Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Exploracion

UN VIAJE MEMORABLE -  EL ICE LADY PATAGONIA

Comodoro Rivadavia

Ya temprano teniamos a la vista la costa de Comodoro Rivadavia, con su tipico perfil de costa Patagonica. A lo lejos se distinguían los edificios y el puerto, teniamos (al fin!) señal de celulares, asi que todo el mundo estaba llamando a su casa y acomodando sus valijas.

El problema del puerto de C.Rivadavia es su tamaño. Parece grande, pero tiene muy poco muelle disponible, por lo que no podiamos entrar, hasta que, con la ayuda de Diego Goñi y un amigo en el ARA Drummond, pudimos acoderarnos a este buque y bajar sin problemas.

 

La corbeta ARA Drummond

 

Alli habia que apurarse, asi que los saludos fueron cortitos, lamentablemente y a pasar el equipaje a tierra. La mayoria se apuraron a conseguir transporte al aeropuerto, ya que tenian vuelo reservado en poco tiempo; unos pocos nos quedamos para el vuelo de la noche y los que quedaban en el buque salieron a comprar alimentos frescos. Aprovechamos con Jorge Alcantara para darnos un atracon de langostinos y centolla en un restaurant del puerto (muy recomendable), hicimos tiempo visitando amigos en Rada Tilly y de alli al avion, cansados y solo queriendo dormir, ya que, por supuesto y como es regla, Aerolineas Argentinas venia atrasada, asi que llegamos a Bs. Aires cerca de la 01:00 de la madrugada.

Algo esperado, pero no de tal intensidad, fue el mareo de tierra que me agarro durante el día. Se me movia la mesa y el piso como si estuviera a bordo aun del Ice Lady.

Disfrutando de las centollas y una vista de la playa de C. Rivadavia (foto por Jorge Alcantara)

 

Un par de pesqueros en el muelle

Comodoro ha crecido enormemente en los ultimos años, ya no es una pequeña ciudad (o un pueblo grande) alrededor del Chenque, su centro tiene infinidad de edificios de varios pisos, el movimiento en sus calles es constante. Lo mas sorprendente es el crecimiento de Rada Tilly, al sur de Comodoro. Este valle ya esta completo, con calles asfaltadas, lindos jardines con cesped (!!), un cambio total a lo que habia visto hace muchos años, con unas pocas casas, tierra y viento solamente.

Fue comico ver los esfuerzos del tripulante de esta embarcacion para sacar a los lobos marinos de la cubierta. Los ahuyentaba por un lado y se subian por el otro. Sin duda ese lugar les correspondia a los lobos.

Lo único malo de CR fue una broma fuera de lugar de un tal Sr. Max, si ese era su verdadero nombre, bastante desubicado el hombre y que esperamos no volver a verlo nunca mas.

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar