Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Marina Mercante

Historia de  la Marina Mercante Argentina

ONASSIS - 3 -

Entre Nueva York y Buenos Aires

Faltan aún varios años para que Onassis incorpore a la marina mercante argentina dos cargueros "Liberty" y un buque tanque del tipo T-2. Es cosa de ver cuáles son los antecedentes de esta clase de barcos. EI fenomenal esfuerzo de guerra cumplido por los astilleros norteamericanos se tradujo, entre otras cosas, en la construcción de una serie de barcos auxiliares, susceptibles de ser utilizados - con pequeñas adaptaciones, en servicios comerciales al llegar la paz y la normalidad en los tráficos. Miles de unidades quedaron como sobrantes de guerra, una gran parte de ellas sin haber Ilegado siquiera a ser usadas, y todas muy modernas, cuando mas de cuatro años de vida. Ahí estaban los miles de cargueros "Victory", "Liberty" "CIMAVI", "LST", "Jeep", y los buques tanques T-2 (unos normales, por asi Ilamarlos, de 16.000 TPB, y otros, los "Missions", de casi 19.000 TPB, pero ambos de excelente velocidad) y otros barcos cisterna destinados al transporte de derivados livianos.

Termina la guerra mundial. Hay muchas marinas mercantes que han quedado devastadas. Otras que han tenido que soportar la amarga experiencia de no contar con barcos a tono con su cornercio exterior. Y una gran potencia con un excedente enorme de bodegas: los Estados Unidos. En 1946, el Congreso norteamericano dicta la "Ship Sales Act", autorizando la venta de determinados barcos a los armadores de los paises aliados, con cierta preferencia a favor de los armadores y ciudadanos norteamericanos. En otros tipos de barcos (tal el caso de Ios buques tanques T-2) la preferencia a favor de los norteamericanos era excluyente.

La  Argentina, en general, y Dodero, en particular, aprovecharon cumplidamente aquella extraordinaria ocasión, y así se incorporaron al pabellón nacional numerosos buques de reciente construcción, y no de "pura chatarra", como maliciosamente se sigue diciendo y escribiendo (17). Conviene comenzar por un barco concreto, el carguero Liberty, de 10.800 TPB. Estos barcos eran puestos en venta por el gobierno de los Estados Unidos al precio de 550.000 dólares por unidad, pagaderos al contado. Pero si el gobierno del país del armador potencialmente comprador estaba dispuesto a garantizar la operación, entonces el barco podía ser adquirido pagando 125.000 dólares al contado, y el resto a siete años de plazo con el 3 % de interes anual y garantía hipotecaria sobre el mismo barco por el 75% del precio. Con esto fue que arrancó la"Ship Sales Act".

Entre aquellos "New York greeks" el asunto fue discutido ardorosamente. La mayoría de ellos opinó que aquellos barcos no convenian, pues habían sido construidos apenas para enfrentar el esfuerzo de la guerra. Onassis pensó todo lo contrario. Empezando por el hecho de que el se fue a inspeccionar varios "Liberty" a fondo, lo que lo Ilevó al convencimientode que eran barcos de mas calidad que cualquiera de los que les había quedado a la comunidad griega luego de terminada la guerra. Lo cierto es que Ilega a los Estados Unidos una misión del gobierno griego decidida a  hacer una compra substancial de aquellos cargueros, pero al comprobar cuál era el estado de ánimo entre los armadores, bajó el diapasón a solamente 60 unidades. Onassis se indignó frente a aquella estrechez de miras. "Si de mi dependiera -sacó pecho- yo solicitaría varios centenares, aunque mas no sea que por las excepcionales condiciones de pago por barcos que son excelentes" Por otra parte, "solicitar" no queria decir "comprar" de inmediato. La compra estaría sujeta a una inspección por parte del armador a quien le fueran adjudicados barcos. Onassis siguió machaconamente en su campaña, con el resultado de que uno a uno de sus colegas griegos fueron ganados de su lado, al punto que los más recalcitrantes, ahora clamaban porque se les adjudicaran más unidades. Se entabló una lucha a brazo partido entre los miembros de aquella especialísima congregación. Ahora 100 barcos eran pocos, pero ese es el máximo que concedió el gobieino norteamericano.

A ia hora del reparto sucedió algo extraordinario. El gobierno griego dejó en manos de la Union of Greek Shipowners repartir los barcos entre sus integrantes, dentro de la cual quien roncaba más fuerte era el patriarcal Stavros Livanos. Onassis pidió, diez"Liberty", pero le respondieron que no habia ninguno disponible para él ¿Razones? La Union of Greek Shipowners solamente atendia a armadores griegos, y Onassis, que encima era ciudadano argentino, tenía sus barcos con pabellon de Panamá. Exactamente lo mismo sucedería cuando la Maritime Commission les ofreció a los griegos siete buques tanques del tipo T2. Onassis "puenteó" a los griegos de Nueva York, y solicitó directamente al gobierno griego los siete buques tanques. Nuevamente le dieron con un cantazo en los dientes, con la añagaza de lo de la bandera de Panama.

Onassis estaba que lo llevaban todos los demonios, pero rápidamente se rehizo. Fue cuando solicitió directarmente al gobierno norteamericano que le vendiera 16 "Liberty" con pago al contado, para lo cual consiguió un cierto respaldo financiero del National Citibank. pero claro está- muy alejado de las muníficas condiciones que obtuvieron sus colegas con aquella financiación del 75% a siete años. Por otra parte, a aquellos 16 "Liberty" les puso la bandera norteamericana. Tras cartón en esos momentos los astilleros norteamericanos estaban con poquísimo trabajo, lo que Ilevó a Onassis a proponer como cebo la construcción de cinco buques tanques de 28.000 TPB. Para ello, se aseguró la financiación de la Metropolitan Life Insurance Company y obtuvo una promesa de que los barcos tendrían asegurado trabajo por parte de la Socony Oil.

Aquella operación fue realmente histórica, por el enorme tamañ de los barcos, por el origen de la financiación y por tratarse de una exportacion de los astilleros norteamericanos para una empresa naviera panameña. Por entonces, Onassis vivía más tiempo en Nueva York que en Buenos Aires, y esto se acentuó cuando el 28 de Diciembre de 1946 se casó con Tina Livanos. Entre los regalos del viejo Stavros, éste pensó en pasarle a Tina dos "Liberty". Luego bajó a uno, y aún así, le dejó la hipoteca encima de 400.000 dólares (18).  Luego de una rápida escapada a California, la parejita se fue a Buenos Aires, a pasar su luna de miel durante un par de meses. EI nidito de amor fue una "suite" en el Hotel Plaza (19).

Acabamos de despachar lo de los"Liberty" y ahora vamos por los T-2,por lo que ambos tipos de barcos tuvieron que ver entre Onassis y la marina mercante argentina.

Tina y Onassis retornan de Buenos Aires a Nueva York. La demanda de petróleo en el mundo venía aumentando sostenidamente, y de ahí aquel contrato para hacer construir los buques tanques de 28.000 TPB. Claro esta que la construcción Ilevaría su tiempo, y mientras tanto, alli estaban aquellos magnificos T-2 inmovilizados en diversos apostaderos de los EstadosUnidos, sin provecho para nadie. El gobierno norteamericano quería reservar estos barcos exclusivamente para armadores norteamericanos, al precio de1.500.000 dólares (los de 16.800 TPB) y de 1.750.000 dólares (los de 19.000 TPB, o sea, los "Missions"). Una verdadera ganga. Ari ya habia hecho una tentativa personal cuando, excepcionalmente, los Estados Unidos le ofrecieron siete T-2 a los armadores griegos, pero ya vimos que le dieron el esquinazo. Ahora hizo que su primo Constantine Konialides, como ciudadano uruguayo solicitara la venta de un T2

Esta solicitud fue rechazada por la Maritime Commission el 12 deSetiembre de 1947. Onassis hizo otro intento, en su carácter de griego residente en los Estados Unidos. No se quedó corto: pidió quie se le vendieran 50 buques tanques T-2, especulando con que le reconocieran siquiera media docena. La financiación, ya se veria. No hubo tu tía. Por otra parte, recrudecieron las investigaciones en torno a su persona (cada vez que se producía una solicitud de compra de barcos, las autoridades norteamericanas investigaban a fondo al solicitante. Recuerdese que tenia también al FBI tras sus talones. Por lo demás, cuando solicitó los 50, barcos T-2, la intención de Onassis era la de matricularlos bajo pabellón de conveniencia. Los "Liberty" por el momento, los tenia bajo pabellon norteamericano a costos operativos altísimos, pero que resultaban compensados con usura por el hecho de tener asegurado por bastante tiempo el transporte de carbón norteamericano a Europa al amparo del Plan Marshall. Con todo, el pabellón norteamericano era una verdadera pesadilla desde todo punto de vista (reglamentaciones, requisitos, impuestos, problemas gremiales, etc.).

Pero con aquello de los T-2, se desempolvaba el precedente establecido en el Merchant Marine Act de 1916, en el sentido de que los T-2, como regla general, solamente podian ser comprados por ciudadanos norteamericanos o por empresas controladas por norteamericanos. La "Ship Sales Act" de 1946, había suavizado Ias cosas, según se vio en su ligar, pero no para los T-2. Fué cuando a Onassis se le iluminó la Iamparita. ''Señores: lo que a mi no me interesa mucho es la propiedad del barco. Lo que me interesa es la operación", le anticipó a un grupo de abogados norteamericanos que contrató para que le estudiaran el asunto bajo ese nuevo enfoque. Uno de aquellos abogados se llamaba Herbert Brownell. Onassis tendría motivos en el futuro para jamás olvidarse de él.

Fue uno de los que más entusiasmo puso en solucionar el problema. En aquellos momentos, Kulukundis y Niarchos andaban en pasos semejantes. El concilio de letrados montó el esquema salvador. Lo que Onassis tenía quee hacer era crear una corporación en los Estados Unidos, poniendo a su frente a "palos blancos" norteamericanos "respetables", y quedándose él con una minoria del capital.

Dicho y hecho: se creó la empresa nor rteamericana United States Petroleum Carriers Inc. Ltd. con un capital autorizado de mil acciones, de las cuales 600 fueron tomadas por tres "respetables"  ciudadanos nortéamericanos. Las otras 400 acciones quedaron sin emitir por el momento. EL 30 de Diciembre de 1947, la Maritime Commission aprobó la venta de cuatro buques tanques T-2 a la flamante empresa. Habia que pagar al contado, el 25% (400.000 dólares por barco). El resto se pagaría a 15 años de plazo con el 3% de interés anual y garantia hipotecaria sobre los mismos barcos. A todo esto, Onassis tenía una empresa panameña, Ariona SA, conjuntamente con sus primos Nico y Constantine Konialides. Fue Ariona quien compró las 400 acciones que habían quedado sin emitir inicialmente. Por cuerda separada, los tres norteamericanos supuestamente dueños de las 600 acciones que les daban la mayoría en Petroleum Carriers, se fueron vendiendo las acciones, hasta que las 600 quedaron en manos de uno solo de ellos. En los seis meses siguientes, Ariona le compró al testaferro norteamericano 90 acciones, con lo cual alcanzó al 49 % del capital.

Ya con los barcos en la mano cómo hacer para pagar el 25% inicial?. Muy sencillo: Ariona firma con la Petrolum Carrier un contrato de "time charter" por los cuatro barcos a diez años de plazo, a las tasas entonces imperantes en el mercado, con cuyo ingreso inicial se pagó el 25% y le quedaba asegurada a la empresa norteamericana un "cash flow" decente y una utilidad que, sin ser deslumbradora, era razonable. Al terminar el plazo de los diez años, el valor residual de los barcos pasaba a la Petroleum Carriers.Y Ariona pudo hacer frente al pago de aquel 25% inicial recurriendo a sus contactos financieros en los Estados Unidos. Y de esta forma Onassis, sin tener que esperar que los astilleros norteamericanos le entregaran sus monstruos de 28.000 TPB, se encuentra, al comenzar el crudo invierno de 1947, con cuatro T-2 en un mercado que se había ido abruptamente para arriba, y ganando dinero a cuatro carrillos. La cosa es más que meritoria si se tiene en cuenta que, finalmente, tuvo que ponerle la bandera norteamericana a los cuatro barcos (20).

Muchos años después de todos estos episodios, nos comentaba don Luis Sáez Germain que el gobierno norteamericano jamás atendió los pedidos de YPF para adquirir buques tanques T-2. Ahora se comprendera el motivo de aquella negativa. Con todo, YPF pudo, con el tiempo, adquirir un T-2 a un armador sudafricano, barco que recibio el nombre de "San Julián". Estuvo por incorporar otro, el "Gladys Möller", de bandera danesa, pero la operación se malogró a último momento. Con todo, YPF pudo acceder al "war surplus" norteamericano, y compraron los nafteros "San Clemente" y "San Sebastián", además de los cargueros "Caleta Córdoba" y "Caleta Olivia".

San Julian

Uno no se imagina a YPF haciendo todas aquellas piruetas y contorsiones a que Onassis se vió obligado para agenciarse sus T-2 (21).

Negocios y familia

Terminado por el momento (insistimos: "por el momento") aquél negocio de los T-2, Tina y Ari se van de vacaciones a Europa (22) A todo esto, Niarchos se había convertido en con-cuñado de Onassis al perpetrar su tercer casamiento, esta vez con Eugenia Livanos. La "pica" entre los dos seguia a todo trapo (23)· Radicado en Nueva York, Onassis mantuvo a Nico Konialides al frente de su oficina en Buenos Aires. Onassis daba como domicilio la Avenida Alvear 1668, y para entrar y salir de los Estados Unidos seguia presentando su pasaporte argentino.

· En 1948, Tina le da su primer hijo, Alexander, a quien bautizaron en la iglesia ortodoxa rusa de Nueva York.Y a poco Onassis tenía el bautizmo de otro "hijo" suyo, el primero de los cinco buques tanques de 28.000 TPR encargados al astillero norteamericano Bethlehem Steel. Su nombre: "Olympic Games" (24). Ya hemos anticipado que estos barcos no Ilevarían bandera norteamericana. Bastante tenia Onassis con aguantarse lo de los "Liberty" y lo de los "T-2". Y eso de construir mas barcos en los Estados Unidos, con precios que duplicaban los vigentes en el mercado internacional, tenía sus bemoles. Aquello hubo que hacerlo para poder agenciarse los cargueros "Liberty" y los T-2. Pero ya estaba buena la cosa.

Antes de que naciera su hija Christina a fines de 1950 (25) y como los costos de los astilleros norteamericanos seguian subiendo, Onassis se fue a explorar a Alemania Federal a ver como estaban allí las cosas.

Comenzó por Hamburgo, y lo que alli vió fue una ciudad semidestruída y unos astilleros hehos pedazos. Los astilleros de Bremen, a su vez, habían sido desmantelados por los soviéticos que arramblaron con cuanto equipo se les antojó. Onassis consideró que, dada la situación imperante, era cosa de aprovecharse de los alemanes. Sin embargo, esta malsana apetencia tropezaba con un freno. EI acuerdo de Postdam prohibía a los alemanes construir barcos de más de 15.000 TPB. Consultó a su gran amigo Costa Gratsos a ver qué se le ocurría. A los pocos días lo tiene a Gratsos en Hamburgo."Qué te parece, Ari, que nos metamos de nuevo en el negocio de las ballenas?, le preguntó su amigo, recordando aquellos pinitos que habían estado haciendo juntos años atrás en California, cuando Ari opinó que la actividad ballenera era "pura timba, pero en su forma más primaria".

"Y eso a qué viene, si los que yo quiero son buques tanques?", no pudo por menos que decir Ari. Gratsos, casi sin dejarle terminar la frase, atropelladamente, le largó la brillante idea que se le habia ocurrido. "Queremos buques tanques ¿no es cierto? Pero, claro está, tienen que ser de 20.000 TPB para arriba, por lo menos. Los aliados, ademas de prohibirle a los alemanes la construcción de barcos de más de 15.000  TPB, los han obligado a abandonar toda participación en la actividad ballenera. Ahora bien, el convenio de Postdam menciona "construcción", pero no dice nada de "reconversión"· ¿Por qué no tienos aprovechamos de esto, nos traemos uno de los T-2 y lo hacemos convertir aquí en barco-factoria de ballenas?. Cuando aquella restricción de las 15.000 TPB sea levantada, cosa que tendrá que suceder más bien pronto que tarde, estaremos inmejorablemente colocados en los astilleros alemanes como para exprimirlos y sacarles todas las ventajas habidas y por haber, a cambío de llenarlos de órdenes de construcción de buques tanques".

A Onassis aquello le pareció que ra genial. Y así fue que el T-2 de bandera norteamericana "Hernan F. Whiton" (que ya no alcanzaba a cubrir su "break even"), se convirtió en el estupendo buque factoría "Olympic Challenger"· ademas, compró 17 corbetas de guerra inglesas y canadienses para convertirlas en "catchers". A todos los vientos, Onassis pregonaba cómos posible que no haya griegos en la actividad ballenera?. Este es un negocio como cualquier otro". Con los alemanes interdictados para actuar en este campo y habiendo perdido los noruegos casi toda su flotaallenera durante la guerra (Noruega era el primer pais del mundo en la materia hasta 1939), la cosa pintaba muy prometedora. La conversión del citado FT-2 norteamericano en eI referido buque factoría, se hizo con la financiación de una empresa controlada por un ciudadano argentino (Onassis) y afiliada a la American Pacific Tankers Inc. de Nueva York (controlada por (Onassis), que transfirió el barco a una empresa de Panamá (de propiedad de Onassis), controlada a su vez por la empresa Olympic Whaling Company, de Montevideo (propiedad de Onassis y de sus dos primos Konialides). Téngase, por otra parte, en cuenta que ni Panamá ni Uruguay eran signatarios de la Convención de Washington de1946 que limitaba las capturas balleneras, para ecvitar la extincion de la especie.

 Los "catchers" recibieromla bandera de Panamá lo mismo que el factoría. El capitán y la mayor parte de los tripulantes del "Olympic Challenger" eran alemanes, mientras que los de los "catchers" eran basícamente noruegos, encabezados por el harponero mas grande de todos los tiempos, Lars Andersen, procesado en su patria por "colaboracionista", y de donde pudo salir pagando una multa de 160.000 dólares, para pasar luego a radicarse en Buenos Aires. Aquí tomó la nacionalidad argentina.

Parece que Perón lo tuvo como "asesor ballenero", pero Onassis lo sedujo para que se fuera a trabajar con é1 (26)La actividad ballenera de Onassis comenzó siendo un éxíto rotundo. Y encima, el pálpito de Gratsos se hizo: El 2 de abril de 1951, los Aliados levantaron las restricciones que pesaban sobre los astilleros alemanes. Al poco tiempo, Onassis consiguio préstamos por 100 millones de dólares de sus contactos financieros, y con ello colocó en Alemania Federal órdenes de contrucción por 18 buques tanques un par de ellos de 45.000 TPB- y repartió el trabajo entre los astilleros de Hamburgo y de Kiel. En 1953 se botaba en Howaldtswerke de Hamburgo el "Tina Onassis", de 45.000 TPB, contratado por millones de dólares. Onassis era practicamente un héroe nacional para Alemania, cosa que incluso fue reconocida públicamente por el "viejo" Adenauer. El costo de los barcos encargados en Alemania Federal resultó por debajo de la mitad del de los astilleros norteamericanos (27)

1 - Inicios 2 - Guerra. la gran oportunidad 3 - Entre NY y BsAs.
4 - Ballenero Pirata 5 - La conexion árabe 6 - Conflicto Judicial en USA
7 - Cima y Final 8 - Notas