Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

     VIAJE  41 de INSTRUCCION/18 de  LA FRAGATA 1920/21

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

La "Sarmiento" reanuda sus servicios - Efusivas demostraciones en España - Otra opinión sobre el buque-escuela

ITINERARIO:

Zarpó el 11 de abril de 1920 y regresó el 30 de enero de 1921. Buenos Aires. - Ushuaia - Santa Cruz - Comodoro Rivadavia - Camarones - Madryn -San José - San Blas - Puerto Militar - Capetown - Aden - Port Said - Jafía - Alejandría -Constantinopla - Pirco - Tarento - Argel - Cádiz - Lisboa - Santos - Rada de La Plata y Buenos Aires. Navegó 22.947 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES

Comandante: Capitán de Fragata D. Joaquín Arnaut; Tenientes de Navio: D. Ricardo A. Vago, Adolfo E. Perna; Tenientes de Fragata: D. Juan C. Meriggi, Miguel A. Tanco, Arturo Sáiz, Julio Mü-ller, Horacio Medrano; Alféreces de Navio: D. Enrique Arce, Francisco J. Clarizza, Alfonso Goux; Ingeniero Maquinista de 1.*: D. Rafael Torres; Ingeniero Maquinista de 2.a: Miguel A. Arenillas; Cirujano Principal: D. Belisario Saborido; Contador de 1.a: D. Ricardo Goyena; Auxiliar Contador: Julio A. B. Bruno; Capellán: Luis Eggel;

Aspirantes del Cuerpo General: D. Alfredo P. Salvadores, Elíseo Vila, Juan J. Feilberg, Juan C. Garofano, Alberto Lonardi, Lorenzo López Naguil, Santiago J. Mugli, Wal-ter A. von Rentzell, Roberto C. Amette, Ricardo M. Puente, Mario E. Guerrero, Pablo S. Artun-do, Victorio Malatesta, Roberto Vatni, José J. Almagro, Julio A. Quiroga Furque, Carlos E. Constantino, Miguel Benvenuto, Pedro Otero Lacoste, Gerardo Fernández Rubio, Baltasar Fandiño, Guillermo O. Wallbrecher, Francisco A. Aguirreurreta, Felipe Bosch, Espartaco A. Gemignani, Carlos G. Suárez del Solar, Alfredo J. Bourré, César A. Lera, Carlos A. Moreno Vera; Aspirantes al Cuerpo de Administración: D. Juan Picasso, Fernando P. V. Louge, Andrés Germain, Eugenio Burzio, Antonio B. Cerminatti, Anoel Palacio;

Sub-oficial Contramestre de 1°- D. Manuel Pérez; Contramaestre de 2.a; D. Froilán Brizuela, Juan Cuenca, Enrique Valdéz; Condestable Instructor de 2.a.- D. FroilÁn Romero; Sub-oficiales Maquinistas Principales: Juan Fitolite, Octavio Pedemonte; Sub-ojkiales Maquinistas de 1.a: D. Juan Bignami, Primero Schiavi; Sub-oficiales Maquinistas de 2.a: D. Jacinto Adarraga, Segundo Crivelli; Mecánicos de 2.a: D. Severo Azzaritti, Rómulo Troyani, Sub-oficial Electricista de 2.a: Ricardo Ceruzzi; Mecánico Radiografista de 2.a: Virgilio Venturini; Carpintero de 2.a: D. José Rosales; Maestro de Banda de 1.a: D. Lorenzo Fresia; Maestro de Banda de 2.a; D.José Luis Segura.

CONSCRIPTOS
Díaz Ireneo, Escudero Teodoro R., Coanocchini Luis, Gómez Ricardo de )., López Ventura, Ledcsma Cornelio, Mirabel Tiburcio, Orcllano Nicolás, Pallares Luis, Pérez Gervasio, Palacios Guillermo, Pie-tratruoni Bernardo E., Resta Francisco, Trevisan Ricardo, Villavicencio Francisco, Wienderlich Pedro, Raúl J., Romano Carlos, Romero Ireneo F., Rodríguez Avelino, Romero Luis, Sabal Genuario, Sosa Zalazar Pedro, Aguilera Luis S., Braceo Reinaldo J., Barragán Indalecio, Boutan Gastón, Cufré Luís O., Calzetti Rodolfo P. S., Cetrola Miguel A., Carabajal Pedro D., Coronel José, Corvalán Lucrecio, Cosoli José, Duran Manuel, Delgado Pablo A., Del Río Benito Jorge, Dellasanta Juan C, Encina Jorge, Fusello Juan B., Gomallo Emilio, Gorra José V., Gasi Héctor A., Gándola Ampelio R., López Ángel Mateo, Lemos Ramón, Lescano Pedro, Lagastena Luis M1., Macalusc; Héctor, Montenegro Fernando, Magaterra Alfredo S., Mendoza Ángel I., Nahuelmilla Nazario, Olivera Victoriano J., Peralta Ramón, Prado José R., Píerre Vicente D., Pérez Luis A., Ríos Luis M., Rodríguez Noel, Sosa Honorio, Sabella Antonio, Sanguincto Juan A., Sanabria Ángel E., Spampinato Vicente, Torielli Carlos P., Várela Daniel, Vianco Francisco M., Ve-lázquez Leandro, Zeandrca Ramón H, Barbas Martín, Barrionuevo Cornelio, Gutiérrez Emilio A., Tzzo Ángel, Martínez Aurelio, Mena Vicente, Montoya Emilio, Painclat Marcelino, Rosini Pacífico, Romero Benigno, Ramírez Lauro, Sumbagno Cosme, Yano Emiliano B., Chachagua Abelardo, Colqui Gregorio E., Cortez Alfonso, Collet Eugenio R., Díaz Facundo D., Gutiérrez Pedro L. Chenlo Francisco, Sanfora José, Castañeda Antonio L., Negri Jacinto C, Pianetti Luis G., Cisneros Narciso C, González Carlos M., Kohn Marcos, Laplacette Osvaldo L., Luna Ricardo S., Mais-terrena Luis, Reyes Enrique E., Roberts César, Sal Pedro A., Villegas Hilario S., Barrera Roberto, Coehet Nicolás E., Caivano José, Tapia Eufemio, Romagnoli Carlos, Torres Alberto, Aguirrc Tiburcio, Aldcrcte Domingo, Bravo Enrique, Calcaterra Luis A. C, Lu-aues Magno, Navarro Juan de la C, Panigua Aurelio, Quintana Adolfo M., Rubio Marcelino, Vélez Abdon Juan de Dios.

 

REANUDANDO SUS FUNCIONES

PUESTA nuevamente al servicio de la instrucción de los alumnos de la Escuda Naval, la "Sarmiento" realizó el vigésimo viaje bajo el comando del Capitán de Fragata, D. Joaquín Arnaut.
Con excepción de la estada en España, en que autoridades y pueblo renovaron las manifestaciones de simpatía hacia el buque argentino que tantas veces ha llegado a los puertos de la madre patria, muy pocas novedades ofreció esta jira por los otros puertos en que debió fondear. Los partes oficiales así lo hacen notar y se dedican en su casi totalidad a detallar la forma en que se dio cumplimiento al programa de estudios y algunas observaciones relacionadas con las condiciones del buque para esa clase de viajes.
Contrariamente a la opinión sostenida por los dos jefes que comandaron anteriormente la fragata y el "Pueyrredón", el Capitán Arnaut hace constar en su informe que la "Sarmiento", no obstante las deficiencias que pueden señalarse respecto a su función, es el buque de nuestra Escuadra más apropiado para que los futuros marinos argentinos realicen la última etapa de sus estudios.
Como han sido insertadas en este libro las opiniones de los otros comandantes, consideramos conveniente transcribir la del Capitán Arnaut, que difiere de aquéllas. La parte pertinente del respectivo informe va al final de esta crónica. La "Sarmiento" zarpó el 11 de abril de 1920 de la Dársena Norte y regresó el 24 de marzo de 1921, habiendo navegado 22.947 millas.
De Buenos Aires salió para Ushuaia, recalando en los puertos de Santa Cruz, Comodoro Rivadavia, Camarones, Madryn, San José, San Blas y Puerto Militar, para seguir después a Capetown, Aden, Port Said, Jaffa, Alejandría y Constantinopla.
Pocas fueron las novedades que ocurrieron durante la navegación. Las estadas en diches puertos fueron relativamente breves y los agasajos reducidos a las recepciones y visitas oficiales de práctica.

 

VISITA A ATENAS
Después de una estada de seis días en Constantinopla se zarpó con rumbo al Pirco, saludándose a la salida con 19 cañonazos la insignia del Alto Comisionado Norteamericano. El día 2 de noviembre de 1920 el Comandante y los oficiales fueron invitados a almorzar en la casa del Señor Ministro de España, atención que fué devuelta en la misma forma al día siguiente a bordo.
Se llegó a Píreo el día 4 a la tarde. Fué recibida la visita de un oficial del Crucero Inglés "Concord" y del ayudante del Jefe de la Zona Militar, que fueron a dar la bienvenida a la "Sarmiento".
Los oficiales, aspirantes y personal subalterno, visitaron por turnos la ciudad de Atenas, siendo los aspirantes acompañados por el jefe de estudios. A invitación del Jefe de la Zona, los oficiales y aspirantes visitaron la Escuela Naval, siendo gentilmente atendidos por las autoridades de dicho establecimiento.

EN EL MAR JÓNICO
Para los que por primera vez visitaban esta ciudad, hubo un poco de decepción al verla tal cual es hoy. La moderna ciudad de ahora, no es, por cierto lo que se imagina quien no la conoce. La antigua capital del Ática y la ciudad principal de la Grecia antigua, no responde a la expectativa que despierta en el viajero su historia y su leyenda. Lo que fue su época de esplendor cuando constituía el centro de la civilización y de la cultura del mundo antiguo, no es actualmente nada más que un recuerdo que se mantendrá eternamente en las páginas de la historia. Pero, de esa civilización queda todavía, y quedará también eternamente, la obra inmortal de sus filósofos, de sus poetas. Sócrates, Platón, Aristóteles y Homero han dejado de ser los dioses penates del legendario país, para extender sus manes por todo el universo.
La visita a Atenas dejó en los marinos argentinos gratos recuerdos, habiendo sido objeto de solícitas atenciones.
El tiempo poco favorable, vientos contrarios continuos y el consumo excesivo de carbón embarcado en el Pireo, obligó a la "Sarmiento" a entrar en el puerto de Argel, que es estación carbonera por excelencia.
Se fondeó en Tarento el 13 de noviembre, en el Mar Grande, en las proximidades del puerto, haciéndose el saludo correspondiente a la plaza. Al aproximarse el buque al fondeadero fué recibido por dos hidroaviones de la Escuela de Aviación, y un dirigible que evolucionó sobre el buque.
Inmediatamente de fondeada la "Sarmiento", se presentó a dar la bienvenida, en nombre del Jefe de la plaza, el Comandante del buque insignia torpedero  "Trípoli", Capitán de Corbeta Virgilio Zucchini y a ponerse a las órdenes del Comandante, invitándolo a tomar fondeadero en el Mar Piccolo, movimiento que se efectuó en seguida saludando al mismo tiempo la insignia del Comodoro Jefe interino de la Plaza Militar de Tarento. Esa misma mañana fue visitado el Jefe de la plaza. En ese puerto, amablemente acompañados por oficiales de la marina local, fueron visitadas las obras de saltajc de Leonardo de Vinci, el Museo Arqueológico y la Escuela de Aviación Naval, en donde varios oficiales de la fragata tuvieron ocasión de volar, siendo muy gentilmente tratados por la plana mayor del establecimiento.
El Círculo Sportivo Naval puso a disposición de los oficiales de la "Sarmiento" sus salones, los que fueron frecuentados por los mismos en varias ocasiones.
Se partió de Tarento el 20, siendo despedidos por dos hidroaviones a pesar del fuerte viento reinante.

Durante ese día se empavesó de gala, uniéndose así a los honores que se tributaban por el cumpleaños de la Reina Madre: Al zarpar se arrió el engalanado con uní salva de 21 cañonazos.
En Argel fué saludada la plaza con las salvas de ordenanza, que fueron contestadas, cambiándose las visitas reglamentarias con el Jefe de la Zona Militar, el Intendente Municipal y el Crucero holandés "Zeeland".

Cirujano principal, Belisario Saborido, contador Ricardo Goyena, teniente Arturo Said, contador Julio Bruno y un grupo de aspirantes al atracar a Capetown

ENTUSIASTA RECEPCIÓN EN CÁDIZ

 El 30 de noviembre se llegó a Cádiz, saludándose la plaza con las salvas de ordenanza al enfrentar la punta de San Felipe, saludo que fue inmediatamente contestado por las baterías del Parque de Artillería. "La "Sarmiento" amarró al muelle de la Reina Victoria, en donde se había congregado numeroso público. Inmediatamente dio la bienvenida al buque el Director de Sanidad, D. Ricardo Castello, el ingeniero de la Junta de las Obras del Puerto, D. J. Morello; el Concejal, D. Ángel Puga; el segundo comandante de la Capitanía del Puerto, D. Ignacio Fort; el Cónsul Argentino, D. Ángel Picardo, y por el Apostadero de San Fernando, el Capitán de Corbeta, D. Javier de Elizalde.

La Legación Regia del Turismo puso a disposición de la plana mayor de la "Sarmiento" y de la tripulación del buque, la caseta de turismo establecida en el muelle. El Centro Gaditano y el Centro Militar y Naval, pusieron a disposición de los jefes y oficiales sus salones. Fueron recibidas además infinidad de cartas y telegramas de bienvenida, entre los que pueden citarse el del Encargado de Negocios de la Argentina, del Cónsul General Argentino, del Cónsul Argentino en Valencia, de la Señora Carmen de Alvear, Princesa de Wrede, del Señor Ortiz de Sampayo, etc. Ese mismo día fué presentado a consideración del comando de la "Sarmiento" el programa de festejos organizado por las autoridades de Cádiz y San Fernando, que fué totalmente aprobado.
Durante la tarde el Comandante de la fragata, acompañado del Cónsul Argentino, realizó las siguientes visitas: al Gobernador Civil, Sr. Javier Bo-res Romero; al Gobernador Militar, General de División D. Wenceslao Bellod; al Alcalde de Cádiz, Sr. Francisco Closet; al Capitán del Puerto, Capitán de Navio Ubaldo Seris Gramer, y en San Fernando al Capitán General del Departamento de Cádiz, Vicealmirante D. Pedro Vázquez de Castro. En todas estas visitas el Comandante de la "Sarmiento" fue cordialmcnte recibido.

A la noche del mismo día el Cónsul Argentino ofreció una cena íntima en su domicilio a los jefes y oficiales del buque. En la mañana del 1" de diciembre las autoridades y altos funcionarios que habían sido saludados devolvieron la visita, siendo recibidos con el ceremonial correspondiente. En representación de la Academia Hispano Americana fueron a bordo, a fin de dar la bienvenida al buque y entregar al Comandante de la "Sarmiento" el nombramiento de académico, el General de Infantería de Marina, D. José Ccbrián Saura y el Doctor Ricardo Solier. Esa misma mañana fué recibida la visita del Señor Obispo de Cádiz, Monseñor López Criado, que fué devuelta el mismo día a la tarde. A la noche se realizó un banquete ofrecido a los jefes, oficiales y aspirantes por el Ayuntamiento de Cádiz.

El jueves 2 a las 17, la guarnición militar ofreció un vino en el Centro Militar y Naval y por la noche se efectuó una función teatral en honor de los marinos argentinos en el Gran Teatro. El viernes 3 fué visitada la Escuela Naval, a invitación del Capitán General del Departamento de Cádiz, organizándose luego un interesante "garden party" en los salones de dicho establecimiento, con la participación de distinguidas familias de la ciudad.
El sábado 4, a invitación del Marqués de Casa Domec, fué visitada la exposición de vinos que el mencionado establecimiento tiene en Cádiz, no habiéndose podido aceptar la invitación para visitar las bodegas situadas en Jerez, por falta de tiempo para realizar el viaje.
Por la tarde el Centro Gaditano ofreció un te en sus salones, dando motivo a una amena reunión en la que los marinos argentinos fueron amablemente agasajados.
El domingo 5 fueron retribuidas las atenciones recibidas con un te que fué servido a bordo de la "Sarmiento", habiendo concurrido todas las altas autoridades y representantes más caracterizados de la sociedad de Cádiz y San Fernando.
A insistencia del Ayuntamiento de San Fernando y teniendo en cuenta que el Gobierno Civil de la Provincia y otras autoridades habían enviado al Señor Presidente de la Nación un cablegrama, solicitando que el buque postergara su salida, se resolvió zarpar el martes a las 6, aceptando la invitación del Alcalde de San Fernando para una recepción en el Ayuntamiento a las 20; una función teatral en el histórico teatro de la localidad y un baile en los salones del Ayuntamiento. La recepción tuvo un carácter de mucha solemnidad y el pueblo de San Fernando se mostró muy cariñoso con los marinos argentinos, tributándoles grandes ovaciones populares.
La tripulación fué invitada a la función teatral del Gran Teatro y a una matinée el día 5 en el Teatro Princesa.

Una parte de la tripulación fué invitada también a un almuerzo y cena en el Parque de Artillería y a una matinée en el Teatro del Parque Gc-novés, y el martes 7 a una corrida de toros y a un lunch en el cuartel de Infantería. Habiendo recibido el comando de la "Sarmiento" autorización superior para postergar el tiempo que se creyera necesario la estada en Cádiz, se resolvió aceptar la invitación del Capitán General, que puso dos torpederas a disposición del personal superior de la fragata para trasladarse a Sevilla por el Guadalquivir y zarpar el miércoles 8; pero la huelga general declarada en esa última ciudad y el mal tiempo reinante, imposibilitó el cumplimiento de esa parte del programa y el mal tiempo arreció en tal forma que impidió la salida del buque hasta el día 10.
El martes a las 11 el Alcalde de Cádiz, con los miembros que integran el Ayuntamiento, fueron en corporación a saludar al Comandante de la "Sarmiento" v confiaron un mensaje para que fuera entregado al Presidente de la República Argentina.
Los Señores Cónsules de las Naciones Americanas ofrecieron dar un banquete a los jefes, oficiales y aspirante», que no pudo materialmente aceptarse por no haber tiempo disponible.
El 10 se zarpó del puerto de Cádiz, yendo a despedir el buque el Gobernador Civil, el Alcalde, los ayudantes del Capitán General y Gobernador Militar y un numeroso grupo de familias que habían participado en las reuniones sociales ofrecidas a los marinos argentinos.
Una vez en franquía fué saludada la plaza con 21 cañonazos, cambiándose expresivos telegramas entre las autoridades españolas y el comando de la "Sarmiento".

DE LISBOA A BUENOS AIRES
Se llegó a Lisboa el 12 a mediodía, amarrándose a una boya frente al Arsenal de Marina, en el Tajo. Fué saludada la plaza y la insignia de Capitán de Navio con mando de fuerza naval que arbolaba el "Vasco da Gama".
El Canciller del Consulado General Argentino fué a bordo a ponerse a las órdenes del Comandante de la fragata de parte del Cónsul General. A la tarde fué visitado por el Comandante Arnaut el Encargado de Negocios de la República Argentina y el Cónsul General Argentino, y a la mañana siguiente, acompañado por el primero de los nombrados, se pasó a saludar al Ministro de Marina de Portugal, al Jefe del Arsenal, al Mayor General de Marina y al Jefe del Departamento de Marina, siendo todas esas visitas devueltas al día siguiente.
El Encargado de Negocios de la Argentina ofreció vina comida íntima en el Avenida Palace Hotel a los jefes y oficiales, y el buque retribuyó con un te esa atención, el 15 a la tarde, con asistencia del Ministro de España. Habiendo solicitado el Encargado de Negocios audiencia al Señor Ministro de Relaciones Exteriores de Portugal, ésta fué concedida para el 16, lo que obligó a atrasar la salida del buque.

Los oficiales fueron invitados a un baile en la mansión del Señor Marqués de Castello Melhior. Portugal tiene para todos los marinos un atractivo especial: su antiguo poderío, conquistado merced al arrojo de sus intrépidos navegantes. La cuna de Magallanes, el primero que realizó un viaje alrededor del mundo, y de tantos otros temerarios conquistadores, evoca en los marinos importantes recuerdos históricos. Por otra parte, las bellezas de la vieja ciudad, la exquisita amabilidad de su pueblo son motivos más que suficientes para despertar interés por el arribo a sus playas. La "Sarmiento" partió de Lisboa con rumbo a  Santos el día 16 a las 16,- deteniéndose en Tenerife en donde se realizó una recepción a bordo.

¡A ESTUDIAR!
En estos largos días de navegación, después de las fiestas y recepciones habidas durante las estadas en puertos, se inicia para los aspirantes la tarea de prepararse para los próximos exámenes. Hay que estudiar. La inminente terminación del viaje despierta en los cadetes el sentido de la realidad. Durante el crucero realizado, las distracciones, el propio cansancio de las visitas rápidas a los puertos desconocidos, que no han satisfecho la ansiedad juvenil de verlo todo, ha hecho olvidar un poco el verdadero objeto del viaje. Pero, pronto los jóvenes alumnos se posesionan nuevamente del afán primordial que los impulsa y que los ha llevado a elegir la carrera. Pronto, muy pronto, van a terminar sus estudios y ninguno quiere retroceder ni un paso en el camino ya iniciado. Ahora, ante el montón de libros, frente a las pizarras, papeles, grifos y sextantes sienten la responsabilidad que han asumido ante ellos mismos, ante los suyos y sus superiores. Hay que estudiar. Viene el repaso de las lecciones recibidas durante el viaje. Se recorren las interminables páginas del programa que contiene más de una decena de materias.

Es necesario recuperar el tiempo que se haya perdido, y apresurar lo que falte por aprender debidamente, porque a plazo fijo tendrán que presentarse ante la mesa examinadora y rendir la última prueba. La tarea no es fácil. En la camareta que sirve a la vez de dormitorio, de comedor y de sala de estudios, en donde hay que soportar pacientemente los cabeceos del barco y las primeras rachas de calor que se sienten al aproximarse al Brasil, los aspirantes deben reconcentrar su atención, cobrar la suficiente seriedad, y aprisionar los alegres bríos de sus veinte años, a fin de dedicarse exclusivamente al estudio. Los contratiempos sufridos durante la navegación, no alteran la atención de los afanosos estudiantes. Aquellos semblantes juveniles han cobrado de pronto un aspecto severo. Ya se perfila en la recia mocedad de los cadetes el temple del marino. En plena metamorfosis, el estudiante experimenta nuevas sensaciones. Ya no debe, ya no puede ser el joven despreocupado. La noción de la responsabilidad, serena su ánimo, aclara su inteligencia, reconforta su espíritu. Dentro de pocos días quedará convertido en un oficial de la Armada Nacional. Los galones de sus (profesores y de sus jefes, lo estimulan. La esperanza que ha dejado en su hogar, acicatea su amor propio. Ese estado de ánimo contribuye a vencer todos los obstáculos, a solucionar cualquier dificultad. Y cuando llega el momento de la prueba, el resultado favorable del examen, es una de las más agradables recompensas a los esfuerzos realizados.

Despues de pasar las Islas de Cabo Verde, la navegacion sufrió algunos contratiempos debido a que cayeron continuos chibascos de agua, algunos con rachas muy fuertes, levantándose rápidamente mar gruesa, sintiéndose la mar de fondo hasta dos días después.

El 14 de enero la "Sarmiento" llegó a Santos, habiendo realizado el resto de la travesía sin inconvenientes y en general con buen tiempo. En este puerto la "Sarmiento" fué saludada por el Prefecto del Puerto, Capitán de Navio D. Wenceslao Alburquerque Caldas, por el Canciller de la Legación Argentina, D. Luis Trápaga, por el Encargado del Viceconsulado Argentino y por el Capitán de Fragata, D. Horacio Esquivcl, agregado naval a la Legación Argentina; por el Delegado Policial de Santos, en nombre del Secretario de Justicia y Seguridad del Estado de Sao Paulo y por el Comandante del torpedero "Pihuhy".

La plana mayor fué obsequiada con una comida en el torpedero "Pihuhy", siendo después invitados a comer los oficiales de dicho buque a bordo de la "Sarmiento". Después de cargar carbón y víveres se zarpó de Santos el 18 por la mañana con rumbo al Río de la Plata, fondeándose en la Rada de Río Santiago el 24 a la tarde. El 30 del mismo mes la "Sarmiento" dio por terminado definitivamente su vigésimo viaje de instrucción de aspirantes llegando a la Dársena Norte a las 17.

LAS CONDICIONES DE LA "SARMIENTO" COMO BUQUE-ESCUELA
El Capitán de Fragata, D. Joaquín Arnaut, al terminar su viaje al mando de la "Sarmiento" resume sus observaciones acerca de las condiciones de la fragata como buque-escuela, con las siguientes consideraciones:
"No puedo decir que este barco reúne todas las condiciones que debe tener un buque-escuela; pero, en mi opinión, ninguno de nuestra Escuadra puede reemplazarlo con ventaja.
"Muchos almirantes y comandantes de buque que lo visitaron, me manifestaron iguales opiniones, estando de acuerdo que un viaje en un buque a vela "amarinera" al personal subalterno, a los aspirantes, y es muy beneficioso para los oficíales.
"En general el primer pase de un guardiamarina es a un acorazado o a un crucero-acorazado, pero cuando llegan a alféreces ya pueden pasar a un pequeño transporte o a torpederos, en donde comenzarán por hacer el aprendizaje de la vida de mar, si es que ya han hecho el viaje de instrucción en un crucero acorazado y han permanecido dos años en él. La única ventaja que se obtendría reemplazándolo por un crucero-acorazado o por un crucero, sería la enseñanza del tiro; pero, en este buque pueden adquirir los aspirantes conocimientos suficientes para desempeñarse en las funciones que en el grado de guardiamarinas se le encomendarán.
"El conocimiento sobre dirección de tiro que pueden adquirir en un crucero acorazado no lo necesitan de inmediato y tal vez sea perjudicial a algunos de ellos que dedican sus energías a problemas que aún no les corresponden en vez de dedicarlas a conocer y conservar su cañón. "En cuanto a la parte económica no hay más que consultar el consumo de carbón y materias grasas de los dos, del "Pueyrredón" y la "Sarmiento" y compararlas con las de este buque".

MARINEROS "GENTLEMEN"
"Cuando el Almirante Martín, mandaba la "Sarmiento" llegó a Sidney, gran puerto y gran ciudad de Australia. Varios días después de su llegada, recibió la visita de dos caballeros ingleses que le preguntaron: "Díganos Comandante, que clase de marineros tripulan su buque; anoche, en el salón comedor del gran hotel, concurrido por nuestra más selecta sociedad vimos entrar dos de sus marineros, correctamente vestidos, lindos muchachos, de actitud desenvuelta y porte airoso. Tomaron asiento próximo a nosotros, y notamos que sabían elegir su menú y sus vinos. Su conducta fue correctísima, eran dos "gentlemen" que llamaron la atención y que se mantuvieron en la línea hasta el último momento, retirándose luego con sus habanos sin prender, en actitud ni modesta, ni altiva; podemos garantirle Comandante, que ellos fueron el tema de la conversación general, pues, no es común ver en un salón donde las damas visten de escote y los hombres de frac, dos jóvenes vestidos con los modestos uniformes del blue jacket".
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar