Historia y Arqueologia Marítima

EL GALLARDETE AZUL DEL ATLANTICO

"The Blue Riband"
Récords Los Primeros Desafíos Los trofeos
Los Pura Sangre del Mar Volver Datos

EL FINAL DE UNA EPOCA

El FINAL DE UNA ÉPOCA La entrada en servicio del Boeing 747 Jumbo Jet desbancó a los buques transatlánticos de pasaje, aun cuando su popularidad ya había ido menguando durante los años de la posguerra. Al cesar el último servicio regular, el Trofeo Hales fue depositado en el Museo de la Marina Mercante de los Estados Unidos, extinguiéndose el interés por el Gallardete Azul. Por otro lado, en agosto de 1985, el empresario británico Richard Branson hizo revivir la competición, intentando batir el récord establecido por el United States, pero navegando hacia el este. Desgraciadamente, su embarcación de competición, el Virgin Atlantic, tuvo una avería y se hundió a pocos kilómetros del faro de Bishop's Rock, pero las controversias posteriormente planteadas en lo que respecta a la legitimidad de su intento., hizo que se estableciera un nuevo consejo de administración para el Trofeo Hales, formalizándose también las normas refe rentes a eventuales modificaciones para su concesión. 

Entre el 19 y el 23 de junio de 1990, se hizo un nuevo intento para batir el récord, en esta ocasión con un gran catamarán llamado Hoverspeed Great Britain; logró mantener una media de velocidad de 36,97 nudos (superando los 35,59 nudos alcanzados por el United Sta tes,) y se convirtió en el nuevo titular del Trofeo Hales y del deseado Gallardete Azul del Atlántico.

  

 

 

 

En agosto de 1992, el codiciado récord fue conquistado por la embarcación italiana Destriero, que cruzó el Atlántico a una velocidad media de 53,09 nudos.