Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

 Indice Primeras Cias. de Navegacion Rioplatenses

COMPAÑIAS FLUVIALES Y MARITIMAS DE NAVEGACION

SUS INICIOS EN ARGENTINA

 

Por Edgardo Jose Rocca - " Puerto de Buenos Aires." Imagenes Archivo Histarmar

Compañías fluviales de navegación

Las amarronadas aguas de los caudalosos ríos Paraná y Uruguay eran surcadas por veleros transportando carga y pasajeros desde el Puerto de Buenos Aires. Estos contingentes de pasajeros estaban integrados por extranjeros, muchos de los cuales, atraídos por la curiosidad de conocer nuevos mundos, por interés científico o en busca de nuevos horizontes, como el caso de los inmigrantes.

Hacia 1857, el río Paraná era surcado por cuatro barcos a vapor, el Asunción, el Yerba, el Menay y el Pampero. Los dos primeros pertenecían a Eduardo Hopkins, norteamericano radicado en Paraguay y dedicado al cultivo de yerba mate y tabaco y dueño de la Compañía Norteamericana de Navegación a Vapor. En el Asunción de 90 toneladas, partió del Puerto de  Buenos Aires el historiador chileno Benjamín Vicuña Mackenna, con un pasaje de 25 pesos de costo, que según el viajero, era caro comparándolo con los 2 pesos que cobraban en el Misisipí por las mismas 80 leguas. A las 10 de la mañana las ruedas se pusieron en movimiento, pasaron frente a la isla Martín García, transportaba cerca de 20 pasajeros y podía llevar hasta 50 toneladas de carga a 10 pesos de flete, lo que rendía una ganancia por viaje de 1.000 pesos, y calculando 5 viajes por mes, el barco rendía a el empresario una entrada de 5.000 pesos con 2.000 de gastos.

Existía una empresa competidora, la inglesa Compañía Sudamericana de Navegación a Vapor que poseía los barcos América y República que realizaban el servicio entre los Puertos de Buenos Aires y Montevideo.

Respecto a la navegación por el río Uruguay, el promotor fue Agustín Silveyra, con sus vapores Palmira y Progreso y en 1864 fundó la Sociedad El Progreso Argentino. Todo esto se desarrolló durante la presidencia del general Bartolomé Mitre quien se esforzó por apoyar el desarrollo naval argentino.

En 1868, estaban establecidos en el Puerto de Buenos Aires como propietarios de lanchas y lanchones: Casares, Guerrero, Señorans, Mac Lean Medina y Cía, José y Bernardo Garay. En 1869 aparece la primera flota fluvial en orden cronológico, que perteneció a Guillermo Matti y Riera, quienes eran propietarios de pequeños vapores para el transporte de los pasajeros desde los buques de ultramar al muelle inaugurado en 1855.

Estos primeros vaporcitos fueron el Jenny, Rafe, Mediterráneo y Tejedor. En total Matti y Riera poseían 14 barcos entre los cuales se encontraban el Espigador y el Esmeralda que cumplían un servicio mensual del Puerto de Buenos Aires al de Corrientes."

Un lanchero, Benjamín Gardella, en 1870 inició una empresa con remolcadores y lanchas, llegando a poseer el transatlántico Córcega, de 4000 toneladas, fundando con el tiempo la Compañía de Pesca. Por esos mismos años Félix Catoni, también lanchero compró los vapores Félix Amistad y Félix Naposta.

Vapor Neuquen

En 1875, el Puerto de Buenos Aires es la base de una línea que preside Ernesto Piaggio, que llega a Bahía Blanca, Patagones y Malvinas con los vapores Vesuvio, Punta Ninfa y Neuquén y el pailebot Lola. Un competidor fue A. Mascarello, con el velero Chubut y el vapor Santa Rosa.

Vapor Santa Rosa

Durante 1880, Mauricio Mayer fundó la Compañía Mayer y Brugo. Este empresario vino del Imperio Austro-Húngaro. Fue director del Banco de la Provincia de Buenos Aires y del Ferrocarril Oeste. Cuando en 1887 las divergencias entre los miembros del Club Industrial Argentino y los de la  Sociedad Industrial Argentina hacían peligrar el futuro de nuestra industria, su intervención y la de otros industriales, lograron conciliar las diferencias creándose la Unión Industrial Argentina. La flota de la compañía se encontraba constituida por el Cisne, a hélice, a las órdenes del Capitán Leonardo Cerisola y el Rio Uruguay, a ruedas, con el Capitán E. Roselló, con una capacidad de 60 pasajeros y de 300 toneladas que realizaban viajes entre los puertos de Buenos Aires y el de Asunción. En la ciudad inglesa de Glasgow mandó a construir el San Martín, a ruedas, que era el más lujoso de todos. Éste barco fue el que repatrió en 1888, los restos de Sarmiento desde Asunción del Paraguay; levantándose la capilla ardiente en el salón principal, estando sobre el féretro las banderas de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay.

San Martin

Esta compañía se fusionó con la de Noceti y Cía, en 1883, que poseía los vapores Río Paraná, a ruedas, Mensajero y Taragüí, a hélice. El Río Paraná era un vapor norteamericano de la guerra de Secesión con el nombre de Wasper. Su Capitán A. Valentino, Mayer, Brugo y Noceti formaron el Lloyd Argentino, agregándose a la flota los veleros Sargento Cabral, Necochea, Pringles, las chatas Espora, Jesús, Merie y Ahina y los remolcadores Yapeyú, Güemes y Bérgamo.

En la ciudad de París se constituyó La Platense Compañía de Chargeurs en 1883, para servir dos líneas en los ríos Paraná y Uruguay entrando en competencia con la compañía de Ribes. Poseía los vapores Apolo y Minerva, con iluminación eléctrica. Saturnino Ribes compró los vapores Venus y Eolo.

Pollux

La Platense completó su flota con el Leda, Castor y Polux ambos de bandera francesa, el Diana, Tridente y Aurora. En el Apolo el Presidente Julio A. Roca se trasladó con su comitiva a Rosario en 1883, para inaugurar el ferrocarril Rosario-Casilda. Este vapor es destacado por un periodista de The Standard, manifestando que en Europa no hay ninguno comparable con él.

En 1885, la compañía se transformó en La Platense Flotilla Co,  de Glasgow, con capitales ingleses, siendo su presidente Peter Denny de Dumbarton. Esta compañía absorbió al Lloyd Argentino, incluyendo el varadero situado en la ribera sur del Riachuelo cerca del riacho Maciel. Con el tiempo, todas ellas fueron absorbidas por el más fuerte competidor del Puerto de Buenos Aires, Nicolás Mihanovich.

Esta nueva compañía inglesa destinó al Saturno, el Olimpo, el Venus y el Eolo para viajes fluviales y al Apolo y al Minerva a la carrera entre los Puertos de Buenos Aires y Montevideo. En el primero llegó la actriz francesa Sara Bernhardt en 1886.

Otro armador, de la ciudad de Concordia, tenía una flota sobre el río Uruguay, integrada por el Cosmos, luego llamado Buenos Aires, que fue el  primer buque fluvial con casco de acero, el Tridente y el Rivadavia. Todos ellos pasaron a la Platense Flotilla Co. con asiento en el Puerto de Buenos Aires.

Un francés, Domingo Barthe, llegó a la Argentina en 1870, ocupándose del comercio del tanino, yerba mate, algodón, maderas, pieles y otros productos naturales del norte de nuestro país. Fue el más importante armador de Corrientes estableciendo una línea de vapores comenzando con el Cornejo y el Edelina y la chata Reina, e hizo construir en un astillero de La Boca el Anita Barthe y el Triunfo ambos de 400 toneladas.

Esta empresa, Barthe y Cía. estableció un servicio regular de cargas y pasajeros entre los Puertos de Buenos Aires y Puerto Aguirre (alto Paraná) con barcos de suntuosos camarotes, el Feliz Esperanza y un importante barco de río, el Emilia Barthe, a partir de 1903. Desde esa fecha los Puertos de Buenos Aires y Asunción, tuvieron una fluida comunicación con la incorporación de barcos construidos en Glasgow de dos motores a explosión para petróleo, los Ayolas y Puerto Itatí. Los barcos de los mensú como los llamaban en el litoral estuvieron largo tiempo cumpliendo su acercamiento portuario.

Anita Barthé

Otra empresa formó el asturiano José Menéndez en 1909, la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia con socios dedicados a la explotación ovina como Blanchard, Braun y otros.

El fundador Menéndez había residido cuarenta años en la zona llegando a ser un fuerte capitalista con los frutos del país, por lo cual creó una línea entre el Puerto de Buenos Aires y Punta Arenas, tocando todos los Puertos patagónicos previamente con barcos contratados. Como fue el caso de la naviera inglesa Royal Mail, también José Menéndez quiso bautizar a sus barcos con nombres que comenzaban con la letra "A".

Su primera adquisición fue uno de procedencia noruega rebautizado Atlántico, encargando posteriormente dos naves especiales con los nombres Asturiano y Argentino llegados al Puerto de Buenos Aires en 1913; en los siguientes años se les agregaron el Amadeo, el Alfonso, el Alejandro, el Adriático, el Austral y el Arturo y los veleros Alejandrina, América y Adelaida.

Esta sociedad anónima que nos ocupa, fue la única empresa competidora con las inglesas actuantes en la zona patagónica, al desarrollarse como productora, acopiadora y fletera, logrando evitar de esta forma un monopolio lanero.

También han existido pequeñas empresas que se desarrollaron entre los años 1883 y 1910 como la de remolcadores y lanchas de P. Cinollo, la de Manuel Adamo, al Paraguay y al Brasil con los vapores Genovés, Mercurio, Villa Rica, Fortuna y Nueva Villeta; la de Lorenzo Garzolio, al Paraguay y Brasil con el Pilcomayo, Malvinas y San Lorenzo; la de Santiago  Lambruschini, con remolcadores y lanchas y más tarde con vapores entre los Puertos de Buenos Aires y Montevideo con el Colonia, el Río de la Plata y Río Uruguay y la de Bossio y Camuyrano, al Paraguay, al Brasil y Europa, con los vapores Deseado, Oran, Vilma y Guazú como así también el transatlántico Britania.

La Marina Mercante Argentina S.A. de Navegación que núcleo varios empresarios argentinos encabezados por Pedro Luro y algunos marinos de la Armada como el Capitán de Navio Manuel Domecq García, crearon en 1907, tomando como base la empresa dirigida por el presidente del Banco Español del Río de la Plata, Augusto Coelho, una sociedad dedicada a la navegación cabotaje y a países limítrofes. Transcurridos dos años disponía de catorce naves cargueras de distinto origen, cinco de las cuales llevaban nombres de accidentes geográficos de nuestro país y los Libertad, Independencia, Mascota, Unión y el Porvenir que era su mayor orgullo, de 1.600 toneladas. También nueve chatas que se dedicaban a trasbordar de los frigoríficos instalados en la margen sur del Riachuelo, a barcos de ultramar o descargar materiales metalúrgicos para las industrias existentes en la margen opuesta. Completaban la flotilla tres remolcadores: Arroyo, Lago y Riacho y cuatro pontones de hierro. La Primera Guerra Mundial influyó enormemente en su disolución.

Miguel Mihanovich, hermano de Nicolás, del cual hablaremos al final, fundó la Compañía de Navegación Sud Atlántica en 1890, con el buque Toro, realizando viajes de cargas en el Puerto de Buenos Aires y Bahía Blanca. Esta nave había pertenecido a su hermano, y sería la provocadora de un litigio con Alemania durante la guerra de 1914, al ser hundida en una confusa circunstancia. Miguel continuó la compra de otras unidades como Sud, Vaca y Juanita.

En 1903 hizo construir para el transporte de animales en pie, el Dálmata, adquiriendo también el Pomona. En 1913 contaba con nueve barcos, siendo los más modernos: Minho Fluminense, Novillo, Dálmata, Ternero y Vaquillonas. Las lanchas sumaban diez y ocho, siendo las mejores: Demóstenes, León, Leopardo, Puma, Chiva, Cabra y Carnero y los remolcadores Cordero y Zorro.

Líneas Marítimas

En 1855 existieron los denominados paquetes a vapor que salían del Puerto de Buenos Aires como el Constitución, que partía para Montevideo todos los sábados a las cuatro de la tarde, recibiendo carga a flete al precio de cuatro patacones por tonelada. Los pasajeros de Cámara pagaban 8 patacones y 4 los de Proa. Su consignatario era Félix Bernal y Cía, de la calle Reconquista 55. El Menay, partía para Montevideo dos veces por semana, el lunes y el jueves, con pasajeros únicamente, siendo su pasaje de 8 patacones los de Cámara 4 los de Proa. Su consignatario, Enrique Dowse de la calle de la Merced 17. El La Plata, salía para Montevideo y el Río de Janeiro conduciendo correspondencia y pasajeros para Río de Janeiro, Bahía, Pernambuco, Madera, Lisboa y Liverpool, salía el 12 de cada mes. Consignatario Enrique Dowse, de la Merced (Sarmiento) 17. El Progreso, hacía la carrera del Río Paraná, sin tener día fijo de salida. El Consignatario Enrique Dowse. El Palmira, realizaba la carrera de los ríos Río de la Plata, Uruguay y Paraná sin tener día fijo de salida. El Río Uruguay, salía para San Nicolás, Rosario y Paraná, realizando un viaje en redondo cada veinte días con carga y pasajeros. Consignatario Félix Bernal y Cía. Reconquista 55. Y El Buenos Aires, que partía para San Nicolás, Rosario, Paraná, Corrientes y el Paraguay y regresaba a los cuarenta días de su salida, con carga a flete y pasajeros. Consignatario Félix Bernal y Cía., Reconquista 55."

Investigando en la publicación "Memorándum Enciclopédico Administrativo y Comercial de Buenos Aires", editado en 1855, podemos comprobar que al Puerto de Buenos Aires arribaban vapores de las compañías: Lloyd Norte Alemán, Maipú 101; Mensajerías Marítimas, Reconquista 175; Raggio y Cía., Corrientes 75; R, Piaggio e. f, 25 de Mayo 190; Lavarello y Cía., Piedad (B. Mitre) 94; Alemania Cosmos, Maipú 101; Hamburgo Sur-América, Rivadavia 257; Chargeurs Réunis, Piedad 94; Lamport y Holt, Reconquista 245; Mala Real Inglesa, Reconquista 228; Del Pacífico, Piedad 94; Compañía La Platense, Piedad 102; Mensajerías Fluviales, Reconquista esquina Cuyo (Sarmiento); Vapor General Racedo, Cangallo 54 y Agencia Nicolás Mihanovich, 25 de Mayo 77. (Ver Armadores Argentinos).

El precio de los pasajes en la Compañía Platense, del Puerto de Buenos Aires a Santa Fe: Cámara $n 14,56 y Proa $n 7,28; a Montevideo, Primera Clase $n 4,80 Segunda Clase $n 2,40; ida y vuelta Primera Clase $n 8,60. Del Puerto de Buenos Aires al de Patagones: Primera Clase $n 32, Segunda Clase $n 29.

Los precios de la Compañía Mensajería Fluviales, del Puerto de Buenos Aires al de Santa Fe: Cámara $n 7, Proa $n 3,50. A. Montevideo: Primera Clase $ 4 oro, Segunda Clase $ 2 oro, ida y vuelta Primera Clase $ 7 oro. Del Puerto de Buenos Aires, al de Salto, Uruguay: Cámara $n 9 oro, Proa $n 5 oro.

La Agencia Nicolás Mihanovich cobraba sus pasajes del Puerto de Buenos Aires al de Bahía Blanca: Primera Clase $n 16, Segunda Clase $n 8. A Colonia: Primera Clase $ 4,20 oro ida y vuelta.17

En la década de 1960 existían en el Puerto de Buenos Aires las siguientes líneas marítimas: Agencia Marítima y Aérea, 25 de Mayo 821; Alimar (aliscafos), Charcas 1199; Blue Star Line, Av. Córdoba 653; Compañía Chilena de Navegación Interoceánica, 25 de Mayo 516; Delfino, San Martín 439; Dodero, Sarmiento 440; E. L. M. A., Corrientes 389; Flota Fluvial, Corrientes 389; Importadora y Exportadora de la Patagonia, Roque Sáenz Peña 555; Italmar; Av. Córdoba 629; Línea "C", Florida 986; Lloyd Trasatlántico, Av. Córdoba 440; Mala Real Argentina, 25 de Mayo 499; Marina Belga Lloyd Real, Lavalle 348; Mitsui O. S. K. Lines, 25 de Mayo 459, Navemar, Juncal 743; Zim Lines, Maipú 866 e Ybarra y Compañía, Corrientes 300. (ver Lineas de Pasajeros Europa a SudAmerica).

Al comienzo de la segunda mitad del siglo XX, estuvieron apareciendo en distintos medios de comunicación masiva, avisos de diversas compañías navieras; eran los últimos de una era marítima que llegaba a su fin, superada por la aérea, como "En los ríos, en los mares Dodero"; "Organización Dodero, 8 buques para el transporte e inmigrantes en servicio de ultramar. 27 buques de pasajeros en servicio de ríos. 210 lanchas de río, Puerto y pontones. 83 remolcadores de mar, río y puertos. Total 10.331 personas trabajando". (En lo más alto) Cía. Argentina de Navegación Dodero. Corrientes 389 Buenos Aires". "Visite las Cataratas del Iguazú viajando por el Paraná. Informes y pasajes en Dodero. Corrientes 389. Buenos Aires". "Excursiones fluviales a las Cataratas del Iguazú por el Río Pararía hasta Puerto Aguirre, con trasbordos en los Puertos de Corrientes y Posadas. Dodero ". "100 Puertos Fluviales Servidos por Dodero ".'

Esos lujosos barcos que salían del Puerto de Buenos Aires para remontar los ríos Paraná y Uruguay, fueron desguazados lentamente, como fin de una brillante época de luchas y superación para atraer a los viajeros de todos los niveles de nuestra patria, y que se fue diluyendo lentamente como las aguas del Río Color de León.

 

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar