Historia y Arqueología Marítima

HOME

Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento

Indice Fragata Sarmiento

     VIAJE  8 - 1907

(Viaje 28 de Instruccion / 8° de la Fragata)

Del Libro "Los Viajes de la Sarmiento 1899/1931" editado en 1931

Una salida con suerte - La semana de Kiel - Visitas Reales

ITINERARIO:

Zarpó el 3 de marzo de 1907 y regresó el 30 de diciembre de 1907. Montevideo - Bahía - Barbados - Annapolis - Baltimore - Hampton Roads - New York - Azores - Cuxhaven - Brunsbutterkoog - Kiel - Rotterdam - Bahía Spithead - Ports-mouth - Darsmouth - Brest - Burdeos - Royan - San Sebastián - Ferrol - Coruña -Lisboa - Santa Cruz de Tenerife - Bahía Blanca - San Blas - San José - San Antonio -Madryn - Isla Toba - Tilly - San Julián - Santa Cruz - Punta Arenas - Ushuaia - Año Nuevo - Puerto Cook • Atalaya - La Plata y Buenos Aires.

LISTA DE JEFES, OFICIALES Y SUBOFICIALES

Comandante Jose Moneta

Comandante: Capitán de Fragata D. José Moneta; 2." Comandante: Teniente de Navio D. Horacio Ballvé; 3er. Comandante y Director de Escuela de Tiro: Teniente de Navio D. César Maranga; Tenientes de Fragata: D. Enrique Platk, Francisco de la Fuente, Osvaldo Fernández, Carlos D. Braña, Luis G. Segura, Alfredo Constante; Alféreces de Navio: Regino de la Sota, Juan Bonomi; Cirujano Principal; D. Juan G. dkt, Castillo; Contador de 1.a: D. Carlos Norton; Ingeniero Maquinista de 1 .*.• D. Diego Wiiite.-Ingeniero Maquinista de 2.a: D. Jorge Kiernickan; Ingenieros Maquinistas de 3.a." D. Ismael Marty, Antonio Sciacaluga; Profesor de Inglés: D. Miguel Murphy; Profesor de Esgrimay Box: D. Ernesto Deportes; Fotógrafo: D. Salomón Vargas Machuca; Aspirantes a Guardiamarinas: Martín A. Ferro, Horacio Pérez Igar-zabal, Domingo Casamayor, Francisco Danieri, Francisco Lajous, José A. Oca Balda, Víctor J. Mk-neclier, Justo A. Galliano, Pedro Sánchez Granel, Teodotredo Camacho; Osvaldo Repetto, Luis González, Manuel E. Esquiaga, Víctor Filograsso; Condestable Artillero de 2.a.' D. Alberto Rambeaut; Condestable Torpedista de 2.a." D. Luis della Fontana; Sub-oficial Flectricista de 1.a: D. Emiígidio Guiller-met; Mecánico Principal: D. Ramón C. Puentes; Mecánico Electricista de l.'VD. Octavio Michetti; Maestro de Armas de 1.a: D. José B. Navarro; Maestro de Armas de 2.a.- D. Pedro B. Díaz; Carpintero: D. Miguel Ruiz; Maestro de Banda: D. Pascual Griego.

CONSCRIPTOS

Acuña Ernesto, Aliendo Pedro, Aguirre Emilio, Cornejo Zacarías, Corte Pablo, Carso José Cofredo, Coria Esteban, Chavez Natalio, Casales Benjamín, Etchcpare Juan, Esquivcl Serafín, Escobares Nicolás, Fernández Ezcquiel, González Santos, Giménez Julio A., González Nicolás, Heriticr Francisco M., León Julio A., La/.cano José M., Madrid Lauro, Nú-ñez Andrés, Pereyra Juan, Ramírez Manuel, Lobato Juan B., Sandrigo Luis, Solari Carlos, Benitendi José Juan, Torres Gabriel, Toro José de la Cruz, Zanella Luis Agustín, Mármol Cayetano F., Montenegro Facundo P-, López Adolfo, Pandiani Celestino, Romero Vicente, Utrera José N., Turletti Martín, Carreras Julio, Kcrn Germán, Funes Alberto, Romero Raimundo, Argoitía Pedro, Blanes Nicolás, Borggini Arcángel, Barrionucvo Candelario, Celedón Domingo, Castillo José 1„, Chrestia Martín, Gerslircr José, Mierke Luis G., Torres Antonio E., Williman José, Arias César, Barrera Baltazar, Bruyatti Rafael, Bustamante Bernabé, Cabra! Félix, Caprile Enrique, Do-mecq Enrique del C, Gigena Enrique, Gómez Se-cundino, Heredia Albino, Mangin Remigio, Miguel Félix, Quinteros Ramón, Seciliario Carmelo, Tantin Humberto, Tcjerina Miguel Damián, Arguello Camilo, Cuitiño Jorge, Gutiérrez Cecilio, Miranda Juan, Marini Juan A., Navarro Ezequiel, Sarmiento Domingo R., Ontivero José, Larrechea Carlos D., Bruno Antonio, Bustos Ramón, Bianchini Eduardo, Champalbert Augusto, Ceriolano Luis S., Débil Pedro S., Darvox Julio M., Díaz Bruno, García Amador, Goyenechea Manuel, Heredia Aurelio, López José M., Taddey Pedro, Toledo Mariano, Toretta Santiago, Brignoni José L., Mores Demetrio, Fernando Rudccindo, Gómez Aníbal, Maldonado Candelario, Machado Laureano, Elizalde Tiburcio F., Ortiz José M., Pintos Manuel, Torres Francisco, Torran-zo Manuel, Wollsklejel Pedro J.
Escribientes: Werning Carlos, Monty Pedro, Usher Rodolfo.

EL MEJOR ITINERARIO

El capitán de fragata, D. José Moneta que comandó a la "Sarmiento" en el octavo viaje de instrucción realizó una de las jiras (sic) más interesantes que hasta entonces había efectuado el buque-escuela. Salió de Buenos Aires con buena suerte, favorecido por buen tiempo hasta Barbados. Después de visitar varios puertos de Estados Unidos, la "Sarmiento" se dirigió a Europa en donde los marinos argentinos fueron objeto de especiales agasajos. El itinerario seguido, es para los marinos que viajan en la "Sarmiento", el mejor que puede desearse.

Una excursión hasta los Estados Unidos y luego una estada, lo más prolongada posible, en puertos europeos, constituyen la más grande aspiración de un marino argentino. Las largas travesías que realiza la "Sarmiento", tienen en ese recorrido especial la compensación mejor a las fatigas del viaje y del largo alejamiento de la patria. Además de esa circunstancia, la fragata recibió en esa ocasión homenajes especiales y le tocó realizar una de sus más eficaces misiones diplomáticas.
Las fiestas de Kiel, de las que participó, y la visita que hicieron a bordo tres soberanos europeos: el Emperador de Alemania, el Rey de España y el Rey de Portugal, caracterizaron este viaje con singulares relieves. El comandante Moneta ha sido un buen cronista de la jira, como podrá verse leyendo los capítulos más importantes del historial.

CON BUEN TIEMPO HASTA BARBADOS

Desde Bahía, el comandante de la fragata, D. José Moneta, envió al Ministerio de Marina el primer parte oficial, fechado el 19 de marzo de 1907.
"Tengo el honor de poner en conocimiento de V.E. — dice el informe — que el día 17 del corriente a la 1 p.m. he fondeado con el buque de mi mando en este puerto, sin haber tenido novedad durante el viaje desde Montevideo. En la navegación hemos encontrado casi siempre calmas y brisas suaves de proa que no nos han permitido dar vela sino en muy reducidas horas y sólo los cangrejos y estays. Al fondear en este puerto de Bahía, saludé a la plaza recibiendo contestación en el acto.

Fiesta en Barbados

Visité en tierra al Señor Gobernador del Estado y al comandante militar del distrito, acompañado por el cónsul argentino, al Capitán del puerto y al Director de la Escuela de Aprendices Marineros, que me mandaron saludar a mi llegada. He recibido de esos señores como de otras personas, demostraciones de aprecio para nuestro país. Han bajado a tierra los oficiales, los aspirantes y algunos de maestranza. No ha habido la menor novedad.
Con destino a Barbados, zarpé hoy a la tarde una vez terminada la carga de carbón.

En la travesía hasta Barbados hemos tenido siempre buenos tiempos, salvo los frecuentes chubascos inherentes a la zona. En los primeros cuatro días encontramos vientos flojos variables del segundo y tercer cuadrante que nos permitían dar paño, pero en los restantes sólo a intervalos se pudieron cazar las velas de cuchillo por soplar el viento constantemente del primero y cuarto cuadrantes.

El día 30 de marzo a las 4.20 p.m. di fondo en Bridgetwn, se hizo el saludo reglamentario a la plaza, que fue contestado  por el crucero ingles "Indefatigable", fondeado en la bahia, con cuyo comandante intercambie visitas de cortesia de reglamento. El dia 31 hice la visita oficial al sr gobernador de la isla, quien me invito a una comida en compa;ia de otras autoridades.

Aceptando la invitacion del "Barbados Atletic Club", nuestro team de tiradores fue por tres dias consecutivas al stand de tiro al blanco. Recibi la visita del Sr. Consul de Espa;a, Sr. Santiago Mc Cormick, quien nos ha prodigado todo tipo de atenciones, me consta que este mismo se;or se ha conducido de la misma manera con este mismo barco en otra ocasion y con el "9 de Julio" cuando estuvo en este puerto. Se dio licencia a los oficiales, aspirantes y tripulacion.

EN ESTADOS UNIDOS

"De acuerdo con la autorización de V. E. y considerando que al suprimir la escala en Bermudas dispondria de mucho más tiempo para emplearlo en la limpieza del buque después del carbón, lavado de la ropa de aspirantes y oficiales, utilización del stand en tierra, mayor pérdida de tiempo en arriar e izar embarcaciones, fondear y zarpar, etc., cuando las estadías son cortas y sobre todo asegurar más la llegada a tiempo antes de la fecha deseada, resolví zarpar directamente para Annápolis, lo que hice el día 5. El 14 de abril a media noche entramos a la bahía Chasepeake y a las 7 de la mañana siguiente embarcamos un práctico.

Informado de que en Baltimore tendría más facilidades para adquirir muchos objetos que nos eran indispensables y teniendo en cuenta que Annápolis es una rada abierta lo que nos dificultaría la limpieza y pintura del buque, resolví dirigirme a Baltimore con la intención de regresar a Annápolis tan luego como el buque estuviera en condiciones.

El 16 al mediodia di fondo en Baltimore despues de saludar a la plaza siendo contestado por las bater'ias del Fuerte Howard, el mismo dia fui a Washington para presenterme al Ministro Portela, regresando enseguida a bordo. Por intermedio del attache naval, capitran de fragata Virgilio Moreno Vera, se consiguio la autorizacion para que los aspirantes visitaran el fuerte Howard, donde recibieron por parte de los Jefes y oficiales de la bateria la mas cordial y afectuosa acogida.

Ademas de la anteior, los aspirantes visitaron el Bavy Yard en Washington y la Academia Naval en Annapolis, recibiendo de ambas partes tambien muy buena acogida. Los aspirantes y oficiales han asistido a varias fiestas lo cual, unido a los varios articulos que con motivo d enuestra llegada publicaron todos los diarios de Baltimore, exteriorizan la simpat'ia a nuestro pa'is.

El Ministro Pórtela nos presentó, con el segundo comandante, al Secretario de Marina, Mr. Metcalf, y al Secretario de Estado, Mr. Root, el día 20 en Washington. El 22 vino a bordo el Ministro Pórtela, siendo recibido con los honores reglamentarios. Se recibió también la visita del jefe accidental y oficiales del Fuerte Howard y del "Mayor" de Baltimore, a quien por esa investidura se hicieron honores de Gobernador.

Con la autorización correspondiente, nuestro team de tiradores fué al Polígono del Fuerte Howard dos veces a tirar al blanco. El día 23 a las 4 p.m., después de tomar agua y víveres, zarpé para Hampton Roads. Al enfrentar al faro de Punta New Confort, dejé el piloto y embarqué un oficial de la marina americana enviado para indicarnos nuestro fondeadero.

A mediodía de hoy, 24 de abril, fondeamos en Hampton Roads en el sitio que se nos señaló, quedando incorporado a la Escuadra del Atlántico mandada por el contraalmirante R. D. Evans".

EN LA EXPOSICIÓN DE JAMESTOWN

El 28 de abril, el comandante Moneta, informó al Ministerio de Marina, acerca de la participación del personal de la fragata "Sarmiento" en la apertura de la Exposición de Jamestown, revista naval y otras fiestas que se celebraron en los días en que el buque permaneció en el puerto de Hampton Roads. El informe, que lleva fecha 28 de Abril de 1907, dice, en la parte pertinente, así:

"El día 24 del corriente a las 11 a.m. tomé el fondeadero N" 54. Se encontraban entonces fondeados allí varios buques norteamericanos y los alemanes que habían llegado ese mismo día más temprano. Después de los saludos a la plaza e insignias, hice las visitas, al Almirante en Jefe, a todos los buques insignias y al General Grant, Jefe de las fuerzas del Ejército, quien se aloja en el Hotel en Oíd Point Confort.
Todas estas visitas me fueron retribuidas, algunas en el día, otras al día siguiente. El día 25 por la mañana llegaron los buques austríacos y poco después la división inglesa compuesta de cuatro cruceros, cambiándose los saludos de estilo.

En esos dos días en los cuales se praparaba el buque para la revista del 26, recibí muchas informaciones respecto a cómo se efectuarían los honores, etc. Entre lo dispuesto por el almirante en Jefe norteamericano, está el que cada uno de los buques de su escuadra atiende especialmente al extranjero más próximo previamente designado, estando encargado el personal de ese buque, en todas las jerarquías, de procurar todas las facilidades y pilotear en todo a los de su mismo rango en el buque extranjero, habiendo tocado a nosotros el estar atendidos por el Acorazado "Minnesota", de cuyo comandante, Capitán Hub-bard, como de todo el personal de oficiales y guar-diamarinas, hemos recibido diversas atenciones.
El día 26, con muy poco retardo sobre la hora indicada, el "Mayflower" con el Presidente a bordo, entraba a la línea de la Escuadra, haciéndose los honores como estaba establecido en la orden. Tengo la satisfacción de poder decir a V.E. que nuestro buque debe haber causado buena impresión, con la tripulación sobre las vergas y dando los hurras, agitando las gorras con la mano derecha, modificación, que de acuerdo con las instrucciones de V. E. he introducido a nuestro reglamento, que establece hacer la venia, lo que no es tan lucido.

"LA PRECIOSA BANDERA DE UN PRECIOSO BUQUE"

Después que el "Mayflower" hubo fondeado en el punto indicado, me trasladé a su bordo. En el acto fui presentado al Presidente de los Estados Unidos quien me dijo las siguientes palabras, que pueden considerarse textuales: "He tenido el mayor placer en ver la preciosa bandera en un precioso buque de una República hermana". El cuerpo diplomático y demás invitados con sus familias habían venido desde Washington en otro vapor. Durante el recorrido del "Mayflower", como en todo el día, el número de vaporcitos, lanchas, yachts, etc. ha sido de una insignificancia digna de notarse; bajo este aspecto puede decirse que nadie ajeno a invitación oficial ha visto nada, y esta extensa e imponente linea de buques de guerra, que constituye un espectáculo poco común no ha sido debidamente disfrutado a causa, sin duda, de la enorme distancia a que se encuentra cualquier centro poblado, pues desde nuestro fondeadero, por ejemplo, nos hallábamos a tres millas de Oíd Point, cinco de Newport New y doce de Nortfolk; en conjunto los vaporcitos, yachts, lanchas, etc. no llegarían a veinte.

Del "Mayflower" me dirigí con todos los almirantes y comandantes al local de la Exposición a donde hay que ir en lanchas por un canal que aún no está todavía del todo dragado hasta la pequeña dársena, que tampoco lo está sino era una mínima parte.

De la Exposición no hay nada listo; calles trazadas pero todavía no pavimentadas, y con mucho barro, por lo tanto, conducen de unos edificios en construcción a otros, algunos ya terminados por fuera, pero sin nada dentro. En un tablado frente a un campo de maniobras se situó la concurrencia, y desde allí el Presidente pronunció un discurso de apertura, siguiéndose un lunch. Los marinos norteamericanos se esfuerzan por hacer agradable en lo posible la estadía de sus colegas extranjeros, pero como no hay nada en tierra, tropiezan con ese gran obstáculo. Pienso, pues, que no habiendo como no hay nada que ver en la Exposición, el provecho que aquí se obtendrá será en las visitas que efectuarán los aspirantes y oficiales a los buques de la Escuadra, al Fuerte Monroe y a los Talleres de Nortfolk y Newport News.

El Señor Ministro Pórtela me ha significado lo ventajoso que sería que este buque fuera a Washington, y de las informaciones que tengo veo que no hay ninguna dificultad; si el Ministro me confirma su deseo iré una vez efectuadas las citadas visitas a los astilleros, y cuando ya se hayan retirado algunos de los buques extranjeros; los ingleses se van el 5 de mayo.

Para el día 30 estoy invitado, con todos los comandantes, a una recepción y comida del Presidente de la República en Washington y al efecto nos conducirán en un vapor especial. Hasta la fecha nada se sabe aquí de los buques brasileños que venían ni del crucero chileno".

UNA RECEPCIÓN EN LA CASA BLANCA

Otro parte, fechado en New York el 19 de mayo de 1907, contiene las siguientes referencias relacionadas con la estada del buque en Estados Unidos:

"Durante la permanencia del buque en el fondeadero N' 54, de Hampton Roads, se recibieron numerosas invitaciones para oficiales, aspirantes y marineros para diversas fiestas que se realizaron en los buques norteamericanos; hubo asimismo matinées a las que concurrieron familias de Norfolk y Newport News, pero en mayor número las de los oficiales alojados en el Hotel Chamberlin en Oíd Point Confort, donde también se han dado fiestas y bailes.

Los aspirantes han visitado algunas veces la Exposición, pero como ya informé a V. E. todo está aún bastante atrasado, aunque hay algo que ver en las secciones del Gobierno Federal.

El Presidente de la República había comunicado que recibiría a todos los comandantes extranjeros en la Casa Blanca en Washington el 3 0 de abril, pero como el vapor que debía conducir a la comitiva de almirantes y comandantes tuviese un accidente y hubo después niebla, llegamos a Washington muy tarde y sólo en tiempo para asistir a la comida que a los almirantes y jefes extranjeros dio el Presidente el mismo día. A esta comida asistieron los Secretarios de Estado y de Marina, el Almirante Dewey, los Almirantes Jefes de la Escuadra surta en Hampton Roads, los contraalmirantes inglés y austríaco y Comodoro Alemán y sus capitanes de bandera, el que suscribe, los attaches de las naciones extranjeras que habían concurrido hasta entonces, por lo tanto, el capitán de fragata Moreno Vera, y los ayudantes militares del Presidente; no hubo brindis.
Esta comida fué seguida de una brillante recepción que dieron allí el Presidente y su señora en honor de las marinas extranjeras representadas.
"Al día siguiente el Subsecretario de Marina, en representación del Ministro que estaba ausente, obsequió con un lunch a los marinos extranjeros, y a la noche el Embajador Británico, Mr. Bryce, dio una recepción en honor del contraalmirante inglés, Neville, y sus oficiales. Al saludar al Embajador me dijo que conocía muy bien a mi país, pues tenía muchos amigos en él.

Fiesta dada en Washington por el ministro argentino

DIVERSOS AGASAJOS

"Al día siguiente, 2 de mayo, como el anterior se corrían en Hampton Roads algunas regatas, cuyos programas se habían recibido a bordo pocos días antes. Debo hacer notar a V. E. que esos programas no tienen nada que ver con los que recibimos en Buenos Aires antes de nuestras partida y son sólo  formulados en la Escuadra Norteamericana por su Jefe, sin ninguna intervención de la Exposición, con la que no hay ninguna relación en las fiestas. Igualmente respecto a otros concursos de tiro y gimnásticos la Escuadra es completamente ajena a ese programa que desconoce; y como de la exposición poco o nada se sabe resulta que no se han realizado, a pesar de que me consta de que los ingleses venían preparados con personal especial, según me lo manifestaron ellos mismos.
"En las regatas de esos días sólo podíamos tomar parte con alguna probabilidad de éxito, en las de guingucs de seis remos y en la de lanchas de servicio de doce remos.
"En uno de los tres días de mi estadía en Washington fue que el Señor Ministro Pórtela, a quien veía con frecuencia en las distintas ceremonias, me manifestó la conveniencia de que este buque subiera hasta Washington, en lo que no había imposibilidad material; creía que sería de buen efecto que un buque argentino fuera conocido allí, no sólo por personas de significación en el gobierno, sino por los demás diplomáticos sudamericanos, y habiendo él hablado con e! Secretario de Estado, Mr. Root, al respecto, éste le aseguró que nuestro buque sería visitado por el Presidente, en vista de lo cual manifesté al Señor Ministro que el día 6 estaría con el buque en Washington y entonces él me señalaría la fecha de la visita presidencial, la que debía procurarse fuera antes del 12, en que zarparía de regreso a Hampton Roads, y así quedó todo convenido.
"Fué entonces cuando recibí los telegramas de V. E. respecto a la llegada a Kiel antes del 12 de junio, los que contesté quedando modificado el itinerario en esa forma.
"Antes de volver a Hampton Roads, el Ministro Argentino me entregó copia de una nota pasada por Mi. Root en la que se me explica la omisión involuntaria, por parte de su Departamento, que se había cometido al no invitar al teniente de navio Ballvé, designado por nuestro gobierno para representar la Marina en compañía del que suscribe, en las ceremonias oficiales. Según otros informes recibidos parece que la Legación norteamericana en Buenos Aires había comunicado que en la "Sarmiento" venían cinco altos Jefes de la Armada y el teniente coronel Ballvé y mayor Toranzo" (textual). Ignoro el origen de esta información, pero así era la que tenía el contraalmirante Evans, Jefe de la Escuadra Norteamericana.
"Los citados teniente coronel Vallée y mayor Toranzo llegaron a Washington el día 3 de mayo.
"En la noche del 2 de mayo regresé con los demás comandantes a Hampton Roads en otro de los vapores de la carrera, y el día 3 asistimos a una marinee dada a bordo del crucero "Good Hope" por ol almirante Neville, los comandantes y oficiales.
"El día 4 llegaron los buques italianos "Várese" y "Etruria" al mando del Duque de los Abruzos, quien sólo arbola insignia de Jefe Superior y nos hizo prevenir que no tenía, por lo tanto, honores al cañón; cambiamos las visitas de práctica, y me complazco en hacer presente, que en todas las ocasiones se ha mostrado conmigo el citado comandante Duque de los Abruzas, particularmente amable.
"El día 4 a la noche asistí a una comida dada por el comandante inglés George Neville, a bordo del "Good Hope" a todos los comandantes. Los cuatro cruceros ingleses, que habían venido sin duda preparados para festividades de mayor importancia, como podía presumirse por el primer programa, zarparon al día siguiente para Bermudas, después de haberles ganado a los norteamericanos la regata de Batemberg Cup, que se corre entre lanchas de servicio de doce remos de esas dos naciones únicamente.
"En esta división de cruceros ingleses llamó la atención, muy especialmente de los norteamericanos, la edad del almirante y comandantes, pues la del primero era de 45 años, y la de los cuatro capitanes de navio era la inferior 37 y la mayor 42 años.

UNA VISITA AL PRESIDENTE ROOSEVELT

"El día 5 por la mañana salimos nosotros con destino a Washington. Después de pasar a Smith Point oscureció, por lo cual fondeamos a la entrada del río Potomac, y al día siguiente, 6 de mayo, seguimos remontando el río; al pasar frente a "Fort Washington", antes de Mount Vernon, saludamos la plaza con 21 cañonazos, yendo en seguida a amarrar a un muelle en el Arsenal Wharf en donde ahora se construye el War College, a la 1 p. m., sin haber tenido ningún inconveniente en el trayecto.
"Ese mismo día de nuestra llegada a Washington el Ministro Pórtela estaba seguro que el Presidente visitaría el buque, pero a la noche recibió una nota de Mr. Root que me mostró, en la cual éste hacía saber que habiendo el Departamento de Marina manifestado que otros buques de otras naciones representadas en Jamestown, podrían venir a Washington con las mismas facilidades que la "Sarmiento" y, por lo tanto, pedir también la visita del Presidente, lo cual originaría una alteración en el programa establecido de antemano, considerando justas estas obser-
vaciones, muy a pesar del deseo del Presidente y del Gobierno, se veían obligados a declinar la invitación. Como compensación al secretario de Estado, Mr. Root prometió al Ministro venir a bordo el día 8; aceptando un lunch al que el Ministro en su nombre y en el mío invitó de palabra.
"El día 7 a las 3 p. m. el Presidente Roosevelt recibió en audiencia especial al que suscribe y a todos los oficiales de este buque, al saludalrlo se expresó con palabras de afecto y simpatía hacia nuestro país c hizo notar que éramos nosotros hasta entonces los únicos sudamericanos que habíamos llegado, aunque sabía que otros venían.
"El día 8 tuvo lugar a bordo el lunch ofrecido a Mr. Root, que se realizó en la cámara de oficiales. Asistieron además del citado, el subsecretario de Marina, el Embajador del Brasil, Dr. Joaquín Nabuco, los Ministros del Perú y Bolivia, el Encargado de Negocios de Chile, el Jefe del Naval Intelligence, el Ministro de la Legación y representantes del Ejército.
"El buque fué visitado con frecuencia por familias, aunque tuvimos algunos días de tiempo feo durante esa estadía. Los marineros, fueron obsequiados con una fiesta por los del "Mayflower", que está amarrado en el Navy Yard.
UNA RECEPCIÓN EN LA "SARMIENTO"
"El día 10 asistí con el segundo comandante y ocho oficiales a una comida dada por Mr. Root en honor nuestro; eran los otros invitados los Ministros de las naciones sudamericanas y algunos almirantes. Después de ese banquete concurrimos a la recepción que esa noche tenía lugar en honor del General Kuroki, que había llegado el día antes. Esta recepción que se dio en un inmenso salón del Hotel New Willard ha sido la más concurrida de cuantas he presenciado en estos días.
"Por esa fecha además de los buques japoneses al mando del vicealmirante Yjuin, ya había llegado a Hampton Roads el crucero Zcnteno, de suerte que con anterioridad los norteamericanos habían preparado la venida a Washington de los jefes de los buques japoneses, italianos y chilenos (incluyendo también a los brasileños que habían telegrafiado que llegarían sin falta el 8, pero que no llegaron) para la recepción y comida con el Presidente y demás fiestas en la misma forma en que antes se había hecho con los ingleses, alemanes, austríacos y argentinos.
"Con el objeto de retribuir de algún modo las muchas atenciones recibidas, y con el de hacer conocer un poco nuestro buque y especialmente el personal, que ya había sido notado como blanco completamente, resolví dar el día 11 una marinee, a la que concurrieron muchas familias de la sociedad de Washington invitadas por el que suscribe y los oficiales, habiendo colocado la Legación esas invitaciones.
"Esa misma tarde fui invitado a comer en compañía de dos oficiales, por el Embajador del Brasil, quien había deseado que nos encontráramos allí con los brasileños, pero tuvo la contrariedad de que recién ese mismo día llegaran a Hampton Roads y no tuvieron tiempo de trasladarse a Washington. El Embajador del Brasil me manifestó cuánto hubiera deseado que hubiéramos podido hacer algo allí que manifestara los sentimientos de confraternidad que unen a brasileños y argentinos.

REGATAS"ARREGLADAS"

"Al dia siguiente 12 de mayo salimos para Hamp-ton Roads, donde llegamos el 13 a las 4 a.m. Allí se encontraban ocupando los antiguos fondeaderos varios buques.
"Esc día era el de festividad especial por ser el de la verdadera fundación Jamestown; es el de "Virginia Day". El programa de festejos comprendía una parada en tierra, engalanado de los buques, regatas y a la noche iluminación y carnaval acuático.
"En esas regatas no pudimos entrar; cansados los norteamericanos de perder muchas, no formaban más programas que aquellos en los cuales tuviesen la casi seguridad de ganar y como tenían un bote especial de carreras, insistían en las regatas "free for all" pero los italianos también habían traído una lancha especial de 16 remos con la que les ganaron. Después se cruzaron entre ellos, según me informan oficiosamente, discusiones y desafíos con apuestas por dinero; pero nada se arregló en definitiva.
"En cuanto a las regatas de guingues, al ir a inscribirme ese día en una que se había formulado, me dijeron a bordo del Conncctieut, que como los guingues italiano, chileno y argentino eran sin duda más ligeros que los norteamericanos, y que ya les habían enviado uno a los extranjeros, ofreciéndome lo mismo, lo que rehusé diciendo que lamentaba no tener tiempo para que mi gente se ensayara en él.
"Esa misma tarde del 13, los aspirantes dieron a bordo una comida a los guardiamarinas del Minnesota y Alabama, que eran con quienes han estado más vinculados. Al mismo tiempo los oficiales de mar y maestranza de este buque daban otra comida a los de igual clase del Minnesota, en retribución a la que de ellos habían recibido cuando los invitaron a la Exposición, cena, teatro y alojamiento en un hotel en Norfolk.

UN DESFILE PINTORESCO

"A la noche se iluminaron todos los buques y se realizó el "Water Carnival". Es este uno de los espectáculos más interesantes que pueden presentar los buques de guerra en esta clase de fiestas. Consistía en una procesión de botes a remolques de las lanchas a vapor, disfrazadas de las maneras más originales; carabelas, carretas, serpientes de mar, etc., con sus tripulantes en los trajes característicos. Muchas de ellas iluminadas eléctricamente y con músicas, requiriendo los otros la iluminación de los proyectores de los buques. Cada barco americano había preparado una embarcación; en una palabra, fué un hermoso espectáculo a pesar de que la rada tan abierta no se presta.
"El día 14, de acuerdo con las invitaciones que había pasado previamente, di una comida a los almirantes americanos.
"El Almirante Evans, jefe de la Escuadra no pudo concurrir por hallarse enfermo desde unos días antes y fué representado por el contraalmirante Davis. El almirante brasileño a quien invité cuando hice la visita al llegar de Washington no pudo tampoco concurrir por tener que irse a Washington ese mismo día, y lo mismo el Duque de los Abruzos, quien mandó en su representación a su segundo. Al mismo tiempo que la comida que yo ofrecía, los oficiales del buque daban otra a los oficiales del Minnesota, ayudantes de los almirantes norteamericanos y oficiales brasileños y chilenos, en la que reinó la más franca y alegre cordialidad.

"El día siguiente por la mañana empezamos a cargar carbón, cuya operación se terminó el 16 a mediodía, procediendo en seguida a limpiar el buque.
"Toda la tripulación ha bajado a tierra en Washington y ha visitado la Exposición de Jamestown. No ha habido más que pequeñas faltas de pocas horas para el momento del regreso a bordo.
"Debo confesar a V. E. que durante este período de fiestas la instrucción de los aspirantes se ha resentido en su marcha, por no ser posible a causa de las múltiples invitaciones y asistencia obligada a que no podían faltar los oficiales y ellos; pero, ahora se reanudará ■sin interrupción el cumplimiento del horario establecido.
"El 17 de mayo a las 5 a.m. he salido con destino al puerto de Nueva York."

NOTICIAS SOBRE LOS ICE-BERGS

Desde Kicl, el comandante de la "Sarmiento" informa con fecha 25 de junio de 1907, acerca de las novedades ocurridas desde la salida de Hampton Roads hasta el día 16 del mes indicado, en que fondearon en el puerto de Kiel.
"Salimos — dice —■ de Hampton Roads el día 17 de mayo a las 5 a.m. con destino a New York, donde fondeamos el 18 a las 3.40 p.m.; sufrimos una demora de algunas horas durante la travesía debido a la niebla.
"Siguiendo el consejo del Almirante Evans, Jefe de la Escuadra Norteamericana, que el día antes también se había trasladado a Nueva York, lo mismo que los buques japoneses y austríacos, fui a fondear al East River en el fondeadero del Yacht Club, en donde se encontraría más libre del movimiento, más próximo al centro de la ciudad, y con más fácil y cómodo desembarque. Para ello tuve que pasar debajo de los puentes de Brooklyn y de East Bridge, siendo necesario recalar los mastillerillos.
"Permanecí en este puerto hasta la madrugada del día 25 de mayo, tiempo que aprovecharon los oficiales y aspirantes para visitar lo más interesante de la ciudad; di también licencia por turnos a la tripulación, sin que ocurriese novedad alguna. Hice allí las visitas necesarias y los aspirantes visitaron el "Navy Yard".
"Pensando en la probabilidad de que demoraría mucho más tiempo en Plymouth para cargar carbón, y en que podía quizás tocarme allí días de huelga o de fiesta, no teniendo tampoco después igual tiempo para limpiar el buque, y considerando que aún en el caso que el carbón me alcanzara hasta Alemania, me vería obligado, al llegar allí, a tomar, ensuciar el buque y tener que pintar, durante la semana de fiestas, lo cual perjudicaría los servicios, resolví dirigirme a los Azores, eligiendo el puerto de Horta, en la Isla Fayal, por ser el más próximo a la ruta que debía seguir.

Diversiones a bordo. Un asalto de box.

"A pedido del representante de la Compañía Marconi en Nueva York, y en vista de que los telegrafistas que tenemos a bordo, a pesar de ser buenos, como no poseen el inglés, no podían recibir los despachos, por la rapidez con que los trasmiten, debiéndose percibirlos por teléfono, se embarcó en este buque un joven telegrafista de mucha práctica con ese objeto, y de este modo pude estar — mientras me mantuve a menos de doscientas millas de la ruta de los vapo es — en comunicación con buen número de ellos, que me daban informaciones sobre el tiempo y los icebergs que habían encontrado. Del mismo modo, desde las estaciones ultrapoderosas de Cape Cod y de Lizard, recibí las principales noticias que se publicaban en los diarios. Ese telegrafista desembarcó en Cuxhaven.

NAVEGANDO CON BUEN TIEMPO

"Llegué al puerto de Horta el día 4 de junio a las 9 a.m. entrando dentro del rompe-olas, en donde se está muy bien protegido de todos los vientos, fondeando con un ancla y amarrando por la popa a una boya.
"Allí encontré al Cónsul Argentino, Sr Magal-haes, quien nos dio todo género de facilidades y nos colmó de atenciones. Inmediatamente después de fondear, se empezó la faena del carbón, tomándose 180 toneladas. A la noche quedé listo.
"En la madrugada del día siguiente salimos de Fayal, y por fortuna durante los cinco días de travesía hasta el canal Inglés tuvimos casi siempre viento fresco del S.E. que nos permitió dar paño, llegando a recalar a las Islas Scilly el día 9 de junio a las 4 de la tarde.
"En el canal Inglés y en el Pasaje de la Mancha, como en el mar del Norte, encontramos muy buen tiempo, claro y con calma, recalando al pontón-faro de la entrada del Elba el día 12 a las 9 a.m. allí tomé el práctico que nos condujo a Cuxhaven.
"Informado que para pasar el canal de Kiel se requería un permiso previo del Ministro de Relaciones Exteriores, que debía ser solicitado con anterioridad por la Legación en Berlín, lo cual no se había hecho, se hicieron las tramitaciones del caso, que exigieron más tiempo del esperado, y recién pude dirigirme con el buque a Brunsbütell — que es la entrada del Canal — el día 15 a las 3 a.m., amarrando dentro de las exclusas a las 5,30 a.m. del mismo día.
"En el puerto de Cuxhaven tuvimos la desgracia de perder al marinero señalero José R. Aráoz, que habiéndose caído al agua se ahogó cuando la lancha que acudió a su auxilio distaba sólo dos o tres metros de su cuerpo.
"En Cuxhaven se embarcó el Agregado Naval a la Legación teniente de navio Fliess, quien volvió a Berlín para activar el permiso de pasaje, regresando a bordo en Brunsbütell.
"De Brunsbütell salimos al día siguiente a las 6 a.m. navegando por el canal a la voz del práctico; no nos hicieron amarrar ninguna vez durante el trayecto para dar paso a otros vapores.
"A las 4.15 p.m, llegamos a Holtenau, que es la salida sobre la Bahía de Kiel y allí se presentó un oficial con instrucciones respecto a nuestro fondeadero, saludos, etc., que debíamos hacer, quedando el a mi disposición.
"Estaba allí toda la Escuadra; no había ningún buque de guerra extranjero; saludamos la plaza y las insignias y amarramos en la boya que se nos había designado a las 5.10 p.m. frente al Yacht Club y al principal Hotel "Seebadeamstaldt". Me puse en el acto en comunicación con el Señor Ministro Argentino en Berlín, quien me anunció su visita para el día 19 de junio.
"La semana de fiestas de Kiel empezaba el dia 17 y terminaba el 30 de junio. Se ha seguido durante todo el tiempo las instrucciones establecidas para los aspirantes, lo mismo que para la tropa, lo que forzosamente tendrá que suspenderse en gran parte durante los días de fiesta, ceremonias y recepciones que se inician".

LA SEMANA DE KIEL

El parte fechado en Portsmouth el 18 de julio de 1907, trae las siguientes referencias relacionadas a la permanencia de la fragata en Kiel hasta el 6 del indicado mes, día de llegada a aquel puerto.

"Inmediatamente de llegar — dice el informe —■ se embarcó un oficial de marina alemán que el Jefe de la Escuadra me había destinado como ayudante mientras durase nuestra estadía, para que nos facilitara todos los datos e indicaciones que pudiéramos necesitar; atención que después agradecí por nota al Jefe citado.
"Es de mi deber poner en conocimiento de V.E. que durante toda nuestra estadía en Kicl, tanto el Señor Jefe de la Escuadra como los almirantes jefes de división y demás autoridades nos han colmado de atenciones y finezas, haciéndonos tomar parte en todas sus fiestas y procurando por todos los medios a su alcance hacernos agradable la estación en este puerto.
"Después de hechos los saludos a la plaza, al Jefe-de la Escuadra y al Almirante de la zona, hice las visitas reglamentarias que fueron devueltas en los días subsiguientes. El Comandante en Jefe de la Escuadra allí reunida. Almirante Príncipe Enrique de Prusia, visitó nuestro buque el día 17, permaneciendo veinte minutos a bordo; se le hicieron honores de Almirante por haberme manifestado que nos visitaba en tal carácter.
"El día 18 se recibieron las visitas de dos Vicealmirantes y tres Contraalmirantes Jefes de las Divisiones que componían la Escuadra Alemana.
"El 19, por indicación del buque jefe, se saludó la insignia del Ministro de Marina de Alemania, que ese día llegó a Kiel para esperar al Emperador; poco después el Señor Ministro visitó nuestro barco. Recibimos también las visitas del ministro argentino en Berlín, Dr. Indalecio Gómez, del Almirante Jefe de la zona, del Contraalmirante francés De Jonquieres, Agregado Naval y Capitán de Fragata paraguayo, Manuel Duarte.
"A las 3 p.m. entró al puerto el Emperador en su yacht "Hohenzolern" desde el cual revistó la escuadra yendo en seguida a fondear. Por indicación del Jefe de la Escuadra engalanamos de media gala e hicimos una salva de 3 3 cañonazos al entrar al puerto el Emperador; al pasar su yaciht frente a nuestro buque se dieron las voces reglamentarias con la tripulación en los puestos de honores.
"El día 20 el Sr. Ministro Argentino en Berlín dio una comida en tierra al que suscribe y oficiales del buque.
"El 21 fui invitado por el Almirante, von Pri-witzs, Comandante de la Estación Naval, para asistir a las regatas de yachts en el del Emperador "Orion".
"Recibimos !a visita de dos Jefes norteamericanos y las visitas de cámara de los acorazados Wittelsbach, Zahringcn, Mecklemburg y Wettin.
"El 22 entraron al puerto los buques japoneses Tsu-kuba y Chitóse, a quienes hice la visita de estilo, que fue devuelta el mismo día por el Vicealmirante Goro Yjuin. Visitaron el barco varios oficiales y aspirantes alemanes. El mismo día el Sr. Ministro Argentino dio un almuerzo a los oficiales y aspirantes y otro grupo de oficiales asistían a un almuerzo dado en su honor por el Almirante von Eloltzendorff, en el Wittel-bach; por la tarde se organizó un garden party, en casa del Almirante Jefe de la Estación Naval.
"El 23, invitados por el Almirante von Holtzen-dorff asistí con varios oficiales y aspirantes a las regatas de ese día. Estas reeatas como todas las ouc
se efectúan durante la semana de Kiel, son muy interesantes porque corren una gran cantidad de yachts además del Emperador, Príncipe Heredero y otros personajes de la Corte, toman parte en ellas desde sus propios yachts con que entran a disputar los premios.

EL EMPERADOR DE ALEMANIA VISITA LA "SARMIENTO"

El Ministro de Marina de Alemania a bordo.

"El día 24 fué elegido por el Emperador para su visita; desde la mañana se encontraba todo listo a bordo para recibirlo. A las 9 a.m. llegó el ministro Argentino en Berlín con su secretario el attachc naval, teniente Fliess y el comandante Rostagno; se empavesó el buque de toda gala. A las 11 a.m. llegó el Emperador con su séquito, revistó la tripulación que se encontraba formada en cubierta observando detenidamente a cada hombre, fué por babor hasta proa y regresó por estribor y presenció el desfile desde la toldilla; pasó después a la cámara donde bebió una copa de champagne y se retiró a los quince minutos de haber llegado. Me manifestó que nuestro buque era el más elegante de los que había allí fondeados y me felicitó por el aspecto correcto de nuestros oficiales y marineros.

En la cámara pidió al Señor Ministro Argentino que telegrafiara al Presidente haciéndole saber que a bordo de este buque brindaba por su salud. Al salir se dieron las voces reglamentarias con la gente en los puestos de honores y se hizo una salva de 3 3 cañonazos. En seguida por invitación de la Casa Militar del Emperador fuimos con el Señor Ministro Argentino v teniente Fliess il "Hohenzolern" donde almorzamos con el Emperador, ocupando los puestos de honor el Embajador Japonés, el Ministro Argentino, el Contraalmirante japonés y el que suscribe.

"Al llegar a bordo, el Emperador nos entregó en propia mano una condecoración diciendo que guardáramos esc recuerdo de nuestra visita, dándome otra para que la entregara al teniente de navio Ballvé.
"En la tarde del mismo día se recibieron las visitas del Embajador del Japón con su señora y del Embajador de Estados Unidos y su attaché naval.
"Por la noche hubo iluminación general de la Escuadra y fuegos artificiales en los buques; nosotros acompañamos con el engalanado eléctrico.
"El 25 asistieron a un almuerzo en el "Deutsch-land", el segundo comandante y teniente Fliess; varios oficiales fueron a otro almuerzo en el "Zahrin-gen", y el resto de los oficiales y de los aspirantes a un tercer almuerzo dado por el Señor Ministro Argentino. Por la tarde la tropa asistió a un baile con que fue obsequiada por las tripulaciones del "Kaiser Karl der Grosse" y "Kaiser Wilhemder Grosse".
"El día 26 los aspirantes asistieron a un ejercicio de artillería en el acorazado "Mecklem!burg" y por la noche a un baile en la Academia Naval, y el que suscribe con varios oficiales a un almuerzo en el "Wittebach".
"El 27, por invitación del Jefe de la Escuadra, se empavesó el buque de media gala y se hizo una salva de 3 3 cañonazos en el momento en que S. M. abandonó las aguas de Kiel.
"Los aspirantes visitaron los Talleres y Astilleros "Germania" donde fueron muy bien atendidos. Por la noche oficiales y aspirantes, repartidos en dos grupos, asistieron a las comidas dadas en los acorazados "Mecklemburg" y "Wettin".

UN ALMUERZO DE ALMIRANTES

"El 28 visitaron los aspirantes el observatorio de Kiel.
"El 28 se dio a bordo un almuerzo a los almirantes alemanes y japoneses, Comandantes de División y de buque en retribución de las invitaciones recibidas. Fué servido éste en la toldilla convenientemente preparada y adornada, concurriendo setenta personas. En seguida del almuerzo zarparon los buques japoneses.
"El 30 se dio a bordo una marinee a las familias de los oficiales alemanes y por la noche los aspirantes obsequiaron con una comida a los guardiamarinas y aspirantes alemanes, de quienes habían recibido un sin número de atenciones.
"En la noche de este mismo día se embarcó el Señor Ministro Argentino, Dr. Indalecio Gómez, y el teniente Fliess.
"Al llegar a Kiel me puse en comunicación con los señores Delegados a la Conferencia de La Haya y quedamos convenidos en que iríamos con el buque a Scheveningen llevando a S. E. el Señor Ministro Argentino en Alemania que desembarcaría en esc puerto donde permanecería y me quedaría con el buque uno o dos días si el estado del tiempo lo permitía,
de lo contrario iría a Rotterdam a esperar la visita de la Comisión.
"Los delegados no encontraban precedente de que se diera a bordo una fiesta para todas las delegaciones, lo que por otra parte las dimensiones de este buque no lo permitían; tampoco consideraban conveniente invitar sólo a sudamericanos por que se podría considerar esto como algo exclusivista; sólo encontraban bien, como yo les propuse, el hecho de hacernos ver por allí, que se supiera que un buque de instrucción de nuestra Armada andaba por esas aguas. En consecuencia, el 1'-' de julio a las 8 a.m. zarpé de Kiel casi conjuntamente con la Escuadra Alemana, que en esos momentos salía a evolucionar. A las 9 entraba a Holtcnau donde desembarqué al oficial alemán que había sido mi ayudante durante mi estadía en Kiel, y poco después seguí viaje navegando por el canal de Wilhcm a la voz del práctico. Debido a los frecuentes altos que tuvimos que hacer para dar paso a otros buques llegué a Bronsbütell a las 8.45 p.m. donde cambiamos práctico y continuamos viaje quince minutos después. A media noche desembarcamos el práctico c hicimos rumbo a Scheveningen. Hicimos la travesía con buen tiempo y a la vista de numerosos faros de que están provistas estas costas.
"El 2 por la tarde tomamos práctico y a las 10 de la noche fondeamos en Scheveningen; pocos minutos después vino a bordo el capitán de navio Martín y a las 11 p.m. desembarcó con el Señor Ministro y Teniente Fliess.

LOS DELEGADOS ARGENTINOS EN LA HAYA A BORDO

"Como el cariz del tiempo no fuera bueno y soplara una brisa del norte a las 11.20 p.m. zarpamos nuevamente en demanda de Rotterdam donde fondeamos a las 2 de la mañana del mismo día; nos acercamos después a la entrada del río Maas e hice telegrafiar pidiendo autorización para entrar al puerto.
"A las 1.20 p.m. del día 3 llegó la autorización solicitada e inmediatamente entramos al puerto quedando amarrados a un muelle a las 5 p.m. Poco después de llegar recibimos las visitas del Vice-cónsul Argentino en Rotterdam y del Capitán del puerto.
"Al día siguiente visitaron el barco y fueron invitados con un almuerzo por el que suscribe los señores: Ministro Argentino en Berlín, Dr. Indalecio Gómez, Delegados ante el Congreso de La Haya, Dr. Roque Sáenz Peña y familia, Dr. Rodríguez Larreta y señora, secretarios de las legaciones, General Reynolds, Capitán de Navio Martín y Teniente de Navio Fliess, siendo recibidos con los honores correspondientes a su investidura.
"En la mañana del día 5 se tomaron 50 toneladas de carbón, pues el que teníamos no nos hubiera alcanzado hasta Inglaterra en caso de mal tiempo y previo embarque de práctico se zarpó a las 2.3 0 p.m. A las 5 desembarcamos el práctico c hicimos rumbo a Ports-mouth.
"El día 6 a las 11 p.m. fondeamos en la rada de Portsmouth y el 7 por la mañana, después de saludar la plaza entramos al puerto interior amarrándonos al lugar que con anterioridad se nos había designado.

EL 9 DE JULIO EN PORTSMOUTH

"Inmediatamente después de amarrar a una boya en el puerto interior hice las visitas de estilo, y fui informado por el Almirante Jefe de la Estación, Sir Day Bosanquct, que ya se habían dado las órdenes necesarias para que los aspirantes pudieran visitar lo que allí podría interesarles, programa que había sido formulado a requisición de la Legación.
"Dicho Almirante como todos los jefes a sus órdenes se mostraron conmigo y con todo el personal del buque particularmente amables; fui invitado dos veces a comer en la casa del Almirante.
"El día 9 de julio, avisados por nosotros que empavesaríamos por ser el día de nuestra Independencia, nos acompañaron en los honores, haciendo salvas todos los buques insignias y empavesando todos ellos con nuestra bandera, lo que agradecí al día siguiente.
"Los aspirantes acompañados por algunos oficiales visitaron el Arsenal, las Escuelas de Artillería y de Torpedos y el "Victory".
"Habiéndome trasladado a Londres hablé con el Señor Ministro y le insinué la idea de si creía conveniente el que fuera yo presentado a saludar las altas autoridades del Gobierno, ya que no lo era al Soberano, en vista de la larga estadía de nuestro buqiv: en aguas británicas y de la relativa frecuencia de visitas de buques de nuestra armada, a lo que el Señor Ministro me contestó que allí no es de práctica eso y que nunca se ha hecho.
"Con el obieto de que los aspirantes conocieran Londres, y no habiéndose gestionado con anterioridad visitas a otros astilleros particulares los auc por otra '"irte, se encuentran muy distantes de Portsmotuh, us di permiso para que se trasladaran a la capital y vi«tíran lo interesante que allí hay que ver.
"Como Sí encontraba próximo a nuestro fondeadero, en grada, el nuevo acorazado "Bcllcrophon". auc según se había anunciado debía ser botado al agua el día 19, creí que hubiéramos podido asistir a su lanzamiento, pero habiéndose postergado esa fecha hasta una semana después, zarpé de Ports-niourh el día 22 a las 5 p.m. con destino a Dart-mouth.

UNA CONFUSIÓN A CAUSA DE LA NIEBLA

"Al día siguiente a causa de la espesa niebla tuve que aguantarme en el interior de la bahía Lyme y habiendo aclarado un poco a la tarde me dirigí a la entrada del puerto, aunque la niebla no permitiera ver más allá de una milla, encontrando frente a Toor Bay al grueso de la Escuadra Inglesa, que en ese instante tenía punto de reunión allí, y esperaba encontrarse con el Vicealmirante comandante en Jefe que venía en el "Dréadnought".

Como efectuáramos nosotros entonces el saludo a la insignia, los de la Escuadra creyeron que saludábimos al "Dreadnought", pensando que nosotros lo veíamos y que ellos no, y no nos devolvieron el saludo. AI día siguiente, en Dartmouth, el Almirante me mandó dar estas explicaciones por el Comandante de un crucero que esperaba fuera del puerto nuestra salida para efectuar el saludo, a quien pedí regresan a incorporarse a su almirante sin esperar nuestra salida, dándome por satisfecho con la explicación y agradeciendo debidamente la atención del Almirante. Efectuó los disparos y se retiró.
"En el puerto de Darmouth, que es pequeño pero muy abrigado y confortable, amarramos a una boya; no hay allí más repartición militar que la Escuela Naval, instalada en el nuevo edificio que visitamos al día siguiente, siéndonos mostrada en todas sus reparticiones por el Director Capitán de Navio, quien había ya recibido instrucciones al respecto del Vicealmirante, Jefe de la Estación en Portsmouth.

UN LAMENTABLE ACCIDENTE

"Salimos de Dartmouth el 25 a las 5 p. m. con tiempo claro en el canal. Llegamos a Brest a las 2 p. m. del día 26, entrando a fondear al interior del malecón, donde ya no se encontraban los dos buques japoneses "Tsukuba" y "Chitóse", que habíamos visto en Norte América, Kiel y Portsmouth, Al amarrarnos a una boya a la que debimos cambiar por orden del capitán del puerto, por haber amarrado antes a otra por error del práctico que llevaba a bordo, fué que ocurrió un desgraciado accidente que costó la vida a un marinero francés del bote de la capitanía que había venido para tender y hacer firmes las amarras de nuestro buque en esa maniobra. El chicote de !a cadena de nuestra ancla que debía hacerse firme a la boya, habiéndose desprendido de a bordo y balanceando con fuerza en el momento en que el citado bote se encontraba bajo la proa, pegó en la cabeza de uno de los marineros que cayó sin sentido al fondo del bote. Fué recogido inmediatamente a bordo y efectuada la primera cura, pero en estado muy grave fué trasladado al Hospital, donde falleció al día siguiente. Este accidente ocurrió sin responsabilidad de persona alguna del personal de este buque, lo que no fué en ningún momento puesto en duda por ninguno de sus compañeros, ni nadie a bordo o en tierra, pero como se tratara de la pérdida de la vida de un excelente hombre, según me informaron, en circunstancias en que prestaba sus servicios en obsequio a un buque de otra nación amiga de su patria, creí de mi deber socorrer en alguna forma a la desamparada viuda y dos hijos que quedaban, haciéndole entrega en nombre del buque, y por intermedio del capitán del puerto, de cincuenta libras esterlinas. Recibí con este motivo notas de agradecimiento muy efusivas de parte del citado Jefe.

LA EXPOSICIÓN MARÍTIMA INTERNACIONAL DE BURDEOS

"Cambiadas las visitas de estilo con las autoridades militares y civiles, los oficiales y aspirantes visitaron el "Borda", encontrándose entonces en vacaciones la Escuela, y teniendo lugar los exámenes a bordo del "Dugay-Trouin", buque escuela de aplicación de los aspirantes.
"De Brest zarpamos el día 2 8 de junio a las 4.30 p. m. con destino a Burdeos, a donde llegamos a la entrada del Girondc el 3 0 a la madrugada, habiendo tenido calma completa durante el trayecto.
"Debido al poco calado de nuestro buque pudimos entrar ese mismo día hasta la propia ciudad de Burdeos, al dique en donde amarramos para permanecer confortablemente, no habiendo podido hacer lo mismo los cruceros japoneses que llegaron después, los que tuvieron que quedar fondeados en medio del río, entre Royan y Paulliac en situación muy incómoda por la fuerte corriente. Desde nuestro amarradero en el dique estábamos a pocos minutos de la Exposición y del centro de la ciudad.
"Efectué las visitas oficiales a las autoridades civiles y militares acompañado del Cónsul, Señor Carlos Santa Coloma, quien goza allí, ante la sociedad y el gobierno, de una posición excelente.
"Durante nuestra estadía en Burdeos hemos recibido diversas atenciones por parte de las autoridades y de la Comisión de la Exposición, cuyo comisario es Mr. Bertin, el conocido ingeniero naval.
"La Exposición Marítima internacional no presenta nada que fuera especialmente remarcable en el sentido de construcciones navales modernas de buques de guerra o de sus detalles; hay entre gran cantidad de objetos de arte relacionados con la marina, muestras de muchas industrias accesorias. Algunas naciones como Tnglaterra habían concurrido con gran cantidad de modelos de buques de guerra. La sección española, que era muy elogiada, presenta artículos de su gloriosa historia naval retrospectiva, modelos de buques antiguos, y la carta que empicó Cristóbal Colón en sus viajes a América. T,o más interesante de la Exposición era la parte de obras hidráulicas, habiendo muy buenos modelos de trabaios portuarios. "Entre las fiestas oficiales que nos ofrecieron conjuntamente con los japoneses, que llegaron pocos días después, merecen citarse un almuerzo dado por el Mairc de la ciudad, un banquete por el Prefecto del Departamento y otro por la Comisión de la Exposición. En todos ellos se pronunciaron brindis elogiosos para nuestro país y su Gobierno, los que agradecí convenientemente, brindando ñor el de ellos. También los oficiales y aspirantes fueron invitados a una excursión a las viñas de Souternes, y en otra oportunidad visitaron el Acorazado "Vcrité", que hace poco fué botado al agua, allí en Burdeos.
"Tanto los periódicos de la localidad, como los de París, que transcribían estas noticias, se manifestaron durante nuestra estadía en términos muy elogiosos para nuestro buque y su personal.

UN ALMUERZO CON EL PRESIDENTE FALLIERES

"El Señor Ministro Argentino en Francia, Dr. Ernesto Bosch, con quien había estado en comunicación desde que llegué a Brest, me dio aviso de que el Presidente de la República, Mr. Fallieres, me recibiría con algunos oficiales el lunes 5 de agosto en el Castillo de Rambouillet, donde residía, y que nos liaría quedar a almorzar con él.
"Al efecto, me trasladé a París en la noche del 4 al 5 con el teniente de navio Ballvé y los tenientes de fragata, Enrique Píate y Francisco de la Fuente, y desde allí fuimos acompañados por el Señor Ministro Bosch hasta la residencia citada del Presidente, quien nos recibió en forma muy amable y afectuosa, como ya antes lo había manifestado al Ministro Argentino, que deseaba recibirnos no oficial sino amigablemente. Al almuerzo asistieron además de la señora c hija del Presidente Fallieres, el Subsecretario de Relaciones, el Jefe del Protocolo, y algunos jefes de la casa militar. El Presidente brindó por el Presidente de la República Argentina y por nuestra marina.
"A la noche asistimos en el palco del Presidente :i la función de la ópera, y regresamos a Burdeos el día siguiente.
"Con el objeto de retribuir las atenciones recibidas di a bordo un almuerzo el día 8 de agosto, al que invité a las autoridades civiles y militares, Comisión de la Exposición, cuerpo consular, jefes de la marina, prensa, etc.; concurrieron setenta personas y se retiraron al parecer muy agradecidas y satisfechas. Al día siguiente dimos para las familias una marinee, que resultó muy concurrida y animada. De estas dos fiestas se ha hablado en Burdeos en términos muy favorables, y estoy seguro de que han dejado muy buena impresión.

EL REY DE ESPAÑA EN LA "SARMIENTO"

"El día 10 de agosto, ya de acuerdo con el programa primitivo y en cumplimiento de la orden de V. E. de dirigirme a San Sebastián, largamos las amarras del dique a las 5 a. ni. y salimos al río, pero como en el último momento hubiera recibido aviso del Encargado de Negocios en España, diciéndome que no debía llegar a San Sebastián antes del lunes 12, y como no fuera conveniente quedarnos un día más en el dique a causa de las mareas que iban disminuyendo, resolví para hacer tiempo fondear algunas horas frente a Royan, en donde pasé la noche, zarpando al día siguiente temprano y navegando muy despacio en demanda de San Sebastián.
"Llegamos frente al puerto a las 9 a. m. del día 12, y vimos a los cruceros japoneses que salían; la Sarmiento debía ocupar el sitio que había tenido el "Chitóse" en c! interior del puerto, y esa era la razón de habernos pedido no llegáramos hasta ese momento. El otro crucero japonés había tenido que permanecer fondeado fuera en situación muy incómoda. Fondeamos a las 10 a. ni. con dos anclas y una espía a una boya por la proa, dando también dos espías por la popa a otra boya. Se encontraban en el interior del puerto amarrados paralelamente a nosotros el crucero "Extremadura", el yatch real "Giralda" y tros torpederos. Saludamos a la plaza, a la insignia real arbolada en el Palacio Miramar, y a la insignia del. contraalmirante Jefe de la Escuadra.

"Efectuadas las primeras visitas a los Jefes de la Marina, y en comunicación con el Encargado de Negocios, Señor Carlos María Ocantos, me comunicó que este había informado a las autoridades que no quedaríamos allí más de dos días a lo más, por lo cual todas las visitas se habían apresurado de tal modo que el Rey debía venir a bordo el mismo día o el siguiente, ocasionándonos este apuro, en tal caso, serios inconvenientes, por cuanto no estábamos preparados para esa visita tan pronto, sin los pasamanos siquiera en las vergas para hacer los honores. Tuve, pues, que apresurarme a hacer saber que la orden que tenía del gobierno era venir y saludar al Rey, y que si S. M. nos honraba con su visita, podía indicar el día que le fuera más conveniente, pues el Gobierno Argentino no me había señalado limitado tiempo para esta visita.

"Esto lo manifesté al Ayudante de campo, después que hube sido presentado al Rey en compañía del tercer ayudante y seis oficiales ese mismo día a la 1 p. m. en el citado Palacio de Miramar. El Rey nos recibió muy amablemente; me dijo que la entrada de nuestro barco al puerto había sido un espectáculo precioso, y que él estaría muy contento si pudiera tener un barco de instrucción como el nuestro.

"Quedó convenida la visita a bordo del Rey con la Reina y la Reina madre para el día subsiguiente, miércoles, a las 11 a. m.
"Acompañado por el Encargado de Negocios visité esc mismo día al Ministro de Estado, al Capitán General, al Gobernador Civil, al Presidente de la Diputación y al Alcalde de la ciudad. Todas estas visitas me fueron devueltas posteriormente.
"Esa misma tarde asistí con algunos oficiales a un te que daba en su domicilio la señora del Ministro de Estado.
"Al día siguiente estábamos invitados a almorzar en Palacio con SS. MM. El Duque de Sotomayor, Mayordomo General de Palacio, y el General Roado, Ayudante de Campo del Rev, me manifestaron de que anteriormente el Encargado de Negocios les habla dicho que iríamos solamentes tres, era el deseo del Rev el que fuéramos más y algunos aspirantes también, así que asistimos al almuerzo los tres comandantes, los tenientes Fernández y Braña v cuatro aspirantes. Además de los Reyes, el Infante Don Carlos, las damas de la Corte y los Jefes de la Casa Militar, asistieron nuestro Encargado de Negocios v el attaché de nuestro ejército, mayor Córdoba, con su señora.
"El Rey y las Reinas se mostraron particularmente amables con todos nosotros. El Rey conversó mucho
conmigo, me hizo numerosas preguntas sobre nuestra marina, sueldos, uniformes, edades de los jefes, etc., y dijo que ellos tenían mucho que "limpiar y cortar" para arreglar su marina.
"Esa misma tarde en una fiesta en el Yatch Club, a la que asistimos, tuve oportunidad de hablar un momento con la Reina Victoria, en inglés, quien me dijo que estaba contenta de poder venir a bordo el día siguiente porque estábamos fondeados allí en el interior del puerto, pues si hubiéramos estado afuera como el buque jefe japonés, no hubiera podido venir porque temía marcarse.
"Al día siguiente a la mañana fondeó fuera del puerto el crucero francés "León Gambetta", arbolando la insignia del Vicealmirante Jaurreguiberry, y pocas horas más tarde tomó fondeadero próximo a él el crucero "Dupetit-Thouars". Cambiamos con ellos las visitas y saludos de estilo.

El 25 de Mayo a bordo. Corrida de sortija

"A las 1 1 vino el Rey a bordo haciéndose los honores reglamentarios, desde que la lancha se largó del muelle. Con sorpresa vimos que no venían las Reinas, pero lo primero que hizo el Rey al subir a bordo fué decirme que la Reina le había encargado que la escusara, pues la llegada de otros buques franceses la había obligado a no venir, pues si lo hacía de'bía también ir después a bordo de uno de ellos, y como estaba fuera tenía miedo de marearse, como ya me había dicho el día anterior.
"A bordo se le hicieron los honores al Rey en la forma en que se habían hecho al Emperador de Alemania; revistó la tropa y el buque, bajó a la segunda cubierta y recorrió todo minuciosamente haciendo muchas preguntas con marcado interés. En la Cámara le ofrecí una copa de champagne; el Rey brindó por el Presidente de la República y por la marina argentina. Contéstele brindando por S. M. el Rey, la Reina, la Reina madre y el Príncipe heredero.
"Toda la visita duró cuarenta y cinco minutos. Tanto el Rey como su séquito se manifestaron favorablemente impresionados por el aspecto militar y correcto de la gente; hizo hacer manejo del arma con el máuser a las aspirantes, y de todo se mostró muy complacido. Al retirarse se le hicieron los honores reglamentarios de salva y de voces.

EL HOMENAJE DE LOS VASCOS

"Ese mismo día, la colonia hispano-argentina como se titula allí al grupo numeroso de vascos que han vivido algunos años en nuestro país, han trabajado en él y logrado casi todos ellos labrarse un bienestar, nos daba un almuerzo en Monte Ulia, que es un punto indicado para admirar las bellezas de toda esa región. Esta fiesta fué de todo punto simpática, siendo más de trescientos los concurrentes. Ninguna de las demostraciones recibidas pudo sernos, por los verdaderos sentimientos de afecto hacia nosotros que aquellos hombres demostraron, más apreciable y sincera.
"A la tarde hubo una recepción para nosotros en el Club Cantábrico, y a la noche gran baile en el Casino.
"Al día siguiente, 15 de agosto, siendo el día de fiesta más importante en San Sebastián (día de la virgen), asistimos a una corrida de toros; fueron también a ella 120 hombres de la tripulación especialmente invitados. A la noche encendimos el engalanado eléctrico. Al resto de la gente di permiso al día siguiente. Este día el Rey visitó los cruceros franceses, tributándosele los honores de ordenanza al pasar. A la tarde dimos a bardo una matinée para la que se habían repartido con anterioridad como trescientas invitaciones. Para dar una idea del brillo y magnitud de esta fiesta bastará decir que se calcula que hubo a bordo como 1.200 personas, en su mayoría señoras y señoritas, habiendo quedado, según me dijeron, gran cantidad de familias en el muelle sin venir por falta de lanchas, pues las nuestras no daban abasto.
"Habiendo pensado salir al día siguiente, tuve que demorar un día más a pedido del Alcalde y de otras personas de importancia. El acaudalado vasco-argentino, Señor Francisco Larrea, nos obsequió con un almuerzo en su villa "La Argentina", y a la noche el Alcalde dio una recepción en el Ayuntamiento en obsequio de los marinos franceses y de nosotros, cambiándose brindis y manifestaciones de simpatía.

AGASAJOS EN GALICIA

"A las 5.30 p. m. del 17, esto es a los cinco días y pocas horas de haber llegado, largamos amarras y levamos las anclas; saludamos con 21 cañonazos que nos fueron contestados en el acto y salimos del puerto, haciendo una vez fuera, proa hacia el oeste, navegando a lo largo de la costa con destino al puerto de Ferrol.
"Navegamos todo el día siguiente con calma y brisa suave del N. E., y en la madrugada del día
19 de agosto estábamos a la altura del Cabo Prior, pero sin poderlo reconocer por la niebla a pesar de estar cerca, por lo que tuvimos que aguantarnos fuera con la máquina despacio hasta las 9 a. m., que despejó un poco, y pudiendo reconocer la costa entramos a la ría del Ferrol, tomando después al práctico y yendo a amarrar a una de las boyas en el puerto a las 11 a. m. Allí estaba fondeado el Crucero "Marques de la Victoria", con el que cambiamos las visitas de práctica.
"En el Ferrol no hay nada interesante que ver; no se construye nada actualmente y está todo en un estado muy pobre y de decadencia. Los mismos marinos españoles nos decían que lamentaban que nosotros fuéramos allí en vez de ir a otros puertos de mayor actividad, pues llevaríamos una mala impresión. El Capitán General dio una recepción en obsequio a nosotros. Allí envié una noche la banda de música a tocar a una plaza.
"Habiéndome instado mucho el Cónsul Argentino en La Coruña, Señor Manuel Olmos, y muchas familias distinguidas, que fuéramos a ese puerto para conocerlo, distando menos de una hora del Ferrol, me dirigí allí una vez despedido de Ferrol, para permanecer en La Coruña algunas horas. Allí nos recibieron, en efecto, con toda clase de atenciones. Nos dieron un garden party y baile a la noche. También la señora Condesa de Pardo Bazán, madre de la conocida escritora, Doña Emilia, nos dio un almuerzo en su castillo de Meirás.
"La Coruña es una ciudad de mucha mayor importancia y animación que el Ferrol. El puerto, aunque pequeño es abrigado y cómodo. Nuestro cónsul allí, Señor Olmos, goza de una posición muy distinguida y apreciable.

LA VISITA DEL REY DE PORTUGAL

"Salimos de La Coruña a las 10 de la noche del 23 de agosto. Tuvimos muy buen tiemioo hasta el día 25 a las 10 a. m., que entramos al puerto de Lisboa.
"Cambiamos los saludos y visitas de estilo con las autoridades. El Encargado de Negocios, Señor Jacinto Villegas pidió presentarnos al Rey y a la Reina, y quedó convenido que al día siguiente nos recibiría a bordo de su yacth y la misma tarde él vendría a bordo de nuestro buque.
"A las 11 a. m. del día 27, acompañado por el Encargado de Negocios y llevando cuatro oficiales, hicimos la visita al Rey a bordo de su yacth "Amelia", recibiéndonos el Soberano con toda sencillez y muy afablemente. Nos mostró personalmente todas las dependencias del buque, algunas armas e instrumentos interesantes.
"A las 2 p. m. vino a bordo. Se le hicieron los honores reglamentarios. Nos había pedido anteriormente que no nos vistiéramos de gala sino de diario por el calor, y así él venía de blanco, pues prefería visitarnos como marino, dijo. Revistó la tripulación y recorrió el buque en las dos cubiertas; todo salió muy bien. En la Cámara bebió una copa de champagne, brindando por el Presidente de la República y la Marina; me felicitó por el estado del buque y el aspecto del personal. Se mostró muy complacido y se retiró de a bordo a las 2.3 5 p. m., haciéndosele los honores reglamentarios de salva y voces con la gente en las vergas.

"Al día siguiente fui acompañado de dos oficiales a saludar a la Reina Amelia en su Palacio en Cintra, siendo presentado por el Encargado de Negocios. La Reina recordó el viaje que su hermano, el Duque de Mantpensicr, había hecho a nuestro país y dijo que muy pronto pensaba repetirlo.
"Durante la estadía en Lisboa, los aspirantes visitaron la Escuela Naval, que, aunque pequeña, está muy bien dotada de todo lo necesario en laboratorios y talleres de índole moderna; el Arsenal, en el que están construyendo dos pequeños cañoneros de río, y el Colegio Militar, que es bastante interesante.
"Salimos de Lisboa ese mismo día, 2 8 de agosto, a las 6.30 p. m. En la travesía de Lisboa a Tenerife encontramos tal calma de vientos, que nos fué imposible dar las velas, salvo unas pocas horas, teniendo que seguir a máquina todo el tiempo para no demorar mucho, habiendo llegado a fondear en Santa Cruz de Tenerife el domingo lv de septiembre a las 9.20 a. m.".

DE REGRESO

El 4 de enero de 1908, el comandante de la "Sarmiento", Capitán Moneta, informa al Ministerio de Marina de las novedades ocurridas durante el viaje por la costa del sur, desde la salida de Bahía Blanca hasta el regreso al río de la Plata.
"El buque fué visitado el 19 de octubre de 1907 por el Ministro de Obras Públicas y el domingo 29 del mismo mes zarpó la fragata de Puerto Militar, navegando teda esa tarde y noche a vapor hacia e! sur, encontrándose el día siguiente a las 9 a. m. frente a la boya de recalada de la entrada al puerto de San Blas. El 22 entró el buque a San José y dio una vuelta por el interior del golfo, sin fondear, saliendo en seguida y navegando toda la noche entró al puerto de San Antonio con la marea de la mañana siguiente. El 24 salió, entrando a Golfo Nuevo a la tarde v fondeando en Puerto Madryn a las 10 de la noche. En ese puerto estaba la División compuesta por los cruceros acorazados "San Martín". "Belgrano" y crucero "Buenos Aires", al mando del señor contraalmirante Oliva.
"Aceptando una invitación del Gobernador del territorio de! Chubut, la plana mayor del buque y varios aspirantes realizaron una visita a la Colonia, siendo recibidos en Trelew y Rawson por las autoridades y por la población en forma muy amable y afectuosa.
"La llegada a Puerto Madryn del crucero chileno "Ministro Zenteno" el 11 de noviembre, dio motivo a las visitas de estilo, dando los aspirantes a bordo el día 13 un almuerzo a sus colegas chilenos,
"El día 14 zarpó a mediodía y al día siguiente, viernes 15 a la tarde, fondeó en Isla Tova. Allí permanecieron tres días, cjue fueron aprovechados por los aspirantes para levantar el plano hidrográfico
del puerto. El 17 de noviembre salió la fragata de la Isla Tova a las 7 p. m., fondeando al día siguiente a las 11 a. m. en Comodoro Rivadavia. Una hora después se continuó la navegación, y al día siguiente estaba frente a Sea Bear Bay, siguiendo de largo para no perder la marea en San Julián, a donde llegaron el día 20 a la mañana.

EN LAS COSTAS BRAVAS DEL SUR

"Entramos al puerto por el canal del norte y fondeamos frente a Punta Sholl, permaneciendo dos dias con vientos fuertes constantes y rachas muy violentas.
"Esc mal tiempo continuó hasta la salida del buque el día 22, y lo mismo ocurrió durante el trayecto y entrada al puerto de Santa Cru/., a donde llegó el día 23 a las 9 a. m.
"Continuaron los ventarrones violentos y amachados durante el tiempo que permaneció en Santa Cruz hasta la salida, dos días después, el 2 5 de noviembre.
"Entró al Estrecho en la madrugada del 26 con relativa calma y condiciones muy favorables de marca que en otras circunstancias hubiera favorecido con la corriente hasta pasar las dos angosturas, pero después de pasar la primera, se desencadenó un viento tan violento del Oeste ctue retrasó mucho la navegación y ya al llegar a la segunda, la marea tiraba en contra, y era tarde, lo que obligó a fondear en San Gregorio. La violencia del viento duró toda la noche y a las dos de la madrugada se hizo una tentativa para pasar la angostura, aprovechando la corriente enerante en todo su tiempo, pero en medio de ella la fuerza del viento era tal que, a pesar de la corriente favorable, no permitía avanzar ni una milla por hora, empleando las tres calderas y yendo con juanetes y sobres abajo y gavias y mayores braceadas al filo. Viendo que no se podía pasar la angostura en las seis horas que daba la corriente favorable, volvió atrás la fragata y fondeó no en San Gregorio de donde había salido, sino en la Bahía Philips. Allí permanecimos a la espera de que calmara el viento, hasta la madrugada del día siguiente, en que zarpamos y seguimos sin novedad hasta entrar cerca de Punta Arenas, en donde volvió a desencadenarse el viento con tanta violencia como antes, pero permitiendo llegar a fondear a dos anclas cerca del Pontón del Gobierno.
Durante h estadía en Punta Arenas la fragata "Sarmiento" recibió de parte de las autoridades y pueblo, múltiples atenciones con las que deseaban retribuir las que habían recibido en Buenos Aires los del crucero chileno "Ministro Zenteno", El Jefe del Apostadero los obsequió con un almuerzo, el Gobernador Civil con una fiesta en el Teatro y la Comisión Popular con un baile. Algunos acaudalados vecinos dieron almuerzos o comidas en honor de los marinos argentinos, y en todas esas fiestas reinó el más franco sentimiento de confraternidad y simpatía hacia la Argentina.

HACIA EL RIO DE LA PLATA

Salió la fragata de Punta Arenas el 3 de diciembre a mediodía y esa misma tarde fondeó en Port Famine. De allí zarparon a la 1 a. m., encontrando tiempo bueno y claro en los canales de la Magdalena y Cockburn, entrando al Brenock con calma, pero desde allí tuvieron continuos chubascos de nieve, algunos que duraron mucho tiempo y que obligaron a parar la máquina. Fondearon a la tarde en Puerto Engaño, por no haber encontrado buen fondeadero en Elizabeth. Allí pasó la noche el barco, zarpando a las 3 a. m. del día siguiente, siguiendo sin novedad.

Navegando con todo el paño

por la derrota indicada hasta llegar a Usluiaia esa misma tarde.
El 10 salió el buque hasta las Eclaireaurs para hacer ejercicios de tiro. El 14 de diciembre zarpó de Ushuaia, teniendo buen tiempo en el Estrecho de Lemaire, fondeando al día siguiente frente al Observatorio de Año Nuevo. Después de visitar el observatorio los aspirantes y algunos oficiales, zarpó el buque para Puerto Cook, donde fondeó una hora después para salir al anochecer, después de haber ido a tierra los aspirantes y algunos oficiales, habiéndole
entregado algunas ligeras provisiones al único poblador de la isla, el hombre que permanece allí solo, al cuidado de la antigua graseria,
Desde Puerto Cook hasta el Río de la Plata, donde fondearon frente a La Atalaya el día 21 de diciembre de 1907, a las S p. m. tuvieron muy buen tiempo con brisas frescas del N. O., Oeste y S. O., que permitieron navegar bien y aprovechar los días en pintar el buque.
El 30 de diciembre do 1907 terminó en Buenos Aires la "Sarmiento" este interesante viaje".

     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar