Historia y Arqueologia Marítima

HOME

STEAMBOATS INDICE DEL LIBRO

Desastre y Fin

 Un Domingo a la tarde en 1869, mientras el Robert E.Lee salía del muelle, un chico de 12 años, tratando de saltar al muelle se cayó al río y se ahogó. En 1885 un barril de whisky cayó sobre un peón en el Charles D.Shaw y lo mató. Ese mismo año el carpintero y barman del Ed Foster cayó intoxicado del barco y se ahogó. Un pasajero del Guiding Star le hizo un juicio al barco en 1888 luego de caerse por una escotilla. En 1896 el loro del capitán Leather voló del Natchez y se ahogó.  El otro año, cerca del muelle de Vindalia, el Dr. R.D.Sessions salto del ferry Concordia para salvar a un hombre.

Miles de pasajeros viajaron en vapores durante el fin del siglo XIX y muchos accidentes menores deben haber ocurrido. Accidentes grandes también, pero menos frecuentemente que en los tiempos anteriores de los vapores. Los barcos más nuevos eran mas seguros y mejor regulados por el gobierno para evitar las espectaculares explosiones que habían antes volado gente y maquinas por los aires. Incendios, troncos sumergidos y colisiones continuaron siendo peligros de todos modos y millones de dolares de barcos y carga fueron reducidos a ceniza. Una chispa podía encender un fardo de algodon y mandar llamas al barco entero, destruyéndolo en quizas 15 minutos.Escondidos bajo las barrosas aguas como monstruos, una raíz de tronco podía hacer un tremendo agujero en el casco y el agua entrar más rápido de lo que se podía sacar. Los barcos chocaban en niebla. tormentas y oscuridad. Encallaban en bancos y camas de hielo y se destrozaban con tornados.

Los problemas con los vapores aumentaron al acercarse el fin de siglo. NIveles altos de agua, niveles muy bajos o el hielo interferían con el comercio año tras año. Horarios modificados permitían que la mercancía estuviera esperando en labarrancas del río por días; a veces el barco debían silbar y pasar de largo un muelle lleno de carga debido a que el bajo nivel de agua no le permitía poner más carga sobre cubierta. Más negocios se fueron hacia el ferrocarril.

En 1890 los trenes llevaban 10 veces más carga que los vapores y para el fin de siglo 30 veces más, no obstante los poco realistas dichos de los hombres de río de que reviviría el comercio allí.

El Waterways Journal reportó en 1892 que el negocio de los vapores alrededor de St. Louis por el año pasado había sido muy pobre, notando que: "primero bajaron las aguas, luego vino el hielo y ahora hay tanta agua que ningun barco puede hacer negocio". El informe decía que probablemente ningun barco de St. Louis había hecho un dollar en  los últimos 8 meses. Nuevamente en 1895 los reporteros lamentaban el bajo nivel de las aguas, que ocurría justo en el momento en que los grandes cargueros de algodon deberían ponerse en línea para cargar. "Pero los ferrocarriles están ganando por esto que ocurre". 

Los viejos vapores de pasajeros que por años se movieron entre Cincinnati y Cairo, Cairo y Memphis, St. Louis y Memphis, Memphis y Natchez y Natchez y New Orleans, habían, en su mayoría, desaparecido al moverse el país a otra era en las dos primeras decadas del siglo XX. Tan seguro como el carro y caballo dió paso al automovil, el vapor debió moverse a un lado para que comience un nuevo capítulo en la historia del río Mississippi.

Algunos vapores sobrevivieron hasta la mitad del siglo XX - el Tennessee Belle hasta 1942, el Betsy Ann a 1940 y el Senator Cordill hasta 1934, para nombrar alguos - pero para 1920, los barcos con motores Diesel dominaban el río.

158 El T.P.Leathers, el tercero en ser llamado por su nombre por el famoso capitán, está en ruinas unas pocas millas arriba de Natchez en el otoño de 1896. Bajando el río el barco comenzo a llenarse de agua. Las bombas se arrancaron pero no podían sacar el agua lo bastante rápido. Los tripulantes comenzaron a arrojar el algodon por la borda para sacarle peso; el barco llego a la orilla, los pasajeros desembarcaron y el J.B O´Brien, que había escuchado las señales de socorro, llevo los pasajeros a Natchez. El capitan culpó del accidente a la enorme craga de 1.700 fardos de algodón, 9.000 bolsas de semilla de algodon y una gran cantidad de aceite de algodon, explicando que la carga había causado que la cubierta se abriera cerca de la compuerta de proa, a donde entró el agua. El Cap. Dick Leathers tenía a su nueva esposa en este viaje. El barco fué levantado y reparado y continuó trabajando hasta el 1900. 159 - El algodon que se perdía por la borda en desastres generalmente se recuperaba y entregaba en destino. Aún fardos que se hundían se encontraban. Muchos barcos, como el T.P.Leathers, tuvieron accidentes como éste y eran remolcados a los docks en New Orleans, donde eran reparados, repintados y puestos a nuevo. Este accidente tuvo lugar el 22 de Octubre de 1896. El barco fué levantado el 29 a un costo de $12.000; para Noviembre 21 el T.P. Leathers estaba de nuevo navegando, como nuevo con sus chimeneas e terminacion cuadrada ahora terminada en plumas.

160- Río abajo un hombre fué una y otra vez a sitios de accidentes como éste. Su nombre era Al Burris y era buzo y hacia salvataje. Si opinion era tenida en cuenta sobre si salvar el barco y desguazarlo. Justo cuando Burris termino de completar el trabajo del T.P.Leathers, tuvo que correr para el Lula Prince, que hacia un mes otros estaban tratando de salvar 161- El Lula Prince, aunque nunca se lo vió de vuelta, se había hundido en el rio Atchafalaya pero fué levantado y remolcado a New Orleans por el G.W.Lyons. El casco del pequeño barco estaba en buen estado y la maquinaria bastante bien. Luego de algunas reparaciones en N.O. lo que quedaba del barco volvió a Natchez como aparece en la foto. El remolcador Belle Prince se ve atrás. El LUla Prince remolcado por el Alice Brown fué a Madison, Indiana para ser reconstruído. Volvió a Natchez en Noviembre de 1897 para retomar su lugar en el comercio entre Natchez y Sara Bayou. El barco era tan popular que en su primer viaje de regreso recibió una ovacion todo a lo largo de la costa.

162 - El Chalmette se hundió en el verano de 1904, probablemente por chocar con un tronco sumergido. El barco fué construído en 1898  del casco del viejo City of Vicksburg de la Anchor Line, que habia sido dañado en el tornado de St Louis de 1896 y nunca reparado. 163- Los buzos salvaban lo que podía y los desarmadores usualmente removian lo que quedaba del barco. A veces un barco encallado era quemado para sacarlo del lugar.

164 - El Arkansas City, uno de la Anchor Line tomado por el tornado de St. Louis en Mayo de 1896, fué una pérdida total y poco se parecía al precioso vapor que navegó el Mississippi por 14 años. 165 - El magnifico Belle Memphis, habiendo escapado el tornado, se quedó en el río por otro año y medio. A fines de 1897 chocó un tronco y resultó dañado sin remedio.

166 - Pare el fin del siglo la estacion de ferrocarril, en vez del muelle del río, era el centro de la actividad en pueblos pequeños como Natchez. Atrayendo más pasajeros y carga con su velocidad y mejoras en confort y conveniencias, los ferrocarriles parecían entonces haber ganado la larga carrera con los vapores a través de la segunda parte del siglo XIX.

167 - En Bayou Sara tambien el ferrocarril encontraba mas gente y carga en las estaciones al tiempo que los vapres comenzaban a perder su brillo a fines de los 1800. 169 - Aquellos que una vez trabajaban en la carga de algodon estaban en vez cargando mercaderías a los trenes al principio del siglo 20.

168 - Al tiempo que los pequeños pueblos trataban de mantenerse a nivel del resto del país, se daban cuenta que los ferrocarriles eran la llave. Los barcos, confinados a las orillas del río, no podían competir con la red de trenes que cruzaban el país. Mientras los eventos en el pueblo estaban centrados en el muelle en una era, se mudarían  a la estacion en el futuro.

170 - Los vapores de antaño estaban muriendo, pero los remolcadores a vapor como el poderoso Sprague, construido en 1902, mantuvo viva la posibilidad que e río podía llegar a ser otra vez las rutas de comercio d ela nación. El Sprague, que se dice que costó $ 500.000, fué objeto de burla por los veteranos que decían que no sería un exito financiero. En realidad al hacer su primer viaje se encontró con un problema tras otro pero el barco continuó trabajando en el Mississippi hasta 1948,m cuando se retiró.

Al haber pasado al siglo XXI más trafico y más frecuencias viajan por el Mississippi que nunca antes en la historia del río. El glamour, romance y grandiosidad, de todos modos, se han perdido, excepto por momentos amorosamente capturados en los pueblos de río por fotografos como Henry C.Norman

El Río Mississippi: Una idea general. Una segunda chance Un pajaro fantasmal
Un barco para los tiempos El muelle cobra vida Un pueblo de rio
"Locos por el algodon" Algodon, carbon, correo y melaza La Línea Anchor
La temporada baja Inundaciones y demoras Desastre y fin