Historia y Arqueologia Marítima

HyAM News Nº01 -2004

 

Churchill envió una fragata para repeler la "invasion" de las Malvinas por dos soldados Argentinos en 1953.

Por Cahal Milmo - © 2003 Independent Digital (UK) Ltd - 03 Enero 2004

Para Winston Churchill era una ruptura de la soberanía británica que valía una respuesta muscular - el envío de una fuerza de tareas para reclamar una pequeña isla rocosa en el Atlántico Sur invadida por una determinada fuerza de Argentinos.
 
El Foreign Office (Ministerio de Relaciones Exteriores Británico) ya había enviado un telegrama al gobierno de Buenos Aires quejándose de una "incursion armada en las aguas y territorios Británicos" e informando que la presencia de buques y tropas navales eran un acto de agresion indefendible.
Pero mientras un destacamento especial de 32 Royal Marines tomaba la costa por asalto para reclamar la isla Decepcion, poco despues del mediodía del 15 de Febrero de 1953 - unos 30 años antes de que hicieran lo mismo en Malvinas - encontraron que las feroces fuerzas ocupantes consistían en dos suboficiales de marina que estaban contentos de ser enviados de vuelta a casa.
 
Documentos dados a conocer recientemente en los Archivos Nacionales Británicos muestran que durante su segundo período como Primer Ministro, Churchill estaba tan preocupado de que Argentina tuviera intenciones militaristas en las Malvinas y otros territorios "Británicos" en el Atlántico Sur que envió una fragata de la Royal Navy, HMS Snipe, desde Portsmouth. En una nota personal a los jefes de Defensa, Churchill dijo: "Ciertamente una fragata debe ser mantenida en las cercanías de las islas Falklands... No me habia dado cuenta de que vuestros recursos estaban tan constreñidos que aun una Compañia improvisada no pueda ser enviada a Puerto Stanley".
Cuando se supo un poco más tarde, en Febrero de 1953 que un aviso Argentino, el ARA Chiriguano, había establecido una cabaña, una tienda de campaña y una bandera en la isla Decepcion, parte de las islas Shetland del Sur, a unos 400 yardas de la base britanica, era el momento de la acción.
Un informe de la contraofensiva, dirigida por Marines armados con ametralladoras Sten, rifles y gas lacrimógeno, decía: "Sargento  y Cabo naval Argentinos los únicos ocupantes de la cabaña, no ofrecieron resistencia, fueron revisados por armas".

Aviso Chiriguano.

Añadía: "Los dos hombres detenidos están descriptos como resignados y posiblemente contentos de dejar la isla". Ansiosos por no poner su "contra-invasion" como un acto de guerra, los soldados británicos fueron acompañados por el jefe de policía de las islas Malvinas. Los Argentinos fueron arrestados y deportados y su cabaña desmentelada por las tropas británicas, junto con un campamento rival dejado por los Chilenos.

Volver a Indice HyAMNews