Historia y Arqueologia Marítima

HOME

STEAMBOATS INDICE DEL LIBRO

Un pájaro fantasmal

 Melodiosos, alegres, tristes, temerosos, el silbato de un vapor de ruedas cantaba como un pájaro fantasmal desde su alta percha sobre la casilla el piloto. Tan individual como el barco mismo, el silbato anunciaba qué barco estaba llegando de alrededor de la curva cuando estaba aun a millas de distancia.

"Es el James Howard!", gritaba un chico jugando en las barrancas sobre Natchez under the hill.

O quizás era el Charles Rebstock, el Stella Wilds o cualquiera de los más de 2.000 barcos que viajaban por el Mississippi durante las tres últimas décadas del siglo XIX.

Los chicos ribereños conocían a los barcos por sus silbatos, lo mismo que la mayoría en el pueblo. Dos de los mas famosos silbatos eran los del Will Kyle y el Paris C.Brown. Se dijo que la ambición mayor de un niño en 1883 era imitar los "gritos de otro mundo" de los silbatos de vapor.

El silbato del Will Kyle se dice que traía una tormenta cuando sonaba al su arribo a Natchez. Pasando un pequeño pueblo en el rio Ohio en un Domingo a la mañana, el Kyle sopló su silbato mientras había servicios en una pequeña iglesia, causando que el ministro, seguido de toda la congregacion, "saliera de la iglesia como si hubieran largado un colmenar de abejas adentro". Se dice que el día siguiente, dos hombres que habían escuchado el sonido en otro punto del río formaron una partida de hombres para cazar el "gran, salvaje animal" que habían escuchado.

En Paducah, Kentucky, las autoridades adoptaron una ordenanza en 1885 prohibiendo que los vapores silbaran dentro de un radio de media milla del muelle. Una razón puede haber sido prevenir accidentes como el que ocurrió en Natchez un día de Agosto de 1889, cuando el vapor Charles D. Shaw comenzó a silbar y asustó un caballo con un carro vacío, el que atropello un corral, paso por encima a una mujer y dejó un desastre atrás.

02. Los silbatos obtenían sus sonidos únicos por el tamaño y la cantidad de tubos.  Se podían colocar uno a cinco tubos en la base y cada uno con su nota musical. Ricos sonidos musicales  salían de algunos silbatos y en otros un acorde sólido, dependiendo si se soplaban juntos o separados. La cantidad más popular de tubos parece haber sido tres, como en el silbato del Charles Rebstock.

03. Un editor de periódico de 1888 se quejo de que los vapores no limpiaban bien sus silbatos, resultando en un sonido menos que agradable. Dijo que el óxido se acumulaba en los fondos de los silbatos mientras el barco estaba quieto, pero que un rápido y buen uso de aceite de carbón podía hacer que se aflojara. La fuerza del vapor haría entonces limpiar los silbatos y sonarían limpios y armoniosos como nuevos. El gran cargador de algodón John. A. Scudder tenía un silbato de cinco tonos bastante sofisticado.
El Río Mississippi: Una idea general. Una segunda chance Un pajaro fantasmal
Un barco para los tiempos El muelle cobra vida Un pueblo de rio
"Locos por el algodon" Algodon, carbon, correo y melaza La Línea Anchor
La temporada baja Inundaciones y demoras Desastre y fin