Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Marina Mercante

Historia de  la Marina Mercante Argentina

ONASSIS - 5 -

La conexión árabe

Vale la pena detenernos ahora en el explosivo escándalo protagonizado por Onassis en torno al proyecto decreación de una flota nacional de buques tanques en Arabia Saudita. También esta ola Ilegará a la Argentina (32)

Estamos en 1953. Onassis, con sus cargueros Liberty trabajando ya a media máquina, con una cantidad de buques tanques propios parados por falta de trabajo (el mercado de fletes del petróleo y derivados habia caído en uno de sus cíclicos "valles"), la flota ballenera defendiéndose aceptablemente, y ya con Montecarlo prácticamente en sus manos, sospechaba que las autoridades norteamericanas lo seguían con "marcación de cerca" a cuenta del episodio de losT-2 y que Hoover y su FBI lo tenian prontuariado. El gesto de su ofrecimiento cuando la guerra de Corea, lo más que había logrado era amortiguar o dilatar futuras consecuencias. Algo ayudaba también la construcción de los buques tanques de 28.000 TPB en astilleros norteaniericanos, pero aquello no tenía más espontaneidad que la resultante del "toma y saca" para hacerse de los cargueros Liberty, y además, Onassis se habia dedicado, por lo visto, a resucitar a la industria naval alemana (33).

Lo que más preocupaba inmediatarnente a Onassis era cómo reactivar sus buques tanques parados. Un día, estando en Paris, lo aborda un griego, de nombre Spyridon Catapodis, a quien conocía superficialmente, quien le dijo que estaba al tanto de su intención de vender algunos de sus petroleros amarrados e incluso algunos de los buques tanques en construcción.

Hablaron extensamente, pero nadie pudo enterarse a ciencia cierta de los términos exactos de aquella conversacion. Catapodis le llevaba un gran negocio, convencido de que a éI le corespondería una comisión suculenta.;En qué consistía el negocio? Pues nada más y nada menos que en crearle una flota petrolera a Arabia Saudita, el más grande exportador de petróleo del mundo. Catapodis habló con uni par de árabes del "jet set" y muy allegados al rey Saud. En noviembre de 1953, Carapodis le notificó a Onassis que el terreno estaba ya más que suficientmente preparado, y lo que se imponía era concretar el negocio lo antes posible.

El gran obstáculo se Ilamaba ARAMCO. Consistía la ARAMCO en un consorcio dominado por cuatro grandes empresas petroleras norteamericanas (Standard Oil of California, Mobil Oil, Exxon y Socony), que desde 1933 tenían un contrato con Arabia Saudita -con vencimiento en el año 2000- que les otorgaba una serie  de ventajas en la compra del petróleo árabe en condiciones CIF, esto es, icluyendo el transporte maritimo del mismo, todo eso a cambio del pago de un "royalty". Onassis nunca habia podido penetrar en aquel coto de caza exclusivo con sus buques tanqes,lo que, en cambio, habia logrado  su concuñado Niarchos, que participaba con varios barcos cedidos en charter" a aquellas caritarivas "hermanitas", como se las conocia y se las sigue conociendo-- a las referidas multinacionales petroleras.

A Onassis se le presentaba un arma para irrumpir en aquel "club exclusivo", y que le podía servir para "reventarlo" de paso a Niarchos, o`para negociar, finalmente, una participación honorable. Pero, por supuesto, el primer movimiento debia hacerse desplegando todos los cañones, como para meterle a la ARAMCO el resuello para adentro, y luego, si acaso,"compromisar". pero desde una posición fuerte, para armar debidamente todo el tinglado con Arabia Saudita. Onassis volvió a recurrir nuevamente a los servicios del "mago de la economía alemana"  Hjalmar Schacht, ya purificado luego de salir de prisión en 1948. Al acercarse el final del año 1953, Schacht terminó el proyecto que, puesto en conocimiento de Onassis y de los jerarcas árabes, encontró la entusiasta conformidad de ambas partes. Tal es el origen del llamado Acuerdo de Jiddah,segun el cual, Onassis deberia aportar una flota de buques tanques por un total de 5-00.000 TPB, que constituiría el capital operativo de una nueva sociedad a fundarse, la Saudi Arabia Maritime Company (SAMCO), con sede En Jiddah, y a la que se eximia de todo impuesto. Todos los barcos Ilevarian la bandera de Arabia Saudita, y su oficialidad estaría formada mayormente por árabes egresados de una escuela profesional que Onassis se comprometía a poner en funcionamiento inmediatamente. La SAMCO gozaría de un derecho prioritario para el transporte de crudo árabe de exportación, con un mínimo garantizado del 10% del volumen anual de esas exportaciones, lo que en aquellos momentos equivalia nada menos que 4 millones de toneladas. Repárese que lo del 10 % era para "hacer boca".

El 18 de Enero de 1954, Tina y Ari llegan a Jiddah a bordo del flamante "Tina Onassis", con sus imponentes 45.030 TPB, como para que los árabes lo visualizaran y se fueran haciendo una idea de hasta qué extremos se podria Ilegar. El acuerdo de Jiddah fue firmado por ambas partes a las 48 horas, haciéndolo, en representación de Arabia Saudita, el sheik Suleiman. Pero no debía entrar en vigencia hasta tanto se obtuviera la ratificación final del rey Saud. Onassis pidió que, mientras tanto, el convenio fuera mantenido en secreto. Generosamente, Suleiman dejó en manos de Onassis elegir el momento y la forma de "bocinar" aquella bomba que no podia fallar. El secretísimo acuerdo o por lo menos, las lineas generales del mismo, llega a oídas de Niarchos, que, por supuesto, se alarma por lo que podria perjudicarlo, y más estando Onassis involucrado en él.

Niarchos contrata a Robert Aime Maheu, ex funcionario del FBI, y lo despacha a Washington para que prevenga a los norteamericanos y a sus empresas petroleras, y de paso enterarse de mas detalles del "fato". El ex FBI se mueve en Washington cumpliendo con usura lo que Niarchos le habia encargado, e incluso motorizó a la CIA, que ya por entonces comenzaba a aplicar la técnica del tero. En otros términos: la CIA hizo publicar "trascendidos" concretos sobre el Acuerdo en la prensa de Roma. La noticia es retransmitida a los Estados Unidos inmediatamente. El escándalo que se armó fue de "no veas". Las "hermanitas" integrantes de la ARAMCO pusieron el grito en el cielo. Niarchos hizo una protesta pública contra lo convenido en Jiddah. Richard Nixon, entonces Vicepresidente de los Estados Unidos, declaró que Onassis estaba minando la influencia norteamericana en Arabia Saudita (34)Tambien estaba echando "su cuarto a espadas" contra Onassis el todopoderoso Secretario de Estado, el piadosisimo y simpatiquisimo John Foster Dulles.

Como no podia ser de otra manera, a Onassis se le salia por los poros la indignación contra los Estados Unidos, aunque una vez más fue certero en detectar al causante de todo aquel Iío: el marido de la hermana de su mujer, como elípticamente se refería Sarmiento a Juárez Celman en relación a Julio Roca. ¿Quién otro podía ser sino Stavros Niarchos? Y mientra tanto, ahí seguian una cantidad de buques tanques en "laid up", que era lo que a Onassis le quitaba el sueño.En abril de 1954, Onassis retornó a Jiddah al ser citado por el rey Saud. Alli lo obligaron a aceptar algunas modificaciones al convenio original, entre ellas, una abiertamente dirigida contra Israel. Con lo cual, el 18 de mayo de 1954, el rey ratificó solemnemente el acuerdo, luego de lo cual tomó estado público en todo el mundo. Inmediatamente, el embajador norteamericano en Arabia Saudita le entregó al rey Saud un documento amenazador.

Onassis decidió largarse "ipso facto" hacia los Estados Unidos desde Jiddah, para demostrar que se estaban magnificando las cosas y que, al fin y al cabo, los árabes estaban decididos a tener su propia flota petrolera, de manera que si no lo hacían con él lo harian con cualquier otro. Y esto úItimo bien podría significar "contra él'· Lo que Onassis se cuidó de decir es que habia propuesto convenios semejantes a Kuwait, a Irán y a Irak, aunque no se los aceptaron. A todo esto, Foster Dulles, decididamente embanderado contra el acuerdo de Jiddah en general,y contra Onassis en particular, no las tenía todas consigo en cuanto a la vigencia del viejo contrato de la ARAMCO con Arabia Saudita, pero con todo, a través del embajador norteamericano en Arabia Saudita, volvió a amenazar al rey Saud, recordandole lo que le había pasado a Mossadegh en Iran unos años atrás (35) Onassis tenia aun que recibír en Alemania el gemelo del "Tina Onassis", que ya habia dejado de ser el buque tanque más grande del mundo, ya que Niarchos lo superó por un par de cientos de toneladas con su "World Beauty", de 45.200 TPB, construido en los Estados Unídos. Fue cuando Onassis obligó a Howaldtswerke de Hamburgo a que el segundo barco, ya en construcción muy adelantada, se les aumentara su porte bruto a  46.500 TPB, cosa que el astillero no tuvo más remedio que hacer, a pesar de las dificultades técnicas que suponia corregir ésto en un barco ya prácticamente termínado. Y cuando Ilegó el momento, para gran contrariedad de Tina (36) que esperába que el gemelo del barco que llevaba su nombre se llamaría "Alexander Onassis" (el nombre de su hijo), el nuevo monstruo fue bautizado, con agua traída de Arabia Saudita, con el nombre de "AI Malik Saud alAwal", que sería el buque insignia de la flota tanque árabe.

A  todo esto, aquel Catapodis, desairado por Onassis en sus pretensiones de que se le pagara una buena comision como corredor del negocio con los arabes, empezó a esparcir a los cuatro vientos cuanta barbaridad se le ocurrió sobre Onassis, incluyendo la circulación de documentos que no dejaban de comprometer a Ari. Desde ese momento, Niarchos se sentia ya triunfante. Además, en Arabia muere el rey Saud, y su hijo, al asumir el trono, se anoticia, por la campana de Catapodis, que Onassis habia sobornado a varios altos funcionarios árabes, lo que lo Ilevó a pensar que !o mejor seria dejar todo aquel proyecto de lado, continuar con lo de la ARAMCO, seguir tranquilamente embolsando sus "royalties" y eliminar a los funcionarios corruptos.

A su turno, Onassis penso tambien que lo mejor sería olvidarse de aquello y tratar de llegar a algún entendimiento con la ARAMCO. Además, estaba el asunto de los T-2 nuevamente en danza, según veremos enseguida. Asi las cosas, la ARAMCO disminuye considerablemente el diapasón de su"bronca", a punto que una de sus intgrantes, Ia Socony Oil le toma a Onassis en arrendamiento nada menos que el "Al Malik Saud el Awal", y poco después hace otro tanto la British Petroleum. Que esta era, al fin de cuentas, la aspiración original del greco-argentino.

Veamos ahora cuáles fueron las repercusiones del "affaire", árabe en la Argentina. AI momento de comenzar este episodio, según se vió, Onassis tenia en amarre forzoso varios buques tanques. Al terminar el Iío, poco había cambiado la situación, saIvo alguno que otrc "fixture" que pudo enganchar con algunas de las grandes empresas petroleras. En otros términos; el problema de fondo subsistía. Por lo demas, las intentonas hechas por Onassis en otros países del Medio Oriente no habían cuajado.

Onasis se acuerda que es ciudadano argentino, como sucederia también con la flota ballenera. Además, al frente de YPF, esta ahora como Administrador General su amigo Luis Sáez Germain. Circulaban rumores de que Onassis habia ofrecido transferir bajo pabellón argentino nueve buques tanques. El ofrecimiento, hecho por intermedio de Barzacos, consistia en que los referidos petroleros serian dedicados al transporte de importaciones de crudo desde el Golfo Persico o desde el Caribe, con una capacidad de transporte, en este úItimo caso, de 10 millones de barriles al año. La oferta admitía tres variantes: a) si el gobierno argentino aceptaba pagar en libras esterlinas, se transportaría el petróleo al 48% del USMC; b) no siendo así, Onassis le arrendaría a YPF buques tanques por un total de 50.000 TPB, cobrando el 60% del precio del arrendamiento vigente en el mercado internacional; c) pago parte en libras esterlinas y parte en pesos argentinos, pero a condición de que con esto úItimo se realizaran inversiones en la Argentina.

Esto fue lo que apareció en el "New York Times". Onassis, desde París, desmintió en redondo esos "rumores sin fundamento". Mentía descaradamente. La cosa tomó estado publico por intermedio de la propia YPF poco tiempo después de la caída de Perón en setiembre de 1955. El nuevo administrador General deYPF era Alfredo Intzaugarat, situado a "años luz" de Sáez Germain en cuanto a capacidad empresaria y conocimiento del negocio petrolero.

El comunicado oficial de las nuevas autoridades de YPF expresaba que Onassis había propuesto la transferencia al pabellón argentino de "varios" buques tanques para el transporte de crudo de importación, a condición de que se le reconociera la exclusiva en este negocio. Gradualmente, estos barcos irían pasando en propiedad de YPF, a razón de una tonelada de capacidad de Bodega por cada 100 toneladas de crudo transportadas. Esto, al nivel de las importaciones de entonces, significaba cuatro buques tanques de 20.000 TBP por año. Onassis había dicho estar dispuesto a adquirir la empresa naviera estatal FANU (la que en su momento habia pertenecido a su admirado Alberto Dodero, que ya había fallecido) y el astillero del AFNE situado en Rio Santiago,aunque "tales operaciones -acotaba el comunicado oficial- cabria considerarlas como una cuestión complementaria destinada sobre todo a robustecer la parte medular de su propuesta, vale decir, la constitución de la flota petrolera". Continuaba diciendo el comunicado oficial que la propuesta de Onassis "fue estudiada por YPF" (Cual, el de Sáez Germain o el de Intzaugarat?), mereciendo "serias objeciones", Ilegándose a demostrar "en forma categórica" tanto desde el punto de vista de los intereses de YPF como del país, que no era conveniente, dado que el nivel de fletes fijado por Onassis era muy superior al que regia "en esos momentos" en el mercado internacional.

Por otra parte, Onassis estaba ofertando barcos ''de gran tonelaje y calado".También se señalaba en el comunicado que mientras se hallaba en trámite el expediente iniciado con la propuesta, Onassis se presentó a una licitación promovida por YPF por petróleo y bodega para el segundo semestre de 1955, desde el Golfo Pérsico al Río de la Plata. Onassis cotizó unicamente por flete: -52% USMC. Otra firma, cotizante alternativamente por petróleo y flete "ofreció un precio más bajo". Y en una licitación posterior (caido Perón?) sucedió exactamente lo mismo, por lo que Onassis resolvió hacer un ofrecimiento de venta de petróleo del Goifo Persico directamente a la Presidencia de la República, "desechando la oportunidad de ceñirsea los procedimientos usuales para esta clase de negocios que le brindaron las dos licitaciones referidas".

Ya se verá que Onassis no se dará por vencido, y pensara otra vía de accion. Solamente que el "timing" de la problemática petrolera argentina no lo favorecerá.

 

1 - Inicios 2 - Guerra. la gran oportunidad 3 - Entre NY y BsAs.
4 - Ballenero Pirata 5 - La conexion árabe 6 - Conflicto Judicial en USA
7 - Cima y Final 8 - Notas