Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Marina Mercante

Historia de  la Marina Mercante Argentina

ONASSIS - 4 -

   " Pirata Ballenero''

A partir de aqui se le vienen encima a Onassis una serie de problemas, algunos como resaca de hechos anteriores, otros que los provocó por entonces el propio Ari, y "como no cabíamos en casa", se le metió en la cabeza -y lo consiguió- apoderarse de Montecarlo (28)·

Hagamos un somero recuento: problemazos cósmicos en· la actividad ballenera, el "hangover"de los buques tanques T-2, un insólito  convenio con Arabia Saudita. Más pronto o más tarde, todo finalmente terminó mal, tirando rnás bien a "espantosamente mal".· Estábamos recién con la actividad ballenera. Mejor es rematar este asunto hasta el final, para ir despejando incógnitas. En los episodios que vamos a narrar, estarán simultaneamente involucrados varios países americanos. Veamos: Estados Unidos, Panamá, Peru y Uruguay. Y una remezón espasmódica que rozará tangencialmente a la Argentina.

Las expediciones del "Olympic Challenger"· venían siendo muy productivas, pero en 1954 parece que se habian entregado a la  depredación rnás descarada en el Pacífico Sur, sin importarle la Convención Ballenera Internacional de 1946. Por otra parte, en la  Conferencia sobre Explotación Y Conservación de los Recursos Marinos del Pacifico Sud, Perú (suya fue la iniciativa), Ecuador y Chile se pusieron de acuerdo para extender su jurisdicción marítima hasta 200 millas. Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros, protestaron enérgicamente contra aquella medida. A todo esto, Onassis había asegurado en el Lloyd's de Londres toda su flota ballenera, cubriendo todos los riesgos posibles hasta por un total de 5 millones de libras. Por su lado, la prensa peruana lo ponia a Onassis de vuelta y media ("pirata ballenero" era lo más suave).

El capitán del "Olympic Challenger" se dice que recibió instrucciones de Onassis de mantenerse fuera de las 200 millas. Panamá se siente ofendida, porque parece que Manuel Odría, Presidente de Peru, había manifestado que Onassis era muy vulnerable dado que el pabellón que sus barcos enarbolaban no era"respetable"· Onassis mantiene a su flota en "stand by", pero viendo que nada pasaba, dió  órdenes para que siguieran en sus faenas como si tal cosa. Se entera el gobierno peruano y dispone que los barcos de la Armada intercepten y capturea a los intrusos. Las corbetas peruanas "Aguirre" y "Rodriguez" capturan a los "catchers" "Olympic Victory" y "Olympic Lightning'' y se los Ilevan al puerto de Paita. Al factoría "OlympicChallenger" (Onassis dijo que estaba afuera de las 200 millas, cosa que nunca se pudo comprobar porque su capitan se apresuró a tirar al mar toda la documentación de a bordo), amenazado por aviones y barcos, se le ordenó dirigirse a Paita, Ilevando a bordo dos inspectores panameños, que al llegar al puerto denunciaron el hecho al gobierno de Panamá. El buque tanque "Olympic Splendor", de 32.000 TPB, situado fuera de las 200 millas, a la espera que el barco factoría le transbordase el aceite de ballena procesado, fue bombardeado por aviones peruanos pero logró escapar hacia Panama.

Otros dos "catchers" cayeron tambien en poder de los barcos de guerra del Perú. El resto de los catchers salieron a toda maquina hacia Balboa. Total que los peruanos se apoderaron del barco-factoria y de cuatro "catchers", con 400 tripulantes que fueron a parar a variasa prisiones (29). La flota ballenera de Onassis tenia un valor de 15 millones de dólares. Los barcos de los que Perú se había apoderado  (que incluian el barco factoría) representaban 10 millonrs de dólares.Y el seguro que había tomado en Londres contra todo riesgo (el Lloyd's se había quedado con el 90 % y cedio apenas el 10 % a otros mercados) era por 5 millones de libras.

Mientras tanto, el gobierno peruano constituyo en el puerto del Callao un tribunal naval para entender en elasunto. Luego de deliberar, analizar probanzas y escuchar alegarotos, el trbunal le impuso a Onassis una multa por 3 millones de dolares. Mientras este importe no fuera satisfecho, Ios barcos, quedarian en poder del Perú. Desde luego, Onassis tenía las espaldas biens cubiertas con su seguro, y era mejor para el Lloyd's liquidar pronto el asunto, porque si la cosa se demoraba mucho, se perdia el empalme con la temporada de la Antártida, Onassis podia hacerle al seguro un hijo macho en concepto de lucro cesante.

EI 13 de Diciembre de 1954, Onassis pagó los 3 millones de dolares, que inmediatamente le fueron reembolsados por el Lloyd's. Los fondos provinieron de Montevideo (cheque del Banco La Caja Obrera), que era donde tenia su sede social la empresa  ballenera, segun vimos en su momento. EI almirante Tirado, Ministro de Marina del Perú, expresó, con Iógica satisfacción, que aquel pago significaba reconocer la soberanía peruana en las 200 millas.

Las vueltas que tiene la vida! Cuando el episodio peruano termino, recordaba Onassis que en la inmediata postguerra compró diez fragatas canadienses y se las ofreció a Grecia, con la única condición de que fueran convertidas en barcos de pasajeros para servicios en el Mar Egeo. Onassis se quejo de que su gesto no fue apreciaod por su patria nativa, por lo que las fragatas(sin el armamento) fueron vendidas a  particulares, salvo una que Onassis retuvo y que en 1954 seria convertida en el astillero Howaldtswerke deHamburgo en el fabuloso yate personal "Christina", al que el mismísimo Faruk calificó como "la última palabra de la opulencia". Con el tiempo, dos de aquellas fragatas fueron a parar a manos del Perú, que las armó y las convirtió en unidades de guerra con los nornbres de "Aguirre" y "Rodriguez", ¡justo los dos barcos peruanos que tuvieron un rol portagonico en la captura de los catchers!.

Concluido aquel problemazo que, segun vimos, complico simultáneamente a varios paises americanos, la Asociacion de Balleneros de Noruega divulgó un violento documento contra Onassis, acusándolo de violar descaradamente la Convención Ballenera Internacional de Washington. Aquel documento estaba fundado en toda la linea con fechas de las depredaciones, cantidades de ballenas cazadas fuera de las épocas establecidas en la Convencion, nombres concretos de personas invloucradas, etc. EI gobierno noruego apoyó totalmente la acusación y efectuó una fuerte protesta ante Panamá, con copia al entonces Secretario de Estado norteamericano John Foster Dulles.

Solamentte "informantes" embarcados en las expedicicones balleneras encabezadas por el "Olympic Challenger" podian haber alimentado la riqueza y precision informartiva del documento d elos balleneros noruegos. Y efectvamente, Onassis pudo comprobar que asi habia sido.

 Fueron los arponeros noruegos - que se habían enriquecido con Onassis- los que "batieron la justa", un poco para paliar sus propias responsabilidades, y un mucho porque olieron que podían hacerse de unos dólares extra al vender su información. Y el "leader" de todo aquello fue Lars Andersen, que tenía trapitos adicionales que lavar. Onassis bramó de rabia, pero al mismo tiempo adivinó que la actividad ballenera no tenia futuro. Le encargó a Costa Gratsos que negociara la venta de todos los barcos, con el "OlympicChallenger" a la cabeza, a los balleneros japoneses, cosa que se logró tras durisimas tratativas. Onassis recuperó 8.500.000 dólares v abandonó el campo.

"Juan Peron"

Pues bien, ¿qué relación tuvo la Argentina en todo aquel episodio? Por entonces, la actividad ballenera argentina estaba en manos de la Compañía Argentina de Pesca SA, empresa que venia trabajando en el país desde comienzos del siglo XX. Esta empresaes la que había mandado a construir en Gran Bretaña el entonces barco-factoria más grande del mundo, el "Juan Perón" que se incorporo en 1952, y cuyo nombre fue impotente para parar la serie de problemas que le cayeron encima, al punto que, luego de una serie de peripecias, terminaría en manos de YPF.(30) Por lo demás, ya se vio antes que Lars Andersen. de tan turbio pasado, estaba en la Argentina, se hizo ciudadano argentino y se dice que era asesor personal de Perón en todo lo tocante a la explotación ballenera.

A principios de 1955, ésto es, después de terminado el episodio del Perú y del trompetazo internacional de los balleneros noruegos, antes de negociar con los japoneses (o a lo mejor al mismo tiempo), Onassis trató de venderle al gobierno argentino el "Olympic Challenger" y los "catchers", segun unos, o transferir toda la flota al pabellon argentino, según otros. Lo que fuera, a eso "se atribuye su reciente visita a Buenos Aires y su entrevista con Perón" (31) Desde luego, pegó en el poste. ¡Lo único que le hacía falta al país era otro barco factoría!

Ya vimos que finalmente Japón apencó con toda aquella funambulesca flota.
 

1 - Inicios 2 - Guerra. la gran oportunidad 3 - Entre NY y BsAs.
4 - Ballenero Pirata 5 - La conexion árabe 6 - Conflicto Judicial en USA
7 - Cima y Final 8 - Notas