Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Marina Mercante

Historia de  la Marina Mercante Argentina

ONASSIS - 8 -

1 - Inicios 2 - Guerra. la gran oportunidad 3 - Entre NY y BsAs.
4 - Ballenero Pirata 5 - La conexion árabe 6 - Conflicto Judicial en USA
7 - Cima y Final 8 - Notas  

NOTAS

1) Sobre Onassis, tanto desde el punto de vista estrictamente naviero como de su tumultuosa vida sentimental y sus choques políticos, se ha escrito a todo pasto en todo el mundo. Desde 1946 en adelante siempre fue noticia internacional hasta su muerte en 1975. Con todo, su vida ha sido condensada en dos libros básicos. Lo curioso es que ambos fueron encargados por el propio Onassis.

El primero es el del austriaco Wille Frischauer publicado en Nueva York en 1968 bajo el titulo "Onassis". El libro esta muy bien documentado pero evidentemente da una versión amablemente "rosa" del protagonista. que se dió el gusto de leerlo. El segundo se lo encargó Onassis al inglés Peter Evans pocos años antes de morir, pero recién ha aparecido en 1986 en Londres, con el título "Ari, the life and time of Aristoteles Socrates Onassis".

Este segundo libro está formidablemente documentado y sazonado con todos los ingredientes modernos de sexo, escándalo, intrigas y falta de escrúpulos, aunque también matizado con errores y juicios antojadizos.Obviamente, Onassis no Ilegó a leerlo.

2) Por entonces, con apenas 23 años de edad, fue cuando se lió sentimentalmente con la célebre cantante de ópera italiana Claudia Muzzio. que podia haber sido su madre. Aqui comienza a alto nivel su complicada vida amorosa. Según Evans, fue el propio Alberto Dodero quien le presentó a una bailarina rusa de la compañía de Anna Pavlova, por entonces triunfando en Buenos Aires. Agrega Evans que Dodero había hecho su fortuna con la compraventa de barcos mercantes, aprovechando los precios fabulosos que se pagaban en Europa durante la primera guerra mundial, lo que le permitió ir comprando acciones de Mihanovich. "Dodero agasajaba a sus amistades como un Creso, tenía el encanto de un actor, y generalmente se quedaba con todas las bolitas del juego. Para Onassis era un héroe. Aceptaba todas sus invitaciones".

3) En 1980, por intervención de un amigo griego común, de nombre Themístocles Vokos, el glorioso viejo Kulukundis tuvo la amabilidad de remitirnos un libro suyo, titulado "Shipsloved and painted" (Londres, 1977), con una amable dedicatoría que decía:"Al Dr. González Climent, distnguido historiador naviero y amante, como yo, de los barcos, sinceramente, Manuel E. Kulukundis, 4 de junio de 1980". Este libro es una verdadera joya. Figuran en él los barcos que el gran armador tuvo en su vida, con la historia de cada uno y un dibujo confeccionado por él mismo. Kulukunlis no se limitaba a operar los barcos, sino que también los amaba como personas, como lo prueban sus excelentes libros. Un genuino "ship lover", como dicen los ingleses. Kulukundís nació en la isla de Kassos en 1898. Era, por lo tanto, ocho años mayor que Onassis, a quien muy de pasada menciona en su libro.

4) Si los "pabellones de conveniencia" no alcanzaban, Onassis los creaba; o al menos ayudaba muchisimo a crearlos. Estamos a principios de 1947, con Onassis establecido en Nueva York, su nuevo centro operativo después de Buenos Aires. Uno de sus vecinos era Edward R. Stettinius, con quien alternaba frecuentemente. Un dia, el titular de la Secretaría de Estado, que consideraba a Onassis como un hombre inteligente e imaginativo, le pidióp un consejo acerca de qué hacer para ayudar a Liberia, país africano cuya instalación los Estados Unidos habian sido el artífice de su implantación. De regreso de la Conferencia deYalta, Stettinius había pasado por Monrovia yallí le plantearon la papeleta. La cosa ahora tenia su apuro. porque en esos momentos habia Ilegado a los Estados Unidos una delegación de Liberia. Onassis prometió a su amigo estudiar el asunto. A los pocos dias, organizó un almuerzo en su residencia de homenaje a los liberianos y con la asistencia de Stettinius. Alli, sin ningún preambuló, les largó a bocajarro: "Mi consejo es que Liberia emule a Panamá, ofreciendo  facilidades a los armadores del mundo para matricular allí sus barcos. Desde luego ello requerira dictar una legislación especial, eximiendo a esos armadores del pago de impuestos. Además, las instituciones financieras norteamericanas deben ser persuadidas a aceptar la legislación liberiana en materia de hipoteca naval, en los mismos términos que lo hace Panamá. Y finalmente, lo que es más importante, las empresas petroleras deben ser inducidas a aceptar que buques tanques de bandera liberiana transporten su petróleo".

Aquel tinglado fue minuciosamente montado por los liberianos; mientras que Stettinius en los Estados Unidos conseguía que la Standar Oil de Nueva York aceptara el uso de buques tanques de pabellón liberiano, y Onassis obtenia de la Metropolitan Life Insurance Company la promesa de otorgar préstamos con la garantia de barcos bajo pabellón liberino. Luego, se acoplarian otras empresas petroleras, y ademas el Chemical y el Chase entre los bancos. El archirrival de·Onassis, el griego Stavros Niarchos (durante varios años coincidirían como reconciliados en las circunstancias que se veran en su momento) fue el primero que matriculó barcos en Liberia. Onassis lo siguió a poco, porque debebia haber pensado que, después de todo, le"convenía" no estar jugado exclusivamente a Panama. Mas valía que hubiera por lo menos un par de "pabellones de conveniencia", o "flags of convenience". (FOC).

5) Tanto Peter Evans como Willi Frischauer afirman que el "Ariston", con sus 15.000 TPB, era el buque tanque más grande del mundo. No era así. Desde 1928 estaba en actividad el buque tanque de bandera argentina "Juvenal". de más de 18.000 TPB, y que al momento de entrar en actividad era el más grande del mundo. Luego vendrian otros buques tanques que lo superarian, aunque por margen muy estrecho, hasta llegar el año 1937, en que aparece el petrolero francés "EmiIe Miguet", que superaba las 21.000 TPB.

6) Peter Evans no lo suelta a Alberto Dodero. Comenta que al regresar Onassis a Buenos Aires luego de aquel viaje triunfal, "Dodero continuó invitando a Ari -como lo Ilamaba- a todas sus fiestas y prolongados fines de semana en su residencia de los alrededores de Montevideo". No deja de traer a colacion a "las mujeres hermosas, para las cuales Dodero tenía un ojo de lince, hacia servir el mejor champagne y el mejor ' foi gras', aparte de truchas frescas traidas de Francia. Las fiestas de Dodero eran legendarias, y en ocasiones, los camareros, al despuntar el día, servían el desayuno. Aquella era una vida de la que Onassis gustaba inmensamente. Se dejo modelar un tanto por Dodero y hasta terminó imitándolo en la vestimenta"

7) "Nos refirió en una ocasión Luis Sáens Germain que, estando en Alemania comisionado por YPF con motivo de la construcción y recepción del "San Jorge" el astillero Deutsche Werft lo interesó en la compra de cuatro buques tanques mayores (eran de 13.500 TPB) que estaban siendo construídos en dicho astillero como "speculative orders" (barcos que el astillero se ponia a construir sin tener orden de ningún armador, como forma de mantener activo al establecimiento). No se requería tener una pituitaria muy sensible para poder darse cuenta del olor a chamusquina que reinaba en aquella Europa de 1938. Sáez Germain avisó urgentemente a Buenos Aires, recomendando de alma que se comprasen aquellos cuatro barcos. Pero desde aquí se le contestó que no había motivos para semejante "derroche" y que "Sáez Germain se estaba poniendo un poco histérico con eso de la supuesta guerra en Europa". Presidía YPF el Ing. Ricardo Silveyra... Una y otra vez insístió Sáez Germain, pero fue imposible torcer la decisión de Buenos Aires. Al año siguiente estalló la Segunda Guerra Mundial. Ya avanzado el conflicto una de las penurias más serias que el país soportó fue la aguda falta de combustibles. Escapa a toda imaginación lo que aquellos cuatro barcos hubieran podido representar para nuestra economia a lo largo de aquellos angustiosos años". Cfr. Aurelio y Anselmo González Climent, "Historia de la Marina Mercante Argentina", Tomo IV, pág. 283 (Buenos Aires, 1973).

8) Las caracteristicas técnicas de todos estos buques tanques argentinos pueden verse en las paginas de Histarmar.I

9) No sería la primera vez que YPF incorporaria a su flota un barco-factoria de ballenas. Recuérdese el caso del "Juan Perbn", construído en Gran Bretaña en 1952, y rebautizado "Cruz del Sur" cuando la Revolución de 1955.

10) Toda la historia del "San Blas", además de sus características, etan en las paginas web de Histarmar.

11) Habla mucho sobre las bondades de la construcción naval sueca el hecho de que YPF recién dio de baja al "San José" y al "San Antonio" en 1980. La historia y los datos técnicos de ambos barcos pueden verse en las paginas web de Histarmar.Se equivocan de medio a medio, tanto Evans como Trishauer al decir que, terminada la guerra, Onassis recuperó tanto al "Ariston" como al "Buenos Aires".

12) Acota Willi Frishauer que "de todos aquellos potentados, ninguno tan poderoso como Alberto Dodero, cuyos tentaculos alcanzaban a muchos sectores de la economía argentina... Onassis concurría a las fiestas organizadas por Dodero. tanto en su departamento de Buenos Aires como en su casa de Carrasco (Uruguay). En este úItimo caso, los invitados más selectos eran llevados en el avión particular de don Alberto".
Y más adelante: "Dodero tenia mucha amistad con Juan Perón.;. Su empresa naviera era la más poderosa del país... Dodero estaba pensando en venderla, o al menos en darle participación a otros en el capital. para lo cual tentó a Onassis y al traficante de armas austríaco Fritz Mandl... Dodero tuvo una reunión con ellos a bordo de uno de sus mejores barcos de pasajeros, navegando por el Río de la Plata. Tanto Onassis como Mandl se interesaron en adquirir una parte substancial de acciones... Todo esto Ilevó años de conversaciones. Finalmente, Onassis se abrió, por temor a que Perón estatizara la empresa. En esto se equivocó en el momento, pues ello se produjo mucho más tarde, precisamente en 1949"

13) Para esto, Niarchos se agenció al periodista francés Victor Franco, que escribió el libro -"Niarchos, un conquérant des mers" (Paris, 1960) biografia edulcorada y descafeinada de este "otro que tal". Como otros armadores griegos de Nueva York, Niarchos se enriqueció con los seguros de sus barcos. Véase cómo funcionaba tan singular "curro": un mes antes de estallar la segunda guerra mundial, Niarchos compra en 15.000 libras el carguero "Malea", de bandera griega. Debe decirse que los armadores griegos se especializaban en conseguir siempre los precios mas bajos del mercado, pero cuando querian asegurar esos mismos barcos, las compañías de seguro se los valorizaban enormemente para cobrar así mayores primas que las compensara de los riesgos que corrian con toda aquella chatarra navegante. Pero con lo que no contaron las compañias de seguro es con las acechanzas de la guerra. A Niarchos le obligan a asegurar el "Malea" en 150.000 libras.Y resulta que a los pocos meses, un avión aleman se lo hunde. "iPlim, Caja!". De inmediato compra el carguero griego "Olympia". Se produce el mismo jueguito del precio bajo (ya no tan bajo a raíz del estallido de la guerra, pero bajo al fin) y la compañia de seguro venga a valorizarle "de prepo" el barco, que resulta hundido a poco.

Otra vez a pasar por caja, y ahora a comprar el carguero griego "Bayu", que cumple todo el ritual hasta su hundimiento por un submarino alemán, y así sucesivamente. Aquel rebusque forzado del seguro fue una mina de oro para los armadores griegos, ya que durante la guerra perdieron centenares de barcos. Debe señalarse que, por su parte, Onassis alardeaba no haber perdido uno solo de sus barcos, ni ningún tripulante.

Casi todos sus barcos estaban bajo bandera de Panamá y trabajaban exclusivamente en aguas americanas. No pasará mucho tiempo sin que esto del pabellón de Panamá le cueste un disgusto muy serio. Ya se verá en detalle.

14) En aquel entonces, Onassis tenia de compañera a una noruega con quien se había "involucrado" sentimentalmente con motivo de uno de sus viajes a Europa en la preguerra. Tiene instalada una casa elegante. Se enamora de Geraldine Spreckles pero ella lo rechaza. Para consolarse, se encuentra con Dodero en California, y alli "cultiva amistades" con gente del ambiente: Paulette Goddard, Simone Simon, GIoria Swanson, Verónica Lake.

15) Tambien se llegó a decir que Onassis era antisemita. En una oportunidad le preguntaron por qué había tantos armadores griegos "exiliados" en Londres y Nueva York, a lo que contestó que "Grecia es un país donde cuesta muchísimo ganar dinero. Por eso en Grecia no hay ningún judío". En otra oportunidad, y hablando de los judíos con un escritor que le estaba echando en cara sus manifestaciones, llega un momento en que Onassis lo encara: "iPero, vamos a ver, amigo!. Digame el nombre de algún armador judío de prestigio". A lo que su interlocutor le contestó: "Ahí está Ellerman" (alusión al gran naviero inglés). A lo que Onassis contesta: "Ellerman era medio judío; yo diria que era más bien alemán. Digame otro". El escritor piensa un poco, y como quien suelta una "boutade", dice: "Ahí lo tiene a Noé". Replica Onassis: "Eso ya es algo. Pero no se olvide que el tipo disfrutaba de un monopolio''. Lo que, por lo visto, no fue tenido en cuenta por el uno y por el otro, es que el más insigne armador alemán de todos los tiempos era judio. Nos referimos a Albert Ballin, de quien se ha escrito un libro maravilloso cuyo único ejemplar en Buenos Aires -según creemos- lo tiene un funcionario de la Secretaria de Marina Mercante. Su nombre es Roberto A. Delú.¿Y que decir del judío alemán Arnold Bernstein y su empresa de barcos de pasajeros?

16)Con las fortunas que ya manejaba, lejos estaban Onassis y Niarchos de estar pegando un braguetazo. Opina Evans: que "para Livanos, un archiconservador alejado de toda publicidad, Onassis y Niarchos no eran exactamente la clase de yernos que hubiera elegido en un mundo perfecto. Pero el solo pensar que de esta forma se juntarían tres de las flotas más poderosas del mundo, no dejaba de provocarle una satisfacción íntima".

17)Ver en detalle todo aquel vertiginoso proceso de desarrollo de la marina amercante nacional en Aurelio y Anselmo González Climent, "La Marina Mercante Argentina", op. cit. TomoIV.

18) El viejo Livanos -lo mismo le pasaría a Onassis con el tiempo- temia aquellas extremosidades. No le temblaba la mano para firmar cheques por millones de dólares para comprar barcos, pero cuando residía en Londres en el hotel Ritz y luego en el Plaza de Nueva York, a la tarde bajaba personalmente al puesto de la esquina para comprar el diario. No concebia que tuviera que pagarle al "botones" una propina equivalente al valor del periodico comprado. Conduciendo su propio automóvil, era capaz de pegar vueltas absurdas de kilómetros, con tal de no pagar peajes.Por ahi Onassis se entera de un citriolico comentario de alguien que dijo que, en realidad, Onassis no se casaba con una jovencita encantadora, sino con un suegro riquisimo. "A mí, Livanos no me eligió como yerno po mi bella cara'', cortó ásperamente Ari.

19) Al llegar a Buenos Aires, Alberto Dodero presentó a la pareja a Eva Perón. Onassis y don Alberto volvieron a converrsar sobre inversiones en el "holding" naviero Rio de la Plata Navegación. Según Evans, en aquella visita Evita lo promovió a Dodero por todo lo alto delante de Onassis y le agregó que la Argentina era un verdadero paraiso para hacer invérsiones seguras. Agrega Evans que mucho después Onassis le confidenciaría a un amigo que "si Mandl, don Alberto y yo nos hubieramos juntado, eso hubiera dado lugar a la creación de una empresa enorme. Pero quienn la controlaría? Y quién garantizaba que Perón no cayera en la tentación de poner sus manos sobre tan suculenta presa? EI riesgo era enorme''. Es materia de conjetura hasta qué punto esto es creíble. Onassis evitando riesgos por muy enormes que fueran? No estaba en su temperamento. Debe haber habido algo más.

20) Acota Frischauer: "Todo el mundo parecia encantado. Los funcionarios norteamericanos subrayaban lo bueno que era que el Tesoro de los Estados Unidos recuperara una par substancial de lo que invirtió en la construcción de estos barcos durante la guerra, que de no ser, se hubieran ido pudriendo en sus apostaderos; esos barcos estaban dando trabajo a tripuIantes norteamericanos, lo que venia muy bien para la gente desmovilizada que retornaba al pais; el contribuyente norteamericano ahorraba dinero, pues por el simple juego de la ley de la oferta y la demanda, al ponerse en actividad mas barcos, ello significaría menores fletes por transportar a Europa el petróleo al amparo del Plan Marshall".

21) Vease mas detalles em Aurelio y Anselmo Gonzalez Climent, "Hístoria de Ia Marina Mercante Argentina", op.cit. Tomo V, pág. 63.

22) En Montecarlo se encuentra el matrimonio con el infaltable Alberto Dodero que esta vez las oficiaba de escolta de Eva Perón en su recordada gira por varios paises europeos. Haciendo gala de una ponzoña escalofriante, Evans escribe que "Ari le confidenció a Dodero su inmenso interes en encontrarse con Evita en circunstancias menos formales. Aquello era una conversación entre dos viejos amigos, hombres de mundo... Don Alberto dijo que eso podía ser arreglado, pero previno a Ari que Eva se había propuesto fanáticamente capitalizar a la Fundación que llevaba su nombre y que la cosa le costaría una "donacion" de 10.000 dólares.

-Eva lo recibió a Ari poco más tarde en su villa de Santa Margherita, en la Riviera italiana... Ella cocinó personalmente una tortilla. Mucho después, Ari le comentó a su amigo Meyer que "aquella fue la tortilla más cara de mi vida... Aludiendo a la transferencia al Estado argentino de su emporio naviero en 1949, Dodero Ilegó a decir que "Perón me hizo a mí lo que yo le facilité a Onassis que le hiciera a Eva".

He aquí la versión de Frischauer: "Eva Perón lo recibió (a Onassis) en una atmósfera domestica, pues ella misma estaba preparando la comida, unos escalopes a la milanesa. Onassis le contaria después a un amigo: "cuando le dije a Evita lo que había disfrutado la cena, ella dijo que si asi era, lo menos que podía hacer era una donación a la Fundación. Le hice un cheque por 10.000 dólares. Fue el escalope más caro que comi en mi vida". Esto en su momento llegó a oídos de Perón. Un día aparece Onassis por Buenos Aires, va a verlo a Perón, quien lo invita a almorzar, advirtiéndole que "no tenga miedo, que esto no le va a costar otros 10.000 dólares''.

23)¿Qué Onassis se casaba con Tina Livanos? Niarchos se casaba con Eugenia Livanos. Que Onassis hacía construir el "Olympit  Games" de 18.000 TPB?.Niarchos le replicaba con el "World Peace" de 18.000 TPB. ¿Qué Onassis recibía de un astillero norte americano su primer "monstruo" de 28.000 TPB?. Niarchos estaba recbiendo uno igual. iQué astillero aleman le entrega a Onassis el "Tina Onassis" de 45.000 TPB?. Niarchos recibe una unidad igual tamaño de un astillero norteamericano. Y asi siguieron en esta competencia desenfrenada hasta superar la barrera de las 100.000 TPB. Luego trasladarán la competencia al terreno de los yates personales, las islas exclusivas (Niarchos con Spetsopoula, Onassis con Skorpios), las biografías laudatorios por cargo, e incluso el  vértigo de sus tempestuosas vidas pasionales. Eso sí.Niarchos con más clase, cosa que indignaba a Ari. En lo único que estuvieron de acuerdo fue cuando Niarchos decidió apoyarlo a Onassis cuando éste resuelve apoderarse de Montecarlo. Pero poco duró aquel inusitado entendimiento.

Aqui se impone un paradigmático "se non e vero, e ben trovato". Esto nos lo contó don Luis Sáez Germain. Resulta que en la febril alucinación de sus negocios. Onassis y Niarchos estaban permanentemente saltando de una parte a otra del mundo. Se acerca una Navidad, y el viejo Livanos les pide a los dos yernos que vengan a pasar la Nochebuena en su casa de Nueva Ypork, pues hace rato que no ve a Eugenia y a Tina. El viejo se pone pesado, insiste, y al final logra que los dos matrimonios vayan a Nueva York. Pasan así la Nochebuena, pero antes de terminar, Livanos les suplica que ya que tiene a sus dos hijas allí se queden tambien para el día de Navidad. Implora, llora y termina ablandándolos, a pesar de que tanto Onassis como Niarchos dijeron tener compromisos ineludibles para el 26, Llega el 26 y Onassis, dejando a Tina en Nueva York, vuela a las Bahamas donde tenía un importante negocío para sus buques tanques. Arribado allí al mediodía, y contactando a su potencial cliente, éste le dice que lo lamenta mucho, pero que el negocio ya fue cerrado. Onassis, rojo de rabia, bufa:"iEse debe haber sido el bastardo de Niarchos!". Su interlocutor, suavemente, lo saca de su error: "El señor Niarchos estuvo aquí a las 18 de la mañana, pero con quien firmé el contrato a las 9 fue con el señor Livanos!

En otra ocasión, nos hizo ver Sáez Germain que, pese a ser los barcos más asquerosamente sucios, Onassis pintaba de blanco no solamente la superestructura sino también los cascos de sus buques tanques, es decir, el color menos sufrido, el menos indicado. Un dia Saez Germain le pregunto a Onassis el motivo de aquella costosisima extravagancia, a lo que Ari le contestó:"Pintados de blanco, eso me facilita mucho, con un simple vistazo, ver si el barco está o no bíen mantenido".

Algo escribimos sobre Niarchos hace mas de un cuarto de siglo. Cfr. Aurelio González Climent, "Los dioses del Olimpo naviero: Stavros Niarchos": en la revista "Oleaje", Buenos Aires, Nros. 54/55 y 56/57(1960). Allí comentamos que a poco de estar los dos casados con las hijas de Livanos, hubo entre Onassis y Niarchos conversaciones para crear un "pool" naviero en común, pero esto no pasó de la etapa de la conversación. Aquellas dos fuertes individualidades eran muy desconfiadas, muy celosas, es decir, muy "mediterráneas". de esas que nacen "de Algeciras a Estambul", según la popular trova del español Juan Manuel Serrat.

24) A estar a lo que dice Peter Evans, comentando aquel encargo de los cinco buques tanques de 28.000 TPB al referido astillero norteamericano, le dijo a un amigo: "Cinco petroleros, y el uni-co momento en que eché mano a mis bolsillos fue para 'to scratch myballs". Quizás por un pasado de moda, sentido del decoro, nos resistimos a traducir esta ultima frase. A su habilidad para financiar los barcos que compraba o que mandaba a construir, Onassis la llamaba OPM (Other People's Money: Dinero de Otros). Y así como había firmado contratos para transportar carbón en cargueros "Liberty" que todavia no eran suyos, hizo asimismo negocios para transportar petróleo en buques tanques que ni siquiera estaban construidos, como era el caso del "Olympic Games" y sus cuatro gemelos. Las grandes empresas petroleras como la Mobil Oil, la Socony y la Texaco preferían firmar contratos de "time charter" a largos plazos con Onassis y Niarchos, y evitarse los dolores de cabeza de hacer construir y operar sus propios buques tanques, que debian forzosamente llevar bandera norteamericana, ser tripulados por norteamericanos y pagar impuestos al fisco norteamericano. Aquellos contratos que firmaban con los dos impetuosos griegos, equivalian a ponerles a éstos cheques al portador en las manos. Operando con bandera panameña o liberiana, con bajos costos operativos y sin pagar impuestos, Onassis y Niarchos hacían apreciables utilidades cuando el mercado de fletes subía, al punto que en aquellos momentos en que un barco les quedaba totalmente amortizado al vencer el contrato de arrendamiento por seis meses que los paraba.

Por entonces fue cuando la prensa comenzó a llamar a Onassis "el griegode oro", aunque el "establishment"de los armadores griegos afincados en Nueva York, siguió considerándolo "el advenedizo de Esmirna''. Humoreaba Onassis: "Incluso me acusan de que me tiño el cabello de negro para mis citas amorosas y me lo vuelvo a teñir de gris para reuniones de negocios."

25)Christina Onassis resultó una formidable émula de su padre en achaques de "problematizaciones sentimentales", para decirlo de manera cursi, aunque no dejó tampoco de mostrar su fibra para el ''shipping''.

26)Onassis hizo el siguiente "ldentikt"de Lars Andersen: "Es un bastardo rudo, desagradable e inescrupuloso, tal como yo, solamente que con un harpón". Antes de meterse con alma y vida en este negocio, Onassis consultó a su viejo amigo, el noruego Anders Jahre(recuérdese el negocio de la venta del "Ulysses" a YPF), quien lo puso en contacto con gente muy experimentada en la actividad ballenera de Alemania, con Ernst Glaeser a la cabeza. Tambien contó con el asesoramiento del célebre Hjalmar Schadt, luego de que éste cumpliera la condena que le impuso el Tribunal de Nuremberg como "criminal de guerra". En la pos-guerra, Schadt fue quien desarrolló la actividad ballenera alemana, haciendo hocicar hasta a la celeberrima Uniliver de Gran Bretaña. La conversión del T-2 en barco-factoría costó 4 millones de dólares, es decir, más del doble del precio originalmente pagado al gobierno norteamericano. El "Olympic Challenger" fue el primer barco-factoría en el mundo que utilizó helicópteros para detectar ballenas.

¿Así que Niarchos se había Ilevado una nutrida comitiva de amistades desde Europa a Estados Unidos para asistir a la botadura de uno de sus buques tanques?. El "Olympic Challenger" tenía excelentes comodidades a bordo, de manera que invitó a un grupo de amigos -también la Ilevó a Tina- a viajar a Lima (Perú) desde Paris, para embarcar en el barco factoría, fondeado en el puerto del Callao, para luego asistir a un "safari ballenero" en el Pacifico Sur.

27) Onassis tenia aún barcos en construcción en astilleros norteamericanos, su flota ballenera venía trabajando exitosamente y había firmado significativas órdenes de construcción en astilleros alemanes.
Poco antes, los norcoreanos cruzan el paralelo 38 y los Estados Unidos se ven involucrados en el conflicto. Varios meses más tarde, Onassis le mandó un telegrama al almirante William Callaghan, comandante del MSTS de los Estados Unidos, ofreciendo sus barcos y su organización para lo que gustara mandar. También se ofrecíó personalmente, detallando los idiomas que dominaba, aclarando que había nacido en Grecia pero que era ciudadano argentino, que había sido cónsul general de Grecia en Buenos Aires, que estaba casado con una súbdita inglesa y que tenía un hijo nacido en los Estados Unidos.
Niarchos tuvo que tascar el freno. Su concuñado había logrado un buen "coup d'effect". Cuando llegue a años mas adelante el conflicto del canal de Suez, Niarchos hará un ofrecimiento semejante "a las potencias occidentales".

28) De Buenos Aires a Nueva York, de aqui a París, y luego a Montecarlo. En aquella frivola cacería de ballenas con personalidades de alto copete, buena parte del tiempo Onassis se la pasaba en la estacíon de radio del "Olympic Challenger". La mayoría de las comunicaciones eran con París, donde había establecido la Olympic Maritime. Alli había dejado encargado que fueran comprando en Bolsa cuantas acciones se pusieran a tiro de la Societé des Bains de Mer et Cercle des Etrangers (Montecarlo), dueña del casino, del club de yates, del Hotel de París y de abundantes terrenos linderos. Onassis se había propuesto revitalizar Montecarlo, para lo cual contó inicialmente con cierto apoyo del príncipe Rainero. Montecarlo era el centro geografico ideal para todas sus actividades navieras, y allí Tina podría dar rienda suelta a sus veleidades mundanas de altísimo nivel. Además, no habia impuestos. Onassis terminó por asegurarse el control de Montecarlo y allí se instaló. En la bahía el "Christina", permanentemente empavesado, era un espectáculo feerico.

Ya hemos dicho que en esta ocasion, contó con el apoyo inicial de Niarchos, aunque parezca mentira. Pero como era previsible, terminaron a las patadas. Y terminaría también malamente con Rainero, a quien concluyo vendiendole en 9.500.000 dólares su participación.

29) Se dijo en ese entonces que, después de etodo, Onassis estaba pagando el precio de utilizar banderas de conveniencia. Si su barcos, por ejemplo, hubieran estado bajo pabellón norteamericano o británico, los peruanos se hubieran cuidado muy mucho de meterse con ellos. A esto, Onassis respondió que si sus barcos hubieran estado bajo alguno de aquellos dos pabellones, no hubiera tenido los fondos suficientes como  para haber montado una flota ballenera, en lo cual algo de razon tenía. Pero, claro está, no hizo referencia alguna a lo de la Convención Ballenera Internacional de 1946.

Eli "Times" de Londres comentaba en esos momentos que pocos hombres como Onassis estaban en condiciones de exigir el cumplimiento de las normas internacionales, dado que era griego de nacimiento, argentino por adopción, con barcos tripulados por alemanes y noruegos, y enarbolando la bandera panameña. Onassis no estaba en condiciones de exigir nada, salvo que le pagaran en Londres el seguro correspondiente. Eso sí, nadie le quitaba el derecho al pataleo. Por ahi declaró: "Se ha dicho 200 millas. Muy bien; por que ni mil millas?. Si esto prevaleciera, Vancouver se convertiría de la noche a la mañana en una posesión soviética y los australianos pasarían a ser incas. Lo que ha hecho Perú es pura locura tropical".

30 EI'"Juan Perón", luego de la revolución de 1955, cambió su nombre por el de "Cruz del Sur". Tardaria aun bastante tiempo YPF en deshacerse de aquel "elefante blanco" Veanse detalles en el archivo del Instituto de Estutdios de la Marina Mercante Ibero-americana (IEMMI) y en Aurelio y Anelmo González Climent, "Historia de la Marina Mercante Argentina", boF· cit. Tomo VI. tc

31) "The Review of the River Plate", 1Buenos Aires, 22.4.55.

32) Un esbozo de todo esto figura en Aurelio González Climent, "El caso Onassis", en la revista "Marina",- octubre de 1954 P

33) Era tal la calentura que Onassis se habia agarrado con los astilleros aleanes que en un momento dado Ilegó a decirse que pensaba comprar alguno de ellos, o al menos hacer fuertes inversiones en el sector.

34) Nixon se sumó entusiastamente a la campaña contra Onassis, dado que ello podria representarle un mayor aporte financiero de las empresas petroleras afectadas por el Acuerdo de Jiddah, con vistas a la próxima campana electoral del Partido Republicano.

35) Se atribuye a Mossadegh haber dicho que "si yo hubiera tenido buques tanques propios, hubiera ganado !a partida con la nacionalización de la AngtloIranian Oil Company. Cometí el error de acometer la nacionalización del petróleo sin contar con los barcos para transportarlo".

36·) Por aquel entonces, Tina ya venía distanciándose de Onassis, cansada de todas sus infidelidades. Además, Onassis, fuerte bebedor de toda su vida, aumentó por entonces notablemente su "ingesta etilica", quizás como un escapismo pnr todos los "balurdos" que tenía que atender simultáneamente. A todo esto, el exhibicionismo rastacuerista a bordo del "Christina" seguía viento en popa. A bordo van desfilando celebridades de todos los calibres. Con una de ellas, el ya "gaga" Sir Winston Churchill, Onassis se puso francamente baboso, con tal de exhibirlo como conquista personal y prenda de respetabiiidad social.

37) Hay cosas increibles en la fantástica saga de estos colosos griegos. Hasta poco antes de nacer Niarchos, sus padres residían en los Estados Unidos, donde ya habian tenido una niña norteamericana. Pero cuando le tocó el el turno a Spyros, sus padres decidieron volver a Grecia para que la segunda criatura les naciera en la Madre Patria en 1907. Y asi fue. Cuando concluyó de arreglar f- nancieramente el lío de los T-2, Niarchos comentó "Si mis padres hubieran sido menos impacientes para retornar a Atenas, yo hubiera sido hoy ciudadano norteamericano. Y esto me hubiera permitido economizar los 12.600.000 dólares que me ha costado arreglar este asunto".
Cuando comenzó lo de los T-2, Niarchos recurrió prácticamente a los mismos abogados que utilizó Onassis.Hasta coincidieron en algunos de los testaferros de nacionalidad norteameicana que usaron para sus propósitos. Niarchos utilizó para estos equivocos menesteres a Edward Stettinius (terminaria suicidándose antes de que se iniciaran las investigaciones del caso en 1953) y a Joseph Casey, este último tambien al servicio de Onassis para los mismos propósitos. Cuando llegaron las deciaraciones ante los estrados judiciales, Casey. con voz temblorosa, dijo: "Yo soy apenas un desgraciado chivo emisario. Los verdaderos culpables son Niarchos y Onassis''.
A Niarchos, las autoridades norteamericanas le habían detenido 19 barcos en puertos del país. Su reacción fue inmediata: desde Londres, instruyo a su gente de Nueva York a que procedieran de inmediato a anular la orden de construcción de los tres petroleros de 45.000 TPB encargados a la Bethlehem Steel. "Esos barcos seran construídos en Gran Bretaña", amenazo. Con lo cual logro atraerse como aliados a los astilleros norteamericanos y a los poderosos sindicatos de la industria naval de los Estados Unidos, que comenzaron a moverse como fuerte arma de presión.

Ahí fue donde empezaron las negociaciones para llegar a alguna clase de arreglo. Y a eso se llegó. Niarchos pagaría una compensación al gobierno norteamericano de 4.000.000 dólares. Los Estados Unidos le restituirian los barcos de los que se habian apoderado, y le permitirian transferirlos a otros pabellones mediante el pago de 8,6 millones de dólares. Niarchos tomaba el compromiso de hacer construir en los Estados Unidos un petrolero de 46.500 TPB y dos de 32.650 TPB, para cuya explotación se asociaria en un pie de igualdad con el gobierno norteamericano.  En suma: un verdadero tratado de potencia a potencia- Pueden verse más detalles en el libro de Victor Franco,op. cit., pag. 48 y siguientes.

38) En 1956, asume como primer ministro Constantino Karamanlis en el gobierno de Grecia, pais que estaba pasando serias apreturas y que necesitaba urgentemente de apoyo. A Karamanlis se le ocurrió apelar al sentido de patriotismo de los poderosos armadores griegos "en el exilio". Comenzó por el que en aquellos momentos tenia más a mano, es decir, Onassis, a quíen le preguntó si estaria dispuesto a hacerse cargo de la linea aerea nacional y a desarrollar un gran astiliero de construcciones  y reparaciones. Onassis le contesth que estaría dispuesto a arrimar el hombro. Le gustó lo del astillero, y aclaró que no iba a pedir exclusividad alguna ni solicitaria apoyo financiero del gobierno. Y en cuanto a la linea aérea, aseguró que mantendria en sus puestos a los 800 empleados y tripulantes que allí trabajaban, en lasmismas condiciones que venían disfrutando hasta el momento.

Onassis esperaba una contestación rápida a sus propuestas por ambas cosas, pero inexplicablemente comienzan a demorarse los trámites, le hacen esperar, le preguntan de todo. Total que Onassis malició que alguien se le estaba metiendo entre los palos...y acertó. Sucedía que su infaltable concuñado Niarchos tenía muy buenos contactos en la realeza griega, y desde alli Karamanlis era presionado. El primer ministro termina por llamarlo a Onassis (ya establecido en Montecarlo y en el "Christina"). y le pidió si no habia alguna forma de que se entendiera con Niarchos. Onassis se negó en redondo, intimándole a Karamanlis la clase de relación que los desunia. Karamanlis le sugiere entonces que al menos uno de los dos negocios le fuera pasado a Niarchos, a lo que Onassis respondió de inmediato: "Me quedo con la linea aérea. Niarchos que se quede con el astillero, pero con una condición: que acepte lo· mismos términos que yo ofrecia, o sea, nada de monopolio ni de contribución financiera del gobierno griego". Posteriormente, Onassis se enteró que Niarchoshabia aceptado, pero al poco tiempo se las habia ingeniado para modificar a su favor aquellas condiciones.

A fines de 1956, Onassis recibía la línea aerea estatal, consistente en un DC-4 y media docena de DC-3. La rebautizó Olympic Airways. La concecionn era por veinte años, pero dado el monto de las inversiones que proyectaban hacer para convertirla en una gran empresa aerea, obtuvo que le extendiesen el plazo hasta el año 2006e aunque con la reserva, a favor de ambas partes, de llegar a una cancelación anticipada de mutuo acuerdo. Y como no podía con el genio (lo mismo que Niarchos) comenzó a sacarle al gobierno otra serie de ventajas más, incluyendo el monopolio en el abastecimiento y atención en Grecia de las empresas aéreas extranjeras que allí escalaban.

Con la ayuda del francés Francis Fabre, la Olympic Airways comenzó a actuar en Iíneas de largo recorrido con tres DC-6 tomados en arrendamiento a la UTA, la ex empresa de Fabre. En suma, la Olympic Airways contará más adelante con Jumbos y DC-IO, pero jamás tuvo éxito desde el punto dé vista económico. Onassis terminó cansándose de ella. En cambio, Niarchos estaba interesado. Con todo, Ari se daba el gusto de ser el único mortal del mundo con una Iínea aérea nacional propia. A todo esto, cuando en Grecia cambia el gobierno, los políticos comienzan a meterse con éI y a presionar para que devuelva la empresa al Estado. Terminó por hacerlo así, no sin que antes le pagaran 9 millones dedolares. "La vida en Grecia es muy dura; por eso es que no hay judios".

39)La descripción tecnica del "Antartida" aquella "pieza de museo" en el elenco de Histamar.f

40) Véanse los detalles técnicos del "Reconquista" en el elenco de Histarmar.

41) Es del caso explicar qué era eso del "trust". Con motivo del arreglo del "affaire" de los T-2, Onassis se habia comprometido a reorganizar sus navieras norteamericanas de manera de asegurar la posesión y el control de los barcos en manos norteamericanas.
Lo que hizo fue poner el 75% del capital de esas empresas a nombre de sus hijos, nacidos en los Estados Unidos y que mantenían la ciudadania norteamericana, todo ello bajo un "trust" o fideicomiso controlado por el Grace National Bank, hasta que ambos cumplieran los 21 años de edad. A su vez, Onassis retuvo el 25% en manos de su empresa panameaa Ariona. Algo parecido hizo Niarchos aunque sin necesidad de condicionar nada a que nadie llegara a la mayoría de edad. Puso la mayoria del capital a nombre de su hermana, tres años mayor que éI, y nacida, como sabemos. en los Estados Unidos.
Cuando un senador Herbert Zelanko volvió a sacar lo de los T-2 en una investigación parlamentaria, lo quiso enredar diciéndole que sospechaba que éI, Onassis, tenia "un muy señalado interés" dentro del 75% del capital del "trust", Ari lo agarró bien de sobrepique: "Si señor, un señaladísimo interés. Tengo a mis dos hijos, que son ciudadanos norteamericanos".

42) Sir Thomas también le echó en cara Onassis su enfermiza proclividad hacia los pabellones de conveniencia, a lo cual Onassis respondió que la ventaja de recurrir a Panama y Liberia no era apenas por razones impositivas!I. Mucho mas importante que eso era la ausencia de restricciones e interferencias gubernamentales, la libertad cambiaria y la posibilidad de adoptar decisiones con toda la rapidez; esto úItimo, muchas veces, era la diferencia entre hacer un buen o un mal negocio. En resolución; los pabellones de conveniencia eran la mejor forma de convertir en "conveniente" lo "inconveniente".
Fue también por entonces que le llegó el chisme desde los Estados Unidos que Livanos podía "comprar" a sus dos yernos. "Eso es una tontería por todo lo alto. Me sería muy fácil demostrar que Livanos no tiene el dinero suficiente para comprar las colecciones de arte de Niarchos ni mis dos empresas postizas" (alusión a Montecarlo y a la Olympic Airways).

43) Churchill era ya "habitué". Subía (o lo subían) a bordo y ya se iba derecho a la misma cabina de siempre, seguro que estaba preparada para él. También fueron huéspedes a bordo Greta Gar-bo, Agnelli (el de Fiat), y hasta un simpático senador norteamericano con su esplendorosa esposa. Se llamaba John Kennedy. Ella era Jacqueline. En 1957 aparece en la escena (nunca más apropiada esta frase hecha) Maria Callas, que a los pocos momentos de conocerse con Onassis se autocalifican como "los griegos sobrevivientes más famosos del mundo". Ella habia nacido en Estados Unidos de padres griegos, y se había hecho italiana por adopción al casarse con Carlo Meneghini. No es este el sitio dleprofundizar en este episodio amoroso de la vida de Onassis, salvo para decir que un día, alarmado por el futuro de su hija menor, Livanos se larga a Montecarlo para sermonearlo a su yerno. Este, con cajas destempladas, le espeta a don Stavros: "Tengo más de 50 años, soy más rico que Ud., y nunca he sido más feliz en mi vida. No venga a decirme cómo tengo que comportarme.

Los Meneghini terminarán divorciándose y Tina, reclamando la tenecia de los dos hijos, logró lo rnismo en Nueva York. para casarse al poco tiempo con un notable inglés, el marqués de Blandford. Alexander y Christina siempre culparon a la Callas como causante de la separación de sus padres.Nunca se caso Onassis con la Callas, pero al alimón con un viejo armador griego residente en Londres, Panaghis Vergottis, la hicieron armadora, para que ganara un dinero que redondearan sus ingresos operísticos. iTres griegos asociados!. La cosa terminó en un pleito, que más bien tuvo carácter de "encerrona" que Onassis y . Callas le armaron al pobre viejo, yque hubo de llegar en apelación final hasta la mismisima Cámara de los Lores. Los detalles de todas estas mundanidades pueden verse con lujo de detalles en el libro de Peter Evans op.cit.

44)La descripción tecnica del "Alba" puede verse en la pagina en Histarmar

45 y 46)En "Albino" está la descripción técnica del T-2  que era de los grandes, o sea del tipo "Mission", uno de los que Onassis dió de baja de la bandera norteamerícana para pasarlo a la panameña.

47) Veanse los datos los datos técnicos del "Albacara" en la pagina correspondiente al mismo en Elenco.Poco después, nos comentaba Sáez Germain: "Fíjese que el pez se llam a"albacora", pero el animal de Jorge Konialides le puso "Albacara" y asi quedó".

48)A partir de aquí, la vida de Onassis comenzara a transitar momentos de tragedia de Sófocles con fuertes brochazos de Shakespeare. Es asombroso como, un hombre con tantisimas complicaciones en sus negocios, jaqueado al mismo tiempo por múltiples problemas, con una vida sentimental borrascosa, iba a aguantar lo que el futuro inmediato le tenia reservado.

Luego de comprar e instalarse en su isla de Skorpios, con Maria Callas a su lado, una hermana de Jacqueline Kennedy le informa que su hermana acababa de perder un hijo que nació prematuramente, y eso la tenia deshecha. Onassis recordó a aquel maqtrimonio que tuvo a bordo hacia pocos años, sin sospechar que John Kennedy, llegaria a la Presidencia de los Estados Unidos, e invitó a Jacqueline a un crucero en el "Christina" para recuperar su salud. Ella aceptó, pero por aquello del "que dirán", su esposo le acopló un ladero en la persona del Secretario de Comercio. Con todo, el episodio no dejó de causar revuelo en el Congreso, lo que molestó al Presidente, que Ilamó a Jacqueline al "Christina'' para que supiera lo que estaba pasando en Washington.

El 17de octubre de 1963, Jacqueline retornó a los Estados Unidos y el 22 de noviembre, John Kennedy es asesinado en Dallas. Onassis fue oficialmente invitado a los funerales. Aceptó, y allí se hizo presente. Jacqueljne y Onassis comenzaron a frecuentarse clandestinamente, es decir, sin que la familia Kennedy se enterara. El 5 de junio de 1968 Robert F.Kennedy es asesinado. Era quien más celosamente se ocupaba de su cuñada viuda, que ante la nueva  tragedia explotó: ''Quiero irme de aqui para siempre''. Jacqueline le díjo después a Ted Kennedy (el úItimo sobreviviente de los hermanos) que proyectaba casarse con Onassis, ante lo cual, como jefe de familia, Ted se fue a verlo a Onassis en Skorpios. Se sospechaba que allí hubo una especie de contrato secreto, para protegerla a Jacqueline económicamente. Al casarse nuevamente, Jacqueline iba a perder su pensión anual de 150.000 dólares como viuda de Kennedy mas otros "fringe benefits". Finalmente, se celebró el matrimonio en Skorpios el 20 de octubre de 1968. El regalo de bodas que recibio Onassis fue el fallo a su favor (y de Maria Callas) por parte de la Cámara de los Lores, en el juicio contra su viejo amigo Vergottis.

Acceden los coroneles al gobierno de Grecia luego de voltear a la monarquía. Su amigo George Papadopoulos era el "gran gurú" de la sítuación, y entonces con el monta el más fabuloso plan de la vida economica griega, el llamado "Proyecto Omega", que representaba una inversión de 400 millones de dólares. Esto Incluia la construcci6n de una tercera refineria petrolera. una refinería de alúmina, una central eléctrica, un astiilero y una terminal aérea. El atractivo para Onassis de todo esto es que le aseguraria trabajo permanente a su flota de buques tanques, en momentos en que seguía la crisis mundial de fletes. Asi, con la concesión de la tercera refineria (ya existían otras dos en Grecia), iban también los "anexos", ya que Onassis compraria el crudo, lo transportaría en sus buques tanques, lo destilaria en la refinería y lo distribuiría a través de una red propia. Sólo que pidió que el proyecto fuera financiado por el gobierno, lo cual distó de caer bien en la opinión pública y provocó sus "ricas podridas" en el triunvirato de coroneles instalados en la cupula. El 8 de marzo de 1969, Niarchos les  ofreció a los coroneles un paquete de inversiones de 500 millones de dólares, incluyendo una ayuda financiera a la maltrecha economía pública, a condición de que aquella tercera refinéria petrolera fuera a parar a sus manos y no a las de Onassis.

Esto aumentó el diapasón de los enfrentamientos en el triunvirato y en los escalones más altos del "entourage" gubernamental divididos en dos bandos de sectarios, de acuerdo a cómo habian sido "tocados" por aquellos entrañables concuñados. Y ya que se estaba en el embanderamierito, Ilegó a decirse queetrás de Niarchos estaban las petroleras norteamericanas,' mientras quenassis tenía detrás suyo a la British Petroleum. Menudearon las acusaciones y las réplicas de todos los calibres. El odio florentino entre Onassis y Niarchos se aireaba en la prensa de toda Europa. Hasta que los coroneles salieron con una solución salomónica: Onassis se quedaria con la tercera refineria (que había que construir) y a Niarchos se le transferiria la refineria estatal de Aspropyrgos (en funcionamiento).

En esos momentos (mayo de 1960), Eugenia Niarchos se suicida con una sobredosis de barbitúricos, harta ya de los amoríos clandestinos de Niarchos. Caliente con lo de Grecia,  Onassis hizo lo posible para que se lo involucrara a Niarchos en una acusa-. ción de asesinato. Trató Onassis de conseguir apoyo de dos grandes empresas norteamerica nas para lo del Proyecto Omega, pero no hubo nada que hacer, ni aún por el hecho de estar casado con la viuda de  un Presidente de los Estados Unidos. Intenta entonces atraer a la Unibn Soviética, y despacha a su amigo Geórgakis a Moscú. Esto se sabe en Washington. Cunde la alarma. Y en octubre de 1971, aparece en Atenas el vicepresidente de los Estados Unidos, Spiros Agnew con todo su "pedigree" griego. Conversa con Papadopoulos y le refresca la memoria sobre la ayuda económica v militar que su pais le viene prestando a Grecia. A poco andar, el gobierno gríego anuncia que el Proyecto Omega ha sido abandonado lo que lleva a Onassis, según su costumbre, a adjudicarle la paternidad de esto a alguien. Esta vez, le tocará a Richard Nixon, entonces Presidente de los Estados Unidos.

Volvamos ahora a mechar cosas de su vída privada con sus negocios. Por entonces, comenzó a pensar en e! futuro de su hija Christina, y sin consultarla para nada, decidió casarla con Peter Cioulandris, de 23 años, heredero de un imperio naviero y a quien la hija de Onassis le gustaba horrores. La familia Goulandris poseía cuatro empresas navieras que acumulaban una flota de 135 barcos, cuyo valor se estimaba en 1.500 millones de dólares. Encima, la madre de Peter, pertenecía  a la familia de los Lemos, aun más rica que los propios Goulandris. Pero Christina, poco después de que su padre le hizo saber su ''diktat'', conoció en Montecarlo a un "play boy", llamado Joseph Bolker. de 50 años, y se enamoró perdidamente de él, a pesar de que la duplicaba en edad y de que Bolker venia de dos divorcios y era padre de cuatro hijas. Además - para disgusto de Onassis- era norte americano, y judio por añadidura. Christina lo <<empaquetó>> y terminaron casandose. Onassis estaba en Skorpios celebrando los 42 años de Jacqueline, cuando le dieron la noticia. Se puso hecho una fiera, al extremo de decirse que Bolker había desplazado a Niarchos en su escala de odios. Recuérdese que al cumplir 21 años, Christina debía recibir aquel "trust" norteamericano montado por Onassis en los Estados Unidos cuando el último acto de los T-2, un fortunón calculado en 75 millones de dólares. Onassis enmendó aquella disposición, estableciendo que aquella fortuna solamentee sería entregada cuando se divorciara de Bolker.

No se habia repuesto de este cimbronazo, cuando se anoticia de que Tina se divorcia del marqués inglés, y se casa con nada menos que Niarchos. Esto ]o pone fuera de si con Niarchos, aquella mujer que, después de todo, era la madre de sus hijos!. Apenas fue consuelo enterarse que Iuego de tres meses de matrimonio, Christina se divorciaba de Bolker y desde ese momento se entregaba a la más inverosímil y enloquecida "Dolce'Vita". Por otro lado, Onassis ya se estaba cansando de Jacqueline, que gasta ba dinero frenéticamente y en las más asombrosas extravagancias. Reanudó sus relaciones con María Callas.

A principios de 1973, y por lo visto ya en racha de calamidades, Onassis recibió el golpe más espantoso de toda su vida. Su hijo Alexander se mata en un accidente de aviación. Cayó en la misantropia más irrescatable, sin perder, eso sí, su constante de achacar a otros la culpa de sus desventuras. A quien quisiera oirlo, Onassis le decia que aquello era la obra de un sabotaje en el avión, perpetrado de consuno  entre la CIA y Papadopoulos.

En el verano de ese mismo año, el negocio de los buques tanques pegan un formidable salto hacia arriba, cuando la segunda guerra egipcio-israelí. Volvió a rehabilitarse en plenitud la ruta del Cabo de Buena Esperanza. Los buques tanques de gran tamaño del tipo VLCC y ULCC (o sea, de más de 100.000 TPB y de más de 300.000 de TPB) llegaban a ganar 4 millones de'  dólares en un solo viaje desde Kuwait a Europa. Con utilidades de 12 millones de dólares al mes producida por su flode de más de 100 barcos, y con el consumo de petróleo creciendo a una tasa del 8% anual. Onassis encargó otros cuatro VLCC en Japón y dos ULCC en Francia. Pero Ilegó.el mes de octubre de 1973, y el mercado de fletes de los buques tanques fué desflecandose  aceleradamente, como consecuencia de la acción de los arabes para desalentar a Occidente en su apoyo a Israel. Más de la tercera parte del tonelaje de Onassis entró en amarre, y se vió forzado a cancelar los dos ULCC encargados a astilleros franceses. Onassis ya no era el mismo. Comenzó a vivir de los recuerdos. Como demostración de que los agravios  habian sido sepultados con su hijo Alexander, invitó a Tina y a Niarchos a visitar la tumba que le erigió en Skorpios, volvió al "escabio" incontrolado y le daba por cantar viejas canciones griegas.

· Por ahí trató de sobreponerse, y como contrapartida.al fracaso del Proyecto Omega, se le metió en la cabeza cnstruir una gran refineria petrolera en la costa atlántica de los Estados· Unidos, para actuar como "reactivadora" de sus buques tanques sin trabajo. Sus técnicos le eligieron el sitio: Durman Point, en New Hampshire. Se fue a los Estados Unidos para promover personalmente el proyecto, pero se le vinieron encima los ecologistas, y la idea no tuvo andamiento. Mientras tanto, no pasaba semana sin que uno de sus buques tanques entrara al fatidico "laid up". Se sentía cansado. Estaba acusando evidentemente los efectos de tantos sinsabores. En el vuelo de regreso desde Durman Point a NuevaYork -Jacqueline estaba con el- se fue para la parte trasera de la cabina, dió orden de que no lo molestaran, y se puso a redactar su testamento de puño y letra. A Jacqueline y sus hijos (no obstante que pensaba divorciarse de ella) les dejaba una suculenta anualidad. Dispuso que se creara la Fundación Alexander Onassis, en memoria de su hijo, para promover el desarrollo de ia ciencias y las artes. Su imperio naviero se concentraría en dos "holdings", a los que Ilamó Alfa y Beta, que pasarían a poder de Christina.

Después aflojó en el "trago" y hasta volvió a amigarse con Rainiero. Asimismo, comenzó a pensar en Christina como "shipping woman", y tuvo en ese sentido la buena idea de ponerla bajo la conducción de su mejor amigo de siempre, Costa Gratsos. La chica demostró tener pasta para el negocio naviero, aunque seguia emocionalmente muy inestabie. Llegó a sacarle una promesa a Christina de casarse con Peter Goulandris, que siempre la recordaba. Jacqueline hacia vida separada,  desentendiéndose de Ari, sus problemas familiares y sus negocios. A pesar de su declarado odio contra los Estados Unidos cuando el asesinato de Robert Kennedy, la mayor parte del tiempo la pasaba alli con sus hijos. El 3 de febrero de 1975 le avisan desde Atenas que Ari habia sufrido un ataque, y que él mismo había decidido que lo Ilevaran a París para ser sometido a una intervención quirúrgica. Por entonces estaba leyendo el libro de Noel Mosteret titulaldo "Supership", que en síntesis es la historia novelada de las monstruosidades a que puede dar lugar la operación de los buques tanques de 500.000 TPB.

Christina y Peter Goulandiris se habian comprometido, y fueron darle la buena noticia a Onassis, en la clínica en que estaba internado. Llega Jacqueline, y ve que su mando se está recuperando, por lo que decide volverse a los Estados Unidos. El 15 de marzo de 1975, Onassis muere. A Jaqueline la noticia la pilla en NuevaYork. Retorna a París precipitadamente. Onassis fue enterrado en su isla dle Skorpios.

A partir de ese momento, Christina toma el timón... pero esto ya es otra historia, sobre la cual hay abundante documentación. Pero ya es cosa de parar aqui, pues de lo contrarip, podriamos continuar hasta las Calendas Griegas, dicho esto con ánimo de retruécano.

BIBLIOGRAFIA

Aurelio y Anselmo González Climent, "Historia de la Marina Mercante Argentina", tomos IV; V y VI (Buenos Aires. 1972/3).
Instituto de Estudios de la Marina Mercante Argentina (IEMMA), "Anuarios"(Buenos Aires. 1975 a 1963).
Instituto de Estudios de la Marina Mercante Iberoamericana (IEMMI), "Anuarios" (Buenos Aires, 1961 a 1968).
Willi Frischauer, Onassis'· (Nueva York,1968).
Peter Evans, "Ari. the life and time of Aristoteles Socrates Onassis" (Londres,1986).
Emanuel Kulundis. "Ships loved and painted" (Nueva York, 1977).
Victor Franco. "Niarchos, un conquérant des mers" (Paris. 1960