Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

Viaje de Instruccion 6 de 1905 

(Viaje 26 de Instruccion / 6° de la Fragata)

La Fragata Sarmiento en Puerto Madryn, Abril de 1905

Aqui se muestra el sexto viaje de la Fragata Escuela Presidente Sarmiento, comandada en esa ocasion por el C.F. Guillermo Scott Brown e iniciado el 18 de Marzo de 1905 y terminado el 18 de Noviembre de ese año., 8 meses de navegacion.

Para ubicarnos en el mundo, debemos recordar que en ese año, el 27 de Mayo, se libro la batalla de Tsushima, en la cual la flota japonesa derroto a la escuadra rusa del Pacifico; Noruega se separaba de Suecia, Corea pasaba a dominio japones, comenzaban a hacerse populares los primeros automoviles y la aviacion recien comenzaba.

En este viaje los contratiempos fueron graves, ya que la violencia de los temporales y la continua atencion del barco hicieron que este viaje produjera una de las mas templadas promociones.

El viaje comenzo en el Dique 4 de Buenos Aires, continuo hacia Golfo Nuevo y Madryn, donde se hicieron ejercicios militares. Subio luego hacia el Puerto Militar de Bahia Blanca (ahora Puerto Belgrano) y desde allí se dirigio a Sudafrica para fondear en Ciudad del Cabo. De alli a la isla de Nossi-Be, cerca de Madagascar, donde se conmemoro el aniversario de la Independencia Argentina junto a los oficiales de la division naval francesa en el Indico. Tras una recalada en Aden, la Sarmiento partio hacia Port-Said, en Egipto, donde se efectuaron visitas al Cairo y las piramides. Durante el paso por el Canal de Suez la temperatura era tan alta que se suspendieron las clases y ejercicios ya que el calor era cada vez mas insoportable. Luego arribaron a Pola, Venecia, La valette (Malta) Bizerta, Argel, Gibraltar, Lisboa y San Vicente de Cabo Verde.

Las fotografias no solo son interesantes por su contexto historico y por los detalles que permiten ver los grandes negativos antiguos, sino tambien por el arte del fotografo, ya que las imagenes son de gran belleza, especialmente cuando se agrandan.  Las fotos que se muestran aqui pertenecen a dos albumes, propieda del Sr. Raul Goyena y su Sra esposa Blanca Landes Berger. Debido al parentesco de la familia con el CF Juan Manuel Pastor y con el Alm. Irizar, seguramente debe de haber pertenecido originalmente a alguno de  ellos.Tambien hay imagenes del archivo de la Fragata Sarmiento.

Hay imagenes anteriores al viaje en si, ya que la Sarmiento realizo operaciones conjuntas y desembarcos en Puerto Madryn que tambien se muestran aqui. Extrañamente, en los partes de viaje del libro "Los viajes de la Sarmiento 1899/1931" no figuran muchas de las paradas o acciones que si estan en estas fotos debidamente aclaradas.
  PUERTO MILITAR Y PUERTO MADRYN  
Puerto Militar - Baterias (ahora monumento historico) Pto Militar - Acorazados
Isla Pingüino Isla Pingüino - Faro Puerto Militar
Isla Pingüino Ejercicio de desembarco en Pto Madryn
Puerto Madryn- Muelle y dos balleneras de la Sarmiento remolcadas por su lancha. Puerto Madryn - Poblacion Desembarco
Madryn - Lanzamiento de torpedos Contraluz
   
  Cuter de la Sarmiento  


Una travesía accidentada - La Fragata pone a prueba sus buenas condiciones - Excelente comportamiento de la tripulación.

ITINERARIO: Zarpó el 18 de marzo de 1905 y regresó el 18 de noviembre de 1905. Sea Bear Bay - Madryn - Bahía Blanca - Cape Town - Nossi Be - Aden - Port Said -Pola - Venecia - Malta - Bizerta - Argel - Gibraltar - Lisboa - San Vicente y Buenos Aires. Navegó 21.501 millas.

Plana mayor en uniforme de invierno

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES
Comandante: Capitán de Fragata D. Guillermo Scott Brown; 2." Comandante: Teniente de Navio D. Carlos Daireaux; Encargado de Alumnos: Teniente de Navio D. Guillermo Mulvany; Tenientes de Fragata: D. Luis Imperiale, Santiago Dwan, Carlos Miranda, Ramón Herrera, Eduardo Ramírez, David E. García, Carlos Balladares, Gabriel Albarracín; Cirujano de 2.a: D. Guillermo Raffo; Contador de 7.a.- D. Luis E. Prado; Maquinista de 1.a: D. Nicanor Trejo; Maquinista de 2.a.- D. Zacarías Vi-llacian; Maquinistas de 3.a.' D. Julio Paje, Tomás Bobadilla; Capellán: D. Félix Leiva; Maestro de Banda: D. José Grande; Aspirantes a Guardiamarinas: D. Benjamín Villegas, Jorge Games, Juan M. Garzón, Antonio Frigerio, José R. Goiburn, Juan B. Delucht, Juan M. Pastor, Rodolfo Medina, Sabá R. Hernández, Arturo Zimmerman, Félix Mac Carthy, Lucio Salvadores, Rodolfo Barilari, Francisco Sabelli, Juan C. Genta, José A. de Urquiza, Tomás Godoy, Víctor Fablet; Profesor de Fotografía: D. Luis Dubois; Profesor de Inglés: D.Tomás Dennehey; Profesor de Esgrima:D. Luis Centenary; Contramaestre de 1.a: D. José Rodríguez; Contramaestres de 2.a.- D. Luis Trelau, Teodoro Rodríguez, Antonio Orfila; Condestable de 2.a.- D. Pedro Del Río; Condestable Torpedista de 2.a: D. Estanislao Chamorro; Mecánico Electricista de 1.a: D. Valentín Barchi, A. González Ramírez; Mecánico Electricista de 3a-' D. Félix Albani; Maestro de Armas de 1.a: D. José B. Navarro; Maestro de Armas de 2.a: D. Pedro L. López; Carpintero de 1.a: D. Manuel Ruiz.

Cadetes aspirantes en uniformes de invierno

CONSCRIPTOS
Barrionuevo Juan, Castillo Andrés, Castillo Félix, Díaz Cruz, Fornilo José, Farías Máximo, Lujan Albino, Pérez Pedro. Escribientes: Klovekorn José, Sarmiento Pedro V.

LA LUCHA HEROICA CONTRA LOS ELEMENTOS
Poca suerte tuvo la "Sarmiento" en este viaje, cuyo comando fué confiado al capitán de fragata, D. Guillermo Scott. Poca suerte en cuanto a los malos tiempos que tuvo que soportar el buque en la travesía, tanto a la ida como al regreso; pero, con todo, puede decirse que la jira fué feliz, en cuanto el comando, la tripulación y el buque, supieron comportarse con serenidad los unos y comprobar la resistencia de la nave, en la lucha desigual mantenida casi sin descanso en las aguas continuamente agitadas.
Los jefes y oficiales, los aspirantes y la tripulación, pasaron momentos difíciles, sintiendo frecuentemente los fieros rugidos de mares embravecidos, el choque furioso de las olas contra la pequeña fragata, los ataques incesantes de los vientos.
Esa lucha heroica contra los elementos enfurecidos dieron, seguramente, a los futuros marinos que cumplían la última etapa de sus estudios, la dura lección final para la iniciación definitiva en la vida de mar.
Los contratiempos sufridos en la travesía retemplaron el espíritu profesional, afianzaron la vocación de los novicios y contribuyeron a prestarles esa agilidad y sereno coraje, que solamente se adquiere después de haber corrido graves peligros.
A poco de haber abandonado el Puerto Militar de Bahía Blanca, la "Sarmiento" fué sorprendida por un temporal. Un fuerte chubasco de agua y viento to-
mó en facha la vela y estay de juanete mayor, rindiendo el mastelerillo de mayor, y volteando éste, el juanete y el sobre en la gavia sin causar mayores perjuicios. Pocos días después otra tormenta azotó a la "Sarmiento". Hubo un momento en que la violencia del viento fué tal que a pesar de su velocidad las olas corrían a la par del buque. Sin embargo, la única avería que sufrió la fragata fué la falla del gancho doble en el escotín de sobre mesana a estribor.
Fué por otra parte, éste un viaje puramente instructivo. La "Sarmiento" no tuvo en esta oportunidad motivos especiales para detenerse, en los puertos a que arribó, con el objeto de participar de fiestas oficiales o para recibir agasajos. Todo contribuyó, pues a dar a esta travesía un carácter exclusivamente docente, rigurosamente instructivo, podríamos decir.

LA SALIDA DE PUERTO MILITAR
La Fragata zarpó de Buenos Aires el 18 de marzo de 1905. Hizo escala en los puertos de Sea Bear, Madryn y Bahía Blanca, para cumplir después su itinerario.
Los historiales del comando refieren someramente algunos episodios del viaje. En el parte oficial del comando, fechado en Capetown el 18 de mayo, se consignan las siguientes referencias:

"El día 18 de mayo de 190), a las 3 p.m. largué amarras en Puerto Militar y habiendo oscurecido al llegar a la boya N' 7 tuve que fondear. El 19 a 7 horas a.m. me puse en marcha y una vez en franquía hice rumbo al S.E. durante una hora y luego al E. verdadero; fué necesario navegar a máquina pues reinaba viento contrario a la derrota y como había zarpado con cuatro días de atraso no quise darle hasta no tener vientos favorables lo cual sucedió el 21. El 23 se declaró temporal del S. poniéndome a la capa hasta el 24 a mediodía en que se volvió a hacer proa al E. navegando desde entonces con vientos frescos del 4* y 3' cuadrantes. El día 26 de mayo a las 4 p.m. navegando con rumbo al E. y viento de O.N.O. me sorprendió un fuerte chubasco de agua y viento el cual rondó rápidamente al N.O. y tomando en facha la vela de estay de juanete mayor, rindió el mastelerillo de mayor, cayendo éste, el juanete y el sobre, en la gavia sin causar mayores perjuicios. A las 5.30 p.m. quedó clara la maniobra y el día 31 guindó nuevamente el mastelerillo de repuesto. Durante los tres minutos que duró el chubasco la corredera causó repetidas veces 1/6 de milla en 35 segundos, igual a un andar de 17 millas por hora con todo el paño largo.
 

Temporal

 
     
 
 

Secando el paño

 

      CORRIENDO A LA PAR DE LAS OLAS
El 28 a las 11 p.m. navegando con las gavias con dos rizos y viento duro del N.N.E., aumentó éste rápidamente llegando a una velocidad de 3 5 metros por segundo y rondó pocos minutos después al N.O., haciendo caminar al barco a 12 1/2 millas por hora; en el momento más álgido la violencia fué tal que a pesar de esta velocidad las olas corrían a la par del buque embarcándose por las batayolas; fué necesario el servicio de las dos brigadas para bracear en cruz y correr el tiempo oportunamente a rumbo. La única avería fué en el escotín de sobre mesana a estribor, en el que falló el gancho doble a pesar de ser nuevo. Desde este día no fué posible durante el resto del viaje navegar sino con las gabias con rizos, pues aunque el viento fué en las dos terceras partes de la travesía del 3° y 4° cuadrantes, soplaba siempre con tal fuerza que no permitía largar rizos.

De este modo se navegó hasta el meridiano de la Isla de Tristán d'Acunha a unas cien millas al N. en donde sufrí un fuerte temporal del S.E., obligándome a capearlo del 4 al 5 con la gabia con tres rizos, trinquetilla y estay de sobre mesana.
El día 5 de junio calmó completamente el viento y encontrándome con tres días de atraso decidí navegar a máquina mientras durasen las brisas contrarias y calmas, éstas nos acompañaron durante el resto del viaje y debido a ella pude recalar en Capetown en la fecha ordenada.
Debo hacer presente a V. E. que durante esta travesía y en la latitud de la derrota seguida, los vientos reinantes, si bien concuerdan con los cuadrantes indicados en la carta, no siempre soplan de la misma direc-ción; son siempre arrachados y duros y con frecuencia rondan de un punto a otro acompañados de fuertes chubascos, relámpagos y tiempo cubierto. Debido a estos repentinos cambios la mar que se levanta es enorme y revuelta y muchas veces se navega en popa y en contra de la honda formada pocas horas antes por vientos de otros cuadrantes. Esto hace trabajar mucho al barco y con frecuencia se tienen calmas repentinas por algunas horas, quedando una mar arbolada extraordinaria que estando el buque sin gobierno queda en una situación desagradable. El día 10 de junio al izar la sobre mesana falló el adarivel de alambre y cayendo la verga sobre el tamborete se partió en dos pedazos; examinado resultó ser debido a que el cabo de alambre estaba en mal estado debajo del aforro de una de las costuras de los jazos, esta percha la he repuesto en este puerto.

EN CAPETOWN
En seguida de llegar saludé a la plaza, siendo contestado a los 15 minutos, y a pesar de ser día de fiesta para los ingleses (Whit Monday) me dieron sitio en el Victoria Basin, Ketty N0 1. El día 13 pasé a saludar a las autoridades de la Colonia, al Gobernador Sir Walter Hutchinson, al General en Jefe de las fuerzas y al Mayor del Municipio, acompañado del Cónsul General Argentino, D. Pedro P. Goytía. Todos estos saludos fueron retribuidos en seguida.
  CAPETOWN  
     
     
     
 
     
     

El Señor Contraalmirante Dunford mandó saludarme desde Simons Toun en donde está el apostadero Naval e invitó a los oficiales y aspirantes a ir a ver ese puerto y visitar al crucero "Cresent". Este ofrecimiento fué aceptado y el 15 se mandaron varios oficiales y los aspirantes.

     El 16 fui personalmente a devolver la visita al Señor Contraalmirante acompañado del Sr. Cónsul Argentino. Esta visita me fué retribuida por intermedio del capitán de navio Grant.

Conversando con el Señor Contraalmirante, me indicó la conveniencia de no alejarme de la costa en esta época del año al dar vuelta el Cabo, pues me encontraría con tiempo poco favorable y sobre todo con mar muy revuelta y confusa debido a las corrientes que se producen sobre el banco de la Aghullas.

A pesar de no ser la época, el 31 de mayo ppdo., pasó un ciclón por las costas de Durhan, causando muchos estragos en tierra, pérdidas de buques y unas 300 vidas; según informes, pasó con una velocidad de 80 millas por hora durante unas 20 horas; la caída de lluvia fué a razón de una pulgada por hora durante 15 horas. El 16 fui invitado con algunos oficiales y aspirantes a una comida ofrecida por el Sr. Pedro P. Goytía, cónsul argentino; esta atención fué devuelta con un almuerzo a bordo el día 18.

Oficiales en uniforme de verano

El 17 fueron los oficiales y aspirantes a visitar el Observatorio Astronómico. En esta visita fueron atendidos personalmente por el astrónomo Sir David Gilí, quien con marcado interés acompañó a los diferentes grupos de oficiales y aspirantes, explicando todos los mecanismos y las notables instalaciones.
Hoy fui invitado a almorzar con el Gobernador de la Colonia, Sir WaIter Hutchison, cuya atención no podré retribuir debido a mi partida mañana a primera hora para Nossi-Be".
  Isla de Nossi-Be, paisajes de Andouane  
     
     
     
    La Sarmiento en el canal de Mozambique, entre Madagascar y el continente africano.
   
  Puerto de Aden, protectorado britanico entonces.  
  PORT SAID/CAIRO  
Cairo. La Esfinge y las piramides. Es interesante ver como aun no han sido excavadas en su totalidad, la esfinge aun tiene la cola y las patas cubiertas y las piramides solo 3/4 partes a la vista.
     
     
 
     

VISITA A LAS RUINAS DE CARTAGO
Del parte fechado en Argel, en septiembre 23 de 1905, por el comandante Guillermo Scott, tomamos los siguientes antecedentes:
"De acuerdo con las instrucciones recibidas de ese Ministerio di fondo en el puerto de Bizerta el día 13 del corriente, sin novedad. Después de los saludos de práctica, pasé a visitar al Jefe del Apostadero, Contraalmirante Aubert, y al Gobernador de Bizerta, General Meunier. El Contraalmirante Aubert me ofreció todas las facilidades para visitar el gran lago y el puerto militar en construcción, para lo cual puso a nuestra disposición un vaporcito y fuimos acompañados por un oficial de Estado Mayor.
El día 16 fui invitado con el Estado Mayor del buque a un almuerzo en el Almirantazgo, el cual fué correspondido con una comida a la noche a bordo. Asistió el Contraalmirante Aubert con su Estado Mayor y los comandantes de buques.
Durante nuestra estadía concedí permiso a los oficiales y aspirantes para ir a Túnez, tres horas de distancia por ferrocarril. Allí tuvieron oportunidad de visitar las ruinas de la antigua ciudad de Cartago y su interesante museo.
El día 17 a las 5.30 a.m. zarpé para Argel, en donde di fondo sin novedad el 19 a las 6.30 a.m. En este puerto todas las autoridades militares y civiles están ausentes debido a la estación, que es verano, además, es un puerto puramente comercial y de ningún interés militar. Aquí se han podido hacer todos los ejercicios de puerto a excepción de el de torpedos.
Mañana 24 a las 5.3 0 a.m. zarpo para el puerto de Gibraltar.
Venecia - Plaza San Marco Venecia - El Rialto
Venecia - Ribera de Schiavoni  
Venecia - Plaza SanMarco La Sarmiento anclada en La Valetta
Malta / Puerto de La Valetta Detalle de la foto anterior
El acorazado HMS "Leviathan" sale de Malta Regatas en La Valetta
Argel - Una calle árabe Argel - calle europea Argel - Calle Bab-Azoun
Gibraltar - La ciudad y el "Go ahead" (sic) Argel - panorama desde Mustapha
Detalle de la foto superior, con un acorazado britanico no identificado El Peñon de Gibraltar y el acorazado

DE GIBRALTAR A LISBOA
"De acuerdo con el itinerario fijado — dice el parte fechado en Rada Exterior el 13 de noviembre de1905 — zarpé de Argel el día 24 de septiembre a las 6 a.m. Al quedar en franquía y hacer rumbo se levantó viento del Oeste, el que dificultó la marcha no permitiéndonos avanzar a mayor velocidad que la de seis millas y como durase por tres días, esto nos atrasó un día la llegada a Gibraltar en donde amarré sin novedad el 27 a las 8 a.m. Las autoridades habían ya dispuesto que el buque amarrase dentro del puerto y en aguas del Almirantazgo, en donde se encontraba toda la flota británica del Atlántico al mando del vicealmirante Sir William May. Antes de amarrar saludé a la plaza y a la insignia del comandante en Jefe, cambiándose luego las visitas reglamentarias. A las 10 a.m. recibí la visita del Sr. Cónsul Argentino, D. Carlos Rugeroni, de quien recibí muchas atenciones.

El día 28 el comandante en Jefe de la flota, vicealmirante May, tuvo la atención de invitarme a una comida a bordo del buque insignia "King Edward VII", en compañía del contraalmirante Chichister, Jefe del puerto y arsenal, Berkeley Milne, segundo Jefe de la flota y los comandantes de los demás barcos.
El mismo día por la mañana los oficiales y aspirantes tuvieron oportunidad de hacer una visita detenida al acorazado Hindustan, buque del tipo más moderno e incorporado a la flota hace recién un mes. También visitaron el crucero Amethyst, que tiene máquina a turbina sistema Parson. El día 29 fuimos invitados por el contraalmirante Sir Berkeley Milne a una matinée a bordo del acorazado "Victorious" y pudimos presenciar las regatas que tenían lugar ese día y que periódicamente se corren entre las tripulaciones de las diferentes divisiones.

El día 30 a las 6 a.m. zarpé para Lisboa en donde llegué el 2 de octubre a las 8 a.m. amarrando a una de las boyas del gobierno. Después de saludar a la plaza, lo hice a la insignia del Jefe de la Flota. A las 11.30 a.m. entró una división de la Armada al mando del contraalmirante Moraes e Souza. Dicha división se componía de cuatro cruceros y tres torpederos y regresaba después de quince días de ejercicios y evoluciones.

   

Lisboa, Parque Real                    Lisboa - vista panoramica

El día 3 pasé a saludar a S. E. el Señor Ministro de Marina, al Jefe del Departamento Marítimo y Director de la Escuela Naval. Por comunicaciones recibidas del consulado argentino aquí se me hizo saber que el gobierno había con cedido autorización para que los oficiales y aspirantes visitasen el Arsenal, Escuela Naval y la Codelería, visita que se efectuó el día 4 y durante la cual fuimos atendidos muy cortesmente, proporcionándonos toda clase de facilidades. El día 4 fui invitado con el Estado Mayor por el vice-cónsul argentino, Señor Macedo, a un paseo y almuerzo a Cintra. Esta atención fué correspondida al día siguiente con un almuerzo a bordo.

EL REGRESO
El día 6 a las 3 p. m. zarpé de Lisboa en demanda de Buenos Aires. Desde el primer día los pocos vientos favorables que experimentamos fueron flojos y el día 9 en el paralelo de la Isla Madeira, sopló viento fuerte contrario lo que obligó a marchar a vapor. El día 15, habiendo calma y viento que prolongándose aquella nos retardaría en la llegada a Buenos Aires, resolví recalar en la Isla de San Vicente de Cabo Verde, con el objeto de reponer el combustible del cual ya se había consumido una buena parte, y en previsión de los futuros vientos contrarios y calmas que nos tocarían.

San Vicente - Isla de Pajaros

En consecuencia, el día 16 a las 7 a.m. di fondo en San Vicente, repuse el carbón cuya operación terminó a las 4 p.m. y a las 4.50 zarpé. El día 17 di toda vela, con vientos flojos y variables del primer y segundo cuadrantes, pues hasta ese momento no habíamos experimentado los beneficios del alisio del N. E. Se hizo rumbo S. 16Q E. para cortar el Ecuador en los veinte grados longitud O. en donde se llegó el 24 de octubre; cambiando luego al S. 50'-' O. Recién a los 89 de latitud Sur se sintió el alisio flojo del S. E. y en los días sucesivos algunas calmas, lo que obligó a usar la máquina.
Hemos tenido poca suerte en la última travesía con los vientos alisios, pues los del N.E. puede decirse que no se han hecho sentir y los del S.E. se manifestaron recién hacia los 8' de latitud S., y tan débiles que hubo que hacer uso de la máquina en repetidas ocasiones, pues dada la distancia a recorrer y el poco tiempo disponible era necesario adelantar todo lo posible en previsión de vientos contrarios más al S.
Desde el paralelo de Río de Janeiro con pocos intervalos hemos tenido vientos contrarios y temporales que han dificultado la marcha hasta el día 9 del corriente en que con alguna dificultad se pudo adelantar a rumbo y a máquina, llegando a la Rada el día de la fecha.

A bordo, oficiales y tripulacion

En cuanto a la tripulación debo hacer presente que su comportamiento ha sido muy satisfactorio. Después de los dos primeros meses los aprendices demostraban un buen adelanto en materia profesional y hoy, salvo muy pocos, han merecido mi especial consideración por su desempeño en todas las faenas, ejercicios y trabajos a bordo.
La conducta en general ha sido muy buena, han gozado de licencia en todos los puertos, en que ha sido posible concedérsele y jamás hubo queja alguna de ellos, mereciendo en algunas partes elogios por su correcto comportamiento. Lo mismo puedo decir de la maestranza, pues todos han demostrado competencia y voluntad.
La salud durante todo el viaje ha sido excelente y atribuyo esto a la acertada medida tomada antes de nuestra partida: la del prolijo y conciente examen médico de cada tripulante, y a las revistas médicas que ordené se pasaran cuatro o cinco días después de abandonar cada puerto.

Se ha recalado a 14 puertos y recorrido 21.5 00 millas, de las cuales 6.200 a vela, 4.3 80 a vapor y vela y 10.920 a vapor solamente, no habiéndose producido durante el viaje accidente alguno relativo a personal y material del buque.

Finalmente, Señor Ministro, cumplo con el deber de manifestar mi satisfacción por la decidida cooperación que me han prestado el excelente grupo de jefes, oficiales, asimilados y profesores, que me han acompañado en este viaje, quienes han demostrado en todo momento competencia y voluntad, habiendo reinado desde el principio hasta el fin la más franca cordialidad, la mayor armonía y compañerismo y jamás he tenido la do-lorosa necesidad de recordar a ninguno que yo era el superior".

EN AGUAS ARGENTINAS
La tripulación siente la indescriptible alegría de ver nuevamente tierra argentina. Tras la larga ausencia se ha concentrado en todos los hombres que tripulan la nave, el amor al terruño y el cariño hacia los suyos. El extenso crucero por diversos mares, el ambiente novedoso de los puertos y ciudades visitados, la ruda fagina y las preocupaciones de la vida de a bordo, habrán podido distraer la solícita atención que despiertan los seres y las cosas queridos. Pero, durante todo el viaje se han mantenido latentes esos sentimientos, acuciados por el recuerdo, animados por la esperanza del regreso. Cuando desde el barco que ha cruzado tantos mares lejanos, y se ha asomado a tantas patrias extrañas, se di-visa el primer pedazo del suelo nativo, se observa en los tripulantes una honda y sana emoción, que retempla el espíritu, que desborda en el corazón y que se traduce en un suave regocijo íntimo y a la vez comunicativo. Las desoladas, aunque bellas costas del sur, se presentan para los navegantes con raros encantos, y en ellas, tan distantes de la casa solariega, ven traslucirse en los paisajes nevados, el alma de la patria, que les parece recibirlos con emoción maternal.

En Ushuaia, se completa la enseñanza práctica, se preparan los exámenes finales y los jóvenes aspirantes sienten la satisfacción de aproximarse al término ansiado de sus estudios, que los habilitarán para iniciarla carrera que han elegido. En ese momento, el comandante del barco concentra la atención de todos los alumnos. Cada uno sueña, a su vez, en que al cabo de unos años, podrán ocupar ese puesto de honor y que volverán a emprender otro viaje al mando de la fragata que los ha convertido en hombres de mar definitivamente.

Al llegar a Bahía Blanca la blanca nave que había salido airosa de Buenos Aires, limpia como una patena, brillantes los bronces, regresa desconocida. No podría decirse que parece otro barco, porque su silueta inconfundible la distingue siempre; pero, su albura ha sido empañada durante su largo recorrido, su limpio aspecto ha sido alterado por la ruda faena que ha realizado. La fragata se remoza en Puerto Militar y se presenta tal como salió de Buenos Aires, llegando a la Dársena Norte el 30 de noviembre de 1906.

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar