Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

EL APORTE EXTRANJERO A LA CONFORMACION DE LAS TRIPULACIONES DE LAS ESCUADRAS ARGENTINAS
EN LAS GUERRAS DE INDEPENDENCIA Y DEL BRASIL, 1814-1830

Julio M. Luqui-Lagleyze
Buenos Aires - 2007

Introduccion Conscripcion y Reclutamiento de la Marinería Reclutamiento para la Escuadra de 1814
Estudio del Origen de la Marinería de 1814 Empleos y Funciones de las clases y la marineria en la Escuadra de 1814 Las Tripulaciones de las Campañas Corsarias
El reclutamiento de la Marinería durante la Guerra con Brasil Origen nacional o geográfico de las tripulaciones en la Guerra del Brasil. Conclusiones
 

LA CONSCRIPCION Y RECLUTAMIENTO DE LA MARINERIA

En el periodo que estudiamos (de 1814 a 1830), el reclutamiento de marineros para la escuadra deberia haber seguido las pautas de las ordenanzas españolas, que se hallaban vigentes como lo habia dispuesto la Junta de Mayo en 1810 para las tropas de tierra, asi como para la escasa actividad naval de esos primeros años. Tal como habia sucedido con la formacion de la primera escuadrilla, la de Azopardo, en 1811.

Pero, como veremos, para la formacion y la organizacion interna y armamento de la escuadra de 1814 se seguiran, ademas, otras reglamentaciones, como la britanica, dejando a la ordenanza española parcial y momentaneamente de lado para volver a ponerla en vigencia una vez terminada la campaña y recien con el Estatuto Provisional de 1815 (1)

Varios eran los metodos usados en la epoca para obtener gente con que tripular las embarcaciones. Segun la parte de la ordenanza que regia, la recluta debia ser voluntaria, sin mediar violencia ni engaño y no se podian reclutar menores de dieciséis años en tiempo de paz y de dieciocho en el de guerra ni mayores de cuarenta. A ello se sumaba una serie de detalles acerca de la calidad de los recortables, como estatura mínima, robustez y agilidad, y la prohibición de ofrecer paga crecida y/o engañosa ni otra ventaja dolosa para inducir al reclutamiento. Finalmente, la ordenanza disponía que la recluta debía ser seis años en tiempo de paz y cinco en el de guerra.

Durante el siglo XVIII e inicios del XIX, el modo español de recluta para la marina era por medio de sorteos en las ciudades costeras y puertos, a medida que se necesitaban hombres. Pero en caso de necesidad y urgencia se recurría a la llamada leva, fuera ésta de vagos o de lo que hubiera disponible. Esta leva, como la pintan algunos autores, era tan salvaje como la famosa "Press Gang" de la Royal Navy: una cacería de hombres dirigida especialmente contra las clases más bajas -en América contra mestizos y negros especialmente-.

Se armaban las trampas con cadenas, lazos y cuerdas. Un oficial acompañado por una veintena de hombres armados y provistos de lo necesario, aparecía de golpe en los extremos de una calle, que era bloqueada, y se apoderaba de los transeúntes. Aquellos que demostraban pertenecer a una clase alta o media podían seguir su camino, el resto era levado a la fuerza. Estas levas duraban dos o tres días de la mañana a la noche y no tenían reparos en tomar a los sirvientes y hasta a los mayordomos de los señores (2).

Con referencia a esta forma de "levar vagos", ya en épocas tan tempranas como julio de 1810 se dispuso que, para evitar las extorsiones que pudieran causarse por las partidas de leva, sólo se reclutase a los verdaderos vagos, y que para la clasificación de "vago" se siguiesen los informes de la justicia respectiva. "Sin cuyo requisito no podrán ser traídos a los cuerpos, ni serán admitidos en ellos sin una certificación de las referidas justicias que acrediten ser hombres sin ocupación" 3.

Pero con el tiempo algunas levas en Buenos Aires y la zona de la rivera se parecieron al sistema británico, como lo cuentan en repetidas oportunidades, por un lado, los marineros que se quejaban de cómo habían sido "reclutados", y por otro los oficiales de nuestra armada, al hacer presente que las partidas de leva tomaban hombres de unos buques para cubrir plazas en otros, incluso llegando a sustraer los enfermos del Hospital.

En 1813, ya cercana la época del almirante Brown, cuando estaba clara la necesidad de creación de una escuadra para dar fin al dominio naval realista en el Río de la Plata, y cuando ya se había encargado a Larrea y White su formación, se dio uno de los primeros decretos con disposiciones generales de reclutamiento. Éste determinaba que todos los ciudadanos de Buenos Aires debían alistarse precisa e indispensablemente en alguno de los cuerpos de ella, quedando sólo exceptuados los que contasen 50 años de edad -10 más de los que la ordenanza mandaba-.

El alistamiento general debía hacerse en los dos tercios de voluntarios desde donde luego se les destinaría a los cuerpos. La tropa que iba a ser para los buques de guerra gozaría de la misma ración que estaba asignada a la marinería sin que se le produjera cargo alguno y en un principio disfrutaba, además, de una gratificación de cuatro pesos mensuales de sobresueldo.


(1)El Estatuto Provisional de 1815 mando poner en vigencia en el Ejercito y la Armada de las Provincias Unidas las Ordenanzas Militares de Espana a! expresar en el articulo 2 del Capitulo I -Fuerzas Armadas- que: "En lo respectivo a las fuerzas de Mar, disciplina, economia y complete arreglo de ellas, seguira las disposiciones de la ordenanza de Marina, que actualmente rige en todo lo adaptable a las actuales circunstancias del Estado, como tambien la de la Intendencia en lo relativo al ramo de Guerra. Cfr. Ercilio DomInguez, Coleccion de Leyesy Decretos Militares, T. 1, Buenos Aires, Ministerio de Guerra, 1897. p. 159.

2 Jean Descola, La vida cotidiana en el Perú en tiempo de los españoles 1710-1820, Buenos Aires, Hachette, 1962.

3 - Domínguez, op. cit., p. 9, entrada 11.


 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar