Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion General

LOS SUMERGIBLES BRITANICOS CLASE "K"

Introduccion (Mal) Comienzo La Perdida del K13 y otros
Acciones de guerra La Batalla de May Island K-26 y final
Clase M Nomina de la clase K Planos y Especificaciones
Fotografias

La Perdida del K13 - "Demasiados condenados agujeros..."

La mañana del 29 de Enero de 1917 era importante para el Capitan (Lt.Comm) Godfrey Herbert, ya que se haria la prueba de mar del submarino K13. A las ocho de la mañana todo estaba listo, con ochenta hombres a bordo, la tripulacion de 53 que operarian el submarino, 14 directores y empleados de Fairfield´s, cinco representantes de subcontratistas, cinco empleados del Almirantazgo, un piloto del Clyde y dos pasajeros, el piloto y el ingeniero jefe del K14, que se estaba construyendo en el mismo astillero.

Las cosas salieron mal desde el principio. A menos de una milla alguien accidentalmente paro el motor de la direccion, poniendo al timon fuera de circulacion. Antes de poder hacer algo con los motores su proa giro suavemente hacia la costa y encalo en la orilla del rio.. La corriente de inmediato empujo la popa hacia el mar, por lo qie giro, tapando el río. Al mismo tiempo el vapor Sonnava venia rio arriba, Herbet le aviso del problema pero en vapor siguio, tratando d epasar por un agujero entre el submarino y la draga Shieldhall, pero era muy angosto y con un tremendo ruido todos quedaron encajados entre sí. Los insultos volaban entre los puentes, como se imaginarán.

El Sonnava dio reversa y salio y el K13 se despego finalmente del barro., para las once llego al muelle de Craigendoran y tomo a bordo al director Gral. de Fairfield y al arquitecto naval en jefe y comenzo las pruebas. Todas las de superficie fueron perfectas, sin problemas; para el mediodía se dirigieron al Gareloch para las pruebas finales de inmersión, dejando antes en el Comet, su nodriza, a la gente que no era necesaria y que almorzaría allí. Se hizo una primera inmersión a 80 pìes y emergio sin problemas, aunque un poco "pesado". Tras una inspeccion se vio que habian entrado unos 200 galones de agua en la sala de calderas, pero la limpiaron y secaron mientras inspeccionaban el barco. Vieron que de los 4 ventiladores de la sala de máquinas la tapa de uno se atascaba al cerrarse, pero le aseguraron al capitan que eso no era un problema. 

El K13 tenía en total nueve puertas a prueba de agua y, aparte de los tubos lanzatorpedos, doce escotillas e innumerables valvulas, compuertas y aberturas en el casco, en la opinion de un submarinista: "Demasiados condenados agujeros..." En los submarinos anteriores, un capitan podia controlar personalmente los controles y la tripulacion, pero el enorme bote K debia ser comandado por control remoto: indicadores, bocinas de voz y telefono.

El barco estaba dividido en nueve compartimientos (ver plano): la sala de torpedos de proa, la de oficiales, la sala de control (que contenia una cabina de radio de 4x9 pies) , la sala de torpedos del medio (del cual se disparaban los torpedos en forma perpendicular), la sala de calderas, la de turbinas, la del motor diesel y motores electricos, el espacio para tripulantes y el compartimiento del timon (que tambien contenia espacio para la tripulacion).

El K era un submarino de doble casco, con uno cilindrico o de presion y uno externo de acero liviano. El espacio intermedio estaba dividido en 20 tanques de lastre principales externos. A lo largo del fondo del submarino, dentro del casco de presion, había mas tanques, de lastre principal (7), de lastre auxiliares (8) y los tanques de proa y popa de balance.

El K13 no era el primero en ser botado ni probado, aunque era el primero en el Clyde. El K3 habia sido el primero, sólo 14 meses luego de firmado el contrato. De los otros 12 submarinos ordenados en 1915, todos estaban cerca de terminarse o haciendo sus pruebas. Increiblemente, el Almirantzago habia ordenado otros siete mas entre Enero y Agosto de 1916: tres de Vickers, dos de Armstrong Whitworth y uno cada uno de Scotts y Beardmore. Sin pruebas en un prototipo, se habian ordenado 21 buques de un diseño revolucionario a un costo de mas de seis millones de libras esterlinas!

Lo que no se sabia era que el K3 no estaba dando un comienzo auspicioso a la nueva clase K. Durante el primer viaje de prueba la temperatura en la sala de calderas era imposible de soportar, aun con todo abierto. Un mar de frente rompió todas las ventanillas de la torre de control y para más insulto, un patrullero britanico le disparó pensando que era aleman. Los diparos cayeron cortos y el K3 huyo rápidamente, lanzando una densa columna de humo.

En una de las visitas que le hacian, llevaron al principe Eduardo, futuro rey Jorge VI. Mientras hacia su inmersion, de golpe metio su proa en un ángulo agudo y se hundió. Muchos hombres cayeron, otros se pegaron contra las paredes. El principe debio agarrarse y quedar colgado. Con el agua a solo 150 pies, el submarino quedo con su popa en el aire y sus helices girando al sol. Llevo 20 minutos liberar al submarino y traerlo a la superficie. Mas adelante, mientras iba a 10 nudos tomo una gran ola que le apago las calderas, el submarino se puso de costado y mas agua le entró, con la sala de calderas tres cuartos llena de agua. Pudo volver a puerto con ayuda del motor diesel suplementario.

Para entonces ya el K2, K4 y K6 estaban en pruebas, con problemas similares.

Pero volviendo al 29 de Enero y el K13, hasta ahora el K13 no habia tenido grandes problemas y luego de almorzar opiparamente y unos buenos cigarros para festejar de parte del astillero, ochenta hombres quedaron a bordo para la prueba final de inmersion.

Se ordeno inmersion y se controlaron todas las salidas y entradas de agua, a unos 20 pies, un tripulante grito que se estaba inundando libremente la sala de máquinas y cerro la compuerta respectiva. Le informaron al capitan que emergiera de inmediato ya que se estaba llenando de agua. Al ordenar el soplado de los tanques, vieron que el submarino seguía bajando. La presion en los oidos le daban una idea de la cantidad de agua que entraba, largaron las dos quillas de emergencia de 10 toneladas, pero sin éxito, cada uno en su sitio cerro las compuertas estancas que los comunicaban con el resto.

En la superficie no vieron nada raro, excepto lo rapido que se habia sumergido. Por la popa, el submarino se hundio con unos 4 grados de inclinacion, lentamente. Los hombres que quedaban vivos no lo podían creer.

Tomaron cuenta de los que estaban vivos: 49, se habian perdido en un santiamén 31 hombres. No obstante estar a pocos pies de la superficie y a metros de un enorme astillero que lo habia construído, estaban a las puertas de la muerte.

El rescate del K13 fue un verdadero ejemplo de un "mal salvataje". se cometieron todo tipo de errores, pero finalmente consiguieron elevar su proa y abrir un agujero, por el que salieron los sobrevivientes uno a uno, después de 57 horas de que se habia hundido y una larga historia de errores increíbles, mangueras de aire mal puestas, valvulas que no funcionaban, etc. etc.

Los hombres tuvieron pesadillas por semanas y uno de ellos tuvo un efecto sorpresivo, perdio todo el pelo de su cabeza en unas pocas semanas. Pero ésto no lo detuvo cuando recibio su nuevo destino al K22, alias el renovado y salvado K13.

Imagen tomada por David Sinclair, octubre del 2013, adelante los empleados del astillero, atras la tripulacion.

La firma pudo finalmente recobrar el submarino y remolcarlo hasta el astillero, donde retiraron los cuerpos de los fallecidos, que quedaron en un cementerio en Faslane Bay, que mira hacia la escena de la tragedia. Fairfield´s completo el gemelo, el K14, pero nunca más construyó un submarino. El K13 de la mala suerte fue arreglado y rebautizado K22. Ya nunca mas se llamaria con el numero 13 a un submarino de su majestad.


Desaparicion del K5

En los doce meses luego del Armisticio, los submarinos K no perdieron nada de la propensión a meterse en problemas. Dos veces en un mes el K15 se sumergio sin control en el Mar del Norte y pegó contra el fondo. El K8 se prendió fuego en Chatham mientras se lo estaba modernizando. El K14 casi s epierde cuando una explosion de una caldera forzo los ventiladores hacia afuera mientras se estaba sumergiendo, una accion inmediata de la tripulacion lo hizo salir a la superficie.

Pero sin embargo luego d ela creacion de la 1ª Fotilla, los K hicieron cientos de horas de inmersion en el Atlántico sin problemas. La FLota se ejercito mucho en 1919 y 1920. En 1921 el K5 tuvo un serio problema, cuando en Largo Bay estuvo fuera de control mientras se sumergía y enterro su proa en el barroso fondo del estuario. Por 15 minutos estuvo en un ángulo de 45º con sus indicadores en 120 pies y su popa saliendo del agua. Finalmente se pudieron soplar los tanques externos de lastre y el K5 emergio.

Los submarinos K2, K10 y K16 fueron mientras tanto sacados de servicio y puestos a la venta para desguace. En Enero el K5 se unió al K9, K8, K15 y K22 para un enorme ejercicio de guerra. La armada zarparia hacia España haciendo maniobras en el camino.

El 21 comenzaron los ejercicios, por lo que se les ordeno que se desplegaran y atacaran. Los submarinos se sumergieron, primero el K5. El K9 tuvo un problema que no se podia sumergir y debio finalmente salir de la maniobra y declararse fuera de accion.

El K22, d ela mala suerte estaba tratando mientras tanto de volver a la superficie. Al comenzar a sumergirse habia tomado un alarmante ángulo hacia abajo, por lo que el capitán, que conocía bien a los botes K, ordeno todo reversa y soplar todos los tanques, pudieron emerger  y tambien se declararon fuera de accion, por las dudas. Como una hora más tarde la flotilla habia terminado su parte en la batalla y comenzaron a salir en puntos muy distantes entre sí, informando al nodriza Inconstant de su salida y locacion.. Era justo el mediodia y el Inconstant pregunto a todos si habian visto al K5, la respuesta fué no.

Durante toda la tarde el crucero y los submarinos quedaron en el área esperando algo del K5, llamando a otros buques de la flota y nada. Fueron al lugar teórico donde se habia sumergido el K5 y vieron un área calma como una milla delante, podian oler el aceite antes de llegar... En el medio del lago de aceite habia dos trozos de madera, sus lados estaban pintados de rojo con numeros a intervalos de 18 pulgadas. Eran las cuadernas de las tapas de baterías de un submarino K. Esa noche se envio el mensaje confirmando la pérdida del K5.  El mar no dio ninguna otra muestra de su pérdida del submarino de 339 pies de largo, sólo el aceite, las dos tablas y una tapa de una caja de herramientas, nada más. Habia desaparecido en un lugar donde el fondo del Atlántico se precipita vertiginosamente, podia estar en 600 como en 12.000 pies de profundidad. Donde estuviera, su tripulacion de seis oficiales y 51 marineros estaba con él.

Los tres items de evidencia sugerían que el submarino se había abierto y podia ser de tres maneras, una explosion, se habia partido en dos o, lo mas seguro, habia perdido el control al sumergirse e ido demasiado hondo y colapsado por la presion. Los restos todos pertenecian al área de la sala de control, lo que indicaba que se habia partido en ese lugar, que era el punto más débil de los K. 

Su pérdidaprovoco un furor en el pñublico, que hubiera sido mucho peor si hubieran sabido todo lo anterior y la historia d ela clase K. El Almirantazgo no comento nada, sólo para lamentar lo ocurrido, pero ordeno un sistema de aire de alta presion  para los tanques de lastre externos para todos los botes K. El Enero el K2 fué sacado de la venta y reemplazo al K5 en la 1ª flotilla.


K15... Y entonces quedaban Siete. (Agatha Christie)

En una tarde de verano del 25 de Junio de 1921, cinco meses despues de la desaparicion del K5, el K15 estaba al lado del crucero Canterbury en el puerto de Portsmouth. Habia sido un día caluroso, pero habia refrescado; la mayoria de la tripulacion estaba de permiso. De los que quedaban, la mayoría estaba durmiendo una buena siesta, cuando el oficial de guardia se dió cuenta que el K15 se estaba hundiendo!.El agua ya habia tapado el casco y parte de la cubierta. Rápidamente aviso a los que quedaban y tuvieron tiempo de salir y trepar al Canterbury , debajo de ellos el submarino se sumergio entre burjubas fosforescentes.

Con marea baja sus chimeneas y parte superior de la torre sobresalian de algua, pero estando cerca de la boca de la caleta era un peligro para la navegacion. Los buzos bajaron ni bien pudieron y hallaron que las salidas de los tanques externos de lastre perdian, lo que habia sido causado casi seguramente por el clima caluroso de la tarde anterior. El aceite del sistema hidráulico que los cerraba se habia expandido y volcado, luego contraído por la baja de la temperatura, lo que causó una baja en la presion que aflojo las compuertas y permitieron que escapara el aire, entrando en vez el agua.

El tabajo de salvataje se vio complicado debido a que el submarino estaba totalmente inundado y encima habian abierto un agujero en el casco de presion anteriormente. Luego de pasar trece días de duro trabajo, lograron sacarlo finalmente a la superficie y un remolcador lo llevo a una playa de barro cercana. Estuvo allí por meses hasta que finalmente fue comprado por desguazadores.

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar