LA HISTORIA NO CONTADA DEL BARCO SOLAR 

(Esta narración está escrita en primera persona por Zahi Hawass - Director de Antiguedades de Egipto)

Egiptología es un campo de acción excitante y cada descubrimiento tiene una historia. El descubrimiento del Barco Solar de Khufu en 1954 es una de las mas interesantes. En ese tiempo Mohamed Zaki Nour era Inspector en Jefe de Antiguedades en Giza y Kamal El-Mallakh era un joven arquitecto del Departamento de Antiguedades . El lado sur de la Gran Pirámide estaba entonces tapada por restos a un altura de siete metros, pero la idea de removerlo sólo vino luego de una visita del rey Saud de Saudi Arabia, quien comentó sobre este montículo durante una visita a Giza. El-Mallakh, que era un joven ambicioso e impetuoso, puso obreros a trabajar. El jefe de los excavadores era Gares Yani, del Alto Egipto quien había sido entrenado por algunos de los mejores arqueólogos extranjeros. También en el grupo estaba George Reisner de Harvard y el arqueólogo alemán Hermann Junker.

En Julio de 1954, Gares descubrió varios enormes bloques de piedra caliza que estaban parejos con el nivel del suelo. Era obvio para él que cubrían un gran hoyo. Muy excitado fué a buscar a El-Mallakh y lo encontró en un café del centro de Cairo con sus amigos Anis Mansour y Maurice Gundi, corresponsal de United Press Internacional. Como Mansur relata la escena, Yani estaba muy excitado y dijo " Sr. El-Mallakh, hemos encontrado el barco de Khufu!".

Kamal El-Mallakh

Ya sea porque lo tenía previsto y una idea inspirada del momento, El-Mallakh dijo que estaba convencido desde el principio que la pared del lado Sur había sido construída más cerca de la pirámide que las del lado Norte y Oeste precisamente para esconder una o más zanjas para barcos, y Yani sabía ésto. Como sea, el anuncio causó una gran excitación y el grupo dejó el café apurados, saltaron al auto y fueron a Giza. Mansour recuerda que el auto se rompió en el camino de las piramides por sobrecalentamiento. "La maldición de los Faraones", dijo.

Cuando El-Mallakh llegó al sitio, encontró que los bloques de calia de 41 metros estaban soportados por un base de un metro de ancho y rompió a través de una roca para revelar una profunda garganta bajo sus pies. Su excitación aumentó y  su sonrisa también al darse cuenta que lo que estaba debajo era un barco y que, mas aún, estaba en un  excelente estado de preservación. Por primera vez en 4.500 años el sol alumbró las maderas de un gran barco de madera de cedro.

Guindi no perdió el tiempo en publicar el hallazgo por medio de su agencia, UPI y el New York Times colocó  historia tras historia del descubrimiento del "Barco Solar". Anis Mansour me dijo que había llamado el distinguido egiptólogo Selim Hassan sobre su opinión del Barco Solar y que, mientras tanto, El-Mallakh se embarcó en un viaje de conferencias por los Estados Unidos para hablar del descubrimiento. Siempre carismático, el ahora famoso El-Mallakh compartió su pasión por Egipto con fuentes académicas y también dió charlas por radio y televisión. Fué un gran éxito.

Uno de estos botes, hecho or 1.224 partes separadas, fué reconstruído mediante sogas hechas por fibras vegetales, como se hacía en la antiguedad. Luego de su reensamblaje, el barco que mide 43,3 metros de largo está colocado en el Museo del Barco Solar, al lado de las pirámides.

Cuando El-Mallakh retornó a Egipto, Mohamed Hassanein Heikal, el escritor político, convenció al Presidente Nasser que el sitio valía una visita. Junto con un cortejo de oficiales militares, Nasser fué allí. Escuchó mientras El-Mallakh explicaba el descubrimiento y su significancia. Mansour, que estaba allí, escuchó que Nasser le decía a El-Mallakh "He venido a darte fuerzas!"   

En este punto, el espíritu malo de Seth decidió revolver las cosas. Pareciera que nunca nos deja tranquilos!  El-Mallakh fué crtiticado por publicar el descubrimiento sin el permiso del Departamento de Antiguedades y se le quitó 15 días de su salario.  Luego Nour, el inspector de Giza, dijo que él debiera tener el crédito por el descubrimiento. Mientras tanto, Abdel-Moneim Abu Bakr, decano del departamento de Egiptología de la Universidad de Cairo escribió un artículo con seis puntos para mantener su teoría de que el barco no era un Barco Solar, pero una barcaza funeraria que fué construída para transportar el cuerpo del fallecido rey desde la capital Mephis al sitio de la pirámide.

He leído todas las notas de Abu Bakr y no he encontrado evidencia alguna para comprobar su teoría. De hecho, durante la excavación del barco, se encontraron restos de madera de cedro y acacia, junto con trozos de mampostería de barro usadas para cubrir los bloques de caliza sobre el hoyo. En mi opinión, esta provee evidencia que el barco fué construído muy cerca de donde fué enterrado. No hay, mas aún, indicación que se hubiera usado en el Nilo. Por un lado la cabina de cubierta no es bastante grande para un viaje confortable y, por el otro, no tenía ventanas.

Por supuesto, El-Mallakh continuó considerando el barco como un Barco Solar conectado con el antiguo mito del Dios Solar navegando eternamente a través del firmamento. Imaginen su frustración cuando dejó el Departamento de Antiguedades y el barco que le había dado una fama instantánea fué sacado de sus manos. Créanme, luchó como un tigre y perdió su vida en la batalla. Cuando ya no estaba más inmiscuído en el proyecto igualmente continuó visitando Giza para mirar como Hag Ahmed Youssef, jefe de restauraciones del departamento, supervisaba las excavaciones y reconstrucción del barco más antiguo del mundo. Los bloques de caliza que cubrían el barco fueron levantados con gran cuidado con grúas y se aplicaron a los fragmentos de esterado de juncos una solución resinosa para levantarlos sin dañarlos. Se construyó una plataforma sobre el area para permitir a Youssef conducir las operaciones sin poner presión sobre el barco y eventualmente los antiguos maderos fueron levantados, tratados y restaurados. Construído para un rey, este barco fué desmantelado antes de ser enterrado y Youssef, casi sin ayuda, estuvo 14 años uniendo este gigantesco rompecabezas. El-Mallakh sólo podía mirar desde lejos.

Volver a Indice Hoja Informativa