Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica 

EL APORTE EXTRANJERO A LA CONFORMACION DE LAS TRIPULACIONES DE LAS ESCUADRAS ARGENTINAS
EN LAS GUERRAS DE INDEPENDENCIA Y DEL BRASIL, 1814-1830

Julio M. Luqui-Lagleyze
Buenos Aires - 2007

Introduccion Conscripcion y Reclutamiento de la Marinería Reclutamiento para la Escuadra de 1814
Estudio del Origen de la Marinería de 1814 Empleos y Funciones de las clases y la marineria en la Escuadra de 1814 Las Tripulaciones de las Campañas Corsarias
El reclutamiento de la Marinería durante la Guerra con Brasil Origen nacional o geográfico de las tripulaciones en la Guerra del Brasil. Conclusiones
 

LOS EMPLEOS Y FUNCIONES DE LAS CLASES Y LA MARINERÍA EN LA ESCUADRA DE 1814

Como se ha señalado, en las listas de revista y en los libros de los contadores navales de la escuadra de Brown de 1814, todos ellos anglosajones, los grados y los empleos fueron consignados en inglés, usando los nombres y funciones del servicio británico, por lo que es de interés consignarlos, en especial para ver cuál era su correspondencia con los grados a la española de la ordenanza vigente pero temporalmente suspendida en su uso.

Es de suponer que los marinos ingleses se regirían por el sistema inglés y los criollos por el español, cosa que se confirma al nivel de la disciplina, no sólo en 1814 sino en los años siguientes. Es interesante tratar de saber cómo se pudo compatibilizar una ordenanza con la otra, puesto que en el servicio británico hay más distinciones y funciones que en la ordenanza española; en tanto, funciones que en esta última se reúnen en el contramaestre o el guardián, en la inglesa se hallan distribuidas entre otros oficiales de mar.

Los oficiales de mar eran los encargados de regentear a la marinería y dirigirla en todas sus faenas, y en el sistema español estaban divididos en cuatro clases principales y varias funciones subalternas: contramaestres primeros y segundos y guardianes primeros y segundos. Los nombramientos de estas cuatro clases correspondían a los más altos mandos de las escuadras y tenían toda una escala de ascensos hasta llegar al más alto grado.
Los contramaestres tenían como funciones el reconocimiento de los pertrechos de su cargo y el de toda la arboladura, y en especial la buena disposición marinera del aparejo y todo lo correspondiente al buen laboreo de la maniobra y la seguridad del buque. Eran quienes dirigían el mecanismo marinero de las faenas, en las cuales, para dar las indicaciones y llamar la atención,iban el pito y repetían a la voz las órdenes de maniobra del comandante u f ¡ales je guardia. Tenían, además, todo el control sobre los víveres y sobre la estiva en las despensas.

En el sistema británico utilizado en 1814 eran varias las funciones que se repartían las obligaciones que en la ordenanza española correspondían sólo al contramaestre. Para empezar, existía el master, grado muy propio de la marina real británica, difícil de encuadrar en otras. Era el oficial de mar "mayor" por excelencia -una especie de contramaestre mayor-, con responsabilidades directas en la navegabilidad del buque y sus calidades veleras y marineras. Era, además, responsable por la fijación de cursos, de hallar la posición del buque en alta mar, de supervisar las tareas de los guardias marinas y asistentes en las tomas de posición y mantenimiento del compás del buque; era responsable del velamen, cabullería, anclas, los depósitos de los elementos y su seguridad. Una responsabilidad adicional era la de firmar la documentación importante, como el libro de bitácora, los libros de pago del contador, los recibos y billetes de materiales y pagos a marineros, etc.. En las lista de la escuadra de 1814 aparece un par de masters, uno en cada buque mayor.

Por otro lado, existían los boatswains, que correspondían al guardián o a un contramaestre segundo; eran los oficiales de mar o warrant ojficers responsables directos del velamen y cabullería del buque. Lo eran también de las anclas, los botes y los remos. Los "veleros" (sailmakers) y "sogueros" (rope-makers) servían a sus órdenes. Los requerimientos para ser boatswain eran saber leer y haber estado un año en la clase de petiy officer (suboficial principal), provenía generalmente de las clases y la marinería (rank and file) y ascendía desde el estado de marinero hábil (able seamari). El boatswain era asimismo el que con sus asistentes o mates debía hacer que los marineros hicieran sus trabajos rápida y eficientemente en silencio, sin ruidos ni confusiones.

Otras de las funciones del contramaestre español estaban, en el sistema británico, reasignadas al master-at-arms, o "maestro de armas", de los que aparecen varios en las listas de 1814, al menos uno por buque. No era el armero sino el encargado de la policía del buque, es decir, de inspeccionar las conductas de la compañía y los marineros a bordo y reportarlas, y de castigar todas las contravenciones a la disciplina. Era el último en irse a dormir, pues ebia asegurarse de que todos los candiles y fuegos bajo cubierta estuvieran apagados y fríos y nadie fumara en los lugares prohibidos.

Seguían en la escala española los carpinteros y calafates. Considerados oficiales de mar aunque no tenían mando de tripulación, debían ser tratados  con la atencion debida a esa clase por la tropa y la marinería. Su función especñifica era el de examinar constantemente el estado del buque, especialmente en navegacion en alta mar. El carpintero se encargaba de arboladura, cofas, bitas, guindastes, cañas de timón, arandelas, mesas de guarnición, abitones de trincas de anclas, cornamusas y demás piezas cuya firmeza debía ser cuidada.

El calafate debía encargarse del costuraje general de las cubiertas y muradas cadenas de mesas de guarnición, cuñas de masteleros, pernería de bitas y guindastes, fogonaduras de palos, firmeza de la portería y, muy particularmente de las bombas de achique, de cuyo uso corriente era responsable.

En las listas de 1814 aparecen tanto carpinteros criollos como carpenters británicos. Para ser uno de estos últimos era imprescindible haber sido entrenado en tierra, ya que para ser aceptado como carpenter se requería haber servido como aprendiz de un astillero o constructor de barcos y por lo menos seis meses como asistente de carpintero en uno de los buques de Su Majestad.

Como oficiales de mar estaban considerados también, por los dos sistemas, el español y el británico, los armeros, los maestres de velas, los faroleros, los buzos y los cocineros, tratados como tales en todo, aunque sin mando en las tripulaciones. El armero recibía las armas y utensilios de guerra del buque y era su obligación limpiarlos y tenerlos en buen estado, así como componerlos, cuidando especialmente las armas de fuego. Tenía la obligación de componer las armas de la infantería de guarnición, pero el propio cuerpo debía mantenerla armada y pagar al armero los arreglos. Al embarcar guardias marinas, según la ordenanza, el armero debía recoger sus armas y cuidarlas como a las de dotación del buque, pero las composturas corrían por cuenta de los propietarios. En los buques en los cuales no había armero, las funciones primarias de éste pasaban al condestable, es decir, el jefe de los artilleros.

Los maestres de velas aparecen en 1814 como los británicos sailmakers and ropemakers, veleros o maestres de velas y los maestres de sogas, y estaban bajo la dirección de los boatswain. Cada buque debía tener uno nombrado por el oficial de mar del buque. Tenían dos marineros asignados para sus tareas en los buques grandes y uno en los menores. Eran responsables de verificar cada vela toda vez que se bajaban y de ordenar las de respeto en los depósitos. En las listas de 1814 aparecen principalmente en la Hércules y en la Belfast.

Los faroleros tenían a su cargo todo lo referente a las luces del buque, las hojas de lata, talco, cristales, vidrios, plomo, estaño y alambre, y era de su cuidado la composición de cristales y vidrieras de cámaras y camarotes de los faroles de firme, de los de señales y combate, así como los de servicios ordinarios del buque. No habiendo farolero, su cargo pasaba al condestable.

Los cocineros tenían como obligación cuidar de la cocina y su limpieza y preparar el rancho de la marinería. Dependían de los cabos de policia de fogones de los buques, que eran los encargados de controlar los fogones encendidos en los navios. En el sistema británico, los candidatos a cocineros eran usualmente marineros que ya no podían servir como tales o como sirvientes de cañón,  generalmente por haber perdido parte o habérseles amputado un miembro en combate. Como complemento de la compensación por haber servido a su país se lo ascendía a cocinero, además de percibir una pensión por su discapacidad.

Finalmente llegamos a los condestables y artilleros, los cuales eran considerados parte de la guarnición y estaban sujetos a las leyes de disciplina militar que regían para el resto de la tropa embarcada, en tanto que sus funciones eran específicas. Los condestables o cabos de artillería eran tratados con la atención correspondiente a su clase de sargento o cabo en otras tropas y como oficial de cargo de un ramo de suma importancia. Por ello tenían las mismas prerrogativas que los contramaestres. El condestable debía encargarse de los pertrechos de artillería del pañol de pólvora y del estado y trincado de todas las piezas de batería.

En la escuadra de 1814 figuran los gunners, con gunners mates como sus asistentes. Los subordinados al gunner eran, entre otros, los armeros, el guardián del cuarto de pólvora y un quartergunner o encargado de municiones por cada grupo de cuatro grandes cañones. El ship's gunner era el encargado directo ante al capitán por la artillería y por mantener todo a bordo correctamente asentado y en depósitos adecuados. Debía ser extremadamente cuidadoso porque su desaprensión podía causar la desgracia del buque. Por ello, según las regulaciones británicas, nadie podía ser nombrado como gunner sin antes haber pasado el examen delante del mathematical master, esto es, el encargado del buque, y de tres able gunners o artilleros de preferencia de la Armada Real, y haberse procurado un certificado de aptitud.

Por último, en el sistema británico existía, y aparece en las listas de 1814, el quartermaster -traducible como cuartel maestre-, que era el hombre que tenía al buque ordenado y equilibrado. Su tarea era la de acomodar y almacenar tanto el lastre como las provisiones en las bodegas, marcar el tiempo de las guardias y controlar el despacho de las provisiones ordenadas por el contador. Era un marinero bien entrenado que, aunque seguía siendo de las cubiertas bajas, estaba en una posición de respeto dentro del buque.

En la escuadra de 1814 aparecen en número de dos o tres por buque y asistidos por stewards, que son asimilables a los despenseros del sistema español.

Total:
57 oficiales de Mar 46 ingleses (81 %) II criollos (19 %)
Diagrama realizado con los datos de los documentos de enganche y pagos de presas del archivo de Guillermo Pío White, en AGN, Colección Carranza, copias fotográficas en DEHN - Listas de Revista legajo n° 1, carpetas de 1814.

Sailmaker. velero o maestre de velas.
Stewards: encargados de las enfermerías y despensas.
Quarterm ásters\ encargados de los víveres y municiones.
Gunners: condestables artilleros y artilleros de preferencia, cabos de cañón.
Carpenters: carpinteros.
 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar