Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

SUBMARINOS ARGENTINOS

Indice Armada Siglo XX y XXI

Submarinos (U-Booten) Clase VIIC (U-977)

Detalle interno Perfil y planta

A fines de la 2ª Guerra Mundial, el U-977 Alemán, clase VIIC, se rindió en Mar del Plata (Ver Submarinos Alemanes). Por un muy corto período de tiempo este submarino, al igual que el U-503, rendido unos meses antes, llevaron la bandera Argentina y por lo tanto los incluímos en estas páginas.  

Para más detalles, ver la  página web sobre los submarinos alemanes.

En el día del Libertador San Martín, se rinde el U-977

A las 9 de la mañana del 17 de Agosto de 1945, el submarino U-977 emerge a 8 millas de la costa de Mar del Plata, en las proximidades de un grupo de naves de la Armada Argentina que retornaban a puerto. Eran los rastreadores ARA "Seguí" y ARA "Py" y el submarino ARA "Salta".

Nuevamente, por medio de señales luminosas, la nave alemana se identifica y su comandante, Capitán de Fragata Heinz Schaffer acepta ser abordado por una reducida dotación de presa al mando del Teniente de Fragata Rodolfo Sáenz Valiente. Escoltado por las naves argentinas, el U-977 ingresa a la Base Naval de Mar del Plata a las 11 de la mañana.

El submarino germano de la classe VIIC había zarpado de su país el 26 de Abril, reaprovisionado en Dinamarca el 2 de Mayo y se dirigía a su área de patrulla frente al puerto de Southampton. La orden de rendición sorprendió a los tripulantes rumbo a la zona de patrulla, por tal motivo, Schaffer reunió a la tripulación y los sometió a la decisión de entregarse o dirigirse a la Argentina.

Sólo los 16 tripulantes casados decidieron retornar con sus familias y en riesgosa maniobra fueron desembarcados en Noruega (ver traduccion de P.Zidek de esta parte del libro). Los 32 restantes emprenderían un raid sin antecedentes dentro de la historia de los submarinos.

El U-977 permaneció sumergido 66 días (posible récord de días en inmersión para un submarino convencional hasta nuestros días) cargando baterías y ventilando el interior mediante el snorkel. Es difícil imaginar las penurias físicas y psíquicas de un grupo de hombres encerrados por tanto tiempo, en un reducido espacio y sin poder ver el cielo. Mucho le costó también a su joven comandante (25 años) mantener la disciplina y el orden.

Una vez alejados de la zona de peligro, Schaffer ordenó emerger, aunque de noche. Frente a las costas de Brasil se enteraron de la rendición del U-530, lo que se convirtió en estímulo para el viaje a Mar del Plata.

Al descender de la nave, Schaffer pidió "tres hurras por el fiel camarada de acero". El 18 se firmó el acta de rendición y se designó como comandante al teniente de Navío Daniel Victorica. Luego de revisada la documentación y despojada la tripulación de toda pertenencia personal, los marinos del U-977 fueron trasladados esa noche a las 21,30 hacia Buenos Aires. Llegados a la misma fueron llevados a la isla Martín García. Nuevos interrogatorios y un posterior traslado a los EEUU y a Inglaterra marcaron el fin del viaje de los marinos del U-977, pero no de sus penurias. Les fueron efectuados más interrogatorios individuales por expertos y nada aportaron sobre los jerarcas del III Reich.

Cuando Schaffer recuperó su libertad retornó a la Argentina y se casó con una hija de alemanes. Schaffer vivió muchos años en Argentina, finalmente viejo y enfermo retornó a Alemania donde falleció.