Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Informacion General 

DIARIO DE ABORDO “TRAVESIA HAITI CON EL SAN BLAS”

Velero tipico de Haiti

Por el CF Mariano Reguero - 2012 - Todas las imagenes son del autor excepto la del Bahia San Blas abajo. Algunas fotos se agrandan a pantalal completa.

A Fortaleza A Puerto Rico Haiti Regreso Fortaleza del Morro Fuerte San Cristobal

  EN HAITI

Miércoles 15 de febrero: el tiempo mejora bastante, el sol se deja ver. Seguimos con arrumbamiento general oeste. A eso de las 12:00 horas, nos encontramos navegando al través de Puerto Plata. Vamos con buena velocidad  y adelantados por lo que se decide propulsar con un solo motor. A las 10:00 horas nos reunimos los buzos y nadadores de rescate para coordinar los temas centrales de los buceos en Puerto Príncipe. Por un lado la situación general del equipo y el quién es quién y por el otro las medidas básicas de seguridad y de profilaxis medica que se realizaran. A las 16:00 horas estamos ya a la altura de Cabo Haitiano navegando al través de la Republica de Haití. La tarde está llena de sol y salgo a correr. El mar vuelve a tener ese color lapislázuli que vi al inicio de esta travesía, después de unos veinte minutos de trote me detengo a contemplar el mar en la proa. No dejo, desde niño, de quedarme extasiado de cómo la roda corta el agua y el mar en un juego de devoluciones genera olas y espuma. La tarde va dejando lugar a la noche. Estamos cayendo para el suroeste para tomar lentamente y durante la noche el Pasaje de los Vientos que separa la Isla La Española de la Isla de Cuba. Para la mañana siguiente estaremos navegando en la Bahía de Gonaives. Ahora sí el buque navega más cerca de la costa, y se ve de noche el recorte de los montes contra el cielo estrellado y sin luna. El San Blas sigue su marcha inexorable y yo me retiro a descansar pensando en que mañana vamos hacer un buceo si es posible una vez fondeados.

Jueves 16 de febrero: la mañana es bellísima y el paisaje es de ensueño. Estamos navegando ya, dentro de la Bahía de Gonaives, rumbo a la Bahía de Port Au Prince. A las 11:45 horas dejamos por babor la Isla de la Gonave por el Canal de Saint Marc. Toda esta zona es de singular belleza. Se ven a lo lejos, aldeas de pescadores y da la impresión que reina la paz en esta naturaleza tan preciada a los ojos de uno.

 

 

 

Es el contraste con lo que uno sabe, la miseria del país y la pobreza de su gente, las consecuencias de un terremoto desgarrador, y la falta de recurso no impide disfrutar de este paisaje que ofrece Haití. Pequeñas embarcaciones  a vela que tiran sus redes para probar suerte, y otras que surcan la bahía en forma silenciosa son parte de esta excepcional vista. El mar está planchado, y poco a poco vamos entrando en la Bahía de Port au Prince. Se hacen las 15:00 horas y se ordena cubrir maniobra de fondeo. Este puerto tiene varios sectores para fondear casi al lado del canal de entrada al puerto público. De hecho, se encuentra el buque de la Armada de Chile: el “Sargento Aldea” de la clase Foudres comprado recientemente a Francia.

De lejos observamos cómo van haciendo el desembarco con dos EDPV grandes (van llevando vehículos, camiones, maquinaria pesada rodante y la desembarcan en una playa al lado del muelle. ya que no confían en el calado del muelle asignado para ellos.

Fondeamos a la espera que un buque granelero termine su descarga y que un crucero llegue esta noche  o mañana a la mañana para luego zarpar y dejarnos lugar en el muelle. Se ve como un grupo de embarcaciones a remo se acercan al buque para negociar sus artesanías. Hay una mezcla de pintoresco y miseria, los remos son improvisados y las embarcaciones poseen poco francobordo. A puro remo vienen de a dos o tres personas por embarcación y pronto comienzan a ofrecer sus cosas.

   

A lo lejos, se acercan las autoridades nacionales nuestras y el agente marítimo en una lancha de pilotaje. Los recibimos y conversamos con el Comandante Nacional y algunos oficiales que vinieron a saludarnos. Se hacen los trámites de migraciones y quedamos en que mañana por la mañana  nos esperaban en tierra para coordinar la carga y descarga con todos los componentes intervinientes. Se nos informa que entraremos el sábado al mediodía y que las coordinaciones ya estaban en marcha con los organismos gubernamentales. Quedamos satisfecho, ya es la hora de pabellón  se escucha el pito marinero dando la orden de arría, luego los himnos nacionales argentino y haitiano, es ahí donde el agente marítimo, se puso la mano al pecho y una vez finalizado todo me dice: “Estoy muy orgulloso de escuchar mi himno”. Ya de noche la lancha se retira, y me voy a cenar. Escribo unas líneas y escuchando la FM de Puerto Príncipe me voy a dormir.

Viernes 17 de febrero: Me levanto temprano, es una mañana bella, radiante de luz. Hoy la idea es concurrir a tierra para efectuar las coordinaciones con el Contingente Conjunto Argentino. La ida no viene nada mal. Mientras espero que las embarcaciones vayan al agua. Dos EDPV  y un semirrígido en breve estarán listos para concurrir a tierra. Las EDPV trabajan de a dos, dándose apoyo una con otra.

Aunque a simple vista, se ve como una película de la segunda guerra mundial, estas son muy fieles y tienen una potencia difícil de igualar a un semirrígido. Cuando esta lista la maniobra, nos damos cuenta que hay una que no refrigera bien, es que las tomas están llenas de bolsas de plástico y residuos plásticos que se ven a simple vista en el agua cristalina. Una breve inmersión alcanza para destapar la toma y zarpar. El trayecto es largo y demanda unos 20/30 minutos hasta el lugar del muelle donde amarraremos. Pasamos de cerca por el buque de la Armada Chilena Sargento Aldea continúa desembarcando todo con sus dos EDPV, y llevan el material al muelle.

 

  

Un bote de seguridad sigue la maniobra ante cualquier problema. El buque esta impecable y realmente es una gran adquisición por parte de la Republica Hermana de Chile. Cuando estamos por llegar al muelle el agua cambia de color a un verde opaco, sin visibilidad. El olor es insoportable. Pienso en las medidas que adoptamos para bucear allí cuando estemos amarrados y espero que sean suficientes. Amarramos, y vemos que el material a repatriar está listo a un lado del muelle. La camioneta de las Naciones Unidas esta esperándonos y subimos. Los portones del puerto se abren y enfrente se encuentra la Capitanía de Puerto, y de ahí nos dirigimos bordeando a lo que ellos denomina Mercado Central

La miseria golpea de lleno en el espíritu de uno. Las fotos dicen todo, no es fácil explicar el porqué ni el cómo de lo que uno ve. Automáticamente surgen las comparaciones de lo que se posee y lo que no, de los afectos que se tienen, de las posibilidades que en la vida diaria se presentan, de las cosas que uno ha sembrado y cosechado. Y aquí esta pobre gente, luchando en su día a día, porque su problema es el hoy, es llegar a la noche y tener comida y lugar donde dormir. Es arañar, las posibilidades de lograr estar en la base de la pirámide de las necesidades básicas satisfechas, solo arañarlas…

  

  

  

Prácticamente no hay paz en la visual, hasta que llegamos al Hospital Militar Reubicable y nos encontramos con el staff del Contingente y las diferentes unidades que se encuentran desplegadas en Haití. Se coordina la carga y descarga, almorzamos y de allí nos vamos (prácticamente cuzamos) a la UN LOG BASE 2, donde se encuentra el Contingente y la Unidad Aérea. Me encuentro con gente realmente apreciada y nos ponemos al día. Al rato partimos para el muelle público ya casi siendo el atardecer. El transito es un caos y al entrar al muelle y ver tanta miseria uno se queda en silencio tratando de determinar parámetros. Hace dos años llegué a Haití en medio de las secuelas del terremoto (una semana después), hoy lo que veo es un diez por ciento mejor.

Si uno se detiene a mirar el paisaje portuario en este atardecer y suponiendo que no sé donde me encuentro, esta postal podría pasar perfectamente por un puerto perdido del África.

Puerto en el atardecer

Van llegando las dos EDPV, embarcamos y hacemos unos sondajes. La vuelta se convierte nuevamente en aventura. Arribamos al buque y nos dedicamos a descansar.

 Sábado 18 de febrero: Hoy es una bella mañana donde la bahía presenta un paisaje agradable a la vista. El se ve agua más limpia que ayer, a simple vista, solo se ven plásticos flotando. Los balseros vienen remando a ofrecer sus artesanías. Pobre gente que se quedará todo el día flotando para lograr  algo de comida o al menos una migaja de pan. Este día, esta mañana haremos buceo y después maniobrar con el bote. Desde Puerto Rico que vengo pensando en el buceo y las aguas contaminadas por lo que remarque que se compre todo lo necesario para la profilaxis de los buzos. Arriamos el bote y al grupo de buceo se le suman los nadadores de rescate. Vamos al agua el Suboficial Mancasola y yo para hacer un buceo por todo el casco. Lo notamos bien y revisamos los panes de zinc, líneas de eje, hélices y timón. El agua es clarísima y parece una película ver el buque desde abajo, prácticamente hay unos 20 metros de visibilidad. Salimos, hacemos la profilaxis y después va al agua el TF Ramírez que es el Buzo de Borda de la unidad. Excelente buceo, y quedo muy satisfecho con las medidas que tomo, las previas y las posteriores. Los buzos salen sin tener problemas ni de oído ni en los ojos. La descontaminación, todo el proceso es un éxito. El sol se hace sentir y terminado los buceos nos largamos a probar el bote y sus dos motores Mercury de 50 HP cada uno. Un fierro, le damos a las máximas revoluciones con el Jefe de Maquinas y llegamos a los 30 nudos estimados. Es tocar el cielo con las manos. El grupo no solo realiza una actividad marinera sino sumamente divertida.

Estamos a la espera que salga un crucero de pequeño porte que está amarrado al muelle que tenemos asignado. Se trata del “ADRIANA” un buque que pertenece a la firma TROPICANA CRUISES y donde se encuentra embarcado el Ministro de Turismo de la Republica de Haití.  Después de lo que vi hace apenas un día, este crucero amarró después del mediodía y con todas las pompas para que embarque el Señor Ministro. Ni bien zarpe, vamos al amarre nosotros.

M/V ADRIANA

Pasan las horas y deja libre el muelle, nosotros embarcamos práctico y nos dirigimos al muelle en una maniobra muy tranquila. El buque se desplaza lentamente con sus bodegas abiertas listas para la descarga, la idea es que ni bien se atraque se comience con la descarga. Y así se cumple. Se comienza a descargar a las 16:45 y no paramos hasta las 21:30 horas con las dos grúas trabajando. Estamos urgidos porque el plazo que tenemos para desembarcar todo es de 4 días en este muelle y de uno en los muelles flotantes cuando inicialmente era de diez días establecidos. La carga militar en su mayoría no está en containers y es de difícil maniobra.

 

Entrada al muelle publico

Domingo 19 de febrero: este día se continúa trabajando, empezando la jornada a las 06:30 horas. La carga sigue siendo dejada en el muelle para que acoplados o camiones vengan a buscarla y así dejarlo despejado para el sinfín de seguidillas que tendrá este día. Las cosas van bien. Pronto el buque se transforma en anfitrión y se comienza establecer una suerte de circuito para que la gente del buque conozca la LOG BASE de la ONU al lado del Aeropuerto donde se encuentra el Hospital Militar Reubicable del Contingente Conjunto Argentino y la Unidad Aérea. Este circuito le sirve a la gente embarcada conocer un poco de Puerto Au Prince ya que se encuentra de cara con la zona de Carrefour donde está el Mercado Central. Así ellos pueden ver un poco de esta realidad profunda de la miseria y al miso tiempo visitan a nuestra gente que se encuentra desplegada en la misión. No es fácil ir solo por la ciudad, sobre todo en la zona portuaria que ha sido declarada zona amarilla por la ONU. Este mismo día recibimos el siguiente parte:

ALERTA DE AMENAZA CONTRA PERSONAL UNIFORMADO DE MINUSTAH

“Se trata de una persona local de nombre KOKOBE quien es prófugo de la justicia. Esta persona debido al arresto de 2 miembros de banda, se dedica exclusivamente a atacar personal uniformado en el área cercana al puerto.

El tipo de movilidad que utiliza es la moto (circula con otra persona que conduce)  y el modo de ataque es desde la espalda de la persona. Este tipo de ataque lo realiza particularmente contra personal solitario de MINUSTAH o pasajeros de vehículos de las Naciones Unidas demorados por el tránsito o detenidos en semáforos en el área cercana al JMV IDP Camp.

Se espera que  a partir del día 16, debido a la celebración del carnaval en Puerto Príncipe y generando esto demoras en el transito adicional de vehículos, opere esta persona.

Ante cualquier sonido de disparos provenientes de  personas en moto tener precaución y avisar a las autoridades correspondientes para que se tomen medidas.”

Un tema no menor, aunque esperable en la situación que se encuentra esta gente. Si hay algo que dice el sentido común es que no todos están contentos con que las Naciones Unidas estén desplegadas en Haití. Pero sin entrar en polémicas sobre este tipo de ayudas u otras, en verdad es que hay muchos intereses creados para que nadie logre nada y se mantenga este status quo en este pobre país. Las Naciones Unidas han hecho un gran trabajo hasta ahora, y nuestro país ha sido parte activa de todo este esfuerzo.

A las 15:30 se realiza un buceo de inspección por la proa y el centro, tal como estaba programado y una vez finalizado el mismo se procede a llevar a cabo la profilaxis completa del buzo. En verdad, este método no es nada nuevo, pero lo tomamos como mandatorio ya que las aguas del puerto están altamente contaminadas. Luego continuamos con maniobra de embarcaciones menores hasta las 17:25. En verdad, se disfruta mucho del bote y de recorrer dentro de lo que es el antepuerto.

La tarde da lugar a la noche, es carnaval y algunas luces se encienden para dar algo de luz en una ciudad que permanece en penumbras. El puerto es cerrado y por lo tanto seguro, uno puede caminar a lo largo del muelle que debe tener unos doscientos metros e ir de visita a donde está la playa de cargas de nuestro contingente y saludar a la gente apostada. De repente me pongo a pensar que ha sido un largo día lleno de intensidad. Vuelvo al buque y después de cenar me acuesto temprano.

FALTAN FOTOS 19 DE FEBRERO

Lunes 20 de febrero: comenzamos la carga a las 08:30 horas, la apuesta es a terminar y lograr ganar tiempo. El Señor Jefe de Contingente no deja de coordinar y las actividades han adquirido un ritmo ferviente y sincronizado. A simple vista todo parece poco, que los tiempos no dan y largos etcéteras, pero hay un factor que no se tiene en cuenta muchas veces y es la gente. En este caso, el personal de cubierta al mando de su Jefe se mueven como leones. No dan respiro a la descarga.

A las 14:10 se realiza otro buceo y esta vez hacia popa, el buceo sale perfecto vamos otra vez con la profilaxis que implementamos y sale de maravillas. Continuamos con la práctica de maniobra con embarcaciones menores y nos alejamos un poco del buque para tomar velocidad. Llevamos el GPS para probarlo y nos da unos 25 nudos con un mar algo picado. Se nota que los motores están poco usados y la idea, con el Sr. Jefe de Maquinas es de darle el suficiente uso para que los mecanismos estén asentados. Entre tantas idas y venidas a velocidad, le indico al timonel que nos dirijamos a un pequeño buque tanque llamado “Carl Phillip” que estaba fondeado.

  

Cuando llegamos vemos que tiene matrícula en La Paz, Bolivia y su pabellón lo confirma. No tengo la menor idea de cuando llego acá, pero veo los tres perros que nos ladran y una hamaca paraguaya que esta tendida en la proa y nadie circulando en este pequeño mercante. Damos otro giro alrededor del buque y esta vez vemos un hombre sentado al lado del puente. Saludamos y ni siquiera contestó, solo nos miraba. Finalizamos las maniobras de bote todos mojados, un tanto por la velocidad y la lluvia de proa cuando rompía con el oleaje como también por alguna maniobra de manos inexpertas que recién tomaban la “manija” de de un fierro como este. Pero a todas luces me siento contento, mojado o no que esta gente pueda estar en contacto con el mar y sus elementos. No hacer maniobra con botes es no tener ojo marinero, es no poder ser un delfín que toma velocidad y coraje, es una picardía que se crezca sin sentir lo que es maniobrar desde grados donde se es joven para adquirir reflejos y libertad con responsabilidad. No hacer botes, teniendo la oportunidad, es dejar que el material caiga en desuso y que las cosas no funcionen. Es un todo que dice mucho, por eso veo bien que se aproveche esto y creo que… lo estamos aprovechando con todo.

  

A las 18:00 horas tenemos una visita con el Chief COE/MOU, el Señor William Mullan con todo su staff. Un irlandés simpático y con buen humor, estamos todos disfrutando de una velada que es buena para interrelacionarse y compartir experiencias.

La carga continúa y finaliza a las 22:00 horas logrando cargar el 100 % de lo que se tenía planeado. Es un éxito y todos aplaudimos espontáneamente.

Martes 21 de febrero: Hoy es un día más tranquilo, la gente de cubierta se dedica al trincado de la carga y el arrancho de toda la maniobra. Una vez finalizado estoy comienzan los retoques en la tapa de bodega y superestructura del buque en vistas a la ceremonia de cambio de comando del día de mañana. Esa es la actividad principal del buque.

Por nuestra parte, nos pasan a buscar los Señores Capitanes de Fragata Fal y Mignone que se encuentran destinados en la MINUSTAH. No están dentro del Contingente Conjunto Argentino sino que trabajan para las Naciones Unidas en si. Gentilmente, nos llevan a conocer Puerto Príncipe en profundidad, pasando por las ruinas del palacio y lo que sería el centro de la ciudad (muy cerca del puerto) y luego vamos haciendo una visita rápida por las diversas instalaciones de las Naciones Unidas. De allí pasamos por Bellville y Petion que son los barrios más seguros y tranquilos de la ciudad. Es allí, en Bellville donde se encuentran las embajadas y la casa del contingente. Y es en Petion donde vive en su mayoría el personal de la ONU. Es un día excelente y aprovechamos en descansar un poco nuestras mentes y disfrutar de estos momentos. Ya por la tarde regresamos al buque para prepararnos ya que nos espera un evento por la noche.

   

Ruinas del Palacio Presidencial, Refugiados en la montaña.

 

Centro Comercial y campo de refugiados frente al Palacio Presidencial.

Nos preparamos, ordeno mis cosas y nos pasan a buscar para una cena de camaradería en la Casa Argentina del Contingente Conjunto, estamos presentes todos. Reencuentro con grandes conocidos y gente entrañable. Es una velada donde podemos relajarnos un poco más y estar más tranquilos en la intimidad. Se hizo tarde y nos volvemos en medio de una ciudad oscura y desierta. Cada tanto, se ven sombras que caminan solitariamente vaya a saber dónde. La ciudad no tiene luz y se ven las montañas de basura quemándose y alrededor de ellas grupos de gente siguiendo una vida precaria. Es una realidad que lastima los ojos y lastima el alma.

Llegamos al Puerto y tardan en abrirnos el portón. El guardia está durmiendo y entre que se levanta y busca las llaves parece que tarda una eternidad. Esto como anécdota de una ciudad que esta fuera de su cauce normal. Nos despedimos pensando que para mañana lo único que queda pendiente es la ceremonia y el la carga de la Republica Oriental del Uruguay para el día jueves 23

Miércoles 22 de febrero: el buque es un frenesí de preparativos, sin duda, el evento as importante es el cambio de comando a las 17:00 hrs. No es común en la ARMADA ARGENTINA, que una unidad naval cambie de comandante en el exterior por lo que este hecho es de alguna manera histórico por su singularidad. Se terminan los retoques, los preparativos, y van llegando tempranamente oficiales de las Planas Mayores, del Batallón, del Hospital Militar Reubicable, de la Unidad Aérea, y oficiales del Staff de la MINUSTAH. De un momento a otro y a eso de las 17:00 horas, llegan los Señores Embajadores de la Republica Argentina Dr.  Marcelo Raúl Sebaste, y el Dr. Rodolfo Mattarollo por parte de la UNASUR, que junto con el Jefe del Contingente Conjunto HAITI XV el Sr. Capitán de Navío José Luis Villán participaran primero de la jura para luego presidir este último la ceremonia de traspaso de comando.

Luego de la jura se efectúa la ceremonia, asumiendo el nuevo comandante quien pronuncia la formula de subordinación y valor a la tripulación. A la contestación Para defender a la Patria y a la Constitución Nacional que da el personal subordinado se procede a la finalización de la ceremonia y luego un vino de honor con todos los asistentes. Es una velada cargada de emoción y de anécdotas donde abunda la oratoria de alto vuelo (sobre todo del Sr. Capitán de Navío Villán y del Señor Embajador Dr. Rodolfo Mattarollo) digna de quedar escrita en algún libro.

  

Formacion cambio de Comando y Vino de Honor

Jueves 23 de febrero: a las 06:00 horas iniciamos el movimiento a uno de los muelles flotantes, en una maniobra clara y sencilla efectuada por el nuevo Sr. Comandante el Capitán de Corbeta Carlos Schavinsky. Esto fue necesario para poder descargar la bodega 1 con la carga de la Republica Hermana del Uruguay. El muelle flotante no es otra cosa que un gran pontón estaqueado al fondo por cuatro grandes guías de grueso tamaño que hacen juego con la marea (aunque sea pequeña) y que posee en su superficie grúas y elementos de trabajo como si fuese una playa de contenedores pequeña. Aquí en estos muelles flotantes (son tres) es donde hacen escala los buques de la Caribean Lines, dejando contenedores y carga en general. A las 08:25 horas se da inicio a las operaciones de descarga y carga. Esta operación es rápida y se efectúa sin contratiempos.

Amarrando al muelle flotante

A las 11:00 hs tenemos un almuerzo de honor y visita de camaradería con todo el staff del  Contingente. Luego de esto, a las 16:00 hs buque el buque zarpa dando un largo adiós a Puerto Au Prince. Nos dirigimos, como se tenía previsto, a fondear para realizar un buceo en aguas claras para verificar el casco sobretodo líneas de eje. A las 16:50 horas se realiza el buceo de inspección para que una vez finalizado este el buque leve anclas y de inicio a su derrota a las 18:50.

El sol se puso en el horizonte y la luna dejó ver su luz ya que estamos en luna nueva. Del tranquilo andar del buque en derrota a Puerto Rico se interrumpe por un llamado telefónico al Sr. Comandante. Es el Jefe de Maquinas que le informa que debe parar el motor de Babor por una falla en el sistema de refrigeración. Esto deja al buque con un solo motor a millas de una escala o puerto serio donde se pueda entrar para ser reparado. Por eso, el Comandante ordena con gran sentido ir a fondear en plena noche para que el personal de maquinas, sin presiones pueda reparar la falla.

 

 

Este sitio es publicado por la Fundaciom Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar