Historia y Arqueologia Marítima

HOME

STEAMBOATS INDICE DEL LIBRO

Un barco para esos tiempos

"Si lujo y comfort es lo que quiere, entonces se lo daremos", Debe haber pensado el capitan John Tobin cuando planeaba el barco que llamaría J.M.White. Sería un gran barco, hecho para la Cía. Greenvile and New Orleans Packet Co, de la cual Tobin era socio. Los escépticos predijeron que el viaje y transporte en el río estaban moribundos por la red creciente de ferrocarriles. "Nada como los barcos que vimos antes de la guerra se verán nuevamente en el Mississippi", dijeron. Cuando vieron al J.M.White navegando con gracia rio abajo en 1878, tuvieron que admitir que fué el mejor vapor de paletas del Mississippi que habían visto.

Pronto lo llamaron "Mistress of the Mississippi". Aunque no fué el mas grande de los barcos - el Grand Republic tenía esa distinción - el J.M.White era enorme: 320 pies de largo y 91 pies de ancho. Ornado, cómodo y suntuoso, fijo un standard nunca igualado.

En una fría noche de Diciembre de 1886, mientras el J.M.White anclaba en el Blue Store Landing cerca de Bayou Sara para tomar una carga de semilla de algodón, el segundo ineniero, de turno con su socio, creyó ver una linterna justo sobre la carga de algodón a media distancia en la cubierta principal. Caminó en esa dirección para investigar y para su horror no era una linterna sino llamas que salían de un fardo de algodón.

"Fuego! Fuego!" gritó. El hombre de guardia de inmediato toco la enorme campana, la hizo sonar furiosamente hasta que las llamas lo apartaron de allí.

Despertado por la campana el ingeniero jefe, dormido en su cuarto de la cubierta texas, saltó de la cama y se encontró rodeado de humo. Desperto a los demás y salieron a cubierta. La unica manera de salir del barco era bajar por uno de los laterales del barco hacia tierra. Las bombas habían sido comenzadas y dos chorros de agua batallaban las llamas. No había esperanza. la velocidad del fuego les ganó a todos los esfuerzos por extinguirlos.

Los oficiales despertaban a los pasajeros, muchos escapaban saltando al agua. Las mujeres y niños gritaban por ayuda. Un superintendente de ferrocarriles viajando con su esposa y dos hijas, aparentemente tiró al agua las hijas y se quemaron vivos con su esposa fuera de las cabinas de las damas.

Un buey premiado que se llevaba de Vicksburg a New Orleans para una exhibicion murió en su establo a popa. Dos de sus cuidadores perecieron con él.

El Stella Wilds, también en Bayou Sara, fué a la escena del desastre cuando su comandate, Cap. Pennywitt, vió las llamas. El Stella Wilds tomo varios a bordo que habia escapado del fuego y pronto salió para Baton Rouge. En su viaja rio abajo, vieron un hombre tomado de un fardo de algodon flotando en el río y le tiraron una cuerda. Al tratar de agarrarla se salio del fardo y se ahogó.

Algunos reportes dicen que 20 personas murieron en el desastre. El barco se quemó en 15 minutos. La pérdida del J.M.White y su carga se acercó al precio de un barco nuevo: $ 300.000.-

04 - Una escalera  amplia y curva llevaba de la cubierta principal del J.M.White, donde los pasajeros abordaban al buque, hasta la cubierta de calderas. La atencion a los gustos de esa época estaba en todos lados - aún en el cartel que llevaba el nombre del barco tenía filigrana (gingerbread). 05 - En la cubierta de calderas, donde estaban localizados el salon principal y las cabinas más importantes (pero no cañderas), la ancha cubierta  que corría a lo largo del buque entero proveía de areas de recreacion espaciosas. Este pasajeros, quizás ricos dueños de plantaciones y amigos del capitán, se sentaban fuera de sus cabinas, de las cuales se ven las ventanas y puertas detrás.

06 -  Extravagante en todo detalle, el J.M.White proveía una escupidera cada seis pies alrededor de la cubierta, para la conveniencia de los hombres que se ejercitaban o relajaban allí. 07 - Aunque considerado un barco rápido, el J.M.White viajaba a velocidad de vapor de río, raramente sobrepasando 15 millas por hora. Leer, socializar y mirar al río consumían horas y horas del tiempo del pasajero.

08 - Dentro de la cbaina principal, los detalles arqitectónicos y decorativos eran sorprendentes. De un lado estaba la oficina del purser y una gran area de recepción, donde pisos de parquet, molduras de madera labradas a mano y embellecimientos de las paredes y techos, vidrios pintados en paredes y techos y elementos modernos le hacian parecer al lobby de un hotel de primera categoría. 09 - Figuras mitologicas adornaban el enfriador de agua de plata Reed & Barton, el mismo un objeto de conversacion y de admiracion. Cadenas unian copas de plata al enfriador, que estaba sobre una mesa cubierta de mármol.

10 - En el otro lado del salón estaba el salon de las damas. Alfombrado de pared a pared, muebles con cuero y un enorme espejo, increíble en lo intrincado de sus arreglos, adornaban el salón. En un pequeño estante a un lado del espejo había una campana de plata para llamar al servicio. 11 - Bajo los enormes candelabros, con los globos marcados "J.M.W.", los pasajeros cenaban o eran entretenidos en la cabina principal, que estaba rodeada de 23 camarotes. Adicionalmente, había dos suites nupciales de lujo.

12 - Cuando la cabina prncipal estaba puesta para la cena, se traian las mesas al largo comedor. Los cubiertos de plata sterling y las servilletas de lino irlandés tenían el monograma de J.M.White, la loza estaba decorada con pinturas a mano del barco y la comida en sí se decía que era excelente. 13 - Las chimeneas dobles se elevaban 81 pies hacia el cielo y estaban completadas por "plumas" decorativas que tenían 8 pies de alto. Cortas escaleras llevaban al texas, el nombre dado a la seccion del barco donde el capitan y sus oficiales residían. En el J.M.White el texas tenían 50 cabinas, incuyendo las de los oficiales.

14 - Sobre el texas estaba la cabina del piloto, de donde salían los silbatos desde el techo y las chimeneas tocadas con plumas en su extremo eran bien visibles. La rueda de timón de 12 pies muchas veces requería el trabajo de dos hombres.

15 - Algunos dicen que el J.M.White nunca fué el generador de dinero que su capitan esperaba que fuese, otros dicen que hizo mucho. No importa sus argumentos, la verdad es que por ocho espléndidos años, el J.M.White agració al Mississippi con su singular belleza y añadió un capítulo inimitable al romance del río.
El Río Mississippi: Una idea general. Una segunda chance Un pajaro fantasmal
Un barco para los tiempos El muelle cobra vida Un pueblo de rio
"Locos por el algodon" Algodon, carbon, correo y melaza La Línea Anchor
La temporada baja Inundaciones y demoras Desastre y fin