. Esta persona recibió al que suscribe con toda amabilidad y puso su mavor empeño en tratar de salvar las dificultades que se fueron presentando.

SALUDO A LA EX REINA DE TAHITI
"No siendo posible proveerse de agua dulce en dicho paraje se resolvió entonces recalar a Tahití para tomar allí carbón, agua y víveres y seguir viaje lo más pronto posible hacia Honolulú, Se recaló a Tahití con chubascos de agua, los que no permitieron ver la Isla hasta 11 millas antes de llegar a ella, fondeándose en Papeete a las 2.30 de la tarde del 28 de abril. "Se hicieron las salvas y visitas de reglamento, encontrándose fondeado en el puerto el cañonero "Ze-léc", cuyo comandante acompañó al que suscribe a hacer la visita al Gobernador de la Colonia. "Como acto de cortesía se pasó a saludar a la ex reina de Tahití y el 29 se atracó al muelle para hacer carbón y agua". La "Sarmiento" zarpó de Honolulú el 19 de mayo a la 8 de la mañana con destino a Yokohama.

Durante la navegación, fué festejado a bordo el 25 de Mayo de acuerdo con lo prescripto en el ceremonial, realizándose por la tarde una fiesta para la tripulación, seguida por la noche de una función teatral y de cinematógrafo con elementos del buque. Los días 11 y 12 de junio se prosiguió navegando con tiempo cerrado y lluvia continua, fondeándose en el puerto de Yokohama el 12 a las 7 de la noche.

POR PUERTOS JAPONESES

De Yokohama la fragata siguió viaje para Kobe en cuyo puerto fondeó el día 24 de Junio a la 1 de la tarde.
Acompañado del Vicecónsul Argentino, el Comandante de la "Sarmiento" visitó al Gobernador, al Intendente Municipal y al Capitán del Puerto.

El teniente de fragata Eduardo Lezica visito con los aspirantes el Astillero Kawasaki, habiendo el directorio de la empresa puesto a disposición del buque un vaporcito para el traslado de los visitantes y su
regreso.
El comandante Renard se trasladó con el teniente Lezica, teniente de fragata Máximo A. Koch, en calidad de ayudante, y los aspirantes esa misma tarde a Kioto, realizando una visita a la ciudad que ofrece tantos panoramas de bellezas naturales y templos antiguos. Regresaron de la excursión el día 25 a la tarde.
La dirección del Astillero de Kawasaki ofreció esc mismo día una comida de carácter privado a la plana mayor del buque, que se realizó en una casa de te de Kobe a la usanza japonesa.
A las 11 de la noche se dejó el puerto de Kobe saliendo con rumbo al de Kure.
A este último puerto se llegó, por haberlo así indicado el Jefe del Arsenal, el 27 de junio a las 8 de la mañana.
A las 8.45 de la mañana, después de saludar a la plaza y a la insignia de vicealmirante Jefe de la Estación Naval, fué a bordo un oficial en representación de dicho jefe, en visita oficial, la que fué contestada poco después al "Aki", buque del capitán de navio más antiguo de los que estaban surtos en el puerto.

Más tarde un teniente de navio, en representación del Jefe del Arsenal, en una visita que realizó a bordo, combinó con el Comandante de la "Sarmiento" el programa de agasajos a efectuarse.
Respecto a la realización de dicho programa, dice el parte oficial lo siguiente:
"A las 9 de la mañana, el comandante hizo en tierra una visita al Jefe de la Estación Naval, a su Jefe de Estado Mayor y al del Arsenal, estando presentes en un salón de la jefatura los comandantes de todas las reparticiones y buques del puerto y cuyos ayudantes cambiaron tarjetas de los mismos con el comandante.
"A las 11, retribuyó a bordo la visita el Vicealmirante Jefe de la Estación Naval, el que fué despedido con la salva de ordenanza.
"A las 12.30 fueron a tierra, oficiales de mar, maestranza y tropa en número de cien, invitados por sus colegas a un "garden-party" en el local de su Club. Esta fiesta se prolongó hasta las 4.30 de la tarde.
"A la 1 el Comandante, con un grupo de oficiales y con los aspirantes realizó una visita al Arsenal de Kure, regresando a las 3.30,
"A las 4.3 0 se efectuó en el Club Naval una recepción a la plana mayor del buque, sirviéndose un lunch. Después de la recepción los marinos argentinos fueron obsequiados con un banquete en la residencia particular del Jefe de la Estación Naval.
"Durante toda la estada del buque en este puerto, estuvo a las órdenes del comandante de la "Sarmiento", en calidad de ayudante, el teniente de navio Htano, de la Marina Imperial Japonesa, que hablaba francés, y que había sido enviado por el Jefe de la Estación Naval. Para todas las comunicaciones con tierra estuvieron a nuestra disposición cómodos va-porcitos pertenecientes al Arsenal.
Un grupo de Oficiales y todos los aspirantes realizaron el 28 una visita a la Escuela Naval de Yeda Shima, siendo gentilmente atendidos por las autoridades del establecimiento.
"La fragata fondeó en el puerto de Yeda Shima a las 10 de ese mismo día y a las 12 se levó, navegándose por el mar interior con destino al puerto de Nagasaki a donde se llegó a las 5 de la tarde del día 3 0.
En la breve estada en Nagasaki los marinos argentinos fueron objeto de algunos agasajos. El segundo comandante y diez oficiales fueron invitados a una comida japonesa por la Mitsu Bishi Dock Yard Co. de Nagasaki, astillero particular que construye buques de guerra y mercantes.
El día 3 concurrió el comandante, el segundo comandante y diez oficiales a una comida de despedida ofrecida por el vicecónsul argentino en Yokohama, que se había trasladado a Nagasaki para atender las necesidades del buque y que fué nuevamente muy útil en esa localidad.
El día 4 a la noche la plana mayor concurrió a un "garden-party", ofrecido en el Nagasaki Club por uno de sus miembros más caracterizados.
El 5 de julio a mediodía se zarpó con destino a Shangai a donde se llegó el 8 por la mañana.

EL 9 DE JULIO EN CHINA

Encontrándose fondeada la fragata en el puerto de Shangai juntamente con el cañonero inglés "Clio", el cañonero alemán "Luchs", el crucero italiano "Marco Polo" y el cañonero italiano "Sebastiano Gaboto", fueron invitados dichos buques de guerra extranjeros a asociarse a nuestro engalanado con motivo de la rememoración del aniversario patrio, 9 de julio, siendo la invitación aceptada. Dichos buques engalanaron juntamente con la fragata, atención que fué agradecida por intermedio de un oficial de la "Sarmiento", que concurrió a bordo de los referidos buques con ese objeto.
El 11 los aspirantes, acompañados por el jefe de estudios, visitaron el Observatorio Meteorológico y Magnético de Sikavei.
Habiéndose tomado agua y las provisiones necesarias se zarpó del puerto de Shangai el 13 de julio a las 5 de la mañana, navegándose en demanda del puerto de Singapore, por cuanto el de Hong-kong, según datos ya recibidos en el Japón y confirmados en Shangai, estaba infectado y todo buque procedente de él era sometido a cuarentena.
A las 5 de la tarde del 26 de julio la "Sarmiento" llegó a Singapore.

LA CONFLAGRACIÓN EUROPEA

El día de la partida, momentos antes de zarpar con destino a la isla de Java, se recibió un cablegrama del Ministerio de Marina que decía: "Espere órdenes". ¿Qué sucedía? Se conocía la declaración de guerra de Austria a Servia, pero ello no podía obstaculizar el interesante itinerario primitivo. Al día siguiente las noticias fueron más graves; la conflagración europea era evidente. Durante varios días no se recibían las órdenes anunciadas de, Buenos Aires, en donde esperaban tal vez el giro de los acontecimientos.

Cirujano de primera Raúl Sánchez Elía en Kobe

Se sucedían las noticias pavorosas en boletines que la gente arrebataba ansiosamente a los vendedores en las calles: "Rusia declaró la guerra a Austria" "Alemania declaró la guerra a Rusia y mandó un ultimátum a Francia". "Invasiones recíprocas de los ejércitos". "La escuadra inglesa del Mar del Norte impedirá a Alemania el ataque a los puertos franceses". "Alemania ha violado la neutralidad de Bélgica invadiendo su territorio y los belgas hacen causa común con Francia".
En Singapore, como en todo el Oriente, subió enormemente el precio de las mercaderías.
Hay allí un conflicto interior que parece grave. El pueblo indígena, trata de amotinarse por el alza del precio de la leche condensada, <lo que motiva inmediatos edictos del Gobierno colonial. En tanto, los residentes ingleses acuden a los cuarteles en busca

de armas, previendo un posible ataque. Llegan noticias espeluznantes de que hay sublevación indígena en la cercana isla de Borneo, en donde han asesinado a muchos extranjeros.
Las salidas de a bordo se hacen menos frecuentes.
Han pasado ya algunos días de incertidumbre, hasta de angustias, que se aumentan por una falsa noticia: "Los cables han sido cortados". Lo que realmente sucedió, fué que se estableció la censura telegráfica.

El Gobierno colonial publicó otro edicto, prohibiendo la salida de artículos de primera necesidad. Felizmente, la "Sarmiento" estaba lista para zarpar, es decir, provista de víveres, agua potable y carbón para una larga jornada.
En la noche del día mismo, que se conoció la guerra europea, zarparon de Singapore el Crucero alemán "Geier" y seis vapores de esa bandera con rumbo desconocido.
Durante todas las noches, dos proyectores eléctricos de los fuertes, paseaban sus haces luminosos por la bahía, fijándolos muchas veces con impertinente insistencia sobre la pacífica nave. Dos vaporcitos de la policía marítima recorrían continuamente el puerto y daban el alto a los buques que llegaban para inspeccionarlos y aprobar su entrada.
Ello ofrecía episodios risueños que la divertían un poco, en medio de la lógica angustia y de la triste perspectiva de volver a cruzar otra vez el Pacífico para retornar a Buenos Aires.
Cuando los grandes vapores entraban en la bahía, el vaporcito diminuto como un bote al lado de aquellos grandes paquetes, salía al encuentro con la señal:
"M.N." "Deténgase inmediatamente" Generalmente los vapores vienen a gran velocidad y no pueden detener la marcha hasta mucho después de haber interpretado la señal, lo que obliga al buque policía a hacerse a un lado para evitar la embestida. Entonces comienza la persecución. El paquete que se gana ligeramente al puerto buscando fondeadero y el vaporcito que le sigue con sus máquinas impotentes para darle alcance. A uno de esos vapores que avanzó demasiado se le hizo desde el fuerte un disparo de cañón, cuyo proyectil le pasó a corta distancia de la proa,

El paquete infractor, tiene que levar ancla en seguida y escoltado por el vaporcito, que marcha ufano conduciendo su enorme presa, va a fondear en la rada conjuntamente con otros ocho o diez buques que están también detenidos por la misma falta.
Un paquete francés zarpó para Marsella conduciendo un contingente de colonos de esa nacionalidad y tuvo que regresar apresuradamente a las pocas horas, pues el crucero alemán "Geier", que merodeaba por las afueras, había intentado darle caza. Después de dos días el paquete francés siguió a su destino.
Se recibió de BuenosAires, un segundo cablegrama: "Regrese inmediatamente por el camino más corto". Aconséjase por el Cabo de Buena Esperanza (Sud África).

Se zarpó de Singapore a las 11 a.m. del 6 de agosto, dándose a conocer a la tripulación del buque, por medio de una orden, el cambio de itinerario, motivado por el estallido de la guerra; varias disposiciones referentes a la vigilancia exterior, y la recomendación a todo el personal de la mayor economía en el consumo de agua potable, pues, si la situación europea se hacía más grave, se estaría en el caso de realizar una sola travesía hasta Buenos Aires desde la Indo-China, por cuanto los puertos de tránsito pertenecían a naciones beligerantes. Vadeado el estrecho de Malacca, se navegó teniendo siempre a la vista por estribor la isla de Sumatra. En esa navegación fué encontrado un destróyer de la marina holandesa, que izó dos banderas de esa nacionalidad en sus mástiles. Los dos buques se observaron bien a la distancia, sin interrumpir cada cual su ruta.

El día 9 de agosto fondeó la fragata en Tandjón-Priok, puerto de Batavia. Los marinos argentinos bajaron a tierra y visitaron la ciudad antigua, en la que se encuentran los edificios de la Municipalidad, Tribunales, Aduana y Banco de Java, y los barrios chinos, malayos, árabes e indúes. Después se realizó una jira por la ciudad nueva, en la que predomina un conjunto de mansiones sencillas y confortables edificadas en el centro de magníficos jardines, entre enredaderas y heléchos. La "Sarmiento" entró al Dock a fin de completar su provisión de carbón y de agua potable, que le permitiera realizar la navegación de cinco mil millas hasta Capetown. Siguió después viaje la "Sarmiento" a Capetown, en donde la sorprendió el estallido de la gran guerra, regresando por esa causa a Buenos Aires a donde llegó el 14 de octubre del mismo año.

EL OFICIAL DE GUARDIA

"Anoche, mientras las aguas corrían y el viento mugía entre las velas, mientras los cuatro timoneles atentos al rumbo y a los puños altos que flameaban estrepitosos, mientras la noche amortajaba con su manto de estrellas la inmensa región de las olas; yo me paseaba en mis horas de guardia contemplando el mar, el velamen y atento siempre al viento y a sus golpes traicioneros. Me pascaba, pasando de la mejor manera esas cuatro horas llenas de imprevisto, pensando en las maniobras posibles con la sana emoción de sus riesgos complicados y viendo a los hombres de mi guardia dormitando a la luz de la luna que se reflejaba sobre sus blancos uniformes, pero seguro de que despertarían rápidos al primer grito de mis órdenes para escalar la arboladura y repartirse en las vergas, donde irían sin temor a desafiar las ráfagas y dominar las velas.
"Ningún ruido, salvo el canto de alguna polea en los altos dominios de los gavieros, salvo el gualdrapeo de algún puño de las velas superiores. La noche tranquila y sobre la cubierta la sombra de las jarcias y de los cordajes de maniobra, proyectándose como una red de líneas violetas. Las grandes vergas horizontales trazaban largas líneas negras, y la fragata apoyada por su velamen, orientado amuras a babor, iba inclinada sobre la banda contraria.
"Entre aquel escenario, me paseaba, escrutando el horizonte y entre la inmensidad que me rodeaba y las voces profundas que se escapaban del oleaje y de los vientos, gratos recuerdos, felices ilusiones me acompañaban.
"Luego, las claridades del alba me trajeron a la realidad de la vida. Líneas nebulosas, hilos de plata corrieron sobre el cielo oscuro; el color verde azulado de las aguas principió a definirse en la extensión inmensa; en el límite indeciso apareció el primer destello solar y el espectáculo del despertar del día, llenó mi espíritu de admiración, sin disminuir el encanto de los momentos pasados en que soñé despierto y viví en el presente solitario, horas de ayer y del mañana lleno de esperanzas".
de "La novela del mar"

Preparándose para el examen

Fotografias del album correspondiente a este viaje, guardado en la Fragata Sarmiento y cuya copia fué permitida por el Sr. director, CN Zavalla. Han sido corregidas y redimensionadas por nuestro colaborador, don Americo Lohin, a quien agradecemos

Salida- Puerto Militar, Puerto Madryn, Punta Arenas

   
Yate del 2o comandante acompañando a la Sarmiento a la salida Casa de bombas, puerto militar Obra en el puerto- Puerto Militar
Dique de carena en construccion Flotilla en Puerto Militar Tomando alturas
Pto Madryn- La Primavera elaboracion de conservas de pescado Punta Arenas, efecto de la luna
Vistas de Punta Arenas Magallanes - Piedra de los escándalos de Puerto Field
   
  Glaciar en Magallanes  

Papetee - Honolulu

   
Honolulu Iglesia de Sivawei Honolulu Country Club Honolulu Sor AnaMaria, Supeiora  de la Mision Catolica desde hace 50 años, en su honor se dio nombre a la bahia.
Nukahiva- interior iglesia Oficiales visitando la Mision La escuela
Cruz conmemorativa del centenario de la Mision Tejiendo palmas para construir casas Habitacion tipo de las Marquesas
Exhuberante vegetacion en Tahiti Tahiti- Plantacion de cocos Tahiti- Gruta
Tahiti - paisaje Tahiti - Plamtacion de cocos Tahiti -  recoleccion de cocos
Tahiti - Choza y familia Zanaka Tahiti - Avenue Bruea Papeete Honolulu - gente en el muelle
Honolulu - Playa de baños Dos celebridades musicales: Mischa Elmas y Me Brown dieron conciertos en Honolulu Honolulu - Entrada al parque del museo

Yokohama - Kure -  Yodosima - Nagasaki - Shanghai

   
Yokohama- Canal que atraviesa la ciudad Yokohama, vista parcial del puerto Fabrica de Cloisonné
Jardin privado La Sarmiento en Yokohama Una calle de Yokohama
Estroyers acompañando a la sarmiento Acorazado Sagami Palacio Imperial Inhabitado
Una calle de Tokio Tokio- Vista parcial Jardin del colegio de los padres Jesuitas
Puerto de Kobe Tumba de los 47 samurai en el Templo Pankuji Un sampan
Buda Kobe. una calle Kobe desde el puerto
Camino al monte Sumayama Cirujano de 1a. honorario Dr. Raul Sanchez Elía- Kobe Kobe desde el monte Sumayama
Concertista de Koto Fuente termal Numabiqui Director de la escuela de Señoritas en el Museo
Clase de literatura Clase de labores Castillo Akashi
Castillo Akashi. detalle de la fortificacion. Escuela de agricultura vista desde el castilllo  Castillo Akashi Parque
Jardin templo de nanko Templo de Nanko Clase de ingles en escuela de agricultura
Plantacion de arroz Templo Osaka. portico templo en dia de lluvia
Orando Kyoto-interior templo Kiomasu Kyoto- Entrada templo Chijonin
Kioto-entrada templo Chijonin Campana templo Chijonin Templo Kiomasu
Decoracion de porcelana Nagasaki Nagasaki- Astillero
Barrio Chino Barrio frances. casas de comercio Jardin típico privado
 
Residencia de verano de Mandfarines - barrio Chino Observatorio Sikawei  

Singapore - Batavia (Hoy Djakarta, Indonesia)

   
Puerto de Singapur Singapur- reservorio de agua corriente Singapur- reservorio de agua corriente
Singapur- cultivo del caucho Singapur - Casa de naturales entre plantaciones de cocos Singapur- Casa de gobierno
Singapur amino a Johore Proximidades de Johore Johore- Palacio real
Batavia - Catedral Batavia - Monumento Batavia- Calle principal
Batavia- Típico regador de calle Batavia- Tropas coloniales pasando el puente Waterloo Buitenborg- Jardin Botanico
Buitenborg- Jardin Botanico Buitenborg- Jardin Botanico Buitenborg- Jardin Botanico
Buitenborg- Jardin Botanico Garaet- Java - Niños vendedores Garaet- Java - Calle
Garaet - Java- Teatro de los nativos Garaet- Java - Mercado Java -Cañaverales
Batavia - Lago Tjiipanas Batavia - Lago Tjiipanas Batavia - Lago Tjiipanas

Oceano Indico - Capetown

   
Oceano Indico Alrededores de Capetown Playa de Capetown
 
Capetown, vista desde el puerto Table Mountain  
     

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar