Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

PEQUEÑAS HISTORIAS URUGUAYENSES

EL HUNDIMIENTO DE LA TORPEDERA “BOUCHARDO”

Por el Prefecto General (RE )ANDRÉS RENÉ ROUSSEAUX

El Prefecto Gral. Andres Rousseaux nos ha permitido publicar esta serie de articulos de su autoría, que cuentan vivencias de su patria chica, Concepcion del Uruguay, en Entre Rios.Han sido publicadas en Prensa Federal y en publicaciones de la Prefectura Naval Argentina. Agradecemos al Sr. Pref. Rousseaux este permiso. Dic. del 2009
Los amantes de nuestro hermoso río Uruguay, cuántas veces navegando por sus cristalinas aguas en la zona del Paso "Vera", al norte del Banco Pelay, hemos visto la boya "verde- ciega" que indica el "Casco a pique" de la Torpedera "Bouchardo", y nos hemos preguntado "¿Cuándo se hundió ? ¿en qué circunstancias? y otras mil preguntas, que nuestra mente nos lleva a hacer. He aquí los hechos:

La "Bouchardo" era una Torpedera de río de 1ra. clase. Integró la flotilla de seis unidades gemelas denominadas: "Jorge", "King", "Pinedo" y "Thorne".

Fue construida en Inglaterra, en los Astilleros Yarrow y Poplar a un costo de 12.000 libras cada unidad, tenía 39,63 mts de eslora, manga 4,03 mts; puntal 2,44 mts; calado medio 1,83 mts; tonelaje 85 tons, habiendo arribado al país en noviembre de 1890 con tripulación inglesa, siendo recepcionada por la Armada Nacional y destinada a la Escuadrilla de Torpederas del Río de la Plata, con asiento en Río Santiago (Bs.As.).

A esta torpedera, se la conoció con los nombres indistintos de "Bouchard" o "Bouchardo", producto de haberse españolizado el apellido del héroe naval Hipólito Bouchard, cosa que nunca se hizo en vida del marino, pero aún en la documentación oficial de la época, encontramos a esta torpedera con ambas denominaciones. Desde su incorporación a la Armada, cumplió diversas e importantes misiones, que no quiero detallar, para ir directamente al año 1930, en que ocurrió su naufragio y al cual quiero referirme. En ese año, la "Bouchardo", es alistada y asignada a la Prefectura Naval Marítima, con comando y tripulación militar, para el patrullado del río Uruguay, a los efectos de prevención y represión del contrabando, que se realizaba entre ambas orillas.

El 6 de setiembre de ese año, se produce el movimiento militar que derroca al Presidente Hipólito Yrigoyen, lo que motiva que gran cantidad de partidarios se exilien en la República Oriental del Uruguay, e inmediatamente inicien acciones "contrarevolucionarias", tendientes a restablecer al presidente depuesto en su cargo.

En esas circunstancias, a la "Bouchardo" se le ordena efectuar un intenso patrullaje del río, para evitar la "entrada o salida" , clandestina de elementos "yrigoyenistas". Encontrándose en esta misión, arriba al Puerto de Concepción del Uruguay, al mando del Guardiamarina Alfredo G. Attwell, el 29 de noviembre de 1930, en horas de la tarde, para "carbonear" en el depósito nacional que había en el puerto, zarpando con destino a Concordia, a las 22,30 hs., efectuando su navegación en forma normal, con las luces de navegación "encendidas" , por el canal principal del río Uruguay.

Al llegar aproximadamente a 1 km al norte del Paso Vera y siendo las 23,15, colisionó por la banda de "babor" con el remolcador "Kate" , al mando de D. Carlos Lavarello, perteneciente a la Compañía de Navegación Mihanovich, que navegaba en sentido contrario (de Norte a Sur) procedente del puerto de Colón (ER) con destino final Concepción del Uruguay, donde tenía su asiento habitual.

La colisión, le produjo a la "Bouchardo" un rumbo de aproximadamente 8 m sobre la banda de babor -hacia popa- lo que motivó que inmediatamente la torpedera, comenzara a embarcar agua y luego hundirse. Como consecuencia del "choque", el comandante de la torpedera, Guardiamarina Attwell, fue despedido del puente de mando, cayendo sobre la cubierta del "Kate"; otros marineros del buque de guerra, fueron despedidos al agua, siendo inmediatamente rescatados por la tripulación del remolcador.

En esas circunstancias, la sangre fría y serenidad del Capitán Lavarello, permitió el rescate de toda la tripulación de la torpedera, sin registrarse "desgracias personales". Asimismo, para evitar que la torpedera, se hundiera en el canal principal, el "Kate" con su proa, empujó -por así decirlo- a la "Bouchardo" hacia el veril oeste del canal, donde se hundió quedando parte de su estructura superior sobre la superficie, al quedar el casco apoyado en el lecho del río.

Los náufragos fueron trasladados por el remolcador "Kate" hasta Concepción del Uruguay, donde fueron alojados en la Subprefectura brindándosele asistencia y toda clase de cuidados. Al día siguiente, 30 de noviembre, embarcaron en el remolcador "Kate", que no había sufrido averías de importancia, timoneado por el Capitán Lavarello, el Juez Federal con asiento en C.del Uruguay, Dr. Salvador María Irigoyen, el Jefe de la Subprefectura local, Subprefecto de 1ª José María Ballesteros, y el Comandante del buque siniestrado, Guardiamarina Attwell, trasladándose al lugar del accidente a los efectos de realizar "in situ" una inspección ocular, autorizando en esas circunstancias el magistrado actuante, el retiro de diversos elementos de la torpedera. El Capitán Lavarello, quedó detenido en la Subprefectura, la cual instruyó el sumario, recobrando su libertad pocos días depués. sujeto a la causa.

A raíz de este accidente, en la tradición oral, existen diversos comentarios y anécdotas, que me fueron transmitidas. Si bien, en el sumario y a los periódicos locales, el Cte. de la "Bouchardo" manifestó que su buque navegaba con "todas sus luces encendidas", se dice en cambio que el buque de guerra navegaba en "sigilosa", entendiendo que así debía ser, dada la misión de vigilancia que estaba cumpliendo; era incoherente que lo hiciera con las "luces encendidas" ya que delataría su presencia. Otra versión, y asi debemos tomarla, era que el Capitán del "Kate", Carlos Lavarello, de reconocida militancia "radical yrigoyenista", vio la torpedera navegando en sigilosa, y que "ex profeso" la embistió con su buque, circunstancia que no pudo probarse en las actuaciones incoadas.

La anécdota más importante, fue cuando se produce la "colisión" entre ambos buques, el Comandante de la "Bouchardo", Guardia-marina Attwell "habría saltado" a la cubierta del "Kate" -pistola en mano- diciéndole al Capitán Lavarello: "¡ lo voy a matar por lo que hizo...!";contestándole el viejo lobo de río..."Primero deje que salve a su gente... después pégúeme el tiro...". Este gesto, de haber ocurrido así lo pinta de cuerpo entero y su hombría de bien.

Años más tarde de haberse producido el naufragio de la "Bouchardo" (año 1944) el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, solicitó al Ministerio de Marina, autorización para "reflotar el casco que fuera cedido a dicha repartición", lo cual se autoriza por resolución ministerial de fecha 18/10/1944.

En base a esta cesion el Ministerio comenzó las tareas de reflotamiento del casco de la ex Torpedera BOUCHARDO, en el lugar que se encontraba hundida desde el año 1930. La operación se realizó utilizando bombas de achique de gran capacidad y dos embarcaciones -tipo chatas- que colocadas a ambas bandas del buque, hicieran de flotadores. La maniobra resultó exitosa pero, al parecer, al ser reflotado el casco los técnicos del ministerio se dieron cuenta que los restos no tenían aplicación, por su antigüedad y averías que presentaba, por lo que decidieron trasladarlo a "aguas menos profundas" sobre la costa argentina, para alejarlo del canal y evitar de esa manera su potencial peligro para la navegación.

En las tareas de "reflotamiento" se recuperaron diversos materiales pertenecientes a la torpedera "Bouchardo", entre ellos varias cajas de repuestos y herramientas que a pesar de los años que estuvieron bajo el agua se encontraban en perfectas condiciones.

En las actuaciones realizadas por el Ministerio de Marina, con motivo de este "accidente", así fue definido, se sobreseyó definitivamente al Cte. de la "Bouchardo", Guardiamarina Alfredo G. Attwell, en concordancia a lo dispuesto en el Art.334, inc. 2 del Código de Justicia Militar. No he podido constatar si al Capitán Lavarello, se le aplicó alguna sanción (judicial o administrativa) por este hecho. Sí se pudo establecer que el juicio entablado por el Ministerio de Marina contra la armadora Mihanovich, se le atribuyó a ésta, debiendo resarcir los daños causados.

La torpedera "Bouchardo", ha quedado para siempre en nuestras playas, como símbolo de nuestras viejas glorias marineras y un recuerdo de nuestro pasado Uruguayense, que con esta nota queremos recordarla.

ACLARACIÓN: Los comentarios y anécdotas relativos al accidente, deben ser tomados como tales. No es mi intención polemizar o incurrir en incuria con la versión oficial de los hechos.

AGRADECIMIENTOS
Al Profesor Miguel Ángel Gregori, quien me "motivó para que investigara el tema y realizara esta nota. Al Sr. Juan Carlos Neyra, por haberme facilitado la foto de la torpedera "Bouchardo"(Revista Caras y Caretas-reproducción de Foto Roy al de Mario Soria); Al Sr. Prefecto General (RE) Joaquín Rodolfo Neyra; a los Sres. Juan Guariría; José María Rocca; Humberto La Nassa; Américo Guridi y al "viejo" patrón de nuestro río Uruguay, Don Raúl Victoriano Cordiviola.
 

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar