Historia y Arqueologia Marítima

HOME

Indice Informacion Historica  Indice "La Ilustracion Española Americana"

LA ILUSTRACION ESPAÑOLA Y AMERICANA - 1875

EXPEDICIÓN INGLESA A LAS REGIONES DEL POLO NORTE.

El 20 de Mayo próximo pasado, aniversario LVI del nacimiento de la Reina Victoria I de Inglaterra, zarparon del puerto de Portsmouth, con rumbo á los mares del Norte, los vapores Alert y Discovery, de la marina británica, para realizar el viaje de exploración anunciado hace algunos meses, cuando regresaron felizmente á Europa en el verano último los marinos austríacos Payer y Weyprecht.

Muchas expediciones anteriores, algunas con éxito desventurado, iniciaron el camino que deben seguir los actuales intrépidos exploradores : M. Meyer en 1700 y después otros empezaron la serie de los descubrimientos bajo las inclementes latitudes árticas; el Dr. Parry, en 1827, dirigió una expedición que llegó á los 83°, al Oeste de Spitzbergen; el desgraciado Franklin salió también de Inglaterra en 1845, y precisamente en otro aniversario de la Reina Victoria: expedicionarios prusianos arribaron á tierras desconocidas bajo los 77°, habiendo atravesado la ingrata comarca de la Groenlandia oriental; nuevos viajes realizaron otros marinos ingleses y norte-americanos en 1803, 1861 y 1870, y los ya citados austríacos, MM. Payer y Weyprecht, consiguieron regresar á playas europeas en el año último, después de haberse internado en las regiones árticas hasta los 82°, y de haber sufrido muchos riesgos y penalidades.

Los actuales exploradores ingleses, aleccionados por la experiencia, han preparado barcos y utensilios especiales para efectuar el viaje con mayores probalidades de excelente éxito: aquéllos, Alert y Discovery son dos sólidos buques de regular porte, fuertemente blindados al exterior para ofrecer resistencia al choque de los témpanos, y acondicionados en el interior para preservar de un frió excesivo á los tripulantes; armados de gruesos espolones que romperán las masas de hielo cuando sea posible; de andar ligero y fácil movimiento para navegar oportunamente en la época del deshielo; con botes, lanchas y trineos de diferentes formas y condiciones ; con cargamento especial, en fin, ademas de las provisiones de boca, de máquinas, aparatos, herramientas, ropas y multitud de utensilios, todos construidos bajo la dirección de personas inteligentes para el fin propuesto.

 

Examínese el segundo grabado, que reproduce fielmente la mayor parte de los utensilios á que se alude, y cuya explicación damos al pié del mismo.

Propónense los viajeros penetrar reunidos por la bahía de Baffin hasta Smith Channel, cruzando el Uttlak Soak, entre los 78° y 80° latitud Norte, y después el Alert, adelantándose al Discovery, que permanecerá estacionado durante el invierno en las cercanías de Littleton Land, no lejos del punto en que pereció el expedicionario M. Ingle-field en 1852, seguirá hasta donde sea posible, por Kennedy Ghannel, Hall Basin, Robeson Channel y Lincoln Sea, ó mar de Lincoln, entre los 82 y 85°.

Hacia los 8-1" se encuentra la tierra del Presidente (President Land); á la derecha, en los 83°, el punto adonde llegó el Dr. Parry en 1827. y más allá, bajo los 85", la región denominada de Francisco José (Franz-Josef Land), últimamente señalada.

Si la expedición del Alert alcanza buen éxito, este buque retrocederá en busca del Discovery antes del invierno de 1876, y juntos los dos arribarán á Inglaterra ; si el jefe de la expedición creyere que es necesario hacer una segunda invernada en las comarcas polares, permanecerán aún los dos buques en sus posiciones respectivas hasta el otoño de 1877; si aun entonces el Alert no regresare á Smith Channel, el Discovery abandonará aquellas latitudes v volverá á Inglaterra; y en tal caso, suponiéndose con fundamento un suceso desgraciado para los tripulantes del Alert, se recomendará una exquisita vigilancia á los balleneros y esquimales de las costas, con el objeto de adquirir noticias positivas acerca de Ios exploradores extraviados.

Manda en jefe la expedición el capitán George Strong Nares, á bordo del Alert; y el capitán Henry Frederiek Stephenson es el comandante del Discovery. M. Nares entró á servir en la marina de guerra británica en 1845, habiendo obtenido antes una primera medalla de mérito, en la Escuela Naval de Newcross, por su aplicación y talento; perteneció á la dotación del Canopus, de la escuadra del Canal de la Mancha; estuvo tres años abordo del Havannah, en la estación marítima de la Australia: acompañó en 1852 á Sir Edwar Belcher, á bordo del Resálate, en su expedición al Polo Ártico, pasando dos inviernos bajo aquellas latitudes; luego fué nombrado teniente de navio, con destino al Qlatton, el primer buque blindado de la Gran Bretaña, y sucesivamente prestó excelentes servicios en el Conqueror, á las órdenes del almirante Sir Hastiugs Yelverton : en el Britannia, en el Salamander, y últimamente en el Challenger, donde ha realizado un viaje de investigación científica por los mares de la Australia y de India , y por el Océano Pacífico. Es autor de un excelente tratado de navegación, titulado Seamanship, del cual se han hecho en breve tiempo hasta seis ediciones, y fué nombrado capitán de navio en Diciembre de 1869.

M. Stephenson, comandante del Discovery comenzó sus grado capitán de navio en Diciembre de 1869. M. Stephenson, comandante del Discovery comenzó sus servicios de marino hacia Febrero de 1855, hallándose embarcado en el St. Jean of Acre durante el largo y penoso bloqueo de Sebastopol; pasó con el Saleigh á los mares de China en 1856, bajo las órdenes del almirante Keppel, y cuando aquel buque naufragó desgraciadamente delante de Macao, en Abril de 1867,.M. Stephenson entró á servir en el steamer Hong-Kong y tomó parte en diferentes hechos de armas contra las embarcaciones de guerra de los chinos; fué promovido á teniente en Junio de 1860, y sirvió durante dos años en los buques Battler y Euryalus, en la estación marítima de China: volvió á Europa, recibió el mando del Iron-Duke, luego el del Caledonia, en el Mediterráneo, y por último el del yacht real 'Victoria and AIbert, hasta 1872. Ha sido ascendido á capitán en Enero último.

Ademas de estos dos excelentes jefes, experimentados marinos, y hombres de vasta instrucción y clara inteligencia, van también, á bordo del Alert, el comandante M. Albert Hastings Markham, el teniente George Augustas Giffard, el subteniente George L. Egerton, y el pastor evangélico rev. Henry William Pullen y á bordo del Discovery el teniente Lewis Anthony Beaumont, y el rev. G. E. Hodson, vicario de la catedral de Salisbury, catedrático en St. Andretw's College, en Bradfleld, escritor notable y autor de varias obras políticas y literarias.

Por último, componen la tripulación del Alert 56 hombres  y 59 la del Discovery, no contando los jefes citados y otros oficiales menos conocidos.

¡Quiera el cielo que el éxito de la expedición corresponda á las grandes esperanzas que animan á los expedicionarios!

EL MONITOR «PUIGCERDÁ»

 

El grabado representa el nuevo monitor Puigcerdá, que ha sido construido en los talleres de la Societé des Forgex et Chantiers, de Marsella (así como diez cañoneras que están destinadas á navegar por el Ebro y el Vidasoa), y que ha llegado recientemente al puerto de Cartagena.

El monitor, que tal vez tendrá escasas condiciones marineras, como todos los de su clase, pero que considerado como batería flotante es una poderosa máquina de guerra, está blindado en la flotación con planchas de 10 cm de espesor; tiene 41 metros de eslora, 39 de cubierta, 9 de manga y 3,10 de puntal : lleva dos torres de 6 metros de diámetro y 1,85 de altura acorazadas con planchas de 8 y 10 cm de grueso, y cada torre puede contener ó un cañón rayado y entubado de 10 centímetros, ó dos de á 12 c/m, de bronce, rayados. Dichas torres son giratorias, y su movimiento puede ser detenido instantáneamente por el cabo de cañón respectivo, empleando para lograrlo un freno que está situado á su alcance.

En la parte de proa está el alojamiento de la tripulación, y tiene á popa una bonita cámara, con camarotes para los oficiales ; debajo de las torres se hallan los pañoles de pólvora y proyectiles, los cuales con facilidad se hacen pasar á manos de los artilleros que sirven piezas, y en medio del buque se encuentran las dos máquinas de vapor de 80 caballos, sistema Wolf, gemelas, horizontales, de alta y baja presión, y que pueden desarrollar una fuerza de 350 caballos efectivos. — La tripulación consta de 59 hombres.

La cámara de estas máquinas, á pesar de sus reducidas dimensiones y su poca elevación, está muy despejada, y se puede circular con facilidad alrededor de ellas, así como lubricar las piezas. Encima de cubierta, que la mar puede barrer constantemente durante los viajes, hay un puente que enlaza la parte superior de las dos torres, y que no sólo es útil, sino necesario para la navegación. El andar obtenido en las pruebas ha sido de ocho millas y cuarto, haciendo las máquinas 190 revoluciones con una presión de 5 kilogramos ejecutivos.

El viaje desde Marsella á Cartagena se verificó en buenas condiciones marineras, y sólo en el golfo de Lyon las aguas invadieron la cubierta baja del buque, viéndose obligados los tripulantes á refugiarse en la cubierta superior.

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar