Historia y Arqueología Marítima

HOME

FLOTA ARGENTINA DE NAVEGACION FLUVIAL

Indice Marina Mercante Argentina

 

 

Ver el listado e historias de sus buques

Articulo publicado en el Anuario del IEMMI, en 1961.

La historia de FANF hasta 1949 es inseparable de la historia de FANU, tal como ha quedado consignada en su lugar. Allí figura también el origen de la denominación actual: "Flota Argentina de Navegación Fluivial".

FANF fué la heredera de toda esa impresionante flota de unidades menores afectadas al tráfico fluvial que integraba el consorcio Dodero.

Esta empresa nació para el Estado con el estigma de pesados déficits, provocados principalmente por la obsolecencia de la mayor parte de su elenco. El último balance como empresa privada, al 31 de diciembre de 1948, arrojaba un déficit acumulado de $ 455.418,63. No se debe olvidar, además, que la empresa, como todas las que efectuaban y efectúan servicios de cabotaje, están; sujetas a un sistema tarifario rígido, difícilmente conciliable con'la realidad económica.

Durante mucho tiempo, los servicios fluviales del grupo Dodero gozaron de prestigio mundial por las excelentes comodidades brindadas a los pasajeros a lo largo del litoral fluvial argentino. Los barcos eran ideales para el tráfico a que estaban afectados y en 1930 recibieron el magnífico refuerzo de dos bellas unidades gemelas: "Ciudad de Corrientes" y "Ciudad de Asunción". Desde entonces, poco fué lo que se hizo.

Las reparaciones, provocadas por la vetustez casi general de sus barcos, es un verdadero problema para esta empresa. Y es problema en un doble sentido: por lo que esas reparaciones cuestan y por el tiempo que se llevan —debido a la intensidad con que hay que hacerlas— lo que lógicamente hace mermar considerablemente los ingresos. Es sumamente sintomático el casi perfecto paralelismo que hay entre los déficits y el monto anual de las reparaciones, como puede constatarse por los cuadros estadísticos respectivos.

Al efecto decisivo de las reparaciones, se suman otros factores tales como la ya mencionada rigidez tarifaria, cuyas pocas frecuentes variaciones van invariablemente por detrás de los reales costos de explotación; las restricciones impuestas a los viajes al Uruguay durante varios años y la huelga que en 1956 afectó a los talleres navales, cuyo cliente de más significación es FANF.

A pesar de todo, FANF mantiene en nuestros ríos una capacidad de carga que puede calcularse en el 40 % del total, equivalente a la de ATF. El 20 % restante corresponde a las empresas privadas. Su elenco está compuesto por barcos que prácticamente abarcan todas las especialidades: barcos de pasajeros, barcos mixtos (con una limitada capacidad de pasaje), cargueros con autopropulsión, barcazas, pontones, remolcadores de río y de puerto, etc. El promedio de antigüedad es de 44 años.

Desde la estatización, se han incorporado a la flota de FANF las siguientes unidades: 1) motonave de pasajeros "Esquina" (1953); 2) motonave de carga "Miriñay" (1950); 3) remolcadores "Santafesino", "Correntino" y "Entrerriano" (1954); 4) Vapor de pasajeros "Ciudad de Santa Fe" (1957).

En cambio, se han producido las siguientes bajas: 1) lancha "Puán" (hundida en 1951); 2) vapor de pasajeros "General Alvear" (hundido en 1953); 3) lanchas "Holanda" y "Lora" (transferidas a FANU en 1953); 4) lancha "Pampa" (transferida a FANU en 1954); 5) lanchas "Adria", "Artemisa", "Hermes", "Mocoretá", "Serna", "Algeric", "Atacama", "Caseros", "Venecia", "Zeus", "Lago Nahuel Huapí", "Martineta", "Río Coyle", "Río Pilcomayo" y "Trelew" (transferidas al Comando de Transportes Navales, Ministerio de Marina en 1954); 6) vapor de pasajeros "Ciudad de Buenos Aires" (hundido en 1957).

En enero de 1955, FANF firma con el AFNE (Astilleros y Fábricas Navales del Estado) un contrato para la construcción de un barco fluvial de pasajeros. El 30 de mayo de 1956 fué colocada la quilla de esta unidad, que tendrá 3000 toneladas de registro bruto, será propulsado por tres motores Diesel que accionarán 3 hélices y podrá transportar 406 pasajeros en dos clases y 85 tripulantes. La nueva unidad será afectada a la línea Buenos Aires - Asunción.

Además existe el plan de construir otros dos barcos similares, dos cargueros del tipo "Aguapey", un buque cisterna, dos remolcadores y un conjunto de chatas.

En 1957 se incorporó a la flota de FANF su unidad de mayor importancia: el "Ciudad de Santa Fe", barco construido en 1943 en Gran Bretaña pero totalmente modernizado en Alemania en 1951. En la actualidad, este barco está afectado a la ruta Buenos Aires - Montevideo, pero ha habido proyectos de utilizarlo circunstancialmente en viajes a Punta del Este (Uruguay) y Mar del Plata, y aún a puertos del Brasil.

Los servicios que atienden los barcos de FANF abarcan los ríos de la Plata, Paraná, Alto Paraná, Paraguay, Alto Paraguay y Uruguay, a lo largo de 48 puertos, de los cuales cinco son uruguayos, tres paraguayos y el resto argentinos. En el caso del tráfico de pasajeros puede hacerse la siguiente clasificación: a) Líneas principales: 1) A Montevideo; 2) A Colonia; 3) A Concepción del Uruguay; b) Líneas complementarias: 1) Corrientes-Posadas; 2) Posadas-Puerto Iguazú; c) Servicie ferro-fluvial.

El servicio ferro-fluvial es atendido en combinación con el Ferrocarril Nacional General Urquiza y conecta con la línea Buenos Aires-Concepción del Uruguay. Comenzó a funcionar desde que se suprimieron las llegadas de trenes de la Mesopotamia a la estación Federico Lacroze. Concepción del Uruguay es el nudo o centro de operaciones de este sistema, tanto para pasajeros como para cargas.

Debe agregarse que en cuanto a las cargas, los barcos mayores las transportan en forma directa desde Buenos Aires a Asunción, efectuándose en Corrientes el trasbordo a buques menores de las cargas consignadas para todos los puertos del Alto Paraná, y en Asunción el trasbordo de las destinadas a puertos del Alto Paraguay.

En general, las líneas de bajada tienen como clientela los productos agrícolas, maderas, azúcar, té, tabaco, metales, arena, cemento, carbón vegetal, etc. Las de subida, productos industrializados, textiles, alimentos, etc.
Hasta hace poco, la Flota Argentina de Navegación Fluvial, así como también los otros armadores estatales que están bajo la jurisdicción del Ministerio de Transportes, seguían integrando la E.N.T.. (Empresa Nacional de. Transportes). Pero el 12 de diciembre de 1956, el Ministerio de Transportes dictó la resolución N? 849, según la cual la Dirección Nacional de Marina Mercante y Puertos quedaba facultada para constituir una Comisión, la que debería realizar, entre otros, los estudios necesarios, así como formular los proyectos respectivos para crear la Flota Fluvial del Estado Argentino, "integrada por las actuales Administración General del Transporte Fluvial y la Flota Argentina de Navegación Fluvial incorporando a esta última los remolcadores que actualmente administra la Flota Argentina de Navegación de Ultramar (FANU), debiendo asignársele además todos los buques y embarcaciones en general que actualmente administra". Esto se ha llevado a la práctica, con la sanción del decreto-ley 772, del 12 de marzo de 1958.