Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Buques de Malvinas Indice Informacion General

Los buques de Malvinas 

"CAPRICORN"

El Capricorn fué botado en 1859, en el Astillero Bideford de Devon, Inglaterra por George Cox para Madge & Co.

Era una barca de madera de 37,8 metros de eslora y 390 tons. Se hundió el 1 de Febrero de 1882.

El Capricorn hacia la ruta del mineral de cobre entre Chile y Swansea. En su ultimo viaje a fines de 1881, mientras venía de Swansea con una carga de carbon se encontró con temporales antes de cruzar el Cabo de Hornos. Para empeorar el tema, se encontró que su carga sufrio de ignicion espontánea del carbon, causando mucha alarma. El capitan entonces llevo el buque al lado priotegido de Isla de los Estados; al tener alguna proteccion de la tormenta se descubrió que el incendio del carbon estaba fuera de control y comenzaba a hacer peligrar la flotabilidad del buque, por lo que decidio hechar a pique el barco en estas aguas poco profundas para extinguir el fuego. Esto fué exitoso ya que se pagó el incendio y luego el Capricorn fué reflotado bombeando el agua de sus bodegas. Los severos daños causados por la tormenta del Cabo, el incendio y el hundimiento hizo que el capitan debiera llevar el buque a las Malvinas, donde esperaba se lo podria reparar.

A su llegada a Stanley se lo inspeccionó y fue condenado el 1º de Febrero de 1882 como no apto para navegar, por lo que se vendio como un almacen flotante a J.M.DEan e Hijos, quedando a flote en el puerto de Stanley. En 1889 el Capricorn fué vendido a la FIC para el mismo uso. Para la decada de 1920 sus planchas estaban tan afectadas por la edad y los hongos que se hundio en el puerto.

En 1942 fue bombeado nuevamente y movido a su lugar actual, al Oeste de Stanley, donde fue nuevamente hundido, esta vez para siempre. Formo el comienzo de un pequeño muelle que se uso por las tropas estacionadas allí durante la 2GM. En 1948 fue vendido nuevamente y su estructura fuera del agua retirada y vendida como leña.

Por los útimos 50 años el casco del Capricorn se ha degradado lentamente por el mar y el viento, quedando ahora sólo un esqueleto de las cuadernas del buque, que sobresalen del agua en marea baja. Este pecio, uno de los más dilapidados del puerto de Stanley queda en forma de esqueleto y personifica el triste colapso gradual de sus grandes tesoros marítimos.