Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

     SEGUNDO VIAJE  1901/1902

(Viaje 22 de Instruccion / 2° de la Fragata)

La Fragata Sarmiento a todo paño en el Mar Indico

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

Raros efectos de luz - Fuertes temporales - Un regreso bajo malas impresiones

ITINERARIO:

Zarpó el 20 de Febrero de 1901 y regresó el 13 de Febrero de 1902. Bahía Blanca - San Antonio - San José - Madryn - Cabo Raso - Tillí - Santa Cruz -Gallegos - Punta Arenas - Cabo Pilar (salida al Pacífico) - Papeeté (Tahití) - Apia (Samoa) - Suva (Fidji) - Auckland - Wellington - Melbourne - Sidney - Brisbane -Thursday-Island - Timor - Macassar - Singapore - Pointe de Galle - Bombay - Aden -Massaua - Suez - Ismailía - Port Said - Alejandría - De este último se dirigió a Gibraltar para trasbordar los Aspirantes al vapor italiano "SIRIO" y dirigirse luego a Spezia para embarcar material de guerra. El personal destacado llegó a Buenos Aires el 8 de Enero y la Fragata el 13 de Febrero de 1902. Navegó 33.803 millas.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES

CF Juan A. Martin

Comandante: Capitán de Fragata Juan A. Martín; 2.° Comandante: Teniente de Navio Ismael F. Galíndez; Oficial de Detall: Teniente de Navio Lorenzo Saborido; Electricidad y Torpedos: Teniente de Fragata Guillermo Jurgensen; Artillería: Teniente de Fragata Enrique G. Fliess; Maniobra: Teniente de Fragata Arturo Celery; Instrucción Militar: Teniente de Fragata Ricardo Ugarriza; Derrota: Alférez de Navio Juan Sancassanni; Ayudante de Artillería: Alférez de Navio Jorge Yalour; Embarcaciones Menores: Alférez de Navio Lucio V. Vildafañe; Señales: Alférez de Navio Carlos S. Somoza; Cirujano de 2a: José Gorrochategui; Contador de 1.*: Enrique C. Depouilly; Maquinista de 1.a: José M. Benítez; Maquinista de 2.a.- Gregorio Pereyra; Maquinista de 3.a/ Manuel D. Villacian; Capellán: Agustín Piaggio; Profesor de Inglés: Guillermo Dillon; Profesor de Esgrima: Bernardo Várela; Fotógrafo: Víctor Giannotti; Guardiamarinas: Regino de la Sota, Juan Caca velos, Juan Bonomi, Melchor Escola, Alberto Hanza, León Scasso, Alfredo Mayer, Armando Jolly, Julián Fablet, Eugenio Cattini, Justino Riobo, Juan J. Quesada, José Tarragona, Juan Beltrami, Pedro Brau, Arturo García, Manuel M. Saravia, Domingo Castro, Víctor Silvetti, Alberto Paliza Mujica, Dalmiro Sáenz, Arturo Sierra, Pascual Brebbia, Eduardo Gigena, Ernesto Rodríguez, Antonio Abel, Pedro Puriccelli, Daniel Cerri, Fausto Delgado, Fernando Casabal, Juan Esquerra, Humberto Boassi, Luciano Ford, Juan M. Gómez.

EL PERSONAL SUBALTERNO

Contramaestre de 1*, Manuel Becco; de 2*, Francisco Portillo, Enrique Salgado y Rodolfo Prieto.

Cabos de mar de 2*, Marcos Ramírez, Eduardo Mac Dougall, Federico Argento, Rafael Galmes, Eduardo Sánchez, Eustaquio Duarte, Miguel Lucero, Ruperto López, Pedro Gumelli, Ramón Veloso, Félix Alanis, Fermín Ramírez, Juan Silva, Ángel Villar, Valentín Rodríguez, Alberto Agnese, Elíseo Gómez, Cirilo González, Antonio Viera, Jesús Quinteros, Miguel Escal-to, Juan Martínez, Cayetano Mongeló, Ángel Compa-retti, Isidro P. Ferreira.

Marineros de 1'-': Horacio Agnese, Pastor Arce, Juan Borgella, Domingo Cabral, Olivo Colussi, Ángel Co-doro, Pedro Calón, Agustín Ghelaliche, Juan A. García, Carlos Hernández, Domingo Monzón, Antonio Nazarino, Justo Oneto, Francisco Ocampo, Ramón Patino, Severo Portillo, Héctor B. Patrie, Carlos Restaño, Atilio Pesenti, Antonio Ojeda y Alfredo Genoa.

Conscriptos: Domingo Agüero, Froilán Abinceto, Saturnino Abregu, Víctor E. Aguilar, Gregorio Az-nares, Fermín Aguilera, Estanislao Aparacio, Ignacio Arzac, Alfredo Ambrosoni, Roberto Biscardi, Aveli-aó Burgos, José R. Barreíro, Carlos Buschiazzo, Martín Benvenutti, José Cóppola, José Camiado, Alejo Cardielo, Arturo Carranza, Donato Caprara, Edmundo Córdoba, Carlos Caldevaro, Eleuterio Chirinos, Luis Cornejo, Waldino Campos, Guidome C. Coppes, Félix Castillo, Laureano Casóla, Ángel Cerrutti, Manuel G. Ohapparo, Juan Calegari, Lorenzo Charavi-glío, Libardo Calderón, Luis Cornee, Enrique Duarte, Adolfo Díaz, Pedro Delamare, Serafín Duarte, Manuel R. Díaz, Santiago Esquivel, Lucas Furlone, Andrés F. Flores, Gabriel Favier, José Faure, Arturo Fació, José S. Ferreira, Marcos Fogar, Alejandro Fernández, Dalmiro Ferreira, Miguel B. Ferrari, Andrés Fru-goni, Amadeo Garell, Juan J. Gamba, Onofre Guchea, Nemesio García, Laurentino Gregorio, Ángel C. Gai-tán, Manuel D. Garay, Francisco Geromini, Zenón Gómez, Ramón Guevara, Pedro Gastaldi, Amalio Guevara, Francisco Harispé, Domingo Herrera, Alfredo Her, Abdón Farías, Adolfo Jopé, Pedro Kelly, Juan Keney, Carlos Knoll, Juan B. Larrazábal, Manuel Lanús, Manuel Lavisse, Horacio Landíbar, Segundo Lasarte, Miguel de Lellis, Juan Ledesma, Juan F. Larrarte, Juan Ludueña, Federico Luck, Alberto Les-tard, Waldino Luna, Pedro Moteagudo., Darío Mas-sera, Nicolás Moreno, Enrique Mollar, Juan Muñoz, Alfonso Mosca, Ramón Maure, Jesús M. Moreno, Pedro Maidana, Octaviano Merlo, Modesto Monti, Félix Montenegro, Hermenegildo Mendoza, Juan Milessi, José Molina, Ramón Miranda, Antonio Maravilla, Pedro Morales, Víctor Malespina, Emilio Massa, Alberto Meabe, Humberto Noseda, Ramón Nenda, José Nenda, Andrés Novillo, Ramón Orellana, Alejandro Ormachea, Obdulio Pérez, Luciano Pellefique, Martín Peirot, Mariano Peláez, Miguel Penachi, Teófilo Pa-gés, Ramón Peralta, Manuel Puebla, José Pérez, Arísti-des Pianello, Tomás Picot, Roberto Passo, Nicolás Quiroga, Ramón Rodríguez, José Riera, Manuel Romano, Tomás Reinoso, José R. Ramírez, Juan Ron-qui, Miguel Rojas, José Romero, Pastor Silva, Eduardo Suárez, Andrés Spiacta, Julio Sierra, Baldomero Soto, Pascual Sosa, Segundo Santillán, Alberto Salbagoity, Carlos Seni, Piviliano S. Boado, Ángel Toro, Waldo Estrellas, Miguel Urrutía, Rafael B. Vera, Carlos Va-salli, Martín Vila, Jorge Vera, Cristino de la Vega, Domingo Viola, Severino Vassena, Aníbal Wirth, Jorge Wright, Francisco Zanini, Francisco Gatti, Agustín Blanco, Segundo Machado y José T. Tula.

Condestable de 2*, Francisco Arizaga; Cabos cañones de 2": Félix Leal, Domingo Noriega, Rodolfo Zarate y Gervasio Algañaraz. Condestable torpedista de 2*, Fernando Manfroni. Cabo torpedista de 1*, Luis Dellafontana. Mecánicos de 3", Eduardo Craig, Eduardo Ortelli, Octavio Cortázar.

Foguistas: Sixto B. Palacios, Santiago Corcorán, Galo Camino, Raimundo López, Alfredo Ojeda, Juan Crucci, Jacinto Fernández, Modesto Zamudio, Ramón Alderete y Absalón Ibarra.

Mecánico electricista de 2o, Matías Polemann; de 3°, Mario Calle. Cabo electricista de l''1, Emilio Luque. Cabo electricista de 2*, Carlos Negri. Maestro de Armas de 1*, Eduardo S. España. Escribiente, Luis Juan Pays. Preparador enfermero, Jorge Sphers. Cabo enfermero, de 1*, Enrique Lacoste. Carpintero, Jesús Salazar. Corneta, Celestino Castro. Tambor, Segundo Córdoba. Maestre de Víveres de 2if, Donato Martínez. Despensero, Basilio Escobar. Cocinero de Equipaje, Carlos Nin. Ayudantes de Cocina, Cayetano Acuña, Antonio Beramcndi, Juan Girardi y José Fortis. Mayordomo de 1*, Salvador Hiriart; de 2", Rafael Sturzzeneguier. Mozos de Cámara: José Elorza, Domingo Cabral, Juan Landoni, Daniel Ortiz, Gregorio Palacios, Cayetano Romero, Amado Rodríguez, Martín Taylor, Filomeno Gentil, Ramón Vidal, Juan A. Rossi, Luis C. Pasos, Jorge Etchegaray. Cocinero de l", Enrique Freddi; de 2'-', Juan A. Degorce. Pañolero, José M. Torres. Sastre, Benjamín Castro. Peluquero, Antonio Barone.

El Presidente de la República despidiendo a la "Sarmiento"

LA FRAGATA PUESTA A PRUEBA

En el segundo viaje de instrucción que realizó la "Sarmiento", el comando de la nave le correspondió al actual almirante retirado D. Juan A. Martín, entonces Capitán de Fragata. Salió la fragata para el sur y al llegar a Chile, los marineros argentinos fueron especialmente agasajados por sus colegas chilenos y por el pueblo del país hermano, despejados ya los recelos que habían contribuido a que en el viaje anterior, se notara alguna frialdad en ciertos sectores de la opinión con motivo del conflicto que se había suscitado.

El viaje, si bien no tan largo como el anterior, fué de considerable duración; navegó el buque-escuela 33.803 millas. Al salir de Chile la "Sarmiento" tuvo que capear un fuerte temporal, que puso a prueba la excelente construcción de la nave y todos los servicios de a bordo. Al continuar el viaje la fragata cruzó por lugares llenos de extraños atractivos. Los curiosos efectos de luz en las aguas del Archipiélago, que daban al mar tonalidades de una rareza fantástica. Los curiosos fenómenos solares contribuyeron a que el comando experimentara una duda y que se aprestara para sondar lo que a corta distancia parecía un banco peligroso. Frente a esos paisajes marinos de emocionante belleza, los marinos y la tripulación de la "Sarmiento" festejaron, de acuerdo a las prácticas reglamentarias, el aniversario patrio del 25 de Mayo. La tripulación de la "Sarmiento" dejó gratos recuerdos en Papeeté por la corrección con que se comportó en la breve estada que hizo la fragata en ese puerto.

Las autoridades de la isla manifestaron expresamente al comandante la satisfacción con que habían observado el comportamiento de nuestros marineros y conscriptos. Los representantes oficiales y la población natural y europea hicieron a los marinos argentinos una cordial despedida. En Apia el personal de la fragata pudo conocer fiestas y costumbres exóticas, como ocurrió con los actos que se organizaron en el distrito del Rey Maatafá, jefe superior de los naturales sometidos al gobierno alemán.

En la travesía entre las islas Fidji y Nueva Zelandia, la Sarmiento comprobó una vez más sus buenas condiciones para la navegación, como lo hace constar el comandante en su informe. En esos parajes volvió la "Sarmiento" a rememorar, con la explicable nostalgia de la patria, otra fecha grata al sentimiento nacional: la del 9 de Julio. A la altura del Cabo Rumaway la fragata debió soportar otro recio temporal, lo que hizo sin desmedro alguno para el buque ni para la tripulación. En Nueva Zelandia los marinos argentinos fueron objeto de especiales agasajos. Los miembros de la Cámara de Diputados los invitaron a reunirse en el Club anexo al Parlamento y luego a presenciar una sesión, destinándole asientos especiales junto al presidente del cuerpo.

Al cruzar la "Sarmiento" otros mares fué necesario cambiar el itinerario para evitar el arribo a puertos en donde existia la peste bubónica. No era tarea fácil tener noticias exactas de esas epidemias que azotan ciertos pueblos de la India Inglesa, y por eso era prudente atenerse a las referencias que podían dar otros barcos, las que servían para orientar las previsiones del comando.

Los marinos argentinos fueron especialmente agasajados en Italia, y debieron regresar apresuradamente a consecuencia de los rumores que circulaban otra vez acerca de un probable rompimiento de nuestras relaciones con Chile.

  SALIDA - PUNTA ARENAS  
Desfile para el Presidente Bs. As. La Plaza Victoria (ahora Plaza de mayo)Engalanada La Primera Misa a Bordo, en navegacion
Guardiamarinos chilenos y argentinos en Punta Arenas Panorama de Punta Arenas Vista de Bahia Borja

DESDE PUNTA ARENAS HASTA HAITÍ

El 1º de marzo de 1901, la fragata dio fondo en el puerto de Bahía Blanca, después de haber zarpado de Buenos Aires para realizar su segundo viaje de instrucción. No fué posible, según informa el comandante Martín, visitar las baterías y las obras del Puerto Militar por haberse declarado allí una epidemia de sarampión y de viruela. Se visitó por esa causa, únicamente, la zona del Arsenal, siendo atendidos por el ingeniero Luiggi y por los ingenieros y empleados a sus órdenes.

Clases de esgrima

En Puerto Madryn los guardiamarinas hicieron lanzamientos de torpedos con buque fondeado. La navegación en la costa sur se efectuó sin dificultades. Solamente al entrar en Punta Reparos el buque al cruzar la barra encontró poca agua y tocó, zafando pocos minutos después. El pequeño accidente se debió a que creyendo que estaba la baliza de Punta Entrance en el sitio en que anteriormente se encontraba, se hizo un poco al sur de la infilación para salvar el Banco Nuevo.

Diversiones en navegacion - embolsados

El día 5 de Junio de 1901 llegó la "Sarmiento" al puerto de Punta Arenas.

"Se encontraban — dice el parte — en el fondeadero los buques chilenos "Magallanes" en servicio hidrográfico, y el Crucero "Errázuris", con la insignia del Jefe del Apostadero. Permanecí en el puerto hasta el día 8, en cuyo tiempo se hizo aguada, carbón y víveres frescos. Se cambiaron visitas con las autoridades chilenas terrestres y marítimas, estableciéndose cordiales y francas relaciones con los Jefes, oficiales y guardiamarinas de este buque. El día 8 se levantó presión en las dos calderas de popa y a las 12.55 zarpé, navegando durante la noche toda la parte ancha y limpia del Estrecho; había mucha claridad en la atmósfera, pudiéndose distinguir bien las siluetas de las montañas y aún los perfiles de las puntas bajas. El 14 estábamos 46'-'15' O. S. - 79'T6'3 O., navegábamos ciñendo amuras a babor en bordada a tierra, viento fresco del N. O. que se puso después duro y huracanado al fin de la singladura; el barómetro que había alcanzado una altura 772 m|m en la singladura anterior, tomó un acentuado movimiento de descenso que unido al sentido en que soplaba el viento, pronosticaba la aproximación de una de esas perturbaciones ciclónicas que con tanta violencia suelen sobrevenir en esta región.

Guardiamarinos chilenos y argentinos en Punta Arenas

Al rondar el viento al N. a las 16 horas cambiamos amuras y procuramos navegar al Oeste para alejarnos todo lo posible de la tierra y quedar en buenas condiciones cuando el viento descargara del Oeste, para correr en popa si su violencia lo hubiera hecho necesario. A las 23 h. a causa de la dureza del viento y de la mar, no se pudo navegar más, tuvimos que empezar a cargar paño, para ponernos a la capa. La maniobra era larga y pesada, tanto por las condiciones del tiempo, como por las de la tripulación. Nos venía del Norte una mar arbolada levantada por el viento reinante, cruzando la ola de leva del OSO inmensa, cuyo efecto combinado con el cabeceo alcanzaba a veces a cubrir el castillo. Una de estas olas arrancó del contrafoque al marinero Francisco Villarroel, que con dos cabos de mar se encontraba allí trabajando y al que no fué posible salvar; en ese momento se cargaba paño quedando el buque a la capa.

"El 22 de junio, ya entre las islas, donde las corrientes son irregulares, hice levantar presión y desde el 23 a 17 h. seguí a máquina para recalar a la isla de Fakaina que queda en los 140''06' long. O. y 16'-'03' lat. Sur. Avistamos la isla exactamente por la proa el 23 a 18 h., a los .46 días de la salida de Punta Arenas, comprobando la bondad de los cronómetros y la exactitud de las marchas y estados observados. El Archipiélago de Tuamotu se extiende unas 1.200 millas desde el 15 O9 O. y 14' latitud Sur hacia el S. 60». Está constituido por innumerables islas y arrecifes de coral.

Pesca de "bonitos" en el Pacífico

LOS VIENTOS LOCOS

Todas las islas son bajas, tienen vegetación exuberante, en una estrecha faja que se eleva unos pocos pies circundando el arrecife y encierra en el interior una laguna de agua salada que muchas veces no tiene canales de comunicación con el mar y en general apenas algunos canalizos para botes. Estas lagunas se llenan con el agua que las olas pasan al romper sobre los arrecifes de coral y, recibiendo esta agua estancada el calor del sol tropical que eleva extraordinariamente la temperatura, produce gran evaporación, corrientes ascendentes en la masa del aire y disminución de la presión atmosférica; cada isla constituye así un centro de bajas presiones con influencia local, lo que explica inmediatamente los "vientos locos" como los llaman los naturales, a los chubascos que corren en direcciones raras que generalmente se encuentran al cruzar el archipiélago. La reunión de estos centros de acción constituye uno poderoso que altera el régimen de los alisios en muchos grados de longitud, trayendo vientos opuestos y calmas.

Fakaima, la isla a que recalamos, es un corral de vegetación exuberante, fresca, que se eleva unos pocos metros sobre la faja blanca de coral, produciendo el contraste de esos colores, con el del mar y la laguna interior, un efecto notable, señalado desde la época del descubrimiento. Se avistó a doce millas por la proa y la dejamos a estribor, pasando a tres cables al Sur del arrecife. Sus habitantes se reunieron bajo las palmas en la playa de la que aparecía como una entrada a la laguna, y en una choza inmediata, edificada sobre pilotes, izaron el pabellón francés, saludándonos al pasar. En el verano estos "vientos locos" deben ser de terribles efectos para la navegación a vela, pues ahora mismo no deja de impresionar el aspecto del cielo, con densísimas nubes; sin embargo, el barómetro no acusa ahora la aproximación de estos chubascos, que, por otra parte, son más de agua que de viento y sólo traen el cambio de dirección de éste, lo que es visible, y apenas un incremento de 0.5 a 1 en su fuerza.

EFECTOS DE LUZ

Hay un efecto curiosísimo de luz con estos chubascos cuando no traen mucha agua, y caen estando el sol cerca del horizonte; se produce una descomposición de luz sobre las olas y la lluvia que cae, que da al mar un tinte amarillento rojizo, que tiene todo el aspecto de un bajo fondo. Un día antes de entrar al archipiélago y en el momento de la lista de la tarde, una nube descargaba su llovizna en un espacio reducido, pero muy definido, de forma elíptica a una media milla por estribor de la "Sarmiento"; la luz del sol que se ponía, dio tal coloración al agua, adquirió ese espacio tal aspecto de banco, que hubo de arriarse botes para sondar; al caminar el buque el efecto fué disminuyendo y se pudo notar lo que era.

Los derroteros citan además de este fenómeno el de aparecer las olas como rompientes cerca del límite del horizonte, causado igualmente por efectos de luz, pero no pudimos verlo ninguna vez. Una hora después de salir el sol, se vio por la aleta de estribor varios grupos de árboles de la isla Taenga y más tarde por la proa, el extremo Este de la isla Makemo. Esta isla no tiene vegetación continua, sobre todo el arrecife, de modo que se ven como islas sueltas, pero al aproximarse a menos de una milla se vé entonces la base de arrecife coralífero que la forma; pasamos a unos 400 metros del arrecife, donde había imponentes rompientes producidas por la mar de leva, Al amanecer, día 25, empavesamos de media gala y se hizo salva cumpliendo con esa disposición reglamentaria. Fué día de fiesta a bordo en todos sentidos, y por acercarse el fin de esta primera larga travesía, que se terminaba en parajes tan pintorescos.

HACIA TAHITI

De Makemo, navegando siempre a máquina y vela hicimos rumbo a la isla Motutunga, por la que pasamos a 4 h. dejándola a estribor; hicimos rumbo al Oeste, a pasar a unas 12 millas al Norte de Anáa y a media noche, fuera de todas estas islas, cuya navegación es peligrosa, se paró la máquina, siguiendo nuestra derrota a vela directamente hacia Tahití. El alisio continúa bien establecido. El 26 a 0 h. nos situamos en 17 13' Sur - 146*50' O. El viento se mantuvo, aunque al fin de la singlatura empezó a aflojar.

A 17 h. 10 m. avistamos al Sur 30' E. medio cubierta por las nubes, la isla Maltea del grupo de la "Sociedad" ya 17 h. 50 m. Tahití por la amura de babor. Nos aproximamos a pasar a un cuarto de milla al N. del faro de Punta Venus y de allí fuimos atracando más a la costa, para barajar a mil metros el veril exterior del arrecife desde la boca del paso de Taunoa, hasta la del Pepéete. Se reconocieron bien todas las balizas de enfilación del puerto e hicimos rumbo al paso, tomando antes de entrar al piloto oficial del Gobierno francés que había salido a nuestro encuentro. Entramos siguiendo la enfilación de los faros y algunos momentos después fondeamos a dos anclas entre la isla Moto-Uta y la costa, a 300 metros del desembarcadero, en doce brazas de agua. No había buques franceses de guerra en el puerto; el buque "Almirante Protet" había ido a Panamá a hacer el relevo de su tripulación y la cañonera "Zelée", estaba en el otro lado de la isla haciendo trabajos hidrográficos.

Se hizo salva de 21 cañonazos al fondear, la que fué contestada por un fuerte detrás de la población. Cambié visitas con el Señor Gobernador Francés de estas islas, quien cordialmente se ofreció en todos sentidos; tuve oportunidad al día siguiente de utilizar sus ofrecimientos para hacer aguada, usando la cañería de agua dulce del desembarcadero, para lo cual cambié fondeadero, largando las dos anclas afuera y amarrando por la popa a tierra a quedar a unos doscientos metros del arrecife donde está el muelle o atracadero. De esta manera, ajustando las mangueras directamente a la cañería, llenamos los dobles fondos y tanques con unas trescientas toneladas de magnífica agua dulce, operación que creo difícil pueda repetirse en mejores condiciones en otros puertos de estas regiones, donde hay que hacer aguada a botes.

  TAHITI  
Papeete - habitacion canacos Tahiti. Antiguo palacio imperial de Pomare Papeete- Casas de descendientes de los Pomare
Descendientes de los Pomare Panorama de Tahiti Mision en Papeete - Tahiti

El día 3 1 de mayo llegó la "Zelée", llamada por el Gobernador y acoderó inmediatamente a nosotros y en la misma forma. Se cambiaron visitas de Jefes, oficiales y guardiamarinas. Después de la visita oficial el Sr. Gobernador que tuvo a bien recorrer las partes principales del buque, admirándolo le ofrecí recibir a todos los oficiales de la guarnición y los empleados con sus familias que quisieran venir, lo que efectuaron éstos y varias personas de la localidad el domingo siguiente, siendo debidamente atendidos por la oficialidad. El Gobernador me invitó con el segundo y un oficial a una comida en su residencia, a la que no pude asistir por estar enfermo de alguna gravedad. Di aviso al Gobernador y éste aceptó que fuera el segundo y tercer comandantes, invitando además al cuerpo de oficiales a concurrir a la noche a la Gobernación para oír algunos cantos populares, el "himené" tradicional del país.

Mi enfermedad me obligó a demorar tres días la salida; este atraso, el de dos días que tenía ya de la travesía anterior, las noticias que sobre las islas Cook adquirí aquí y el quedar situados en una zona de vientos flojos, variables o contrarios en este mes, me decidieron a suprimir esa escala y seguir directamente hacia Samoa. En Tahití se dejó bajar a tierra la tripulación por brigadas, la que observó una conducta ejemplar; no faltó ninguno, presentándose todos puntualmente al muelle a las horas fijadas para embarcarse. En tierra se veían numerosos grupos en coche, a caballo y en bicicleta, por las calles y paseos. El Sr. Gobernador en una visita particular que hizo a bordo la víspera de la salida, me manifestó la buena impresión que nuestro buque dejaba en Papeete, felicitándome por el pie de disciplina que había observado en todo el personal del buque. Me complazco en llevar a conocimiento de V. E. este hecho, que deja buen nombre para nuestra marina y que tan justamente ha llamado la atención de la población, especialmente de la parte culta.

Recepcion en el Consejo del Rey Matafa, Samoa (Oceanía)

DE TAHITI HASTA APIA

La dificultad para enviar correspondencia, que de estas regiones se remite y aún con irregularidad por vía San Francisco - New York, me obliga a postergar la remisión a V. E. de este parte, hasta llegar a Nueva Zelandia, donde espero encontrar vapor directo a Montevideo. En mi comunicación anterior, daba cuenta a V. E. de las novedades hasta el puerto de Tahití y además las razones que había tenido para suprimir la escala en las islas de Cook; en el curso de este parte V. E. verá que mi decisión ha sido acertada y que con los vientos del Norte y calma que había entre los 15 8' y 163" de long. Oeste hubiéramos tenido mucho mayor retardo para ganar los 7'-'3 0' de latitud que hay entre Cook y Samoa. El día 5 de junio a las 20.3 0 dejé el puerto de Papeete. La estadía de 9 días había permitido a los oficiales y guardiamarinas hacer buenas amistades en la población viéndose por este motivo tanto como por curiosidad muchas familias en el desembarcadero donde estuvimos acoderados; además los europeos residentes han adquirido de los naturales la antigua costumbre de ser afables y hospitalarios con los marinos, haciéndose así obligatorias las despedidas a los buques que dejan el puerto. En un día de calma, sin corrientes, sin buques fondeados a la gira, fué maniobra relativamente fácil largar amarras y salir desde el fondo del puerto despuntando los arrecifes que desde la isla de Motu-Uta se destacan hacia el paso. Formamos la enfilación de los obeliscos y a 21 horas 3 0 m. franqueamos el paso que sólo tiene 43 0 metros entre las puntas descubiertas de los arrecifes y 90 de canal libre.

"Se ha notado una intermitencia en los alisios, tanto antes de llegar a Tahití como después, y que justifica las teorías existentes al respecto. Producidas las diferencias de presión, que originan el movimiento del aire y combinado este movimiento con el movimiento de rotación de la tierra, adquiere la corriente de aire una aceleración, aumentando intensidad hasta que compensa su fuerza con los rozamientos del aire al moverse. Queda por unos días uniforme sin dirección y fuerza, y, restablecido el equilibrio de las presiones en los puntos extremos, afloja y calma. Este ciclo se ha repetido seis veces hasta Samoa, soplando generalmente los vientos en la dirección de las líneas isóbaras. El 15 volvió a establecerse el alisio; primero vino del S. y luego inclinándose más, entre S. E. y E. S. E. y aumentando diariamente su fuerza; del 15 al 16 hicimos 117 millas, y 189 del 17 al 18, avistando las islas de Upotu antes de terminar la singladura; desde 0 h. del 16 reconocimos sensiblemente el paralelo de Apia.

Nos situamos por marcaciones, reconocimos bien los puntos, y llegamos hasta la misma boca del puerto de Apia a 2 h. 40 m. del 18 donde cargamos paño y embarcamos al práctico oficial del puerto que según los derroteros debe tomarse a causa de las manchas de coral con poca arena que se encuentran en algunas partes y sobre las que el tenedero es malo. Diez minutos después fondeamos al N. O. de la punta de los pilotos, a medio canal entre los dos arrecifes. Cambié visitas con el Gobernador Alemán, quién dio una comida en su casa e hizo preparar al día siguiente una fiesta genuinamente indígena en el distrito del Rey Mataafá, hoy Jefe Superior de los naturales sometidos al Gobierno Alemán. El mismo Mataafá reunió todos sus Jefes para organizar la fiesta, que llegó a ser un acontecimiento político. Estos Jefes vinieron a bordo en comitiva por la mañana a dar la bienvenida en nombre de Mataafá, al primer buque argentino que llega al puerto. Esta fiesta y otra análoga que el Príncipe Tiudi Pomaré organizó en sus villas en Tahiti, nos dieron oportunidad para apreciar y conocer el carácter y naturaleza de estos pueblos".

"El día 20 a las 19,30 horas, zarpé de Apia, navegando a máquina y vela hasta 1 h. del 21 en que se salió del estrecho de Apolina. Del 21 al 22, hicimos 179 millas navegando con todo el paño, alas v rastreras de barlovento. Al aclarar del 25 de junio, habiéndome aproximado al puerto y estando a la vista del faro de Suva, se dio toda fuerza a la máquina, haciendo rumbo a dejarlo un poquito a sotavento para tomar el arrecife del E. y barajar su veril a unos 500 metros hasta tomar la enfilación de las marcas. Visité al Gobernador quien hizo devolver la visita por medio de su secretario; en nuestras cortas relaciones oficiales, me manifestó haber recibido de su Gobierno, noticia de nuestro próximo arribo e indicación para hacernos conocer lo que hubiera en la localidad. Agradecí sus ofrecimientos sin aceptarlos y dispuse lo necesario para zarpar en la tarde del día 27. Hubiera sido de interés visitar otros puntos del Archipiélago, pero el itinerario no lo permite y además sería una navegación larga y costosa para el consumo de carbón. A las 5 h. levé anclas, dejando el puerto al amanecer".

  SAMOA  
 
Samoa - Baile de nativos Samoa - Casa tipica Samoa - Danza Siva
Samoa - Fremte al muelle de desembarco Samoa - grupo de naturales Samoa - Jefes Samoanos retirandose de la Fragata Sarmiento
Samoa - Recep´cion a bordo de jefes Samoanos Samoa - Recepcion en el Consejo del Ex Rey Matafa Samoa - Oficiales y guardiamarinas frente a la residencia del ex rey Matafa.
 
Samoa - Vendedores de coral Samoa - Preparando la Cava  
  Samoa - nativas  

DE LAS ISLAS FIDJI HASTA NUEVA ZELANDIA

Después de informar acerca de los peligros de una gran tormenta, que obligaron al buque a ponerse a la capa durante algún tiempo, el comunicado del comandante de la "Sarmiento", dice respecto de la navegación entre Suva y Auckland, lo siguiente:

"La travesía se ha hecho de fondeadero a fondeadero en 5 días 18 h. entre las que hay 18 horas exclusivamente a máquina entre las islas y canales que conducen a Auckland y 9 horas a vela y máquina hasta salir del paso Kandanw entre las islas Fidji, resultando una velocidad media de 8.5 millas por hora. De faro a faro la distancia que resulta deducidos de las situaciones a mediodía, es de 1120 millas en 126 horas, lo que eleva el promedio a 8.8 millas por hora y sube a algo más de 9, por las distancias efectivas recorridas por el buque. Esta travesía puede considerarse como la mejor que la "Sarmiento" pueda hacer en circunstancias normales, pues aunque sólo tenía unas 90 toneladas de carbón, tenía todos los dobles fondos llenos de agua y casi completa la de beber, lo que la ponía en condiciones de carga regular.

Todos los jefes de reparticiones dependientes del Gobierno de la Colonia y por indicación de éste, vinieron a bordo o enviaron representantes ofreciendo toda clase de facilidades para que se visitaran los establecimientos públicos, ofrecimientos que no fué posible utilizar sino en parte, a causa del mal tiempo que reinó durante nuestra estadía.

Había en el puerto sólo un buque de guerra inglés, la cañonera Torch que parecía estar en desarme, o por lo menos le faltaban oficiales y tripulación; a pesar de esto y habiéndose escusado primero por falta de pólvora para hacer salvas, el 9 de Julio nos acompañó a empavesar e hizo las salvas correspondientes. El 10 al salir cruzamos en el canal Rangitolo con otro buque inglés, el "Pylades", que venía entrando al puerto; presentaba mejor aspecto que el "Torch" y parecía tener tripulación completa, pues al pasar formó su guardia vestida de uniformes rojos. Durante la estadía de tres días en Auckland, y a pesar del mal tiempo, el buque fué muy visitado, especialmente los días de fiesta y el 9 de Julio.

  FIJI  
Suva - alrededores Trabajadores Suva - avenida
Suva - calle principal Suva - puerto Suva - puerto
   
  Nativa de Fiji  

Continuando la navegación, nos situamos bien por marcaciones al cabo Rumaway y a la isla volcán White, de cuyo cráter se elevaban espesas columnas de vapor, e hicimos rumbo al N. 80'' E. pasamos al largo de la costa. A sotavento de ella navegamos a máquina y una vez afuera tuve que conservarla para no perder camino, pues encontré mucha mar y el tiempo volvió a descomponerse. El 13 el barómetro permaneció próximamente en la presión media, y el 14 tomó rápido movimiento de descenso, 16 m|m. en 19 horas, declarándose un temporal del S. E. que duró hasta el día 15. El 15 a 8 h. el barómetro, que había llegado a 743 m|n. empezó a subir de una manera continua, a razón de un mjn. por hora, hasta el lunes 16, acompañando al durísimo viento del sur primero y un poquito más lento cuando éste rondó hacia el S. S. O. e iba amainando.

Ha sido este uno de los tiempos duros que ha tenido la "Sarmiento" y que a pesar de estar liviana (sin víveres ni carbón) ha soportado perfectamente bien, tal vez debido a haber echado abajo con anticipación juanetes, sobres y masteleros. El 17 a la tarde tuvimos ya calma; se volvió a guindar masteleros quedando el buque listo para navegar a vela; el temporal nos había llevado hasta 120 millas al Este del Eart Cape estando el 17 a 0 h. a unas 450 millas de Wellington.

El 20 a 8 horas se saludó la plaza de Wellington y el mismo día se cambiaron visitas con el buque inglés "Archer" que estaba fondeado en el puerto. Aquí como en Auckland el tiempo fué malo, con lluvias y chubascos, sin embargo, vinieron a bordo las autoridades civiles de la ciudad y en ausencia del Gobernador hizo lo mismo el primer ministro, jefe del gabinete R. H. Ricchan J. Siddon acompañado por el ministerio, e igualmente vino por su propia iniciativa el Intendente de la ciudad, un grupo numeroso de diputados, algunos de ellos con sus familias, y los cónsules de España y Alemania.

La Cámara de Diputados invitó a la oficialidad a asistir a su club privado, un salón de la misma casa del Parlamento donde ordinariamente comen y donde los días que tienen sesión se reúnen haciendo música o bailes ellos y sus familias. Además nos invitaron a asistir a la sesión pública de la noche siguiente, y durante ella nos hicieron sentar dentro del recinto, a la izquierda del speaker (presidente) en sillones especiales para los visitantes de distinción. Muy cordial acogida de parte del elemento oficial que hubiera permitido una agradable estadía a haber permanecido más tiempo en el puerto, pero como se terminó de cargar carbón y hacer limpieza el día 23, al día siguiente dejé el puerto aprovechando la última parte de un mal tiempo del sur que reinaba en el estrecho Cook y que me era favorable a la derrota.

El 2 de Agosto llegamos a Bahía Hobson, puerto de Melbourne. Se saludó a la plaza contestando el acorazado "Cerberus" de la Marina Colonial. La salud del personal es inmejorable a pesar de llevar un mes de invierno crudo y de malos tiempos, y la disciplina no se resiente en lo más mínimo.  Cambiadas las visitas de práctica con el "Cerberus", el lunes hice la visita a las autoridades civiles; S. E. el Gobernador General, Tard of Opetown, designó las 11 para recibirme y el Primer Ministro de la Federación hizo devolver la visita con uno de sus ayudantes, y él y Lady Opetown me invitaron a un lunch para el día siguiente, al que asistieron varias señoras y caballeros. El primer ministro que a la vez tiene la cartera de Relaciones Exteriores, me recibió en un salón del Congreso Federal, acompañado por el Presidente del Senado, el Ministro de Defensas, el Jefe del Arsenal y varios otros altos funcionarios; hizo servir un pequeño lunch, y haciendo una sumaria reseña de la República Argentina, fruto de nuestra conversación, levantó su copa en honor de nuestro país; contesté su "toast" en análogos términos y antes de retirarme me ofreció su decidido apoyo y ayuda en cuanto pudiéramos necesitar durante la estadía.

El Sr. Primer Ministro vino personalmente a devolver la visita, siendo recibido con los honores correspondientes. Visité el mismo día lunes al Mayor General Lonnes, Jefe Superior de las fuerzas en el Estado de Victoria, dejando arregladas en ambas visitas, las que los guardiamarinas harían a los establecimientos militares. En los días sucesivos visité a S. E. el Sr. Gobernador del Estado de Victoria, Sir Madden, y a su primer ministro, a los presidentes del Senado y Cámara de Representantes, al Intendente Municipal (Mayor of Melbourne) que me recibió cordialmente con varios miembros del Concejo, bebiendo una copa de champagne por la República Argentina. Estas visitas fueron hechas unas por obligación directa de la etiqueta internacional y otras, por haberse hecho presentes dichos señores por medio de tarjetas o enviando ayudantes o secretarios a bordo o por haber manifestado directamente el deseo de recibir al comandante y oficialidad de la "Sarmiento".

De parte de la sociedad de Melbourne recibimos invitación para asistir a un baile de caridad que tuvo lugar el miércoles 7 en el Prahran Town Hall. Ladv Clarke, presidenta de la Sociedad que organizaba el baile y reputada como lo más distinguido de Melbourne, nos invitó a otro baile en su espléndida mansión Cleveden, que tuvo lugar el viernes 9. Estas dos fiestas y una reunión en las carreras en el Hipódromo de Canffield, nos dieron oportunidad de conocer la alta sociedad de Melbourne parte de la cual nos honró con su visita a bordo el sábado 10 a la tarde víspera de nuestra salida.

El Señor Primer Ministro que parece había simpatizado con la "Sarmiento" vino también el sábado a bordo ofreciéndole una copa de champagne que bebimos en su honor ya que no era posible retribuir sus atenciones en otra forma sin retardar la salida del buque por varios días. Esa misma tarde el Primer Ministro me ofrecía una comida en el Hotel Meuzies a la que asistió de a bordo el segundo comandante v dos oficiales y de tierra acompañando al primer ministro el Attuney General A. Dearvin, Sir J. Tish, el Mavor de Melbourne A. S. Gillbt, El Ministro de Defensa R. Colins, el de Correos J. Drake, el Jefe de las fuerzas navales de Victoria capitán T. Tickill, el Jefe del Arsenal coronel J. Whitney y el commander J. Richardson de la Marina Colonial. No hubo discursos, bebiéndose solamente el champagne por el Excelentísimo Señor Presidente de la República y por S. M. el Rey Eduardo VII.

 Aparte de éstas hubo otras reuniones, fiestas o comidas de carácter semi-oficial, como la que nos ofreció el coronel Whitney y a la que asistió el Ministro de Defensas las que, a medida que se estrechaban relaciones, iban adquiriendo un simpático aspecto de franqueza y amistad. Los guardiamarinas visitaron los diques y estaciones de Torpedos de Williamtown, los fuertes de Queenscliff e isla Swan con artillería e instalaciones telemétricas modernas, la Escuela de Artillería, la de ingenieros militares y la fábrica de cartuchos. Han asistido a las fiestas sociales en número prudencial y han tenido permiso hasta las 12 de la noche durante la estadía para que pasearan y conocieran la ciudad. La tripulación tuvo sus días francos, observando conducta ejemplar en tierra, que se ha notado aquí por los habitantes de la ciudad, como ha pasado ya en otros puertos.

El Primer Ministro que ha sido sumamente atento con la oficialidad de la "Sarmiento", en conversaciones privadas que tuvimos sobre ambos países, me manifestó su sorpresa y admiración por la juventud que constituía la tripulación y oficialidad del buque y por la irreprochable conducta y sobriedad que habían observado en tierra, cuyo hecho le había sido comunicado por las autoridades de la ciudad. Por mi parte, como fruto de la labor de este viaje, y de toda nuestra marina, transmito complacido a V. E. esas opiniones imparciales como un homenaje debido a nuestro país, que así, de una manera innegable, va haciendo conocer su vitalidad y su civilización".

  NUEVA ZELANDIA  
Auckland- entrada Auckland -panorama Auckland - Queen Street
Auckland-   entrada a puerto Auckland - Princess avenue Auckland - Park Hill
   
  Auckland - Bellezas maories  
Wellington - Tunel Wellington - Calle principal Wellington - Panorama

DE MELBOURNE A SIDNEY

"El día 10 de Agosto a las 22 horas largué las amarras del Town Pier, Puerto de Melbourne. La navegación entre Melbourne y Sidney, con tiempo muy bueno y tiempos flojos y variables, se hizo siempre a máquina y vela, tanto por estar atrasados en nuestro itinerario, como por la conveniencia de no quedar con el buque con poco camino en una región de corrientes fuertes y donde encontrándose las cálidas que vienen del Norte con las frías del Sur, se producen cambios continuos en el tiempo.

Matinée a bordo en Melbourne (Australia)

El 13 a 19 h. se cerró rumbo al N. para aproximar al puerto, reconociéndose poco después las tierras de Botany-Bay y sucesivamente la serie de barrancas a pique que siguen hasta Sidney y sus dos puntas de entrada, sobre las que estuvimos el 14 a 2 h. 45 m. Al aproximarnos salió del puerto a nuestro encuentro el vapor de los pilotos, embarqué uno de ellos que traía orden de ofrecer sus servicios y llevar al buque hasta Farm Cove, a la boya N* 2 de los buques de guerra ingleses donde quedamos amarrados a 4.30 h.

Capeando  temporal en el Mar de Tasmania

La ciudad de Sidney es hermosa, bastante limpia, bien pavimentada, se nota mucho movimiento comercial y para nosotros ha sido el mejor punto para hacer aprovisionamiento general. Nuestra corta estadía no permitió hacer muchas excursiones, debiendo limitarse las visitas, a diversos puntos de la bahía a los diques v fuertes. No estaba aún la Escuadra Inglesa que había salido escoltando al "Ophir" que llevaba al Duque de York a bordo, hasta las costas Oeste de Australia, ni había insignia de Marina en el puerto, actuando como Jefe Superior el Capitán de navio Royle, Jefe del Apostadero de la isla Garden. Había dos cruceros en desarme y durante la estadía entraron y salieron dos cañoneras del tipo australiano "Broomerang", habiéndose cambiado con el Arsenal y buques, las visitas de práctica de Jefes y oficiales.

Los guardia-marinas visitaron además el apostadero de la isla Garden. En tierra visité al Gobernador de Estado y a su Primer Ministro, y al Mayor General French, jefe superior de las fuerzas; éste que debió salir el mismo día al interior, hizo devolver la visita con su Jefe de Estado Mayor coronel H. D. Mackesie; el Gobernador envió a su secretario y el Primer Ministro vino personalmente a bordo, con varios altos funcionarios. Aquí como en todos los puertos ingleses en que hemos estado, no se trabaja los sábados después de medio día, ni los domingos, lo que no nos permitió salir el 19 como pensaba, sino el 21 por la mañana; pero pudimos rellenar las carboneras aprovechando el bajo precio del carbón y completar la provisión general del buque para un trimestre. Dimos fondo en Bahía Moretón el 25 de agosto, que viene a ser la rada exterior de Brisbane, donde quedamos haciendo ejercicios generales, lanzamientos de torpedos y tiro al blanco.

  AUSTRALIA  
Melbourne - Collins Street Melbourne - Collins Street Melbourne - Entrada
Melbourne - matinee a bordo Melbourne - Palacio de la Exposicion Melbourne - Parlamento Federal
   
  Melbourne - Arco a Duques de York en Collins Street  
Sydney - ferries atravesando la bahia Sydney - Casa de Gobierno Sydney - Catedral
Sydney - George Street Sydney - Monumento a Cooli Sydney - Muelle de descarga
Brisbane - Alrededores Brisbane - aduana Brisbane - Capilla San Andres
Brisbane - entrada del rio Brisbane - matinee a bordo Brisbane - panorama
 
Brisbane - Queens B9rdge sobre rio Brisbane Parque donde desembarco el Duque de York  

UNA BUENA ELECCIÓN DE RUTA

"Para la travesía entre Brisbane y el Estrecho de Torres, hay dos vías, la interior entre la costa y la barrera de arrecifes que empieza en Cabo Sandy, y las exteriores por fuera de aquellos y que se unen a la primera cerca del Estrecho de Torres. La primera es la generalmente usada en esta estación, está balizada, con marcas firmes y faros y hay un buen cuerpo de pilotos patentados. La segunda vía se aparta 240 millas hacia el N. E. de Brisbane, para buscar los vientos alisios pasa por fuera de algunas manchas de arrecifes y se une a la primera en el mismo estrecho, por el gran canal del N. E. o acortando la distancia por cualquiera de los pasos de la Gran Barrera al Sur de aquél. Desde el primer momento elegí la ruta exterior para poder hacer la travesía a vela v evitar el gran consumo de carbón que ocasionaría la ruta de la costa; pues aunque queda en la zona y es la estación del alisio, a veces ese viento es modificado por influencias locales y no es prudente andar allí a vela sólo, además hay que llevar piloto. Entre las rutas exteriores, teniendo vientos hechos, frescos y derrota segura, tomé la más corta, pasando entre algunos grupos de arrecifes, con lo que acorté en 300 millas el camino, haciendo una travesía de 1400 millas igual a la travesía a máquina por la costa. El 20 dimos fondo en el puerto de Dilly, isla Timor, a 2 y 1 ¡2 cables del muelle. El puerto de Dilly es pequeño y abierto, pero en esta estación que reinan las calmas, lo mismo que el monzón del S. E. es abrigado y seguro. La población es reducida y en la época de las lluvias es malsana a causa de estacionarse las aguas en los terrenos inmediatos. Aún actualmente, según me informaron, habían fiebres palúdicas y la viruela había hecho estragos hacía poco tiempo, por lo cual no dejé bajar la tripulación.

  TIMOR  
Timor. el ex Rey y chozas Timor - Dilly - Corte del rey Timor - Dilly - Templo chino
Timor - Dilly - El ex Rey diri9giendo la construccion d eun templo Timor - Dilly - La familia del ex Rey Timor - Dilly - Mision Catolica
 
Timor - Dilly - Oficinas de gobierno Vendedores chinos a bordo  

EN AGUAS DE JAVA

"El 23 de septiembre a 20 hs. zarpamos de Dilly, Timor, cruzando el paso entre la isla de este nombre y la Kambing y entrando al mar de Flores a la tarde; después de determinar los desvíos de los compases, hicimos rumbo directo al estrecho de Salayar. A las 16 h. 45 m. del 27 de septiembre dimos fondo en la rada de Macassar y a las 20 se saludó la plaza y la insignia del Jefe de la División holandesa en las aguas de Java que arbolaba el crucero "Gelderland" y que fueron contestados por el fuerte Notterdam y por aquel buque. Macassar, la Capital de la isla de Célebes, queda en la parte Oeste de la península del Sur, tiene una rada abierta al Oeste pero extendiéndose desde la costa hacia el estrecho de Macassar una zona de 25 a 30 millas de islas y arrecifes de coral, es suficientemente segura y cómoda aún la monzón del N. O. La ciudad entre barrios distintos y bien caracterizados tiene población europea, malaya y china; en conjunto es suficientemente limpia y sana, lo que aproveché para dejar bajar la tripulación.

Las autoridades locales me informaron que en casi todos los puertos de Java existía el cólera con carácter serio, y que hasta en el crucero "Noordbrabant" que había estado en Batavia y Surabaya, había tenido casos a bordo, por lo cual pedí autorización a V. E. para suprimir la escala en Batavia, sustituyéndola por la de Singapore en donde se podría hacer algunas provisiones. Recibida la autorización de V. E., el día 29 a 20 h. 20 m. zarpé de Macassar, recorriendo hasta el faro Dayangan y en sentido inverso, el camino hecho para entrar. En Macassar se cambiaron visitas con el Jefe de la División Holandesa, con el Jefe de las tropas de Célebes y con el Sr. Gobernador que vino personalmente a bordo, recibiendo de ellos y de los oficiales holandeses toda clase de atenciones a bordo y en tierra. No hay en el puerto fortificaciones ni arsenales, teniendo la marina holandesa todos sus principales establecimientos en la isla de Java. En Singapore no había buques de guerra cambiando las visitas de estilo con el Jefe de las fuerzas y el Sr. Gobernador después de saludar la plaza. En este puerto como en Macassar se dejó bajar la tripulación a tierra, que observó inmejorable conducta. La salud del personal continúa en las mejores condiciones, sin que haya ocurrido ningún caso en las frecuentes enfermedades que en los climas tropicales sobrevienen a los extranjeros.

"El día 10 de octubre a 3 h. 3 0 m. p. m. levamos anclas haciendo rumbo al sur para tomar el canal principal del estrecho de Singapore. Al anochecer del 17, situados por buenas observaciones astronómicas, se notó corriente al sur; a 9 h. 15 m. se avistó el faro G. Basses, siguiendo de allí la navegación al largo de costa, avistando a 14 h. el faro de Punta Doudra y 19 h. 3 0 m. la torre de Punta de Galle, en cuyo puerto dimos fondo a 20 h. 25 m. El puerto es pequeño, bien balizado y de bonito aspecto, pero se nota que ha perdido la importancia de épocas anteriores y que ha adquirido hoy Colombo con su puerto artificial. No había un solo buque en el puerto y en tierra no hay establecimientos militares ni guarniciones".

  ESTRECHO DE TORRES  
 
Thursday island - Panorama Thursday Island - Calle  
     
  ISLAS CELEBES - MACASSAR  
El Geederland que llevo a Kruger, tomando carbon templo chino Calle principal
 
cementerio chino Viviendas malayas  
     
  SINGAPUR  
Barrio chino Embarcaciones chinas de cabotaje Entrada a Singaour
Monumento a Raffles Pagoda Un paseo en Ringikisha
   
  Vendedores chinos al costado de la fragata Sarmiento.  
  CEYLAN  
templo hindu Puerto de Colombo Faro de Punta Galles (Pointe de Galle)
Lavanderos en el lago de Colombo Punta Galles, calle Murallas de Punta Galles.

NOTICIAS SOBRE EL MAR DE ARABIA

Durante la estadía en Galle, pudimos adquirir algunas noticias sobre el mar de Arabia y comprobar que el monzón N. E. aún no estaba establecido. Aunque en Colombo y otros puntos de la costa empezaban a tomarse medidas para precaverse contra el cambio,amarrando los buques con proa N. por tenerse noticias que en la parte Norte de Ceylon y en la Bahía de Bengala el monzón venía corriéndose hacia el S. los buques llegados de Aden y Bombay manifestaron que en el mar de Arabia había cesado el monzón S. O. pero reinaban calmas y creían no se estableciera N. E. hasta el mes siguiente. Basado en estas noticias pedí autorización a V. E. para, en caso de encontrar calmas, navegar al largo de costa y tomar Goa, capital de las posesiones Portuguesas en la India. Tenía esta escala por principal objeto, a parte de su importancia histórica, el de adquirir noticias inmediatas y ciertas sobre el estado sanitario de Bombay, donde como es sabido existe con carácter endémico la peste bubónica, y sobre el cual los buques recién llegados, y las autoridades de Ceylon, daban los mejores informes.

El día 21 a 22 h. 40 m. después de recibir una visita particular del Gobernador de la provincia y su familia y la contestación afirmativa de V. E. a mi consulta sobre Goa. Zarpé haciendo rumbo N. 66" O. hacia el faro Minikoi, que queda entre los canales ocho y nueve grados. La navegación se hizo sin novedad, avistando a intervalos esas altas montañas, que como los Andes en Sud América, se extienden sobre la cortada de la India, y recalamos a Goa en la mañana del 26. A 0 h. 10 m. dimos fondo en cuatro y media brazas de agua, en la parte interior de la rada y N. S. con el faro de la Bahía Aguada. Cambiadas las visitas con las autoridades inmediatas, fui a Pangín, capital del Territorio a visitar al Gobernador, que reside en el Promontorio del Cabo en el extremo Oeste de la isla de Goa, que forma con la costa firme dos puertos: el antiguo de Goa al Norte y el moderno de Mormigao al Sud, este último unido ahora por ferrocarril a las líneas generales de la India inglesa. La actual población portuguesa es pequeña y muy distante de tener la importancia de la antigua Goa, cuyas magníficas ruinas atestiguan su pasada riqueza. Las noticias que tuve sobre Bombay corroboraron las anteriores, agregando todos que, aunque había de 20 a 30 casos diarios de peste bubónica, era éste el mejor mes del año, y completamente sin peligro para los europeos. Los oficiales portugueses agregaron que habían dejado bajar a tierra sus tripulaciones sin tener ninguna novedad. El 27 a 18 k 15 m. zarpé de Goa; había niebla cerrada, pero la situación del buque en el fondeadero y la falta de movimiento en el puerto, permitía salir sin inconveniente.

HUYENDO DE LA PESTE

A pesar de las seguridades que se mediaron sobre el estado sanitario de la ciudad, y aún viendo en tierra las tripulaciones inglesas, no quise dejar bajar la tripulación, limitando nuestra estadía al tiempo necesario para recibir fondos de nuestra legación en Londres, completar víveres y reponer agua y carbón. El Gobernador del distrito de Bombay y las autoridades civiles superiores se encontraban fuera de la ciudad, de modo que las visitas oficiales se redujeron a las habituales de Marina, al Jefe Superior embarcado y al Director del Arsenal, ambos capitanes de navio, y en tierra al Brigadier General Riddle, Jefe Militar del Distrito. Por ofrecimiento espontáneo de estos señores los guardiamarinas pudieron visitar los establecimientos militares, el Arsenal donde se prepararon y despacharon los transportes de tropas para la guerra de Sud África y el transporte "Plassy" alquilado a la compañía Paud O y reputado por los ingleses como uno de los más modernos en su tipo. Recibí varias invitaciones a comidas de parte del general Riddle, el Director de Aduana, del Cónsul de Portugal, Jefes de Marina y otras personas más, que fueron retribuidas durante nuestra estadía. La acogida a nuestro buque ha sido muy amistosa y debo llevar a conocimiento de V. E. las atenciones de que he sido objeto por parte del Sr. Vizconde de Wren, Cónsul General de Portugal en Bombay, quien me manifestó haber recibido cartas del Gobernador de Goa anunciándole nuestro arribo y pidiéndole que nos atendiera y ayudara en lo que pudiéramos necesitar. La salud del personal se mantiene en buenas condiciones a pesar del excesivo calor que soportamos desde que salimos de Australia, y el plan de instrucción continúa desarrollándose tanto para los guardiamarinas como para la tripulación.-

  INDIA - BOMBAY  
Calle del barrio hindu Un descanso en la Isla Elefante Templo de Spova en la Isla Elefante
Municipalidad Palacio de Justicia Vista del puerto
   
  Estacion terminal de ferrocarril  

BAJO UN ECLIPSE

El 8 de noviembre dé 1901 a 21 h. 15 m. previa la inspección médica reglamentaria en Bombay para dar la correspondiente patente, zarpé con destino a Aden, navegando a máquina con vapor en las dos calderas de popa. El tiempo hasta el día 10 fué regular, cielo generalmente cubierto, y a veces lluvias. Casi todas las noches, entre media noche y la salida del sol, cayeron chubascos de agua en lluvia torrencial, acompañados de fuerte viento, venían éstos generalmente del 2" cuadrante a pesar de tener viento del l9 y corrían en dirección al O. N. O. ó N. O. que es la misma que en esta región llevan generalmente los ciclones. El eclipse de sol, se observó muy bien, su magnitud fué aproximándose de 0.9, pero el gran camino del buque durante la singladura del 10 al 11 hizo que saliéramos unas 60 millas al Oeste de la zona central del eclipse anular, que cruzaba el mar de Arabia desde el cabo Comorín en la India hacia la bahía Kuruja, Muriya en Arabia.

A 0 h. el 15 nos situamos a 3 millas al S. 34'-' E. del faro de Cabo Marshag y a Oh.3 0 m. entramos al puerto de Aden dando fondo en 25 pies de agua a lh.10 m. al S. 80" O. del pontón faro, a 25 cables de distancia. En el puerto de Aden no fué posible hacer visitas a establecimientos militares, por lo cual la estadía, cumpliendo las instrucciones fué corta. Sin embargo, demoré hasta el 18 a 5 h. 45 m. para que los oficiales retribuyeran atenciones que les habían sido prodigadas por los oficiales de la guarnición.

 Los guardiamarinas fueron a tierra, pudiendo aunque desde fuera tener idea de las construcciones que allí se han hecho para fortificar la posición; la tripulación no bajó por ser corta la estadía y no estar la población en buenas condiciones sanitarias. Haciendo rumbo a Massawa, cuya costa vimos recién a 2 millas de distancia, en el puerto se vio un buque de guerra italiano empavesado de toda gala, que resultó ser el crucero "Cristóforo Colombo" y la causa de su gala ser el aniversario de la Reina Madre Margarita. No había podido encontrar el plano del puerto interior de Massawa en Australia, ni en Bombay, por lo que di fondo en la rada exterior y pedí piloto para entrar al puerto, que es una verdadera dársena cerrada. Las instrucciones náuticas son claras y se veía bien todo el canal, marcas y enfilaciones, pero no creí prudente entrar sin guía porque el espacio adentro es reducido para maniobrar y además se estaba levantando viento fresco de afuera. Vino a bordo un oficial del "Colombo" enviado por el comandante comunicándome que no había pilotos y ofreciéndose para darme las noticias necesarias. Acepté el ofrecimiento y entré al puerto fondeando con dos anclas y amarrando por la popa a una boya sobre la costa Norte y a poca distancia del buque italiano. Inmediatamente de amarrar empavesamos y a la tarde se hizo salva al arriarlo, acompañando al "Colombo". En Massawa sólo hay el Jefe de la Estación Naval, el de la compañía de Disciplina y el Capitán del Puerto, que a la vez tiene el cargo de la Aduana. Cambié con ellos las visitas de práctica, mostrando todos los mejores deseos de agasajarnos, invitándonos al Club. El 21 a 20 h. 3 0 m. dejamos el puerto de Massawa con destino al de Suez.

  ADEN  
Entrada principal a Aden Grandes cisternas y panorama Mercado de camellos
Mesquita Puerto de Aden visto desde el cementerio arabe Vista general de Aden
  ARABIA (SAUDITA)  
 
La Sarmiento frente a Ibrahim Vista de Ibrahim  
     
  ERITREA , MASSAUA  
   
  La Fragata Sarmiento y el crucero italiano Cristoforo Colombo  
Plaza garibaldi Soldados ascaros Massaua, bajo ocupacion italiana
   
  Panorama de Massaua  
  CANAL DE SUEZ  
Entrada al canal de Suez Canal de Suez Pasando el Canal
Ismailia - mesquita Port Said - Avenida Lesseps Port Said - entrada
 
Port Said - Estatua de Lesseps Faro principal de Port Said y buques a la espera del cruce  

El 26 a 22 h. 45 m. dimos fondo en la rada de Suez, donde se arregló el pasaje del Canal para el día siguiente a primera hora. El 27 a 18 h. 30 m. zarpamos entrando al canal inmediatamente; a 1 h. 30 m. del 28, dimos fondo en Ismailiá, pues no había tiempo de llegar con día a Port Said, y quería evitar las maniobras de cruce con buques o tener que amarrar de noche en el canal, operaciones siempre incómodas a pesar de la habilidad de los prácticos y de las grandes facilidades que hoy ofrece la navegación del Canal. El 29 amaneció cerrado con niebla, aclarando a 7 h. 30 m. a. m.; pero no pudimos zarpar hasta las 10 . 30 m. para esperar el paso de buques que venían del Norte; a 5 h. amarramos en Port Said, empezando inmediatamente a tomar carbón.

UN TEMPORAL EN ALEJANDRÍA

"El día de diciembre de 1901 entré al puerto de Alejandría amarrando bajo la dirección de las autoridades locales a las boyas del costado N. O. del puerto interior; se saludó a la plaza y se cambiaron las visitas oficiales. El tiempo que amenazaba desde nuestra salida de Port Said, y que ya empezaba a descargar duro del O., cuando entrábamos al Puerto, se convirtió en un temporal del N. O. que duró tres días cayendo constantemente chubascos de agua y rachas violentísimas. El día 2 a pesar del mal tiempo visité al comandante del Yatch Malrousa, oficial superior de las fuerzas navales egipcias, al almirante Bloour-field de la Marina Inglesa al servicio del Egipto como Gobernador marítimo y a S. E. Mahmoud Pacha Sidkí, Gobernador Civil de Alejandría, quienes devolvieron personalmente las visitas en los días siguientes.

  EGIPTO - ALEJANDRIA  
Alejandria - columna de Pompeyo Alejandria - Calle del barrio arabe Faro de Alejandria
                        
Monumento a Mehmet Ali                                                                                  Puerto de Alejandria
  EGIPTO - GIZEH  
                   
Las Piramides y la Esfinge

S. E. recordó que el buque había estado otra vez en el puerto manifestándose complacido por las visitas que nuestra marina hacía a su país; me indicó que fuera al Cairo y que allí visitara a S. E. Mantaplaa Fehu-riy Pacha, Jefe del Gabinete Egipcio de quién él era pariente cercano y al que prevendría de mi visita. Como la tripulación no bajaba a tierra desde Punta de Galle a causa de las malas condiciones higiénicas de los puertos de escala, di permiso a las brigadas por 48 h. e igualmente a los oficiales y guardiamarinas en dos grupos por tres días para que pudieran visitar el interior; hice telegrama a V. E. pidiendo autorización para destinar ocho días a ejercicios generales y tiro que pensaba realizar entre Chipre y la costa de Siria y me trasladé al Cairo con un oficial para hacer la visita al Primer Ministro, lo que efectué el día 5. Como por las noticias del último correo de Buenos Aires, las de los diarios locales trasmitidas desde Europa y las que recibí del Gobierno Egipcio, concordaban en que algo grave ocurría en nuestras relaciones con Chile regresé inmediatamente a bordo alistándome para salir, se suspendieron los permisos y se dedicó el tiempo a ejercicios. El día 10 por la mañana recibí telegrama de V. E. ordenándome zarpara para Gibraltar y navegar a máquina, a lo que di inmediato cumplimiento, zarpando el mismo día a las 2 h. 40 m. p. m. y navegando a nueve millas por hora con vapor en las dos calderas de popa. El 19 antes de aclarar se avistaron los faros de Ceuta y Gibraltar, navegué despacio hasta que hubo bastante luz para ver el fondeadero, y a 20 h. di fondo en la parte S. E. del fondeadero "ocasional" de los buques de guerra a la altura del codo del muro en construcción.

MALAS NOTICIAS

"Llegado a Gibraltar el día 19 de diciembre de 1901 — dice otro parte fechado el 20 de enero en Gibraltar — recibí la orden de V. E. de remitir a Buenos Aires los guardiamarinas y parte de la oficialidad y tripulación, debiendo quedar a bordo tripulación reducida. A la vez disponía V. E. zarpara para Spezia con objeto de cargar munición. Considerando que la tripulación de la "Sarmiento", en caso de guerra, podría ser más útil en Buenos Aires, para completar la dotación de otros buques, interpreté la orden de V. E. de quedar con personal reducido, en el sentido de dejar a bordo solamente lo indispensable para navegar y para el cuidado del material, y en consecuencia remití en el "Sirio" todo el que fué posible, dejando a bordo en total 64 individuos de tropa.

Vapor "Sirio" de Raggio & Co

Consideraba además que en caso de necesidad hubiera podido encontrar en Italia, el personal que conviniera, ya para máquina como para cubierta y aún para artillería. Cargué carbón suficiente para ir a Spezia y regresar y aprovechando la estadía en aguas tranquilas, apronté la tripulación para su embarque y el día 21 fué colocado el equipaje en una lancha de carga, lista para transbordar, siendo necesario solicitar permiso para que el "Sirio" también entrara al puerto nuevo. El capitán de navio Piggot, Jefe actual del Apostadero, en conocimiento de las circustancias en que nos encontrábamos y a pesar de no estar habilitado el puerto, tuvo la deferencia de conceder el permiso solicitado, de manera que el trasborde se hizo sin dificultad y sin más inconvenientes que la pérdida de un rifle que cayó al agua en el momento del embarque.

  GIBRALTAR  
   
  Vista general  
  LA SPEZIA  
                            
El Acorazado Regina Elena en construccion y una vista general de Spezia

Esa misma tarde salió el "Sirio" para Buenos Aires y yo para Spezia el 26 por la mañana, amarrando por indicación de las autoridades a la boya N" 7 entre los buques "María Pía" y "Castelfidardo". Avisé por telégrafo al Sr. Ministro Argentino en Roma mi llegada a Spezia, y en respuesta me comunicó que enviaba al agregado naval con instrucciones. El mismo día 26 a la tarde, recibí aviso de nuestro cónsul que las autoridades militares y civiles me recibirían el día siguiente de 11 a 12 h. a. m. El 27 a las horas indicadas, visité al Sr. Vicealmirante Magnaghi, comandante en Jefe del Distrito y a su Jefe de Estado mayor, al contraalmirante Annovazzi, Director General del Arsenal, al Síndico y al Sub Prefecto de Spezia. El recibimiento fué cordial y las visitas fueron devueltas personalmente por las autoridades mencionadas.

El comandante en Jefe del Distrito me ofreció todos los servicios dependientes de él, que pudiera necesitar la "Sarmiento", manifestándome además que me entendiera directamente con el Director General del Arsenal para entrar el buque a dique y para cargar la munición. Al hacer la visita al Director del Arsenal, encontré al teniente de navio Beascochea, recién llegado de Roma, y que venía a ocuparse del asunto de la munición. El Almirante me manifestó que en globo, el Arsenal podía entregar todo el material pedido, pero como había detalles a arreglar y puntos a resolver, sin recordar que era el agregado naval que tenía que intervenir, me pidió interviniera para resolverlos definitivamente. Una vez en mi poder los datos que me remitió el Señor Ministro Moreno, los del Arsenal, y enterado por el teniente Beascochea de las dudas que tenía, hice el telegrama de fecha 28, consultando a V. E. los puntos necesarios. Ese mismo día recibí carta del Sr. Ministro Moreno con algunos datos más y los precios de las granadas y como el teniente Beascochea recibió orden de regresar a Roma, continué directamente con el manejo de este asunto. Recibida la contestación de V. E. la comuniqué al Ministro Moreno y arreglé inmediatamente con el contraalmirante Annovazzi y el Director de Artillería, capitán de navio G. de Orestis, todo lo que se refería a calidad, cantidades, embalaje de las municiones y se dio mayor actividad al trabajo, colocando en chatas todo lo que estaba listo, para recuperar en lo posible el tiempo perdido en estas consultas y por la serie de días de fiesta y de mal tiempo que hubo durante la permanencia en Spezia.

"No hubo ningún trabajo serio a hacer y en un par de días de labor salimos del dique, e inmediatamente empezamos a cargar la munición, cuya estiva se ha hecho con lentitud, tanto por la clase de carga, como por lo reducido del espacio en que se estivaba; ha sido necesario dejar 65 toneladas de lastre que había en la carbonera de popa, el cual se ha entregado al Arsenal de Marina, comunicándole por nota que probablemente ese lastre no sería reclamado por el Gobierno Argentino. En esta carbonera en lugar del lastre se han colocado los 200 proyectiles de 254 mjm. que pasaban bien por las bocas carboneras; nuestra munición de 12 c¡m., se rellenó con cartuchos de 152 m|m. que como venía de a uno podían pasar también por las bocas carboneras. El día 15 concluí de cargar a bordo la munición y el 16 a 3 h. p. m. casi al terminar la estiva zarpé de Spezia para Gibraltar, donde llegué el 20 por la mañana.

EL REGRESO

"Durante mi permanencia en Italia, he recibido toda clase de atenciones, tanto de parte de las autoridades civiles y militares, como de la sociedad de Spezia. Hubo funciones de teatro en honor de la "Sarmiento", bailes en el Círculo de Marina y en el Casino Civil, y una comida dada por el Vicealmirante Gagnaghi y su señora. Por su carácter oficial esta comida era muestra significativa de simpatía a nuestro país y altamente honrosa para los que formábamos su Estado Mayor, por la clase de personas invitadas; además del Vicealmirante Magnaghi, su familia, y varias señoras y señoritas, asistieron los contraalmirantes Annovazzi, Marchessi y Mirabello, el General Jefe de la Guarnición, las autoridades civiles, el Cónsul Argentino y varios capitanes de navio y coroneles del Ejército. El Vicealmirante Magnaghi estuvo enfermo algunos días, por esta razón y por el mal tiempo que casi siempre reinaba, se excusó de venir a bordo a un almuerzo que le ofrecía. Vino el contraalmirante Annovazzi y en otra oportunidad el Síndico y el Sub-Prefecto; además casi todos los días tenía almuerzo con los comandantes de los buques italianos en sus buques, o en la "Sarmiento".

La fragata regresó apresuradamente, por las circunstancias a que se hace referencia más arriba y llegó a Buenos Aires el 13 de febrero de 1902.


COMENTARIOS PERIODÍSTICOS

Toda la prensa de Buenos Aires dedicó a la "Sarmiento", con motivo de este segundo viaje, entusiastas comentarios. "Tribuna" se expresó en estos términos:

"Al llegar a Buenos Aires la "Sarmiento", la nave querida que hace un año salía por segunda vez de nuestro puerto, llevando en pos de sus estelas el corazón y los votos de la patria, cábenos el placer de dar la bienvenida más cariñosa a los oficiales y tripulantes que en un momento crítico tuvieron que separarse de sus compañeros, y en particular el distinguido comandante Martín, quien a sus muchos méritos contraídos en el servicio de la patria en los numerosos y difíciles cargos con que ella lo honrara ha añadido no pocos más en este viaje, haciéndose acreedor al aprecio de todos aquellos que saben estimar en lo que valen la preparación, la energía, la audacia inteligente del marino, de que ha dado más de una prueba en la primera parte del interrumpido viaje.

"Esta segunda campaña, que el prudente y justo temor de un peligro que amenazaba a la nación, hizo terminar en Alejandría v que por el bien de la Armada esperamos sea pronto reanudado, añadió otra página luminosa a los anales de la Escuadra. Se efectuó entre los peligros y azares de una navegación en la cruda estación del invierno por regiones inhospitalarias, por ser constantemente azotadas por los huracanes y por carecer de casi todos aquellos recursos que hacen fácil la navegación por regiones donde la civilización ha llegado con sus adelantos.

Fueron momentos de pena, fueron momentos de peligro; pero la hermosa nave venció las dificultades, no desmintió en nada el epíteto de gallarda que conquistara en su primer viaje. También en éste iba bajo el mando de un jefe inteligente y sereno.

Al presentar a nuestros lectores su retrato físico, damos al mismo tiempo los perfiles de un retrato normal que en una carta escrita a un miembro de su familia hace un inteligente tripulante de la "Sarmiento":

"Voy conociendo a nuestro comandante a medida que pasan los días. En todos los momentos su modo de ser revela que tiene el corazón bien puesto.

"Habíamos salido de Aukland con destino a Wellington, donde debíamos llenar las carboneras, poco menos que vacías; y la navegación hasta Cabo Este había sido molesta por ser siempre contrario el viento, de modo que para montar ese cabo empleamos todo el tiempo y algo más que el itinerario nos fijaba para la travesía entre ambos puertos. Por fin zafamos; pero el viento cambió repentinamente: fué refrescando rápidamente, hasta convertirse en pocas horas en furioso vendaval.

"Los oficiales estaban a la espera de la resolución del comandante: no se sabía si lo aguantaría a la capa o si lo correría aprovechando la oportunidad que por primera vez se nos presentaba. El comandante optó por correrlo, y lo hizo de una manera que a primera vista podría decirse temeraria: ¡con todo el trapo! Pero conoce a su barco y conoce a su gente, una oficialidad de mi flor. El tiempo le dio razón. El S. E., que se anunciaba ya y que nos hubiera reventado, se descargó cuando la fragata enfilaba el Estrecho de Cook, máquina adelante, consumiendo el último resto de carbón. Si el comandante no corre, nos hubiéramos visto en la necesidad de capear a vela sola, cerca de unas costas que infunden miedo a simple vista.

"La fragata volaba sobre las olas con una velocidad de que nunca la hubiéramos creído capaz. Parecía que dándose cuenta del peligro que corría y de la preciosa carga que llevaba, incluso la mía, se aligeraba, se hacía como seda en manos de su jefe, se dejaba llevar con no acostumbrada docilidad. El espectáculo era imponente, involuntariamente pensábamos en que una pequeña avería en el timón bastaría para deshacer el barco y mandarnos a nosotros al otro barrio. Pero ahí estaba el comandante. ¡Tigre lindo! Era capaz de infundir confianza al más miedoso, con su cara tranquila y serena y restregándose las manos de puro gusto.

"No habíamos entrado en el estrecho, como te digo, y el viento que había venido disminuyendo rondaba al S. E., y descargaba con una furia parecida a la que tenía cuando venía del N. ¡Bonito nos deja si nos pesca fuera! Eran las nueve de la noche y nos preparábamos a descansar de una navegación emocionante; pero todavía quedaba el rabo por desollar! Resulta que la entrada al puerto de Wellington no se presenta como lo indican las cartas y derroteros. Casi lamentábamos haber entrado. Para pasar la noche en ese punto era preferible pasarla afuera. ¿Qué hará el jefe? ¡Lo de siempre! Se acerca a la costa que se llega a distinguir, deja caer el ancla, reconoce el punto y como si leyera en la turbulenta correntada la derrota que debía seguir, salpa el ancla, manda media fuerza adelante y después de una hora y media de navegación muy emocionante, very exciting, como dicen aquí a bordo los oficiales, que parecen haber adoptado el idioma inglés, ordena dar fondo al ancla de estribor. Estábamos en Wellington.

"Por la mañana temprano del siguiente día, al ver la boca del puerto, y las piedras que lo forman, haciéndola muy estrecha, se nos escapó a más de uno esta exclamación, dirigida al comandante; ¡qué bárbaro!

"Cuando bajamos a tierra pudimos darnos cuenta de la impresión que había causado en la ciudad la vista de nuestra fragata. Decían que los argentinos de South América como si hubiera otros, éramos bold fellows. Un diario queriendo explicar el caso que tanto llamaba la atención de los de Wellington, escribió muy serio un suelto en que decía que el training ship argentina "Sarmiento" era mandado por un oficial inglés de la reserva John Martín al servicio de la Marina Argentina, y que su entrada dé noche y con tal mal tiempo no tenía nada de extraordinario, desde que no era la primera, vez que visitaba a Wellington. ¡Cómo nos reímos de estos johnis! Felizmente el comandante, el poco inglés que habla lo habla bastante mal; de suerte que a no decir que lo ha olvidado andando por la Argentina, lo que sería un crimen en un inglés, se convencerán que Martín no es más que un criollo hijo de inglés.

"Te aseguro que Martín, para los que no lo conocíamos, se nos ha revelado de cuerpo entero; los que lo conocen ya de tiempo, dicen que es capaz de esto y mucho más . ".

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar