Historia y Arqueología Marítima
HOME

VILLARINO

VOLVER

Imagen:

Imagen: Embarque de tropas de línea para la campaña del desierto en el ARA “Villarino” (dibujo de Fortuna, c.1884, AGN)

 

Transporte de la Armada. Casco de hierro.

Astillero: Laird Brothers.

Lugar de construcción: Birkenhead, Reino Unido.

Casco nº: 477               Sociedad clasificadora:

Matrícula:                     Señal distintiva:                                                IMO: 6102494

Tripulantes: 50              Pasajeros:              

TRG: 776                      TRN: 365 

TRB:                            DWT:                           D: 1.192          

Eslora: 56,37                Manga: 9,14                 Puntal:  4,56                 Calado: 3,20 metros. 

Bodegas:                     E. P:                            TEUs: 0

Equipos de cubierta (Cantidad x toneladas):

Capacidad granel: p³.   Capacidad general: p³.  Capacidad frigorífica: 0 p³.

Tanques:                                                         Capacidad de tanques: p³.

Capacidad combustible: 110 de carbón.            Consumo diario:

Una máquina a vapor tipo Compound. Aparejado como bergantín goleta, con 8  velas, que totalizaban 954 metros cuadrados de superficie.

Calderas:

800 HP i.                                  Hélices: 1                     Velocidad: 10,5 nudos.

1879. 11 de Diciembre. Botado  para la Armada Argentina a un costo de ₤ 18.000. Bautizado VILLARINO. (Argentina)

Fue el primer transporte de la Armada Argentina en la Patagonia.

1880. 30 de Diciembre. Se firma un decreto presidencial por el cual se lo designa paquete de la carrera a Bahía Blanca y Camarones.

1884. Formó parte de la División Expedicionaria al Atlántico Sur, al mando del Comodoro Lasserre, que como hechos destacados erigió el faro de San Juan del Salvamento y afirmó por primera vez el pabellón nacional en Ushuaia, el 12 de octubre de ese año.

1899. el 16 de Marzo. Naufragó al embestir las Rocas Blancas, Bahía Camarones, durante su viaje № 101.

La tripulación logró ponerse a salvo en su totalidad y fue rescatada por el crucero 9 DE JULIO.

1976. 7 de Mayo. Su hélice fue recuperada el por una asociación de buceo de Puerto Madryn, denominada La Hermandad del Escrófalo y ubicada como monumento en esa ciudad.

NOTAS:

Tipo: Transporte de mar

Año de referencia: 1880

Otros nombres: No los tuvo

            Lugar de construcción: Astilleros Cammel, de Laird Brothers, en Birkenhead, Reino Unido. Contrato de construcción entre el Gobierno Nacional y el astillero. Costo de la unidad £ 18.000.

            Datos del buque: Eslora 54,58 metros. Manga 9,14 metros. Puntal  4,56 metros. Calado 3,20 metros. Desplazamiento 1.192 toneladas. Registro bruto 649 toneladas. Registro Neto 365 toneladas. 

            Máquinas sistema Ccompound de acción directa y vertical de 800 shp. Una hélice. Velocidad 10,5 nudos. Combustible: carbón. Capacidad: 110 toneladas. Casco de hierro. Aparejo de bergantín goleta. Bodegas preparadas para transportar 500 soldados de infantería con todo su equipo.

            Armamento: Dos cañones Armstrong de 20 libras, de retrocarga. Dos ametralladoras Hotchkiss.

            Tripulación: 50 hombres.

HISTORIAL:

            1880 – Adquirido especialmente para el servicio de la costa sur y el eventual uso como transporte militar en caso de un conflicto con Chile. Botado a principios de 1880, su primer comandante y quien lo trae al país es el capitán Ceferino Ramírez, y su segundo comandante el capitán Daniel de Solier.

Repatriación de los restos del general San Martín. Finalizado su alistamiento en Liverpool, y luego de su prueba final de máquinas, zarpa hacia Boulogne Sur Mer, donde recibe los restos del general José de San Martín. Zarpa de ese puerto francés el 21 de abril y la batería de la ciudad efectúa una salva de honor de veintiún cañonazos. El único representante diplomático que falta a esa cita de honor en tierra francesa, es el cónsul chileno. El 22 de mayo arriba a Montevideo, donde a pedido de los residentes argentinos se desembarca el féretro del Santo de la Espada y se le da solemne responso en la catedral, asistiendo el gobierno uruguayo en pleno y la diplomacia. El 24 se reembarcan los restos y el 28 de mayo se fondea en la Rada Interior.

Desde el muelle de las Catalinas, los miembros de la Comisión de Repatriación de los restos del general San Martín, presididos por el Dr. Mariano Acosta, se dirigen en la ARA “Talita” al buque. Colocado el féretro en una falúa de la ARA “Villarino”, esta es remolcada por la ARA “Talita” hasta el muelle, mientras recibe el saludo de 21 cañonazos de todos los buques de guerra surtos en el puerto y la rada. El discurso de recepción está a cargo de Domingo Faustino Sarmiento, y trasladado el féretro a la plaza San Martín, lo recibe oficialmente, en nombre de la Nación, el presidente de la República, Nicolás Avellaneda.

El 31 de mayo toma el comando el capitán Daniel de Solier. La situación política de junio y julio envuelve al buque en la acción revolucionaria, manteniendo al gobierno. Atacado desde el Retiro, bombardea este punto desde Los Pozos. Efectúa luego numerosos viajes entre Buenos Aires y Rosario, Campana y otros lugares del litoral santafecino, transportando tropas leales al gobierno central.

A fines de julio realiza un viaje a Carmen de Patagones, llevando a remolque a la ARA “Cabo de Hornos”. En la estadía en Patagones, se fusila a su bordo al marinero Giuseppe Mandi, agresor del guardiamarina Juan Dayley, por sentencia firmada por el jefe de la línea sur, coronel Conrado Villegas. En noviembre va a Montevideo, a carenarse en el dique Cibils. Por decreto del 30 de diciembre de 1880, se lo designa como paquete de la carrera a Bahía Blanca y Patagones, debiendo efectuar un viaje redondo cada 30 días. Este acto de gobierno es firmado por el presidente de la República, general Roca y su ministro de Guerra y Marina, Dr. Victorica.

1881 – Realiza este año 12 viajes redondos entre Buenos Aires y Patagones. En el primero lleva cuantioso material para las tropas del general Villegas. En el segundo transporta carga general. En el tercero con carga oficial, socorre al pontón ARA “Manuelita” (Bahía Blanca) que se hallaba en peligro. En el cuarto y quinto viajes lleva pertrechos militares y pasaje civil a Bahía Blanca y Patagones. En el sexto viaje embarca en él el general Villegas, de regreso a Buenos Aires. Realiza luego un viaje a Montevideo (julio) para carenarse en el dique Cibils. En su séptimo viaje al sur (agosto) lleva al Chubut al gobernador de la Patagonia, coronel Alvaro Barros. En sus viajes 8 al 12 transporta carga del Ejército, de la Armada y particular a Bahía Blanca y a Carmen de Patagones. Durante este año el comando lo ejerce el teniente Federico Spurr.

1882 – Realiza ocho viajes redondos entre Buenos Aires y Carmen de Patagones, con escala en Bahía Blanca, transportando efectos del gobierno (pertrechos militares y navales) y carga y pasajes civiles. Hace una entrada a Montevideo para carenarse en el dique Cibils. Transporta desde Bahía Blanca a Patagones al Regimiento Nº 6 de Línea (agosto) y realiza un viaje a Martín García (septiembre) llevando en visita de inspección al ministro de Guerra y Marina y autoridades nacionales. Mantiene el comando el Teniente Spurr.

1883 – Finaliza en enero sus reparaciones en Montevideo, volviendo en febrero al servicio de la Costa Sur, realizando diez viajes redondos entre Buenos Aires y Carmen de Patagones, transportando carga y pasajes oficial y civil o mercante. Realiza trabajos hidrográficos en Puerto Roca, ayudado por el cúter ARA “Santa Cruz”. Lleva colonos para el Chubut y realiza el apoyo logístico acostumbrado a las tropas del Ejército argentino y a la Armada. Mantiene el comando el teniente Spurr.

1884 – Sigue afectado a la carrera del sur. Según apreciación del Boletín del Centro Naval de ese año, es “el mejor buque que tiene la Marina de Guerra”. El comando lo mantiene el capitán Spurr. Afectado a la “Expedición al Atlántico Sur”, zarpa el 9 de marzo hacia el sur para esa actividad. Participa así en la expedición del comodoro Laserre.

1885 – Enero a marzo: realiza un viaje especial reaprovisionando a todas las subprefecturas del sur. Continúa con sus viajes regulares, salvando en ellos a la barca italiana “Anna” y a los náufragos de la barca inglesa “River Lagger”. Mantiene el comando el capitán Spurr. En octubre va a Montevideo a carenarse en el dique Cibils. A partir de este mes amplía sus itinerarios hasta Ushuaia. Su comandante es el capitán Federico Spurr. Pasa este año ocho meses en los mares del Atlántico sur y cuatro en el Río de la Plata.

1886 – En este año hace ocho viajes regulares al sur, tocando los puertos de Bahía Blanca, Patagones, Madryn y otros de la Patagonia. Continúa en el comando el capitán Federico Spurr.

1887/1888 – En los primeros cuatro meses realiza dos viajes al sur, y el 4 de junio zarpa hacia Birkenhead, Inglaterra, para ser sometido a reparaciones generales. Estas duran ocho meses, consistiendo en el recorrido general de su casco, se le hace cubierta corrida, se agregan camarotes para pasajeros y se repara la máquina. Se mdifica también su artillería, que queda constituida por: dos cañones Armstrong de 75 mm en la primera cubierta, dos cañones Krupp de 75 mm montados en corredera, dos ametralladoras Hotchkiss. En mayo de 1888, toma el puerto de Buenos Aires, completamente remozado, y de nuevo vuelve su figura ya familiar a asomar en los puertos patagónicos. Este año 1888 hace un viaje fluvial, remontando el Paraná, llevando pertrechos para los fortines del Chaco y Formosa. En octubre toma su comando el capitán Valentín Feilberg.

1889 – Realiza un viaje a Montevideo con el ARA “Maipú”, llevando al presidente de la República. En 1889 sigue en su misión de paquete del sur, llegando a Ushuaia y Punta Arenas, salvando en uno de los siete que realiza, a 16 náufragos de la barca inglesa “Jeanne”. Es su comandante este año el teniente de navío Federico Mourglier, a partir de agosto. El teniente Eduardo O’Connor es su comandante por dos meses.

1890 – Mantiene el comando el teniente Mourglier. Entra en Buenos Aires para efectuar pequeñas reparaciones, y en ese estado lo halla la revolución radical, siendo tomado por las fuerzas adictas a ella. Pronto es rendido, sin mayor acción. Vuelve a sus viajes de rutina al sur, y en septiembre es afectado a la expedición de Ramón Lista. Zarpa así hacia Patagones, Santa Cruz, Gallegos, Punta Arenas, Ushuaia, San Juan de Salvamento, Isla de los Estados. Regresa con itinerario Patagones y Buenos Aires, finalizando así el año.

1891 – En 1891 realiza seis viajes redondos entre Buenos Aires y el sur. En febrero auxilia, a la altura del estrecho de Magallanes, al crucero ARA “Patagonia”, varado allí. Trae de Montevideo los restos de los Guerreros de la Independencia brigadier general Martín Rodríguez, generales Félix de Olazábal, Elías Galván y del coronel Juan J. Quesada. Salva a los náufragos del buque inglés “New York”. Mantiene el comando el teniente Mourglier.

1892 – Sigue afectado al servicio del sur, realizándose este año pequeñas reparaciones y llevando a Tierra del Fuego a personal de la Comisión de Límites con Chile. Lleva también mulas, caballos y demás pertrechos para sus tareas. Toma su comando el teniente Edelmiro Correa, tomando a su vez el teniente Mourglier el comando de la ARA “La Argentina”, en una permuta oficial de los cargos.

1893 – Continúa en sus viajes al sur, aunque parcialmente se lo adscribe este año a la escuadra en evoluciones, en la División de Ríos. Visita Punta Arenas, Madryn, Ushuaia, en uno de sus viajes. Se le efectúan también pequeñas reparaciones. El comando lo ejerce de enero a julio el teniente Mourglier, quien lo entrega al de igual grado Zoilo Romero. En diciembre lo recibe el teniente de navío Teófilo de Loqui.

1894 – Con asiento en Dársena Sur, realiza diez viajes a Ushuaia y Punta Arenas, con escalas en los puertos patagónicos. Concurre el 14 de octubre a la Revista Naval que tiene lugar en la rada exterior, llevando a bordo numerosos visitantes, ministros, gobernadores y altas personalidades de la época. Su comando lo ejerce durante todo el año el teniente de navío de Loqui.

1895 – Mantiene el servicio de transporte a Ushuaia y Punta Arenas, realizando ocho viajes redondos desde Buenos Aires. El teniente de navío Esteban de Loqui mantiene el comando hasta septiembre, fecha en que lo entrega al de igual grado Luis E. Calderón.

1896 – Continúa con el servicio de transportes. Efectúa cinco viajes al sur y uno al exterior. El comando lo ejerce el teniente de Navío Luis Calderón. Entra en reparaciones en San Fernando, en diciembre.

1897 – Su comando lo desempeñan el teniente de navío Luis Calderón (enero a junio), el teniente de fragata Eduardo Quesnel (junio/diciembre) y lo toma a fin del año el teniente de fragata Juan Murúa. Permanece casi todo el año amarrado en Dársena Sur, efectuando alguna navegación menor a Río Santiago. Se lo somete a reparaciones generales, especialmente en máquinas.

1898 – Asignado a la División Transporte, vuelve al servicio de la costa sur, efectuando siete viajes redondos entre Buenos Aires y Ushuaia, con escalas en puertos patagónicos. Asiste a la gran revista naval del 9 de octubre de este año. Su comandante es el teniente de fragata Juan A. Murúa.

1899 – En la noche del 16 de marzo de 1899, es tirado por un temporal sobre las restingas de Islas Blancas, en bahía Camarones, perdiéndose totalmente, mientras realizaba su 101 viaje al sur, bajo el comando del teniente Murúa. La tripulación es salvada totalmente por el crucero ARA “9 de Julio”. La OG 160/899 contiene el fallo completo y la sentencia que motivara su pérdida.

En 1970, en el llamado “Operativo Camarones”, un grupo de buzos autónomos de la llamada “Hermandad del Escrófalo”, constituido entre otros por los señores Dr. Roberto Astiz, José Nicoletti, Nelson Dames, Guillermo Zar, Alcides Nerone, etc., hallaron los restos del naufragio y comenzaron la extracción de diversos objetos del buque, los que se destinaron a diversos museos del país.

Datos iconográficos: Modelo en Museo Naval. Fotos en el AGN, cuadro de Silvestrini en el Museo Naval.

Fuentes documentales: AGM, DEHN, cajas años 1880/1900.

Información complementaria: Es el primer buque de la Armada con este nombre, en homenaje al marino español Basilio de Villarino, explorador de la Patagonia, sus costas y sus ríos en el siglo XVIII.

Addenda: El “servicio de la costa sur”, semilla de lo que sería luego el Comando de Transportes Navales, prestó innumerables servicios al país y al extranjero, en sus viajes pioneros, de apoyo a los colonos de nuestra Patagonia, al Ejército que la afianzaba y a los buques extranjeros que salvaba en sus naufragios.

En 1895 (decreto del 23 de noviembre de ese año, ver OG 206/895) se oficializa y para siempre el servicio de los “Transportes Nacionales” diciéndose que navegarán, los que hacen el servicio a las costas patagónicas y Tierra del Fuego (dependiendo de la Intendencia) sin la insignia que distingue a los buques de guerra, enarbolando sin embargo la bandera de guerra como corresponde por ser propiedad de la Nación. Los comandantes y oficiales serán como hasta ahora, militares y su cómputo de servicios, como prestados a la Armada Argentina”.

Sabia medida que origina la presencia naval en un futuro teatro de operaciones, alguna vez olvidada en afanes ajenos al interés marítimo nacional.

 

 

Carlos J. Mey / Guillermo Berger / Miguel A. Galdeano

Este sitio es publicado por la Fundación HISTARMAR - Argentina

Dirección de e-mail: info@histarmar.com.ar