Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

 VIAJE  42 de INSTRUCCION/19° de  LA FRAGATA 1921

 

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

De Buenos Aires a Cuba - Recepciones en La Habana - El regreso por Brasil

ITINERARIO:

Zarpó el 10 de abril de 1921 y regresó el 28 de diciembre de 1921. Río Santiago - Ushuaia - Gallegos - Santa Cruz - Deseado - Comodoro Rivadavia -Camarones - Madryn - San José - San Antonio - San lilas - Puerto Militar - Montevideo - Río de Janeiro - Trinidad - Vera Cruz - New Orleans - Habana - Colón - Cartagena - Trinidad - Pernambuco - Rada La Plata y Buenos Aires. Navegó 19-730 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES
Comandante: Capitán de Fragata D. Andrés M. Laprade; 2.° Comandante: Capitán de Fragata D. Tulio D. Guzmán; Teniente de Navio: D. Ramón Pereda; Tenientes de Fragata:!}. Adolfo E. Etchart, Juan P. Michetti, Héctor Vernengo Lima, Raúl Quiroga, Alberto D. Brunet; Alféreces de Navio: Guillermo B. Mackinlay, Antonio R. Balcázar, Julio Lera; Ingenieros Maquinistas de 1.a: Bartolomé Pandiani, Ángel R. Baccaro; Cirujano Principal: Dr. Gerónimo G. Guzmán; Contador de 2.*.' D. Miguel G. Unzién, Auxiliar Contador: Beltrán P. E. Louge; Capellán: D. Pastor Ysla; Aspirantes a Guardiamarinas del Cuerpo General: Ramón A. Brunet, Fidel A. Degaudenzi, Carlos Batana, Teodoro E. Hartung, Julio C. Navarro, Juan Scarimbole, Luis Harriague, Ángel Sarcona, Roberto Quintana, José E. Arce, Jorge J. Ressio, Luciano C. Pessacq, Salvador Garat, Gustavo Lazcano, Rodolfo A. Calderón; Aspirantes del Cuerpo de Ingenieros: Alberto Escobar López, Rene Vergnaud, Juan M. Montone, Eusebio V. Al-gañaras, José Conti, Juan A. Collinet, Ángel M. Rodríguez; Aspirantes del Cuerpo Administrativo: Antonio R. Pérez Villamil, Luis Daciiona, Omar D. Macrae Trueba, José Galeano, Miguel A. SÁinz, Orlando L. H. Paganini, Luis López Carpió, Rene L. Mourrat; Sub-oficial Contramaestre de 1.a: Antonio Orfila; Contramaestre de 2.a: Enrique Valdez; Sub-oficiales Maquinistas Principales: Segundo Márquez; José Payeras; Sub-oficiales Maquinistas de 1."-: Ángel Moltedo, Darío Nascimbeni; Sub-oficiales Maquinistas de 2.V Juan M. Cánepa, Humberto Víale, Andrés Ferro; Sub-oficial Electricista del.11: Wenceslao Nowinsky; Sub-oficial Kadio señalero de 2.a: Pedro Fevrier; Maestro de Banda de 1.a: Federico Di Neubourg; Maestro de Banda de 2.a.- Pedro Soria.

CONSCRIPTOS
Aguilera Luis S., Baglieto Reynaldo, Conti Domingo, Cardoso Ramón, Corvalán Lucrecio, Caiva-no José, Carabajal Pedro, Coronel José, Chilindrón Pedro, Del Río Benito, Delgado Pablo, Freyre Teófilo, Ferrando José, Gutiérrez José, Gándola Am-pclio, Genta Luis, Lazcano Pedro, Lemos Ramón, Montenegro Fernando, Maisón Pedro, Nahuelmilla Nasario, Romano Carlos R., Rodríguez Adolfo, Ruet Pedro, Rosso Cloro Leiva, Ríos Luis M., Romero Ireneo, Suárez José, Sabella Antonio, Spampinatto Vicente, Sanguinetto Juan A., Sosa Flonorio, Sana-bria Ángel, Torieli Carlos, Utguct Antonio, Vianco Francisco M., Velázquez Leandro, Armengol Manuel G. J., Amigas Juan, Arguello Bernardo, Bu-cetta José, Buffetti Domingo, Beller Miguel, Castro Juan B., Cuminetti Alcides D., Lanzzi Domingo, Catella Gramán, Maguirre Juan, Maldonado Bartolomé, Montenegro Manuel, Maldassini Jerónimo, Ri-chart Juan M., Roldan José B., Rodríguez Julio, Rodríguez María M., Savassi Antonio, Speratti Andrés, Torreta Rodolfo, Torres Nasario, Vallcjos Eustaquio, Valcntini ídolo, Álamo Efigenio, Promet Ni-casio, Travero Cayetano, Flores Juan G., Ferro Juan, Méndez Pedro, Patris Emilio, Apaza Alejandro, Vi-llalba Jorge, Angrissano Pedro, Bouret Antonio, Cá-ceres Julio, García Jacobo, Fortunato Alfredo J., Luna Ramón, Rodríguez Hipólito, Zalazar Clodomiro, García Guillermo, Rojas Celestino, Gutiérrez Ramón, Russo Domingo, Serras Raúl.

LAS MANIOBRAS A BORDO
EL 10 de abril de 1921 a las 4 de la tarde zarpó del puerto de La Plata al mando del Capitán de fragata, D. Andrés M. Laiprade la "Sarmiento" a fin de realizar el XXI viaje de instrucción final de los aspirantes. En nombre del Ministro de Marina despidió el buque el Jefe del Arsenal del Río de la Plata, contraalmirante Juan A. Martín.
El 25 de abril llegó la fragata a Ushuaia, después de haber navegado sin novedad 1.569 millas, de las cuales 919 se hicieron a máquina, 136 a máquina y vela y 514 a vela solamente.
En el principio de esta primera etapa del viaje, los cadetes han podido admirar ya a la fragata navegando con todo el paño largo. Es una curiosidad justificada en los jóvenes aspirantes, pues, los mismos marinos que han viajado varias veces en la nave, se complacen en verla cruzar airosa y esbelta con su velamen henchido por los vientos. Es la fragata de las estampas que todos conocemos, la que han contemplado con cariñosa esperanza de tripularla los alumnos en las aulas de la Escuela Naval.

Esas blancas alas abiertas, dan la impresión de un. lento vuelo. Cuando el viento es propicio para armar el velamen, la maniobra que se realiza es admirable. A la primera orden los marineros y los conscriptos que tienen la suficiente práctica para esa clase de tareas, se disponen a cumplirla con presteza y corrección. El personal competente forma al pie de las jarcias, que escalan rápidamente. La maniobra es admirable por la destreza y la agilidad de esos mocetones robustos que trabajan como acróbatas en lo más alto de los palos, sostenidos por un cabo, mientras el barco en sus continuos balanceos, los pone en peligro de caer al agua en donde se hundirán en la profundidad misteriosa del océano. La pericia de estos valientes muchachos, y la costumbre adquirida de realizar esas operaciones, contribuye a que las efectúen tranquilamente, como si no percibieran la inminencia del peligro a que están expuestos. Mientras la gente de la maniobra permanece en sus puestos atenta a las órdenes que va recibiendo, los contramaestres la dirigen con pitadas y voces de mando, indicando el movimiento de la rara nomenclatura de las velas. Así se van moviendo, como los resortes dé una máquina, los palos, paños, cabos, cabuleros y grilletes.

Cuando el viento es contrario o se avecina un temporal, otra maniobra ocupa al mismo personal. Pero, esta vez, para deshacer el complicado velamen, la tarea requiere a menudo más prontitud. Es necesario realizarla apresuradamente, de lo contrario se corre el riesgo de un accidente. Todo se mueve entonces, con una celeridad asombrosa, pero los marineros y conscriptos no pierden su serenidad. Todo se ejecuta con extraordinaria prontitud, mientras el buque tiene mayores rolidos, y, por lo tanto, hace más peligrosa la maniobra.
En esos casos entran en acción las máquinas. Hay que vencer, a veces, a un mismo tiempo, corrientes y vientos contrarios. Puede imaginarse fácilmente cuan desesperante ha de ser para un barco como la "Sarmiento" esa situación en alta mar. Si un buque grande sufre en esas mismas condiciones, la pequeña fragata realiza un esfuerzo sin igual. No son sus máquinas lo suficientemente poderosas para vencer la terca oposición de las aguas y de los vientos. Solamente la pericia, tantas veces comprobada de nuestros expertos marinos, contribuye a que la nave salga airosa de esa ludia porfiada.

 

Observando un temporal

EL DOMINGO A BORDO
De Ushuaia la "Sarmiento" salió para Río Gallegos, haciendo escala después en los puertos de Santa Cruz, Deseado, Comodoro Rivadavia, Camarones, Ma-dryn, San José, San Antonio, San Blas y Bahía Blanca.
En Comodoro Rivadavia se realizó una rápida excursión a los Yacimientos Petrolíferos Fiscales. En los otros puertos los marinos argentinos fueron objeto de diversos agasajos, que organizaron las autoridades y poblaciones de los pueblos visitados.
Los domingos tienen a bordo una característica especial, siempre que la navegación se realice sin inconveniente. A primera hora la tripulación se dedica a la limpieza general del buque. El baldeo de las cubiertas, la limpieza de los bronces, de las escalas, y de todo el barco, insume la mayor parte de la mañana. Terminada esa tarea, la tripulación se prepara para oír la misa que reza en medio del más sincero
recogimiento el capellán de la fragata. Los marinos y conscriptos, cambian su traje de fagina por el uniforme de pasco, y formados sobre cubierta asisten a la ceremonia religiosa y escuchan atentos el sermón del capellán.
Los marinos, cultivan, por regla general, los sentimientos religiosos sin mucha ostentación. A fuerza de contemplar constantemente el infinito, de querer interpretar los misterios del mar, cuando se realiza uno de esos actos litúrgicos, reviven aquellos sentimientos, que casi todos han cultivado en la primera edad. Y hasta los incrédulos, asisten a la ceremonia con respeto. Después del almuerzo, se organizan las diversiones. Entremezclados con los juegos ingenuos, que despiertan extraordinario entusiasmo, se improvisan coros, que acompañados por la banda de a bordo, entonan canciones de la tierra, melancólicas canciones que avivan la nostalgia de la patria dormida en el fondo de esas almas sencillas, y aletargada a veces por la dura tarea a que obliga la navegación, la que no da tiempo para pensar ni recordar muchas cosas.

LA SEGUNDA DESPEDIDA
La despedida de Puerto Militar, a donde entró la "Sarmiento" más gallarda que nunca, entre la fila de buques de la Escuadra que la saludaron cariñosamente, fué también un espectáculo emocionante. Cuando el barco realiza, como en esta ocasión, un crucero por el sur, para emprender luego la segunda etapa del viaje, desde Puerto Militar, los marinos se despiden por segunda vez de la tierra nativa. La primera despedida en Buenos Aires, ha revestido todos los contornos conmovedores del alejamiento de los familiares, de la gran ciudad, que más se quiere cuantas más han sido las grandes y hermosas ciudades que se han visto en otros países. Pero, la segunda partida tiene un nuevo aspecto. Esta despedida es de la otra familia, de la profesional. El personal superior y subalterno de los buques surtos en Puerto Militar, despiden a la fragata con cariñosa emoción. Es en estos casos cuando se comprueba el gran amor que todos los marinos sienten por la "Sarmiento", que guarda para casi todos tan gratos recuerdos, y despierta tantas evocaciones.
El buque siguió viaje hasta Montevideo en donde hizo una breve escala. De ahí salió para Río Janeiro, en donde después de recibir varios agasajos, zarpó para Trinidad.

POR MÉJICO Y CUBA
Una corta permanencia en Trinidad y nuevamente proa al mar, rumbo a Vera Cruz. No hubo en esa travesía mayores novedades.
El 7 de octubre de 1921 la fragata zarpó de Vera Cruz con destino a la Habana, en cuya bahía se fondeó el 13 a las 9.30 después de haber saludado la plaza. Ese mismo día se cambiaron las visitas de ceremonial con el Comandante del Puerto y con el Comandante del Crucero "Cuba", fondeado en la bahía. También se tuvo igual atención con el Contraalmirante Morgan, Jefe de la Escuadra Norteamericana en las Antillas, cuya insignia arbolada en el "Niágara" fué saludada al cañón. Esta visita fué devuelta por el Comandante del buque insignia, Capitán de Fragata Early. El 14 el Comandante de la "Sarmiento" visitó al Jefe del Estado Mayor de Marina, Capitán Carnearte y acompañado por el Cónsul General, interinamente Encargado de Negocios de la Argentina, saludó al Ministro del Interior de Cuba, que desempeñaba accidentalmente la cartera de Guerra y Marina, al Ministro de Relaciones Exteriores, al Alcalde de la Habana, al Embajador de España (decano del Cuerpo Diplomático), siendo estas visitas devueltas al día siguiente.

El día 16 el Comandante ofreció un almuerzo a bordo al Cónsul General y a su familia, y por la tarde se sirvió un te al que, además dé los nombrados, concurrieron varias familias de la sociedad de La Habana. El personal subalterno de la marina cubana ofreció un almuerzo al de igual clase de la "Sarmiento", al que concurrieron 5 0 suboficiales, clases e individuos de tropa. A la noche el Cónsul General ofreció una copa de champaña a la plana mayor, concurriendo el Comandante, jefes, oficiales y aspirantes y varias familias cubanas. Al día siguiente el Comandante acompañado por su ayudante y el Cónsul General Argentino fué recibido en audiencia por el Señor Presidente de la República de Cuba. El día 17 visitaron el buque el Ministro y Cónsul General Mejicanos siendo las visitas retribuidas en la forma de práctica.
Por la tarde el Capitán Carricarte invitó al Comandante a realizar un paseo por la ciudad, recorriendo los lugares más interesantes de la misma. Por la noche el Secretario de Guerra y Marina ofreció un banquete a la plana mayor del buque, al que asistieron el Comandante, 11 oficiales y 5 aspirantes. El 18 el Comandante de la "Sarmiento" dio un almuerzo a bordo al Jefe del Estado Mayor de Marina y al Comandante del "Cuba".
Durante la permanencia en la Habana los aspirantes visitaron el Observatorio de Belén y una de las principales fábricas de cigarros. Ese mismo día a la tarde la fragata zarpó de la Habana con destino a Colón.

EL REGRESO
Durante la navegación a dicho puerto la "Sarmiento" tuvo que capear un temporal dos días, que según comunicaciones del Boletín Meteorológico de Key West, se trataba de un huracán, encontrándose el buque el día 23 a mediodía en la misma situación que el día 21. El 27 a la mañana se tomó el puerto de Colón. En este puerto, cumpliendo órdenes del Ministerio de Marina, fueron embarcados con destino a Buenos Aires, los restos del niño Tristán Quintana Achaval, hijo del Ministro Argentino en Costa Rica.

Poco después de amarrar el buque se recibieron las visitas del Jefe del Puerto y del Jefe de la Base El Comandante visitó al Jefe del Cuerpo de Artillería, destacado en la zona del Canal y devolvió las visitas anteriores.

El 28 el Comandante y su ayudante se trasladaron a Balboa a fin de visitar al Gobernador de la Zona del Canal, saludando además al Jefe de ese Puerto y al Jefe de la Flota Marítima del Canal. El Jefe del Puerto puso a disposición del buque, durante dos días, dos coches en el tren ordinario de Colón a Panamá para que el personal subalterno pudiera visitar el Canal.

El 29 por la mañana, el Jefe de la Base de Submarinos puso un caza-submarinos a disposición del buque para que los oficiales y aspirantes pudieran recorrer el Canal. A esta excursión concurrieron el mayor número posible de oficiales y todos los aspirantes, regresando por el tren al anochecer. Ese mismo día por la mañana devolvió la visita el Coronel Jefe del Cuerpo de Artillería de Costas.
El 30 por la mañana los aspirantes acompañados por el Jefe de estudios y dos oficiales, visitaron la Base de Submarinos y el Parque de Aviación. El Comandante ofreció un almuerzo a bordo al Jefe de la Base de Submarinos, como retribución a las atenciones dispensadas al buque y a su personal.

El 7 de diciembre de 1921 la fragata fondeó en el puerto de Pernambuco. Al día siguiente se zarpó de este puerto con destino al Río de La Plata, fondeando a 6 millas del Banco Chico el día 20 del mismo mes. Llegó a la rada de La Plata el 26, recibiéndose a bordo la comisión de exámenes y la de inspección. El 28 atracó a la Dársena Norte.
 

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar