Historia y Arqueologia Marítima

EL GALLARDETE AZUL DEL ATLANTICO

"The Blue Riband"
Récords Volver Los trofeos
Los Pura Sangre del Mar El Final de una ëpoca Datos

LOS PRIMEROS DESAFIOS 

El primer récord fue establecido cuando el Sirius arribó a Nueva York el 23 de Abril de 1838 (en realidad llegó el 22 de abril pero, habiendo encallado, tuvo que esperar que remontase la marea antes de poder entrar en el puerto). El Sirius había zarpado de Cork, en Irlanda, exactamente 18 días antes, Fue el primer barco que atravesó el Atlántico usando el vapor como principal medio de propulsión, realizando la travesía a una media de 6,7 nudos de velocidad. Por otra parte, apenas 4 horas más tarde, el Great Western, procedente de Bristol, entraba a puerto habiendo cubierto una derrota 350 km más larga, en sólo 15 días y 12 horas. La empresa fictadora, la British and American Steam Navigation Company, declaró, con toda razón, que el Sirius había llegado antes y por consiguiente era merecedor del título; por su parte, los armadores del Great Western alegaron que las prestaciones de su buque habían sido muy superiores y por tanto más signfficativas para el futuro de las travesías atlánticas. 

Los historiadores y los defensores de cada parte todavía siguen discutiendo sobre el tema, pero la verdad es que, desde entonces, la competición oficiosa a través del Atlántico se desarrolló con encarnizamiento durante más de un siglo, suscitando vivo interés. Pero las primeras noticias documentadas son bastante confusas. Al principio, el mérito era reivindicado por cualquier embarcación que hubiera realizado la travesía en el menor tiempo, pero no se tenían en cuenta factores tales como los métodos imprecisos, de la navegación de la época o la distancia total recorrida. También entraban en juego factores estacionales, y no únicamente por lo que respecta al mal tiempo en el Océano Ártico, el deshielo primaveral produce icebergs que obligan a navegar  más al sur, lo cual alarga la derrota. Más adelante, se convino que el título debía otorgarse al buque que hubiera mantenido la mayor velocidad media durante la travesía; de inmediato, los cronistas oficiales del Gallardete Azul recalcularon las prestaciones de los primeros desafiantes en base a sus diarios de a bordo, de los relatos periodísticos y de otras fuentes indirectamente relacionadas. 

El vapor alemán Kaiser Wilhelm Der Grosse de la Norddeutscher Lloyd, poseedor del título en 1898

Por otra parte, el cálculo de la velocidad no siempre resultó un trabajo sencillo, dado que las diferencias horarias, aceptadas entre Nueva York y Liverpool, variaban con el tiempo. Por ejemplo, entre 1850 y 1880, se consideraba de 4 horas y 56 minutos (las cuales se incrementaban en los viajes hacia al este y se restaban en los viajes hacia el oeste), pero en 1880 se estableció en 5 horas exactas. El incentivo para el desarrollo de los servicios transatlánticos residía en los servicios postales, las grandes emigraciones de Europa a Norteamérica y del aumento generalizado del tráfico regular de mercancías y pasajeros. En todos los casos, la lí nea de navegación que tenía en su flota el "buque más rápido en la travesía del Atlántico" adquiría una gran ventaja para atraer a los clientes y, al aumentar la competencia, también se incrementaba en igual medida la í importancia del récord. No obstante, con cierta irracionalidad, la Cunard -que fue la compañía que tuvo más veces el título en su poder- seguía rechazando reconocer la existencia de la competición, arguyendo que su éxito se debía a la seguridad, a la comodidad para el  pasaje y a la eficacia en general, velocidad incluida; incluso cuando sus famosas "reinas", Queen Mary y Queen Elizabeth cubrieron dicha ruta antes y después de la segunda guerra mundial, la sociedad rehusó firmemente aceptar el título y el Trofeo Hales, que se introdujo el año 1934.

Volver a  Pagina Base Gallardete Azul.