Historia y Arqueologia Marítima

HOME HyAM News 2002 HyAM News 2003 HyAM News 2004
HyAM News 2005 HyAM News 2006 HyAM News 2007 HyAM News 2008

HyAM News Nº 08 -2008

  Delimitacion de la Plataforma Continental Argentina

 Con relación a la cuestión de la delimitación del límite de la plataforma continental (no necesariamente físico, sino a los efectos de la aplicación de las normas contenidas en la Convención Internacional sobre el Derecho del Mar, CONVEMAR o UNCLOS, según su abreviatura en castellano o inglés), está circulando desde hace unos días un mail ( titulado Malvinas .....sabias que?) con un mapita adjunto que señala el supuesto reclamo británico, que es necesario aclarar, ya que contiene gruesos errores de apreciacion e informacion.

En primer lugar, y con relación al plazo, éste efectivamente vence el 13 de mayo de 2009, habiéndose computado como fecha de inicio del mismo el mismo día el año 1999 (fecha en que se adoptaron los Procedimientos Técnicos y Científicos para la delimitación de los límites).

Por Ley 24815, Argentina creó la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental o COPLA. Ese organismo es el encargado de (a través de sus componentes), realizar los estudios correspondientes y efectuar la propuesta para ser presentada ante Naciones Unidas.

La página web de la COPLA se encuentra alojada en la web del Servicio de Hidrografía (http://www.hidro.gov.ar/copla/coplainfo.asp), y si bien cuenta con datos generales, no se encuentra información respecto del avance de la elaboración de la propuesta.

Volviendo al tema del mail que está circulando, se dice ahí que nuestro país tiene que presentar una protesta con respecto a la supuesta pretensión británica.

En primer lugar, lo que hay que hacer, es presentar la propia propuesta, ya que no basta con protestar, sino que hay que ejercer el derecho propio (no sólo es lo que corresponde legalmente, sino que es una muestra de una nación en serio).

Vinculan también esa cuestión con el tema Malvinas. Más allá del reclamo de soberanía que ejerce nuestro país sobre las islas, hay que reconocer que de hecho, el Reino Unido tiene el control y posesión de las islas, por lo que no existe ningún óbice a que presenten su propuesta con respecto a la delimitación de la plataforma.

Es importante señalar que la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas (su página web es http://www.un.org/Depts/los/clcs_new/ clcs_home.htm) no es ni será el ámbito en donde se decidirá la cuestión de la soberanía sobre las Islas Malvinas (queda claro que tanto Argentina como el Reino Unido incluirán en sus propuestas a las islas).

Más importante aún es, para desmitificar el mail al que aludo (que seguramente muchos de ustedes han recibido), que el Reino Unido aún no ha presentado su propuesta ante la Comisión.

Al día de la fecha, los únicos países que la han presentado son: la Federación Rusa, Brasil, Australia, Irlanda, Nueva Zelanda, Noruega, Francia y México. Sí ha presentado el Reino Unido una propuesta, pero en conjunto con Francia, España e Irlanda, para la
delimitación correspondiente al Golfo de Vizcaya (bastante alejado del Atlántico Sur...).

Tampoco, y de ningún modo, puede tomarse el mapa que acompaña el mail de referencia como cierto. Ese mapa traza un círculo que tiene como centro las Islas Malvinas, llegando la circunferencia a aguas costeras y abarcando la Isla de los Estados.

Si, hipotéticamente, se terminara reconociendo la soberanía británica sobre las Malvinas, jamás podría  darse ese supuesto (esto es, tomar la Isla de los Estados o aguas costeras argentinas), ya que ahí no habría límite exterior de la plataforma continental,
sino una colisión entre las Zonas Económicas Exclusivas, por ser aguas tanto opuestas como adyacentes, debiendo entonces solucionarse la cuestión de acuerdo a lo establecido en el art. 74 de la CONVEMAR. Y, por supuesto, jamás podría avanzar sobre
el mar territorial o la zona contigua.

Con respecto a Chile, no habría inconvenientes de ningún tipo, ya que hoy en día, no existen cuestiones pendientes con respecto a temas de soberanía sobre las aguas. Es claro lo que se puede y lo que no se puede reclamar (de hecho, al menos sobre el Pacífico, Chile no podría presentar un reclamo, ya que su margen continental no se extiende más allá de las 200 millas).

Más allá de todas las consideraciones efectuadas a lo largo del presente texto, es claro que la Argentina debe terminar con la elaboración de su propuesta antes del 13 de mayo de 2009 (aunque supongo que, como está la situación de las presentaciones, seguramente exista una prórroga del plazo), y presentarla ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas, de otro modo, se perdería la oportunidad de reclamar algo que, hoy por hoy, podrá parecer distante, pero que en un
futuro, seguramente será una fuente de bienestar para nuestro país.

Debemos agregar tambien sobre el tema Malvinas que,  al momento de firmar la Convención sobre la Ley del Mar, Argentina efectuó una declaración por la que manifiesta que la cuestión de las Islas Malvinas se encuentra regida por normas particulares (Resoluciones de la Asamblea General 2065 y 3160), y no necesariamente por las disposiciones de la CONVEMAR. Asimismo, se declara que las Malvinas, las Sandwich del Sur y las Georgias del Sur forman parte integral del territorio argentino, y que no reconoce ni reconocerá el derecho de ningún estado a ejercer la jurisdicción marítima sobre la zona.

La misma declaración se efectuó al momento de ratificar la CONVEMAR, agregándose en el texto las nuevas decisiones de la Asamblea sobre la cuestión Malvinas, y un párrafo en el que se reafirma la legítima soberanía sobre los espacios citados, y que el recuperarlos y el ejercer la soberanía plena sobre ellos, respetando el modo de vida de sus habitantes y de acuerdo a los principios del derecho internacional, constituye un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino.

O sea, la postura de la Argentina respecto a la soberanía sobre la zona en conflicto y con relación a la aplicación de la CONVEMAR, está más que clara, habiéndose plasmado no una, sino dos veces, al momento de suscribir y ratificar uno de los más importantes documentos del derecho internacional contemporáneo. Informacion dada por el Dr. Jose Maffeo,Chascomús, 14/04/200

Tambien informo LA NACION en su edicion del 15 de Marzo del 2008 lo siguiente:

Una tarea que fijará el nuevo límite argentino

En diciembre de 2001 la Argentina se desbarrancaba por una crisis institucional. En medio de saqueos y efímeros presidentes, se iniciaba una exploración oceanográfica casi de manera increíble para ese especial momento del país. Por entonces se recolectaron datos sísmicos en el margen marítimo continental que sirvieron como primeros sondeos para delimitar la extensión de la plataforma continental, en la intención de incrementar en 1.000.000 de km2 la soberanía nacional.

La Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (Copla) siguió como línea de trabajo:

  • La recopilación de información geofísica y geológica relativa a la plataforma y margen continental, contenida en archivos de la Secretaría de Energía y de empresas petroleras privadas, nacionales y extranjeras.
     

  • El procesamiento de datos batimétricos existentes en la zona del Atlántico Sur.
     

  • La elaboración de una base de datos de aproximadamente 714.000 sondajes integrada por la información batimétrica suministrada por el Instituto Alemán BGR, el banco de datos del National Geophysical Data Center y los sondeos realizados por buques de la Armada.
     

  • La ejecución de una campaña geofísica en el margen continental argentino con el fin de recolectar información sísmica, batimétrica, gravimétrica y magnetométrico.

Explorarán el mar cercano a Malvinas y las islas Georgias

Enviarán al buque Puerto Deseado

 

La Argentina lanzará el mes próximo una campaña para delimitar su plataforma continental exterior. Antes de mayo de 2009, todos los países deben presentar en la ONU los informes técnicos que avalen los pedidos de aumentar de 200 a 350 millas náuticas las zonas de uso económico exclusivo del suelo y subsuelo marítimo. Y la etapa final del trabajo argentino llevará la investigación a aguas en litigio: el buque oceanográfico Puerto Deseado explorará durante dos meses una región desde el norte de las islas Malvinas hasta las islas Georgias.

Fuentes que conocen el movimiento marítimo aseguran que los navíos oficiales argentinos no pasan por esa región, para no dar motivos a incidentes diplomáticos con el Reino Unido. En 2006, hubo una excepción a esa norma no escrita y tuvo como consecuencia una controversia entre Buenos Aires y Londres por la navegación del rompehielos Irízar dentro del área considerada por los británicos como de uso económico exclusivo del gobierno malvinense. Ni antes ni después de esa polémica naval se registraron pasos de buques argentinos por el sector con soberanía en disputa.

En septiembre del año último, la Cancillería protestó al trascender un trabajo similar realizado por Gran Bretaña. La orden del canciller Jorge Taiana fue entonces acelerar la investigación argentina, para incluir en la presentación ante las Naciones Unidas la zona en disputa con el Reino Unido.

Los gobiernos de la Argentina y de Gran Bretaña cortaron el año último todas las conversaciones sobre este tema. Londres ofreció realizar en conjunto las labores técnicas para delimitar la plataforma continental en el lugar de litigio, pero no tuvo respuesta por parte de la Casa Rosada. Diferir una contestación significa en el lenguaje diplomático rechazarla sin levantar tensiones.  Pero para realizar la operación científica argentina en las cercanías de las islas Malvinas y de las Georgias se trata de la última ocasión, dado el período estimado en dos meses de navegación para tomar las muestras sísmicas y topográficas del fondo del mar, además del necesario trabajo posterior de procesamiento de los datos obtenidos por el buque Puerto Deseado.

Un navío modernizado

Ese navío pertenece a la Armada y es operado bajo requerimiento del Servicio de Hidrografía Naval, hoy insertado en el organigrama del Ministerio de Defensa. Frente a la necesidad de completar el relevamiento de la plataforma continental exterior se modernizó el equipo del Puerto Deseado, con la incorporación de un sistema batímetro monohaz de aguas profundas, y el sistema de procesamiento Hypack. Las pruebas desarrolladas antes de esta expedición apuntan a que la tecnología del Puerto Deseado puede relevar el fondo marino en profundidades de 5000 metros.

Esa modernización del buque oceanográfico le permitirá completar técnicamente la misión. Y la decisión política del Gobierno habilitó la navegación en aguas que hasta ahora se evitaban. La ministra de Defensa, Nilda Garré, había señalado el 3 del actual en Puerto Belgrano "la inestimable importancia que tendrá la participación del buque oceanográfico ARA Puerto Deseado en los trabajos de delimitación de la plataforma continental argentina".

También señaló Garré "la significación creciente que tiene todo lo relacionado con la plataforma continental, respecto de la cual nuestro país debe concluir los trabajos de delimitación, y el renovado valor geopolítico de la región sur atlántica".

La posibilidad abierta por las Naciones Unidas implica para la Argentina sumar a la soberanía nacional más de 1.000.000 km2 , según las estimaciones de la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (Copla).

Esa extensión posible a las 350 millas náuticas de la zona de uso exclusivo económico se refiere a la explotación del lecho marítimo, no de los recursos vivos, para lo cual seguirá vigente el límite de 200 millas náuticas. La ampliación tendrá un fuerte impacto sobre las reservas petroleras de cada país.

La Argentina quedó retrasada en su presentación, ya que por problemas de financiamiento de los trabajos no se cumplió con el primer plazo fijado por las Naciones Unidas, vencido en 2005. Se cuenta ahora con la fecha final de mayo de 2009 para presentar los estudios técnicos que avalen la propuesta de incrementar el límite marítimo de nuestro país. El informe que prepara la Cancillería debería fortificar la posición sobre la soberanía de los territorios insulares argentinos, por eso se programó esta expedición en el Atlántico.

Los recursos financieros para el proyecto son aportados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con un gasto estimado en 18.645.026 pesos.


Carlos Mey, 14.04.2008