Historia y Arqueología Marítima
HOME CIUDAD DE PARANÁ VOLVER

Imagen: Archivo Histarmar

Imagen: En Puerto Iguazú, provincia de Misiones

Imagen: En Puerto Iguazú, provincia de Misiones

 

Buque de pasajeros fluvial.

Astillero: A. F. N. E. Astilleros y Fábricas Navales del Estado.

Lugar de construcción: Ensenada, Buenos Aires.

Casco nº: 6                  Sociedad clasificadora: ABS                            IMO: 5074628

Matrícula: 2045-F          Señal distintiva: L. P. S. R.

Tripulantes: 91              Pasajeros: 432 (232 de 1ª; 200 de 2ª).         

TRG: 3.955                   DWT: 720                     DV. 1.890                     TRN: 1.450

Eslora: 105,50              Manga: 17,40               Puntal: 6,00                  Calado: 08’ 02”

Bodegas: 5                  E. P: 1                         TEUs: 0

Equipos de cubierta (Cantidad x toneladas): Plumas:

Capacidad granel: 43.860 p³.    Capacidad general: 39.474 p³.   Capacidad frigorífica: 3.200 p³.

Tanques: 0                               Capacidad de tanques: 0 m³.    Vehículos. 6 (En cubierta)

Capacidad combustible: 220 D. O.                Consumo diario: 20

Tres motores diésel Crossley ; 2T SA; 8 cilindros (368 x 483). Crossley Brothers Ltd., Manchester, U. K.

Calderas:

4.500 CVe.                   Hélices: 3                     Velocidad: 14  nudos.

1962. 19 de Diciembre. Botado para Empresa Flota Fluvial del Estado Argentino. Bautizado CIUDAD DE PARANÁ. (Argentina)

1981. Vendido a Ferrylíneas Argentinas S. A. - CIUDAD DE PARANÁ. (Argentina)

1991. Vendido a Línea Mágica S. A. (Juan G. Martínez y Eduardo Martínez). - CIUDAD DE PARANÁ. (Argentina)

1995. Embargado en Juan Lacaze, Uruguay.

19. Operado por Turismo Babel (Dr. R. Ocampo). Cruceros por el Río de la Plata, el río Paraná y el río Uruguay.

19. Utilizado como hotel flotante en Puerto Iguazú.

El "Ciudad de Paraná" frente a la Ciudad de Ituzaingó  -Pcia. De Corrientes-, con anterioridad a su paso por la Esclusa de Navegación de Yacyretá. Destino final "Puerto Iguazú". Foto A.Mainero

2009. Llevado a AFNE Rio Santiago para su reparacion.

Imagen: en el astillero A. F. N. E., Río Santiago, 2012

2010. Vendido y transformado en hotel, junto al Ciudad de La Plata/Ciudad de Mar del Plata II,  ahora Hotel San Carlos. Se lo llevo flotando, se le hizo un canal para embicarlo que luego se seco, por lo que esta en tierra.

En Zarate, a la espera de ser llevado a su destino final. 2010 Imagen: Ignacio Amendolara / Histarmar.org

 

Ya en su lugar definitivo como Hotel. Imagen: Ignacio Amendolara / Histarmar.org

 

NOTAS:

Articulo publicado en el Diario El Territorio de Posadas, Misiones, el 5 de Agosto del 2005

El crucero "Ciudad de Paraná" busca un nuevo tiempo para zarpar

El navío, de 105 metros de largo y 18 de ancho, partió de rosario el 20 julio de 2002 para realizar paseos turísticos en misiones

Hace tres años, la embarcación más grande e imponente que haya navegado las aguas del Paraná llegó a la provincia. Hoy está anclada en Puerto Iguazú y con miras a proyectos turísticos que lo hagan soltar amarras

Posadas y Puerto Iguazú. Hace tres años y algunos días, exactamente el 31 de julio de 2002, el barco crucero “Ciudad de Paraná” llegó a la provincia para realizar paseos turísticos en el área de Cataratas. En la actualidad, y a pesar de que momentáneamente se encuentra inactivo, la nave de 105 metros de largo y 18 de ancho busca un nuevo tiempo para zarpar y volver a surcar las aguas del río Paraná.
Unas cien personas se acercaron al puerto de Posadas para recibir al imponente crucero, el último día del mes de julio, hace nada más que tres años. La nave había partido el 20 de julio de Rosario, Santa Fe, con destino a Iguazú, donde realizaría actividades turísticas. A pesar de las dificultades para anclar, el buque de enormes dimensiones arribó a la provincia ya entrada la noche, donde fue recibido por adultos y niños que aplaudieron su llegada.
La nave fue construida en 1962 en España. Formó parte de la desaparecida Flota Fluvial del Estado, y en la actualidad permanece inactiva en el puerto de Iguazú, pero con expectativas puestas en nuevos emprendimientos.
“Tenemos proyectos en mente, pero ya estamos haciendo tratativas. Por el momento estamos trabajando con el catamarán ‘Austral’. Nuestra intención no es irnos de Misiones, porque hace tres años que estamos acá, y estamos muy encariñados con el lugar”, comentó Ricardo Kolesnik, responsable del barco.
Kolesnik también contó que “en el barco se suelen hacer fiestas, para las cuales siempre pedimos autorización. Pero la idea no es ésa, sino apuntar a la parte turística”. Y, respecto del cese de tareas del navío, el responsable del buque explicó que las causas son diversas, pero una de las principales “es el alto costo de interacción y mantenimiento que implica el barco”.


Una travesía inolvidable
Después de insistir hasta el cansancio, Carlos Vecarezza, un periodista de Rosario, logró hacer en el año 2002 que el capitán del buque “Ciudad de Paraná”, en aquellos tiempos Carlos Fernández, lo dejara zarpar con la tripulación para  filmar un documental del viaje.

La travesía que vivió Vecarezza fue inolvidable, e implicó, entre otras cosas, un entramado y audaz cruce en la nave por la esclusa de la represa Yacyretá.
En una nota publicada en este diario el 2 de agosto de 2002, respecto de esa aventura, Carlos describió detalladamente el navío, denotando su gran atractivo y belleza.
“El barco tiene unos salones que son preciosos, construidos en los años 60 con características de lujo. Hay un restaurante sobre la cubierta del tercer piso y en el medio tiene un bar. Adelante hay salones que funcionaban como sala de cine y ahora es el lugar donde se desayuna. Más abajo hay otro bar, mientras que en la planta baja hay una galería en la que antes se transportaban automóviles. Después hay un sistema de camarotes muy cómodos, amplios y con baños, y con más de 300 camas”, detallaba el periodista rosarino cuando tuvo oportunidad de viajar en el buque.
Con quince metros de eslora y 18 de manga, el “Ciudad de Paraná” posee tres pisos, tiene capacidad para transportar 450 personas y se desplaza a una velocidad promedio de quince kilómetros por hora.

Articulo del "Territorio Digital" del 2 de Agosto del 2002

Posadas. Después de insistir hasta el cansancio, Carlos Vacarezza, periodista de un canal de televisión de Rosario (provincia de Santa Fe), logró hacer que el capitán del buque Ciudad de Paraná, Carlos Fernández, lo dejara zarpar con la tripulación para que pudiera filmar un documental del viaje que luego sería emitido por Cablevisión. Se trata de un programa de náutica y turismo, denominado “A toda costa”, que se emite los viernes a las 22 por el canal del cable”. El periodista comentó que, cuando el barco estaba a punto de zarpar, hizo el último intento para pedir que lo dejaran emprender el viaje, aunque la solicitud tampoco tuvo una respuesta positiva. “Cuando me subí a la camioneta, ya para irme, después de haberles explicado que se trataba de un documento único e impresionante que quería filmar, se me acercó el capitán y me preguntó nuevamente qué era lo que deseaba. Eso fue a las 6.30 y me dijo: a las 7 partimos. Entonces me fui como pude, agarré lo mínimo e indispensable para mi viaje y acá estoy”, relató. 

Inolvidable. El buque tuvo que hacer malabarismos para cruzar por la esclusa de Yacyretá. 

La travesía
Vacarezza señaló que partieron desde el puerto de Rosario para realizar un viaje que, en principio, iba a durar seis días; pero que desde entonces llevan doce a bordo, por los inconvenientes que tuvieron que superar al tratarse de un buque que mide 105 metros de eslora y 18 de manga en un río difícil de navegar. “Es una experiencia histórica y la vista desde un buque de estas dimensiones es fantástica. La travesía se viene demorando por el tema del río, es que el barco es muy grande para el calado y los pasos angostos que hay. Pero seguimos adelante gracias a los prácticos que tuvimos que fueron dos desde Rosario a Corrientes y ahora otros dos desde Corrientes a Iguazú con un posadeño de la Prefectura naval que es Cacho Bogado”. Agregó que este hombre realiza una tarea “impecable e increíble”, debido a que hay lugares por los que tuvieron que pasar “con seis o siete centímetros limpios debajo del casco. Las fuerzas centrífugas de las hélices levantaban arena y es asombrosa la habilidad de esta gente para meter este barco en un lugar como éste. El trabajo se podría describir como meter un colectivo de dos pisos en una peatonal sin sacar los cables ni los quioscos, pero que en el río no se ven porque está todo bajo el agua. Por suerte no tocamos nada nunca, ni siquiera en zonas de piedra que también son muy difíciles de navegar”. Agregó que en total hay 24 personas a bordo y que simplemente se cargó lo justo para la navegación.

 En Puerto Iguazu, Pcia. de Misiones.

 

  

 Historia del buque
El barco Ciudad de Paraná fue hecho en 1962 en los astilleros Río Santiago, en la zona del Río de la Plata, donde también se hizo la Fragata Libertad. Era de la flota fluvial del Estado y durante el primer verano del 62 hizo viajes diarios a Montevideo, mientras que en el invierno del 63 empezó a hacer el recorrido entre Buenos Aires y Asunción. En 1998, la última actividad importante que el navío pudo realizar consistió en un viaje hacia Montevideo, Piriápolis, Punta del Este y desde el río Uruguay hacia adentro, hasta Gualeguaychú y Fray Bentos.
Actualmente su destino final es Puerto Iguazú, donde bajará anclas para trabajar en turismo. Y quienes lo aborden podrán apreciar, desde sus instalaciones, los saltos, afluentes del Paraná y las minas de las piedras preciosas, entre otras bellezas de la naturaleza misionera. 
El buque cuenta además con embarcaciones auxiliares. Y, una vez que fondee, los visitantes podrán recorrer distintos lugares. 
“Esta es la única parada que hacemos por combustible. La idea es navegar durante el día y cuando oscurece tirar ancla donde nos agarre la noche aunque no sea en un puerto. El objetivo es llegar el sábado, pero eso depende, porque la travesía se está estirando mucho”, contó el periodista aventurero. “Yo, por mi parte, estoy armando un documental impresionante que ya lleva nueve horas de filmación con muy buen material. Por ejemplo, lo de la esclusa de Yaciretá es algo único porque es la primera vez que un barco de este tamaño pasa por ahí y creo que se está haciendo historia desde Itá Ibaté para acá”. Con respecto al pase por la esclusa agregó que el único problema fueron unos cables, por lo que tuvieron que bajar la antena de la radio y desde la represa debieron subir los propios. 
La carga de combustible que se realizó en el puerto de Posadas fue de alrededor de 10 mil litros que complementarían los cien mil que se necesitan para llegar hasta el destino final.“El barco tiene unos salones que son preciosos que fueron construidos en los años 60 con características de lujo. Hay un restaurante sobre la cubierta del tercer piso y en el medio tiene un bar. Adelante hay salones que antes funcionaban como sala de cine y ahora es el lugar donde se desayuna. Más abajo hay otro bar, mientras que en la planta baja hay una galería en la que antes se transportaban automóviles. Después hay un sistema de camarotes que son muy cómodos, amplios y con baños con más de 300 camas disponibles”, describió.

 

 

Carlos J. Mey / Guillermo Berger / Miguel A. Galdeano

Este sitio es publicado por la Fundación HISTARMAR - Argentina

Dirección de e-mail: info@histarmar.com.ar