Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice 

LA CONQUISTA DEL BERMEJO

Una epopeya del siglo XIX - La "Compañía de Navegacion del Rio Bermejo"

Todo es Historia Nº 30, por José del Nieto

Datos de Wikipedia Comienzos El "Leguizamon"
Shilata Natalio El "Oran" Despojo
 Estaba Natalio Roldan en el Chaco, cuando lo alcanzó una comisión presidida por el Diputado provincial de Salta, M. Frías, el luego general Napoleón Uriburu y caracterizados vecinos, y le hicieron conocer una ley de dicha provincia, segun la cual le concedían 100 leguas de campo sobre el río, en remuneración y reconocimiento
de los trabajos y sacrificios que había hecho para realizar la navegación del río Bermejo.

Á pedido de Roldan se labró un acta donde hizo constar:
"Que no conocía a ninguno de los señores de los poderes públicos que habían contribuido a sancionar ese expontáneo premio, ni lo habia procurado en ninguna forma".

Por la Ley de Límites de 1884, Salta pierde el dominio de lo que se convirtió en Territorio Nacional de Formosa. En 1886, Roldan pide la revalidación del título de propiedad de las 100 leguas al Poder Ejecutivo Nacional. Ese mismo año el Ministro del Interior solicita al Gobernador de Salta, Coronel Juan Sola, que lo es por segunda vez, el alcance y condiciones de la donación. El informe de Sola decía: "...será de verdadera justicia se le escriture sin restricciones, como una justa remuneración a sus laudables y perseverantes servicios, pues es del dominio público que el señor Roldan ha contribuido, hasta el sacrificio de su persona y da su fortuna en homenaje de la navegación del Bermejo*' Juan Sola, Gobernador, Salta, julio 6 de 1886.

El exptediente pasó a informe del Procurador General "de la Nación que aconseja:  "Señor Ministro:

Si hay un título merecido, legitimo, es el que presenta el señor Natalio Roldan a la revalidación de V. E., pues él lo ha conquistado al precio del sacrificio de una vida entera y la ruina de más de una fortuna empleada en grandes obras, en prosecución de un propósito grande y patriótico, la exploración y navegación del río Bermejo___ Juzgo que la escritura debe extendérsele en términos tales que transmita la propiedad absoluta de las 100 leguas de campo. Eduardo Costa. Procurador General de la Nación"
En la Cámara de Diputados de la Nación, sesión del 20 de setiembre de 1889:

Gral. Mansilla; Señor Presidente: desearía acostarme esta noche con el convencimiento de haber hecho una buena acción. Y creo que esta buena acción puede consistir en obtener que la Cámara se aboque a un asunto que existe en la carpeta de la Comisión de Tierras, relativo a dos exploradores argentinos que no han economizado esfuerzos, ni sacrificios, ni dinero, para revelar que tenemos una reglón riquísima y de grandioso porvenir en el norte de la República. Me estoy refiriendo a los hermanos Roldan, que ocupan una posición espectable en nuestra sociedad, y que tienen la rara virtud de merecer generales simpatías. El proyecto a que aludo tiene sanción del senado. Por consiguiente hago moción para que mi distinguido colega por Mendoza incluya este asunto en la lista y se trate con preferencia"

Señor Civit: Me complazco en aceptar el pedido del General Mansilla, pues me consta que los hermanos Roldan son infatigables trabajadores que han luchado en medio del Chaco con persistentes y patrióticos esfuerzos para realizar la navegación del Bermejo, que es una gran obra nacional".
Por unanimidad se votó el proyecto que quedó convertido en ley, otorgándole la escritura el 13 de marzo de 1890.

Las tierras concedidas a los hermanos Roldan sobre la margen norte del Bermejo, por la Honorable Legislatura de Salta el 15 de marzo de 1872, tuvieron un corolario amargo en la historia de estos precursores.
En un libro publicado por Natalio Roldan (él lo llama memorándum) hace un análisis del origen de las tierras, los avatares de la Compañía de Navegación, y las circunstancias por las cuales aquellas pasan a poder del Dr. Benito Villanueva. El libro está encabezado por la declaración siguiente:

Buenos Aires, Julio 13 de 1909 Señor Doctor Don Benito Villanueva:

No ha de ser para usted una sorpresa el adjunto memorándum, porque me consta que más de un amigo común le ha hablado de esto hace ya tiempo, aunque mi actitud al respecto ha sido hasta ahora discreta. Por otra parte, usted mismo tiene la convicción de que tarde o temprano, debía yo formular la reclamación de que informa este memorándum.

No me es posible demorar más tiempo este asunto, así pues, espero que Ud. leerá esa relación con espíritu tranquilo. He meditado mucho ese trabajo y le pido, al leerlo, la misma meditación, la misma serena reflexión que me ha guiado al hacerlo. Es un poco extenso, pero el asunto así lo exige, tanto por su importancia como por mi actitud tan claramente acentuada y definida.

Por lo demás, es, en síntesis, una carta dirigida por un caballero a otro caballero, sin que deje de ser un reclamo fundado en Justo derecho. Una vez que Ud. se haya instruido de ella con calma, yo espero su contestación respecto a las conclusiones a que arribó.
Y quedo entretanto, de Ud.S. S.
Natalio Roldan

C. de Ud. Suipacha 170

El alegato expresa en síntesis:
La razón social Roldan y Kiernan, (Belisarlo Roldan, padre del poeta, y Santiago B. Kiernan eran parientes, y Belisario hermano de Natalio y Rufino) recibió en agosto de 1891 de los señores Lucas, González y Cía., en calidad de préstamos S 100.000.- en cheques contra el Banco Nacional (en liquidación), por lo cual se regulan en $ 90.000.- pagaderos a un año de plazo, sin interés. A los ocho meses y medio, habiéndose hecho cargo de la firma prestamista el Dr. Benito Villanueva, acontecimientos políticos lo impulsan a exigir garantía. Belisario Roldan y Kiernan, aunque el plazo no estaba vencido, pi den a Natalio, a insinuación de Villanueva, que garantice el pago con el campo. Este acepta, estableciéndose que en caso necesario responderá solamente cuando lo venda, con un interés anual del 8 % sobre la suma de $ 90.000.- a contar desde el 19 de agosto de 1892. La casa prestamista le exige como paso previo a la extensión de la escritura hipotecarla, que acepte una letra girada por Roldan y Kiernan a la orden de Lucas, González y Cía., por $ 90.000.- con vencimiento al 19 de agosto de 1892: Villanueva convence a Roldan que es un simple formulismo, y éste acepta. Pero el 6 de mayo de 1892, al presentarse a firmar la hipoteca, advierte que con la letra lo han convertido en deudor directo. Ante sus protestas, le aclara Villanueva bajo palabra de honor que jamás le exigirá otra cosa que el pago de los intereses, si Belisario y Kiernan no cancelan la deuda a su vencimiento. Confiando en la palabra empeñada, Natalio firma.

El 30 de julio de 1894, el Dr. Villaríueva otorga poder a D. Manuel Maraño para qué inicie Juicio contra Roldan. El 22 de diciembre sale a remate el campo con la base de S 200.000.- No se vendió y Roldan pagó la comisión. El 18 de octubre de 1895, Belisario Roldan entrega a cuenta de la deuda $ 20.000.-, con la condición expresa de que el campo no se vuelva a sacar a remate, pero en noviembre le comunica Maraño que tiene instrucción de proceder nuevamente.

Natalio Roldan era enemigo de los juicios. Pero ante la gravedad de la situación recurre a sus amigos Leandro N. Alem y Aristóbulo Del Valle, planteándoles el problema. Estos, cuya amistad se había afirmado al morir el hijo único de Natalio, el capitán Manuel Roldan, Jefe del 1 de Artillería, en la Revolución del Parque, luego de hacer una compulsa en los libros verificando que su amigo nada debe a Villanueva, le aconsejan iniciar de inmediato una acción. Roldan les pide que hagan una nueva tentativa frente aquel, y lo entrevistan en el Club del Progreso Alem y el Dr. Beracochea, llegando a un acuerdo: Roldan se tomará el tiempo que necesite para cancelar la deuda, y mientras tanto pagará los intereses convenidos. Pero poco después se enteran que Villanueva piensa ejecutar la deuda, y le escriben a Natalio Roldan la carta siguiente:

"Buenos Aires, 29 de noviembre de 1895 Señor Natalio Roldan
.. .fue sancionada por unanimidad y como una manifestación de Diputados a sus patrióticos esfuerzos en pro de la navegación del Bermejo, la ley confirmando la donación de las 100 leguas de campo, ya aprobada por el Senado.
Fue muy justiciero el Instituto Geográfico Argentino cuando en conferencia de gala en su homenaje, y según los conceptuosos discursos de su presidente el Ing. Luis A. Huergo, y el Vice-Dr. Adolfo A. Dávüa, buscaron, al infatigable obrro de una gran obra nacional y lo encontraron a Ud. en su modesto hogar, envejecido y arruinado, y lo llevaron ante el tribual del Instituto para juzgar y premiar los relevantes esfuerzos y estudios de los meritorios exploradores.
Allí se le premió con gran Medalla de Oro, presentándosela como testimonio de la admiración pública a la alta consideración y estima de Id patria, por haber consagrado su vida, cuanto fué y cuanto tuvo, luchando en prolongada tragedia cerca de un cuarto de siglo, en constante y arduo trabajo por realizar la navegación del Bermejo, y traer el comercio el sur de Bolivia por esa vía, consignándose que si esa empresa le había costado su ruina y el sacrificio de sus mejores años, había ganado relevantes títulos a la estimación de sus conciudadanos.
Como contrasentido, aberraciones de la vida, otro argentino lo procura en su modesto hogar, en su ruina, sin respetar su vejez, y le exige qué le garanta con sus cien leguas de campo una deuda que no era suya. Usted lo hace comparecíente. Pero no ve que ese doctor ya no se conforma con que Ud. le pague sólo lo garantido: sus pretensiones, dadas las frecuentes ejecuciónes que lleva sobre su campo, evidencia quiza que con propósito exterminado va buscando que se. vendan en esta mala época a precio ruin, para quedarse con las 100 leguas como diciendo: esas 250.000 hectáreas con 30 leguas sobre el Bermejo, no debe tenerlas un insignificante de manos encallecidas.. .

Habría llegado el caso de preguntarle con impresión de asombro a ese doctor que diga dónde ha dejado su conciencia. No debe Ud. olvidar jamás todas las serias consecuencias que puede traer este ingrato asunto, y exclusivamente a que Ud. fue cambiado de garante con precisas instrucciones, en deudor directo. Repetimos aquí: su voluntad, su creencia y su confianza fueron engañadas.

Deseamos que este sincero y firme ofrecimiento de jugarnos, si es necesario, en su defensa, lo haga conocer a su abnegada esposa, a esa heroica matrona que se impone a nuestra admiración, que lo acompañó y compartió a su lado penurias y peligros en sus trágicas cruzadas a través del Chaco, que como lo mencionan los personajes que lo contemplaron a Ud. en aquellas soledades, sobre el terreno de su esforzada lucha, el Gobernador de Salta, don Juan Sola, y el Dr. Ángel J. Carranza, esas civilizadoras y humanitarias cruzadas han conquistado con viril y paciente gallardía una histórica y famosa leyenda.

Señor Roldan: puede Ud. consultar y hacer sin reservas el uso que más le convenga de estas nuestras apreciaciones y opiniones.
Quedando a sus órdenes lo saludamos sus amigos.
Aristóbulo Del Valle - Leandro N. Alem

Desgraciadamente para Roldan, mueren al año siguiente (1896) sus defensores Alem y Del Valle. Es otro rudo golpe, y no le queda otra alternativa que activar la formación de un Sindicato, en Londres, que tenia como finalidad la explotación integral de las 100 leguas de las cuales 150.000 has. aptas para agricultura y ganadería.

 Envía una colección de muestras de madera (más de 30) señalando sus características y posibles fines, y el proyecto completo: planos, croquis, el programa de, colonización y explotación agrícolo-ganadera, con la creación de escuelas para mujeres y hombres, talleres, cursos de capacitación, trazado de caminos y parcelamientos, un estudio del Bermejo y del Chaco, censo indígena con ubicación de las tribus, y copia de la escritura, proyectado todo con admirable visión de futuro.

 Informa esto al Dr. Villanueva. Aparece interesado en el campo el Dr. Ramón Santamarina, y Roldan le entrega copia del informe cursado a Londres.

A principios de 1897 queda constituido el Sindicato, el que ofrece pagar la hipoteca, pero la guerra de los Boers dilata esta operación.

El 7 de enero de 1897, un señor F. Salvatierra, se presenta a Natalio Roldan aduciendo tercería sobre el campo. Al saberlo Vilanueva, embarga a Natalio el Bazar Japonés, Ychi-Ban, precipitando su ruina. Los señores F. P. Bollini y Cía., son designados por el juez, Dr. Posse, para rematar sin base y al mejor postor el campo, el 20 de octubre de 1897, por Adolfo Bullrich. Roldán informa a Villanueva que espera un emisario de Londres para cancelar la deuda, pero el remate se efectúa y queda Villanueva con el campo. En conocimiento de que son positivas las negociaciones para formar el Sindicato, le informa a Roldán que fija en 9.000 libras el precio de su rescate. El 14 de agosto dé 1901 aumenta la cifra a 10.000 libras. A fin de febrero de 1903 llega el emisario de Londres, y Belisario le dirige a Villanueva una carta expresando:
"...ya estamos listos para escriturar el campo al Sindicato... y entregarle a Ud. en ese acto lo convenido: las 10.000 libras, con lo cual quedará terminado este prolongado y muy agitado asunto".

A lo que contesta Vilanueva:
"...demoro la contestación para tomar algunos datos, referentes a una autorización que di a un corredor, y que aún no há vencido..."
En esta forma comienza a dilatar el asunto. Roldan trata de verlo en el Jockey Club, sin conseguirlo. Aparece otra firmá interesada en el campo, ofreciendo $ 6 por hectárea. Se conoce el proyecto del trazado del ferrocarril de Formosa a Embarcación, y el Dr. Villanueva sigue sin dar respuesta. Cansado de esperar, el emisario de Londres se vuelve.

Sin otra esperanza, Natalio Roldan envía el memorándum al Dr. Villanueva, y como éste lo ignora totalmente, lo da a publicidad.
Su amargura queda patentizada en las palabras conque lo cierra:
"Es bueno que sepa el Dr. Villanueva que yo gané ese premio de las tan condiciadas 100 leguas sin pagar coimas, sin padrinos ni influencias, como es el signo característico de la escuela de la época. No. Ése premio lo gané con la acción de mis brazos, y me fue discernido con honor. Remuneración de patrióticos sacrificios, como consta en páginas anteriores y en la ley que me premió, como figura en la escritura hoy indebidamente en su poder".

(Nota del editor: No se que paso finalmente con ese campo ni con don Roldan.)

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar